¿Pac­to por el euro o pac­to para defen­der a la ban­ca pri­va­da? – Luis Ocampo

Las medi­das que apa­re­cen en el ane­xo nº1 del docu­men­to “’Con­clu­sio­nes de los Jefes de Esta­do o de Gobierno de la Zona Euro del 11 de mar­zo de 2011””, lla­ma­do »Pac­to del Euro» poco tie­nen que ver con la defen­sa de la mone­da úni­ca, de hecho se plan­tea cada vez más como una hipó­te­sis plau­si­ble la expul­sión de Gre­cia de la Euro­zo­na, sino que van orien­ta­das a garan­ti­zar el cobro de la deu­da por par­te de la ban­ca pri­va­da, euro-euro­pea y anglo-ame­ri­ca­na. Son como decía­mos, esen­cial­men­te, medi­das enca­mi­na­das a man­te­ner el »rol» actual de la Ban­ca pri­va­da inter­na­cio­nal y por tan­to del capi­ta­lis­mo espe­cu­la­ti­vo que es pre­ci­sa­men­te el que nos ha traí­do a la actual situa­ción de cri­sis que padecemos.

Meta­fó­ri­ca­men­te podría­mos decir que las medi­das que se plan­tean en el mal lla­ma­do “ Pac­to del Euro”, son lo equi­va­len­te a lo que supon­dría que para com­ba­tir una epi­de­mia se engor­da­ra al ger­men que la esta produciendo.

En el Esta­do Espa­ñol, y esa es la tóni­ca en Euro­pa y a nivel inter­na­cio­nal, la cri­sis ha esta­do aso­cia­da, y sigue están­do­lo, a una situa­ción de endeu­da­mien­to bru­tal, pero repar­ti­do de for­ma muy des­igual entre el sec­tor públi­co y el pri­va­do. Y den­tro de este últi­mo entre las empre­sas y las familias.

Así según cifras del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y el Ban­co de Espa­ña la situa­ción de endeu­da­mien­to en el año 2010 era la siguiente:

* Deu­da del Esta­do : 63% del P.I.B.(Producto Inte­rior Bruto)

* Deu­da de los hoga­res: 80% del P.I.B.

* Deu­da de las socie­da­des finan­cie­ras: 110% del P.I.B.

* Deu­da de las socie­da­des no finan­cie­ras: 140% del P.I.B. (esta deu­da per­te­ne­ce en gran medi­da a las empre­sas vin­cu­la­das al sec­tor ladrillo).

Real­men­te el que se encuen­tra en una situa­ción obje­ti­va de gra­ve endeu­da­mien­to en el Esta­do Espa­ñol es el sec­tor pri­va­do que acu­mu­la una deu­da mayor de un 250% del P.I.B. Y ello por su ges­tión abso­lu­ta­men­te demen­cial y espe­cu­la­ti­va. Sin embar­go, todos los recur­sos se ponen a su servicio.

El plan impul­sa­do por los Jefes de Esta­do de la zona euro el 11 de mar­zo de 2011, se basa en cua­tro ejes que tie­nen una común fina­li­dad, la de avan­zar en el neo­li­be­ra­lis­mo, trans­fi­rien­do recur­sos del sec­tor públi­co y del con­jun­to de la socie­dad a la ban­ca pri­va­da inter­na­cio­nal para que esta pue­da seguir con su juerga:

* Pri­mer eje, Impul­so a la com­pe­ti­ti­vi­dad.: Que con­sis­te esen­cial­men­te en bajar los sala­rios tan­to en el sec­tor públi­co como en el pri­va­do, para mejo­rar los bene­fi­cios empre­sa­ria­les pri­va­dos y dis­mi­nuir el gas­to públi­co. Liqui­dar los pro­ce­sos de nego­cia­ción colec­ti­va. Libe­ra­li­zar aún más al peque­ño comer­cio has­ta hacer­lo inviable.

* Segun­do eje, Impul­so del empleo.: Su con­te­ni­do real con­sis­te en fle­xi­bi­li­zar las rela­cio­nes labo­ra­les. Es decir pre­ca­ri­zar los con­tra­tos y aba­ra­tar el despido.

* Ter­cer eje, Incre­men­to de la sos­te­ni­bi­li­dad de las finan­zas públi­cas: Bajo este boni­to nom­bre lo que se ofre­ce es recor­tar el Sis­te­ma de las Pen­sio­nes Públi­cas. Impul­sar drás­ti­ca­men­te las medi­das pri­va­ti­za­do­ras en el Sis­te­ma Sani­ta­rio Públi­co y fra­gi­li­zar el con­jun­to de Sis­te­mas de pres­ta­cio­nes sociales.

* Cuar­to eje: Refuer­zo de la esta­bi­li­dad finan­cie­ra. : Bajo este enun­cia­do lo que se plan­tea es una refor­ma fis­cal total­men­te regre­si­va que pasa­ría por aumen­tar el IVA y otros impues­tos indi­rec­tos al mis­mo tiem­po que se redu­cen las coti­za­cio­nes empre­sa­ria­les a la Segu­ri­dad Social. Todo ello acom­pa­ña­do de medi­das con­cre­tas orien­ta­das a refor­zar el papel de la ban­ca privada.

A tra­vés del lla­ma­do “ Pac­to del Euro” se bus­ca de nue­vo un pro­ce­di­mien­to para trans­fe­rir el endeu­da­mien­to del sec­tor pri­va­do, espe­cial­men­te del sec­tor finan­cie­ro, al sec­tor publi­co, por la sen­ci­lla razón de que los Esta­dos apa­re­cen como ins­ti­tu­cio­nes con mayor sol­ven­cia a la hora de asu­mir el pago de la deu­da . Eso sí a cos­ta de bes­tia­les sacri­fi­cios de la mayo­ría de la socie­dad. El “Pac­to del Euro” nos con­du­ce a una pre­ca­ri­za­ción glo­bal de la vida de la mayo­ría de la gen­te, sin garan­ti­zar en abso­lu­to que esa vía sir­va para salir de la cri­sis actual .

Al con­tra­rio, esa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca nos hará pro­fun­di­zar aún más en la cri­sis tal como se está demos­tran­do actual­men­te en Gre­cia o se demos­tró en la déca­da de los ochen­ta y noven­ta del pasa­do siglo en Latinoamerica.

Las lla­ma­das »ope­ra­cio­nes de res­ca­te», son otra par­te esen­cial de esa estra­te­gia que denun­cia­mos que solo sir­ven para aumen­tar sal­va­je­men­te el endeu­da­mien­to y por tan­to los intere­ses de éste.

Por ulti­mo, pero no por ello menos impor­tan­te, los gobier­nos del sur de la zona euro están renun­cian­do irres­pon­sa­ble­men­te a los míni­mos nive­les de sobe­ra­nía que man­te­nían y acep­tan, sin la menor dig­ni­dad, las impo­si­cio­nes que mar­ca el sec­tor finan­cie­ro inter­na­cio­nal que no tie­ne legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca alguna.

El Gobierno de Zapa­te­ro (PSOE) jalea­do por el PP y todos los pode­res fác­ti­cos ya ha toma­do medi­das en los cua­tro ejes que el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal exi­ge y ello en con­tra de las pro­me­sas que había hecho en la cam­pa­ña elec­to­ral del 2008. Ello a cos­ta de que­mar­se a nivel per­so­nal pero tam­bién de que­mar a su pro­pio par­ti­do. Esto no es indi­ca­dor de una acti­tud de res­pon­sa­bi­li­dad como pre­ten­den ven­der­nos, sino que es la expre­sión cla­ra de la depen­den­cia abso­lu­ta del PSOE de ese engra­na­je finan­cie­ro al que en ulti­ma ins­tan­cia tie­ne que ser­vir plei­te­sía, aun­que ello supon­ga lle­var ade­lan­te una autén­ti­ca trai­ción a todos los sec­to­res popu­la­res que le vota­ron en 2008.

Recha­za­mos esa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y exi­gi­mos la cele­bra­ción de un refe­rén­dum, en el que la socie­dad se pue­da pro­nun­ciar sobre las medi­das que ella implica.

La con­ti­nui­dad de las movi­li­za­cio­nes y la arti­cu­la­ción de una autén­ti­ca »Jor­na­da de lucha» ; »Huel­ga Gene­ral»; » Día de la Ira», o como se pue­da deno­mi­nar, con­tra la impo­si­ción del mal lla­ma­do »Pac­to del Euro», es el camino impres­cin­di­ble para con­se­guir la cele­bra­ción de esa con­sul­ta al Pue­blo, que no es sino la pues­ta en prác­ti­ca de la Demo­cra­cia Participativa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.