47 Años de bata­llas por la paz de Colom­bia des­de la resis­ten­cia… – Marquetalia

Com­pa­trio­tas.
Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP.
Mayo 27 de 2011
Colom­bia­nas y colom­bia­nos, her­ma­nas y her­ma­nos de Lati­noa­mé­ri­ca, en este mes de mayo se cum­plen 47 años de bar­ba­rie impues­ta a nues­tra patria, 47 acia­gos años de muer­te ale­ve, de per­se­cu­ción impla­ca­ble, de encar­ce­la­mien­tos injus­tos, de nega­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les a los ciu­da­da­nos, de des­po­jo de tie­rras y vivien­das, de des­tie­rros y des­pla­za­mien­tos, de enri­que­ci­mien­tos inmo­ra­les y de empo­bre­ci­mien­to vio­len­to, tan vio­len­to como la pobre­za mis­ma, cau­sa­dos por los dis­tin­tos gobier­nos que han ejer­ci­do el poder para la opu­len­ta minoría.
47 años de vio­len­cia par­tien­do des­de el día que el bipar­ti­dis­mo libe­ral-con­ser­va­dor per­so­ni­fi­ca­do en el exclu­yen­te, corrup­to e infa­me pac­to de alter­na­ción pre­si­den­cial del Fren­te Nacio­nal, en el gobierno de Gui­ller­mo León Valen­cia tomó la deci­sión de enrum­bar el cur­so his­tó­ri­co de la patria por los des­pe­ña­de­ros de la bar­ba­rie, lan­zan­do la más gran­de ofen­si­va mili­tar que has­ta el momen­to se cono­cie­ra en Lati­noa­mé­ri­ca, con más de 16.000 efec­ti­vos de la fuer­za arma­da guber­na­men­tal y orien­ta­da des­de la Casa Blan­ca, en su estra­te­gia para el con­trol geo­po­lí­ti­co del con­ti­nen­te y con­te­ner los vien­tos de dig­ni­dad e inde­pen­den­cia que sopla­ban des­de la revo­lu­ción cuba­na, arti­cu­la­do en el Plan LASO (Latin Ame­ri­can Secu­rity Operation)para ani­qui­lar al cam­pe­si­na­do de Mar­que­ta­lia. Es que la vio­len­cia y el arro­di­lla­mien­to ante el amo yan­qui, ha sido por exce­len­cia la con­duc­ta polí­ti­ca de las cla­ses gober­nan­tes en Colombia.
Hay ver­da­des que inco­mo­dan a las cla­ses que deten­tan el poder y a sus por­ta­vo­ces, como la de que, la vio­len­cia es la carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de su con­duc­ta polí­ti­ca, y por eso lan­zan a esce­na todo su tin­gla­do mediá­ti­co para hacer de sus tram­pas y men­ti­ras “ver­da­des ofi­cia­les”, como la jus­ti­fi­ca­ción para la agre­sión a las comu­ni­da­des agra­rias en Mar­que­ta­lia, bajo el estig­ma de “repú­bli­cas inde­pen­dien­tes”, cuan­do el cori­feo de la sin­ra­zón, en el con­gre­so de la repú­bli­ca, enca­be­za­do por el sena­dor ultra­con­ser­va­dor Álva­ro Gómez Hur­ta­do azu­zó el terror para des­pla­zar a san­gre y fue­go la resis­ten­cia en Mar­que­ta­lia, por enci­ma del cla­mor nacio­nal de paz que los acom­pa­ñó, y obli­gán­do­los a pro­fe­rir la resis­ten­cia de las FARC-EP que cre­ce imba­ti­ble acom­pa­ña­da de amor, espe­ran­zas, ini­cia­ti­vas y crí­ti­cas de los colombianos.
Des­de Mar­que­ta­lia has­ta hoy, las FARC-EP jamás hemos renun­cia­do a la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to social y arma­do, que la oli­gar­quía colom­bia­na pro­fun­di­za en cada ciclo de gobierno, por­que la bús­que­da de la paz con jus­ti­cia social es par­te de nues­tra géne­sis y razón de lucha, ade­más de la cer­te­za de que es con la par­ti­ci­pa­ción del pue­blo vol­ca­do en accio­nes e ini­cia­ti­vas como la cons­trui­re­mos. Es con el pue­blo empu­jan­do por la dis­tri­bu­ción jus­ta de la tie­rra, por el esta­ble­ci­mien­to de efec­ti­vas polí­ti­cas de salud que prio­ri­cen en el hom­bre y en la mujer y, no en las cuen­tas ban­ca­rias de los empo­rios eco­nó­mi­cos de la corrup­ción que la comer­cia­li­zan; por alcan­zar estra­te­gias socia­les que prio­ri­cen en vivien­da dig­na en cam­pos y ciu­da­des, edu­ca­ción para todos, demo­cra­cia ple­na para la con­vi­ven­cia nacio­nal y el ejer­ci­cio pleno e inte­gral de los dere­chos huma­nos; por reduc­ción del gas­to mili­tar y el redi­rec­cio­na­mien­to de la polí­ti­ca de defen­sa. Es la movi­li­za­ción de todos los sec­to­res de la socie­dad colom­bi­na quien impon­drá la sali­da polí­ti­ca del con­flic­to, ini­cian­do con el acuer­do huma­ni­ta­rio que libe­re a todos los pre­sos polí­ti­cos que se encuen­tran en las cár­ce­les del régi­men y a los pri­sio­ne­ros de gue­rra en poder de la insurgencia.
Cuan­do el gobierno orde­nó el ata­que a Mar­que­ta­lia, los cam­pe­si­nos agre­di­dos ele­va­ron su voz por sali­das de paz y bien­es­tar, pero la ambi­ción bipar­ti­dis­ta del Fren­te Nacio­nal des­ató el desan­gre que nos azo­ta. Y todas las ame­na­zas caye­ron con­tra las fuer­zas de resis­ten­cia enca­be­za­das por los legen­da­rios coman­dan­tes Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas, Isaías Par­do, Her­nan­do Gon­za­les Acos­ta, Jóse­lo Loza­da, Ciro Tru­ji­llo, Miguel Pas­cuas, Fer­nan­do Bus­tos, Jai­me Gua­ra­cas, Miriam Nar­váez y los 46 inte­gran­tes de la plé­ya­de fecun­da de la ges­ta Mar­que­ta­lia­na y de la insur­gen­cia que hoy repre­sen­ta­mos las FARC-EP. Y pro­me­tie­ron su ani­qui­la­mien­to físi­co y con ello el fin de la resis­ten­cia en pocas sema­nas. Des­de enton­ces las ame­na­zas y el “fue dado de baja”, el “va gra­ve­men­te heri­do”, el “le esta­mos res­pi­ran­do en la nuca”, “en cin­co meses los derro­ta­mos”, el “nece­si­to otros cua­tro años para derro­tar­los”, o el “este es el fin del fin” ha sido el argu­men­to para jus­ti­fi­car el expo­nen­cial gas­to mili­tar, que ha dis­pa­ra­do la fuer­za públi­ca arma­da a más de 500 mil efec­ti­vos, y que con­su­mi­rá la quin­ta par­te del pre­su­pues­to nacio­nal del año entran­te. Y, que ade­más, recep­cio­nó cer­ca de los casi $10.000 millo­nes de dóla­res de ayu­da nor­te­ame­ri­ca­na del fra­ca­sa­do Plan Colom­bia, rati­fi­can­do lo falaz de la publi­ci­ta­da tesis guber­na­men­tal del “pos-con­flic­to”, pero pro­fun­di­zan­do las des­igual­da­des que hoy deja a más de 30 millo­nes de pobres.
En este casi medio siglo de con­fron­ta­ción arma­da, hemos pues­to todas nues­tras ener­gías por la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to, pero los sec­to­res del poder, que se cre­cen de pri­vi­le­gios en la gue­rra, han dis­pa­ra­do sus arse­na­les para que ello no sea posi­ble. Los acuer­dos de la Uri­be, fir­ma­dos hace 27 años y que fue­ron espe­ran­za de paz y pros­pe­ri­dad para la nación, fue­ron aho­ga­dos en san­gre con el ase­si­na­to de más de cin­co mil inte­gran­tes de la UP, el mayor geno­ci­dio con­tra un par­ti­do de opo­si­ción espe­ran­za­do de paz. En Cara­cas y Tlax­ca­la pusi­mos todo nues­tro entu­sias­mo por reto­mar los cami­nos de la solu­ción polí­ti­ca, pero el gue­rre­ris­mo de la cla­se diri­gen­te, osten­ta­do en la gue­rra inte­gral del gobierno neo­li­be­ral de Cesar Gavi­ria, le apos­tó al jue­go de la derro­ta mili­tar de la gue­rri­lla, y en lo eco­nó­mi­co a la lla­ma­da aper­tu­ra, que dejó en la quie­bra a cien­tos de media­nas y peque­ñas empre­sas ele­van­do los nive­les de pobre­za. A los diá­lo­gos del Caguán lle­ga­mos con los equi­pos espi­ga­dos con las espe­ran­zas de recon­ci­lia­ción del pue­blo, pero la estra­te­gia de la cla­se diri­gen­te, orien­ta­da des­de Washing­ton, no era de paz, era ganar tiem­po para recom­po­ner las estruc­tu­ras de su fuer­za arma­da gol­pea­da dura­men­te por el accio­nar de las FARC-EP y desa­rro­llar los pla­nes de gue­rra con­te­ni­dos en el fra­ca­sa­do Plan Colom­bia y poner el terri­to­rio a dis­po­si­ción de las fuer­zas de ocu­pa­ción yan­quis y cabe­za de pla­ya para la agre­sión con­tra los pue­blos her­ma­nos de Amé­ri­ca Lati­na que cons­tru­yen sobe­ra­nía y democracia.
La vio­len­cia nun­ca ha sido nues­tra razón de ser, la vio­len­cia nos la impu­sie­ron y es la carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de un régi­men deca­den­te que medra en ella. Que ase­si­na a los opo­si­to­res para mono­po­li­zar el poder polí­ti­co y cre­cer las che­que­ras de la corrup­ción o alcan­zar reco­no­ci­mien­to den­tro de la estra­ti­fi­ca­ción de la muer­te que esta­ble­ció el minis­te­rio de la defen­sa, para recom­pen­sar los crí­me­nes de Esta­do y que para elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad, eufe­mís­ti­ca­men­te los han deno­mi­na­do “fal­sos posi­ti­vos”. Vio­len­cia que ha des­pla­za­do a más de 5 millo­nes de com­pa­trio­tas y des­apa­re­ci­do a más de 19 mil colom­bia­nos, sola­men­te en los 8 años de gobierno de Uri­be Vélez, para enri­que­ci­mien­to de indus­tria­les, agro­in­dus­tria­les, gana­de­ros, nar­co-terra­te­nien­tes y militares.
Nues­tra razón de ser es la paz de la vivien­da dig­na, la del desa­rro­llo humano equi­li­bra­do, la de la edu­ca­ción gra­tui­ta en todos los nive­les, la de la salud pre­ven­ti­va para toda la nación, la de la refor­ma agra­ria inte­gral que bene­fi­cie a las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y afro des­cen­dien­tes, la del sala­rio jus­to y del empleo garan­ti­za­do, la de la pro­tec­ción inte­gral del medio ambien­te, la de las garan­tías polí­ti­cas para el deba­te y la par­ti­ci­pa­ción en los órga­nos del poder polí­ti­co, la garan­te del ejer­ci­cio pleno de los dere­chos huma­nos inte­gra­les, la del res­pe­to y garan­tías a las comu­ni­da­des LGTV, la del reco­no­ci­mien­to pleno a los dere­chos de géne­ro, la del reco­no­ci­mien­to al abor­to como par­te sus­tan­cial de una socie­dad que debe cre­cer en dere­chos y la del dere­cho a la pro­tes­ta y a la movi­li­za­ción social. Y por esta paz nos la hemos juga­do toda, has­ta la vida mis­ma, como lo han refren­da­do con gene­ro­si­dad cien­tos de com­ba­tien­tes, entre quie­nes des­ta­ca­mos, con com­pro­mi­so inde­cli­na­ble, a los inol­vi­da­bles coman­dan­tes gue­rri­lle­ros Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas, Efraín Guz­mán, Raúl Reyes, Iván Ríos, Jor­ge Bri­ce­ño, Maria­na Páez y a todos nues­tros héroes farianos.
Com­pa­trio­tas, la paz es un dere­cho que tene­mos que hacer reali­dad en esta patria inun­da­da de vejá­me­nes. La bar­ba­rie no pue­de seguir sien­do par­te de nues­tro des­tino duran­te otros 47 años más, y menos aho­ra que con la movi­li­za­ción pode­mos impo­ner­nos un futu­ro cier­to y civi­li­za­do, aho­ra que el terror y el mie­do acre­cen­ta­do por el mode­lo de Esta­do mafio­so que implan­tó Uri­be Vélez se deve­la de la corrup­ción que ocul­tó la exal­ta­da “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” don­de la para­po­lí­ti­ca, la Yidis-polí­ti­ca, los “fal­sos posi­ti­vos”, los encar­ce­la­mien­tos masi­vos, las fosas comu­nes en todo el país, el robo de recur­sos des­ti­na­dos al cam­po median­te el pro­gra­ma “Agro-ingre­so segu­ro” para enri­que­ci­mien­to de los alia­dos clien­te­la­res del régi­men, las zonas fran­cas para bene­fi­cio del bol­si­llo fami­liar del ex pre­si­den­te, los segui­mien­tos ile­ga­les del DAS, la extra­di­ción de sus alia­dos nar­co-para­mi­li­ta­res para ase­gu­rar­se impu­ni­dad, las man­sio­nes den­tro de guar­ni­cio­nes mili­ta­res para alber­gar a ofi­cia­les de las fuer­zas arma­das con­de­na­dos por crí­me­nes de gue­rra y de Esta­do no ame­dran­ta ya a nues­tro pue­blo, como este lo ha expre­sa­do ya en sus reite­ra­das mani­fes­ta­cio­nes. Movi­li­za­cio­nes que vie­nen cre­cien­do des­de el año pasa­do, y cre­ce­rán, como el cla­mor de jus­ti­cia social que recla­ma la nación, con­tra el con­ti­nuis­mos del Uri­bis­mo que repre­sen­ta la “Uni­dad Nacio­nal” del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, su neo­li­be­ra­lis­mo que pro­pen­de un mode­lo de encla­ve garan­tis­ta para las mul­ti­na­cio­na­les mine­ro-ener­gé­ti­cas que pro­fun­di­za­rá la cri­sis huma­ni­ta­ria que afec­ta al país y la medioam­bien­tal que azo­ta incle­men­te a la nación en cada cam­bio de esta­ción, de recor­te y repre­sión a las liber­ta­des públi­cas, de pro­fun­di­za­ción del con­flic­to social y arma­do jus­ti­fi­ca­do en una con­cep­ción de segu­ri­dad nacio­nal impues­ta des­de Washing­ton y que fun­da­men­ta todas las moda­li­da­des de crí­me­nes de Esta­do que se apli­can en Colom­bia, de impu­ni­dad a la corrup­ción que cam­pea en todos los esta­men­tos del Esta­do como los car­te­les de la salud que esta­ble­ció la ley 100. Pero será la movi­li­za­ción y la uni­dad de todos, de todas las orga­ni­za­cio­nes y expre­sio­nes de lucha como será posi­ble alcan­zar la recon­ci­lia­ción y la recons­truc­ción de la nación, y nues­tros esfuer­zos, y los de todas y todos los com­ba­tien­tes faria­nos, se ponen a dis­po­si­ción de esta patrió­ti­ca empresa.
A estos 47 años de bar­ba­rie oli­gár­qui­ca, tene­mos que impo­ner la sali­da civi­li­za­da al con­flic­to con el incon­te­ni­ble poder de la movi­li­za­ción. Invi­ta­mos a todas las colom­bia­nas y colom­bia­nos, y a sus orga­ni­za­cio­nes para que visi­bi­li­ce­mos todas las espe­ran­zas de paz con jus­ti­cia social que pal­pi­tan en el cora­zón de la patria, con acti­vi­da­des cul­tu­ra­les, expo­si­cio­nes de arte, de músi­ca, dan­za y poe­sía; en encuen­tros depor­ti­vos, cami­na­tas eco­ló­gi­cas, encuen­tros lite­ra­rios, gru­pos de estu­dio, foros, con­ver­sa­to­rios, encuen­tros, talle­res, movi­li­za­cio­nes y mar­chas, para que la antor­cha de la paz se encien­da des­de ya, e ilu­mi­ne las año­sas espe­ran­zas que nos han que­ri­do cer­ce­nar. Y salu­da­mos a todas nues­tras her­ma­nas y her­ma­nos de Lati­noa­mé­ri­ca que han veni­do acom­pa­ñan­do al pue­blo colom­biano en este empeño.
Con­vo­ca­mos a todo el pue­blo a la acción y a la movi­li­za­ción, para enrum­bar a la nación por el camino de la solu­ción polí­ti­ca y dia­lo­ga­da, impo­nien­do reglas fis­ca­les cuyo pro­pó­si­to con­sis­ta en bene­fi­ciar a los más des­pro­te­gi­dos, con gra­vá­me­nes más altos para los que mayo­res ganan­cias adquie­ran. A esta­ble­cer una polí­ti­ca de salud públi­ca que haga énfa­sis en la colom­bia­na y el colom­biano común, y no en los bol­si­llos de los pul­pos finan­cie­ros y de los car­te­les mafio­sos que de ella se bene­fi­cian como lo evi­den­cia el atra­co de Salud­cop pro­duc­to de un mode­lo dise­ña­do exclu­si­va­men­te para bene­fi­cio eco­nó­mi­co de los empre­sa­rios. Por una polí­ti­ca edu­ca­ti­va que redi­ma y ele­ve los nive­les de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de la nación y no la che­que­ra de los mono­po­lios pri­va­dos de la ense­ñan­za. A esta­ble­cer una ley de víc­ti­mas, res­ti­tu­ción de tie­rras, en bene­fi­cio de los sin tie­rra, de los des­po­ja­dos y de las víc­ti­mas, para que la impu­ni­dad y repe­ti­ción de los crí­me­nes de Esta­do no siga sien­do la regla, y que avan­ce hacia una pro­fun­da y ver­da­de­ra refor­ma agra­ria y no la pre­ten­di­da polí­ti­ca del pre­si­den­te San­tos de entre­gar bal­díos a los sin tie­rra y las tie­rras fér­ti­les a los empre­sa­rios agro­in­dus­tria­les y terra­te­nien­tes. A que se pro­te­jan los recur­sos natu­ra­les de la explo­ta­ción de las mul­ti­na­cio­na­les que des­pla­za a la mine­ría arte­sa­nal y a la peque­ña mine­ría y dete­rio­ra el medio ambien­te. A derro­tar el con­ti­nuis­mo de la lla­ma­da “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca”, aho­ra deno­mi­na­da “uni­dad nacio­nal” y que per­sis­te en la mili­ta­ri­za­ción de la nación y en la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social, de sus orga­ni­za­cio­nes y diri­gen­tes. A impo­ner una refor­ma al infa­me régi­men de pen­sio­nes y a las lesi­vas nor­mas labo­ra­les que expri­men al tra­ba­ja­dor y hol­gan a los patronos.
En estos 47 años de bata­llas por la paz de Colom­bia des­de la resis­ten­cia arma­da, nos rati­fi­ca­mos en el empe­ño de la recons­truc­ción y rec­con­ci­lia­ción de la Colom­bia boli­va­ria­na, la patria gran­de y el socia­lis­mo, ilu­mi­na­dos por el pen­sa­mien­to uni­ta­rio del liber­ta­dor Simón Bolí­var. Por­que la uni­dad y la paz si son posible

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.