NO A LA REFORMA, dere­cho a deci­dir nues­tro mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va- LAB Sin­di­ka­tua

01A la espe­ra del trá­mi­te par­la­men­ta­rio, que pro­ba­ble­men­te ser­vi­rá para endu­re­cer aún más los tér­mi­nos ya adop­ta­dos, el Real Decre­to Ley 7/​2011, de 10 de junio de medi­das urgen­tes para la refor­ma de la nego­cia­ción colec­ti­va, ya está en vigor.

Tras meses de «dimes y dire­tes» entre patro­nal CEOE – CEPYME y los sin­di­ca­tos CCOO – UGT, final­men­te ha sido el Gobierno de Madrid quien ha fini­qui­ta­do un deba­te cuyo obje­ti­vo ha sido des­de su ini­cio, des­man­te­lar aún más, el actual mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les.

PDF For­ma­toan (Eus­ka­raz)
PDF For­ma­toan (Gaz­te­le­raz)

CCOO y UGT hace tiem­po que deja­ron de lado la con­fron­ta­ción para poner todos los hue­vos en la ces­ta de la con­cer­ta­ción. Des­de una posi­ción de total debi­li­dad, han ido cedien­do posi­cio­nes. Han hecho lo impo­si­ble para con­so­li­dar un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les basa­do en el día­lo­go social. La patro­nal les ha deja­do en la cune­ta. En su aspi­ra­ción de sacar el mayor ren­di­mien­to a la cri­sis, y a sabien­das de que el Gobierno les daría lo que nece­si­ta­ban, la patro­nal impi­dió el acuer­do.

El obje­ti­vo mani­fies­to ini­cial era el de crear y man­te­ner el empleo. Has­ta el pro­pio minis­tro de tra­ba­jo Vale­riano Gómez ha reco­no­ci­do que no va a gene­rar ni un sólo empleo. Se tra­ta de una refor­ma que va a cam­biar radi­cal­men­te el actual mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va y por ende el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les a favor de la patro­nal, se le dan más ins­tru­men­tos para impo­ner de for­ma uni­la­te­ral el mode­lo que le con­vie­ne, para pre­ca­ri­zar aún más el mer­ca­do labo­ral.

Aho­ra resul­ta que los nive­les de paro son debi­dos a que el mer­ca­do de tra­ba­jo es dema­sia­do rígi­do. Dicen nece­si­tar un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les más fle­xi­ble, que para man­te­ner el empleo las empre­sas nece­si­tan más faci­li­da­des para adap­tar­se a las situa­cio­nes de cam­bio. Con esta refor­ma, ya han con­se­gui­do lo que nece­si­ta­ban.

Pero es men­ti­ra que esto sir­va para mejo­rar el empleo. ¿ De qué rigi­dez nos hablan, con un nivel de even­tua­li­dad inacep­ta­ble que sir­ve de col­chón para des­truir empleo a muy bajo cos­te, con una refor­ma labo­ral que les per­mi­te des­pe­dir libre­men­te y muy bara­to o con una regu­la­ción que hace que todos los EREs sean apro­ba­dos? El capi­tal lo que quie­re es apro­ve­char­se del con­tex­to de cri­sis para seguir sacan­do taja­da y lo está con­si­guien­do.

CAMBIOS EN EL ACTUAL MODELO DE NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Los con­ve­nios pro­vin­cia­les se ponen en vías de des­apa­re­cer: la estruc­tu­ra y todo lo con­cer­nien­te a la nego­cia­ción colec­ti­va, se defi­ne en el ámbi­to esta­tal. Des­de Madrid se nos impo­ne qué y en qué ámbi­to se pue­de nego­ciar.

Un con­ve­nio colec­ti­vo esta­tal vigen­te sólo se podrá inapli­car por medio de un con­ve­nio de ámbi­to auto­nó­mi­co.

Es una invo­lu­ción en con­tra del mar­co pro­pio de nego­cia­ción colec­ti­va. Un gra­ve ata­que al ámbi­to vas­co de deci­sión. Una medi­da más para inten­tar neu­tra­li­zar al sin­di­ca­lis­mo vas­co.

Se da prio­ri­dad abso­lu­ta a la nego­cia­ción en el ámbi­to de empre­sa: no para dar­les mayor poder de nego­cia­ción, sino todo lo con­tra­rio. Se poten­cian los con­ve­nios de empre­sa como for­ma de inapli­car lo pac­ta­do en ámbi­tos supe­rio­res.

La regu­la­ción de las con­di­cio­nes esta­ble­ci­das en un con­ve­nio de empre­sa ten­drá prio­ri­dad res­pec­to al con­ve­nio sec­to­rial en las siguien­tes mate­rias:

- la cuan­tía del sala­rio base y los com­ple­men­tos sala­ria­les: no hay un sala­rio míni­mo sec­to­rial de refe­ren­cia, se pue­den nego­ciar sala­rios a la baja en las empre­sas
– el abono o la com­pen­sa­ción de las horas extra­or­di­na­rias y la tur­ni­ci­dad
– el hora­rio y la dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, el régi­men de tra­ba­jo a tur­nos y la pla­ni­fi­ca­ción anual de las vaca­cio­nes, pero no la jor­na­da anual. El con­ve­nio esta­tal es el que regu­la el ele­men­to cen­tral de la dura­ción de la jor­na­da
– la adap­ta­cion al ámbi­to de empre­sa del sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal
– las medi­das para favo­re­cer la con­ci­lia­ción

El ámbi­to de la empre­sa no debe ser una alter­na­ti­va al de la nego­cia­ción sec­to­rial. Deben ser espa­cios com­ple­men­ta­rios. En el ámbi­to sec­to­rial, en nues­tro caso prin­ci­pal­men­te pro­vin­cial, has­ta aho­ra se esta­ble­cían unos dere­chos bási­cos, es la base míni­ma para todas las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Con la actual regu­la­ción está ver­te­bra­ción de la nego­cia­ción colec­ti­va des­apa­re­ce, dejan­do en total des­pro­tec­ción a miles y miles de tra­ba­ja­do­res. De esta mane­ra se quie­ren indi­vi­dua­li­zar las rela­cio­nes labo­ra­les debi­li­tan­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

5% de fle­xi­bi­li­dad de rega­lo a la patro­nal: por­cen­ta­je de jor­na­da que podrá dis­tri­buir la patro­nal a su anto­jo de for­ma irre­gu­lar a lo lar­go del año. Sin nece­si­dad de jus­ti­fi­car­lo y sin nece­si­dad de nin­gún tipo de acuer­do con la repre­sen­ta­ción de las y los tra­ba­ja­do­res. En una jor­na­da de 1700 horas anua­les, son 85 las horas que la patro­nal pue­de uti­li­zar como quie­ra.

Con­di­cio­nar la ultra­ac­ti­vi­dad: se tie­ne que nego­ciar en los con­ve­nios. No se eli­mi­na, pero den­tro de los con­ve­nios colec­ti­vos hay que esta­ble­cer una serie de pla­zos de denun­cia y nego­cia­ción de los con­ve­nios que lo limi­tan. El pla­zo máxi­mo de nego­cia­ción de un nue­vo con­ve­nio será de entre 8 y 14 meses.

Para los des­acuer­dos, apa­ren­te­men­te de for­ma tran­si­to­ria, se impo­ne el arbi­tra­je vin­cu­lan­te. Tran­si­to­ria­men­te por­que hay pla­zo has­ta el 30/​06/​12 para la adap­ta­ción de los pro­ce­di­mien­tos no judi­cia­les de solu­ción de con­flic­tos esta­ble­ci­dos median­te los acuer­dos inter­pro­fe­sio­na­les de ámbi­to esta­tal o auto­nó­mi­cos en nues­tro caso, el Pre­co o el Tri­bu­nal Labo­ral.

Mayo­res faci­li­da­des para apli­car las cláu­su­las de des­cuel­gue: se sigue pro­fun­di­zan­do en la vía de la refor­ma labo­ral para que las empre­sas ten­gan más faci­li­dad para dejar de apli­car las subi­das sala­ria­les pac­ta­das en el con­ve­nio sec­to­rial.

ÁMBITO VASCO DE DECISIÓN

En Eus­kal Herria exis­te otra for­ma de hacer sin­di­ca­lis­mo dife­ren­te a la del Esta­do, y median­te la acción sin­di­cal y la con­fron­ta­ción debe­mos dar res­pues­ta a este nue­vo ata­que para neu­tra­li­zar empre­sa por empre­sa y sec­tor por sec­tor los efec­tos de esta nue­va refor­ma.

Pero hay que dar otro paso más. Así lo mani­fes­tó la mayo­ría sin­di­cal en el mani­fies­to del pasa­do 22 de mar­zo, que es el que nos lle­vó has­ta la movi­li­za­ción de Madrid jun­to con sin­di­ca­tos cata­la­nes, galle­gos y cana­rios.

Ya ha lle­ga­do el momen­to de hacer un plan­te y dar una res­pues­ta en cla­ve más polí­ti­ca en defen­sa de nues­tro ámbi­to de nego­cia­ción, de dar­le dimen­sión polí­ti­ca a la rei­vin­di­ca­ción del Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y Pro­tec­ción Social. Debe­mos tener el dere­cho de deci­sión del mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va que nece­si­ta Eus­kal Herria. El actual mar­co jurí­di­co y polí­ti­co lo impi­de. Nece­si­ta­mos ser sobe­ra­nos y sobe­ra­nas para poder tomar nues­tras deci­sio­nes.

En Madrid no tie­nen legi­ti­mi­dad para deci­dir nada en nom­bre de las y los tra­ba­ja­do­res vas­cos. Por medio de tres huel­gas gene­ra­les y dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes, la mayo­ría social y tra­ba­ja­do­ra de este país, ha deja­do cla­ro que no está de acuer­do con las polí­ti­cas socio labo­ra­les que nos impo­nen des­de el Esta­do.

En este sen­ti­do exi­gi­mos a los par­ti­dos de Hego Eus­kal Herria, y prin­ci­pal­men­te a los que dicen defen­der el ámbi­to pro­pio de deci­sión con repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to de Madrid (PNV, UPN, NaBai) que se posi­cio­nen en con­tra de la refor­ma.

Hace­mos una apues­ta de tra­ba­jo en común en defen­sa del Mar­co Vas­co de Nego­cia­ción Colec­ti­va, con los sin­di­ca­tos, par­ti­dos y agen­tes socia­les que com­par­ten y defien­den el ámbi­to vas­co de deci­sión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *