Mani­fies­to de eco­no­mis­tas ate­rra­dos

Como en boti­ca, en dine­ro­lo­gía hay de todo: cul­pa­bles inex­cu­sa­bles como los retra­ta­dos en “Pro­ce­so a los eco­no­mis­tas” de Rober­to Petri­ni de per­fil espe­cial­men­te reco­no­ci­ble en los emi­sa­rios del FMI que pre­sio­nan a los gobier­nos legí­ti­ma­men­te cons­ti­tui­dos para que apli­quen medi­das anti­de­mo­crá­ti­cas en fun­ción de lo que dic­tan los mer­ca­dos y per­so­nas com­pro­me­ti­das con su cien­cia que desean devol­ver­le su genuino queha­cer, cuál es, el de pres­tar útil ser­vi­cio a los pue­blos y socie­da­des cuya reali­dad estu­dia y no al revés, como algu­nos pre­ten­den que suce­da. A esta espe­cie per­te­ne­cen, no cier­ta­men­te los equi­pos direc­ti­vos del BBVA, el San­tan­der o los ase­so­res actua­les de nues­tros polí­ti­cos sean del signo que sean…pero sí, los más de cin­co mil pro­fe­sio­na­les euro­peos que han fir­ma­do el “Mani­fies­to de eco­no­mis­tas ate­rra­dos” tex­to don­de se plan­tean los pro­ble­mas con la mis­ma bre­ve­dad, sen­ci­llez y pro­fun­di­dad, con la que se pro­po­nen las solu­cio­nes, por lo que su lec­tu­ra no pue­de fal­tar en cuan­tos deseen enten­der a qué obe­de­cen hoy en día los vai­ve­nes ban­ca­rios y los abrup­tos dien­tes de sie­rra del mer­ca­do bur­sá­til, más allá de las típi­cas vague­da­des de ter­tu­lia, pero sin nece­si­dad de per­der­se en los oscu­ran­tis­tas tec­ni­cis­mos de los que hacen gala los nue­vos gurús de esta herra­mien­ta de coer­ción polí­ti­co-social en que se ha con­ver­ti­do la eco­no­mía.

El docu­men­to a dis­po­si­ción del públi­co en Inter­net, denun­cia las diez fal­sas evi­den­cias en las que se fun­da­men­tan las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les impe­ran­tes des­de hace déca­das en Euro­pa, que impo­nen a la ciu­da­da­nía, toda suer­te de sacri­fi­cios como úni­cos reme­dios a unos males radi­ca­dos en fac­to­res que nada tie­nen que ver con nues­tro tra­ba­jo, nues­tra rique­za nacio­nal, nues­tra jubi­la­ción, nues­tros suel­dos, nues­tro aho­rro fami­liar, gas­to públi­co, con­su­mo interno…¡y sí! con nues­tro mode­lo de socie­dad, nues­tra for­ma de redis­tri­buir la rique­za, meca­nis­mos de equi­li­brio, armo­ni­za­ción y soli­da­ri­dad, etc. Como a dife­ren­cia del exce­len­te y mucho más volu­mi­no­so tex­to de Nao­mi Klein “La doc­tri­na del Shock” toda­vía su ense­ñan­za no ha sido edi­ta­da en for­ma­to docu­men­tal, me atre­vo a pre­sen­tar­les mi par­ti­cu­lar diges­tión para ani­mar­les a su ínte­gra lec­tu­ra.
La pri­me­ra de estas fal­sas evi­den­cias, es la que nos pre­sen­ta a los mer­ca­dos finan­cie­ros como efi­cien­tes: Según esta hipó­te­sis, es impres­cin­di­ble desa­rro­llar un mer­ca­do finan­cie­ro mun­dial­men­te inte­gra­do y dejar­lo fun­cio­nar libre­men­te para que los dis­tin­tos agen­tes, par­ti­cu­la­res, empre­sas, Esta­dos, Bancos…puedan inter­cam­biar todo tipo de títu­los, accio­nes, divi­sas, obli­ga­cio­nes, deu­da, etc, sin la más míni­ma fric­ción. De ese modo, la Ley de la ofer­ta y la deman­da actua­rá con natu­ra­li­dad y fija­rá el valor de los pro­duc­tos como con­se­cuen­cia pre­vi­si­ble de la jus­ta com­pe­ten­cia que aca­ba decan­tán­do­se por los pro­yec­tos más ren­ta­bles. Pero en los mer­ca­dos finan­cie­ros, a dife­ren­cia del de otras mer­can­cías más tan­gi­bles, esto no suce­de exac­ta­men­te así; Más bien, la com­pe­ten­cia es un fac­tor des­es­ta­bi­li­za­dor que lle­va a evo­lu­cio­nes exa­ge­ra­das crean­do las temi­das bur­bu­jas, ora en el terreno inmo­bi­lia­rio, ora en el de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, más que nada, por­que en este tipo de mer­ca­do, cuan­do el pre­cio del pro­duc­to sube, es habi­tual apre­ciar no un des­cen­so, sino un aumen­to de la deman­da, dado que es indi­ca­dor de una alta ren­ta­bi­li­dad que dis­pa­ra el “Efec­to lla­ma­da” atra­yen­do sobre si a más com­pra­do­res ansio­sos por hacer­se con el Poto­sí del momen­to, has­ta que de bue­nas a pri­me­ras, se invier­te la ten­den­cia y a todos les entran unas ganas terri­bles de des­ha­cer­se de sus títu­los, sien­do enton­ces, cuan­do enfer­ma la galli­na de los hue­vos de oro, cuya cícli­ca pre­sen­cia con­ta­gia al res­to de pro­ce­sos incu­ba­dos en el galli­ne­ro eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­vos de las socie­da­des capi­ta­lis­tas arras­tra­das has­ta el abis­mo de su pre­ci­pi­ta­ción. Para redu­cir la inefi­cien­cia e ines­ta­bi­li­dad del mer­ca­do finan­cie­ro se pro­po­ne, pri­me­ro sepa­rar­lo del res­to de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca prohi­bien­do a la ban­ca dedi­car­se a la espe­cu­la­ción para evi­tar el con­ta­gio de las bur­bu­jas y los cracks y segun­do, gra­var los movi­mien­tos de capi­ta­les al obje­to de reba­jar su poten­cia des­es­ta­bi­li­za­do­ra has­ta recu­pe­rar los nive­les reque­ri­dos por la eco­no­mía real.
La segun­da fal­sa evi­den­cia con­sis­te en cali­fi­car al mer­ca­do finan­cie­ro, como favo­re­ce­dor del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: En prin­ci­pio se nos ven­dió la idea de que los mer­ca­dos finan­cie­ros sus­ti­tui­rían en mate­ria de inver­sio­nes a la ban­ca. Pero ya hemos vis­to a dón­de nos ha lle­va­do esta línea de actua­ción; En la actua­li­dad, por para­dó­ji­co que parez­ca, son las empre­sas las que finan­cian a sus accio­nis­tas, supues­tos inver­so­res y no al revés como es lógi­co espe­rar. Los altos eje­cu­ti­vos miem­bros de la direc­ción de las gran­des empre­sas que coti­zan en bol­sa, tie­nen como prio­ri­dad, satis­fa­cer el voraz enri­que­ci­mien­to de su accio­na­ria­do a toda cos­ta, sin preo­cu­par­se del Bien Común de la empre­sa y mucho menos de las reper­cu­sio­nes socia­les a que dicha ges­tión pue­da abo­car. Para mayor éxi­to de dicha estra­te­gia, las empre­sas han de mate­ria­li­zar­se lo menos posi­ble, sea en infra­es­truc­tu­ras, mate­rias pri­mas, bie­nes de equi­po, inmue­bles o per­so­nal, pre­sen­tan­do un per­fil escu­rri­di­zo al dis­po­ner en todo momen­to la liqui­dez de su capi­tal, con la fina­li­dad de poder­se tras­la­dar a la pri­me­ra de cam­bio, allí don­de el mar­co se plie­gue a sus dra­co­nia­nas exi­gen­cias. Ante este esce­na­rio, poca capa­ci­dad de manio­bra les que­da a Gobier­nos y sin­di­ca­tos para hacer valer los dere­chos socia­les y defen­der el Esta­do del Bien­es­tar den­tro del actual mar­co legal. Para corre­gir sus efec­tos, se pro­po­ne de una par­te, demo­cra­ti­zar los órga­nos de ges­tión empre­sa­rial e incre­men­tar la fis­ca­li­dad a las ren­tas más altas para des­alen­tar la carre­ra hacia cre­ci­mien­tos insos­te­ni­bles.
La ter­ce­ra fal­sa evi­den­cia, nos habla de los mer­ca­dos finan­cie­ros como bue­nos jue­ces de la sol­ven­cia de los Esta­dos al eva­luar sus finan­zas antes de deci­dir­se por adqui­rir la deu­da que emi­ten: Nada más lejos de la reali­dad. En el mejor de los casos, los inver­so­res finan­cie­ros se guían por impul­sos y cora­zo­na­das, cuan­do no espe­cu­lan con posi­bi­li­da­des mez­qui­nas muy liga­das a los infor­mes nada desin­te­re­sa­dos de las agen­cias de cali­fi­ca­ción basa­dos en rumo­res some­ti­dos a la libre inter­pre­ta­ción de quie­nes tie­nen pues­to todo su afán e inte­rés en sacar el mayor pro­ve­cho par­ti­cu­lar a su apues­ta mone­ta­ria. Con el fin de redu­cir la nefas­ta influen­cia de estas sos­pe­cho­sas Agen­cias des­me­re­ce­do­ras de todo cré­di­to como bien seña­la Sti­glitz en su “Caí­da libre” por no haber pre­vis­to nun­ca cri­sis algu­na a tiem­po, el BCE ha de garan­ti­zar la com­pra de los títu­los emi­ti­dos por sus Esta­dos miem­bros y dotar­se de una pro­pia Agen­cia Euro­pea de Cali­fi­ca­ción que vele por la obje­ti­vi­dad de sus infor­mes.
La cuar­ta fal­sa evi­den­cia, es la que iden­ti­fi­ca un alza exce­si­va de la Deu­da Públi­ca como con­se­cuen­cia de un gas­to des­me­su­ra­do: sin embar­go, la recien­te ele­va­ción exa­ge­ra­da de la Deu­da Públi­ca euro­pea, es más debi­da a los pla­nes de res­ca­te por par­te de los Gobier­nos a las enti­da­des finan­cie­ras a cuya inter­ven­ción no duda­ron en ape­lar, mien­tras no ceja­ban en repe­tir el monó­tono man­tra neo­li­be­ral del no inter­ven­cio­nis­mo, que a un aumen­to de las pres­ta­cio­nes socia­les en el mis­mo perio­do en que se dice ha hecho apa­ri­ción la cri­sis. Es más, la con­tra­rre­vo­lu­ción fis­cal empren­di­da en todo Occi­den­te por los “La escue­la de Chica­go” ha con­tri­bui­do deci­di­da­men­te en esta direc­ción al pri­var a los Esta­dos de sus ingre­sos públi­cos habi­tua­les que en vez de armo­ni­zar entre si sus dis­tin­tas polí­ti­cas fis­ca­les, se apre­su­ra­ron des­de la caí­da del muro de Ber­lín tam­bién ellos a la com­pe­ten­cia fis­cal para arre­ba­tar­se mutua­men­te la inver­sión, bajan­do los impues­tos a las socie­da­des, a las ren­tas más altas y sobre el patri­mo­nio, plan­tea­mien­to que se ha demos­tra­do pan para hoy y ham­bre para maña­na. Poner reme­dio a la situa­ción, requie­re audi­tar por par­te de la ciu­da­da­nía, en manos de quie­nes está la Deu­da Públi­ca, para de este modo, ave­ri­guar quién la ha fomen­ta­do, pro­ce­di­mien­to que sigue la obser­va­ción de Mao “Quien más se bene­fi­cia del pro­ble­ma, resul­ta ser nor­mal­men­te quién lo crea o man­tie­ne”.
Una quin­ta fal­sa evi­den­cia, con­se­cuen­cia de la ante­rior, esta­ble­ce que es pre­ci­so redu­cir gas­tos para redu­cir la Deu­da: La macro­eco­no­mía de un país, no se rige por los mis­mos pará­me­tros cau­sa-efec­to de la micro­eco­no­mía, pon­ga­mos por caso fami­liar, en don­de un méto­do efec­ti­vo de bajar drás­ti­ca­men­te la deu­da acu­mu­la­da, pue­de con­sis­tir sen­ci­lla­men­te en fre­nar el gas­to men­sual. En el caso de la Deu­da Públi­ca, su diná­mi­ca pue­de obe­de­cer a varios fac­to­res inter­re­la­cio­na­dos, entre otros, el dife­ren­cial entre el tipo de inte­rés y la tasa de cre­ci­mien­to nomi­nal de la eco­no­mía. – No ten­go ni pajo­le­ra idea de lo que aca­bo de decir, pero sue­na bien y con­vin­cen­te – pues si la últi­ma es más débil, la Deu­da cre­ce­rá mecá­ni­ca­men­te al dis­pa­rar­se el mon­tan­te de los intere­ses. Por con­si­guien­te, para evi­tar que el sanea­mien­to de las cuen­tas públi­cas reper­cu­ta nega­ti­va­men­te en la ciu­da­da­nía, se pro­po­ne man­te­ner e inclu­so poten­ciar las pres­ta­cio­nes esta­ta­les en cuan­to a paro, nata­li­dad, vivien­da, etc, e incre­men­tar las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias para edu­ca­ción, for­ma­ción, inves­ti­ga­ción, eco­lo­gía, ener­gías reno­va­bles y nue­vas tec­no­lo­gías, con el fir­me pro­pó­si­to de impul­sar un rena­ci­mien­to eco­nó­mi­co inte­gral más equi­li­bra­do, res­pe­tuo­so y armo­nio­so con las gen­tes y el medio ambien­te don­de apa­re­ce.
La sex­ta fal­sa evi­den­cia que se nos cue­la a menu­do, es que, la reduc­ción de impues­tos esti­mu­la el cre­ci­mien­to y en con­se­cuen­cia incre­men­ta la recau­da­ción por par­te del Esta­do: Evi­den­te­men­te, la Deu­da Públi­ca, es un meca­nis­mo de trans­fe­ren­cia de rique­za, pero de los con­tri­bu­yen­tes hacia los ren­tis­tas. La polí­ti­ca fis­cal neo­li­be­ral ante­di­cha, no sólo con­tri­bu­yó a vaciar sis­te­má­ti­ca­men­te las mal­tre­chas Arcas Públi­cas obli­gan­do a los Esta­dos a emi­tir Deu­da, que tam­bién per­mi­tió a una mino­ría acu­mu­lar un exce­den­te con el cual poder adqui­rir esa mis­ma Deu­da con el mis­mo dine­ro que se habían aho­rra­do de la con­tri­bu­ción al fis­co. El resul­ta­do, es que se ha lle­ga­do a un meca­nis­mo de redis­tri­bu­ción al revés, de las cla­ses des­fa­vo­re­ci­das hacia las cla­ses pudien­tes, cuyo canal de trans­mi­sión no es otro que la Deu­da Públi­ca. Para rec­ti­fi­car este frau­de colec­ti­vo, se pro­po­ne un nue­vo régi­men fis­cal que gra­ve las for­tu­nas y la reti­ra­da inme­dia­ta de sub­ven­cio­nes y exen­cio­nes a los capi­ta­les no pro­duc­ti­vos, aun­que lo que nos pide el cuer­po es algo así como lo que se hicie­ra con la des­amor­ti­za­ción de las tie­rras no labra­das de los siglos XVIII y XIX, solo que bien hecho.
Una sép­ti­ma fal­sa evi­den­cia, es la que empla­za a tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos finan­cie­ros si desea­mos ver reba­jar­se la Deu­da: Des­de Maas­tricht, los Ban­cos Cen­tra­les tie­nen prohi­bi­do finan­ciar a los Esta­dos y los Esta­dos finan­ciar a las empre­sas que han de apa­ñár­se­las en los mer­ca­dos finan­cie­ros, so pre­tex­to de que, los pri­me­ros mal­gas­tan sus recur­sos mien­tras los segun­dos son eficientes…precisamente lo con­tra­rio a las polí­ti­cas key­ne­sia­nas que saca­ron a todo Occi­den­te de la rece­sión duran­te la post­gue­rra. Esta polí­ti­ca res­tric­ti­va dog­má­ti­ca y doc­tri­na­ria, es la cau­sa de los ata­ques espe­cu­la­ti­vos sobre las eco­no­mías de paí­ses como Gra­cia, Irlan­da, Por­tu­gal y Espa­ña a los que ya sigue de cer­ca Ita­lia y en bre­ve todos los demás miem­bros de la UE, Ale­ma­nia inclui­da, al no poder gozar del res­pal­do del BCE. Para ata­jar de raíz el asun­to, se pro­po­ne devol­ver al BCE la capa­ci­dad de finan­ciar a los Esta­dos ali­vian­do su expo­si­ción a la espe­cu­la­ción.
La octa­va fal­sa evi­den­cia, inci­de en la unión Euro­pea como garan­te del mode­lo social euro­peo: La UE, lejos de afian­zar el alma social-soli­da­ria que la alum­bra­ra en pos del Esta­do del Bien­es­tar, pare­ce abne­gar de su ori­gen, per­mi­tien­do la pre­emi­nen­cia de la com­pe­ten­cia de bie­nes ser­vi­cios y mano de obra, sobre toda año­ran­te pre­ten­sión regu­la­do­ra inter­na de los dis­tin­tos paí­ses en mate­ria de dere­chos labo­ra­les o de cual­quier otra índo­le que pon­ga tra­bas a la mis­ma, sin tomar en con­si­de­ra­ción las dife­ren­cias entre los dis­tin­tos Esta­dos miem­bros de la Unión, por lo que, limi­ta­das las liber­ta­des a la libre cir­cu­la­ción de per­so­nas, mer­can­cías y capi­ta­les, la Euro­pa social se ha que­da­do en papel moja­do, mien­tras la del super­mer­ca­do finan­cie­ro se ha con­so­li­da­do por com­ple­to. Para que la ciu­da­da­nía euro­pea recu­pe­re dicho pro­yec­to social con el que se nos ven­dió el euro­peís­mo, pri­me­ro se ha de poner en cues­tión el actual des­con­trol de mer­can­cías y capi­ta­les y des­pués, sus­ti­tuir la com­pe­ten­cia por la armo­ni­za­ción en el pro­gre­so de la cons­truc­ción euro­pea.
La nove­na evi­den­cia fal­sa, es la que apun­ta al Euro como escu­do ante la cri­sis: Al prin­ci­pio esa era la idea. Pero la reali­dad es que Euro­pa ente­ra se está vien­do afec­ta­da de modo más agu­do y pro­lon­ga­do que cual­quier otra par­te del mun­do. Para que el Euro pue­da hacer dicha labor defen­si­va, debe haber una ver­da­de­ra coor­di­na­ción macro­eco­nó­mi­ca que reduz­ca los des­equi­li­brios comer­cia­les y la balan­za de pagos entre los miem­bros de la Unión.
Y por últi­mo, la déci­ma fal­sa evi­den­cia que se nos pre­ten­de hacer creer, es que, la cri­sis, ha per­mi­ti­do avan­zar hacia un gobierno eco­nó­mi­co euro­peo y la soli­da­ri­dad entre los 27. A estas altu­ras del Mani­fies­to, la supues­ta evi­den­cia cae por su pro­pio peso para cuan­tos hayan pres­ta­do algo de aten­ción a su lec­tu­ra. Para hacer reali­dad esta meta de impe­rio­sa nece­si­dad, se ha de desa­rro­llar

Como en boti­ca, en dine­ro­lo­gía hay de todo: cul­pa­bles inex­cu­sa­bles como los retra­ta­dos en “Pro­ce­so a los eco­no­mis­tas” de Rober­to Petri­ni de per­fil espe­cial­men­te reco­no­ci­ble en los emi­sa­rios del FMI que pre­sio­nan a los gobier­nos legí­ti­ma­men­te cons­ti­tui­dos para que apli­quen medi­das anti­de­mo­crá­ti­cas en fun­ción de lo que dic­tan los mer­ca­dos y per­so­nas com­pro­me­ti­das con su cien­cia que desean devol­ver­le su genuino queha­cer, cuál es, el de pres­tar útil ser­vi­cio a los pue­blos y socie­da­des cuya reali­dad estu­dia y no al revés, como algu­nos pre­ten­den que suce­da. A esta espe­cie per­te­ne­cen, no cier­ta­men­te los equi­pos direc­ti­vos del BBVA, el San­tan­der o los ase­so­res actua­les de nues­tros polí­ti­cos sean del signo que sean…pero sí, los más de cin­co mil pro­fe­sio­na­les euro­peos que han fir­ma­do el “Mani­fies­to de eco­no­mis­tas ate­rra­dos” tex­to don­de se plan­tean los pro­ble­mas con la mis­ma bre­ve­dad, sen­ci­llez y pro­fun­di­dad, con la que se pro­po­nen las solu­cio­nes, por lo que su lec­tu­ra no pue­de fal­tar en cuan­tos deseen enten­der a qué obe­de­cen hoy en día los vai­ve­nes ban­ca­rios y los abrup­tos dien­tes de sie­rra del mer­ca­do bur­sá­til, más allá de las típi­cas vague­da­des de ter­tu­lia, pero sin nece­si­dad de per­der­se en los oscu­ran­tis­tas tec­ni­cis­mos de los que hacen gala los nue­vos gurús de esta herra­mien­ta de coer­ción polí­ti­co-social en que se ha con­ver­ti­do la economía.El docu­men­to a dis­po­si­ción del públi­co en Inter­net, denun­cia las diez fal­sas evi­den­cias en las que se fun­da­men­tan las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les impe­ran­tes des­de hace déca­das en Euro­pa, que impo­nen a la ciu­da­da­nía, toda suer­te de sacri­fi­cios como úni­cos reme­dios a unos males radi­ca­dos en fac­to­res que nada tie­nen que ver con nues­tro tra­ba­jo, nues­tra rique­za nacio­nal, nues­tra jubi­la­ción, nues­tros suel­dos, nues­tro aho­rro fami­liar, gas­to públi­co, con­su­mo interno…¡y sí! con nues­tro mode­lo de socie­dad, nues­tra for­ma de redis­tri­buir la rique­za, meca­nis­mos de equi­li­brio, armo­ni­za­ción y soli­da­ri­dad, etc. Como a dife­ren­cia del exce­len­te y mucho más volu­mi­no­so tex­to de Nao­mi Klein “La doc­tri­na del Shock” toda­vía su ense­ñan­za no ha sido edi­ta­da en for­ma­to docu­men­tal, me atre­vo a pre­sen­tar­les mi par­ti­cu­lar diges­tión para ani­mar­les a su ínte­gra lec​tu​ra​.La pri­me­ra de estas fal­sas evi­den­cias, es la que nos pre­sen­ta a los mer­ca­dos finan­cie­ros como efi­cien­tes: Según esta hipó­te­sis, es impres­cin­di­ble desa­rro­llar un mer­ca­do finan­cie­ro mun­dial­men­te inte­gra­do y dejar­lo fun­cio­nar libre­men­te para que los dis­tin­tos agen­tes, par­ti­cu­la­res, empre­sas, Esta­dos, Bancos…puedan inter­cam­biar todo tipo de títu­los, accio­nes, divi­sas, obli­ga­cio­nes, deu­da, etc, sin la más míni­ma fric­ción. De ese modo, la Ley de la ofer­ta y la deman­da actua­rá con natu­ra­li­dad y fija­rá el valor de los pro­duc­tos como con­se­cuen­cia pre­vi­si­ble de la jus­ta com­pe­ten­cia que aca­ba decan­tán­do­se por los pro­yec­tos más ren­ta­bles. Pero en los mer­ca­dos finan­cie­ros, a dife­ren­cia del de otras mer­can­cías más tan­gi­bles, esto no suce­de exac­ta­men­te así; Más bien, la com­pe­ten­cia es un fac­tor des­es­ta­bi­li­za­dor que lle­va a evo­lu­cio­nes exa­ge­ra­das crean­do las temi­das bur­bu­jas, ora en el terreno inmo­bi­lia­rio, ora en el de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, más que nada, por­que en este tipo de mer­ca­do, cuan­do el pre­cio del pro­duc­to sube, es habi­tual apre­ciar no un des­cen­so, sino un aumen­to de la deman­da, dado que es indi­ca­dor de una alta ren­ta­bi­li­dad que dis­pa­ra el “Efec­to lla­ma­da” atra­yen­do sobre si a más com­pra­do­res ansio­sos por hacer­se con el Poto­sí del momen­to, has­ta que de bue­nas a pri­me­ras, se invier­te la ten­den­cia y a todos les entran unas ganas terri­bles de des­ha­cer­se de sus títu­los, sien­do enton­ces, cuan­do enfer­ma la galli­na de los hue­vos de oro, cuya cícli­ca pre­sen­cia con­ta­gia al res­to de pro­ce­sos incu­ba­dos en el galli­ne­ro eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­vos de las socie­da­des capi­ta­lis­tas arras­tra­das has­ta el abis­mo de su pre­ci­pi­ta­ción. Para redu­cir la inefi­cien­cia e ines­ta­bi­li­dad del mer­ca­do finan­cie­ro se pro­po­ne, pri­me­ro sepa­rar­lo del res­to de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca prohi­bien­do a la ban­ca dedi­car­se a la espe­cu­la­ción para evi­tar el con­ta­gio de las bur­bu­jas y los cracks y segun­do, gra­var los movi­mien­tos de capi­ta­les al obje­to de reba­jar su poten­cia des­es­ta­bi­li­za­do­ra has­ta recu­pe­rar los nive­les reque­ri­dos por la eco­no­mía real​.La segun­da fal­sa evi­den­cia con­sis­te en cali­fi­car al mer­ca­do finan­cie­ro, como favo­re­ce­dor del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: En prin­ci­pio se nos ven­dió la idea de que los mer­ca­dos finan­cie­ros sus­ti­tui­rían en mate­ria de inver­sio­nes a la ban­ca. Pero ya hemos vis­to a dón­de nos ha lle­va­do esta línea de actua­ción; En la actua­li­dad, por para­dó­ji­co que parez­ca, son las empre­sas las que finan­cian a sus accio­nis­tas, supues­tos inver­so­res y no al revés como es lógi­co espe­rar. Los altos eje­cu­ti­vos miem­bros de la direc­ción de las gran­des empre­sas que coti­zan en bol­sa, tie­nen como prio­ri­dad, satis­fa­cer el voraz enri­que­ci­mien­to de su accio­na­ria­do a toda cos­ta, sin preo­cu­par­se del Bien Común de la empre­sa y mucho menos de las reper­cu­sio­nes socia­les a que dicha ges­tión pue­da abo­car. Para mayor éxi­to de dicha estra­te­gia, las empre­sas han de mate­ria­li­zar­se lo menos posi­ble, sea en infra­es­truc­tu­ras, mate­rias pri­mas, bie­nes de equi­po, inmue­bles o per­so­nal, pre­sen­tan­do un per­fil escu­rri­di­zo al dis­po­ner en todo momen­to la liqui­dez de su capi­tal, con la fina­li­dad de poder­se tras­la­dar a la pri­me­ra de cam­bio, allí don­de el mar­co se plie­gue a sus dra­co­nia­nas exi­gen­cias. Ante este esce­na­rio, poca capa­ci­dad de manio­bra les que­da a Gobier­nos y sin­di­ca­tos para hacer valer los dere­chos socia­les y defen­der el Esta­do del Bien­es­tar den­tro del actual mar­co legal. Para corre­gir sus efec­tos, se pro­po­ne de una par­te, demo­cra­ti­zar los órga­nos de ges­tión empre­sa­rial e incre­men­tar la fis­ca­li­dad a las ren­tas más altas para des­alen­tar la carre­ra hacia cre­ci­mien­tos insos​te​ni​bles​.La ter­ce­ra fal­sa evi­den­cia, nos habla de los mer­ca­dos finan­cie­ros como bue­nos jue­ces de la sol­ven­cia de los Esta­dos al eva­luar sus finan­zas antes de deci­dir­se por adqui­rir la deu­da que emi­ten: Nada más lejos de la reali­dad. En el mejor de los casos, los inver­so­res finan­cie­ros se guían por impul­sos y cora­zo­na­das, cuan­do no espe­cu­lan con posi­bi­li­da­des mez­qui­nas muy liga­das a los infor­mes nada desin­te­re­sa­dos de las agen­cias de cali­fi­ca­ción basa­dos en rumo­res some­ti­dos a la libre inter­pre­ta­ción de quie­nes tie­nen pues­to todo su afán e inte­rés en sacar el mayor pro­ve­cho par­ti­cu­lar a su apues­ta mone­ta­ria. Con el fin de redu­cir la nefas­ta influen­cia de estas sos­pe­cho­sas Agen­cias des­me­re­ce­do­ras de todo cré­di­to como bien seña­la Sti­glitz en su “Caí­da libre” por no haber pre­vis­to nun­ca cri­sis algu­na a tiem­po, el BCE ha de garan­ti­zar la com­pra de los títu­los emi­ti­dos por sus Esta­dos miem­bros y dotar­se de una pro­pia Agen­cia Euro­pea de Cali­fi­ca­ción que vele por la obje­ti­vi­dad de sus infor​mes​.La cuar­ta fal­sa evi­den­cia, es la que iden­ti­fi­ca un alza exce­si­va de la Deu­da Públi­ca como con­se­cuen­cia de un gas­to des­me­su­ra­do: sin embar­go, la recien­te ele­va­ción exa­ge­ra­da de la Deu­da Públi­ca euro­pea, es más debi­da a los pla­nes de res­ca­te por par­te de los Gobier­nos a las enti­da­des finan­cie­ras a cuya inter­ven­ción no duda­ron en ape­lar, mien­tras no ceja­ban en repe­tir el monó­tono man­tra neo­li­be­ral del no inter­ven­cio­nis­mo, que a un aumen­to de las pres­ta­cio­nes socia­les en el mis­mo perio­do en que se dice ha hecho apa­ri­ción la cri­sis. Es más, la con­tra­rre­vo­lu­ción fis­cal empren­di­da en todo Occi­den­te por los “La escue­la de Chica­go” ha con­tri­bui­do deci­di­da­men­te en esta direc­ción al pri­var a los Esta­dos de sus ingre­sos públi­cos habi­tua­les que en vez de armo­ni­zar entre si sus dis­tin­tas polí­ti­cas fis­ca­les, se apre­su­ra­ron des­de la caí­da del muro de Ber­lín tam­bién ellos a la com­pe­ten­cia fis­cal para arre­ba­tar­se mutua­men­te la inver­sión, bajan­do los impues­tos a las socie­da­des, a las ren­tas más altas y sobre el patri­mo­nio, plan­tea­mien­to que se ha demos­tra­do pan para hoy y ham­bre para maña­na. Poner reme­dio a la situa­ción, requie­re audi­tar por par­te de la ciu­da­da­nía, en manos de quie­nes está la Deu­da Públi­ca, para de este modo, ave­ri­guar quién la ha fomen­ta­do, pro­ce­di­mien­to que sigue la obser­va­ción de Mao “Quien más se bene­fi­cia del pro­ble­ma, resul­ta ser nor­mal­men­te quién lo crea o mantiene”.Una quin­ta fal­sa evi­den­cia, con­se­cuen­cia de la ante­rior, esta­ble­ce que es pre­ci­so redu­cir gas­tos para redu­cir la Deu­da: La macro­eco­no­mía de un país, no se rige por los mis­mos pará­me­tros cau­sa-efec­to de la micro­eco­no­mía, pon­ga­mos por caso fami­liar, en don­de un méto­do efec­ti­vo de bajar drás­ti­ca­men­te la deu­da acu­mu­la­da, pue­de con­sis­tir sen­ci­lla­men­te en fre­nar el gas­to men­sual. En el caso de la Deu­da Públi­ca, su diná­mi­ca pue­de obe­de­cer a varios fac­to­res inter­re­la­cio­na­dos, entre otros, el dife­ren­cial entre el tipo de inte­rés y la tasa de cre­ci­mien­to nomi­nal de la eco­no­mía. – No ten­go ni pajo­le­ra idea de lo que aca­bo de decir, pero sue­na bien y con­vin­cen­te – pues si la últi­ma es más débil, la Deu­da cre­ce­rá mecá­ni­ca­men­te al dis­pa­rar­se el mon­tan­te de los intere­ses. Por con­si­guien­te, para evi­tar que el sanea­mien­to de las cuen­tas públi­cas reper­cu­ta nega­ti­va­men­te en la ciu­da­da­nía, se pro­po­ne man­te­ner e inclu­so poten­ciar las pres­ta­cio­nes esta­ta­les en cuan­to a paro, nata­li­dad, vivien­da, etc, e incre­men­tar las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias para edu­ca­ción, for­ma­ción, inves­ti­ga­ción, eco­lo­gía, ener­gías reno­va­bles y nue­vas tec­no­lo­gías, con el fir­me pro­pó­si­to de impul­sar un rena­ci­mien­to eco­nó­mi­co inte­gral más equi­li­bra­do, res­pe­tuo­so y armo­nio­so con las gen­tes y el medio ambien­te don­de apa​re​ce​.La sex­ta fal­sa evi­den­cia que se nos cue­la a menu­do, es que, la reduc­ción de impues­tos esti­mu­la el cre­ci­mien­to y en con­se­cuen­cia incre­men­ta la recau­da­ción por par­te del Esta­do: Evi­den­te­men­te, la Deu­da Públi­ca, es un meca­nis­mo de trans­fe­ren­cia de rique­za, pero de los con­tri­bu­yen­tes hacia los ren­tis­tas. La polí­ti­ca fis­cal neo­li­be­ral ante­di­cha, no sólo con­tri­bu­yó a vaciar sis­te­má­ti­ca­men­te las mal­tre­chas Arcas Públi­cas obli­gan­do a los Esta­dos a emi­tir Deu­da, que tam­bién per­mi­tió a una mino­ría acu­mu­lar un exce­den­te con el cual poder adqui­rir esa mis­ma Deu­da con el mis­mo dine­ro que se habían aho­rra­do de la con­tri­bu­ción al fis­co. El resul­ta­do, es que se ha lle­ga­do a un meca­nis­mo de redis­tri­bu­ción al revés, de las cla­ses des­fa­vo­re­ci­das hacia las cla­ses pudien­tes, cuyo canal de trans­mi­sión no es otro que la Deu­da Públi­ca. Para rec­ti­fi­car este frau­de colec­ti­vo, se pro­po­ne un nue­vo régi­men fis­cal que gra­ve las for­tu­nas y la reti­ra­da inme­dia­ta de sub­ven­cio­nes y exen­cio­nes a los capi­ta­les no pro­duc­ti­vos, aun­que lo que nos pide el cuer­po es algo así como lo que se hicie­ra con la des­amor­ti­za­ción de las tie­rras no labra­das de los siglos XVIII y XIX, solo que bien hecho.Una sép­ti­ma fal­sa evi­den­cia, es la que empla­za a tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos finan­cie­ros si desea­mos ver reba­jar­se la Deu­da: Des­de Maas­tricht, los Ban­cos Cen­tra­les tie­nen prohi­bi­do finan­ciar a los Esta­dos y los Esta­dos finan­ciar a las empre­sas que han de apa­ñár­se­las en los mer­ca­dos finan­cie­ros, so pre­tex­to de que, los pri­me­ros mal­gas­tan sus recur­sos mien­tras los segun­dos son eficientes…precisamente lo con­tra­rio a las polí­ti­cas key­ne­sia­nas que saca­ron a todo Occi­den­te de la rece­sión duran­te la post­gue­rra. Esta polí­ti­ca res­tric­ti­va dog­má­ti­ca y doc­tri­na­ria, es la cau­sa de los ata­ques espe­cu­la­ti­vos sobre las eco­no­mías de paí­ses como Gra­cia, Irlan­da, Por­tu­gal y Espa­ña a los que ya sigue de cer­ca Ita­lia y en bre­ve todos los demás miem­bros de la UE, Ale­ma­nia inclui­da, al no poder gozar del res­pal­do del BCE. Para ata­jar de raíz el asun­to, se pro­po­ne devol­ver al BCE la capa­ci­dad de finan­ciar a los Esta­dos ali­vian­do su expo­si­ción a la especulación.La octa­va fal­sa evi­den­cia, inci­de en la unión Euro­pea como garan­te del mode­lo social euro­peo: La UE, lejos de afian­zar el alma social-soli­da­ria que la alum­bra­ra en pos del Esta­do del Bien­es­tar, pare­ce abne­gar de su ori­gen, per­mi­tien­do la pre­emi­nen­cia de la com­pe­ten­cia de bie­nes ser­vi­cios y mano de obra, sobre toda año­ran­te pre­ten­sión regu­la­do­ra inter­na de los dis­tin­tos paí­ses en mate­ria de dere­chos labo­ra­les o de cual­quier otra índo­le que pon­ga tra­bas a la mis­ma, sin tomar en con­si­de­ra­ción las dife­ren­cias entre los dis­tin­tos Esta­dos miem­bros de la Unión, por lo que, limi­ta­das las liber­ta­des a la libre cir­cu­la­ción de per­so­nas, mer­can­cías y capi­ta­les, la Euro­pa social se ha que­da­do en papel moja­do, mien­tras la del super­mer­ca­do finan­cie­ro se ha con­so­li­da­do por com­ple­to. Para que la ciu­da­da­nía euro­pea recu­pe­re dicho pro­yec­to social con el que se nos ven­dió el euro­peís­mo, pri­me­ro se ha de poner en cues­tión el actual des­con­trol de mer­can­cías y capi­ta­les y des­pués, sus­ti­tuir la com­pe­ten­cia por la armo­ni­za­ción en el pro­gre­so de la cons­truc­ción euro​pea​.La nove­na evi­den­cia fal­sa, es la que apun­ta al Euro como escu­do ante la cri­sis: Al prin­ci­pio esa era la idea. Pero la reali­dad es que Euro­pa ente­ra se está vien­do afec­ta­da de modo más agu­do y pro­lon­ga­do que cual­quier otra par­te del mun­do. Para que el Euro pue­da hacer dicha labor defen­si­va, debe haber una ver­da­de­ra coor­di­na­ción macro­eco­nó­mi­ca que reduz­ca los des­equi­li­brios comer­cia­les y la balan­za de pagos entre los miem­bros de la Unión.Y por últi­mo, la déci­ma fal­sa evi­den­cia que se nos pre­ten­de hacer creer, es que, la cri­sis, ha per­mi­ti­do avan­zar hacia un gobierno eco­nó­mi­co euro­peo y la soli­da­ri­dad entre los 27. A estas altu­ras del Mani­fies­to, la supues­ta evi­den­cia cae por su pro­pio peso para cuan­tos hayan pres­ta­do algo de aten­ción a su lec­tu­ra. Para hacer reali­dad esta meta de impe­rio­sa nece­si­dad, se ha de desa­rro­llar una fis­ca­li­dad y pre­su­pues­to euro­peo, que ayu­den a su con­ver­gen­cia y homo­ge­ni­za­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *