Izquier­da uni­da (EB) a la dere­cha (PNV). La des­truc­ción demo­crá­ti­ca de Bil­bao – Iña­ki Uriarte

Uno de los acon­te­ci­mien­tos más des­di­cha­dos que ha sopor­ta­do Bil­bao en las tres recien­tes legis­la­tu­ras, espe­cial­men­te los últi­mos ocho años ha sido la abso­lu­ta e impu­ne tira­nía muni­ci­pal de Iña­ki Azku­na, el alcal­de más espa­ño­lis­ta que ha pade­ci­do la villa des­de los fran­quis­tas fas­cis­tas José Mª Areil­za y Pilar Carea­ga. Su par­ti­do, PNV, ha actua­do con la impres­cin­di­ble numé­ri­ca­men­te y ver­gon­zo­sa éti­ca­men­te, entre­ga de Ezker Batua, ini­cial y sólo nomi­nal­men­te, Izquier­da Uni­da. Diri­gi­da por la Con­ce­jal Dele­ga­da del Área de Urba­nis­mo Julia Madra­zo, ha rene­ga­do rotun­da­men­te de su idio­sin­cra­sia y a los pocos ins­tan­tes de su pac­to muni­ci­pal ya per­ci­bió el bene­fi­cio y pla­cer de la pasi­vi­dad cola­bo­ra­do­ra con la derecha.

Su sor­pren­den­te renun­cia a una polí­ti­ca pro­gre­sis­ta y de izquier­da, ape­nas algu­nos ges­tos de géne­ro y otros popu­lis­tas ha oca­sio­na­do, entre otros deba­cles, que su par­ti­do haya per­di­do tam­bién el con­cep­to de “uni­da”. Impor­tan­tes miem­bros y cola­bo­ra­do­res del par­ti­do abso­lu­ta­men­te decep­cio­na­dos han ido aban­do­nan­do suce­si­va­men­te la afi­lia­ción y nume­ro­sí­si­mos votan­tes y sim­pa­ti­zan­tes han com­pro­ba­do asom­bra­dos la con­ta­mi­na­ción que ha pro­du­ci­do el some­ti­mien­to al PNV y otras mane­ras como el gus­to por el poder, ape­go al sillón, la como­di­dad del car­go cho­fer, asis­ten­te y demás aga­sa­jos, embru­jo del sala­rio, etc.

Asi­mis­mo, debe resal­tar­se la com­pla­cien­te com­pli­ci­dad de la auto­de­no­mi­na­da opo­si­ción PSE y PP que sal­vo en momen­tos de opor­tu­ni­dad ha tran­si­ta­do por la pasi­vi­dad con los resul­ta­dos cono­ci­dos. La ciu­da­da­nía vas­ca inquie­ta, pro­gre­sis­ta, no mani­pu­la­ble por los medios afi­nes al poder, El Correo (del) Espa­ñol, cons­cien­te de sus valo­res urba­nos y sig­ni­fi­ca­dos iden­ti­ta­rios asis­te asom­bra­da a esta per­ver­sión muni­ci­pal de con­ver­tir Bil­bao en una ciu­dad esca­pa­ra­te española.

La fal­ta de repre­sen­ta­ti­vi­dad de una impor­tan­te par­te de la pobla­ción para con­tra­rres­tar tan nefas­ta ges­tión, veta­da por una inde­cen­te poli­cial Ley de Par­ti­dos dic­ta­da por el anti­vas­co pac­to PSOE-PP, ha sido uti­li­za­da para favo­re­cer todos los sín­to­mas de la degra­da­ción urba­na: impo­si­ción, pre­va­ri­ca­ción y corrup­ción. Des­de una con­tem­pla­ción urba­nís­ti­ca y arqui­tec­tó­ni­ca la socie­dad vas­ca esta­mos pade­cien­do la des­truc­ción demo­crá­ti­ca de ciu­dad y el territorio.

La ges­tión del Área de Urba­nis­mo diri­gi­da por Madra­zo doble­ga­da a las órde­nes del poder del PNV, sín­te­sis de ser­vi­cio a la espe­cu­la­ción y des­truc­ción del patri­mo­nio arqui­tec­tó­ni­co y urba­nís­ti­co, ha sido uno de los ejem­plos más des­gra­cia­dos que se pue­dan con­tem­plar en una ciu­dad civi­li­za­da euro­pea, sin tener la dig­ni­dad per­so­nal, social y cul­tu­ral que impi­die­se tan­ta igno­ran­cia, bru­ta­li­dad y des­pil­fa­rro, o dimitir.

Sufri­da y asu­mi­da social­men­te la decep­ción de Aban­doi­ba­rra, inclui­da la recien­te pla­za Eus­ka­di, es pre­ci­so adver­tir que los pre­mios muni­ci­pa­les reci­bi­dos se com­pran en el mer­ca­do mun­dial a cam­bio de con­tra­pres­ta­cio­nes. Resul­ta sor­pren­den­te que una par­te tan impor­tan­te de Bil­bao como Zorrotzau­rre, 700.000 m², se ges­tio­ne por una enti­dad pri­va­da domi­na­da por una inmo­bi­lia­ria, y que se haya per­mi­ti­do sin con­cur­so alguno adju­di­car su orde­na­ción y qui­zá cons­truc­ción a una pres­ti­gio­sa arqui­tec­ta Zaha Hadid, para que debu­te hacien­do urba­nis­mo, con cri­te­rios pro­pios de emi­ra­tos corrup­tos con extra­va­gan­cias for­ma­les y cos­to­sos des­pil­fa­rros, con la social­men­te fra­ca­sa­da fina­li­dad sen­sa­cio­na­lis­ta de des­em­bar­car en las ori­llas de la ría pro­yec­tos de auto­ría famo­sa, al mar­gen de sus opor­tu­ni­dad y calidad.

A su vez, como pre­si­den­ta de la Comi­sión del Patri­mo­nio de Bil­bao, orga­nis­mo muni­ci­pal que reite­ra­da­men­te ha mos­tra­do su pre­po­ten­cia polí­ti­ca e insol­ven­cia cul­tu­ral, sus reso­lu­cio­nes han sido un per­ma­nen­te home­na­je a la bar­ba­rie monu­men­tal. Inclu­so en oca­sio­nes ha cedi­do la pre­si­den­cia de dicho al con­ce­jal de Obras y Ser­vi­cios José Luis Sabas sobra­da­men­te cono­ci­do por su ins­tin­to bási­co des­truc­tor y sus pre­po­ten­tes moda­les en estos nefas­tos años para el patri­mo­nio monu­men­tal. Obe­de­cien­do los intere­ses espe­cu­la­ti­vos de la alcal­día, es decir del PNV, ha auto­ri­za­do ver­gon­zo­sa­men­te todas las alte­ra­cio­nes del gra­do de pro­tec­ción de las edi­fi­ca­cio­nes cata­lo­ga­das para per­mi­tir su demo­li­ción o deformación.

Recor­de­mos algu­nos de los más des­gra­cia­dos epi­so­dios. Ade­más de admi­tir la tala de árbo­les y des­truc­ción de la Pla­za Darío de Rego­yos para las sal­va­jes World Series, la des­truc­ción de la Esca­li­na­tas y Ram­pas de Uri­bi­tar­te y del cer­cano Depó­si­to Fran­co para una corrup­ta ope­ra­ción inmo­bi­lia­ria, la eli­mi­na­ción abso­lu­ta de las bellí­si­mas naves de San­ta Ana de Bolue­ta, excep­to o que no estor­ba­ba para el pro­yec­to de vivien­das, la chi­me­nea y una peque­ña cen­tral hidro­eléc­tri­ca, deni­gran­te clau­di­ca­ción en el arco y tri­bu­na de San Mames, indi­fe­ren­cia ante la bana­li­za­ción de las pla­zas Egui­llor, Jado y la esta­fa social con la des­apa­ri­ción de la fuen­te monu­men­tal en la de Zabal­bu­ru, admi­tir la hor­te­ra­da colo­ra­da del Puen­te de La Sal­ve, la agre­sión por intro­mi­sión al entorno de pro­tec­ción de la Uni­ver­si­dad de Deus­to con la pasa­re­la de Aban­doi­ba­rra, la vul­gar inter­ven­ción ridi­cu­li­zan­do la casa-torre de Uri­zar en Ira­la, la afec­ción con muros de hor­mi­gón ya cons­trui­dos al entorno pro­te­gi­do de la anti­gua hari­ne­ra de El Pon­tón, actual ikas­to­la Abu­su en Bolue­ta, estan­do para­li­za­da su con­ti­nua­ción por reso­lu­ción judi­cial la pér­di­da del carác­ter marí­ti­mo flu­vial de la Ría con el derri­bo de las bali­zas por­tua­rias cata­lo­ga­das en la mar­gen dere­cha, la nº 940 jun­to al puen­te de La Sal­ve y la 930 jun­to al de Deus­tua, la des­apa­ri­ción del edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ca, en María Díaz de Haro 3 para Archi­vo Nacio­nal His­tó­ri­co Vas­co, el abu­si­vo volu­men des­cui­da­da­men­te aña­di­do en la refor­ma del Tea­tro Cam­pos Elí­seos, el vacia­do inte­rior para fomen­tar el facha­dis­mo en el Coli­seo Albia, y en el edi­fi­cio de la Unión Far­ma­céu­ti­ca, el rotun­do fra­ca­so ini­cial­men­te con el pre­ten­di­do man­te­ni­mien­to de la dár­se­na (canal) de Deus­tu y pos­te­rior derro­ta social y judi­cial con el inten­to de relleno par­cial, la indi­fe­ren­cia ante la evi­den­te ile­ga­li­dad y absur­da obra del Mer­ca­do de la Ribe­ra, la incom­pren­si­ble entre­ga a un dise­ña­dor para la con­si­guien­te abe­rra­ción arqui­tec­tó­ni­ca y sos­pe­cho­so des­pil­fa­rro de la Alhón­di­ga y el con­si­guien­te urbi­ci­dio de la pla­za Arri­qui­bar, la indi­fe­ren­cia ante la des­apa­ri­ción del Cuar­tel de Gare­llano para otra juga­da inmo­bi­lia­ria encu­bier­ta con un simu­la­cro de con­cur­so y el con­si­guien­te e irra­cio­nal tras­la­do de la poli­cía muni­ci­pal y bom­be­ros a Miri­bi­lla que nece­si­ta­rán una base auxi­liar bajo el Puen­te de Deus­tu la igno­ran­te com­pla­cen­cia ante la des­apa­ri­ción del Gara­je RAG impues­ta por el des­acre­di­ta­do por anti­vas­co BBVA, el silen­cio ante el anun­cia­do des­pro­pó­si­to de derri­bar la esta­ción de Aban­do para una hipo­té­ti­ca lle­ga­da del TAV al que su par­ti­do se ha opues­to ini­cial y tími­da­men­te para cubrir la hipó­cri­ta apa­rien­cia de preo­cu­pa­ción por el medio ambiente.

Su lamen­ta­ble acti­tud de con­des­cen­den­cia duran­te dema­sia­dos años con una dere­cha esen­cial­men­te espe­cu­la­ti­va dis­fra­za­da de bil­bai­nis­mo regio­na­lis­ta ha desin­te­gra­do un res­pe­ta­ble par­ti­do, nece­sa­rio en el ámbi­to esta­tal, des­acre­di­tan­do sus raí­ces y saqueán­do­lo ideo­ló­gi­ca­men­te. Los pro­nós­ti­cos elec­to­ra­les san­cio­nan su cala­mi­to­sa ges­tión augu­ran­do su mere­ci­da y jus­ta des­apa­ri­ción del nue­vo esce­na­rio polí­ti­co municipal.

Iña­ki Uriarte

Arqui­tec­to

Bil­bao, 2011.05.05

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.