Elec­cio­nes en Por­tu­gal: Espe­jo del fun­cio­na­mien­to del engra­na­je capi­ta­lis­ta- La Hai­ne

Miguel Urbano Rodri­gues :: Más articu­los de esta autora/​or: Más artículos Los par­ti­dos osten­tan las insig­nias del poder, pero el poder real lo tie­ne el capi­tal que, cuan­do lo con­si­de­ra opor­tuno, trans­fie­re el gobierno al par­ti­do que le con­vie­ne

Pre­sen­ta­das por los diri­gen­tes de los par­ti­dos de la bur­gue­sía como acon­te­ci­mien­to de impor­tan­cia trans­cen­den­tal, las elec­cio­nes legis­la­ti­vas por­tu­gue­sas sola­men­te lo fue­ron en apa­rien­cia.

El espec­tácu­lo del gran cir­co elec­to­ral, mon­ta­do en el con­tex­to de una gra­ví­si­ma cri­sis, no exhi­bió inno­va­cio­nes. El des­en­la­ce no depa­ró sor­pre­sa algu­na. A un desas­tro­so gobierno del Par­ti­do Socia­lis­ta, res­pon­sa­ble de una polí­ti­ca neo­li­be­ral que lle­vó al país casi a la ban­ca­rro­ta, le segui­rá un desas­tro­so gobierno del Par­ti­do Social Demó­cra­ta – Cen­tro Demo­crá­ti­co Social, que eje­cu­ta­rá una polí­ti­ca neo­li­be­ral aún más orto­do­xa, más humi­llan­te, dic­ta­da des­de fue­ra.

En la prác­ti­ca, el nue­vo Pri­mer minis­tro cum­pli­rá el papel de inter­me­dia­rio del poder real, extran­je­ro. Su capa­ci­dad de deci­sión será míni­ma, como eje­cu­tor de la polí­ti­ca impues­ta por el triun­vi­ra­to (UE, FMI, y BCE), defi­ni­da en la Car­ta de Inten­cio­nes impues­ta a Por­tu­gal, y fir­ma­da por el gobierno del PS y por el PSD y el CDS.

Para nues­tro pue­blo se ini­cia un tiem­po de humi­lla­ción, de pau­pe­ri­za­ción cre­cien­te, de ham­bre para muchos, una dic­ta­du­ra del gran capi­tal euro-ame­ri­cano cuya cruel­dad toda­vía no ha sido ple­na­men­te asu­mi­da por la abru­ma­do­ra mayo­ría de por­tu­gue­ses y por­tu­gue­sas.

EL ENGRANAJE

Des­de el gol­pe del 25 de noviem­bre, el des­en­la­ce de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas es pre­vi­si­ble con esca­so mar­gen de error. El PS y el PSD, alter­nán­do­se, ais­lán­do­se, en alian­za infor­mal, o con ayu­da del CDS, for­ma­ron los gobier­nos que se empe­ña­ron en des­truir las con­quis­tas revo­lu­cio­na­rias del pue­blo por­tu­gués, con­cre­ta­das, sobre todo, duran­te el bre­ve perío­do en que el gene­ral Vas­co Gonçal­ves fue Pri­mer minis­tro.

Los así lla­ma­dos gobier­nos de ini­cia­ti­va pre­si­den­cial, en inter­mez­zos irre­le­van­tes, no alte­ra­ron el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ni podían hacer­lo. El rit­mo des­truc­tor fue dis­con­ti­nuo, influi­do por una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res, inse­pa­ra­bles de la inte­gra­ción de Por­tu­gal a la CEE, de una depen­den­cia cre­cien­te de Bru­se­las y de estra­te­gias del gran capi­tal inter­na­cio­nal.

Pero una cons­tan­te se deja iden­ti­fi­car en la lógi­ca per­ver­sa de la fal­sa demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va por­tu­gue­sa, en la reali­dad una per­ma­nen­te dic­ta­du­ra de cla­se de facha­da demo­crá­ti­ca.

El pue­blo ‑víc­ti­ma de la polí­ti­ca rea­li­za­da por el par­ti­do que con­tro­la la Asam­blea de la Repú­bli­ca y que inva­ria­ble­men­te, tan pron­to como es inves­ti­do en el poder, archi­va el pro­gra­ma defen­di­do duran­te la cam­pa­ña – , cas­ti­ga a ese par­ti­do en las urnas cuan­do el des­ca­la­bro alcan­za pro­por­cio­nes alar­man­tes. Si el des­con­ten­to popu­lar tie­ne como blan­co al PS, enton­ces las elec­cio­nes favo­re­cen al PSD (con o sin el CDS) que, a su vez, olvi­da los com­pro­mi­sos asu­mi­dos y eje­cu­ta en el gobierno una polí­ti­ca muy seme­jan­te a la ante­rior.

En ese jue­go de con­tor­nos surrea­lis­tas, PS y PSD (con el CDS de cóm­pli­ce) uti­li­zan al Legis­la­ti­vo como el ins­tru­men­to de polí­ti­cas con­ce­bi­das en bene­fi­cio exclu­si­vo de los intere­ses del gran capi­tal, inva­ria­ble­men­te some­ti­dos a las exi­gen­cias de Bru­se­las y Washing­ton. Los tra­ba­ja­do­res siem­pre han paga­do la fac­tu­ra de esas polí­ti­cas que han arrui­na­do el país, empu­ján­do­lo al bor­de del abis­mo.

El dis­cur­so de las figu­ras que des­de el 25 de noviem­bre han des­fi­la­do por el pal­co de la cari­ca­tu­ra de demo­cra­cia exis­ten­te difie­re mucho entre sí. Pero el deno­mi­na­dor común a todos esos gober­nan­tes ha sido aque­llo que el Par­ti­do Comu­nis­ta Por­tu­gués, PCP, defi­nió como «una polí­ti­ca de dere­cha», acom­pa­ña­da por un per­ma­nen­te vasa­lla­je al impe­ria­lis­mo. Con mayor o menor arro­gan­cia, ellos exhi­ben una auto­no­mía de deci­sión que es solo facha­da. Osten­tan las insig­nias del poder, pero la com­pe­ten­cia real ha sido y es ejer­ci­da por el capi­tal que, cuan­do lo con­si­de­ra opor­tuno, se inmis­cu­ye para trans­fe­rir el gobierno del par­ti­do de que se tra­te.

Una pren­sa de bají­si­mo nivel –con raras excep­cio­nes, los ana­lis­tas polí­ti­cos de ser­vi­cio son cria­tu­ras de pesa­di­lla, simu­la­do­res de cul­tu­ra- con­tri­bu­ye a trans­mi­tir al pue­blo la ilu­sión de que «nues­tra demo­cra­cia» creó raí­ces, fun­cio­na y el futu­ro inme­dia­to depen­de­rá en lo fun­da­men­tal del gober­nan­te de turno. Esa con­vic­ción, muy gene­ra­li­za­da, es un fac­tor más de alie­na­ción. Obvia­men­te, los acto­res que se rele­van en la ocu­pa­ción de la esce­na en el dra­má­ti­co des­go­bierno cir­cen­se son dife­ren­tes. La con­ver­gen­cia res­pec­to al obje­ti­vo no es incom­pa­ti­ble con esti­los opues­tos.

Cito los tres más recien­tes.

Sócra­tes actuó como per­so­na­je irre­pe­ti­ble. Era un oscu­ro dipu­tado cuan­do fue cata­pul­ta­do hacia la jefa­tu­ra del PS. Pri­mer minis­tro duran­te seis años, prac­ti­có una polí­ti­ca neo­li­be­ral ultra reac­cio­na­ria. Afir­man­do defen­der el esta­do social, hos­ti­li­zó a los maes­tros y pro­fe­so­res como nin­gún otro de sus ante­ce­so­res, des­en­ca­de­nó una ofen­si­va inten­sa con­tra la fun­ción públi­ca y el ser­vi­cio nacio­nal de salud, impu­so una revi­sión sal­va­je de la legis­la­ción del tra­ba­jo y gol­peó dura­men­te el sec­tor empre­sa­rial del esta­do, pro­mo­vien­do pri­va­ti­za­cio­nes en serie.

Demos­tró ser un autó­cra­ta de voca­ción con insa­cia­ble ham­bre de poder. Domes­ti­có el PS con tan­to éxi­to que, en vís­pe­ras de las elec­cio­nes, fue glo­ri­fi­ca­do, casi san­ti­fi­ca­do, en el Con­gre­so como diri­gen­te tute­lar. A pocas sema­nas de una derro­ta inevi­ta­ble, se pre­sen­tó allí como un triun­fa­dor, como si fue­ra César al regre­so de la cam­pa­ña de las Galias.

Polí­ti­co de dere­cha por opción ideo­ló­gi­ca y por sus actos, siem­pre hizo gala de ser un polí­ti­co pro­gre­sis­ta. Para eso con­tó con la com­pli­ci­dad de la pren­sa escri­ta y de la tele­vi­sión que con­ti­núan pre­sen­tan­do al PS como un par­ti­do de izquier­da. Esa no ver­dad es fuen­te de peli­gro­sas con­fu­sio­nes, sobre todo en perío­dos elec­to­ra­les. Es un hecho que la base social del PS se dife­ren­cia de las bases del PSD y del CDS, pero la direc­ción «socia­lis­ta» actúa hace mucho como si fue­ra colec­ti­va­men­te de dere­cha. Cabe recor­dar que Mario Soa­res fue, como sub­ra­yó Álva­ro Cunhal, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la con­tra­rre­vo­lu­ción.

El pró­xi­mo Pri­mer minis­tro, Pas­sos Coelho, es un polí­ti­co inex­per­to y medio­cre, ultra neo­li­be­ral. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que con­si­de­re insu­fi­cien­te la «rece­ta» de medi­das bru­ta­les exi­gi­das por el triun­vi­ra­to del capi­tal. De él se pue­de espe­rar que cum­pla el papel de inter­me­dia­rio docil de la finan­za nacio­nal e inter­na­cio­nal.

Pau­lo Por­tas, su socio en el gobierno que vie­ne, es más hábil y efi­caz repre­sen­tan­te de la dere­cha por­tu­gue­sa quí­mi­ca­men­te pura con más­ca­ra de cen­tris­ta. En la épo­ca de Sala­zar hubie­ra sido minis­tro.

En el cua­dran­te opues­to a los par­ti­dos que apro­ba­ron el dic­ta­do del gran capi­tal, el Blo­que de Izquier­da sufrió una pesa­da derro­ta. Par­ti­do – movi­mien­to, amal­ga­ma naci­da de la fusión de orga­ni­za­cio­nes que se decían mar­xis­tas, en los últi­mos años con­tó con una ines­ta­ble base elec­to­ral, pero nun­ca con­si­guió implan­tar­se entre los tra­ba­ja­do­res. En elec­cio­nes ante­rio­res, con la adhe­sión de des­con­ten­tos del PS, sumó muchos votos, pero tal clien­te­la lo lle­vó a renun­ciar a las refe­ren­cias ideo­ló­gi­cas trots­kis­tas y maoís­tas de la mayo­ría de los diri­gen­tes fun­da­do­res. Aho­ra pagó el pre­cio de la meta­mor­fo­sis, del apo­yo a Manuel Ale­gre y de otras opcio­nes opor­tu­nis­tas. El Par­ti­do Comu­nis­ta Por­tu­gués, úni­co par­ti­do en Por­tu­gal con una base social y un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rios, se man­tie­ne fiel a los prin­ci­pios y a su ideo­lo­gía, el mar­xis­mo-leni­nis­mo. Esa cohe­ren­cia le per­mi­tió resis­tir vic­to­rio­sa­men­te al ven­da­val de sata­ni­za­ción del comu­nis­mo que des­ca­rac­te­ri­zó a la mayo­ría de los par­ti­dos comu­nis­tas des­pués de la desin­te­gra­ción de la URSS.

Sin des­viar­se de su meta –la cons­truc­ción dis­tan­te del socia­lis­mo rum­bo al comu­nis­mo – reali­zó una cam­pa­ña mar­ca­da por la dig­ni­dad, el recha­zo al elec­to­ra­lis­mo y por la per­ma­nen­te preo­cu­pa­ción de escla­re­cer al pue­blo por­tu­gués, dura­men­te vapu­lea­do por la poli­ti­ca reac­cio­na­ria de los gobier­nos del PS y del PSD y aho­ra pres­to a ser gol­pea­do por el «pro­gra­ma» dic­ta­to­rial con­ce­bi­do en Bru­se­las y Washing­ton.

La lucha por una «polí­ti­ca patrió­ti­ca de izquier­da» fue una cons­tan­te en el dis­cur­so comu­nis­ta a lo lar­go de la cam­pa­ña, un dis­cur­so que no sem­bra­ba ilu­sio­nes, por­que el pro­yec­to comu­nis­ta es a lar­go pla­zo incom­pa­ti­ble con pro­me­sas popu­lis­tas.

Con ante­la­ción se sabía que los par­ti­dos de la capi­tu­la­ción ele­gi­rían la gran mayo­ría de los dipu­tados. El PCP no olvi­dó el seña­la­mien­to de Lenin según el cual la ideo­lo­gía de la cla­se domi­nan­te mar­ca deci­si­va­men­te el com­por­ta­mien­to del con­jun­to de la socie­dad en los paí­ses capi­ta­lis­tas. Es así que un pon­de­ra­ble por­cen­ta­je de la ciu­da­da­nía pro­gre­sis­ta no esca­pa a su influen­cia devas­ta­do­ra. En Por­tu­gal, el avan­ce de la con­cien­cia de cla­se, heren­cia de la Revo­lu­ción de Abril, no resul­tó acom­pa­ña­do del avan­ce para­le­lo de la con­cien­cia polí­ti­ca. El fun­cio­na­mien­to del engra­na­je capi­ta­lis­ta –en cual­quier país de la Unión Euro­pea, ade­más — cie­rra las puer­tas a la con­quis­ta del gobierno por la vía ins­ti­tu­cio­nal por par­te de par­ti­dos comu­nis­tas. De ahí la cer­te­za de que los par­ti­dos que sus­cri­bie­ron la Car­ta de Inten­cio­nes del triun­vi­ra­to se impon­drán en la gran far­sa elec­to­ral.

No sub­es­ti­mo –sub­ra­yo- la impor­tan­cia de la pre­sen­cia en el par­la­men­to de una fuer­te ban­ca­da comu­nis­ta. En estos días angus­tian­tes, su refor­za­mien­to gana un sig­ni­fi­ca­do espe­cial. Vacu­na­dos con­tra los meca­nis­mos per­ver­sos del sis­te­ma y la ora­to­ria del cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio, los dipu­tados comu­nis­tas pue­den cum­plir un papel insus­ti­tui­ble en el apo­yo a la lucha de masas, fren­te prin­ci­pal y deci­si­vo en el com­ba­te a la inmi­nen­te ofen­si­va pre­da­to­ria del capi­ta­lis­mo.

Por­tu­gal está vivien­do el pró­lo­go de una tra­ge­dia polí­ti­ca y social com­pa­ra­ble a la de Gre­cia. El hori­zon­te se pre­sen­ta som­brío. Pero la his­to­ria nos ense­ña que fue pre­ci­sa­men­te en momen­tos en que todo pare­cía hun­dir­se que el pue­blo por­tu­gués resis­tió y ven­ció.

El cora­je espar­tano demos­tra­do por el pue­blo grie­go en su lucha con­tra las «solu­cio­nes» impues­tas por la corrup­ta bur­gue­sía helé­ni­ca y sus men­to­res de la UE y de los Esta­dos Uni­dos es esti­mu­lan­te. Oja­lá los tra­ba­ja­do­res por­tu­gue­ses sigan el ejem­plo.

Vila Nova de Gaia, 10 de junio de 2011

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *