El estú­pi­do impe­rio se impo­ne y la nación pier­de – Saul Lan­dau

“La razón por la que tene­mos un Depar­ta­men­to de Defen­sa es para rom­per cosas y matar a gen­te. El pro­ble­ma que tene­mos aho­ra es que gran par­te del dine­ro no va a manos de los que rom­pen cosas y matan a gen­te”. ‑Decla­ra­cio­nes del gene­ral reti­ra­do del Cuer­po de Infan­te­ría de Mari­na Arnold L. Puna­ro, miem­bro de la Jun­ta de Nego­cios de la Defen­sa, a The Washing­ton Post (21−7−11)

A medi­da que las men­tes estra­té­gi­cas de Washing­ton ave­ri­guan cómo cons­truir una nación en Afga­nis­tán mien­tras soca­van la des­trui­da infra­es­truc­tu­ra de este país, la cul­tu­ra polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na se dedi­ca a deba­tir acer­ca del matri­mo­nio gay y el tope de la deu­da.

En su pro­gra­ma de radio, Rush Lim­baugh aún sub­ra­ya el segun­do nom­bre del pre­si­den­te: “Huuu-sss­sein.” Millo­nes aho­gan una risi­ta indig­na­da por la “suti­le­za” de Rush y, por supues­to, siguen cre­yen­do que el musul­mán radi­cal Oba­ma nació en Kenia. Para Rush, Oba­ma repre­sen­ta a la izquier­da, una ame­na­za a nues­tro dere­cho a esco­ger a nues­tros pro­pios médi­cos y que­dar­nos con todo nues­tro dine­ro. Los círcu­los pro­gre­sis­tas de izquier­da han rebau­ti­za­do a Oba­ma: el Pre­si­den­te Des­ilu­sión.

Al juz­gar al pre­si­den­te, ambos cam­pos tien­den a pasar por alto o con­fun­dir la fuer­za de las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­les en la for­ma­ción de las polí­ti­cas. Mien­tras que la dis­fun­ción se apo­de­ra de la gober­nan­cia y las prio­ri­da­des razo­na­bles, gran par­te de la retó­ri­ca anti-Oba­ma que se escri­be sigue sien­do per­so­nal. “A él le fas­ci­nan los mejo­res y más bri­llan­tes indi­vi­duos blan­cos”, escri­bió Frank Rich en la revis­ta New York (3 de julio), como si en vez de eso Oba­ma pudie­ra haber con­fron­ta­do y cam­bia­do a los blan­cos que son los pila­res de las ins­ti­tu­cio­nes atrin­che­ra­das y de la cul­tu­ra arrai­ga­da.

Oba­ma here­dó un lega­do impe­rial, el cual le ofre­ce opcio­nes limi­ta­das. Las reglas del Siglo Nor­te­ame­ri­cano de Henry Luce aún pre­va­le­cen en los supues­tos de polí­ti­ca y encuen­tran una voz públi­ca en los edi­to­ria­les de los prin­ci­pa­les perió­di­cos. Dios, la His­to­ria y el Des­tino esco­gie­ron a Esta­dos Uni­dos para patru­llar el mun­do y defi­nir el orden estra­té­gi­co y eco­nó­mi­co, no impor­ta cuán des­trui­da esté la eco­no­mía. Euro­pa Occi­den­tal aún no se ha enfren­ta­do a esos supues­tos.

Mien­tras toma­ba pose­sión del car­go en 2009, el lega­do cayó invi­si­ble pero pesa­da­men­te sobre los hom­bros de Oba­ma: la per­ma­nen­te y enor­me ins­ti­tu­ción mili­tar (casi $1 billón de dóla­res al año, con­tan­do la inte­li­gen­cia, armas nuclea­res y las gue­rras no pre­su­pues­ta­das) reci­bi­ría un apo­yo sin cues­tio­na­mien­tos de par­te de la mayo­ría con­gre­sio­nal y los más impor­tan­tes medios de pren­sa. Des­pués de solo una déca­da, Eisenho­wer obser­vó y temió a este com­ple­jo mili­tar-indus­trial y cien­tí­fi­co. Sesen­ta años des­pués, casi todos los dis­tri­tos con­gre­sio­na­les tie­nen un pro­yec­to “rela­cio­na­do con la defen­sa”.

La retó­ri­ca de cam­pa­ña de Oba­ma, un pre­si­den­te en bus­ca del “cam­bio”, no incluía enfren­tar­se al Esta­blish­ment de unos 400 000 miem­bros de las fuer­zas arma­das en casi 800 bases a tra­vés del mun­do (40 paí­ses), ade­más de dos gue­rras simul­tá­neas en cur­so. Adi­cio­nal­men­te, esta indus­tria de “defen­sa” y sus deri­va­dos –las bases que man­tie­nen a pue­blos y peque­ñas ciu­da­des– está rela­cio­na­da con millo­nes de empleos.

¿Ima­gi­nó Oba­ma que las cri­sis finan­cie­ras de algu­na for­ma pro­vo­ca­rían que el Esta­blish­ment al que le deben fide­li­dad aban­do­na­ría las reglas y los cos­tos del impe­rio para que los pobres y la cla­se media del país sufran menos? Solo un hechi­ce­ro cíni­co hubie­ra pre­vis­to que los repu­bli­ca­nos deci­di­rían impe­dir la reelec­ción de Oba­ma a cual­quier pre­cio. Esco­gie­ron el tope de la deu­da como su tema prin­ci­pal para for­zar una cri­sis, y así mini­mi­zar el des­em­pleo, eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, per­so­nas sin vivien­da y la pobre­za en aumen­to que ha ata­ca­do a la pobla­ción y obli­ga­do a esta­dos y ciu­da­des a cerrar escue­las, clí­ni­cas y biblio­te­cas –y per­mi­tir que se ero­sio­ne la infra­es­truc­tu­ra.

Los miem­bros del pro­pio par­ti­do de Oba­ma en el Con­gre­so se suma­ron al luná­ti­co des­fi­le repu­bli­cano de horro­res que es la men­ti­ra del tope de la deu­da, la cual tras­cien­de con mucho las nece­si­da­des bási­cas de la gen­te; por tan­to, el Con­gre­so debe redu­cir drás­ti­ca­men­te o inclu­so eli­mi­nar pro­gra­mas socia­les bási­cos.

A fines de la déca­da de 1940, los libe­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nos se con­vir­tie­ron en impor­tan­tes socios de lo que se con­vir­tió en la eco­no­mía per­ma­nen­te de gue­rra. En 2011, este mons­truo ha cre­ci­do y devo­ra­do enor­mes por­cio­nes del teso­ro nacio­nal. El no cues­tio­na­do pre­su­pues­to impe­rial ‑no olvi­den los acuer­dos de libre comer­cio- se com­bi­na con el cons­tan­te deseo cor­po­ra­ti­vo de redu­cir el social­men­te nece­sa­rio cos­to de la fuer­za de tra­ba­jo. La ver­bo­rrea acer­ca del tope de la deu­da y el derro­che del gobierno le cubre las espal­das a las cor­po­ra­cio­nes.

Nadie oye a los direc­to­res gene­ra­les que­jar­se de los cos­tos del impe­rio, por­que el impe­rio pro­te­ge las inver­sio­nes y defien­de medi­das eco­nó­mi­ca­men­te ven­ta­jo­sas. Sin embar­go, el públi­co reci­be este men­sa­je en eufe­mis­mos que comien­zan con pala­bras como “libre”, “segu­ri­dad”, “defen­sa” y “gue­rra al terro­ris­mo”.

El Con­gre­so no pre­gun­ta cómo recor­tar cien­tos de miles de millo­nes dóla­res de las dudo­sas aven­tu­ras impe­ria­les y con eso recons­truir la infra­es­truc­tu­ra. En su lugar, los repu­bli­ca­nos (y algu­nos demó­cra­tas) lle­gan a un con­sen­so para recor­tar los pro­gra­mas de Segu­ri­dad Social, Medi­ca­re y Medi­caid que cos­tó a los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos esfuer­zo y san­gre para que se esta­ble­cie­ran. Solo que­da a deba­te la can­ti­dad a redu­cir.

A medi­da que el con­sen­so se for­ta­le­cía en con­tra de gra­var con impues­tos a los asque­ro­sa­men­te ricos EE.UU., según el World Fact­book de la CIA, cayó al lugar 46 en mor­ta­li­dad infan­til, supe­ra­do por Cuba

Una encues­ta de la revis­ta médi­ca Lan­cet acer­ca de la mor­ta­li­dad mater­na, des­cu­brió que Alba­nia se encon­tra­ba en el lugar 22, con 8,1 por 100 000 naci­mien­tos vivos, mien­tras EE.UU. se situa­ba en el pues­to 39 con 16,7.

Estas tasas en pica­da y el cons­tan­te alto des­em­pleo (más de 9%) debie­ran seña­lar­le al pre­si­den­te el camino hacia un plan lógi­co. En su lugar, Oba­ma ha igno­ra­do la invi­si­ble ero­sión de las nor­mas nor­te­ame­ri­ca­nas y ha dedi­ca­do su retó­ri­ca y su aten­ción, como pro­me­tió en su cam­pa­ña, en ganar­se “cora­zo­nes y men­tes” ‑olví­den­se de la gue­rra- en Afga­nis­tán, el cual per­ma­ne­ce en el lugar 181 (últi­mo) en la lis­ta de indi­ca­do­res bási­cos, des­pués de una déca­da de bue­nas obras (ocu­pa­ción), exac­ta­men­te el mis­mo lugar que ocu­pa­ba cuan­do gober­na­ba el Tali­bán.

El impe­rio reci­be su aumen­to anual de finan­cia­mien­to para mul­ti­pli­car la des­truc­ción y la muer­te ‑mien­tras que de mane­ra simul­tá­nea mul­ti­pli­ca los enemi­gos de EE.UU. en nom­bre de la lucha con­tra el terro­ris­mo. El deba­te acer­ca de este tema es míni­mo, mien­tras que fue­go y azu­fre emer­gen para deci­dir cuán­to más se redu­ci­rán los fon­dos que sos­tie­nen la infra­es­truc­tu­ra de la nación.

“Me recuer­da a la Anti­gua Roma”, me dijo un ami­go. ”Bach­man y Palin pudie­ran gober­nar en vez de Nerón y Calí­gu­la”. Cómo aler­tó el ex rec­tor de Har­vard Derek Bok: “Si uste­des creen que la edu­ca­ción es cara, prue­ben con la igno­ran­cia”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *