Un Pro­ce­so no pue­de ser eter­na­men­te uni­la­te­ral – Iña­ki Soto

Esta nue­va visi­ta de Brian Currin a Eus­kal Herria está sien­do par­ti­cu­lar­men­te inten­sa por­que, ade­más de sus habi­tua­les con­tac­tos con per­so­nas y gru­pos impli­ca­dos en el con­flic­to, el abo­ga­do suda­fri­cano ha ofre­ci­do dos con­fe­ren­cias en los cur­sos de verano de Mira­mar y una rue­da de pren­sa. Al fina­li­zar esa ron­da Currin se mues­tra can­sa­do pero satis­fe­cho de la labor rea­li­za­da. Su obje­ti­vo es com­par­tir su expe­rien­cia y, des­de el rea­lis­mo, hacer lle­gar a la socie­dad vas­ca un men­sa­je de espe­ran­za que, según él, ya ha empe­za­do a calar entre la ciu­da­da­nía. Como señal cla­ra de que eso es así, cuen­ta cómo la noche en la que lle­gó a Donos­tia, mien­tras daba una vuel­ta por el Paseo de La Con­cha, varias per­so­nas le para­ron para dar­le áni­mos y feli­ci­tar­le por su tra­ba­jo.

Ese men­sa­je opti­mis­ta no escon­de sin embar­go otras misi­vas menos posi­ti­vas que, aun plan­tea­das con una exqui­si­ta pru­den­cia y ele­gan­cia, con un áni­mo peda­gó­gi­co enco­mia­ble, tie­nen des­ti­na­ta­rios evi­den­tes.

Los lími­tes de la uni­la­te­ra­li­dad

Currin ofre­ció una rue­da de pren­sa ayer antes de pre­sen­tar una segun­da ponen­cia sobre la par­ti­ci­pa­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en la reso­lu­ción de con­flic­tos en el cur­so «Eus­kal Herria: errea­li­ta­te eta uto­pia».

Ayer mis­mo algu­nos medios des­ta­ca­ron de nue­vo las pro­pues­tas que el abo­ga­do suda­fri­cano ha tras­la­da­do a la izquier­da aber­tza­le, como la nece­si­dad de incluir la cues­tión de las víc­ti­mas en la agen­da ‑en este caso se refi­rió explí­ci­ta­men­te a las de ETA-. Pero nadie que estu­vie­se pre­sen­te en la rue­da de pren­sa pudo no apre­ciar la vehe­men­cia con la que Currin for­mu­ló una de sus cues­tio­nes pre­vias: que un pro­ce­so no pue­de ser total­men­te uni­la­te­ral, que el Gobierno espa­ñol debe­ría asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad y dar avan­ces en algu­nas de las líneas que pue­den hacer un pro­ce­so via­ble.

A nadie esca­pa que la estra­te­gia adop­ta­da por Madrid, que con­sis­te en dar cons­tan­te­men­te vuel­tas de tuer­ca a la situa­ción mien­tras la otra par­te pone todo el acei­te para faci­li­tar una reso­lu­ción jus­ta y esta­ble, se ale­ja com­ple­ta­men­te de las reco­men­da­cio­nes bási­cas en estos casos. Por ejem­plo, la obse­sión que el Esta­do está demos­tran­do con Arnal­do Ote­gi, que la sema­na pasa­da ter­mi­nó jui­cio y ayer mis­mo ya esta­ba de nue­vo en otra sala de la Audien­cia Nacio­nal para ser juz­ga­do por deli­tos polí­ti­cos, mues­tra una ima­gen poco cons­truc­ti­va de los pode­res espa­ño­les. Currin men­cio­nó una y otra vez este caso, siem­pre den­tro de un paque­te de medi­das gene­ra­les que pue­den ayu­dar a dar avan­ces, como el fin de las medi­das excep­cio­na­les y, muy espe­cial­men­te, la lega­li­za­ción ínte­gra de la izquier­da aber­tza­le.

Pri­me­ro trans­for­mar, lue­go resol­ver

En los dos días que ha par­ti­ci­pa­do en el cur­so, Currin ha des­gra­na­do nue­ve reque­ri­mien­tos que, antes o des­pués, han de dar­se para que un pro­ce­so de reso­lu­ción sea via­ble. Una pri­me­ra mira­da a esos pun­tos (que van des­de la pre­fe­ren­cia de las par­tes por una sali­da dia­lo­ga­da a la hones­ti­dad de los medios) pue­de empu­jar a cier­ta desa­zón, dado que es evi­den­te que de momen­to la mayo­ría de ellos no se cum­plen en el caso vas­co. Sin embar­go, Currin se mues­tra con­fia­do sobre las pers­pec­ti­vas del pro­ce­so en Eus­kal Herria. En ese sen­ti­do, plan­tea que esos requi­si­tos no se sue­len dar de mane­ra simul­tá­nea y que, en su expe­rien­cia, los avan­ces en alguno de esos pun­tos tie­nen un efec­to ace­le­ran­te sobre el res­to de requi­si­tos y sobre el pro­ce­so en gene­ral.

En todo caso, antes de ahon­dar en los men­cio­na­dos requi­si­tos, Currin pun­tua­li­za que por el momen­to lo que se está dan­do en Eus­kal Herria no es un pro­ce­so de reso­lu­ción, sino más bien un pro­ce­so de trans­for­ma­ción del con­flic­to. Esa trans­for­ma­ción con­sis­te bási­ca­men­te en sacar la vio­len­cia de la ecua­ción, lograr trans­for­mar el con­flic­to arma­do en una con­fron­ta­ción lo más «lim­pia» posi­ble.

La razón por la que, entre otras cosas, Currin apues­ta por enten­der así la labor rea­li­za­da por él y su gru­po, es la nega­ti­va por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a impli­car­se en la reso­lu­ción de con­flic­tos don­de esa dimen­sión vio­len­ta es cen­tral y no exis­ten pers­pec­ti­vas reales de que sea supe­ra­da defi­ni­ti­va­men­te. No duda en repe­tir una idea que ya ha for­mu­la­do antes: que Madrid logró en bue­na medi­da blo­quear la par­ti­ci­pa­ción inter­na­cio­nal en la reso­lu­ción del con­flic­to uti­li­zan­do este argu­men­to, algo que él mis­mo pudo com­pro­bar cuan­do comen­zó a bus­car apo­yos para des­blo­quear la situa­ción vas­ca.

Como ejem­plo del fra­ca­so de inten­tar abor­dar la reso­lu­ción sin plan­tear pri­me­ro la trans­for­ma­ción, Currin recor­dó el ante­rior pro­ce­so en Eus­kal Herria, en el que, a pesar de los acuer­dos, no había un ver­da­de­ro com­pro­mi­so ni por par­te del Esta­do ni por par­te de ETA para avan­zar en el pro­ce­so has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias. La exclu­sión de la izquier­da aber­tza­le es un cla­ro ejem­plo de esa fal­ta de volun­tad por par­te del Esta­do, y el aten­ta­do de la T4 evi­den­ció tam­bién los lími­tes de la apues­ta de ETA.

Por com­pa­ra­ción, si se mira a lo ocu­rri­do duran­te los últi­mos tres años, Currin defien­de que la situa­ción ha cam­bia­do de arri­ba aba­jo, al menos en lo que a la par­te aber­tza­le se refie­re. Res­pec­to a las expec­ta­ti­vas que se abren, según Currin, por ese camino los aber­tza­les gana­rán en cre­di­bi­li­dad, serán una fuer­za más poten­te y logra­rán el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal. En un nue­vo esce­na­rio de nor­ma­li­za­ción, «los aber­tza­les pue­den lograr sus obje­ti­vos, y no hablo de den­tro de déca­das, hablo de un tiem­po razo­na­ble», afir­mó Currin.

Nue­ve requi­si­tos en los que avan­zar

En su suma­rio, Currin des­ta­ca como pri­me­ra con­di­ción que las par­tes deben pre­fe­rir una reso­lu­ción nego­cia­da a un esque­ma de segu­ri­dad o enfren­ta­mien­to. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, Currin com­pa­ró en este pun­to la posi­ción de Madrid con la cerra­zón mos­tra­da por el Gobierno tur­co ante las mues­tras de bue­na volun­tad de los kur­dos.

El segun­do requi­si­to es que los res­pec­ti­vos líde­res ten­gan el apo­yo de su base.

El com­pro­mi­so con una visión com­par­ti­da de futu­ro es otra de las cla­ves que sub­ra­ya Currin. En este caso plan­tea que, más allá de la pre­fe­ren­cia por una sali­da nego­cia­da, esa pre­fe­ren­cia debe ir más allá y plas­mar­se en una con­fian­za recí­pro­ca, explo­ran­do los deseos y los intere­ses de la otra par­te, asu­mien­do la nece­si­dad de hacer con­ce­sio­nes.

Según Currin no se le sue­le dar la impor­tan­cia sufi­cien­te a la cues­tión del lide­raz­go, pero si aten­de­mos a otros casos, es evi­den­te que han sido gran­des líde­res los que han logra­do abrir nue­vos esce­na­rios que antes pare­cían impo­si­bles. Currin plan­tea que no es sufi­cien­te con que los líde­res sean efec­ti­vos o popu­la­res, sino que tie­nen que ser éti­ca­men­te hones­tos y abier­tos de men­te.

Es asi­mis­mo nece­sa­rio cons­truir un con­tex­to de con­fian­za y garan­tías, que con­lle­ve un cier­to equi­li­brio de poder entre las par­tes, algo en lo que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pue­de ayu­dar. No cabe duda de que en el caso vas­co la Decla­ra­ción de Bru­se­las abrió una opor­tu­ni­dad y que los pasos dados por la izquier­da aber­tza­le en su con­jun­to han logra­do equi­li­brar una balan­za que en aquel momen­to esta­ba muy incli­na­da.

La trans­pa­ren­cia es otra de las ideas que Currin des­ta­có, y acep­tó que cuan­do se fami­lia­ri­zó con la situa­ción vas­ca le sor­pren­dió ver que ese valor era aje­na a la mane­ra en la que se habían ges­tio­na­do has­ta aho­ra los inten­tos de reso­lu­ción.

Evi­den­te­men­te, el pun­to ante­rior tie­ne que ver con la nece­sa­ria hones­ti­dad de los medios, un tema que apa­re­ció de mane­ra recu­rren­te duran­te todas las com­pa­re­cen­cias públi­cas de Currin.

Asi­mis­mo, Currin defen­dió que una reso­lu­ción via­ble debe­rá con­tar con la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, por­que de nos ser así está con­de­na­da al fra­ca­so.

Por últi­mo, Currin afir­mó que bajo las con­di­cio­nes expre­sa­das es posi­ble que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal se impli­que y apor­te en la reso­lu­ción de un con­flic­to. Currin con­fir­mó el com­pro­mi­so de los miem­bros del Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to (GIC) para hacer efec­ti­va esa impli­ca­ción y rei­vin­di­co la labor rea­li­za­da has­ta el momen­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *