El estú­pi­do impe­rio se impo­ne y la nación pier­de – Saul Landau

“La razón por la que tene­mos un Depar­ta­men­to de Defen­sa es para rom­per cosas y matar a gen­te. El pro­ble­ma que tene­mos aho­ra es que gran par­te del dine­ro no va a manos de los que rom­pen cosas y matan a gen­te”. ‑Decla­ra­cio­nes del gene­ral reti­ra­do del Cuer­po de Infan­te­ría de Mari­na Arnold L. Puna­ro, miem­bro de la Jun­ta de Nego­cios de la Defen­sa, a The Washing­ton Post (21−7−11)

A medi­da que las men­tes estra­té­gi­cas de Washing­ton ave­ri­guan cómo cons­truir una nación en Afga­nis­tán mien­tras soca­van la des­trui­da infra­es­truc­tu­ra de este país, la cul­tu­ra polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na se dedi­ca a deba­tir acer­ca del matri­mo­nio gay y el tope de la deuda.

En su pro­gra­ma de radio, Rush Lim­baugh aún sub­ra­ya el segun­do nom­bre del pre­si­den­te: “Huuu-sss­sein.” Millo­nes aho­gan una risi­ta indig­na­da por la “suti­le­za” de Rush y, por supues­to, siguen cre­yen­do que el musul­mán radi­cal Oba­ma nació en Kenia. Para Rush, Oba­ma repre­sen­ta a la izquier­da, una ame­na­za a nues­tro dere­cho a esco­ger a nues­tros pro­pios médi­cos y que­dar­nos con todo nues­tro dine­ro. Los círcu­los pro­gre­sis­tas de izquier­da han rebau­ti­za­do a Oba­ma: el Pre­si­den­te Desilusión.

Al juz­gar al pre­si­den­te, ambos cam­pos tien­den a pasar por alto o con­fun­dir la fuer­za de las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­les en la for­ma­ción de las polí­ti­cas. Mien­tras que la dis­fun­ción se apo­de­ra de la gober­nan­cia y las prio­ri­da­des razo­na­bles, gran par­te de la retó­ri­ca anti-Oba­ma que se escri­be sigue sien­do per­so­nal. “A él le fas­ci­nan los mejo­res y más bri­llan­tes indi­vi­duos blan­cos”, escri­bió Frank Rich en la revis­ta New York (3 de julio), como si en vez de eso Oba­ma pudie­ra haber con­fron­ta­do y cam­bia­do a los blan­cos que son los pila­res de las ins­ti­tu­cio­nes atrin­che­ra­das y de la cul­tu­ra arraigada.

Oba­ma here­dó un lega­do impe­rial, el cual le ofre­ce opcio­nes limi­ta­das. Las reglas del Siglo Nor­te­ame­ri­cano de Henry Luce aún pre­va­le­cen en los supues­tos de polí­ti­ca y encuen­tran una voz públi­ca en los edi­to­ria­les de los prin­ci­pa­les perió­di­cos. Dios, la His­to­ria y el Des­tino esco­gie­ron a Esta­dos Uni­dos para patru­llar el mun­do y defi­nir el orden estra­té­gi­co y eco­nó­mi­co, no impor­ta cuán des­trui­da esté la eco­no­mía. Euro­pa Occi­den­tal aún no se ha enfren­ta­do a esos supuestos.

Mien­tras toma­ba pose­sión del car­go en 2009, el lega­do cayó invi­si­ble pero pesa­da­men­te sobre los hom­bros de Oba­ma: la per­ma­nen­te y enor­me ins­ti­tu­ción mili­tar (casi $1 billón de dóla­res al año, con­tan­do la inte­li­gen­cia, armas nuclea­res y las gue­rras no pre­su­pues­ta­das) reci­bi­ría un apo­yo sin cues­tio­na­mien­tos de par­te de la mayo­ría con­gre­sio­nal y los más impor­tan­tes medios de pren­sa. Des­pués de solo una déca­da, Eisenho­wer obser­vó y temió a este com­ple­jo mili­tar-indus­trial y cien­tí­fi­co. Sesen­ta años des­pués, casi todos los dis­tri­tos con­gre­sio­na­les tie­nen un pro­yec­to “rela­cio­na­do con la defensa”.

La retó­ri­ca de cam­pa­ña de Oba­ma, un pre­si­den­te en bus­ca del “cam­bio”, no incluía enfren­tar­se al Esta­blish­ment de unos 400 000 miem­bros de las fuer­zas arma­das en casi 800 bases a tra­vés del mun­do (40 paí­ses), ade­más de dos gue­rras simul­tá­neas en cur­so. Adi­cio­nal­men­te, esta indus­tria de “defen­sa” y sus deri­va­dos –las bases que man­tie­nen a pue­blos y peque­ñas ciu­da­des– está rela­cio­na­da con millo­nes de empleos.

¿Ima­gi­nó Oba­ma que las cri­sis finan­cie­ras de algu­na for­ma pro­vo­ca­rían que el Esta­blish­ment al que le deben fide­li­dad aban­do­na­ría las reglas y los cos­tos del impe­rio para que los pobres y la cla­se media del país sufran menos? Solo un hechi­ce­ro cíni­co hubie­ra pre­vis­to que los repu­bli­ca­nos deci­di­rían impe­dir la reelec­ción de Oba­ma a cual­quier pre­cio. Esco­gie­ron el tope de la deu­da como su tema prin­ci­pal para for­zar una cri­sis, y así mini­mi­zar el des­em­pleo, eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, per­so­nas sin vivien­da y la pobre­za en aumen­to que ha ata­ca­do a la pobla­ción y obli­ga­do a esta­dos y ciu­da­des a cerrar escue­las, clí­ni­cas y biblio­te­cas –y per­mi­tir que se ero­sio­ne la infraestructura.

Los miem­bros del pro­pio par­ti­do de Oba­ma en el Con­gre­so se suma­ron al luná­ti­co des­fi­le repu­bli­cano de horro­res que es la men­ti­ra del tope de la deu­da, la cual tras­cien­de con mucho las nece­si­da­des bási­cas de la gen­te; por tan­to, el Con­gre­so debe redu­cir drás­ti­ca­men­te o inclu­so eli­mi­nar pro­gra­mas socia­les básicos.

A fines de la déca­da de 1940, los libe­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nos se con­vir­tie­ron en impor­tan­tes socios de lo que se con­vir­tió en la eco­no­mía per­ma­nen­te de gue­rra. En 2011, este mons­truo ha cre­ci­do y devo­ra­do enor­mes por­cio­nes del teso­ro nacio­nal. El no cues­tio­na­do pre­su­pues­to impe­rial ‑no olvi­den los acuer­dos de libre comer­cio- se com­bi­na con el cons­tan­te deseo cor­po­ra­ti­vo de redu­cir el social­men­te nece­sa­rio cos­to de la fuer­za de tra­ba­jo. La ver­bo­rrea acer­ca del tope de la deu­da y el derro­che del gobierno le cubre las espal­das a las corporaciones.

Nadie oye a los direc­to­res gene­ra­les que­jar­se de los cos­tos del impe­rio, por­que el impe­rio pro­te­ge las inver­sio­nes y defien­de medi­das eco­nó­mi­ca­men­te ven­ta­jo­sas. Sin embar­go, el públi­co reci­be este men­sa­je en eufe­mis­mos que comien­zan con pala­bras como “libre”, “segu­ri­dad”, “defen­sa” y “gue­rra al terrorismo”.

El Con­gre­so no pre­gun­ta cómo recor­tar cien­tos de miles de millo­nes dóla­res de las dudo­sas aven­tu­ras impe­ria­les y con eso recons­truir la infra­es­truc­tu­ra. En su lugar, los repu­bli­ca­nos (y algu­nos demó­cra­tas) lle­gan a un con­sen­so para recor­tar los pro­gra­mas de Segu­ri­dad Social, Medi­ca­re y Medi­caid que cos­tó a los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos esfuer­zo y san­gre para que se esta­ble­cie­ran. Solo que­da a deba­te la can­ti­dad a reducir.

A medi­da que el con­sen­so se for­ta­le­cía en con­tra de gra­var con impues­tos a los asque­ro­sa­men­te ricos EE.UU., según el World Fact­book de la CIA, cayó al lugar 46 en mor­ta­li­dad infan­til, supe­ra­do por Cuba

Una encues­ta de la revis­ta médi­ca Lan­cet acer­ca de la mor­ta­li­dad mater­na, des­cu­brió que Alba­nia se encon­tra­ba en el lugar 22, con 8,1 por 100 000 naci­mien­tos vivos, mien­tras EE.UU. se situa­ba en el pues­to 39 con 16,7.

Estas tasas en pica­da y el cons­tan­te alto des­em­pleo (más de 9%) debie­ran seña­lar­le al pre­si­den­te el camino hacia un plan lógi­co. En su lugar, Oba­ma ha igno­ra­do la invi­si­ble ero­sión de las nor­mas nor­te­ame­ri­ca­nas y ha dedi­ca­do su retó­ri­ca y su aten­ción, como pro­me­tió en su cam­pa­ña, en ganar­se “cora­zo­nes y men­tes” ‑olví­den­se de la gue­rra- en Afga­nis­tán, el cual per­ma­ne­ce en el lugar 181 (últi­mo) en la lis­ta de indi­ca­do­res bási­cos, des­pués de una déca­da de bue­nas obras (ocu­pa­ción), exac­ta­men­te el mis­mo lugar que ocu­pa­ba cuan­do gober­na­ba el Talibán.

El impe­rio reci­be su aumen­to anual de finan­cia­mien­to para mul­ti­pli­car la des­truc­ción y la muer­te ‑mien­tras que de mane­ra simul­tá­nea mul­ti­pli­ca los enemi­gos de EE.UU. en nom­bre de la lucha con­tra el terro­ris­mo. El deba­te acer­ca de este tema es míni­mo, mien­tras que fue­go y azu­fre emer­gen para deci­dir cuán­to más se redu­ci­rán los fon­dos que sos­tie­nen la infra­es­truc­tu­ra de la nación.

“Me recuer­da a la Anti­gua Roma”, me dijo un ami­go. ”Bach­man y Palin pudie­ran gober­nar en vez de Nerón y Calí­gu­la”. Cómo aler­tó el ex rec­tor de Har­vard Derek Bok: “Si uste­des creen que la edu­ca­ción es cara, prue­ben con la ignorancia”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.