¿En Cuba no se usan cami­se­tas? – La pupi­la insomne

El huelguista de hambre profesional, Fariñas. Foto: AP

El huel­guis­ta pro­fe­sio­nal, Fariñas.

Las imá­ge­nes pue­den ser pode­ro­sas, no por gus­to entre las víc­ti­mas de los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq se encuen­tran varios cama­ró­gra­fos yfoto­rre­por­te­ros. Inclu­so, es céle­bre el bom­bar­deo por la OTAN a la tele­vi­sión en Bel­gra­do, duran­te la gue­rra de esa orga­ni­za­ción con­tra Yugos­la­via. Aun­que no sólo en situa­cio­nes de gue­rra se temen las cáma­ras, el perió­di­co alter­na­ti­vo Dia­go­nal ha denun­cia­do recien­te­men­te cómo la poli­cía espa­ño­la ha dete­ni­do en varias oca­sio­nes a su fotó­gra­fo y ha borra­do las imá­ge­nes toma­das por éste sobre el tra­to a los inmi­gran­tes en ese país.

Resul­ta una obvie­dad decir que la rela­ción de las imá­ge­nes con la difu­sión de las ideas es muy anti­gua. José Sara­ma­go comien­za su nove­la El evan­ge­lio según Jesu­cris­todes­cri­bien­do, no sin cier­ta iro­nía, los ele­men­tos que apa­re­cen en una ilus­tra­ción de la cru­xi­fi­ción de Jesús. Es de algu­na mane­ra el rela­to de la cons­truc­ción de un már­tir, a par­tir de una ima­gen tras la cual se supo­ne una vida ejemplar.

Pero si como dice el escri­tor vene­zo­lano Luis Brit­to Gar­cía, la post­mo­der­ni­dad reci­cla y sim­pli­fi­ca los rela­tos, con­vir­tien­do Moby Dick en Jaws, la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca con­tra Cuba va más lejos aún, tro­can­do a un ata­can­te de ancia­nos y muje­res en inte­lec­tual y már­tir. Un ami­go espa­ñol me ha pre­gun­ta­do si en mi país no se usan cami­se­tas, al inda­gar por la razón de su inte­rro­gan­te, me dice que la ima­gen más difun­di­da por estos días en Espa­ña sobre Cuba es la de una per­so­na con el tor­so des­nu­do, y me envía la foto­gra­fía que ilus­tra este trabajo.

La foto es de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na AP y acom­pa­ña una entre­vis­ta al recien­te­men­te pre­mia­do huel­guis­ta de ham­bre Gui­ller­mo Fari­ñas. En la entre­vis­ta, el hom­bre sin cami­sa apa­re­ce como una per­so­na bas­tan­te extre­mis­ta y auto­ri­ta­ria. El entre­vis­ta­do defi­ne a la Igle­sia Cató­li­ca como “enemi­ga” del gobierno cubano que cum­plió con “todas las exi­gen­cias que les puse”, ade­más de dar con­se­jos a la nue­va can­ci­ller espa­ño­la para “que haga exac­ta­men­te lo con­tra­rio que su ante­ce­sor”, a quien des­ca­li­fi­ca, afir­man­do .que “can­tin­fleó” Sin embar­go, es la foto que ilus­tra el tex­to la que con­di­cio­na de mane­ra nada des­de­ña­ble a los recep­to­res de su mensaje.

Debo reco­no­cer que ha teni­do pun­te­ría mi ami­go al selec­cio­nar la ima­gen, por­que aun­que son nume­ro­sas las foto­gra­fías en que Fari­ñas exhi­be su ana­to­mía gol­pea­da por las con­se­cuen­cias de la prác­ti­ca volun­ta­ria de la ina­ni­ción, esta logra ejem­pli­fi­car como pocas los ele­men­tos con que los medios han cons­trui­do su ima­gen de “már­tir de la liber­tad de con­cien­cia”, pre­mia­da por el Par­la­men­to Europeo.

Apo­ya­do en un anda­dor, Fari­ñas ocu­pa el cen­tro del cua­dro, como de cos­tum­bre, el tor­so des­nu­do con la cica­triz de una recien­te ope­ra­ción de vesí­cu­la. A su dere­cha, lla­ma la aten­ción la den­si­dad tele­fó­ni­ca: tres telé­fo­nos, dos en una peque­ña mesi­ta (arri­ba y aba­jo) y un ter­ce­ro en la pared. A la izquier­da, algo muy común en cual­quier casa cuba­na, un libre­ro. Nada es casual: el inte­lec­tual ‑los libros- frá­gil-el anda­dor y la cica­triz en el abdo­men- que comu­ni­ca ‑los telé­fo­nos- su ver­dad al mun­do, en desa­fío al tota­li­ta­ris­mo del “régi­men”.

Dema­sia­do lite­ral, qui­zá. Dema­sia­do ele­men­tal, tam­bién, el men­sa­je vie­ne a caer en un terreno abo­na­do pacien­te­men­te por la indus­tria mediá­ti­ca que ha crea­do refle­jos con­di­cio­na­dos que limi­tan el acer­ca­mien­to crí­ti­co a la infor­ma­ción que sobre Cuba se difun­de. A la mane­ra de los perros de Pavlov con la cam­pa­ni­lla, la audien­cia debe reac­cio­nar auto­má­ti­ca­men­te ante el este­reo­ti­po pro­pues­to. Ya han sido adies­tra­dos en iden­ti­fi­car al gobierno cubano (repre­sen­tan­te legí­ti­mo de su pue­blo) como repre­si­vo y anti­de­mo­crá­ti­co y a los que se le opo­nen (al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos), como “disi­den­tes pací­fi­cos”.

En coin­ci­den­cia con las fotos, lle­gan las decla­ra­cio­nes de Fari­ñas apo­yan­do la lla­ma­da “posi­ción común” euro­pea con­tra el país don­de resi­de. Apa­re­cen con rara opor­tu­ni­dad, en vís­pe­ras de que la Unión Euro­pea ana­li­ce sus rela­cio­nes con Cuba. Las imá­ge­nes del huel­guis­ta de ham­bre ‑siem­pre des­nu­do de la cin­tu­ra hacia arri­ba- inun­dan los medios y en su apo­yo acu­de nada menos que Javier Sola­na. Sola­na fue quien lide­ró ‑como Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN- la gue­rra con­tra Yugos­la­via y orde­nó el bom­bar­deo de la Tele­vi­sión de Bel­gra­do. Pues Fari­ñas y Sola­na han sido las dos voces enar­bo­la­das por los medios para insis­tir en que no se modi­fi­que la azna­ris­ta y pro­nor­te­ame­ri­ca­na posi­ción hacia Cuba. Y así tene­mos, tra­ba­jan­do jun­tos, al gol­pea­dor de inde­fen­sos y al bom­bar­de­ro de tele­vi­sio­nes, uni­dos por su leal­tad a Washing­ton, prin­ci­pal intere­sa­do en que no cam­bie la cita­da política.

Wal­ter Ben­ja­min deno­mi­na­ba “la Biblia de los anal­fa­be­tos” a las pin­tu­ras que ilus­tran las anti­guas igle­sias, por su rol en comu­ni­car las sagra­das escri­tu­ras a una socie­dad en su mayo­ría ile­tra­da. Al menos la Biblia es una obra cum­bre de la cul­tu­ra occi­den­tal, que todos ‑cre­yen­tes o no- debe­mos cono­cer. Sin embar­go, ampa­ra­dos en su actual pode­río, los gran­des medios se han dado a fabri­car fal­sos már­ti­res ‑al ser­vi­cio de los pode­ro­sos- para una socie­dad, en bue­na par­te des­in­for­ma­da, que pue­de tole­rar en silen­cio el ase­si­na­to y la tor­tu­ra, y es con­du­ci­da dema­sia­do a menu­do a gue­rras injus­tas en nom­bre de la libertad.

Como decía­mos al prin­ci­pio, las imá­ge­nes pue­den ser pode­ro­sas, sir­ven para mos­trar pero tam­bién para ocul­tar ¿Qué mejor que las sim­pa­tías por un tor­so des­nu­do para encu­brir la com­pli­ci­dad ante los ros­tros enca­pu­cha­dos de Abu Ghraib y Guan­tá­na­mo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.