La últi­ma juga­da de EB com­pli­ca el futu­ro – Iña­ki Irion­do

Ezker Batua, unas siglas en abier­ta des­com­po­si­ción, divi­di­das en fami­lias irre- con­ci­lia­bles y con una vía de agua inta­po­na­ble en su hono­ra­bi­li­dad y cre­di­bi­li­dad, ha cam­bia­do el mapa ins­ti­tu­cio­nal pre­vi­si­ble de Eus­kal Herria en el últi­mo momen­to. Cuan­do Bil­du anun­ció que daría sus votos a Xabier Agi­rre y el coor­di­na­dor gene­ral de EB, Mikel Ara­na, acla­ró que su for­ma­ción no pro­pi­cia­ría el acce­so al poder del PP ni por acti­va ni por pasi­va, se dio por hecho que el PNV man­ten­dría la Dipu­tación de Ara­ba.

Sin embar­go, unos diri­gen­tes más preo­cu­pa­dos de sus intere­ses par­ti­cu­la­res que por hacer un aná­li­sis glo­bal de futu­ro de país, se pusie­ron la «izquier­da» por mon­te­ra y deci­die­ron rom­per con la lógi­ca. Según su pro­pia ver­sión, en lugar de acep­tar lo que ofre­cía el PNV, pre­fi­rie­ron dejar «gra­tis» la Dipu­tación en manos del PP.

Lue­go se supo que había tam­bién car­gos y dine­ros de por medio, aun­que no se cono­ce aún si los de Anto­nio Basa­goi­ti paga­ron pre­cio en su inten­ción de hacer «lo posi­ble y lo impo­si­ble» por acce­der al poder.

El caso es que, en este momen­to, cada ins­ti­tu­ción de Hego Eus­kal Herria está diri­gi­da por un par­ti­do dis­tin­to. En Nafa­rroa, el Gobierno está en manos de UPN, con el PSN como apén­di­ce, y la situa­ción en Iru­ñea es muy pare­ja; en Biz­kaia la Dipu­tación y la alcal­día de Bil­bo corres­pon­den al PNV; Ara­ba y su capi­tal están bajo el poder del PP; Gipuz­koa está pre­si­di­da por Bil­du; mien­tras que el Eje­cu­ti­vo de Lakua tie­ne la sigla del PSE. A esto se le suma que muchos de esos gobier­nos son mino­ri­ta­rios, lo que obli­ga no sólo a acuer­dos entre dife­ren­tes, sino inclu­so entre anta­gó­ni­cos.

Des­con­cier­to fis­cal

Ade­más de los pro­ble­mas evi­den­tes que pue­de cau­sar esta ato­mi­za­ción, hay un par de cues­tio­nes estra­té­gi­cas que en este momen­to se pre­sen­tan como más difí­ci­les de abor­dar que hace una sema­na.

Una de estas cues­tio­nes es la de la refor­ma de la fis­ca­li­dad a la bús­que­da de una mayor jus­ti­cia recau­da­to­ria y dis­tri­bu­ti­va. El PNV de Ara­ba, en sus nego­cia­cio­nes con EB, había dado algu­nos pasos en este sen­ti­do, des­de la con­vic­ción de que si reedi­ta­ba man­da­to en la Dipu­tación no iba a tener más reme­dio que abor­dar la cues­tión. Hace unos meses, Xabier Agi­rre ya plan­teó la nece­si­dad de deba­tir sobre la cues­tión, en pará­me­tros dis­tin­tos a los que plan­tea, por ejem­plo, el PNV de Biz­kaia. Ade­más, el ABB con­tem­pla­ba que la pre­sión de Bil­du des­de Gipuz­koa y del PSE des­de el Gobierno de Lakua obli­ga­rían a mover­se. Jun­to a esto, mane­ja­ba la pre­vi­sión de que la Hacien­da espa­ño­la res­ta­ble­ce­rá pró­xi­ma­men­te el Impues­to de Patri­mo­nio.

Todo esto hacía que en el con­jun­to de la CAV exis­tie­ra una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble a abor­dar refor­mas fis­ca­les des­de una pers­pec­ti­va que podría cali­fi­car­se de «pro­gre­sis­ta» y ven­cer las reti­cen­cias que ya vie­ne mos­tran­do la Dipu­tación de José Luis Bil­bao.

Sin embar­go, la ocu­rren­cia de EB de votar su pro­pio «pro­gra­ma de izquier­das» ‑ade­más de la cola­bo­ra­ción del PSE- han hecho que acce­da a la Dipu­tación de Ara­ba un Javier de Andrés que des­de su dis­cur­so de inves­ti­du­ra ya acla­ró que sus inten­cio­nes en mate­ria fis­cal no pasan ni por subir tipos a la ren­tas más altas ni por «espan­tar» a las empre­sas modi­fi­can­do el Impues­to de Socie­da­des.

Habrá que ver lo que da de sí la anun­cia­da reu­nión del lehen­da­ka­ri, Patxi López, con las tres dipu­tacio­nes fora­les a cele­brar en los pró­xi­mos días para hablar de la cues­tión de la fis­ca­li­dad y tra­tar de hacer­la «más jus­ta, soli­da­ria y equi­ta­ti­va», pero a prio­ri se obser­va que las opcio­nes más «libe­ra­les» se han vis­to refor­za­das en los órga­nos de coor­di­na­ción.

Nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca

Otro de los ejes de futu­ro es el de la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y la aper­tu­ra de un nue­vo tiem­po en Eus­kal Herria. Los pasos que se den des­de aquí son impor­tan­tes pero sería bene­fi­cio­so para todos que el Esta­do fue­ra acom­pa­ñán­do­los tam­bién.

Si la situa­ción del Ebro para aba­jo no da un vuel­co en los pró­xi­mos meses ‑un mila­gro que pare­ce supe­rar inclu­so los pode­res del repu­tado Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba- cabe pen­sar razo­na­ble­men­te que el pró­xi­mo Gobierno espa­ñol esta­rá en manos del PP; y las apues­tas se cen­tra­rán en si Mariano Rajoy alcan­za­rá o no la mayo­ría abso­lu­ta.

En esas con­di­cio­nes, habría sido impor­tan­te que el mayor núme­ro de ins­ti­tu­cio­nes vas­cas estu­vie­ra en manos de for­ma- cio­nes que apues­tan por la nor­ma­li­za­ción, la lega­li­za­ción de todos los par­ti­dos, el res­pe­to a los dere­chos de las pre­sas y pre­sos y el reco­no­ci­mien­to del dere­cho a deci­dir. A la vis­ta de la situa­ción de Nafa­rroa, con­ve­nía por tan­to que al menos las dipu­tacio­nes de la CAV se situa­rán en esa pers­pec­ti­va, a la espe­ra de que unas futu­ras elec­cio­nes auto­nó­mi­cas tam­bién die­ran paso a un gobierno aber­tza­le en Aju­ria Enea.

Y en este con­tex­to, de nue­vo, la juga­da de EB de Ara­ba ofre­ce al futu­ro gobierno espa­ñol del PP (y de las FAES) un pun­to de des­com­pre­sión en tie­rra vas­ca. Y lo hace, ade­más, en el momen­to en el que en Ara­ba el voto aber­tza­le supera en tér­mi­nos abso­lu­tos al unio­nis­ta.

No es que las dipu­tacio­nes sean por sí mis­mas una pun­ta de lan­za de un movi­mien­to por la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca, pero en una coyun­tu­ra de ofen­si­va por la recu­pe­ra­ción de dere­chos, pue­den ser­vir para aunar y sumar fuer­zas.

Y pese a que el PP de la CAV da mues­tras de estar en pará­me­tros más civi­li­za­dos que los dic­ta­dos que ema­nan de la Calle Géno­va y, sobre todo de la Fun­da­ción Faes que pre­si­de José María Aznar, nada hace pre­ver que Javier de Andrés pue­da ser un agen­te de cam­bio en este terreno.

La situa­ción del PNV

A par­tir de que el jue­ves per­die­ra la Dipu­tación de Ara­ba, el PNV se encuen­tran en su cota de poder ins­ti­tu­cio­nal más baja des­de 1979. Exclui­do de Aju­ria Enea, entre las gran­des ins­ti­tu­cio­nes solo cuen­ta con la Dipu­tación de Biz­kaia y la alcal­día de Bil­bo. Bien es cier­to que hace cua­tro años pudo ocu­rrir­le lo mis­mo, pues tam­po­co ganó ni en Ara­ba ni en Gipuz­koa, pero enton­ces se le pusie­ron a favor los con­di­cio­nan­tes tác­ti­cos para encon­trar apo­yos y el fac­tor suer­te que esta vez han juga­do en su con­tra.

El PNV debe afron­tar has­ta fin de año un pro­ce­so de reno­va­ción del EBB que todo indi­ca que será tran­qui­lo, pues­to que pare­ce que Iñi­go Urku­llu está dis­pues­to a dar esta­bi­li­dad a los equi­li­brios inter­nos pac­ta­dos hace cua­tro años. Lo que que­da por ver es si los movi­mien­tos regio­na­les que algu­nos pare­cen estar intere­sa­dos en agi­tar en Gipuz­koa y en Ara­ba no aca­ban tenien­do reper­cu­sio­nes en Sabin Etxea.

A la hora de repar­tir cul­pas, los medios unio­nis­tas se ceban en Jose­ba Egi­bar e Iña­ki Gere­na­ba­rre­na, pre­si­den­tes del GBB y del ABB res­pec­ti­va­men­te. Pero hay otros obser­va­do­res a los que no se les esca­pa que la mayor pér­di­da de peso ins­ti­tu­cio­nal del par­ti­do se ha dado, pre­ci­sa­men­te, bajo el man­da­to de Iñi­go Urku­llu y con una pra­xis polí­ti­ca que vie­ne de los tiem­pos de Josu Jon Imaz.

Al PNV, ade­más, le ha sur­gi­do un com­pe­ti­dor de fuer­za des­co­no­ci­da has­ta el momen­to en el cam­po del aber­tza­lis­mo, Bil­du, que se pre­sen­ta inclu­so como una ame­na­za real a la hege­mo­nía jel­tza­le.

La caí­da del PSE

El vier­nes, a rebu­fo toda­vía de lo ocu­rri­do en Ara­ba, el secre­ta­rio gene­ral de Orga­ni­za­ción del PSE, Alfon­so Gil, empla­zó al PNV, «empe­zan­do por Iñi­go Urku­llu», a lle­var a cabo una «una refle­xión a fon­do» sobre su «pér­di­da de poder ins­ti­tu­cio­nal», cau­sa­da por «una acción polí­ti­ca basa­da en el resen­ti­mien­to» y en el «aco­so y derri­bo al Gobierno vas­co».

A la vis­ta de sus resul­ta­dos del 22‑M, y con la hui­da de casi la ter­ce­ra par­te de sus votos, no es pre­ci­sa­men­te el PSE quién pue­de tra­tar de dar lec­cio­nes a nadie. Per­di­das las alcal­días de Gas­teiz y la de Donos­tia (esta últi­ma de for­ma espe­cial­men­te dolo­ro­sa), la úni­ca gran ins­ti­tu­ción que le que­da es el Gobierno de Lakua. Evi­den­te­men­te, no es poco, pues es la mayor de todas en cuan­to a com­pe­ten­cias y pre­su­pues­to, pero a nadie se le ocul­ta que, a estas altu­ras, da la impre­sión de que el Eje­cu­ti­vo de Patxi López tie­ne fecha de cadu­ci­dad en las pró­xi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas.

Cabe recor­dar que, pese a los dis­cur­sos de López ani­man­do a sus altos car­gos a vol­ver a conec­tar «con la mayo­ría del país», esa mayo­ría nun­ca estu­vo con el PSE. No ganó las pasa­das elec­cio­nes auto­nó­mi­cas. Si pudo lle­gar a Aju­ria Enea fue por la tram­pa que supo­ne la ile­ga­li­za­ción de un sec­tor polí­ti­co, y por los con­di­cio­nan­tes de la ley elec­to­ral, que dio más esca­ños al pac­to que tenía menos votos.

En el nue­vo esce­na­rio polí­ti­co abier­to tras la lega­li­za­ción de Bil­du, y a la espe­ra de que se repon­gan dere­chos polí­ti­cos y civi­les con la futu­ra lega­li­za­ción de Sor­tu, no entra en las pre­vi­sio­nes lógi­cas que PSE y PP pue­dan vol­ver a sumar mayo­ría abso­lu­ta en el Par­la­men­to de Gas­teiz. Así que si Patxi López aspi­ra a vol­ver al Gobierno, la úni­ca fór­mu­la posi­ble es que lo haga como vice­lehen­da­ka­ri de un jel­tza­le.

Lec­ción en Nafa­rroa

Otra de las con­se­cuen­cias de la recom­po­si­ción del mapa ins­ti­tu­cio­nal tras las pasa­das elec­cio­nes ha sido la nove­dad de un gobierno de coa­li­ción en Nafa­rroa, don­de UPN ha vuel­to a echar mano del PSN, pero esta vez lo ha inclui­do en el repar­to de con­se­je­rías.

El movi­mien­to ha ser­vi­do para que quie­nes toda­vía con­ser­va­ban la espe­ran­za de que este PSN pue­de ser un agen­te de cam­bio en el esce­na­rio polí­ti­co nava­rro la aban­do­nen defi­ni­ti­va­men­te.

Ara­lar, por ejem­plo, ya ha anun­cia­do el ini­cio de un aná­li­sis interno para explo­rar otras rutas que per­mi­tan lle­gar al cam­bio sin el PSN. Es cier­to que el camino no es fácil, pero es mucho más prac­ti­co afron­tar un reto duro que enga­ñar­se pen­san­do que hay ata­jos don­de sólo cre­ce la male­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *