La rein­cor­po­ra­ción de Hon­du­ras a la OEA deja al pue­blo inde­fen­so ante el régi­men- Gior­gio Truc­chi

La Asam­blea extra­or­di­na­ria de la OEA votó hoy (1÷6) levan­tar la sus­pen­sión del dere­cho de par­ti­ci­pa­ción de Hon­du­ras a esta ins­tan­cia inter­na­cio­nal, deci­sión que había toma­do en julio de 2009 a raíz del gol­pe de Esta­do que derro­có al pre­si­den­te Zela­ya. La reso­lu­ción fue apro­ba­da con 32 votos a favor y uno en con­tra (Ecua­dor). Vene­zue­la res­pal­dó la medi­da “con reser­va”.

Pese a que el actual coor­di­na­dor nacio­nal de la Resis­ten­cia hon­du­re­ña, Manuel Zela­ya, dijo sen­tir­se satis­fe­cho con el levan­ta­mien­to de la san­ción a su país, amplios sec­to­res de esta mis­ma orga­ni­za­ción con­de­na­ron esa medi­da. “La rein­cor­po­ra­ción es una humi­lla­ción a la dig­ni­dad no sólo del pue­blo hon­du­re­ño, sino de todos los pue­blos del mun­do que luchan con­tra la impu­ni­dad”, dijo Bertha Cáce­res, coor­di­na­do­ra del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras (COPINH).

Según ella, esta deci­sión rati­fi­ca “la deca­den­cia de esta ins­tan­cia inter­na­cio­nal” y va a per­mi­tir que en Hon­du­ras “se sigan vio­len­tan­do los dere­chos huma­nos y que en el mun­do con­ti­núen los inten­tos de gol­pe de Esta­do”.

Para la direc­ti­va del COPINH, al pue­blo hon­du­re­ño que­da aho­ra el desa­fío de enfren­tar­se a los impac­tos que esta deci­sión va a tener en tér­mi­nos de impu­ni­dad e inde­fen­sión, luchan­do para cons­truir su pro­pio des­tino.

“No vamos a olvi­dar lo que ha pasa­do y vamos a dejar cons­tan­cia his­tó­ri­ca de nues­tro recha­zo a esta deci­sión. No vamos a per­do­nar, ni a recon­ci­liar­nos, ni mucho menos a reco­no­cer a este régi­men, mien­tras tan­to no haya jus­ti­cia y demo­cra­cia real para el pue­blo hon­du­re­ño, no se resuel­van sus deman­das más sen­ti­das y no se cas­ti­guen a los repre­so­res”, afir­mó Cáce­res.

Tam­bién la coor­di­na­do­ra del Comi­té de Fami­lia­res de Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos en Hon­du­ras (COFADEH), Bertha Oli­va, con­si­de­ró que no pue­de dejar de expre­sar su preo­cu­pa­ción con el tema de los dere­chos huma­nos.

“El esta­do de dere­cho está roto y los escom­bros que han que­da­do siguen en poder de los que pro­mo­vie­ron, ava­la­ron y defen­die­ron el gol­pe. ¿Cómo pode­mos dar res­pues­ta al pue­blo que deman­da jus­ti­cia y liber­tad?”, se pre­gun­tó Oli­va.

Para la defen­so­ra de dere­chos huma­nos, la rein­cor­po­ra­ción de Hon­du­ras a la OEA sin nin­gu­na eva­lua­ción pre­via de la situa­ción de los dere­chos huma­nos ha sido un segun­do gol­pe de Esta­do. “Se le está dan­do car­ta blan­ca al régi­men para que siga vio­len­tan­do los dere­chos huma­nos, por­que no hemos vis­to nin­gu­na volun­tad para inves­ti­gar los ase­si­na­tos y las vio­la­cio­nes come­ti­das con­tra los miem­bros de la Resis­ten­cia”, ase­ve­ró

Oli­va ase­gu­ró que no que­da otro camino que “per­sis­tir en la denun­cia has­ta des­en­mas­ca­rar y, en un futu­ro, derro­tar a los cul­pa­bles, por­que no pode­mos acos­tum­brar­nos a vivir entre los muer­tos. Los dere­chos huma­nos no pue­den ser un tema de nego­cia­ción polí­ti­ca”. En este sen­ti­do, la rein­cor­po­ra­ción a la OEA agu­di­za­rá más la repre­sión y “con menos posi­bi­li­dad de inci­dir a nivel inter­na­cio­nal”, con­clu­yó.

Tam­bién para el miem­bro del FNRP, Mario Mem­bre­ño, vol­ver a la OEA sig­ni­fi­ca “un lava­do del gol­pe” y pasar a una eta­pa en la que “se nos quie­re lle­var a reco­no­cer un régi­men que va a pro­fun­di­zar el mode­lo neo­li­be­ral, que cer­ce­na las con­quis­tas labo­ra­les y el dere­cho del cam­pe­si­na­do a la tie­rra, y que man­tie­ne a los prin­ci­pa­les gol­pis­tas y a los vio­la­do­res de dere­chos huma­nos en el poder”.

Pro­ce­so ace­le­ra­do

La ace­le­ra­ción que se dio al pro­ce­so de media­ción que lle­vó a la fir­ma de los Acuer­dos de Car­ta­ge­na – impul­sa­dos por los pre­si­den­tes de Vene­zue­la y Colom­bia -, al regre­so del ex pre­si­den­te Zela­ya y a la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les con Hon­du­ras, pare­ce estar repro­du­cién­do­se tam­bién a nivel interno, de mane­ra par­ti­cu­lar con res­pec­to al futu­ro del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP), y a la posi­bi­li­dad de con­ver­tir­se en par­ti­do polí­ti­co y par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de 2013.

Según Mem­bre­ño, loa Acuer­dos de Car­ta­ge­na nece­sa­ria­men­te tie­nen fuer­tes impli­ca­cio­nes para el FNRP, sobre todo en rela­ción con las deci­sio­nes que tomó la gran Asam­blea que se desa­rro­lló en febre­ro. “La mayo­ría de los dele­ga­dos deci­dió no par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de 2013 e ini­ciar un pro­ce­so de auto con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te”.

Tam­bién con­si­de­ró que el pro­ce­so de con­so­li­da­ción de la Resis­ten­cia lle­vó a la con­for­ma­ción de ins­tan­cias y obli­ga­das con­sul­tas para poder modi­fi­car estas deci­sio­nes. “Zela­ya ya plan­teó posi­cio­na­mien­tos per­so­na­les que entran en con­tra­dic­ción con estas reso­lu­cio­nes. Dijo estar dis­pues­to a dis­cu­tir sus pro­pues­tas con las ins­tan­cias del FNRP, y es impor­tan­te hacer­lo lo más pron­to posi­ble”, dijo.

“Nece­si­ta­mos entrar a un pro­ce­so de dis­cu­sión pro­fun­da sobre los Acuer­dos de Car­ta­ge­na y el futu­ro del FNRP, invo­lu­cran­do a todas las fuer­zas que hemos esta­do hacien­do resis­ten­cia. Y esta dis­cu­sión debe lle­var­se a cabo en las ins­tan­cias que ya exis­ten y que la Resis­ten­cia ha ido estruc­tu­ran­do en estos dos años”, con­clu­yó Mem­bre­ño.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *