Lo que fal­ta­ba: los de Bil­du no van a misa- Mai­te Soroa

El acto de Loio­la del pasa­do lunes fue obje­to de una inusi­ta­da aten­ción de los medios, debi­do a la pre­sen­cia del dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa. Lo cier­to es que el dipu­tado gene­ral acu­de todos los años, pero el hecho de que actual­men­te ese car­go lo osten­te Mar­tin Gari­tano, de Bil­du, pro­me­tía car­na­za.

Entre otros, «La Razón» lle­va­ba a su por­ta­da dicho acto, con amplia foto y titu­lar lla­ma­ti­vo: «Gari­tano, pala­bra de ETA», y le ofre­cía su edi­to­rial, titu­la­do «Hay que des­ac­ti­var a Bil­du» por la defen­sa de los dere­chos de los pre­sos vas­cos que Gari­tano hizo en Azpei­tia: «El com­por­ta­mien­to ayer de Mar­tin Gari­tano, en cali­dad de dipu­tado gene­ral de Gui­púz­coa y en el mar­co de la fes­ti­vi­dad de San Igna­cio, no sor­pren­de. Sin embar­go, jus­to por ello debe pro­vo­car la indig­na­ción de todos los demó­cra­tas, ante una acti­tud sec­ta­ria, cla­ra­men­te ali­nea­da con la vio­len­cia ejer­ci­da por ETA, y en la que demos­tró un abso­lu­to des­pre­cio a la ins­ti­tu­ción y a los gui­puz­coa­nos que repre­sen­ta». Una diría que, al con­tra­rio, por tener en cuen­ta a las gui­puz­coa­nas y gui­puz­coa­nos que repre­sen­ta, hizo suya una de las rei­vin­di­ca­cio­nes más sen­ti­das de la mayo­ría de ellas y ellos. Aun­que los facho­rros se hagan los ofen­di­dos: «¿Has­ta cuán­do vamos a sopor­tar las bur­las de Gari­tano y de Bil­du?». No creo que la deci­sión de quién debe estar en las ins­ti­tu­cio­nes sea com­pe­ten­cia de «La Razón»… ¿o sí?

El mis­mo tono de indig­na­ción mos­tra­ba Javier Lozano en su cró­ni­ca de «Liber­tad Digi­tal», des­ta­can­do que el acto de Loio­la se cele­bró «con Bil­du man­dan­do en las Jun­tas Gene­ra­les gra­cias al favor que le hizo el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal al lega­li­zar una for­ma­ción que el Supre­mo con­si­de­ró here­de­ra de Bata­su­na-ETA (…)». Ya esta­mos. En todo caso, el favor se lo harían las gui­puz­coa­nas y gui­puz­coa­nos que le vota­ron. Pero lo que peor pare­ció sen­tar­le fue que varios car­gos de Bil­du no asis­tie­ran a misa: «este año una par­te de las auto­ri­da­des se que­dó en la puer­ta del tem­plo. Los de Bil­du se nega­ron a entrar a la euca­ris­tía que pre­si­di­ría el obis­po José Igna­cio Muni­lla y pre­fi­rie­ron ir a salu­dar afec­tuo­sa­men­te a las dece­nas de fami­lia­res de pre­sos eta­rras que se con­gre­ga­ban en esa mis­ma pla­za». Yo, con todo mi res­pe­to a quie­nes acu­den a cere­mo­nias reli­gio­sas, habría hecho lo mis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *