Para gre­cia: El mode­lo «argentino»…o la otra pun­ta de la soga – Pau­la Bach

La pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­co-polí­ti­ca que azo­ta a Gre­cia sus­ci­tó la reac­ción de diver­sos eco­no­mis­tas pro­ve­nien­tes de un amplio arco ideo­ló­gi­co. Tan­to el neo­key­ne­siano Paul Krug­man como el mar­xis­ta grie­go Cos­tas Lapa­vit­sas, sugie­ren que Gre­cia aban­do­ne el euro y deva­lúe retor­nan­do a su vie­ja mone­da, el drag­ma, adop­tan­do lo que deno­mi­nan el “mode­lo” argen­tino. La “solu­ción argen­ti­na com­ple­ta” pro­po­ne Krug­man. “Si así va a estar Ate­nas den­tro de diez años, bien­ve­ni­do sea” dice Lapa­vit­sas, quién des­de una ópti­ca más de izquier­da, agre­ga a la deva­lua­ción y la sali­da del euro, la nece­si­dad –sin dema­sia­da con­vic­ción- de nacio­na­li­zar los tres prin­ci­pa­les ban­cos griegos.

El euro en Gre­cia y la con­ver­ti­bi­li­dad en Argentina

La rece­sión (o muy bajo cre­ci­mien­to, según el caso), los altos nive­les de deu­da públi­ca –con difi­cul­ta­des para acce­der al finan­cia­mien­to externo‑, la baja com­pe­ti­ti­vi­dad y la des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo, los con­tra­tos rea­li­za­dos en una mone­da cuyo valor no pue­de ser modi­fi­ca­do por los ban­cos cen­tra­les nacio­na­les, la fuga de capi­ta­les y el fan­tas­ma de corri­das ban­ca­rias, los nive­les de des­ocu­pa­ción, las reduc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, la cri­sis social y polí­ti­ca, el movi­mien­to de los “indig­na­dos”, cons­ti­tu­yen fac­to­res que hacen muy seme­jan­te el caso grie­go al caso de Argen­ti­na a fines de los años 90 y en par­ti­cu­lar al año 2001. Sin embar­go cual­quier aná­li­sis más o menos con­cre­to debe ser capaz de reco­no­cer las dife­ren­cias de con­te­ni­do de las simi­li­tu­des en las que los pro­ce­sos se mani­fies­tan. La con­ver­ti­bi­li­dad argen­ti­na duran­te los años 90 en pri­mer lugar no impli­có la eli­mi­na­ción de la mone­da nacio­nal y en segun­do lugar, cons­ti­tu­yó un caso rela­ti­va­men­te ais­la­do. La rela­ción mone­ta­ria de Argen­ti­na con el dólar ‑a dife­ren­cia de la cri­sis de la deu­da lati­no­ame­ri­ca­na en los años ’80- no ponía en jue­go la esta­bi­li­dad de la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Muy dis­tin­to es el caso de la zona euro y su rela­ción eco­nó­mi­co-polí­ti­ca con Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña, Ita­lia e Irlan­da. El euro se esta­ble­ció sobre una deter­mi­na­da divi­sión del tra­ba­jo entre los paí­ses más fuer­tes y los más débi­les de la zona que impli­có trans­fe­ren­cias finan­cie­ras des­de los ban­cos ale­ma­nes y fran­ce­ses hacia los hoy deno­mi­na­dos PIIGS. Duran­te los últi­mos 10 años estos paí­ses des­tro­za­ron sus estruc­tu­ras pro­duc­ti­vas mien­tras se con­ver­tían en impor­ta­do­res de pro­duc­tos ale­ma­nes y fran­ce­ses. Los PIIGS son par­te del arma­do del euro, de su estruc­tu­ra. No es posi­ble pen­sar una “zona euro” sin “PIIGS”. El com­ple­jo arma­do del euro sobre la base de una estruc­tu­ra inter­de­pen­dien­te hace impo­si­ble la sali­da de un país sin que ello impli­que una con­mo­ción pro­fun­da de todo el res­to. Pen­sar un “des­aco­ple” de Gre­cia, miem­bro de la Euro­zo­na, median­te una sali­da “deva­lua­to­ria” sin tener en cuen­ta el caos que se desa­rro­lla a su alre­de­dor resul­ta absur­do o, como míni­mo, abstracto. 

La deva­lua­ción y el “mode­lo” argentino

A nue­ve años del ori­gen del actual “mode­lo argen­tino”, vale la pena recor­dar en qué con­sis­tie­ron real­men­te las “ven­ta­jas” de la deva­lua­ción. Cuan­do el por enton­ces pre­si­den­te Duhal­de tras la cri­sis incon­tro­la­ble des­ata­da como pro­duc­to de la con­ver­ti­bi­li­dad, deci­dió deva­luar la pari­dad fija del peso con el dólar, los sala­rios reales caye­ron un 39% y las jubi­la­cio­nes se des­plo­ma­ron un 40% con res­pec­to al pro­me­dio 1998 – 2001. La licua­ción sala­rial redun­dó en una ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va extra­or­di­na­ria para los capi­ta­les nacio­na­les y forá­neos, basa­da en la apro­pia­ción de una cuo­ta incre­men­ta­da de plus­va­lía es decir, de un pode­ro­so aumen­to de la explo­ta­ción del tra­ba­jo y por lo tan­to, de la ganan­cia capi­ta­lis­ta. En el con­tex­to de una des­ocu­pa­ción cer­ca­na al 25% (heren­cia del mode­lo “con­ver­ti­ble”) el ejér­ci­to de reser­va resul­tó un fac­tor cla­ve de pre­sión para que las con­di­cio­nes de aumen­to extra­or­di­na­rio de la explo­ta­ción, fue­ran acep­ta­das. Para­le­la­men­te el “mode­lo argen­tino” fue favo­re­ci­do por el “vien­to de cola” de la recu­pe­ra­ción y el fuer­te ciclo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial que ope­ró a par­tir del año 2002. En este con­tex­to, el incre­men­to mun­dial del pre­cio de las mate­rias pri­mas resul­tó un ele­men­to cen­tral que favo­re­ció el boom de expor­ta­cio­nes pri­ma­rias de Argen­ti­na que goza de la ven­ta­ja adi­cio­nal de una fabu­lo­sa ren­ta extra­or­di­na­ria de la tie­rra que com­bi­na­da con un tipo de cam­bio deva­lua­do con­tri­bu­yó a mejo­rar sus­tan­cial­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad. Esta com­bi­na­ción de ele­men­tos pro­pi­ció el ciclo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co argen­tino des­de el año 2002. La des­truc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas sufri­da duran­te la cri­sis y –para no ir más lejos- duran­te la con­ver­ti­bi­li­dad, hizo que la recu­pe­ra­ción fue­ra vis­ta como una ver­da­de­ra pana­cea. Sin embar­go, agu­di­zan­do un poco la vis­ta, si bien la des­ocu­pa­ción comen­zó un camino de cla­ro des­cen­so como sub­pro­duc­to de las fabu­lo­sas con­di­cio­nes de explo­ta­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo, en el año 2005 la par­ti­ci­pa­ción de las ganan­cias de las 500 prin­ci­pa­les empre­sas en el valor agre­ga­do, se había incre­men­ta­do en un 79% res­pec­to del año 2000 mien­tras los sala­rios habían des­cen­di­do su par­ti­ci­pa­ción en un 39,19%. Recién en el año 2007, el sala­rio real pro­me­dio del con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res se acer­ca­ba a los mise­ra­bles valo­res del año 2001. Ale­ján­do­se nue­va­men­te de dichos pará­me­tros a fines de dicho año y en par­ti­cu­lar en 2008 y 2009 tras los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal. A nue­ve años de la deva­lua­ción, la actual recu­pe­ra­ción ayu­da­da nue­va­men­te por el “vien­to de cola” de la débil y con­tra­dic­to­ria recu­pe­ra­ción mun­dial del últi­mo año y medio, encuen­tra una eco­no­mía que avan­zó en sus nive­les de extran­je­ri­za­ción man­te­nien­do el carác­ter pri­ma­rio de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va, con un 40% de los tra­ba­ja­do­res en negro, un 25% de infla­ción anual apro­xi­ma­do y un sala­rio real pro­me­dio ape­nas por enci­ma de los valo­res de 2001 y muy lejano del valor de la canas­ta fami­liar. Este mode­lo tan “exi­to­so” se encuen­tra ade­más ame­na­za­do des­de varios ángu­los y fun­da­men­tal­men­te por el ries­go de una recaí­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial ¿A esto es a lo que Lapa­vit­sas (eco­no­mis­ta mar­xis­ta) le da la “bien­ve­ni­da”?

No se tra­ta de un pro­ble­ma “téc­ni­co”

Lo que hace coin­ci­dir a neo­key­ne­sia­nos y “mar­xis­tas”, es la supo­si­ción (tan arrai­ga­da duran­te las últi­mas déca­das) del carác­ter ineluc­ta­ble del capi­ta­lis­mo. Esta con­cep­ción hace pre­su­po­ner que para que los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo grie­gos superen las penu­rias a las que están some­ti­dos, debe hallar­se la mejor solu­ción “téc­ni­ca” para recom­po­ner las bases de la acu­mu­la­ción del capi­tal. El mode­lo abs­trac­to tan­to de Krug­man como de Lapa­vit­sas (con todos los mati­ces del caso) con­sis­te en sal­var al capi­tal median­te un shock deva­lua­to­rio (que el pro­pio Lapa­vit­sas reco­no­ce implí­ci­ta­men­te que podría durar ¡10 años!) que pos­te­rior­men­te per­mi­ta esta­ble­cer a lo sumo una recu­pe­ra­ción par­cial de las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res como es el caso actual de la Argen­ti­na. Amén de que es extre­ma­da­men­te difí­cil –por las con­di­cio­nes antes seña­la­das- que esta otra “pun­ta de la soga” al cue­llo de los tra­ba­ja­do­res grie­gos pue­da tener inclu­so el “éxi­to” que tuvo en la Argen­ti­na. Amén de que tan­to Lapa­vit­sas como Krug­man sos­la­yan el hecho de que Gre­cia, cuyos sec­to­res eco­nó­mi­cos fun­da­men­ta­les son aho­ra el turis­mo y la indus­tria naval, care­ce de un sec­tor con ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas como el agro argen­tino y que el pro­nós­ti­co –sobre todo para Gre­cia, el res­to de los paí­ses medi­te­rrá­neos e Irlan­da- más que un “vien­to de cola” de la eco­no­mía mun­dial pare­ce ser una fuer­te tor­men­ta de fren­te ¿Cuál es el desig­nio celes­tial que obli­ga a los tra­ba­ja­do­res grie­gos a bus­car una solu­ción para que la cla­se que los explo­ta pue­da obte­ner mejo­res con­di­cio­nes para con­ti­nuar explo­tán­do­los? ¿Cuál es el desig­nio celes­tial que obli­ga a que ade­más de los ajus­tes y penu­rias que vie­nen sopor­tan­do has­ta aho­ra, ten­gan que pre­pa­rar­se para un nue­vo saque a su sala­rio muy supe­rior al actual para ben­de­cir a la cla­se que les chu­pa la san­gre? ¿Cuál es el desig­nio que los obli­ga a unir­se a la cla­se de explo­ta­do­res para –si una impro­ba­ble recu­pe­ra­ción tuvie­ra lugar- tener que men­di­gar más tar­de, ape­nas algu­nas miga­jas que le per­mi­tan a lo sumo ara­ñar el mise­ra­ble pun­to de par­ti­da? Y ¿Cuál es final­men­te el desig­nio que impi­de a los tra­ba­ja­do­res grie­gos des­li­gar­se de los intere­ses de la cla­se que los explo­ta y unir sus fuer­zas a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res de Por­tu­gal, Espa­ña, Irlan­da e Ita­lia y tam­bién a los de los tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia, Fran­cia y de toda Euro­pa? ¿Cuál es el desig­nio que impi­de que bus­can­do esta nue­va “alian­za de cla­ses” genui­na, los tra­ba­ja­do­res grie­gos exi­jan el no pago de la deu­da públi­ca que los aco­sa, la nacio­na­li­za­ción de todos los ban­cos y el comer­cio exte­rior, la expro­pia­ción de las prin­ci­pa­les empre­sas y de las pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias ocio­sas, el con­trol obre­ro de las empre­sas esta­ta­les y la nacio­na­li­za­ción sin pago de los por­cen­ta­jes que se encuen­tran bajo pro­pie­dad extran­je­ra así como el repar­to de las horas de tra­ba­jo para aca­bar con la des­ocu­pa­ción y un sala­rio igual a la canas­ta fami­liar? ¿Cuál el desig­nio que impi­de que fren­te a la terri­ble cri­sis que azo­ta al fra­ca­sa­do pro­yec­to de la uni­dad bur­gue­sa de Euro­pa y la uto­pía reac­cio­na­ria de las sali­das nacio­na­les, los tra­ba­ja­do­res euro­peos le opon­gan la nece­si­dad de pelear con­tra sus pro­pias patro­na­les y por una Fede­ra­ción de Esta­dos Socia­lis­tas de Euro­pa? No hay desig­nio alguno que impi­da este derro­te­ro al que no obs­tan­te y sin­ce­ra­men­te, “mar­xis­tas” como Lapa­vit­sas, le hacen un fla­co favor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.