El anti­beh­ring – Anto­nio Alva­rez Solís

Sos­pe­cho, creo que con ver­da­de­ro fun­da­men­to, que el libro que ha deja­do escri­to el geno­ci­da norue­go Anders Beh­ring va a ser leí­do copio­sa­men­te. He repa­sa­do una y otra vez los extrac­tos que ya son públi­cos de la obra del «tem­pla­rio» norue­go ‑por tal se tenía- y me he estre­me­ci­do en el recuer­do del «Mein Kampf», tan radi­cal­men­te vigen­te, tan actual en el mun­do que vivi­mos. Sos­pe­cho tam­bién que a estas horas una serie de edi­to­ria­les, ali­men­ta­das copio­sa­men­te por los cau­da­les y los gran­des medios del Sis­te­ma, han de estar luchan­do por obte­ner los dere­chos de su publi­ca­ción. Es urgen­te, pues, que una serie de escri­to­res con renom­bre y no el que esto escri­be, un vie­jo al bor­de de la extin­ción, escri­ban «El Anti­beh­ring». Por­que la obra del norue­go va a cons­ti­tuir un cate­cis­mo poten­tí­si­mo entre quie­nes habi­tan el Sis­te­ma y se ali­men­tan a dia­rio con los des­po­jos de una demo­cra­cia de la obe­dien­cia, que ha supe­ra­do ya su fecha de cadu­ci­dad. Decía el pre­mier norue­go que estas tra­ge­dias hay que supe­rar­las «con más demo­cra­cia», pero ¿de qué demo­cra­cia habla el jefe del Gobierno norue­go? ¿De la que filo­ló­gi­ca e his­tó­ri­ca­men­te cabe en la refe­ren­cia o de los jiro­nes iner­tes a que se redu­ce la actual? Tam­bién de esto hay que hablar incan­sa­ble­men­te.

Ante todo la obra de Anders Beh­ring nos pone ante una con­tra­dic­ción fla­gran­te y coti­dia­na de gran par­te de la ciu­da­da­nía que aho­ra con­de­na al ya famo­so norue­go. Se tra­ta de que esos ciu­da­da­nos que recla­man para Beh­ring penas durí­si­mas de cár­cel pasan horas ante un tele­vi­sor sub­yu­ga­dos con pelí­cu­las cuyos héroes son seres excep­cio­na­les que matan masi­va­men­te en nom­bre de un deli­ran­te Impe­rio, con armas sofis­ti­ca­das y uni­for­mes que resal­tan al héroe inven­ci­ble, a los ánge­les repa­ra­do­res o a los domi­na­do­res que están aje­nos a cual­quier tipo de nor­ma­li­dad cívi­ca y polí­ti­ca, inclu­yen­do la ter­nu­ra del amor, que ellos prac­ti­can con los ros­tros aún baña­dos por la san­gre de sus víc­ti­mas.

Esos ciu­da­da­nos sue­len, ade­más, adqui­rir para sus hijos vídeos en don­de la domi­na­ción vio­len­ta lle­ga a cons­ti­tuir el moti­vo del triun­fo en cual­quier situa­ción o jue­go. ¿Están segu­ros esos ciu­da­da­nos, apar­te de entu­sias­mar­se con la sim­ple­za corres­pon­dien­te del espec­tácu­lo, de estar moral­men­te tan lejos de Beh­ring? ¿Creen que los bue­nos son sim­ple­men­te bue­nos por­que cubren de cadá­ve­res de los malos el recua­dro de la pan­ta­lla? ¿Los que triun­fan al fin prac­ti­can las her­mo­sas vir­tu­des que se atri­bu­yen a la demo­cra­cia? ¿Has­ta qué extre­mo los mani­pu­la­do­res del Sis­te­ma que fabri­ca al héroe indis­cu­ti­do ‑el que tie­ne siem­pre el as de la razón- no nos han into­xi­ca­do exhi­bien­do su vio­len­cia como eje del gobierno en el que se dele­gan cie­ga­men­te nues­tras facul­ta­des de sobe­ra­nía?.

Pen­se­mos sola­men­te un rato, un peque­ño perio­do de tiem­po, sobre esta dege­ne­ra­ción de la vir­tud de la con­fian­za, que deja­mos admi­ra­ti­va­men­te, con­ver­ti­da ya en renun­cia, en manos de quie­nes se han auto­pro­cla­ma­do diri­gen­tes de un uni­ver­so que debe ser con­du­ci­do median­te la auto­di­vi­ni­za­ción del poder. Cuan­do lle­go a con­si­de­rar este pun­to pro­cu­ro sal­var de la alie­na­ción y del des­lum­bra­mien­to mi res­pon­sa­bi­li­dad ante los demás asién­do­me a la fra­se del Nobel de quí­mi­ca y pro­fun­do cre­yen­te Otto Hahn, que dijo algo lite­ral­men­te esplén­di­do en pro de la valio­sa res­pon­sa­bi­li­dad de cada ser humano ante si y ante los demás: «Que Dios me de fuer­zas para no con­fiar cie­ga­men­te ni en Él mis­mo».

Una de las recla­ma­cio­nes popu­la­res más fre­cuen­tes en Occi­den­te es la que se refie­re al recha­zo de ára­bes, afri­ca­nos, inmi­gran­tes pobres que arri­ban des­de tie­rras des­truí­das o explo­ta­das pre­via­men­te por Occi­den­te y que bus­can algo de pan tras un via­je nor­mal­men­te mons­truo­so. Pues Beh­ring es un doc­tri­na­rio emi­nen­te de estas prác­ti­cas de pros­crip­ción que des­tro­zan la liber­tad, la igual­dad o la fra­ter­ni­dad, que era el lema que lle­vó a Euro­pa, tras un pró­lo­go ilus­tra­do, a librar­se del bár­ba­ro feu­da­lis­mo ¿Vol­ve­mos, pues, y sin el más míni­mo pudor, a ese «antes» que redu­jo el cris­tia­nis­mo a igle­sias oscu­re­ce­do­ras de toda la inmen­sa huma­ni­dad de Cris­to?

Dice el san­grien­to norue­go que la gober­na­ción del mun­do debe repo­sar en la mino­ría que encar­ne la gran­de­za y la vir­tud, el heroís­mo y la luz, enten­di­da esta últi­ma como rec­to­ra de los pape­les que hemos de acep­tar todos los demás, redu­ci­dos a algo pare­ci­do a la «san­ta» obe­dien­cia que des­tru­ye toda per­so­na­li­dad; esos «demás» que se sumer­gen tan fre­cuen­te­men­te en dela­to­res deli­quios cuan­do ven des­fi­lar a bri­llan­tes cuer­pos arma­dos tan­tas veces encar­ga­dos de agre­sio­nes ini­cuas. A este res­pec­to recuer­do siem­pre una fra­se de Albert Eins­tein que decía, qui­zá exci­ta­da­men­te y a pro­pó­si­to de esas expre­si­vas admi­ra­cio­nes: «Si a uno le gus­ta cami­nar en fila no pue­do menos que des­pre­ciar­le, por­que tie­ne cere­bro sólo por error; en reali­dad le bas­ta­ría la médu­la espi­nal». ¿No con­sis­te en esa peli­gro­sa entre­ga al diri­gen­te indis­cu­ti­ble la doc­tri­na de la «san­ta» obe­dien­cia que es la que aho­ra, con­ver­ti­dos en dio­ses los ban­que­ros y en Arca de la Alian­za la Bol­sa, rige en pro­fun­di­dad el mun­do? De la obe­dien­cia cie­ga a una doc­tri­na o a un diri­gen­te dice con que­ja el teó­lo­go Eugen Dre­wer­mann: «No se pue­de pres­cin­dir del carác­ter estruc­tu­ral­men­te irra­cio­nal de las for­mas auto­ri­ta­rias de domi­nio».

Y de lo escri­to por Anders Beh­ring se des­pren­de una irra­cio­na­li­dad que redu­ce la liber­tad, que es el cora­zón del hom­bre, a unas mise­ra­bles adhe­sio­nes.

Pero hay que hacer algu­nas pre­ci­sio­nes impor­tan­tes, creo, en torno a la liber­tad. De ello me he ocu­pa­do otras veces en mis pape­les volan­de­ros, pero hoy la cues­tión adquie­re un relie­ve sobre­sa­lien­te. La liber­tad no con­sis­te en decir lo que se pien­sa, puro rui­do, sino en refle­xio­nar sobre la mecá­ni­ca del pro­pio pen­sa­mien­to para deci­dir si ese pen­sa­mien­to pue­de deno­mi­nar­se así. El pen­sa­mien­to real­men­te tal cons­ti­tu­ye una tarea dolo­ro­sa, muy esfor­za­da.

En pri­mer tér­mino hay que depu­rar si lo que pen­sa­mos nos ha sido dado des­de el exte­rior sin pasar el con­trol de la pro­pia dia­léc­ti­ca. Un pen­sa­mien­to adia­léc­ti­co es sim­ple­men­te una ocu­rren­cia y en el caso de Beh­ring, una ocu­rren­cia que des­tru­ye el sue­lo de la vida y de la liber­tad. Los que siguen regu­lar­men­te las ter­tu­lias polí­ti­cas de tele­vi­sión saben per­fec­ta­men­te a que me refie­ro.

Cuan­do se da ese pen­sa­mien­to la gen­te deja de pen­sar y se atie­ne a lo gene­ral­men­te esta­ble­ci­do sin con­si­de­rar que lo esta­ble­ci­do lo ha sido mer­ced a una cons­tan­te tarea de vacia­do men­tal de la mayo­ría.

No se tra­ta, pues, de pen­sa­mien­to sino de con­sig­nas. El mun­do actual ha hecho de la con­sig­na una teo­lo­gía muy sóli­da. Esa «teo­lo­gía» con­du­ce, por ejem­plo, a que se inten­te des­ac­ti­var la revuel­ta de los «indig­na­dos» en toda Euro­pa median­te el argu­men­to de que se tra­ta de expre­sio­nes muy super­fi­cia­les ante una serie de difi­cul­ta­des seve­ras que pade­cen los pre­ca­ri­za­dos. Un com­por­ta­mien­to de tal índo­le, entre la bur­la y la ame­na­za, tien­de a impe­dir una vía valio­sa­men­te alter­na­ti­va para edi­fi­car un mun­do razo­na­ble. Es como si se enfren­ta­se este movi­mien­to con un popu­lis­mo reves­ti­do de capa plu­vial de mer­ca­di­llo. Resul­ta mise­ra­ble recu­rrir al bur­les­co hala­go a los «indig­na­dos» con la espe­ran­za de reasu­mir­los en la gran obe­dien­cia. La mani­fes­ta­ción de los «indig­na­dos» es vacia­da de su posi­ble valor por quie­nes espar­cen con­sig­nas dun-dun de un fas­cis­mo con más­ca­ra.

Por eso vuel­vo a pre­gun­tar­me qué ha que­ri­do decir el pre­mier norue­go con eso de que lo suce­di­do en Oslo se reme­dia «con más demo­cra­cia». Pero ¿qué demo­cra­cia? Poco antes de morir dijo Buda: «Voso­tros sois vues­tra pro­pia luz. No os can­séis nun­ca de bus­car». Esa es la cues­tión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *