¡Han mata­do a Abel! – Ber­nar­do Her­nán­dez M.

El irra­cio­nal ase­si­na­to per­pe­tra­do al can­tau­tor Facun­do Cabral en la ciu­dad de Gua­te­ma­la lle­na de cons­ter­na­ción a todos los que naci­mos oyen­do sus can­cio­nes, a los que arru­lla­mos a nues­tros hijos con sus bellas melo­días que hablan del amor, la paz y la alegría.Una vez más que­da demos­tra­do has­ta don­de es capaz de lle­gar la mano del impe­rio mal­di­to, del mal­di­to impe­rio nor­te­ame­ri­cano que todo lo que toca lo pudre, todo lo que impreg­na con su mal­dad, con su dine­ro, con su vora­ci­dad y con todo lo que alien­te a la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, llá­me­se capi­ta­lis­mo, llá­me­se impe­ria­lis­mo, llá­me­se “mesa demo­crá­ti­ca”.

Facun­do Cabral pasó más de 50 años cagán­do­se en el Tío Sam y lógi­ca­men­te “pagó” por su irre­ve­ren­cia, lo ajus­ti­cia­ron vil­men­te per­so­nas apá­tri­das del mun­do, kai­bi­les del horror, dia­blos que están enquis­ta­dos en todos nues­tros paí­ses del sur pro­fun­do, de este sur que quie­re libe­rar­se de cen­te­na­res de años de mise­ria y explo­ta­ción.

Esto solo rati­fi­ca, de la mane­ra más absur­da, que la dere­cha no tie­ne razón algu­na, a los argu­men­tos fala­ces los apo­ya con el uso de la vio­len­cia, los capi­ta­les arman a esos des­gra­cia­dos cri­mi­na­les, per­pe­tran ase­si­na­tos, tum­ban gobier­nos, cau­san caos social y arre­me­ten con­tra toda civi­li­dad, que­rien­do impe­dir que la gen­te bue­na, que son mayo­ría silen­cio­sa, no cam­bie el mun­do por uno mejor.

Pero con toda mi indig­na­ción les augu­ro: ¡NO VOLVERÁN!, así nos bom­bar­deen, así nos inva­dan, lucha­re­mos con­tra ellos y serán ven­ci­dos, pues tene­mos múl­ti­ples armas que ellos jamás ten­drán: la volun­tad, la soli­da­ri­dad, el com­pro­mi­so, el amor, la jus­ti­cia, la edu­ca­ción, el pue­blo en su con­jun­to agru­pa­do alre­de­dor de un líder, Hugo Chá­vez Frías.

Hoy esta­mos de due­lo pero ya maña­na seca­re­mos nues­tras lágri­mas y vol­ve­re­mos a la lucha por hacer de nues­tro con­ti­nen­te un espa­cio don­de se abran las gran­des ala­me­das por don­de cami­ne el hom­bre libre, como dijo el com­pa­ñe­ro Allen­de.

¡Patria socia­lis­ta o muer­te, ven­ce­re­mos!

¡Honor y glo­ria al cama­ra­da Cabral!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *