La rein­cor­po­ra­ción de Hon­du­ras a la OEA deja al pue­blo inde­fen­so ante el régi­men- Gior­gio Trucchi

La Asam­blea extra­or­di­na­ria de la OEA votó hoy (1÷6) levan­tar la sus­pen­sión del dere­cho de par­ti­ci­pa­ción de Hon­du­ras a esta ins­tan­cia inter­na­cio­nal, deci­sión que había toma­do en julio de 2009 a raíz del gol­pe de Esta­do que derro­có al pre­si­den­te Zela­ya. La reso­lu­ción fue apro­ba­da con 32 votos a favor y uno en con­tra (Ecua­dor). Vene­zue­la res­pal­dó la medi­da “con reserva”.

Pese a que el actual coor­di­na­dor nacio­nal de la Resis­ten­cia hon­du­re­ña, Manuel Zela­ya, dijo sen­tir­se satis­fe­cho con el levan­ta­mien­to de la san­ción a su país, amplios sec­to­res de esta mis­ma orga­ni­za­ción con­de­na­ron esa medi­da. “La rein­cor­po­ra­ción es una humi­lla­ción a la dig­ni­dad no sólo del pue­blo hon­du­re­ño, sino de todos los pue­blos del mun­do que luchan con­tra la impu­ni­dad”, dijo Bertha Cáce­res, coor­di­na­do­ra del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras (COPINH).

Según ella, esta deci­sión rati­fi­ca “la deca­den­cia de esta ins­tan­cia inter­na­cio­nal” y va a per­mi­tir que en Hon­du­ras “se sigan vio­len­tan­do los dere­chos huma­nos y que en el mun­do con­ti­núen los inten­tos de gol­pe de Estado”.

Para la direc­ti­va del COPINH, al pue­blo hon­du­re­ño que­da aho­ra el desa­fío de enfren­tar­se a los impac­tos que esta deci­sión va a tener en tér­mi­nos de impu­ni­dad e inde­fen­sión, luchan­do para cons­truir su pro­pio destino.

“No vamos a olvi­dar lo que ha pasa­do y vamos a dejar cons­tan­cia his­tó­ri­ca de nues­tro recha­zo a esta deci­sión. No vamos a per­do­nar, ni a recon­ci­liar­nos, ni mucho menos a reco­no­cer a este régi­men, mien­tras tan­to no haya jus­ti­cia y demo­cra­cia real para el pue­blo hon­du­re­ño, no se resuel­van sus deman­das más sen­ti­das y no se cas­ti­guen a los repre­so­res”, afir­mó Cáceres.

Tam­bién la coor­di­na­do­ra del Comi­té de Fami­lia­res de Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos en Hon­du­ras (COFADEH), Bertha Oli­va, con­si­de­ró que no pue­de dejar de expre­sar su preo­cu­pa­ción con el tema de los dere­chos humanos.

“El esta­do de dere­cho está roto y los escom­bros que han que­da­do siguen en poder de los que pro­mo­vie­ron, ava­la­ron y defen­die­ron el gol­pe. ¿Cómo pode­mos dar res­pues­ta al pue­blo que deman­da jus­ti­cia y liber­tad?”, se pre­gun­tó Oliva.

Para la defen­so­ra de dere­chos huma­nos, la rein­cor­po­ra­ción de Hon­du­ras a la OEA sin nin­gu­na eva­lua­ción pre­via de la situa­ción de los dere­chos huma­nos ha sido un segun­do gol­pe de Esta­do. “Se le está dan­do car­ta blan­ca al régi­men para que siga vio­len­tan­do los dere­chos huma­nos, por­que no hemos vis­to nin­gu­na volun­tad para inves­ti­gar los ase­si­na­tos y las vio­la­cio­nes come­ti­das con­tra los miem­bros de la Resis­ten­cia”, aseveró

Oli­va ase­gu­ró que no que­da otro camino que “per­sis­tir en la denun­cia has­ta des­en­mas­ca­rar y, en un futu­ro, derro­tar a los cul­pa­bles, por­que no pode­mos acos­tum­brar­nos a vivir entre los muer­tos. Los dere­chos huma­nos no pue­den ser un tema de nego­cia­ción polí­ti­ca”. En este sen­ti­do, la rein­cor­po­ra­ción a la OEA agu­di­za­rá más la repre­sión y “con menos posi­bi­li­dad de inci­dir a nivel inter­na­cio­nal”, concluyó.

Tam­bién para el miem­bro del FNRP, Mario Mem­bre­ño, vol­ver a la OEA sig­ni­fi­ca “un lava­do del gol­pe” y pasar a una eta­pa en la que “se nos quie­re lle­var a reco­no­cer un régi­men que va a pro­fun­di­zar el mode­lo neo­li­be­ral, que cer­ce­na las con­quis­tas labo­ra­les y el dere­cho del cam­pe­si­na­do a la tie­rra, y que man­tie­ne a los prin­ci­pa­les gol­pis­tas y a los vio­la­do­res de dere­chos huma­nos en el poder”.

Pro­ce­so acelerado

La ace­le­ra­ción que se dio al pro­ce­so de media­ción que lle­vó a la fir­ma de los Acuer­dos de Car­ta­ge­na – impul­sa­dos por los pre­si­den­tes de Vene­zue­la y Colom­bia -, al regre­so del ex pre­si­den­te Zela­ya y a la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les con Hon­du­ras, pare­ce estar repro­du­cién­do­se tam­bién a nivel interno, de mane­ra par­ti­cu­lar con res­pec­to al futu­ro del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP), y a la posi­bi­li­dad de con­ver­tir­se en par­ti­do polí­ti­co y par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de 2013.

Según Mem­bre­ño, loa Acuer­dos de Car­ta­ge­na nece­sa­ria­men­te tie­nen fuer­tes impli­ca­cio­nes para el FNRP, sobre todo en rela­ción con las deci­sio­nes que tomó la gran Asam­blea que se desa­rro­lló en febre­ro. “La mayo­ría de los dele­ga­dos deci­dió no par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de 2013 e ini­ciar un pro­ce­so de auto con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Nacio­nal Constituyente”.

Tam­bién con­si­de­ró que el pro­ce­so de con­so­li­da­ción de la Resis­ten­cia lle­vó a la con­for­ma­ción de ins­tan­cias y obli­ga­das con­sul­tas para poder modi­fi­car estas deci­sio­nes. “Zela­ya ya plan­teó posi­cio­na­mien­tos per­so­na­les que entran en con­tra­dic­ción con estas reso­lu­cio­nes. Dijo estar dis­pues­to a dis­cu­tir sus pro­pues­tas con las ins­tan­cias del FNRP, y es impor­tan­te hacer­lo lo más pron­to posi­ble”, dijo.

“Nece­si­ta­mos entrar a un pro­ce­so de dis­cu­sión pro­fun­da sobre los Acuer­dos de Car­ta­ge­na y el futu­ro del FNRP, invo­lu­cran­do a todas las fuer­zas que hemos esta­do hacien­do resis­ten­cia. Y esta dis­cu­sión debe lle­var­se a cabo en las ins­tan­cias que ya exis­ten y que la Resis­ten­cia ha ido estruc­tu­ran­do en estos dos años”, con­clu­yó Membreño.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.