La paz des­apa­ci­ble – Anto­nio Alva­rez Solís

No; Bil­du no es ETA, Sor­tu no es ETA, Bata­su­na no es ETA. Tres­cien­tos quin­ce mil vas­cos han vota­do liber­tad y paz para com­par­tir­las pre­ci­sa­men­te con quie­nes se las nie­gan. Vas­cos que no aman la vio­len­cia aun­que les estén aco­san­do con ella. ¿Quién, pues, pro­yec­ta aho­ra el mie­do sobre Eus­kal Herria? ¿Quién insis­te, una y otra vez, en ase­gu­rar futu­ras jor­na­das negras para los que han sali­do triun­fan­tes en las urnas? ¿Quién encien­de la cruz lla­mean­te?

Muchos espa­ño­les, dema­sia­dos espa­ño­les, no quie­ren reco­no­cer la reali­dad de un pue­blo que pre­ten­de ser­lo con todo vigor en el mar­co de una paz amplia.

La paz no con­sis­te sólo en vol­ver impo­si­bles las armas. La paz requie­re otras apor­ta­cio­nes más pro­fun­das. Es un mar­co de con­cor­dia. No de ren­di­ción, sino de con­cor­dia. Para que haya paz es pre­ci­so que las ideas cir­cu­len en un per­ma­nen­te dis­cur­so inte­lec­tual en el que esas ideas se ali­men­ten de sosie­go ¿Por qué Espa­ña, la Espa­ña de esos espa­ño­les, se nie­ga siglo tras siglo a prac­ti­car ese dis­cur­so inte­lec­tual por cuyo cau­ce lle­gan todas las inno­va­cio­nes, se anu­dan los com­pro­mi­sos y se ilu­mi­na el hori­zon­te de la con­vi­ven­cia? ¿Por qué la Espa­ña de esos espa­ño­les ‑ha habi­do otras Espa­ñas nobles y esfor­za­das, des­pe­da­za­das secu­lar­men­te por la furia que nace, creo, del mie­do a per­der la úni­ca voz que al pare­cer se posee-; repi­to, por qué la Espa­ña de esos espa­ño­les requie­re siem­pre la sumi­sión en quien le habla, el silen­cio de quien la con­vo­ca a asam­blea, la gue­rra hacia los que no quie­ren sino vivir en el recau­do de su ser para edi­fi­car su hogar? Hogar, sí, hogar. ¿Todo ha de ser gri­to en esa Espa­ña que ulu­la como si en cada ama­ne­cer apa­re­cie­se el lobo?

Una comu­ni­dad nacio­nal, en este caso la comu­ni­dad espa­ño­la, no pue­de vivir, si de ver­dad aspi­ra a la vida, con un «¡San­tia­go y cie­rra, Espa­ña!», con el «Todo por la patria», con el «¡A mi la Legión!». A la patria se la hon­ra con la prác­ti­ca cons­tan­te de la refle­xión, abis­mán­do­se en cami­nos crea­do­res de pala­bras que por­ten la semi­lla de una exis­ten­cia rica. Pala­bras que sean algo más que un gui­ri­gay cla­mo­ro­so ¡Dia­blos, que insis­ten­cia más tos­ca en pen­sar con ira béli­ca en el sen­ci­llo hecho de que los demás tam­bién pien­san! Pues cla­ro que pien­san.

Una socie­dad como la euro­pea, que mamó Filo­so­fía de Gre­cia y Dere­cho de Roma, no pue­de renun­ciar a ambas cosas sin desin­te­grar­se. La duda estri­ba aho­ra, esta es la reali­dad, en acla­rar si se está desin­te­gran­do. O recons­tru­yen­do. En cual­quier caso hay que cabal­gar la ola. Hay que relle­nar los espa­cios oscu­ros de demo­cra­cia y liber­tad.

Demo­cra­cia y liber­tad. Andan tan­to los cori­feos del Par­ti­do Popu­lar, tan pobla­do de cau­di­lla­jes y otras plan­tas para­si­ta­rias jamás repu­dia­das, como los res­pon­sa­bles de las aso­cia­cio­nes que dedi­can su vida a los muer­tos ‑como si los muer­tos no nece­si­ta­ran vida y hubie­ra que dar­les ya por defi­ni­ti­va­men­te muer­tos- pidien­do que se eje­cu­te en pla­za públi­ca, con jue­ces reves­ti­dos y sacer­do­tes oran­tes, a quie­nes han lle­ga­do aho­ra a la polí­ti­ca para ampliar­la de pai­sa­je, hacien­do el ejer­ci­cio espi­ri­tual de la paz.

Dicen quie­nes pre­ten­den impo­ner, con el con­cur­so y la vio­len­cia de leyes mali­cio­sas, esa diná­mi­ca reduc­cio­nis­ta, que los muer­tos exi­gen ven­gan­za per­pe­tua ¡Pobres muer­tos, con cuya san­gre no se quie­re regar la paz, como la his­to­ria sen­sa­ta y vital ha hecho a tra­vés de los siglos!

Toque­mos sue­lo con ambos pies y aña­da­mos la cabe­za al ate­rri­za­je. ¿Quién podría sos­te­ner pací­fi­ca­men­te un esta­do si no lo pro­yec­ta hacia un futu­ro de acuer­dos y con­ven­cio­nes? Repa­sen la his­to­ria quie­nes insis­ten aho­ra en la inva­sión del espí­ri­tu ajeno a fin de lograr no la jus­ti­cia sino la des­truc­ti­va sumi­sión. A lo lar­go de la his­to­ria, la paz, es decir, el encuen­tro en la con­cor­dia, no se logró jamás pro­lon­gan­do la ruda mís­ti­ca de la muer­te sino pro­ce­dien­do con jocun­di­dad, con visión apa­ci­ble. En ese mar­co cada cual ora­rá por sus muer­tos que pasa­rán a ser muer­tos de todos, memo­ria viva para no repe­tir la san­gre ¿Aca­so lograr tan bené­fi­ca situa­ción social no exi­ge urgen­te­men­te que se pro­vea a la ciu­da­da­nía, a toda la ciu­da­da­nía, del len­gua­je amis­to­so de la liber­tad?

Han rechi­na­do los dien­tes quie­nes hue­len a poder ins­ta­la­do y han rena­ci­do las pro­me­sas de reclu­sión no sólo para quie­nes han mane­ja­do las armas sino para toda la socie­dad que etno­ló­gi­ca­men­te lle­va su san­gre. Se exi­ge que el her­mano con­de­ne al her­mano, el padre al hijo y el vecino al vecino. No bas­ta con que el her­mano, el padre o el vecino de quien deci­dió alis­tar­se en una lucha de la que habla­rán con más enten­di­mien­to los his­to­ria­do­res, pro­ce­da a pro­cla­mar el espí­ri­tu de la no vio­len­cia, sino que hace fal­ta que se des­ga­rren ínti­ma­men­te has­ta des­truir­se como seres huma­nos. ¿Habla­mos de paz? ¿Pero qué ha de enten­der­se por paz? ¿La tor­tu­ra con­ti­nua­da?

Si en las pró­xi­mas elec­cio­nes triun­fa con fuer­za sufi­cien­te el Par­ti­do Popu­lar -¿por qué defi­nir­se como popu­lar?- habrá de medi­tar pro­fun­da­men­te esa anun­cia­da regre­sión a las ile­ga­li­za­cio­nes en masa de un par­ti­do inde­pen­den­tis­ta.

La Euro­pa de los Esta­dos y de las ins­ti­tu­cio­nes está ya dema­sia­do frac­tu­ra­da en su inte­rior para aña­dir a su alfor­ja de idea­les incum­pli­dos el peso de una repre­sión que aña­di­ría un rele­van­te dato más a su polí­ti­ca xenó­fo­ba, en este caso a una xeno­fo­bia diri­gi­da con­tra la nación vas­ca. Espa­ña lle­ga tar­de a Euro­pa, ya que las esen­cias euro­peas se están per­dien­do con cele­ri­dad ‑aun­que con todas sus mácu­las: la jus­ti­cia libe­ral, la demo­cra­cia bur­gue­sa, la moral humanitaria‑, pero en tal tris­te situa­ción Euro­pa no que­rrá aña­dir a las seña­les de su deca­den­cia la con­de­na al ostra­cis­mo de par­te esen­cial de un pue­blo, que en este caso esa par­te abar­ca más ciu­da­da­nía que la que pue­dan encua­drar Bil­du, Sor­tu o cual­quie­ra de los par­ti­dos sobe­ra­nis­tas que aspi­ran a una vida nor­mal en el mar­co de la admi­nis­tra­ción públi­ca.

En ese aspec­to las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas, tan­to las polí­ti­cas como las judi­cia­les y las eje­cu­ti­vas, no que­rrán ampa­rar un mons­truo­so aten­ta­do con­tra la liber­tad y lo que que­da de la demo­cra­cia euro­pea. Es de supo­ner que el Par­ti­do Popu­lar, lle­ga­da la hora de su gobierno, no que­rrá, ni para sola­par otras impo­ten­cias, recu­rrir a algo tan ende­mo­nia­da­men­te com­pli­ca­do como es asir la Ley de Par­ti­dos para replan­tear con todas las con­se­cuen­cias un con­flic­to que Euro­pa ha dado ya por resuel­to.

Acer­ca de este posi­ble camino repre­sor por par­te del Par­ti­do Popu­lar coli­jo que no esta­rá dis­pues­to a ele­var un raro y pere­grino monu­men­to al Sr. Zapa­te­ro como polí­ti­co que logró abrir la puer­ta a la reso­lu­ción del pro­ble­ma vas­co, que el Sr. Rajoy pare­ce dis­pues­to a que vuel­va a ser un pro­ble­ma.

El Sr. Rajoy no pue­de lide­rar con una míni­ma acep­ta­ción inter­na­cio­nal una Espa­ña que sea la Espa­ña de siem­pre sin ser pri­va­do de los apo­yos inter­na­cio­na­les más impor­tan­tes.

Eus­kal Herria ha abier­to con estas últi­mas elec­cio­nes loca­les una puer­ta que va a ser muy difí­cil de cerrar des­de Madrid. Es más, Eus­ka­di ha pues­to sobre el tape­te, y la ha gana­do, la par­ti­da de la liber­tad para todos los ciu­da­da­nos de una nación. Inclu­so ha legi­ti­ma­do al nor­ma­li­zar el espec­tro -¡oh, la para­do­ja- la pre­sen­cia polí­ti­ca de los socia­lis­tas y de los auto­de­no­mi­na­dos «popu­la­res» en la vida dia­ria vas­ca, al dejar tam­bién en vía muer­ta su inau­di­to gobierno con­jun­to.

Todo tor­na a ser nor­mal en la calle vas­ca. Y esa nor­ma­li­dad para todos la han gana­do a pul­so los votan­tes de Bil­du. Si Bil­du está ya ahí, en la mesa de la gober­na­ción vas­ca, las demás for­ma­cio­nes polí­ti­cas de Eus­ka­di y Nafa­rroa pue­den decir que han reci­bi­do la abso­lu­ción de la his­to­ria para pro­se­guir su ya difí­cil com­ba­te por las ideas que defien­den, aun­que esas ideas sir­van a la cau­sa impe­ria­lis­ta de Espa­ña. Espe­re­mos aho­ra que nadie come­ta la tor­pe­za de reanu­dar la gue­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *