La sexua­li­dad como pri­vi­le­gio mas­cu­lino – Correo del Ori­no­co

La His­to­ria sexual­men­te nos ha nega­do, par­tien­do de la reli­gión y su gran mito de la man­za­na, el comien­zo his­tó­ri­co de todo el uni­ver­so de cul­pa adju­di­ca­da a este ser erran­te, a ese hom­bre muti­la­do como nos lla­mó Aris­tó­te­les, a este sexo que no exis­te, como afir­ma empí­ri­ca­men­te Freud*, sin embar­go, des­de el femi­nis­mo y los estu­dios de géne­ro hemos veni­do reite­ran­do que esa supues­ta supra­ma­cía mas­cu­li­na no es bio­ló­gi­ca como his­tó­ri­ca­men­te se nos hizo creer, sino cul­tu­ral, y por lo tan­to pode­mos y debe­mos luchar por trans­for­mar toda la serie de rela­cio­nes socia­les que en torno a esas dife­ren­cias bio­ló­gi­cas se han cons­trui­do y han jus­ti­fi­ca­do has­ta hoy pro­fun­das des­igual­da­des socia­les. De allí que en el ejer­ci­cio de la sexua­li­dad se con­si­de­re al hom­bre como suje­to acti­vo de la rela­ción, y a la mujer como ente pasi­vo – obje­to, pero nun­ca como suje­ta con nece­si­da­des pro­pias, el resul­ta­do ha deve­ni­do en una fri­gi­dez colec­ti­va que tie­ne su asi­de­ro en una sexua­li­dad que pier­de el sen­ti­do y su esen­cia, cuan­do más allá del dis­fru­te y cono­ci­mien­to, re-cono­ci­mien­to, amor, impli­ca una obli­ga­ción frus­tran­te para las muje­res.

Hablar de la sexua­li­dad feme­ni­na sigue sien­do un tabú en nues­tra socie­dad, y es que suma­do a la gran can­ti­dad de mitos que giran en torno a la temá­ti­ca, se sigue sin tomar en cuen­ta lo más impor­tan­te, la visión, la opi­nión y el sen­tir de las pro­ta­go­nis­tas. Entre otras cosas, por­que las muje­res hemos sido des­po­ja­das de nues­tros cuer­pos, y éste ha sido pues­to –his­tó­ri­ca­men­te- al ser­vi­cio del hom­bre, de sus anto­jos, deseos y nece­si­da­des, lle­gan­do al extre­mo de hacer­nos vivir, pen­sar y SENTIR en fun­ción de los otros. Así, el pla­cer, dis­fru­te y ejer­ci­cio de una sexua­li­dad ple­na es un mis­te­rio para la gran mayo­ría de las muje­res, no sólo por des­co­no­ci­mien­to, sino fun­da­men­tal­men­te por todos los temo­res que impli­ca muchas veces cues­tio­nar aque­llo que has­ta aho­ra hemos con­si­de­ra­do “natu­ral”, pro­pio de las muje­res.

El des­po­jo de nues­tro cuer­po tie­ne una rela­ción direc­ta con el des­co­no­ci­mien­to que de él tene­mos las pro­pias muje­res: lo sen­ti­mos como ajeno (por­que así se nos ha ense­ña­do), incó­mo­do, y sobre él se tejen y levan­tan las más gran­des incon­for­mi­da­des de las muje­res (que la mayo­ría de las veces son sacia­das por los mer­ca­dos), sin embar­go, es hora ya de enten­der que nues­tro cuer­po no es ese cúmu­lo de incon­for­mi­da­des que se nos ha impues­to, sino que es nues­tro prin­ci­pal terri­to­rio polí­ti­co, de lucha.

Por otro lado, es indis­pen­sa­ble res­ca­tar otra de las gran­des con­quis­tas del femi­nis­mo, aque­lla que nos per­mi­tió sepa­rar la sexua­li­dad de la repro­duc­ción, por­que des­de esa visión no sólo se coad­yu­vó a ampu­tar la sexua­li­dad de las muje­res, sino que tam­bién se ha jus­ti­fi­ca­do la dico­to­mía que exclu­ye las prác­ti­cas diver­sas, por­que redu­ce y limi­ta la sexua­li­dad a la pene­tra­ción y el coi­to, obvia­men­te enten­dien­do estas prác­ti­cas den­tro de la hete­ro­se­xua­li­dad como nor­ma.

Asi­mis­mo nues­tra sexua­li­dad se ve influi­da muchas veces por toda la enor­me lis­ta de “males” que se pre­ten­den acha­car a las muje­res, y que ter­mi­nan con­vir­tien­do cada eta­pa de nues­tras vidas en un con­jun­to de com­ple­jos cas­tran­tes del ejer­ci­cio libre, pleno y autó­no­mo de nues­tra sexua­li­dad, comen­zan­do por ejem­plo, por un mode­lo de mujer como ideal de belle­za úni­co que par­te de la con­di­ción natu­ral del cuer­po de las muje­res como feo, defec­tuo­so, anor­mal, etc., crean­do com­ple­jos, ver­güen­za e inclu­so mie­do por nues­tro pro­pio cuer­po, que suma­do a la vir­gi­ni­dad, la mens­trua­ción, la meno­pau­sia, la fri­gi­dez, el orgas­mo (igno­ra­do, obli­ga­do, o como exi­gen­cia social), ter­mi­nan con­vir­tien­do la sexua­li­dad en un “pri­vi­le­gio mas­cu­lino”, patri­mo­nio exclu­si­vo de los hom­bres.

El reto prin­ci­pal para las muje­res es pues, reapro­piar­nos de nues­tros cuer­pos, comen­zar des­de ya a reco­no­cer­nos, a sen­tir, a decir, a valo­rar sin tapu­jos, a cons­truir una sexua­li­dad feme­ni­na que no esté media­ti­za­da por los valo­res capi­ta­lis­tas y la cul­tu­ra patriar­cal.

*Auto­co­no­ci­mien­to, Auto­de­fen­sa- Car­ti­lla Femi­nis­ta, Colec­ti­vo Jua­na Julia Guz­mán, 2010.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *