¿En Cuba no se usan cami­se­tas? – La pupi­la insom­ne

El huelguista de hambre profesional, Fariñas. Foto: AP

El huel­guis­ta pro­fe­sio­nal, Fari­ñas.

Las imá­ge­nes pue­den ser pode­ro­sas, no por gus­to entre las víc­ti­mas de los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq se encuen­tran varios cama­ró­gra­fos yfoto­rre­por­te­ros. Inclu­so, es céle­bre el bom­bar­deo por la OTAN a la tele­vi­sión en Bel­gra­do, duran­te la gue­rra de esa orga­ni­za­ción con­tra Yugos­la­via. Aun­que no sólo en situa­cio­nes de gue­rra se temen las cáma­ras, el perió­di­co alter­na­ti­vo Dia­go­nal ha denun­cia­do recien­te­men­te cómo la poli­cía espa­ño­la ha dete­ni­do en varias oca­sio­nes a su fotó­gra­fo y ha borra­do las imá­ge­nes toma­das por éste sobre el tra­to a los inmi­gran­tes en ese país.

Resul­ta una obvie­dad decir que la rela­ción de las imá­ge­nes con la difu­sión de las ideas es muy anti­gua. José Sara­ma­go comien­za su nove­la El evan­ge­lio según Jesu­cris­todes­cri­bien­do, no sin cier­ta iro­nía, los ele­men­tos que apa­re­cen en una ilus­tra­ción de la cru­xi­fi­ción de Jesús. Es de algu­na mane­ra el rela­to de la cons­truc­ción de un már­tir, a par­tir de una ima­gen tras la cual se supo­ne una vida ejem­plar.

Pero si como dice el escri­tor vene­zo­lano Luis Brit­to Gar­cía, la post­mo­der­ni­dad reci­cla y sim­pli­fi­ca los rela­tos, con­vir­tien­do Moby Dick en Jaws, la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca con­tra Cuba va más lejos aún, tro­can­do a un ata­can­te de ancia­nos y muje­res en inte­lec­tual y már­tir. Un ami­go espa­ñol me ha pre­gun­ta­do si en mi país no se usan cami­se­tas, al inda­gar por la razón de su inte­rro­gan­te, me dice que la ima­gen más difun­di­da por estos días en Espa­ña sobre Cuba es la de una per­so­na con el tor­so des­nu­do, y me envía la foto­gra­fía que ilus­tra este tra­ba­jo.

La foto es de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na AP y acom­pa­ña una entre­vis­ta al recien­te­men­te pre­mia­do huel­guis­ta de ham­bre Gui­ller­mo Fari­ñas. En la entre­vis­ta, el hom­bre sin cami­sa apa­re­ce como una per­so­na bas­tan­te extre­mis­ta y auto­ri­ta­ria. El entre­vis­ta­do defi­ne a la Igle­sia Cató­li­ca como “enemi­ga” del gobierno cubano que cum­plió con “todas las exi­gen­cias que les puse”, ade­más de dar con­se­jos a la nue­va can­ci­ller espa­ño­la para “que haga exac­ta­men­te lo con­tra­rio que su ante­ce­sor”, a quien des­ca­li­fi­ca, afir­man­do .que “can­tin­fleó” Sin embar­go, es la foto que ilus­tra el tex­to la que con­di­cio­na de mane­ra nada des­de­ña­ble a los recep­to­res de su men­sa­je.

Debo reco­no­cer que ha teni­do pun­te­ría mi ami­go al selec­cio­nar la ima­gen, por­que aun­que son nume­ro­sas las foto­gra­fías en que Fari­ñas exhi­be su ana­to­mía gol­pea­da por las con­se­cuen­cias de la prác­ti­ca volun­ta­ria de la ina­ni­ción, esta logra ejem­pli­fi­car como pocas los ele­men­tos con que los medios han cons­trui­do su ima­gen de “már­tir de la liber­tad de con­cien­cia”, pre­mia­da por el Par­la­men­to Euro­peo.

Apo­ya­do en un anda­dor, Fari­ñas ocu­pa el cen­tro del cua­dro, como de cos­tum­bre, el tor­so des­nu­do con la cica­triz de una recien­te ope­ra­ción de vesí­cu­la. A su dere­cha, lla­ma la aten­ción la den­si­dad tele­fó­ni­ca: tres telé­fo­nos, dos en una peque­ña mesi­ta (arri­ba y aba­jo) y un ter­ce­ro en la pared. A la izquier­da, algo muy común en cual­quier casa cuba­na, un libre­ro. Nada es casual: el inte­lec­tual ‑los libros- frá­gil-el anda­dor y la cica­triz en el abdo­men- que comu­ni­ca ‑los telé­fo­nos- su ver­dad al mun­do, en desa­fío al tota­li­ta­ris­mo del “régi­men”.

Dema­sia­do lite­ral, qui­zá. Dema­sia­do ele­men­tal, tam­bién, el men­sa­je vie­ne a caer en un terreno abo­na­do pacien­te­men­te por la indus­tria mediá­ti­ca que ha crea­do refle­jos con­di­cio­na­dos que limi­tan el acer­ca­mien­to crí­ti­co a la infor­ma­ción que sobre Cuba se difun­de. A la mane­ra de los perros de Pavlov con la cam­pa­ni­lla, la audien­cia debe reac­cio­nar auto­má­ti­ca­men­te ante el este­reo­ti­po pro­pues­to. Ya han sido adies­tra­dos en iden­ti­fi­car al gobierno cubano (repre­sen­tan­te legí­ti­mo de su pue­blo) como repre­si­vo y anti­de­mo­crá­ti­co y a los que se le opo­nen (al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos), como “disi­den­tes pací­fi­cos”.

En coin­ci­den­cia con las fotos, lle­gan las decla­ra­cio­nes de Fari­ñas apo­yan­do la lla­ma­da “posi­ción común” euro­pea con­tra el país don­de resi­de. Apa­re­cen con rara opor­tu­ni­dad, en vís­pe­ras de que la Unión Euro­pea ana­li­ce sus rela­cio­nes con Cuba. Las imá­ge­nes del huel­guis­ta de ham­bre ‑siem­pre des­nu­do de la cin­tu­ra hacia arri­ba- inun­dan los medios y en su apo­yo acu­de nada menos que Javier Sola­na. Sola­na fue quien lide­ró ‑como Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN- la gue­rra con­tra Yugos­la­via y orde­nó el bom­bar­deo de la Tele­vi­sión de Bel­gra­do. Pues Fari­ñas y Sola­na han sido las dos voces enar­bo­la­das por los medios para insis­tir en que no se modi­fi­que la azna­ris­ta y pro­nor­te­ame­ri­ca­na posi­ción hacia Cuba. Y así tene­mos, tra­ba­jan­do jun­tos, al gol­pea­dor de inde­fen­sos y al bom­bar­de­ro de tele­vi­sio­nes, uni­dos por su leal­tad a Washing­ton, prin­ci­pal intere­sa­do en que no cam­bie la cita­da polí­ti­ca.

Wal­ter Ben­ja­min deno­mi­na­ba “la Biblia de los anal­fa­be­tos” a las pin­tu­ras que ilus­tran las anti­guas igle­sias, por su rol en comu­ni­car las sagra­das escri­tu­ras a una socie­dad en su mayo­ría ile­tra­da. Al menos la Biblia es una obra cum­bre de la cul­tu­ra occi­den­tal, que todos ‑cre­yen­tes o no- debe­mos cono­cer. Sin embar­go, ampa­ra­dos en su actual pode­río, los gran­des medios se han dado a fabri­car fal­sos már­ti­res ‑al ser­vi­cio de los pode­ro­sos- para una socie­dad, en bue­na par­te des­in­for­ma­da, que pue­de tole­rar en silen­cio el ase­si­na­to y la tor­tu­ra, y es con­du­ci­da dema­sia­do a menu­do a gue­rras injus­tas en nom­bre de la liber­tad.

Como decía­mos al prin­ci­pio, las imá­ge­nes pue­den ser pode­ro­sas, sir­ven para mos­trar pero tam­bién para ocul­tar ¿Qué mejor que las sim­pa­tías por un tor­so des­nu­do para encu­brir la com­pli­ci­dad ante los ros­tros enca­pu­cha­dos de Abu Ghraib y Guan­tá­na­mo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *