La sexua­li­dad como pri­vi­le­gio mas­cu­lino – Correo del Orinoco

La His­to­ria sexual­men­te nos ha nega­do, par­tien­do de la reli­gión y su gran mito de la man­za­na, el comien­zo his­tó­ri­co de todo el uni­ver­so de cul­pa adju­di­ca­da a este ser erran­te, a ese hom­bre muti­la­do como nos lla­mó Aris­tó­te­les, a este sexo que no exis­te, como afir­ma empí­ri­ca­men­te Freud*, sin embar­go, des­de el femi­nis­mo y los estu­dios de géne­ro hemos veni­do reite­ran­do que esa supues­ta supra­ma­cía mas­cu­li­na no es bio­ló­gi­ca como his­tó­ri­ca­men­te se nos hizo creer, sino cul­tu­ral, y por lo tan­to pode­mos y debe­mos luchar por trans­for­mar toda la serie de rela­cio­nes socia­les que en torno a esas dife­ren­cias bio­ló­gi­cas se han cons­trui­do y han jus­ti­fi­ca­do has­ta hoy pro­fun­das des­igual­da­des socia­les. De allí que en el ejer­ci­cio de la sexua­li­dad se con­si­de­re al hom­bre como suje­to acti­vo de la rela­ción, y a la mujer como ente pasi­vo – obje­to, pero nun­ca como suje­ta con nece­si­da­des pro­pias, el resul­ta­do ha deve­ni­do en una fri­gi­dez colec­ti­va que tie­ne su asi­de­ro en una sexua­li­dad que pier­de el sen­ti­do y su esen­cia, cuan­do más allá del dis­fru­te y cono­ci­mien­to, re-cono­ci­mien­to, amor, impli­ca una obli­ga­ción frus­tran­te para las mujeres.

Hablar de la sexua­li­dad feme­ni­na sigue sien­do un tabú en nues­tra socie­dad, y es que suma­do a la gran can­ti­dad de mitos que giran en torno a la temá­ti­ca, se sigue sin tomar en cuen­ta lo más impor­tan­te, la visión, la opi­nión y el sen­tir de las pro­ta­go­nis­tas. Entre otras cosas, por­que las muje­res hemos sido des­po­ja­das de nues­tros cuer­pos, y éste ha sido pues­to –his­tó­ri­ca­men­te- al ser­vi­cio del hom­bre, de sus anto­jos, deseos y nece­si­da­des, lle­gan­do al extre­mo de hacer­nos vivir, pen­sar y SENTIR en fun­ción de los otros. Así, el pla­cer, dis­fru­te y ejer­ci­cio de una sexua­li­dad ple­na es un mis­te­rio para la gran mayo­ría de las muje­res, no sólo por des­co­no­ci­mien­to, sino fun­da­men­tal­men­te por todos los temo­res que impli­ca muchas veces cues­tio­nar aque­llo que has­ta aho­ra hemos con­si­de­ra­do “natu­ral”, pro­pio de las mujeres.

El des­po­jo de nues­tro cuer­po tie­ne una rela­ción direc­ta con el des­co­no­ci­mien­to que de él tene­mos las pro­pias muje­res: lo sen­ti­mos como ajeno (por­que así se nos ha ense­ña­do), incó­mo­do, y sobre él se tejen y levan­tan las más gran­des incon­for­mi­da­des de las muje­res (que la mayo­ría de las veces son sacia­das por los mer­ca­dos), sin embar­go, es hora ya de enten­der que nues­tro cuer­po no es ese cúmu­lo de incon­for­mi­da­des que se nos ha impues­to, sino que es nues­tro prin­ci­pal terri­to­rio polí­ti­co, de lucha.

Por otro lado, es indis­pen­sa­ble res­ca­tar otra de las gran­des con­quis­tas del femi­nis­mo, aque­lla que nos per­mi­tió sepa­rar la sexua­li­dad de la repro­duc­ción, por­que des­de esa visión no sólo se coad­yu­vó a ampu­tar la sexua­li­dad de las muje­res, sino que tam­bién se ha jus­ti­fi­ca­do la dico­to­mía que exclu­ye las prác­ti­cas diver­sas, por­que redu­ce y limi­ta la sexua­li­dad a la pene­tra­ción y el coi­to, obvia­men­te enten­dien­do estas prác­ti­cas den­tro de la hete­ro­se­xua­li­dad como norma.

Asi­mis­mo nues­tra sexua­li­dad se ve influi­da muchas veces por toda la enor­me lis­ta de “males” que se pre­ten­den acha­car a las muje­res, y que ter­mi­nan con­vir­tien­do cada eta­pa de nues­tras vidas en un con­jun­to de com­ple­jos cas­tran­tes del ejer­ci­cio libre, pleno y autó­no­mo de nues­tra sexua­li­dad, comen­zan­do por ejem­plo, por un mode­lo de mujer como ideal de belle­za úni­co que par­te de la con­di­ción natu­ral del cuer­po de las muje­res como feo, defec­tuo­so, anor­mal, etc., crean­do com­ple­jos, ver­güen­za e inclu­so mie­do por nues­tro pro­pio cuer­po, que suma­do a la vir­gi­ni­dad, la mens­trua­ción, la meno­pau­sia, la fri­gi­dez, el orgas­mo (igno­ra­do, obli­ga­do, o como exi­gen­cia social), ter­mi­nan con­vir­tien­do la sexua­li­dad en un “pri­vi­le­gio mas­cu­lino”, patri­mo­nio exclu­si­vo de los hombres.

El reto prin­ci­pal para las muje­res es pues, reapro­piar­nos de nues­tros cuer­pos, comen­zar des­de ya a reco­no­cer­nos, a sen­tir, a decir, a valo­rar sin tapu­jos, a cons­truir una sexua­li­dad feme­ni­na que no esté media­ti­za­da por los valo­res capi­ta­lis­tas y la cul­tu­ra patriarcal.

*Auto­co­no­ci­mien­to, Auto­de­fen­sa- Car­ti­lla Femi­nis­ta, Colec­ti­vo Jua­na Julia Guz­mán, 2010.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.