Trans­for­mar o hipo­te­car Bil­bo- Juan Mari Zulai­ka

Vuel­ve Azku­na con mayo­ría abso­lu­ta. Ha cul­mi­na­do la faraó­ni­ca obra de la Alhón­di­ga, rema­ta­do Aban­doi­ba­rra con la pla­za de Eus­ka­di, dota­do a Miri­bi­lla de pabe­llón de depor­tes, par­que de bom­be­ros y Poli­cía muni­ci­pal, has­ta de igle­sia y fron­tón, aun­que se ha olvi­da­do de la escue­la. Y todo ello con las arcas super­sa­nea­das, sin adeu­dar un duro. ¿Un mila­gro?

En abso­lu­to. Ni ha sido Azku­na el artí­fi­ce del desa­rro­llo urba­nís­ti­co últi­mo. El artí­fi­ce es la fun­da­ción públi­ca Bil­bao Ría 2000 que diri­ge el orde­na­mien­to urbano de la comar­ca des­de 1993. Ni hay tal mila­gro, pues ha sido a cuen­ta de los terre­nos con los que el Ayun­ta­mien­to ha con­tri­bui­do, pre­via­men­te reca­li­fi­ca­dos para cons­truc­ción de vivien­das y ofi­ci­nas. Las plus­va­lías han ope­ra­do el mila­gro. Es otra for­ma de hipo­te­car la ciu­dad y no menos per­ni­cio­sa: reca­li­fi­car por sis­te­ma todo el sue­lo libre para vivien­da, al máxi­mo nivel per­mi­ti­do, sin aten­der otras nece­si­da­des prio­ri­ta­rias, como equi­pa­mien­tos socia­les, ser­vi­cios, y zonas de con­vi­ven­cia. Así está Bil­bo a pun­to de hipo­te­car­se total­men­te, si no lo reme­dia la cri­sis.

El caso del Gaz­tetxe Kukutza es ilus­tra­ti­vo al res­pec­to. Pabe­llón aban­do­na­do más de 50 años, los jóve­nes lo ocu­pan y con­vier­ten en un esce­na­rio mági­co con mil acti­vi­da­des artís­ti­cas y cul­tu­ra­les. Han demos­tra­do más que las con­ce­ja­lías de Juven­tud y de Cul­tu­ra. Azku­na valo­ra el res­ca­te de Kukutza en seis millo­nes de euros. Pero ocul­ta la cues­tión de fon­do. ¿Qué habría vali­do de haber­le man­te­ni­do su cali­fi­ca­ción de solar indus­trial? ¿Por qué, cuan­do toda­vía no exis­tía una expec­ta­ti­va de actua­ción, se apre­su­ró el Con­sis­to­rio a decla­rar­lo edi­fi­ca­ble mul­ti­pli­can­do su valor? Con la licen­cia de cons­truc­ción y derri­bo en la mano, la empre­sa pro­pie­ta­ria no tie­ne más que recu­rrir al juez para eje­cu­tar la orden. Mien­tras, sobran en Rekal­de 2.000 vivien­das y fal­tan ser­vi­cios y cen­tros cul­tu­ra­les.

Kukutza no es un caso ais­la­do. Entre Rekal­de e Ira­la, a ambos lados del sote­rra­mien­to de las vías, exis­ten dece­nas de pabe­llo­nes que al per­der su acti­vi­dad indus­trial han sido reca­li­fi­ca­dos para vivien­da y con­de­na­dos al derri­bo. En su con­jun­to pue­den sumar varios cam­pos de fút­bol. No se com­pren­de que el nue­vo pro­yec­to PGOU no los valo­re como una uni­dad de acción espe­cial, cuan­do de su tra­ta­mien­to depen­de la solu­ción razo­na­ble al abra­zo urba­nís­ti­co entre Ira­la, Rekal­de, Ametzo­la. Como tam­po­co plan­tea­ron antes la nece­si­dad de exten­der el sote­rra­mien­to has­ta Ira­la, has­ta que los veci­nos die­ron la voz de alar­ma.

En 2004, el Plan Espe­cial de Ametzo­la per­dió una pre­cio­sa opor­tu­ni­dad para repa­rar esta mio­pía. Tra­ba­jó a espal­das de la opor­tu­ni­dad que ofre­cía la zona de pabe­llo­nes y se apro­ve­chó para rema­char la reca­li­fi­ca­ción dada a prin­ci­pios de los noven­ta a todo el com­ple­jo. En aque­llas fechas no exis­tía un estu­dio del patri­mo­nio indus­trial que pos­te­rior­men­te se ha rea­li­za­do por la empre­sa Ondar­tez y que el pro­pio Ayun­ta­mien­to lo ha modi­fi­ca­do en su 50% para man­te­ner sus reca­li­fi­ca­cio­nes. Ni puñe­te­ra fal­ta que hacía el estu­dio para eso. La suer­te de la zona está echa­da: el pelo­ta­zo de las plus­va­lías, la pique­ta y la vivien­da omní­vo­ra como motor úni­co. Se impo­ne el modus ope­ran­di de la fun­da­ción públi­ca Bil­bao Ría 2000.

En este mode­lo lo que pri­va sobre todos los demás valo­res y cri­te­rios es el cálcu­lo de la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que se apo­ya bási­ca­men­te en «las plus­va­lías gene­ra­das por el cam­bio de uso indus­trial a resi­den­cial en la uni­dad de actua­ción». El fac­tor vivien­da aguan­ta todo: valor del sue­lo, derri­bos, cos­tes varios, indem­ni­za­cio­nes, urba­ni­za­ción, inclu­so par­te de las infra­es­truc­tu­ras y, cómo no, el lucro de las cons­truc­to­ras. Cla­ro, has­ta cuan­do aguan­te la bur­bu­ja, o sea, la ven­ta.

Aho­ra que la cri­sis ha pin­cha­do todos los glo­bos, inclui­dos los cré­di­tos a pro­mo­to­res y a clien­tes poten­cia­les, ¿qué motor tira­rá del orde­na­mien­to urba­nís­ti­co? ¿Segui­rá Bil­bao Ría 2000? A ésta sí se le han acu­mu­la­do las deu­das que Azku­na dijo ahu­yen­tar, y para reme­diar­las vuel­ve a ten­tar la suer­te de las vivien­das, como fac­tor de mila­gro y salir del défi­cit. Aun­que los socios prin­ci­pa­les, la Dipu­tación y el Gobierno, se han inhi­bi­do, la fun­da­ción y su pre­si­den­te, Azku­na, aca­ban de sacar a ven­ta el 50% de las par­ce­las de Gare­llano des­ti­na­das, ¡qué casua­li­dad!, a 612 vivien­das pro­te­gi­das que sir­van de gan­cho por su pre­cio. Apues­tan, pero con dine­ro públi­co. Las vivien­das son de ven­ta, no de alqui­ler, como sería más razo­na­ble. En Bil­bo hay 17.000 vivien­das vacías y 12.000 soli­ci­tu­des de alqui­ler. El volu­men de edi­fi­ca­bi­li­dad es máxi­mo, aun­que se cons­tru­ya en ver­ti­cal. Los VPO val­drán 1.680 euros el metro; los tasa­dos, 2.800 euros. Los jóve­nes mileu­ris­tas nece­si­tan otras solu­cio­nes.

Miri­bi­lla y Ametzo­la, urba­ni­za­cio­nes peor que bien con­so­li­da­das ya. Gare­llano, Zorro­zau­rre y El Canal, áreas de impor­tan­te actua­ción urba­nís­ti­ca con sen­dos pro­yec­tos apro­ba­dos con pre­sio­nes y mucho que mati­zar aún. Por últi­mo, Ira­la y Rekal­de con un par­que indus­trial con­ver­gen­te y amplio que recla­ma a gri­tos un tra­ta­mien­to espe­cial en el nue­vo PGOU. Hay que devol­ver a los pabe­llo­nes su cali­fi­ca­ción y dar­les un des­tino urba­nís­ti­co más diver­si­fi­ca­do. Sal­ve­mos el sue­lo y el patri­mo­nio de la infla­ción inmo­bi­lia­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *