Pre­gun­tas ante la tum­ba de José Díaz- Manuel M. Nava­rre­te

Una nego­cia­ción es como una par­ti­da de póker. Se desa­rro­lla en un con­tex­to de rela­ción de fuer­zas, en el que tie­ne gran impor­tan­cia la mayor o menor vero­si­mi­li­tud de las ame­na­zas que se esgri­men para apla­car a la otra par­te. Des­de esta pers­pec­ti­va, las decla­ra­cio­nes de Cayo Lara sobre la polí­ti­ca de alian­zas de IU, más allá de su evi­den­te lla­ma­za­ris­mo, sor­pren­den por su sal­va­je inep­ti­tud.

Si, tras las elec­cio­nes muni­ci­pa­les, los con­ce­ja­les de IU se enfren­tan a un arduo pro­ce­so de nego­cia­ción, en el que tra­ta­rán de extraer las máxi­mas cuo­tas de poder den­tro de cada ayun­ta­mien­to, decla­rar, como hizo Cayo Lara, que el Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral de la coa­li­ción ha deci­di­do no faci­li­tar “ni por acti­va ni por pasi­va” gobier­nos del PP, impli­ca ense­ñar­le al rival las car­tas y, enci­ma, chi­var­le que íba­mos de farol.

Tras el chi­va­ta­zo, el PSOE cap­ta­rá el men­sa­je. “A los chi­cos de IU, como mucho, la Con­ce­ja­lía de Depor­tes. Total, de todos modos nos apo­ya­rán en la inves­ti­du­ra”, dirán, enfun­da­dos en su hipo­cre­sía y su cha­que­ta de pana. IU será la lla­ve del PSOE y el bipar­ti­dis­mo segui­rá sien­do ese sis­te­ma tan sinies­tra­men­te per­fec­to.

Es de ser inú­ti­les. Pero es que en este país es tan extra­ño todo… Cuan­do uno ve que el PP no con­de­na un régi­men auto­ri­ta­rio de 40 años, el PSOE lo pri­va­ti­za todo mien­tras recor­ta dere­chos socia­les e IU se limi­ta (al menos en sus pro­gra­mas elec­to­ra­les y en las decla­ra­cio­nes de sus líde­res) a una teme­ro­sa defen­sa del “Esta­do del bien­es­tar”, enton­ces uno se da cuen­ta de que nues­tra reali­dad polí­ti­ca es una gran mas­ca­ra­da, en la que nadie desem­pe­ña el papel que teó­ri­ca­men­te le esta­ba asig­na­do.

IU hace lo que debe­ría hacer el PSOE. El PSOE hace lo que debe­ría hacer el PP. El PP hace lo que debe­ría hacer la Falan­ge. Por otro lado, en muchas oca­sio­nes CC OO hace lo que debe­ría hacer la CEOE, y la CEOE hace lo que debe­rían hacer los tra­fi­can­tes de escla­vos del XVI. Pero, ¿quién hace lo que debe­rían hacer los mar­xis­tas?

¿Quién pro­po­ne rom­per con el sis­te­ma y colec­ti­vi­zar los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción? ¿Quién denun­cia que las polí­ti­cas social­de­mó­cra­tas (ade­más de ser impo­si­bles en una épo­ca en la que el capi­tal está glo­ba­li­za­do y es, por tan­to, capaz de des­lo­ca­li­zar­se al menor obs­tácu­lo) no impli­can el fin de un orden basa­do en el saqueo del Ter­cer Mun­do y en la sobre­ex­plo­ta­ción de un pla­ne­ta fini­to, en el cual vivir por enci­ma de deter­mi­na­dos están­da­res (como demues­tra la hue­lla eco­ló­gi­ca) es lite­ral­men­te un pri­vi­le­gio impo­si­ble de gene­ra­li­zar? ¿Quién denun­cia que eso que lla­ma­mos “demo­cra­cia bur­gue­sa” es un mero parén­te­sis entre dos gol­pes de Esta­do, que es a lo que recu­rren los pode­res fác­ti­cos en cuan­to falla su inmen­so apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co-elec­to­ral y sur­ge un gobierno dís­co­lo que pone en peli­gro sus intere­ses? ¿Quién pro­cla­ma que con cla­ses socia­les (es decir, sin demo­cra­cia eco­nó­mi­ca) la demo­cra­cia polí­ti­ca es una vul­gar pan­to­mi­ma?

¿Por qué Cayo Lara, que se dice líder comu­nis­ta, no dice una sola pala­bra de todo esto? ¿Por qué se resig­na a ser una mario­ne­ta indi­rec­ta­men­te útil para el PSOE, que ha sido, en la prác­ti­ca (eso que a Marx tan­to preo­cu­pa­ba), el par­ti­do más agre­si­vo con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra en la his­to­ria del actual régi­men, rea­li­zán­do­se, bajo la égi­da de Feli­pe y Zapa­te­ro, los recor­tes socia­les y labo­ra­les más drás­ti­cos del perio­do? ¿Por qué Cayo Lara, emu­lan­do a los enemi­gos de Angui­ta, acu­sa de hacer “la pin­za” y ame­na­za con expe­dien­tar a quie­nes no se some­ten a la direc­triz absur­da y lla­ma­za­ris­ta de apo­yar al PSOE fren­te al PP? ¿Por qué hay que apo­yar en todos los ayun­ta­mien­tos las inves­ti­du­ras del PSOE, trans­mi­tién­do­le a la ciu­da­da­nía el men­sa­je de que, pese a todo, el PSOE es pre­fe­ri­ble al PP, e inci­tán­do­la por tan­to al voto útil y for­ta­le­cien­do el bipar­ti­dis­mo? Si los ayun­ta­mien­tos, toma­dos así, glo­bal­men­te, deben pac­tar con el PSOE, ¿dón­de que­da enton­ces el “pro­gra­ma, pro­gra­ma, pro­gra­ma” de Angui­ta, que sos­te­nía que no se deben hacer pac­tos glo­ba­les ni pre­elec­to­ra­les con nadie, sino siem­pre pac­tos pun­tua­les en torno a un pro­gra­ma?

En fin. Dicho en pocas pala­bras, lo que aho­ra suce­de en tan­tos pue­blos de Extre­ma­du­ra y Anda­lu­cía es que las bases revo­lu­cio­na­rias de un par­ti­do se enfren­tan a sus direc­cio­nes refor­mis­tas. No es la pri­me­ra vez que eso ocu­rre en la his­to­ria del movi­mien­to socia­lis­ta. Sin embar­go, en mi opi­nión estas bases debe­rían replan­tear­se más cosas y hacer­se nue­vas pre­gun­tas: ¿por qué los ayun­ta­mien­tos de IU no emu­lan a Mari­na­le­da, pro­yec­to que no se basa en el empleo de los recur­sos muni­ci­pa­les para hacer inú­ti­les y res­trin­gi­das refor­mas des­de el gobierno local, sino en la orga­ni­za­ción de la des­obe­dien­cia civil des­de el mis­mo? ¿Por qué no com­pren­den que Mari­na­le­da no lle­gó a ser lo que es a tra­vés de una acción muni­ci­pal de sillón, ceñi­da a lo que mar­ca la ley, sino median­te huel­gas, ocu­pa­cio­nes de fin­cas, mar­chas jor­na­le­ras…?

Es más, ¿por qué se apo­ya cie­ga­men­te a un sin­di­ca­to del PSOE como CC OO, que ven­dió a toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra (y en espe­cial a la juven­tud) pac­tan­do una reduc­ción de las pen­sio­nes, teó­ri­ca­men­te a cam­bio de sal­var la nego­cia­ción colec­ti­va, que sin embar­go aho­ra el PSOE ha recor­ta­do como si nada, lo que impli­ca que o bien dicho sin­di­ca­to min­tió, o bien es estú­pi­do (o las dos cosas), cosa que da igual, por­que en nin­guno de los tres casos esta­ría­mos ante un sin­di­ca­to digno ni útil para los tra­ba­ja­do­res? ¿Por qué los dig­nos sin­di­ca­lis­tas de las bases del PCE, que en su inmen­sa mayo­ría desa­rro­llan su acti­vi­dad sin­di­cal en los Crí­ti­cos de CC OO, no dan un paso ade­lan­te, con­for­man­do un Fren­te Sin­di­cal en la línea del PAME grie­go, median­te el cual (jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes obre­ras como CGT, CNT, SAT, LAB, CIG y etcé­te­ra) den pasos hacia la orga­ni­za­ción de una huel­ga gene­ral, al mar­gen de la buro­cra­cia ama­ri­lla que man­tie­ne secues­tra­da la capa­ci­dad de lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra?

Todo esto (aun­que algo más emba­ru­lla­do) lo pen­sé el domin­go ante la tum­ba de José Díaz, con cier­ta emo­ción y la sen­sa­ción de que, ahí aba­jo, alguien debía de estar retor­cién­do­se en su tum­ba…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *