For­ta­le­zas y debi­li­da­des del Movi­mien­to 15-M- Luis Ocam­po

Tene­mos ya una cier­ta pers­pec­ti­va de la evo­lu­ción del movi­mien­to 15‑M, sufi­cien­te para hacer una pri­me­ra refle­xión sobre sus reper­cu­sio­nes, sus poten­cia­li­da­des y sus debi­li­da­des.

En pri­mer lugar, se pue­de con­fir­mar que la ampli­tud del movi­mien­to 15‑M demues­tra el gran males­tar gene­ra­do por las reper­cu­sio­nes socia­les y polí­ti­cas de la cri­sis en nume­ro­sos sec­to­res de la socie­dad. Pero tam­bién, algo que se venía mas­can­do des­de tiem­po atrás, la impor­tan­te des­le­gi­ti­ma­ción del Régi­men sur­gi­do de la tran­si­ción.

A dife­ren­cia de las movi­li­za­cio­nes en otros Esta­dos euro­peos, aquí el movi­mien­to 15‑M cues­tio­na no sólo la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social del Sis­te­ma, sino al Sis­te­ma mis­mo.

En segun­do lugar, se pue­de obser­var el desa­rro­llo des­igual del movi­mien­to en los diver­sos Pue­blos del Esta­do, cues­tión que pare­ce tener rela­ción, entre otras cosas, con el nivel de implan­ta­ción ante­rior de orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas pro­pias y de la exis­ten­cia de un sig­ni­fi­ca­ti­vo nivel de res­pues­ta pre­vio a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y pro­to­fas­cis­tas que esta­mos sufrien­do los Pue­blos Tra­ba­ja­do­res del Esta­do.

En el caso de Cas­ti­lla y par­ti­cu­lar­men­te de Madrid, el movi­mien­to ha alcan­za­do una gran ampli­tud, por­que tam­bién es en dón­de obje­ti­va­men­te se venía dan­do una mayor asi­me­tría entre la gra­ve­dad de la situa­ción y el nivel de res­pues­ta popu­lar.

El movi­mien­to 15- M ha pues­to patas arri­ba casi todas las apre­cia­cio­nes de la reali­dad social hechas des­de casi todas las ins­tan­cias, de casi todos los ámbi­tos ideo­ló­gi­cos, aun­que no cier­ta­men­te de todos.

A estas altu­ras tam­bién pare­ce cla­ro que el aspec­to autó­no­mo y espon­tá­neo del movi­mien­to, no de su con­vo­ca­to­ria ini­cial, es cla­ve. Pero tam­bién que hay gen­tes que habían echa­do las cuen­tas sobre las reper­cu­sio­nes elec­to­ra­les del movi­mien­to que ade­más siguen echán­do­las.

Has­ta aho­ra, pare­ce que no le han sali­do en abso­lu­to, pero pare­ce cla­ro tam­bién que en estos últi­mos días esas mis­mas gen­tes han lan­za­do una nue­va ofen­si­va para inten­tar recon­du­cir el movi­mien­to en lo pro­gra­má­ti­co a algo tan des­ca­fei­na­do que pue­da ser asu­mi­do por el mis­mí­si­mo Rubal­ca­ba, y en lo orga­ni­za­ti­vo a un rápi­do replie­gue hacia una «estruc­tu­ra» más o menos abier­ta, pero más fácil­men­te con­tro­la­ble.

La dere­cha for­mal ins­ti­tu­cio­nal, tan­to la cata­la­na como la espa­ño­la, están abier­ta­men­te por la liqui­da­ción sin más con­tem­pla­cio­nes del movi­mien­to 15‑M. Lo han demos­tra­do el vier­nes 27 en Bar­ce­lo­na y lo expre­sa el P.P. madri­le­ño exi­gien­do, cada día, la diso­lu­ción de la con­cen­tra­ción en la Puer­ta del Sol.

Pero el PSOE echa sus cuen­tas, para el 22 M le han sali­do mal, pero den­tro de unos pocos meses serán las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les. Y el PSOE, con Rubal­ca­ba a la cabe­za, polí­ti­co manio­bre­ro don­de los haya, va a poner toda la car­ne en el asa­dor, para inten­tar salir lo mejor posi­ble de ese pro­ce­so elec­to­ral.

Saben que un desas­tre simi­lar al sufri­do en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y auto­nó­mi­cas, supon­dría una cri­sis bru­tal para su par­ti­do, difí­cil­men­te supe­ra­ble, y por tan­to, una autén­ti­ca cri­sis del Régi­men del que son sus­ten­to prin­ci­pal.

Un 15‑M en el recuer­do que deje, como poso fun­da­men­tal, las exi­gen­cias gené­ri­cas de: Tra­ba­jo digno, Refor­ma de la Ley Elec­to­ral, y mayor par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, todo ello sin mayor con­cre­ción, sería un estu­pen­do ban­de­rín de engan­che para un Rubal­ca­ba-PSOE, con la mas­ca­ra pues­ta de la reno­va­ción.

Se pue­de intuir que una ope­ra­ción de esas carac­te­rís­ti­cas está inten­tan­do poner­se en mar­cha.

Pero, ¿es posi­ble que esa manio­bra fun­cio­ne?

No es fácil, por­que la inmen­sa mayo­ría de la gen­te que apo­ya y par­ti­ci­pa en el movi­mien­to 15‑M no está por esa labor. Pero si no hay una defen­sa cohe­ren­te que con­si­ga man­te­ner la filo­so­fía y los prin­ci­pios pro­gra­má­ti­cos ini­cia­les del movi­mien­to 15‑M, ésto podría aca­bar ocu­rrien­do. Es por ello de vital impor­tan­cia que las gen­tes que están por­que no se nos robe un movi­mien­to social que es, y tie­ne que seguir sien­do del Pue­blo, neu­tra­li­cen esa posi­bi­li­dad.

Ello es la úni­ca garan­tía de que el movi­mien­to 15‑M man­ten­ga su sobe­ra­nía y sus obje­ti­vos ini­cia­les, que es lo que le ha dado y le da sen­ti­do, ade­más de un amplí­si­mo apo­yo popu­lar.

La vía de exten­der a pue­blos y barrios, que ya ha comen­za­do, y con un impor­tan­tí­si­mo éxi­to en Madrid, es una de las garan­tías para que el 15‑M avan­ce como suje­to socio-polí­ti­co pro­pio y autó­no­mo. Esta cues­tión es, a su vez, la garan­tía para avan­zar hacia la con­se­cu­ción de los obje­ti­vos pro­pues­tos por el movi­mien­to, neu­tra­li­zan­do las posi­bles manio­bras para su ins­tru­men­ta­li­za­ción.

Iz​.Ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *