El PNV en la encru­ci­ja­da de los pac­tos postelectorales

Edi­to­ria­la

Boltxe Kolek­ti­boa

Han fina­li­za­do las elec­cio­nes y arran­ca el perío­do más enve­ne­na­do de las mis­mas, es tiem­po de nego­cia­cio­nes, per­ple­ji­da­des o ren­co­res, pero tam­bién lo es de prin­ci­pios polí­ti­cos. A Basa­goi­ti se le ha tra­ga­do la pre­po­ten­cia y el inten­to de humi­llar al PNV, el PSOE ha vuel­to a hacer el ridícu­lo sin paliativos.

Es difí­cil enten­der como va a enca­jar el elec­to­ra­do espa­ño­lis­ta el enési­mo giro de los polí­ti­cos que en Eus­kal Herria renie­gan de su pue­blo y le ven­die­ron ilu­sa­men­te el supues­to triun­fo defi­ni­ti­vo sobre el inde­pen­den­tis­mo, en tan­to aho­ra ofer­tan un acuer­do a tres ban­das ni más ni menos que entre el PP,PSOE y ¡PNV!. ¿Y qué pen­sa­rá Fran­co de esto?, nos preguntamos.

Por supues­to, al PNV le supli­can un esfuer­zo sui­ci­da para evi­tar la des­es­ta­bi­li­za­ción de Espa­ña median­te los gobier­nos de Bil­du, en tan­to el par­ti­do de Sabin Etxea ana­li­za las alian­zas pen­dien­te de las pró­xi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, des­con­fian­do de su per­fil prág­ma­ti­co y cons­cien­te ya que otra trai­ción jel­ki­de lle­va­ría a la rui­na a las hues­tes de Urku­llu y Egibar.

No hay mucho mar­gen para los auto­no­mis­tas con­clui­do el recuen­to, de ello dan fe Ara­lar, EB, Hamaika1 y la encru­ci­ja­da peneuvista.

Esta­mos ante el des­pe­gue de la ope­ra­ción inde­pen­den­tzia y exhor­ta­mos a que los gobier­nos del polo sobe­ra­nis­ta den con la res­pues­ta a los dra­mas socia­les que nos ha toca­do ver y en muchos casos, pade­cer en los muni­ci­pios y Dipu­tacio­nes que en bre­ve van a diri­gir o influen­ciar las can­di­da­tu­ras que hemos apo­ya­do de mane­ra masi­va y entusiasta.

Sepa el PNV y su reac­cio­na­rio BBB que las pape­le­tas inde­pen­den­tis­tas están lis­tas para lle­nar las urnas de Bil­du de rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas si su direc­ción nacio­nal vas­ca opta por un nue­vo acuer­do nega­dor de los intere­ses populares.

Señor Urku­llu, las elec­cio­nes vas­con­ga­das nos espe­ran, pero pen­sán­do­lo bien, eso uste­des lo saben y lo han ana­li­za­do tan exhaus­ti­va­men­te como los demás.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.