La dic­ta­du­ra de Batis­ta, una opción alter­na­ti­va en Mia­mi (I) – José Luis Mén­dez Mén­dez

En Mia­mi, los batis­tia­nos de siem­pre se aso­cian para pre­sen­tar a la opro­bio­sa dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta, como una opción alter­na­ti­va para incau­tos soña­do­res, que año­ran retro­traer al pasa­do a la Cuba de hoy, uni­da y empe­ña­da en labrar con tesón, esfuer­zo y sacri­fi­cio un mun­do mejor, como dije­ra Mar­tí, con todos y para el bien de todos.

El terro­ris­ta pro­te­gi­do Luis Posa­da Carri­les fue reci­bi­do con jol­go­rios y víto­res en Mia­mi, don­de se orga­ni­za­ron fes­te­jos al cri­mi­nal ven­ce­dor en El Paso. Este tie­ne ase­gu­ra­do un car­go de ase­sor en el fla­man­te pro­yec­to polí­ti­co de La Rosa Blan­ca, engen­dro batis­tiano que lle­va ade­lan­te Lin­coln Díaz-Balart Caba­lle­ro, quien ante la inmi­nen­te y segu­ra derro­ta en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas deci­dió tomar las espar­ci­das ceni­zas de esa orga­ni­za­ción terro­ris­ta, crea­da por su padre, un fun­cio­na­rio corrup­to y mal­ver­sa­dor batis­tiano, en enero de 1959 y que tuvo un fugaz trán­si­to en la con­tra­rre­vo­lu­ción cuba­na.

Aho­ra los batis­tia­nos reci­bi­rán, sin dudas, fon­dos fede­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nos des­ti­na­dos a la sub­ver­sión con­tra Cuba, no fal­ta­rán ade­más las con­tri­bu­cio­nes de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios que harán sus dona­ti­vos como inver­sio­nes a ries­go en este pro­yec­to des­ti­na­do al fra­ca­so.

El maño­so Díaz-Balart, que dejó su esca­ño en el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, se dedi­ca a revi­vir el gru­po mafio­so clan­des­tino crea­do por su padre. Este cuen­ta con el apo­yo ya garan­ti­za­do de su ex cole­ga Ilea­na Ros Leh­ti­nen, para obte­ner fon­dos millo­na­rios del pre­su­pues­to fede­ral des­ti­na­dos a des­es­ta­bi­li­zar a Cuba.

El día 25 de mayo del 2010, Díaz-Balart enca­be­zó una reu­nión secre­ta en la que se refun­dó La Rosa Blan­ca con la pre­sen­cia de la men­cio­na­da Ros Leh­ti­nen, hoy nada menos que jefa del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, y del recien­te­men­te ele­gi­do sena­dor fede­ral Mar­co Rubio.

Sus nexos no son nue­vos, en la déca­da de los noven­ta ambos entre­ga­ron, como sím­bo­lo, una ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na al Direc­tor Gene­ral de TV y Radio Mar­tí duran­te la admi­nis­tra­ción de William Clin­ton, por “su apor­te a la lucha con­tra el gobierno cubano”. En 1994, Díaz-Balart se pro­nun­ció a favor del blo­queo naval a Cuba duran­te la lla­ma­da cri­sis de los bal­se­ros.

El 27 de agos­to de 1994, reco­men­dó abier­ta­men­te a la Casa Blan­ca per­mi­tir a los terro­ris­tas de Mia­mi lan­zar ata­ques con­tra Cuba des­de el terri­to­rio de los Esta­dos Uni­dos. Un cable de la agen­cia AP recuer­da cómo Díaz-Balart y el gru­po terro­ris­ta Coman­dos L, pidie­ron la mora­to­ria tem­po­ral de la fre­cuen­te­men­te vio­la­da Ley de Neu­tra­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na, con la inten­ción de lan­zar ope­ra­ti­vos arma­dos con­tra Cuba con total impu­ni­dad.

En 1999, res­pal­dó con vehe­men­cia el secues­tro y reten­ción en Mia­mi del niño cubano Elián Gon­zá­lez Bro­tóns y pro­tes­tó exal­ta­da­men­te con­tra la Admi­nis­tra­ción Clin­ton cuan­do el menor fue rein­te­gra­do a su padre y regre­sa­do a Cuba.

Este batis­tiano de cuna ejer­ció influen­cia para la libe­ra­ción del terro­ris­ta Orlan­do Bosch Ávi­la, mien­tras era juz­ga­do en Vene­zue­la, des­pués fue su men­tor cuan­do fue admi­ti­do en Esta­dos Uni­dos e indul­ta­do en 1989 por su ex jefe en la CIA, el pre­si­den­te Geor­ge H. W. Bush. Años más tar­de pre­sio­nó al gobierno de la pre­si­den­ta Mire­ya Mos­co­so de Pana­má para que libe­ra­ra al terro­ris­ta Posa­da Carri­les, cuya libe­ra­ción tam­bién recla­mó lue­go de su lle­ga­da ile­gal al terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano, aho­ra será su patrón en la momi­fi­ca­da Rosa Blan­ca.

El engen­dro ori­gi­nal

La Rosa Blan­ca fue crea­da en Nue­va York el 29 de enero de 1959, por el ex repre­sen­tan­te y tes­ta­fe­rro batis­tiano Rafael Lin­coln Díaz-Balart Gutié­rrez, quien se encon­tra­ba en Espa­ña, en nego­cios tur­bios de Batis­ta en el momen­to de su derro­ca­mien­to, se tras­la­dó de inme­dia­to a Esta­dos Uni­dos para comen­zar a cons­pi­rar con­tra la Revo­lu­ción.

En la cita­da reu­nión batis­tia­na de refun­da­ción de la Rosa Blan­ca, tam­bién par­ti­ci­pó Rober­to Mar­tín Pérez Rodrí­guez, ex cabo de la poli­cía de Batis­ta —hijo de un coro­nel con bien gana­da fama de ase­sino— quien esca­pó de la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria al triun­fo de la Revo­lu­ción e inme­dia­ta­men­te comen­zó a cons­pi­rar, y fue cap­tu­ra­do en la inten­to­na inva­so­ra que pro­ce­den­te de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na fue abor­ta­da el 13 de agos­to de 1959 en el aero­puer­to de Tri­ni­dad.

De regre­so a Mia­mi, se inte­gró a los gru­pos mag­ni­ci­das de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na y estu­vo a la caza del Pre­si­den­te Fidel Cas­tro Ruz, duran­te las Cum­bres Ibe­ro­ame­ri­ca­nas de Jefes de Esta­do y de Gobierno de los Paí­ses Ibe­ro­ame­ri­ca­nos.

Rober­to Mar­tín Pérez estu­vo al fren­te del gru­po para­mi­li­tar de la FNCA, de la cual fue Direc­ti­vo y mima­do de Jor­ge Lin­coln Mas Cano­sa, quien finan­ció la fuga del terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les, de una cár­cel vene­zo­la­na en agos­to de 1985.

Des­pués se escin­dió con fines de pro­ta­go­nis­mo de la matriz de la Fun­da­ción para aso­ciar­se a su clon el Con­se­jo para la Liber­tad de Cuba, don­de tam­bién es direc­ti­va su espo­sa Lucre­cia Ninos­ka Pérez Cas­te­llón, otro­ra voce­ro de la FNCA quien estu­vo a car­go de la lla­ma­da Voz de la Fun­da­ción, emi­so­ra sub­ver­si­va que inci­ta­ba a la vio­len­cia en Cuba.

Esta mujer esta­ba pre­sen­te en la reu­nión por dere­cho pro­pio como batis­tia­na leal y mili­tan­te e hija del san­gui­na­rio ase­sino Fran­cis­co Paco Pérez Gon­zá­lez, subor­di­na­do de Lut­gar­do Mar­tín Pérez en la temi­ble Radio Moto­ri­za­da de la Poli­cía Nacio­nal de la dic­ta­du­ra batis­tia­na, inte­gra el men­cio­na­do Con­se­jo, que agru­pa a otros batis­tia­nos fun­da­men­ta­lis­tas de incues­tio­na­ble tra­yec­to­ria terro­ris­ta.

El padre de Ninos­ka era tenien­te coro­nel de la Poli­cía y fue san­cio­na­do en ausen­cia a 20 años de pri­sión en la Cau­sa 27959 por el deli­to de ase­si­na­to y encu­bri­mien­to. Tam­bién tenía pen­dien­te la Cau­sa 5654 por el ase­si­na­to a san­gre fría de un ciu­da­dano duran­te un ope­ra­ti­vo poli­cial. Este caso, en el momen­to de ser juz­ga­do, fue sobre­seí­do por órde­nes expre­sas y ampa­ra­do por la Reso­lu­ción 49 – 55 fir­ma­da por el pro­pio Ful­gen­cio Batis­ta.

Para los jóve­nes cuba­nos de hoy, estos nom­bres son cono­ci­dos a tra­vés de las viven­cias con­ta­das por sus padres y abue­los sobre los nume­ro­sos crí­me­nes come­ti­dos por los sica­rios batis­tia­nos, cuyos segui­do­res inten­tan revi­vir aho­ra, en Mia­mi, esas pági­nas de dolor y luto, para impo­ner nue­va­men­te la dic­ta­du­ra batis­tia­na en Cuba des­pués de más de medio siglo de derro­ca­da.

Acom­pa­ña­ron a Lin­coln Díaz-Balart, fami­lia­res y depo­si­ta­rios del lega­do cri­mi­nal de uno de los ase­si­nos de cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res en la Sie­rra Maes­tra, el tenien­te coro­nel Ángel Sán­chez Mos­que­ra y otros repre­sen­tan­tes de los apa­ra­tos repre­si­vos de la dic­ta­du­ra.

Ade­más de auto­pro­cla­mar­se here­de­ro polí­ti­co de la efí­me­ra Rosa Blan­ca, a la cual cali­fi­có de úni­ca y autóc­to­na segui­do­ra de las doc­tri­nas y pen­sa­mien­tos del dic­ta­dor, Díaz-Balart nom­bró de dedo ante los asis­ten­tes a la ex jefa de su ofi­ci­na de dis­tri­to en Mia­mi, Ana María Car­bo­nell Mon­ge, como secre­ta­ria eje­cu­ti­va de la orga­ni­za­ción.

Car­bo­nell Mon­ge tie­ne víncu­los con aso­cia­dos al cri­men orga­ni­za­do colom­biano, al igual que Díaz-Balart, quien cul­ti­va tam­bién en ese país rela­cio­nes sos­pe­cho­sas. En meses pre­vios al relan­za­mien­to del vie­jo engen­dro con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, su aho­ra cabe­ci­lla reali­zó varios via­jes a Colom­bia en bus­ca de recur­sos y apo­yo polí­ti­co.

Reci­bió duran­te el gobierno de Álva­ro Uri­be un raro reco­no­ci­mien­to colom­biano, al otor­gár­se­le la lla­ma­da Orden del Con­gre­so en el Gra­do de Gran Cruz del Sena­do de Colom­bia, ges­to que moti­vó sus­pi­ca­cia y la impug­na­ción de legis­la­do­res y polí­ti­cos loca­les de varias ten­den­cias polí­ti­cas.

Una exigua mem­bre­sía inte­gra­da por ase­si­nos, devo­tos y segui­do­res del batis­ta­to que segó la vida de miles de cuba­nos, solo pue­de con­vo­car a aque­llos que quie­ran retro­traer al pue­blo de Cuba a ese pasa­do al cual no se regre­sa­rá.

Pre­sen­tar a La Rosa Blan­ca como una opción alter­na­ti­va es des­de ya un pro­yec­to sin futu­ro para la con­tra­rre­vo­lu­ción cuba­na en Mia­mi. Para los cuba­nos que codo a codo luchan por defen­der un sis­te­ma socia­lis­ta que que­dó para siem­pre cimen­ta­do con la san­gre, sudor y esfuer­zo de nues­tros obre­ros, cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, que com­ba­tie­ron, murie­ron, ven­cie­ron y pasa­ron a la his­to­ria patria hace medio siglo en Pla­ya Girón, la adver­ten­cia irre­nun­cia­ble es: Patria o Muer­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *