Donos­tia, capi­tal cul­tu­ral- Jakue Pas­cual

Des­de hace tiem­po venía­mos advir­tien­do que en Hego Eus­kal Herria se había pro­du­ci­do un cam­bio en el para­dig­ma socio­ló­gi­co y que éste aca­ba­ría por tener con­se­cuen­cias en el pano­ra­ma polí­ti­co. Cons­ta­tá­ba­mos que el esta­do de opi­nión se había modi­fi­ca­do de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va des­pla­zán­do­se hacia el inde­pen­den­tis­mo y hacia la izquier­da en un con­tex­to dis­tor­sio­na­do por leyes de gue­rra y excep­ción que impo­nían el oscu­ran­tis­mo y el apartheid a amplios sec­to­res de la pobla­ción.

Pues bien, tras esta com­ple­ja fase, al acce­der de nue­vo a las urnas el espa­cio socio­ló­gi­co auto­ri­ta­ria­men­te exclui­do, se ha podi­do com­pro­bar cómo lo que se vis­lum­bra­ba hace unos ocho años ha pro­vo­ca­do una con­tun­den­te trans­po­si­ción polí­ti­ca en los actua­les comi­cios muni­ci­pa­les y terri­to­ria­les, afian­zán­do­se tres fuer­zas. De ellas, el inde­pen­den­tis­mo se con­so­li­da como la opción de cam­bio más sóli­da fren­te al cen­tra­lis­mo unio­nis­ta y la depen­den­cia auto­no­mis­ta. Y el PNV se con­vier­te, tras el gobierno de demo­li­ción auto­nó­mi­ca de Patxi López, en el úni­co sus­ten­ta­dor de un mode­lo cadu­co de rela­cio­nes con el Esta­do y, por ende, en el obs­tácu­lo que blo­quea el acce­so a los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo pro­pug­na­dos por el reno­va­do movi­mien­to sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta de izquier­das.

Bil­du, el crack de las urnas. 315.000 votos y el mayor núme­ro de con­ce­ja­les, más de 1.100. 22 jun­te­ros en Gipuz­koa, segun­da fuer­za foral en Biz­kaia, espec­ta­cu­lar avan­ce en Ara­ba y fuer­te irrup­ción en el com­ple­jo pano­ra­ma polí­ti­co de Nafa­rroa, situán­do­se tras UPN el núme­ro de votos obte­ni­dos entre Bil­du y NaBai.

El PNV tie­ne dos opcio­nes en Vas­con­ga­das: optar por gober­nar con Bil­du o aliar­se de nue­vo con el PSOE, opción que gus­to­sa­men­te apo­ya­ría la dere­cho­na «para sal­var las ins­ti­tu­cio­nes» de Espa­ña de los inde­pen­den­tis­tas «anti­sis­te­ma» lide­ra­dos por ese «mons­truo» que ‑según Basa­goi­ti- es la coa­li­ción Bil­du. La pri­me­ra, total­men­te nove­do­sa y mayo­ri­ta­ria, podría impul­sar un gobierno de cala­do sobe­ra­nis­ta con un matiz pro­gre­sis­ta. Pero la segun­da le daría al PNV lo que real­men­te desea, su par­ti­ci­pa­ción en las gran­des infra­es­truc­tu­ras a las que se opo­ne el pro­gra­ma de izquier­das de Bil­du, crí­ti­co con la des­truc­ción del medio eco­ló­gi­co y con la pla­ni­fi­ca­ción estruc­tu­ral dise­ña­da en los actua­les pla­nes.

Miguel Buen gui­ña: «Vamos a seguir tra­ba­jan­do para man­te­ner los gran­des pro­yec­tos». Odón Elor­za refuer­za la posi­bi­li­dad de hacer­lo escu­dán­do­se en el endia­bla­do mapa polí­ti­co de la capi­tal gui­puz­coa­na y en las supues­tas nece­si­da­des infra­es­truc­tu­ra­les de Donos­tia como son, a su enten­der, el pro­yec­to con­ta­mi­nan­te de la inci­ne­ra­do­ra, la urba­ni­za­ción masi­va de Auditz Aku­lar en Altza, el metro peri­fé­ri­co, la pasa­re­la de Mon­pás o la capi­ta­li­dad cul­tu­ral de 2016 que, con Bil­du a la cabe­za, corre­rían el ries­go de no rea­li­zar­se. Pues bien, no hace fal­ta ser muy inte­li­gen­te para dar­se cuen­ta de que alre­de­dor de las infra­es­truc­tu­ras des­pil­fa­rra­do­ras y eco­ci­das va a pivo­tar el pró­xi­mo enfren­ta­mien­to social en Hego Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *