Izquier­da uni­da (EB) a la dere­cha (PNV). La des­truc­ción demo­crá­ti­ca de Bil­bao – Iña­ki Uriar­te

Uno de los acon­te­ci­mien­tos más des­di­cha­dos que ha sopor­ta­do Bil­bao en las tres recien­tes legis­la­tu­ras, espe­cial­men­te los últi­mos ocho años ha sido la abso­lu­ta e impu­ne tira­nía muni­ci­pal de Iña­ki Azku­na, el alcal­de más espa­ño­lis­ta que ha pade­ci­do la villa des­de los fran­quis­tas fas­cis­tas José Mª Areil­za y Pilar Carea­ga. Su par­ti­do, PNV, ha actua­do con la impres­cin­di­ble numé­ri­ca­men­te y ver­gon­zo­sa éti­ca­men­te, entre­ga de Ezker Batua, ini­cial y sólo nomi­nal­men­te, Izquier­da Uni­da. Diri­gi­da por la Con­ce­jal Dele­ga­da del Área de Urba­nis­mo Julia Madra­zo, ha rene­ga­do rotun­da­men­te de su idio­sin­cra­sia y a los pocos ins­tan­tes de su pac­to muni­ci­pal ya per­ci­bió el bene­fi­cio y pla­cer de la pasi­vi­dad cola­bo­ra­do­ra con la dere­cha.

Su sor­pren­den­te renun­cia a una polí­ti­ca pro­gre­sis­ta y de izquier­da, ape­nas algu­nos ges­tos de géne­ro y otros popu­lis­tas ha oca­sio­na­do, entre otros deba­cles, que su par­ti­do haya per­di­do tam­bién el con­cep­to de “uni­da”. Impor­tan­tes miem­bros y cola­bo­ra­do­res del par­ti­do abso­lu­ta­men­te decep­cio­na­dos han ido aban­do­nan­do suce­si­va­men­te la afi­lia­ción y nume­ro­sí­si­mos votan­tes y sim­pa­ti­zan­tes han com­pro­ba­do asom­bra­dos la con­ta­mi­na­ción que ha pro­du­ci­do el some­ti­mien­to al PNV y otras mane­ras como el gus­to por el poder, ape­go al sillón, la como­di­dad del car­go cho­fer, asis­ten­te y demás aga­sa­jos, embru­jo del sala­rio, etc.

Asi­mis­mo, debe resal­tar­se la com­pla­cien­te com­pli­ci­dad de la auto­de­no­mi­na­da opo­si­ción PSE y PP que sal­vo en momen­tos de opor­tu­ni­dad ha tran­si­ta­do por la pasi­vi­dad con los resul­ta­dos cono­ci­dos. La ciu­da­da­nía vas­ca inquie­ta, pro­gre­sis­ta, no mani­pu­la­ble por los medios afi­nes al poder, El Correo (del) Espa­ñol, cons­cien­te de sus valo­res urba­nos y sig­ni­fi­ca­dos iden­ti­ta­rios asis­te asom­bra­da a esta per­ver­sión muni­ci­pal de con­ver­tir Bil­bao en una ciu­dad esca­pa­ra­te espa­ño­la.

La fal­ta de repre­sen­ta­ti­vi­dad de una impor­tan­te par­te de la pobla­ción para con­tra­rres­tar tan nefas­ta ges­tión, veta­da por una inde­cen­te poli­cial Ley de Par­ti­dos dic­ta­da por el anti­vas­co pac­to PSOE-PP, ha sido uti­li­za­da para favo­re­cer todos los sín­to­mas de la degra­da­ción urba­na: impo­si­ción, pre­va­ri­ca­ción y corrup­ción. Des­de una con­tem­pla­ción urba­nís­ti­ca y arqui­tec­tó­ni­ca la socie­dad vas­ca esta­mos pade­cien­do la des­truc­ción demo­crá­ti­ca de ciu­dad y el terri­to­rio.

La ges­tión del Área de Urba­nis­mo diri­gi­da por Madra­zo doble­ga­da a las órde­nes del poder del PNV, sín­te­sis de ser­vi­cio a la espe­cu­la­ción y des­truc­ción del patri­mo­nio arqui­tec­tó­ni­co y urba­nís­ti­co, ha sido uno de los ejem­plos más des­gra­cia­dos que se pue­dan con­tem­plar en una ciu­dad civi­li­za­da euro­pea, sin tener la dig­ni­dad per­so­nal, social y cul­tu­ral que impi­die­se tan­ta igno­ran­cia, bru­ta­li­dad y des­pil­fa­rro, o dimi­tir.

Sufri­da y asu­mi­da social­men­te la decep­ción de Aban­doi­ba­rra, inclui­da la recien­te pla­za Eus­ka­di, es pre­ci­so adver­tir que los pre­mios muni­ci­pa­les reci­bi­dos se com­pran en el mer­ca­do mun­dial a cam­bio de con­tra­pres­ta­cio­nes. Resul­ta sor­pren­den­te que una par­te tan impor­tan­te de Bil­bao como Zorrotzau­rre, 700.000 m², se ges­tio­ne por una enti­dad pri­va­da domi­na­da por una inmo­bi­lia­ria, y que se haya per­mi­ti­do sin con­cur­so alguno adju­di­car su orde­na­ción y qui­zá cons­truc­ción a una pres­ti­gio­sa arqui­tec­ta Zaha Hadid, para que debu­te hacien­do urba­nis­mo, con cri­te­rios pro­pios de emi­ra­tos corrup­tos con extra­va­gan­cias for­ma­les y cos­to­sos des­pil­fa­rros, con la social­men­te fra­ca­sa­da fina­li­dad sen­sa­cio­na­lis­ta de des­em­bar­car en las ori­llas de la ría pro­yec­tos de auto­ría famo­sa, al mar­gen de sus opor­tu­ni­dad y cali­dad.

A su vez, como pre­si­den­ta de la Comi­sión del Patri­mo­nio de Bil­bao, orga­nis­mo muni­ci­pal que reite­ra­da­men­te ha mos­tra­do su pre­po­ten­cia polí­ti­ca e insol­ven­cia cul­tu­ral, sus reso­lu­cio­nes han sido un per­ma­nen­te home­na­je a la bar­ba­rie monu­men­tal. Inclu­so en oca­sio­nes ha cedi­do la pre­si­den­cia de dicho al con­ce­jal de Obras y Ser­vi­cios José Luis Sabas sobra­da­men­te cono­ci­do por su ins­tin­to bási­co des­truc­tor y sus pre­po­ten­tes moda­les en estos nefas­tos años para el patri­mo­nio monu­men­tal. Obe­de­cien­do los intere­ses espe­cu­la­ti­vos de la alcal­día, es decir del PNV, ha auto­ri­za­do ver­gon­zo­sa­men­te todas las alte­ra­cio­nes del gra­do de pro­tec­ción de las edi­fi­ca­cio­nes cata­lo­ga­das para per­mi­tir su demo­li­ción o defor­ma­ción.

Recor­de­mos algu­nos de los más des­gra­cia­dos epi­so­dios. Ade­más de admi­tir la tala de árbo­les y des­truc­ción de la Pla­za Darío de Rego­yos para las sal­va­jes World Series, la des­truc­ción de la Esca­li­na­tas y Ram­pas de Uri­bi­tar­te y del cer­cano Depó­si­to Fran­co para una corrup­ta ope­ra­ción inmo­bi­lia­ria, la eli­mi­na­ción abso­lu­ta de las bellí­si­mas naves de San­ta Ana de Bolue­ta, excep­to o que no estor­ba­ba para el pro­yec­to de vivien­das, la chi­me­nea y una peque­ña cen­tral hidro­eléc­tri­ca, deni­gran­te clau­di­ca­ción en el arco y tri­bu­na de San Mames, indi­fe­ren­cia ante la bana­li­za­ción de las pla­zas Egui­llor, Jado y la esta­fa social con la des­apa­ri­ción de la fuen­te monu­men­tal en la de Zabal­bu­ru, admi­tir la hor­te­ra­da colo­ra­da del Puen­te de La Sal­ve, la agre­sión por intro­mi­sión al entorno de pro­tec­ción de la Uni­ver­si­dad de Deus­to con la pasa­re­la de Aban­doi­ba­rra, la vul­gar inter­ven­ción ridi­cu­li­zan­do la casa-torre de Uri­zar en Ira­la, la afec­ción con muros de hor­mi­gón ya cons­trui­dos al entorno pro­te­gi­do de la anti­gua hari­ne­ra de El Pon­tón, actual ikas­to­la Abu­su en Bolue­ta, estan­do para­li­za­da su con­ti­nua­ción por reso­lu­ción judi­cial la pér­di­da del carác­ter marí­ti­mo flu­vial de la Ría con el derri­bo de las bali­zas por­tua­rias cata­lo­ga­das en la mar­gen dere­cha, la nº 940 jun­to al puen­te de La Sal­ve y la 930 jun­to al de Deus­tua, la des­apa­ri­ción del edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ca, en María Díaz de Haro 3 para Archi­vo Nacio­nal His­tó­ri­co Vas­co, el abu­si­vo volu­men des­cui­da­da­men­te aña­di­do en la refor­ma del Tea­tro Cam­pos Elí­seos, el vacia­do inte­rior para fomen­tar el facha­dis­mo en el Coli­seo Albia, y en el edi­fi­cio de la Unión Far­ma­céu­ti­ca, el rotun­do fra­ca­so ini­cial­men­te con el pre­ten­di­do man­te­ni­mien­to de la dár­se­na (canal) de Deus­tu y pos­te­rior derro­ta social y judi­cial con el inten­to de relleno par­cial, la indi­fe­ren­cia ante la evi­den­te ile­ga­li­dad y absur­da obra del Mer­ca­do de la Ribe­ra, la incom­pren­si­ble entre­ga a un dise­ña­dor para la con­si­guien­te abe­rra­ción arqui­tec­tó­ni­ca y sos­pe­cho­so des­pil­fa­rro de la Alhón­di­ga y el con­si­guien­te urbi­ci­dio de la pla­za Arri­qui­bar, la indi­fe­ren­cia ante la des­apa­ri­ción del Cuar­tel de Gare­llano para otra juga­da inmo­bi­lia­ria encu­bier­ta con un simu­la­cro de con­cur­so y el con­si­guien­te e irra­cio­nal tras­la­do de la poli­cía muni­ci­pal y bom­be­ros a Miri­bi­lla que nece­si­ta­rán una base auxi­liar bajo el Puen­te de Deus­tu la igno­ran­te com­pla­cen­cia ante la des­apa­ri­ción del Gara­je RAG impues­ta por el des­acre­di­ta­do por anti­vas­co BBVA, el silen­cio ante el anun­cia­do des­pro­pó­si­to de derri­bar la esta­ción de Aban­do para una hipo­té­ti­ca lle­ga­da del TAV al que su par­ti­do se ha opues­to ini­cial y tími­da­men­te para cubrir la hipó­cri­ta apa­rien­cia de preo­cu­pa­ción por el medio ambien­te.

Su lamen­ta­ble acti­tud de con­des­cen­den­cia duran­te dema­sia­dos años con una dere­cha esen­cial­men­te espe­cu­la­ti­va dis­fra­za­da de bil­bai­nis­mo regio­na­lis­ta ha desin­te­gra­do un res­pe­ta­ble par­ti­do, nece­sa­rio en el ámbi­to esta­tal, des­acre­di­tan­do sus raí­ces y saqueán­do­lo ideo­ló­gi­ca­men­te. Los pro­nós­ti­cos elec­to­ra­les san­cio­nan su cala­mi­to­sa ges­tión augu­ran­do su mere­ci­da y jus­ta des­apa­ri­ción del nue­vo esce­na­rio polí­ti­co muni­ci­pal.

Iña­ki Uriar­te

Arqui­tec­to

Bil­bao, 2011.05.05

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *