La dic­ta­du­ra de Batis­ta, una opción alter­na­ti­va en Mia­mi (I) – José Luis Mén­dez Méndez

En Mia­mi, los batis­tia­nos de siem­pre se aso­cian para pre­sen­tar a la opro­bio­sa dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta, como una opción alter­na­ti­va para incau­tos soña­do­res, que año­ran retro­traer al pasa­do a la Cuba de hoy, uni­da y empe­ña­da en labrar con tesón, esfuer­zo y sacri­fi­cio un mun­do mejor, como dije­ra Mar­tí, con todos y para el bien de todos.

El terro­ris­ta pro­te­gi­do Luis Posa­da Carri­les fue reci­bi­do con jol­go­rios y víto­res en Mia­mi, don­de se orga­ni­za­ron fes­te­jos al cri­mi­nal ven­ce­dor en El Paso. Este tie­ne ase­gu­ra­do un car­go de ase­sor en el fla­man­te pro­yec­to polí­ti­co de La Rosa Blan­ca, engen­dro batis­tiano que lle­va ade­lan­te Lin­coln Díaz-Balart Caba­lle­ro, quien ante la inmi­nen­te y segu­ra derro­ta en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas deci­dió tomar las espar­ci­das ceni­zas de esa orga­ni­za­ción terro­ris­ta, crea­da por su padre, un fun­cio­na­rio corrup­to y mal­ver­sa­dor batis­tiano, en enero de 1959 y que tuvo un fugaz trán­si­to en la con­tra­rre­vo­lu­ción cubana.

Aho­ra los batis­tia­nos reci­bi­rán, sin dudas, fon­dos fede­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nos des­ti­na­dos a la sub­ver­sión con­tra Cuba, no fal­ta­rán ade­más las con­tri­bu­cio­nes de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios que harán sus dona­ti­vos como inver­sio­nes a ries­go en este pro­yec­to des­ti­na­do al fracaso.

El maño­so Díaz-Balart, que dejó su esca­ño en el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, se dedi­ca a revi­vir el gru­po mafio­so clan­des­tino crea­do por su padre. Este cuen­ta con el apo­yo ya garan­ti­za­do de su ex cole­ga Ilea­na Ros Leh­ti­nen, para obte­ner fon­dos millo­na­rios del pre­su­pues­to fede­ral des­ti­na­dos a des­es­ta­bi­li­zar a Cuba.

El día 25 de mayo del 2010, Díaz-Balart enca­be­zó una reu­nión secre­ta en la que se refun­dó La Rosa Blan­ca con la pre­sen­cia de la men­cio­na­da Ros Leh­ti­nen, hoy nada menos que jefa del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, y del recien­te­men­te ele­gi­do sena­dor fede­ral Mar­co Rubio.

Sus nexos no son nue­vos, en la déca­da de los noven­ta ambos entre­ga­ron, como sím­bo­lo, una ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na al Direc­tor Gene­ral de TV y Radio Mar­tí duran­te la admi­nis­tra­ción de William Clin­ton, por “su apor­te a la lucha con­tra el gobierno cubano”. En 1994, Díaz-Balart se pro­nun­ció a favor del blo­queo naval a Cuba duran­te la lla­ma­da cri­sis de los balseros.

El 27 de agos­to de 1994, reco­men­dó abier­ta­men­te a la Casa Blan­ca per­mi­tir a los terro­ris­tas de Mia­mi lan­zar ata­ques con­tra Cuba des­de el terri­to­rio de los Esta­dos Uni­dos. Un cable de la agen­cia AP recuer­da cómo Díaz-Balart y el gru­po terro­ris­ta Coman­dos L, pidie­ron la mora­to­ria tem­po­ral de la fre­cuen­te­men­te vio­la­da Ley de Neu­tra­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na, con la inten­ción de lan­zar ope­ra­ti­vos arma­dos con­tra Cuba con total impunidad.

En 1999, res­pal­dó con vehe­men­cia el secues­tro y reten­ción en Mia­mi del niño cubano Elián Gon­zá­lez Bro­tóns y pro­tes­tó exal­ta­da­men­te con­tra la Admi­nis­tra­ción Clin­ton cuan­do el menor fue rein­te­gra­do a su padre y regre­sa­do a Cuba.

Este batis­tiano de cuna ejer­ció influen­cia para la libe­ra­ción del terro­ris­ta Orlan­do Bosch Ávi­la, mien­tras era juz­ga­do en Vene­zue­la, des­pués fue su men­tor cuan­do fue admi­ti­do en Esta­dos Uni­dos e indul­ta­do en 1989 por su ex jefe en la CIA, el pre­si­den­te Geor­ge H. W. Bush. Años más tar­de pre­sio­nó al gobierno de la pre­si­den­ta Mire­ya Mos­co­so de Pana­má para que libe­ra­ra al terro­ris­ta Posa­da Carri­les, cuya libe­ra­ción tam­bién recla­mó lue­go de su lle­ga­da ile­gal al terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano, aho­ra será su patrón en la momi­fi­ca­da Rosa Blanca.

El engen­dro original

La Rosa Blan­ca fue crea­da en Nue­va York el 29 de enero de 1959, por el ex repre­sen­tan­te y tes­ta­fe­rro batis­tiano Rafael Lin­coln Díaz-Balart Gutié­rrez, quien se encon­tra­ba en Espa­ña, en nego­cios tur­bios de Batis­ta en el momen­to de su derro­ca­mien­to, se tras­la­dó de inme­dia­to a Esta­dos Uni­dos para comen­zar a cons­pi­rar con­tra la Revolución.

En la cita­da reu­nión batis­tia­na de refun­da­ción de la Rosa Blan­ca, tam­bién par­ti­ci­pó Rober­to Mar­tín Pérez Rodrí­guez, ex cabo de la poli­cía de Batis­ta —hijo de un coro­nel con bien gana­da fama de ase­sino— quien esca­pó de la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria al triun­fo de la Revo­lu­ción e inme­dia­ta­men­te comen­zó a cons­pi­rar, y fue cap­tu­ra­do en la inten­to­na inva­so­ra que pro­ce­den­te de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na fue abor­ta­da el 13 de agos­to de 1959 en el aero­puer­to de Trinidad.

De regre­so a Mia­mi, se inte­gró a los gru­pos mag­ni­ci­das de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na y estu­vo a la caza del Pre­si­den­te Fidel Cas­tro Ruz, duran­te las Cum­bres Ibe­ro­ame­ri­ca­nas de Jefes de Esta­do y de Gobierno de los Paí­ses Iberoamericanos.

Rober­to Mar­tín Pérez estu­vo al fren­te del gru­po para­mi­li­tar de la FNCA, de la cual fue Direc­ti­vo y mima­do de Jor­ge Lin­coln Mas Cano­sa, quien finan­ció la fuga del terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les, de una cár­cel vene­zo­la­na en agos­to de 1985.

Des­pués se escin­dió con fines de pro­ta­go­nis­mo de la matriz de la Fun­da­ción para aso­ciar­se a su clon el Con­se­jo para la Liber­tad de Cuba, don­de tam­bién es direc­ti­va su espo­sa Lucre­cia Ninos­ka Pérez Cas­te­llón, otro­ra voce­ro de la FNCA quien estu­vo a car­go de la lla­ma­da Voz de la Fun­da­ción, emi­so­ra sub­ver­si­va que inci­ta­ba a la vio­len­cia en Cuba.

Esta mujer esta­ba pre­sen­te en la reu­nión por dere­cho pro­pio como batis­tia­na leal y mili­tan­te e hija del san­gui­na­rio ase­sino Fran­cis­co Paco Pérez Gon­zá­lez, subor­di­na­do de Lut­gar­do Mar­tín Pérez en la temi­ble Radio Moto­ri­za­da de la Poli­cía Nacio­nal de la dic­ta­du­ra batis­tia­na, inte­gra el men­cio­na­do Con­se­jo, que agru­pa a otros batis­tia­nos fun­da­men­ta­lis­tas de incues­tio­na­ble tra­yec­to­ria terrorista.

El padre de Ninos­ka era tenien­te coro­nel de la Poli­cía y fue san­cio­na­do en ausen­cia a 20 años de pri­sión en la Cau­sa 27959 por el deli­to de ase­si­na­to y encu­bri­mien­to. Tam­bién tenía pen­dien­te la Cau­sa 5654 por el ase­si­na­to a san­gre fría de un ciu­da­dano duran­te un ope­ra­ti­vo poli­cial. Este caso, en el momen­to de ser juz­ga­do, fue sobre­seí­do por órde­nes expre­sas y ampa­ra­do por la Reso­lu­ción 49 – 55 fir­ma­da por el pro­pio Ful­gen­cio Batista.

Para los jóve­nes cuba­nos de hoy, estos nom­bres son cono­ci­dos a tra­vés de las viven­cias con­ta­das por sus padres y abue­los sobre los nume­ro­sos crí­me­nes come­ti­dos por los sica­rios batis­tia­nos, cuyos segui­do­res inten­tan revi­vir aho­ra, en Mia­mi, esas pági­nas de dolor y luto, para impo­ner nue­va­men­te la dic­ta­du­ra batis­tia­na en Cuba des­pués de más de medio siglo de derrocada.

Acom­pa­ña­ron a Lin­coln Díaz-Balart, fami­lia­res y depo­si­ta­rios del lega­do cri­mi­nal de uno de los ase­si­nos de cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res en la Sie­rra Maes­tra, el tenien­te coro­nel Ángel Sán­chez Mos­que­ra y otros repre­sen­tan­tes de los apa­ra­tos repre­si­vos de la dictadura.

Ade­más de auto­pro­cla­mar­se here­de­ro polí­ti­co de la efí­me­ra Rosa Blan­ca, a la cual cali­fi­có de úni­ca y autóc­to­na segui­do­ra de las doc­tri­nas y pen­sa­mien­tos del dic­ta­dor, Díaz-Balart nom­bró de dedo ante los asis­ten­tes a la ex jefa de su ofi­ci­na de dis­tri­to en Mia­mi, Ana María Car­bo­nell Mon­ge, como secre­ta­ria eje­cu­ti­va de la organización.

Car­bo­nell Mon­ge tie­ne víncu­los con aso­cia­dos al cri­men orga­ni­za­do colom­biano, al igual que Díaz-Balart, quien cul­ti­va tam­bién en ese país rela­cio­nes sos­pe­cho­sas. En meses pre­vios al relan­za­mien­to del vie­jo engen­dro con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, su aho­ra cabe­ci­lla reali­zó varios via­jes a Colom­bia en bus­ca de recur­sos y apo­yo político.

Reci­bió duran­te el gobierno de Álva­ro Uri­be un raro reco­no­ci­mien­to colom­biano, al otor­gár­se­le la lla­ma­da Orden del Con­gre­so en el Gra­do de Gran Cruz del Sena­do de Colom­bia, ges­to que moti­vó sus­pi­ca­cia y la impug­na­ción de legis­la­do­res y polí­ti­cos loca­les de varias ten­den­cias políticas.

Una exigua mem­bre­sía inte­gra­da por ase­si­nos, devo­tos y segui­do­res del batis­ta­to que segó la vida de miles de cuba­nos, solo pue­de con­vo­car a aque­llos que quie­ran retro­traer al pue­blo de Cuba a ese pasa­do al cual no se regresará.

Pre­sen­tar a La Rosa Blan­ca como una opción alter­na­ti­va es des­de ya un pro­yec­to sin futu­ro para la con­tra­rre­vo­lu­ción cuba­na en Mia­mi. Para los cuba­nos que codo a codo luchan por defen­der un sis­te­ma socia­lis­ta que que­dó para siem­pre cimen­ta­do con la san­gre, sudor y esfuer­zo de nues­tros obre­ros, cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, que com­ba­tie­ron, murie­ron, ven­cie­ron y pasa­ron a la his­to­ria patria hace medio siglo en Pla­ya Girón, la adver­ten­cia irre­nun­cia­ble es: Patria o Muerte.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.