Para gre­cia: El mode­lo «argentino»…o la otra pun­ta de la soga – Pau­la Bach

La pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­co-polí­ti­ca que azo­ta a Gre­cia sus­ci­tó la reac­ción de diver­sos eco­no­mis­tas pro­ve­nien­tes de un amplio arco ideo­ló­gi­co. Tan­to el neo­key­ne­siano Paul Krug­man como el mar­xis­ta grie­go Cos­tas Lapa­vit­sas, sugie­ren que Gre­cia aban­do­ne el euro y deva­lúe retor­nan­do a su vie­ja mone­da, el drag­ma, adop­tan­do lo que deno­mi­nan el “mode­lo” argen­tino. La “solu­ción argen­ti­na com­ple­ta” pro­po­ne Krug­man. “Si así va a estar Ate­nas den­tro de diez años, bien­ve­ni­do sea” dice Lapa­vit­sas, quién des­de una ópti­ca más de izquier­da, agre­ga a la deva­lua­ción y la sali­da del euro, la nece­si­dad –sin dema­sia­da con­vic­ción- de nacio­na­li­zar los tres prin­ci­pa­les ban­cos grie­gos.

El euro en Gre­cia y la con­ver­ti­bi­li­dad en Argen­ti­na

La rece­sión (o muy bajo cre­ci­mien­to, según el caso), los altos nive­les de deu­da públi­ca –con difi­cul­ta­des para acce­der al finan­cia­mien­to externo‑, la baja com­pe­ti­ti­vi­dad y la des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo, los con­tra­tos rea­li­za­dos en una mone­da cuyo valor no pue­de ser modi­fi­ca­do por los ban­cos cen­tra­les nacio­na­les, la fuga de capi­ta­les y el fan­tas­ma de corri­das ban­ca­rias, los nive­les de des­ocu­pa­ción, las reduc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, la cri­sis social y polí­ti­ca, el movi­mien­to de los “indig­na­dos”, cons­ti­tu­yen fac­to­res que hacen muy seme­jan­te el caso grie­go al caso de Argen­ti­na a fines de los años 90 y en par­ti­cu­lar al año 2001. Sin embar­go cual­quier aná­li­sis más o menos con­cre­to debe ser capaz de reco­no­cer las dife­ren­cias de con­te­ni­do de las simi­li­tu­des en las que los pro­ce­sos se mani­fies­tan. La con­ver­ti­bi­li­dad argen­ti­na duran­te los años 90 en pri­mer lugar no impli­có la eli­mi­na­ción de la mone­da nacio­nal y en segun­do lugar, cons­ti­tu­yó un caso rela­ti­va­men­te ais­la­do. La rela­ción mone­ta­ria de Argen­ti­na con el dólar ‑a dife­ren­cia de la cri­sis de la deu­da lati­no­ame­ri­ca­na en los años ’80- no ponía en jue­go la esta­bi­li­dad de la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Muy dis­tin­to es el caso de la zona euro y su rela­ción eco­nó­mi­co-polí­ti­ca con Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña, Ita­lia e Irlan­da. El euro se esta­ble­ció sobre una deter­mi­na­da divi­sión del tra­ba­jo entre los paí­ses más fuer­tes y los más débi­les de la zona que impli­có trans­fe­ren­cias finan­cie­ras des­de los ban­cos ale­ma­nes y fran­ce­ses hacia los hoy deno­mi­na­dos PIIGS. Duran­te los últi­mos 10 años estos paí­ses des­tro­za­ron sus estruc­tu­ras pro­duc­ti­vas mien­tras se con­ver­tían en impor­ta­do­res de pro­duc­tos ale­ma­nes y fran­ce­ses. Los PIIGS son par­te del arma­do del euro, de su estruc­tu­ra. No es posi­ble pen­sar una “zona euro” sin “PIIGS”. El com­ple­jo arma­do del euro sobre la base de una estruc­tu­ra inter­de­pen­dien­te hace impo­si­ble la sali­da de un país sin que ello impli­que una con­mo­ción pro­fun­da de todo el res­to. Pen­sar un “des­aco­ple” de Gre­cia, miem­bro de la Euro­zo­na, median­te una sali­da “deva­lua­to­ria” sin tener en cuen­ta el caos que se desa­rro­lla a su alre­de­dor resul­ta absur­do o, como míni­mo, abs­trac­to. 

La deva­lua­ción y el “mode­lo” argen­tino

A nue­ve años del ori­gen del actual “mode­lo argen­tino”, vale la pena recor­dar en qué con­sis­tie­ron real­men­te las “ven­ta­jas” de la deva­lua­ción. Cuan­do el por enton­ces pre­si­den­te Duhal­de tras la cri­sis incon­tro­la­ble des­ata­da como pro­duc­to de la con­ver­ti­bi­li­dad, deci­dió deva­luar la pari­dad fija del peso con el dólar, los sala­rios reales caye­ron un 39% y las jubi­la­cio­nes se des­plo­ma­ron un 40% con res­pec­to al pro­me­dio 1998 – 2001. La licua­ción sala­rial redun­dó en una ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va extra­or­di­na­ria para los capi­ta­les nacio­na­les y forá­neos, basa­da en la apro­pia­ción de una cuo­ta incre­men­ta­da de plus­va­lía es decir, de un pode­ro­so aumen­to de la explo­ta­ción del tra­ba­jo y por lo tan­to, de la ganan­cia capi­ta­lis­ta. En el con­tex­to de una des­ocu­pa­ción cer­ca­na al 25% (heren­cia del mode­lo “con­ver­ti­ble”) el ejér­ci­to de reser­va resul­tó un fac­tor cla­ve de pre­sión para que las con­di­cio­nes de aumen­to extra­or­di­na­rio de la explo­ta­ción, fue­ran acep­ta­das. Para­le­la­men­te el “mode­lo argen­tino” fue favo­re­ci­do por el “vien­to de cola” de la recu­pe­ra­ción y el fuer­te ciclo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial que ope­ró a par­tir del año 2002. En este con­tex­to, el incre­men­to mun­dial del pre­cio de las mate­rias pri­mas resul­tó un ele­men­to cen­tral que favo­re­ció el boom de expor­ta­cio­nes pri­ma­rias de Argen­ti­na que goza de la ven­ta­ja adi­cio­nal de una fabu­lo­sa ren­ta extra­or­di­na­ria de la tie­rra que com­bi­na­da con un tipo de cam­bio deva­lua­do con­tri­bu­yó a mejo­rar sus­tan­cial­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad. Esta com­bi­na­ción de ele­men­tos pro­pi­ció el ciclo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co argen­tino des­de el año 2002. La des­truc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas sufri­da duran­te la cri­sis y –para no ir más lejos- duran­te la con­ver­ti­bi­li­dad, hizo que la recu­pe­ra­ción fue­ra vis­ta como una ver­da­de­ra pana­cea. Sin embar­go, agu­di­zan­do un poco la vis­ta, si bien la des­ocu­pa­ción comen­zó un camino de cla­ro des­cen­so como sub­pro­duc­to de las fabu­lo­sas con­di­cio­nes de explo­ta­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo, en el año 2005 la par­ti­ci­pa­ción de las ganan­cias de las 500 prin­ci­pa­les empre­sas en el valor agre­ga­do, se había incre­men­ta­do en un 79% res­pec­to del año 2000 mien­tras los sala­rios habían des­cen­di­do su par­ti­ci­pa­ción en un 39,19%. Recién en el año 2007, el sala­rio real pro­me­dio del con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res se acer­ca­ba a los mise­ra­bles valo­res del año 2001. Ale­ján­do­se nue­va­men­te de dichos pará­me­tros a fines de dicho año y en par­ti­cu­lar en 2008 y 2009 tras los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal. A nue­ve años de la deva­lua­ción, la actual recu­pe­ra­ción ayu­da­da nue­va­men­te por el “vien­to de cola” de la débil y con­tra­dic­to­ria recu­pe­ra­ción mun­dial del últi­mo año y medio, encuen­tra una eco­no­mía que avan­zó en sus nive­les de extran­je­ri­za­ción man­te­nien­do el carác­ter pri­ma­rio de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va, con un 40% de los tra­ba­ja­do­res en negro, un 25% de infla­ción anual apro­xi­ma­do y un sala­rio real pro­me­dio ape­nas por enci­ma de los valo­res de 2001 y muy lejano del valor de la canas­ta fami­liar. Este mode­lo tan “exi­to­so” se encuen­tra ade­más ame­na­za­do des­de varios ángu­los y fun­da­men­tal­men­te por el ries­go de una recaí­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial ¿A esto es a lo que Lapa­vit­sas (eco­no­mis­ta mar­xis­ta) le da la “bien­ve­ni­da”?

No se tra­ta de un pro­ble­ma “téc­ni­co”

Lo que hace coin­ci­dir a neo­key­ne­sia­nos y “mar­xis­tas”, es la supo­si­ción (tan arrai­ga­da duran­te las últi­mas déca­das) del carác­ter ineluc­ta­ble del capi­ta­lis­mo. Esta con­cep­ción hace pre­su­po­ner que para que los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo grie­gos superen las penu­rias a las que están some­ti­dos, debe hallar­se la mejor solu­ción “téc­ni­ca” para recom­po­ner las bases de la acu­mu­la­ción del capi­tal. El mode­lo abs­trac­to tan­to de Krug­man como de Lapa­vit­sas (con todos los mati­ces del caso) con­sis­te en sal­var al capi­tal median­te un shock deva­lua­to­rio (que el pro­pio Lapa­vit­sas reco­no­ce implí­ci­ta­men­te que podría durar ¡10 años!) que pos­te­rior­men­te per­mi­ta esta­ble­cer a lo sumo una recu­pe­ra­ción par­cial de las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res como es el caso actual de la Argen­ti­na. Amén de que es extre­ma­da­men­te difí­cil –por las con­di­cio­nes antes seña­la­das- que esta otra “pun­ta de la soga” al cue­llo de los tra­ba­ja­do­res grie­gos pue­da tener inclu­so el “éxi­to” que tuvo en la Argen­ti­na. Amén de que tan­to Lapa­vit­sas como Krug­man sos­la­yan el hecho de que Gre­cia, cuyos sec­to­res eco­nó­mi­cos fun­da­men­ta­les son aho­ra el turis­mo y la indus­tria naval, care­ce de un sec­tor con ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas como el agro argen­tino y que el pro­nós­ti­co –sobre todo para Gre­cia, el res­to de los paí­ses medi­te­rrá­neos e Irlan­da- más que un “vien­to de cola” de la eco­no­mía mun­dial pare­ce ser una fuer­te tor­men­ta de fren­te ¿Cuál es el desig­nio celes­tial que obli­ga a los tra­ba­ja­do­res grie­gos a bus­car una solu­ción para que la cla­se que los explo­ta pue­da obte­ner mejo­res con­di­cio­nes para con­ti­nuar explo­tán­do­los? ¿Cuál es el desig­nio celes­tial que obli­ga a que ade­más de los ajus­tes y penu­rias que vie­nen sopor­tan­do has­ta aho­ra, ten­gan que pre­pa­rar­se para un nue­vo saque a su sala­rio muy supe­rior al actual para ben­de­cir a la cla­se que les chu­pa la san­gre? ¿Cuál es el desig­nio que los obli­ga a unir­se a la cla­se de explo­ta­do­res para –si una impro­ba­ble recu­pe­ra­ción tuvie­ra lugar- tener que men­di­gar más tar­de, ape­nas algu­nas miga­jas que le per­mi­tan a lo sumo ara­ñar el mise­ra­ble pun­to de par­ti­da? Y ¿Cuál es final­men­te el desig­nio que impi­de a los tra­ba­ja­do­res grie­gos des­li­gar­se de los intere­ses de la cla­se que los explo­ta y unir sus fuer­zas a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res de Por­tu­gal, Espa­ña, Irlan­da e Ita­lia y tam­bién a los de los tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia, Fran­cia y de toda Euro­pa? ¿Cuál es el desig­nio que impi­de que bus­can­do esta nue­va “alian­za de cla­ses” genui­na, los tra­ba­ja­do­res grie­gos exi­jan el no pago de la deu­da públi­ca que los aco­sa, la nacio­na­li­za­ción de todos los ban­cos y el comer­cio exte­rior, la expro­pia­ción de las prin­ci­pa­les empre­sas y de las pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias ocio­sas, el con­trol obre­ro de las empre­sas esta­ta­les y la nacio­na­li­za­ción sin pago de los por­cen­ta­jes que se encuen­tran bajo pro­pie­dad extran­je­ra así como el repar­to de las horas de tra­ba­jo para aca­bar con la des­ocu­pa­ción y un sala­rio igual a la canas­ta fami­liar? ¿Cuál el desig­nio que impi­de que fren­te a la terri­ble cri­sis que azo­ta al fra­ca­sa­do pro­yec­to de la uni­dad bur­gue­sa de Euro­pa y la uto­pía reac­cio­na­ria de las sali­das nacio­na­les, los tra­ba­ja­do­res euro­peos le opon­gan la nece­si­dad de pelear con­tra sus pro­pias patro­na­les y por una Fede­ra­ción de Esta­dos Socia­lis­tas de Euro­pa? No hay desig­nio alguno que impi­da este derro­te­ro al que no obs­tan­te y sin­ce­ra­men­te, “mar­xis­tas” como Lapa­vit­sas, le hacen un fla­co favor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *