Decla­ra­ción Final del XV Semi­na­rio Inter­na­cio­nal Pro­ble­mas de la Revo­lu­ción en Amé­ri­ca Latina

Nota de Boltxe Kolek­ti­boa: pro­ble­mas de carác­ter eco­nó­mi­co han impe­di­do nues­tra pre­sen­cia een este Foro, al que se ha invi­ta­do a Boltxe Kolek­ti­boa y de cuyas con­clu­sio­nes, edu­ci­mos impor­tan­tes avan­ces teò­ri­cos, tác­ti­cos y estra­té­gi­cos. Es cier­to el lími­te de algu­nos gobier­nos pro­gre­sis­tas, pero tan cier­to es que las for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y los colec­ti­vos (en nues­tro caso) no debe­mos per­der por un momen­to de vis­ta la reali­dad polí­ti­ca y el nivel de con­cien­cia de las masas.

Este es el camino, desde Eus­kal Herria un abra­zo comu­nis­ta a las orga­ni­za­cio­nes par­ti­ci­pan­tes, con las que segui­re­mos en con­tac­to. Mien­tras lle­va­mos ade­lan­te la lucha por la Inde­pen­den­cia y el Socials­mo de Eus­kal Herria.

.….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….….…..

El mun­do con­ti­núa estre­me­cién­do­se como resul­ta­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que esta­lla­ra hace poco más de tres años en el seno del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, cuyas mani­fes­ta­cio­nes y efec­tos se exten­die­ron con cele­ri­dad, pri­me­ro a las eco­no­mías más desa­rro­lla­das y, lue­go, a todo el pla­ne­ta. Las peque­ñas y cor­tas mani­fes­ta­cio­nes de par­cial recu­pe­ra­ción, exal­ta­das por los gru­pos finan­cie­ros y los eco­no­mis­tas defen­so­res del sis­te­ma como indi­cios de que la cri­sis lle­ga­ba a su final, no han hecho más que con­fir­mar el carác­ter cícli­co de las mis­mas, en el mar­co de la cri­sis gene­ral del capitalismo.

Las medi­das ensa­ya­das por los gobier­nos y los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les para sor­tear los pro­ble­mas han deri­va­do en su agu­di­za­ción. Por efec­to de la lógi­ca del fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, la juven­tud y los pue­blos en gene­ral devie­nen en prin­ci­pa­les víc­ti­mas de la cri­sis, mas no lo enfren­tan con resig­na­ción: resis­ten, luchan y en impor­tan­tes sec­to­res enar­bo­lan pro­pues­tas sig­na­das con la exi­gen­cia de que la cri­sis la paguen los capi­ta­lis­tas que son los res­pon­sa­bles y no los trabajadores.

Des­ta­ca en la actua­li­dad que en varios pun­tos del pla­ne­ta a la lucha por el sala­rio, el empleo, la edu­ca­ción, la salud se han uni­do las ban­de­ras de la demo­cra­cia, la liber­tad y otros dere­chos polí­ti­cos. Vivi­mos un perío­do de ascen­so de la lucha de las masas y su torren­te ha derri­ba­do regí­me­nes auto­ri­ta­rios y dic­ta­to­ria­les como los de Ben Alí (Túnez) y Hoz­ni Muba­rak (Egip­to) y man­tie­ne en jaque a otros. El cues­tio­na­mien­to a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa está pre­sen­te en esas luchas, en las exi­gen­cias de los “indig­na­dos” de Espa­ña, en las huel­gas de los tra­ba­ja­do­res en Gre­cia o Ingla­te­rra, en las movi­li­za­cio­nes de la juven­tud en Amé­ri­ca, entre otros casos. Es evi­den­te que las expre­sio­nes polí­ti­cas de la cri­sis toman preeminencia.

En Amé­ri­ca Lati­na se afir­ma y cali­fi­ca en sus sec­to­res más avan­za­dos la ten­den­cia demo­crá­ti­ca, pro­gre­sis­ta y de izquier­da. Tiem­po atrás cons­ta­ta­mos que en la región se pro­du­jo un cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas y socia­les: la bur­gue­sía neo­li­be­ral y sus par­ti­dos sufrie­ron derro­tas polí­ti­co-elec­to­ra­les en varios paí­ses y per­die­ron espa­cios en los apa­ra­tos admi­nis­tra­ti­vos del Esta­do; emer­gie­ron algu­nos gobier­nos pro­gre­sis­tas como resul­ta­do de la bús­que­da del cam­bio por par­te de nues­tros pue­blos, de los com­ba­tes libra­dos en con­tra de gobier­nos entre­ga­dos abier­ta­men­te al capi­tal extran­je­ro y a los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes criollas.

Sin duda algu­na ese nue­vo esce­na­rio lati­no­ame­ri­cano sig­ni­fi­có un paso posi­ti­vo para los pue­blos, para las fuer­zas demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas y de izquier­da, pues, ali­men­tó el anhe­lo de cam­bio exis­ten­te entre las masas, afir­mó su con­fian­za en la posi­bi­li­dad de supe­rar a un sis­te­ma que solo ha traí­do ham­bre y des­es­pe­ran­za para los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos. Aspec­to tras­cen­den­te, el nue­vo momen­to puso en el tape­te de dis­cu­sión la pers­pec­ti­va del socia­lis­mo como alter­na­ti­va al deca­den­te sis­te­ma capitalista.

Sin embar­go, al pasar los años, hemos podi­do cons­ta­tar los lími­tes polí­ti­cos que afec­tan a esos gobier­nos. Unos más rápi­do que otros ini­cia­ron giros a la dere­cha trai­cio­nan­do las expec­ta­ti­vas del ini­cio de tiem­pos nue­vos para quie­nes siem­pre han vivi­do en la opre­sión. Tra­ta­dos de libre comer­cio con paí­ses o blo­ques impe­ria­lis­tas, leyes de cor­te anti popu­lar, pro­ce­sos de cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social, entre­ga de las rique­zas natu­ra­les al capi­tal extran­je­ro, medi­das eco­nó­mi­cas filo neo­li­be­ra­les han sido sus­cri­tos por casi todos esos gobier­nos que ofre­cie­ron el cambio.

De regí­me­nes que alen­ta­ban la pers­pec­ti­va de eje­cu­tar pro­fun­dos cam­bios eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y socia­les, y, por ello, abrían espa­cios para que las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da avan­cen en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, la mayo­ría se han tras­to­ca­do en diques para el avan­ce de la lucha de las masas, para la pers­pec­ti­va de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo, son, pues, gobier­nos que apun­ta­lan al mis­mo sis­te­ma capitalista.

La dere­chi­za­ción ope­ra­da en la mayo­ría de esos gobier­nos, a des­pe­cho de lo espe­ra­do por las cla­ses domi­nan­tes y el impe­ria­lis­mo, no ha pro­vo­ca­do el des­alien­to o la frus­tra­ción entre los pue­blos. El anhe­lo de cam­bio sigue pre­sen­te, se mani­fies­ta en las pro­tes­tas con­tra el des­em­pleo, por edu­ca­ción, por la tie­rra, por el agua, con­tra los impues­tos, por demo­cra­cia, por­que se escu­che su voz a la hora de tomar deci­sio­nes en las esfe­ras de gobierno.

La pers­pec­ti­va del triun­fo de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo se man­tie­ne, no depen­de de lo que hagan el opor­tu­nis­mo, el refor­mis­mo o cual­quier fac­ción bur­gue­sa pseu­do izquier­dis­ta; está en manos de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos, de las fuer­zas autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­rias. Para el triun­fo de la revo­lu­ción es indis­pen­sa­ble uti­li­zar y com­bi­nar todas las for­mas de lucha, de acuer­do a las par­ti­cu­la­ri­da­des pre­sen­tes en cada uno de los países.

Aho­ra, en el pro­pó­si­to de poner fin a la con­tra­dic­ción que mar­ca la natu­ra­le­za de la épo­ca en que vivi­mos, la con­tra­dic­ción tra­ba­jo-capi­tal, no pode­mos obviar el com­ba­te a la polí­ti­ca que la social­de­mo­cra­cia en el poder eje­cu­ta a nom­bre del cam­bio social pero en bene­fi­cio de las cla­ses domi­nan­tes y del capi­tal finan­cie­ro imperialista.

Para el avan­ce de la lucha revo­lu­cio­na­ria es indis­pen­sa­ble apar­tar de la nefas­ta influen­cia ideo­ló­gi­ca bur­gue­sa en sus dife­ren­tes expre­sio­nes al movi­mien­to obre­ro, de la juven­tud, de las muje­res, al movi­mien­to popu­lar en gene­ral; en ese pro­pó­si­to debe­mos com­bi­nar el impul­so de la lucha de las masas por sus rei­vin­di­ca­cio­nes mate­ria­les y dere­chos polí­ti­cos con el deba­te ideo­ló­gi­co que per­mi­ta des­en­mas­ca­rar el carác­ter fun­cio­nal al capi­ta­lis­mo que esas pro­pues­tas encar­nan. El des­en­mas­ca­ra­mien­to al opor­tu­nis­mo, a la social­de­mo­cra­cia for­ma par­te de la lucha ideo­ló­gi­ca que los revo­lu­cio­na­rios levan­ta­mos en con­tra del capi­ta­lis­mo y sus defen­so­res en general.

Las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da revo­lu­cio­na­ria cons­ti­tu­yen el sec­tor más avan­za­do de la ten­den­cia demo­crá­ti­ca, pro­gre­sis­ta y de izquier­da, su res­pon­sa­bi­li­dad es tra­ba­jar para que el con­jun­to de la ten­den­cia y los pue­blos en gene­ral vean y com­pren­dan los lími­tes polí­ti­cos que tie­nen los gobier­nos pro­gre­sis­tas y la natu­ra­le­za de los de carác­ter neo­li­be­ral y, sobre todo, para que asu­man las ban­de­ras y el pro­gra­ma de una autén­ti­ca revo­lu­ción que con­duz­ca al socialismo.

En ese andar es fun­da­men­tal la polí­ti­ca de uni­dad con los sec­to­res y fuer­zas intere­sa­das en la defen­sa de las aspi­ra­cio­nes y dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y pue­blos y por defen­der los intere­ses sobe­ra­nos del país.

Mas, la uni­dad debe reba­sar las fron­te­ras nacio­na­les, pues, sien­do la revo­lu­ción un pro­ce­so que debe con­cre­tar­se en cada uno de los paí­ses por su esen­cia es un movi­mien­to de carác­ter inter­na­cio­nal. El tra­ba­jo por con­fi­gu­rar un gran fren­te anti­im­pe­ria­lis­ta de los pue­blos, que se expre­se en luchas y accio­nes espe­cí­fi­cas, es nues­tro com­pro­mi­so. La soli­da­ri­dad acti­va con todos aque­llos pue­blos que luchan por la libe­ra­ción social, nacio­nal e inde­pen­den­cia es par­te de nues­tro queha­cer. Hoy mis­mo expre­sa­mos nues­tro res­pal­do a la lucha del pue­blo pales­tino en con­tra del cri­mi­nal sio­nis­mo israe­lí, al pue­blo de Puer­to Rico en su lucha por la inde­pen­den­cia, recha­za­mos el blo­queo impe­ria­lis­ta esta­ble­ci­do hace cin­co déca­das con­tra Cuba y la pre­sen­cia de tro­pas de ocu­pa­ción en Hai­tí, con­de­na­mos todo acto de agre­sión e inter­ven­ción polí­ti­co-mili­tar impul­sa­do por las poten­cias impe­ria­lis­tas en con­tra de los pueblos.

Con esfuer­zo colec­ti­vo hemos arri­ba­do a este XV Semi­na­rio Inter­na­cio­nal que, año a año, ha hecho un segui­mien­to de los pro­ble­mas medu­la­res que las cir­cuns­tan­cias impo­nen a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Res­ca­ta­mos la vali­dez de este tipo de even­tos que per­mi­ten resu­mir y com­par­tir expe­rien­cias, por ello nos com­pro­me­te­mos a dar con­ti­nui­dad a este tra­ba­jo y a difun­dir los acuer­dos y reso­lu­cio­nes asu­mi­dos en esta oca­sión. Nos con­vo­ca­mos para un even­to simi­lar den­tro de un año.

XV Semi­na­rio Inter­na­cio­nal Pro­ble­mas de la Revo­lu­ción en Amé­ri­ca Latina

Qui­to, 15 de julio de 2011

Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio de la Argentina

Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Mar­xis­ta Leni­nis­ta (Argen­ti­na)

Movi­mien­to de Muje­res Olga Bena­rio (Bra­sil)

Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio (Bra­sil)

Min­ga Sur Pal­mi­ra – Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo (Colom­bia)

Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia (mar­xis­ta-leni­nis­ta)

Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña (mar­xis­ta leninista)

Fren­te Demo­crá­ti­co Nacio­nal (Fili­pi­nas)

Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co (mar­xis­ta leninista)

Fren­te Popu­lar Revo­lu­cio­na­rio (Méxi­co)

Coor­di­na­do­ra Cari­be­ña y Lati­no­ame­ri­ca­na (Puer­to Rico)

Par­ti­do Comu­nis­ta del Tra­ba­jo de Repú­bli­ca Dominicana

Juven­tud Cari­be (Repú­bli­ca Dominicana)

Fren­te Uni­ver­si­ta­rio Revo­lu­cio­na­rio Socia­lis­ta (Vene­zue­la)

Movi­mien­to de Muje­res Ana Soto (Vene­zue­la)

Movi­mien­to de Edu­ca­ción para la Eman­ci­pa­ción (Vene­zue­la)

Movi­mien­to Gayo­nes (Vene­zue­la)

Par­ti­do Comu­nis­ta Mar­xis­ta Leni­nis­ta de Venezuela

Par­ti­do Comu­nis­tas (bol­che­vi­que) Rusia

Juven­tud Revo­lu­cio­na­ria del Ecuador

Con­fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de Muje­res por el Cambio

Movi­mien­to Popu­lar Demo­crá­ti­co (Ecua­dor)

Par­ti­do Comu­nis­ta Mar­xis­ta Leni­nis­ta del Ecuador

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.