«Memen­to mori» – Fede de los Ríos

Al pare­cer, a Bono, el hijo orgu­llo­so de que su padre fue­ra un buen falan­gis­ta, las cor­ba­tas le ponen. La cor­ba­ta… sí hom­bre sí, el tro­zo de tela que rodean­do el cue­llo y, des­pués de anu­da­do a la altu­ra de la lla­ma­da nuez de Adán, cae a modo de bada­jo. Una pren­da que ayu­da a dis­tin­guir a los hom­bres de bien de la chus­ma. La ele­gan­cia fren­te a lo vul­gar del popu­la­cho. O si lo quie­ren, para no herir sus­cep­ti­bi­li­da­des en la ple­be, signo que dis­tin­gue al varón con posi­bles de los eco­nó­mi­ca­men­te débi­les.

Al de la alo­pe­cia ver­gon­zan­te, con­sue­gro de Raphael el del «Qué sabe nadie», le lle­van los infier­nos cuan­do, en el hemi­ci­clo par­la­men­ta­rio, sus seño­rías varo­nes apa­re­cen sin cor­ba­ta y des­de la mesa del Con­gre­so espa­ñol, él, su Pre­si­den­te, les tie­ne que lla­mar al orden. De ahí lo de demo­cra­cia for­mal. La for­ma, la for­ma, el fon­do resul­ta bala­dí.

25.000 fami­lias desahu­cia­das de sus casas cada tri­mes­tre con la anuen­cia de leyes vota­das en Par­la­men­to; apro­ba­ción de una refor­ma labo­ral que otor­ga todo el poder sobre el pro­ce­so pro­duc­ti­vo a los empre­sa­rios; amplia­ción de la «vida labo­ral» (tie­ne bemo­les lla­mar­le a eso vida) has­ta los 67 años y aumen­to del perio­do de coti­za­ción, de tal mane­ra que casi nadie pue­da cobrar el 100% de la pen­sión (a excep­ción de sus acor­ba­ta­das seño­rías, por supues­to); con­ge­lar las pen­sio­nes de los ya impro­duc­ti­vos al obje­to de que no cai­gan en el exce­so y desen­freno, tan peli­gro­so en la ancia­ni­dad; pro­mul­ga­ción de leyes de excep­ción que ile­ga­li­cen orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos con­tra­rios al orden cons­ti­tu­cio­nal, es decir, con­tra­rios a monar­quía, eco­no­mía de mer­ca­do y uni­da­des de des­tino en lo uni­ver­sal; ofre­cer dádi­vas a los sacri­fi­ca­dos ban­que­ros mien­tras se las nie­gan a los para­dos de lar­ga dura­ción. Uno pue­de apro­bar lo que a la sim­ple vis­ta de los mor­ta­les pue­de pare­cer la mayor de las iniqui­da­des, pero como Dios y el buen gus­to man­dan, son­rien­do y con una ele­gan­te cor­ba­ta col­gan­do de su cue­llo. Si usá­ra­mos las cor­ba­tas de sus seño­rías vería­mos las cosas de mane­ra dife­ren­te.

Nada luce una cor­ba­ta sin un buen nudo. Por eso pro­pon­go a sus seño­rías el dogal del ver­du­go, más cono­ci­do como nudo de hor­ca. Fácil de rea­li­zar. Si encon­tra­sen difi­cul­ta­des, no les que­pa duda de que, cua­les­quie­ra de los ciu­da­da­nos sin cor­ba­ta agra­cia­dos por sus polí­ti­cas, les echa­rían no una mano sino dos.

En la anti­gua Roma cuan­do un pró­cer o un gene­ral des­fi­la­ba vic­to­rio­so por espa­cios públi­cos tras él un sier­vo susu­rra­ba en su oído, Memen­to mori (Recuer­da que eres mor­tal), con el fin de apla­car su sober­bia acer­cán­do­lo a la reali­dad. Bien podría adap­tar­se esta prác­ti­ca a nues­tro tiem­po. Deba­jo de cada asien­to par­la­men­ta­rio pudie­ra ado­sar­se otro más peque­ño en el que sen­tar a un ciu­da­dano ele­gi­do alea­to­ria­men­te, que aga­rran­do los cabos de la cor­ba­ta de su seño­ría, con peque­ños tiro­nes, le recor­da­ra que la polí­ti­ca desa­rro­lla­da por los menos afec­ta a los más. Si los tiro­nes en cue­llo resul­ta­ran poco esté­ti­cos, pudié­ra­mos anu­dar otra peque­ña cor­ba­ta en torno a su escro­to, aumen­tan­do la efec­ti­vi­dad del tirón. Es una idea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *