Los hue­vos de cor­ba­ta – Alva­ro Reizabal

Hace bien poco que en estas mis­mas líneas recor­dá­ba­mos las terri­bles des­gra­cias con que nos ame­na­za­ban los par­ti­da­rios de lle­nar nues­tro terri­to­rio de cen­tra­les nuclea­res, impres­cin­di­bles para el pro­gre­so, según ellos. Come­ría­mos ber­zas y nos ten­dría­mos que alum­brar con velas, como nues­tros ante­pa­sa­dos y no se cuan­tas papa­rru­cha­das mas. Han pasa­do ya muchos años des­de que la lucha del pue­blo vas­co con­si­guió para­li­zar aquel des­pro­pó­si­to y, cla­ro está, nin­guno de aque­llos ago­re­ros vati­ci­nios intere­sa­dos se ha cum­pli­do. Diría más, el paso del tiem­po va demos­tran­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio: es la ener­gía nuclear la que está lle­van­do a paí­ses que apos­ta­ron deci­di­da­men­te por ella a impor­tan­tes res­tric­cio­nes en el con­su­mo, para evi­tar el caos.

Es el caso de Japón. Las auto­ri­da­des nipo­nas se han vis­to obli­ga­das a adop­tar una serie de drás­ti­cas medi­das para hacer fren­te a la cri­sis des­ata­da por la para­li­za­ción de los reac­to­res nuclea­res a con­se­cuen­cia del terre­mo­to, el tsu­na­mi y el desas­tre de Fukushi­ma, don­de, por cier­to, cua­tro meses des­pués se sigue emi­tien­do radio­ac­ti­vi­dad. Aque­llo lle­vó a la para­li­za­ción de la mayor par­te de los 54 reac­to­res nuclea­res ins­ta­la­dos en el «Impe­rio del Sol Nacien­te», y a día de hoy, 35 siguen sin fun­cio­nar. Por ello, los man­da­ma­ses, que tan incom­pe­ten­tes se han ido mos­tran­do a lo lar­go de los meses trans­cu­rri­dos des­de la catás­tro­fe, han pues­to en mar­cha el lla­ma­do «Super Cool Biz», sofis­ti­ca­do pro­gra­ma para hacer fren­te al tórri­do verano japo­nés con­sis­ten­te, bási­ca­men­te, en que el per­so­nal se qui­te la cha­que­ta y la cor­ba­ta y se vis­ta con polo o una cami­sa y sus­ti­tu­ya los zapa­tron­cos por san­da­lias, algo tan sen­ci­llo, pero que, al pare­cer, va a revo­lu­cio­nar la vida nipona.

Y es que las res­tric­cio­nes ener­gé­ti­cas les han lle­va­do a no poder tener el aire acon­di­cio­na­do por deba­jo de 28 gra­dos y a no poder estar tra­ba­jan­do con cami­sa cha­que­ta y cor­ba­ta y con la tem­pe­ra­tu­ra a 15º para poder aguan­tar, estú­pi­da cos­tum­bre que, sin embar­go, es con­si­de­ra­da signo de dis­tin­ción en todos los paí­ses que se con­si­de­ran desa­rro­lla­dos. Siem­pre me ha pare­ci­do absur­do que quie­nes hacen esto en verano se empe­ñen en invierno en tra­ba­jar en man­gas de cami­sa y con la cale­fac­ción a 30 gra­dos, como si fue­ra lo más de lo más.

Y qué decir de la cor­ba­ta, ese admi­nícu­lo, ému­lo de la soga del ahor­ca­do ¿por qué es signo de res­pe­to y ele­gan­cia algo tan moles­to y, muchas veces, tan horro­ro­sa­men­te feo? Vis­to lo vis­to, lle­ga uno a la con­clu­sión de que la ener­gía nuclear es nece­sa­ria para que sus defen­so­res pue­dan seguir yen­do con zapa­tos ita­lia­nos, cha­que­ta y cor­ba­ta en verano y semi­des­nu­dos en invierno, con­tra­rian­do sis­te­má­ti­ca­men­te las leyes de la lógi­ca y de la naturaleza.

¿Por qué poner en ries­go nues­tras vidas y la de todo el pla­ne­ta para man­te­ner cos­tum­bres tan absur­das aho­ra que con la pri­ma de ries­go y el abis­mo finan­cie­ro medio mun­do tie­ne ya los hue­vos de corbata?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.