Ade­gi y el Puer­to de Pasa­jes – José Luis San­si­ne­nea Maca­za­ga

Estoy cer­ca de cum­plir los 64 años, soy inge­nie­ro indus­trial y he desa­rro­lla­do (y lo sigo hacien­do) casi toda mi carre­ra pro­fe­sio­nal en el entorno de la cons­truc­ción naval.

Con esos ante­ce­den­tes, me con­si­de­ro exper­to en casi nada pese a lo cual qui­sie­ra expre­sar en estos tiem­pos de deba­te mi modes­ta opi­nión sobre las decla­ra­cio­nes rea­li­za­das hace unos días por el pre­si­den­te de Ade­gi acer­ca del nue­vo gobierno de la Dipu­tación de Gipuz­koa. En las mis­mas ha defen­di­do la impor­tan­cia de los pro­yec­tos estra­té­gi­cos en mar­cha, el Puer­to exte­rior de Pasaia entre ellos.

El actual puer­to de Pasaia vie­ne a mover unos 4 – 5 millo­nes de tone­la­das anua­les y en el mejor año de su his­to­ria (2003) no lle­gó, por poco, a los seis millo­nes. De ese trá­fi­co el 30%-40% corres­pon­de a pro­duc­tos side­rúr­gi­cos (tan­to impor­ta­dos como expor­ta­dos) y otro tan­to, más o menos, a cha­ta­rra (esta últi­ma siem­pre impor­ta­da y liga­da en bue­na medi­da a los pro­duc­tos side­rúr­gi­cos expor­ta­dos). Por otro lado, alre­de­dor de un 15% del trá­fi­co corres­pon­de al car­bón, pro­duc­to liga­do casi en su tota­li­dad a la cen­tral tér­mi­ca de Pasai Doni­ba­ne cuya con­ce­sión, y con­se­cuen­te cese de acti­vi­dad, cadu­ca en 2022. Es decir, el grue­so prin­ci­pal del trá­fi­co se con­cen­tra en unos pro­duc­tos que, o bien van a des­apa­re­cer a pla­zo fijo (el car­bón), o bien lo van a hacer pau­la­ti­na­men­te por el des­pla­za­mien­to hacia paí­ses emer­gen­tes de la acti­vi­dad de fabri­ca­ción (el ace­ro). Casual­men­te son las moles­tias (total­men­te cier­tas) de la mani­pu­la­ción de gra­ne­les pul­ve­ru­len­tos (cha­ta­rra y car­bón fun­da­men­tal­men­te) las que se exhi­ben como jus­ti­fi­ca­ción para la cons­truc­ción del puer­to exte­rior.

En ese sen­ti­do, resul­ta difí­cil de jus­ti­fi­car una inver­sión de 765 millo­nes de euros que plan­teó en junio de 2010 el pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Por­tua­ria tras pro­po­ner una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en las dimen­sio­nes del nue­vo puer­to (que aho­ra “solo” podría mover doce millo­nes de tone­la­das al año). A esa inver­sión hay que aña­dir el cos­te de las infra­es­truc­tu­ras de acce­so por tren y carre­te­ra, pla­ta­for­mas logís­ti­cas, etc., liga­das al nue­vo puer­to y cuya valo­ra­ción eco­nó­mi­ca des­co­noz­co.

El pro­pio Minis­te­rio espa­ñol de Medio Ambien­te (¿esta­rá tam­bién “con­ta­mi­na­do” por los anti­sis­te­ma de los que hablan estos días?) aca­ba de indi­car hace solo un mes que el puer­to exte­rior es “eco­nó­mi­ca­men­te insos­te­ni­ble, ade­más de que alte­ra­ría sig­ni­fi­ca­ti­va e irre­ver­si­ble­men­te el eco­sis­te­ma pro­te­gi­do del mon­te Jaiz­ki­bel”.

Por mi tra­ba­jo me toca des­pla­zar­me de vez en cuan­do al puer­to de San­tur­tzi-Zier­ba­na, don­de se ha cons­trui­do hace muy pocos años un puer­to des­co­mu­nal.

Invi­to a los lec­to­res (defen­so­res o detrac­to­res del puer­to exte­rior de Pasaia) a que lo visi­ten y com­prue­ben la ima­gen de deso­la­ción que tras­la­da un super­puer­to prác­ti­ca­men­te vacío.

Hace unos días en un deba­te tele­vi­si­vo oí a un par­ti­ci­pan­te decir “azpie­gi­tu­ra erral­doiak egi­te­ko inoiz ez da diru­rik fal­tatzen bai­na alo­kai­ru sozia­le­ko etxe­bi­zitzak egi­te­ko inoiz ez dago diru­rik”. Pues eso. El puer­to exte­rior de Pasaia es un gran nego­cio para las empre­sas que lo vayan a cons­truir, por supues­to a cuen­ta del dine­ro de los ciu­da­da­nos (aun­que estoy total­men­te con­ven­ci­do de que no se cons­trui­rá) y, con­se­cuen­te­men­te, es una autén­ti­ca rui­na para esos mis­mos ciu­da­da­nos.

En defi­ni­ti­va, se tra­ta del mis­mo plan­tea­mien­to de las cua­tro cen­tra­les nuclea­res que nos qui­sie­ron impo­ner los pode­res fác­ti­cos (ban­cos, mono­po­lios eléc­tri­cos, etc.) con la ayu­da ines­ti­ma­ble de algu­nos polí­ti­cos hace ya unos cuan­tos años. El nego­cio de las cen­tra­les esta­ba en su cons­truc­ción, mucho más que en su explo­ta­ción. Por supues­to, ni enton­ces ni aho­ra se les ocu­rrió pre­gun­tar­nos a los ciu­da­da­nos en qué que­ría­mos que se gas­ta­se nues­tro dine­ro.

Y no vale decir que en el caso de las cen­tra­les la inver­sión era pri­va­da por­que el dine­ro nos lo saca­ban (y lo siguen hacien­do) vía reci­bos de la luz, al pre­cio que se les ponía y se les pone en las nari­ces.

Por favor, dejen de marear la per­diz con lo del puer­to exte­rior. Ye les vale

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *