Bil­du en la vorá­gi­ne capi­ta­lis­ta- Iña­ki Gil de San Vicen­te

NOTA: Tex­to escri­to para la revis­ta inde­pen­den­tis­ta gale­ga Voz Pró­pria, nº. 24, Julho 2011

Bil­du ha irrum­pi­do en la lucha socio­po­lí­ti­ca en un momen­to carac­te­ri­za­do por una cri­sis glo­bal, “nue­va” en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que debe­mos sepa­rar ana­lí­ti­ca­men­te en cua­tro sub­cri­sis o cri­sis par­cia­les: una, la mun­dial capi­ta­lis­ta; otra, la euro­pea; ade­más, la esta­tal espa­ño­la y, por últi­mo, la espe­cí­fi­ca vas­ca. Se equi­vo­ca quien menos­pre­cie algu­na de ellas y, sobre todo, quien no las inter­re­la­cio­ne como sub­cri­sis inser­tas en una tota­li­dad supe­rior. Tam­bién yerra quien reduz­ca esta cri­sis sólo a lo estric­ta­men­te eco­nó­mi­co y polí­ti­co, sin enten­der que son todos los pila­res del capi­tal los mina­dos inter­na­men­te. Por últi­mo, come­te un gra­ve error estra­té­gi­co quien crea que el capi­ta­lis­mo ha entra­do en una nue­va fase his­tó­ri­ca en la que sus fuer­zas repre­si­vas, su com­ple­jo indus­trial-mili­tar, la cre­cien­te auto­no­mía del capi­tal finan­cie­ro, y las frac­cio­nes más reac­cio­na­rias y bru­ta­les de la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta occi­den­tal cede­rán pací­fi­ca y sumi­sa­men­te su pro­pie­dad y su Esta­do a las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos.

Los tres erro­res bási­cos aquí expues­tos no son nue­vos en la his­to­ria de las luchas socia­les, pero aho­ra no pode­mos exten­der­nos en este pro­ble­ma cru­cial, sino que que­re­mos y debe­mos estu­diar el con­tex­to y las pers­pec­ti­vas de Bil­du den­tro de esta reali­dad mun­dial obje­ti­va e incues­tio­na­ble, refle­xio­nan­do sobre algu­nos de los pro­ble­mas más serios a los que ha de hacer fren­te. De entre varios, sólo tene­mos espa­cio para estu­diar cua­tro:

La pri­me­ra refle­xión tra­ta sobre la cre­cien­te gra­ve­dad de la situa­ción a la que han de enfren­tar­se las elec­tas y elec­tos de Bil­du en las ins­ti­tu­cio­nes bajo su res­pon­sa­bi­li­dad. La cri­sis en Hego Eus­kal Herria no vie­ne dada sólo por su depen­den­cia polí­ti­ca, en todos los sen­ti­dos, del Esta­do espa­ñol, que tam­bién, sino a la vez por el efec­to doble de la cri­sis endó­ge­nas de una eco­no­mía indus­tria­li­za­da muy depen­dien­te del mer­can­do euro­peo y mun­dial, sobre todo en la media y alta tec­no­lo­gía, y de la titá­ni­ca resis­ten­cia de las fuer­zas con­ser­va­do­ras –UPN, PP, PSOE y PNV– para tomar medi­das glo­ba­les que ace­le­ren una sali­da jus­ta y pro­gre­sis­ta. Al con­tra­rio, estas fuer­zas asu­men cons­cien­te­men­te la direc­ción estra­té­gi­ca del capi­tal finan­cie­ro-indus­trial de la euro­ale­ma­nia y sus alia­dos. La asu­men tan­to por­que tie­nen los mis­mos intere­ses de cla­se como por­que tie­nen mie­do al efec­to acu­mu­la­ti­vo que pue­den pro­du­cir las peque­ñas con­quis­tas socia­les en la con­cien­cia social y nacio­nal del pue­blo tra­ba­ja­dor. Dada la gra­ve­dad de la cri­sis, tie­nen mucha impor­tan­cia las peque­ñas pero pal­pa­bles vic­to­rias socia­les que pue­den obte­ner­se median­te la lucha muni­ci­pal, sin­di­cal, foral, etc., y median­te sus efec­tos esti­mu­lan­tes en los movi­mien­tos popu­la­res y en toda serie de colec­ti­vos y gru­pos. Las fuer­zas con­ser­va­do­ras y reac­cio­na­rias cono­cer per­fec­ta­men­te esta diná­mi­ca y, a pesar de sus dife­ren­cias, no están dis­pues­tas a ceder en las rei­vin­di­ca­cio­nes fun­da­men­ta­les.

A la resis­ten­cia que ya está encon­tran­do Bil­du se suma la rela­ti­va fal­ta de for­ma­ción de muchos de sus elec­tos y elec­tas. Nos refe­ri­mos a la for­ma­ción ade­cua­da a la gra­ve­dad de la cri­sis y de la resis­ten­cia del impe­ria­lis­mo espa­ñol y de los cola­bo­ra­cio­nis­tas. Des­de lue­go que sí tie­ne mucha gen­te for­ma­da en la polí­ti­ca muni­ci­pal y foral, pero hay que ver has­ta qué pun­to está ya men­ta­li­za­da teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te de las carac­te­rís­ti­cas de la “nue­va” cri­sis glo­bal del sis­te­ma. Una cosa era luchar en un ayun­ta­mien­to con recur­sos eco­nó­mi­cos o con capa­ci­dad de recu­pe­rar­los tras un bajón pasa­je­ro de recau­da­cio­nes, y otra muy dife­ren­te es saber que exis­te una deu­da muni­ci­pal cro­ni­fi­ca­da más o menos gran­de, en medio de un retro­ce­so de la capa­ci­dad recau­da­to­ria. La polí­ti­ca pro­gre­sis­ta que quie­re apli­car Bil­du se enfren­ta­rá bien pron­to a la caren­cia de recur­sos y a la opo­si­ción reac­cio­na­ria. El volun­ta­ris­mo valien­te sir­ve en un pri­mer momen­to, pero más pron­to que tar­de será urgen­te la nece­si­dad de una for­ma­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca ade­cua­da.

La dure­za de este cho­que irá en aumen­to con­for­me la polí­ti­ca social se refuer­ce con otra polí­ti­ca nacio­nal vas­ca ofen­si­va diri­gi­da a recu­pe­rar dere­chos demo­crá­ti­cos cer­ce­na­dos y per­se­gui­dos; con otra polí­ti­ca cul­tu­ra y lin­güís­ti­ca que bus­que la recu­pe­ra­ción y avan­ce del Eus­ka­ra; con otra polí­ti­ca eco­lo­gis­ta y de cali­dad de la vida que limi­te el con­su­mis­mo, y así un lar­go etcé­te­ra. En la medi­da en que Bil­du y la tota­li­dad de la izquier­da aber­tza­le insis­ta en esta lucha, aumen­ta­rá por el lado espa­ño­lis­ta y cola­bo­ra­cio­nis­ta la dure­za de su opo­si­ción y de sus con­tra­ata­ques. No pue­de ser de otro modo por­que la cri­sis glo­bal redu­ce cada vez más los posi­bles espa­cios de nego­cia­ción y pac­to, obli­gan­do a cada blo­que a refor­zar sus pos­tu­ras si quie­re seguir sien­do fiel a sus obje­ti­vos, o si no pue­de ceder más. Hace pocos años exis­tía un muy supe­rior mar­gen de manio­bra muni­ci­pal y foral por­que había más dine­ro públi­co, más eco­no­mía pro­duc­ti­va y la domi­na­ción espa­ño­la no nece­si­ta­ba peren­to­ria­men­te aumen­tar la extor­sión eco­nó­mi­ca. Aho­ra aque­lla fase de vacas gor­das ha fini­qui­ta­do y las arcas están cada día más lle­nas de tela­ra­ñas. Es en estas con­di­cio­nes cuan­do se con­fir­ma la tesis mar­xis­ta de que la polí­ti­ca es la eco­no­mía con­cen­tra­da.

La segun­da refle­xión tra­ta sobre las difi­cul­ta­des más pro­fun­das que sur­gen cuan­do se desa­rro­lla en pun­to ante­rior. Habla­mos de la nece­si­dad inevi­ta­ble de esta­ble­cer nego­cia­cio­nes con las empo­bre­ci­das “cla­ses medias” y peque­ña bur­gue­sía en los pue­blos, y con la bur­gue­sía en las Dipu­tacio­nes. La diná­mi­ca polí­ti­ca vis­ta en la refle­xión pri­me­ra es impo­si­ble sin estos con­tac­tos. Toda­vía exis­ten muchos tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos que se creen “cla­ses medias”, y muchos auto­em­plea­dos y autó­no­mos, pro­fe­sio­nes libe­ra­les, etc., que se creen peque­ña o media bur­gue­sía. En los pue­blos sobre­vi­ven mal que bien muchos ten­de­ros y comer­cian­tes, peque­ños nego­cios y ser­vi­cios de repa­ra­cio­nes, etc. Des­de media­dos del siglo XIX el mar­xis­mo acer­tó al defi­nir correc­ta­men­te las dudas, temo­res e inde­ci­sio­nes timo­ra­tas que ofus­can la frag­men­ta­ria con­cien­cia de estos colec­ti­vos, y la nece­si­dad de inte­grar­los en la lucha revo­lu­cio­na­ria. Una lec­tu­ra actua­li­za­da de los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta nos apor­ta suge­ren­cias muy valio­sas en el actual con­tex­to de auge del neo­fas­cis­mo y de la reac­ción en toda Euro­pa.

En una nación opri­mi­da esto es toda­vía más obvio. Es sabi­do que el PNV y UPN tie­nen uno de sus bas­tio­nes más sóli­dos en estas gen­tes. Las usa­rán como “arie­tes popu­la­res” con­tra Bil­du. Des­ac­ti­var esta tác­ti­ca, atraer­los e impe­dir que giren a la dere­cha y extre­ma dere­cha es una nece­si­dad para aumen­tar la soli­dez del pue­blo tra­ba­ja­dor. Aun­que es muy impro­ba­ble que estos sec­to­res giren al neo­fas­cis­mo, sí en segu­ro que el nacio­na­lis­mo espa­ñol inten­ta­rá endu­re­cer el fana­tis­mo impe­ria­lis­ta de sus bases socia­les, las mis­mas que aplau­den las vic­to­rias del fut­bol espa­ñol, por decir lo míni­mo. El Esta­do movi­li­za­rá sus recur­sos sucios, mani­pu­la­do­res e inti­mi­da­do­res, ya lo hace, para apa­ren­tar que “ven­ce demo­crá­ti­ca­men­te” a la izquier­da aber­tza­le, a Bil­du. Hacer del inde­pen­den­tis­mo el pro­yec­to popu­lar ade­más de legí­ti­mo, sobre todo y fun­da­men­tal­men­te hege­mó­ni­co en Eus­kal Herria es una de las tareas estra­té­gi­cas deci­si­vas para derro­tar la tác­ti­ca de pin­za entre el cola­bo­ra­cio­nis­mo y el nacio­na­lis­mo espa­ñol.

La ter­ce­ra refle­xión tra­ta sobre la inexo­ra­bi­li­dad del con­tra­ata­que espa­ñol que tie­ne su eco­no­mía inter­ve­ni­da de fac­to, aun­que toda­vía no de jure, por el impe­ria­lis­mo. La fla­man­te inde­pen­den­cia nacio­nal espa­ño­la ha que­da­do redu­ci­da a muy pocos ámbi­tos por­que en reali­dad es un “pro­tec­to­ra­do eco­nó­mi­co”, es una eco­no­mía que depen­de del exte­rior. Pese a todos los men­sa­jes de tran­qui­li­dad que se envían al capi­tal finan­cie­ro mun­dial y al impe­ria­lis­mo, es sabi­do que la eco­no­mía espa­ño­la está sufrien­do un des­plo­me pro­duc­ti­vo cau­sa­do, entre otras razo­nes, por la debi­li­dad de su bur­gue­sía indus­trial que duran­te el lar­go fran­quis­mo había cre­ci­do bajo el domi­nio de los gran­des ban­cos, no pudien­do así desa­rro­llar­se como en otros Esta­dos aho­ra mucho más sóli­dos. His­tó­ri­ca­men­te la bur­gue­sía espa­ño­la ape­nas se ha preo­cu­pa­do por el desa­rro­llo tec­no­cien­tí­fi­co indus­trial, pre­fi­rien­do las ganan­cias inme­dia­tas aun­que muy inse­gu­ras y de vue­lo cor­to, a la pla­ni­fi­ca­ción para crear una eco­no­mía poten­te. No pode­mos exten­der­nos aho­ra en esta deci­si­va cues­tión –el fra­ca­so o la extre­ma debi­li­dad de la revo­lu­ción bur­gue­sa en el Esta­do espa­ñol – , sino sólo mos­trar cómo la cre­cien­te debi­li­dad pro­duc­ti­va espa­ño­la mul­ti­pli­ca las nece­si­da­des de explo­tar a las cla­ses y a los pue­blos opri­mi­dos para com­pen­sar el retro­ce­so en la jerar­quía impe­ria­lis­ta.

Es esta reali­dad obje­ti­va, que se pre­sen­ta bajo la for­ma de un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta exa­cer­ba­do, la que deter­mi­na que se impon­ga la frac­ción más reac­cio­na­ria del blo­que de cla­ses domi­nan­te, la repre­sen­ta­da por el PP. Pero no se tra­ta sólo del cho­que gene­ral y abs­trac­to entre el nacio­na­lis­mo espa­ñol y la iden­ti­dad vas­ca, sino tam­bién del enfren­ta­mien­to prác­ti­co, dia­rio y social de cla­se entre la opre­sión espa­ño­la y la libe­ra­ción vas­ca. Dado que Bil­du es la expre­sión públi­ca del ascen­so de masas del sen­ti­mien­to nacio­nal vas­co pro­gre­sis­ta e inde­pen­den­tis­ta revo­lu­cio­na­rio, por esto mis­mo, se agu­di­za la irre­con­ci­lia­bi­li­dad entre el impe­ria­lis­mo espa­ñol y la eman­ci­pa­ción vas­ca ya que, en lo esen­cial, lo que está en jue­go no es otra cosa que la pro­pie­dad pri­va­da espa­ño­la sobre la zona de Eus­kal Herria que ocu­pa. Dado que Bil­du se ha cons­ti­tui­do en la pri­me­ra fuer­za muni­ci­pal, es decir, en el nivel del poder ins­ti­tu­cio­nal más cer­cano y direc­to al pue­blo tra­ba­ja­dor, por esta inme­dia­ta pro­xi­mi­dad la acción de Bil­du es una de las más peli­gro­sas para el capi­ta­lis­mo. Las otras dos más peli­gro­sas son la lucha sin­di­cal y la lucha de los movi­mien­tos popu­la­res y socia­les. Exis­te, por tan­to, una fuer­za de masas, popu­lar y obre­ra, en la que Bil­du ocu­pa un lugar deci­si­vo en su área.

La cuar­ta refle­xión tra­ta sobre cómo la cri­sis y el retro­ce­so del euro­im­pe­ria­lis­mo a esca­la mun­dial ace­le­ra el des­en­vol­vi­mien­to de este cho­que de con­tra­rios. La impla­ca­ble dic­ta­du­ra del capi­tal finan­cie­ro-indus­trial aplas­ta la liber­tad de los pue­blos, y no sólo de los opri­mi­dos, sino tam­bién de los que tie­nen Esta­dos muy débi­les, como el grie­go, el por­tu­gués, el irlan­dés, etc. Con­tra las fuer­zas cen­trí­fu­gas inhe­ren­tes a la finan­cia­ri­za­ción, se yer­guen las fuer­zas cen­trí­pe­tas de los pue­blos explo­ta­dos que sien­te en su car­ne la trai­ción de sus bur­gue­sías. Esta diná­mi­ca ya demos­tra­da teó­ri­ca­men­te des­de la mitad del siglo XIX, es aho­ra más actual que nun­ca. Las luchas de los pue­blos explo­ta­dos por el euro­im­pe­ria­lis­mo es ya lucha de cla­ses y a la vez lucha de libe­ra­ción nacio­nal de un “nue­vo” tipo allí don­de dichos pue­blos son for­mal­men­te inde­pen­dien­tes pero están prác­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te enca­de­na­dos al euro­im­pe­ria­lis­mo.

Miem­bros de la izquier­da aber­tza­le lle­van advir­tien­do des­de el Tra­ta­do de Maas­trich de 1992 que la ley de cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción de capi­ta­les –que jun­to a la de su pere­cua­ción es el secre­to últi­mo de la actual cuar­ta reor­de­na­ción euro­pea – , pro­vo­ca la apa­ri­ción de nue­vas opre­sio­nes nacio­na­les que se suman a las clá­si­cas. Nacio­nes for­mal­men­te libres, como la grie­ga, que tie­nen su Esta­do “inde­pen­dien­te” pade­cen sin embar­go la domi­na­ción del capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal. Esta reali­dad faci­li­ta la toma de con­cien­cia de las nacio­nes que ni siquie­ra tene­mos un Esta­do pro­pio, y nos refuer­za en nues­tro obje­ti­vo de con­se­guir­lo cuan­to antes, pero no un Esta­do débil, cobar­de y ven­di­do al capi­tal finan­cie­ro, sino cons­cien­te de sí, como es el caso de Islan­dia. Aquí la tarea de Bil­du apa­re­ce en su pleno sen­ti­do ya que pue­de y debe ser un medio de avan­ce al Esta­do vas­co, de lo con­tra­rio defrau­da­rá al pue­blo tra­ba­ja­dor.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 1‑VII-2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *