Los hue­vos de cor­ba­ta – Alva­ro Reiza­bal

Hace bien poco que en estas mis­mas líneas recor­dá­ba­mos las terri­bles des­gra­cias con que nos ame­na­za­ban los par­ti­da­rios de lle­nar nues­tro terri­to­rio de cen­tra­les nuclea­res, impres­cin­di­bles para el pro­gre­so, según ellos. Come­ría­mos ber­zas y nos ten­dría­mos que alum­brar con velas, como nues­tros ante­pa­sa­dos y no se cuan­tas papa­rru­cha­das mas. Han pasa­do ya muchos años des­de que la lucha del pue­blo vas­co con­si­guió para­li­zar aquel des­pro­pó­si­to y, cla­ro está, nin­guno de aque­llos ago­re­ros vati­ci­nios intere­sa­dos se ha cum­pli­do. Diría más, el paso del tiem­po va demos­tran­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio: es la ener­gía nuclear la que está lle­van­do a paí­ses que apos­ta­ron deci­di­da­men­te por ella a impor­tan­tes res­tric­cio­nes en el con­su­mo, para evi­tar el caos.

Es el caso de Japón. Las auto­ri­da­des nipo­nas se han vis­to obli­ga­das a adop­tar una serie de drás­ti­cas medi­das para hacer fren­te a la cri­sis des­ata­da por la para­li­za­ción de los reac­to­res nuclea­res a con­se­cuen­cia del terre­mo­to, el tsu­na­mi y el desas­tre de Fukushi­ma, don­de, por cier­to, cua­tro meses des­pués se sigue emi­tien­do radio­ac­ti­vi­dad. Aque­llo lle­vó a la para­li­za­ción de la mayor par­te de los 54 reac­to­res nuclea­res ins­ta­la­dos en el «Impe­rio del Sol Nacien­te», y a día de hoy, 35 siguen sin fun­cio­nar. Por ello, los man­da­ma­ses, que tan incom­pe­ten­tes se han ido mos­tran­do a lo lar­go de los meses trans­cu­rri­dos des­de la catás­tro­fe, han pues­to en mar­cha el lla­ma­do «Super Cool Biz», sofis­ti­ca­do pro­gra­ma para hacer fren­te al tórri­do verano japo­nés con­sis­ten­te, bási­ca­men­te, en que el per­so­nal se qui­te la cha­que­ta y la cor­ba­ta y se vis­ta con polo o una cami­sa y sus­ti­tu­ya los zapa­tron­cos por san­da­lias, algo tan sen­ci­llo, pero que, al pare­cer, va a revo­lu­cio­nar la vida nipo­na.

Y es que las res­tric­cio­nes ener­gé­ti­cas les han lle­va­do a no poder tener el aire acon­di­cio­na­do por deba­jo de 28 gra­dos y a no poder estar tra­ba­jan­do con cami­sa cha­que­ta y cor­ba­ta y con la tem­pe­ra­tu­ra a 15º para poder aguan­tar, estú­pi­da cos­tum­bre que, sin embar­go, es con­si­de­ra­da signo de dis­tin­ción en todos los paí­ses que se con­si­de­ran desa­rro­lla­dos. Siem­pre me ha pare­ci­do absur­do que quie­nes hacen esto en verano se empe­ñen en invierno en tra­ba­jar en man­gas de cami­sa y con la cale­fac­ción a 30 gra­dos, como si fue­ra lo más de lo más.

Y qué decir de la cor­ba­ta, ese admi­nícu­lo, ému­lo de la soga del ahor­ca­do ¿por qué es signo de res­pe­to y ele­gan­cia algo tan moles­to y, muchas veces, tan horro­ro­sa­men­te feo? Vis­to lo vis­to, lle­ga uno a la con­clu­sión de que la ener­gía nuclear es nece­sa­ria para que sus defen­so­res pue­dan seguir yen­do con zapa­tos ita­lia­nos, cha­que­ta y cor­ba­ta en verano y semi­des­nu­dos en invierno, con­tra­rian­do sis­te­má­ti­ca­men­te las leyes de la lógi­ca y de la natu­ra­le­za.

¿Por qué poner en ries­go nues­tras vidas y la de todo el pla­ne­ta para man­te­ner cos­tum­bres tan absur­das aho­ra que con la pri­ma de ries­go y el abis­mo finan­cie­ro medio mun­do tie­ne ya los hue­vos de cor­ba­ta?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *