Ajus­te, sala­rio y cri­sis en la eco­no­mía mun­dial

Escri­to por Anto­nio Sana­bria, Bibia­na Medial­dea, Luis Buen­dia, Miguel Mon­ta­yà, Nacho Álva­rez y Ricar­do Mole­ro
La cri­sis por la que atra­vie­sa actual­men­te la eco­no­mía mun­dial tie­ne su ori­gen en el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral sur­gi­do a par­tir de los años seten­ta. Dicho mode­lo se basa­ba en la pues­ta en mar­cha de un pro­ce­so de ajus­te estruc­tu­ral de carác­ter per­ma­nen­te sobre el sala­rio como base para la recu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad empre­sa­rial. Aun­que este pro­ce­so, que devino en una pro­gre­si­va pau­pe­ri­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, per­mi­tió un rela­ti­vo redes­plie­gue del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial, pre­sen­ta­ba, sin embar­go, unos lími­tes de carác­ter intrín­se­co. Así, la acu­mu­la­ción de impor­tan­tes ten­sio­nes en el cen­tro mis­mo de dicha eco­no­mía ha hecho esta­llar aho­ra una bur­bu­ja finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­va que ha pues­to en tela de jui­cio la via­bi­li­dad de dicho mode­lo neo­li­be­ral. Sin embar­go, los indi­cios que empie­zan a apa­re­cer en for­ma de res­pues­tas fren­te a la cri­sis hacen temer que la sali­da a esta cri­sis se haga sobre la base de una vuel­ta de tuer­ca más en el ajus­te sala­rial.

Cri­sis de ren­ta­bi­li­dad y ajus­te sala­rial des­de los años seten­ta: el mode­lo neo­li­be­ral

El mode­lo de acu­mu­la­ción sur­gi­do tras la II Gue­rra Mun­dial, deno­mi­na­do en oca­sio­nes como “edad dora­da” del capi­ta­lis­mo, mos­tra­ba sín­to­mas de ago­ta­mien­to ya a fina­les de los años sesen­ta. Entre ellos los que se hacían más evi­den­tes eran la ralen­ti­za­ción del cre­ci­mien­to, la infla­ción y el des­em­pleo[1]. Sin embar­go, más allá de fac­to­res pun­tua­les, el ago­ta­mien­to del mode­lo venía deter­mi­na­do por una caí­da de la ren­ta­bi­li­dad empre­sa­rial que mos­tra­ba el defi­ni­ti­vo colap­so del patrón de acu­mu­la­ción pos­bé­li­co[2]. Los bene­fi­cios dis­mi­nuían mien­tras que la infla­ción, al situar­se en tasas supe­rio­res a las de los tipos de inte­rés, ero­sio­na­ban el valor de los prés­ta­mos y otros acti­vos finan­cie­ros. La reduc­ción que ello supu­so en tér­mi­nos de ingre­sos para el capi­tal duran­te los años seten­ta, jun­to con la inca­pa­ci­dad de las polí­ti­cas key­ne­sia­nas para dar la vuel­ta a esta situa­ción, ter­mi­na­ron por pre­ci­pi­tar una cri­sis de enor­mes mag­ni­tu­des.

Aque­lla cri­sis, lejos de cons­ti­tuir un epi­so­dio pasa­je­ro, se mos­tra­ba como un fenó­meno estruc­tu­ral y dura­de­ro que, de hecho, según muchos auto­res ha lle­ga­do has­ta nues­tros días (Vidal Villa y Mar­tí­nez Pei­na­do, 2000:381 – 392). La esca­la­da de refor­mas que, como res­pues­ta a la cri­sis, se puso en mar­cha en la déca­da pos­te­rior (Álva­rez, 2007:19), tomó la for­ma de un ajus­te per­ma­nen­te sobre el sala­rio, como medi­da de recom­po­si­ción de las rela­cio­nes capi­tal-tra­ba­jo, con el obje­ti­vo últi­mo de recu­pe­rar la ren­ta­bi­li­dad. Cin­co son los ejes prin­ci­pa­les de esas polí­ti­cas de ajus­te (Edwards, 1995) que, con un carác­ter uni­ver­sal y bajo el cono­ci­do nom­bre de neo­li­be­ra­lis­mo, se impu­sie­ron a lo lar­go y ancho del mun­do duran­te las tres últi­mas déca­das:

  • Ajus­te fis­cal: de mane­ra gene­ral se amplió la base impo­ni­ble al tiem­po que se redu­cían los tipos impo­si­ti­vos[3], favo­re­cién­do­se espe­cial­men­te a las ren­tas del capi­tal y a la pobla­ción de altos ingre­sos.
  • Libe­ra­li­za­ción comer­cial: bajo los aus­pi­cios de la OMC, y con el impul­so de cada vez más pro­yec­tos de inte­gra­ción regio­nal, se redu­je­ron las barre­ras comer­cia­les (espe­cial­men­te las aran­ce­la­rias) en detri­men­to de los sec­to­res más sen­si­bles a la com­pe­ten­cia inter­na­cio­nal.
  • Refor­ma del sec­tor finan­cie­ro: esta cate­go­ría agru­pa a una amplia varie­dad de medi­das ten­den­tes a des­re­gu­lar los flu­jos de capi­ta­les (espe­cial­men­te los inter­na­cio­na­les)[4]. Prác­ti­ca­men­te todos los gobier­nos abo­lie­ron las regla­men­ta­cio­nes sobre el cré­di­to, libe­ra­li­za­ron los movi­mien­tos inter­na­cio­na­les de capi­ta­les y des­re­gla­men­ta­ron los mer­ca­dos de accio­nes. Ade­más, se impul­sa­ron los mer­ca­dos de deu­da públi­ca, divi­sas, obli­ga­cio­nes y deri­va­dos.
  • Pri­va­ti­za­cio­nes: con­sis­tió en la trans­fe­ren­cia, pri­me­ro de empre­sas y lue­go de otras fun­cio­nes y ser­vi­cios públi­cos, a manos pri­va­das, inser­tán­do­las, por tan­to, en la mis­ma lógi­ca de la ren­ta­bi­li­dad.
  • Des­re­gu­la­ción labo­ral: supu­so una pro­gre­si­va pero pro­fun­da refor­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo a fin de fle­xi­bi­li­zar las for­mas de con­tra­ta­ción, redu­cien­do las garan­tías lega­les y la capa­ci­dad nego­cia­do­ra de los tra­ba­ja­do­res[5], así como los cos­tes de con­tra­ta­ción y des­pi­do.

Este con­jun­to de polí­ti­cas de ajus­te, que tam­bién impli­ca­ron medi­das de gran rele­van­cia toma­das por las empre­sas en el ámbi­to direc­ta­men­te pro­duc­ti­vo, devi­nie­ron en un gene­ra­li­za­do ajus­te sobre el sala­rio, enten­di­do éste en sus tres com­po­nen­tes prin­ci­pa­les: sala­rio direc­to, sala­rio indi­rec­to y sala­rio dife­ri­do. De este modo jus­to antes del esta­lli­do de la cri­sis finan­cie­ra en EE.UU. se cons­ta­ba, tan­to en esta eco­no­mía como en el res­to del con­ti­nen­te ame­ri­cano, una caí­da del sala­rio direc­to en tér­mi­nos reales, un inten­so dete­rio­ro de los sala­rios indi­rec­to y dife­ri­do y un gene­ra­li­za­do empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes labo­ra­les. Así, por poner sólo un ejem­plo, el sala­rio medio en tér­mi­nos reales de un tra­ba­ja­dor esta­dou­ni­den­se había pasa­do de ser 8,99 dólares/​hora en 1972 a 8,24 dólares/​hora en 2006. No es de extra­ñar que, de este modo, se pro­du­je­se, en los paí­ses tan­to del cen­tro como de la peri­fe­ria de la eco­no­mía mun­dial, un mar­ca­do retro­ce­so de la par­ti­ci­pa­ción de los sala­rios en la ren­ta nacio­nal, al mis­mo tiem­po que un incre­men­to de la de los bene­fi­cios, dejan­do cla­ro el carác­ter de cla­se de las medi­das neo­li­be­ra­les[6].

Lo más para­dó­ji­co es que a pesar de esto, es decir, a pesar del éxi­to a la hora de recu­pe­rar la ren­ta­bi­li­dad, sin embar­go, con el pro­ce­so de ajus­te no se logró un redes­plie­gue equi­va­len­te de las capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas. Así se refle­ja, por ejem­plo, en que según los datos de la OCDE, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co anual de sus paí­ses miem­bros ha sido cada vez más débil[7]. Una ten­den­cia que, jun­to con la cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad de la eco­no­mía mun­dial, ha des­in­cen­ti­va­do la inver­sión pro­duc­ti­va, dan­do lugar, como carac­te­rís­ti­ca del mode­lo de ajus­te, a una baja pro­por­ción de la inver­sión en rela­ción con el PIB. De esta mane­ra, según datos del Ban­co Mun­dial, la tasa media anual de cre­ci­mien­to de la inver­sión bru­ta entre 1990 y 1996 fue de 2,7%, mien­tras que la tasa media entre 1966 y 1973 había sido de un 7% anual (Crotty, 2000: 4 – 5).

Es decir, si bien el pro­ce­so de ajus­te fue capaz de recu­pe­rar los nive­les de ren­ta­bi­li­dad, lo hizo sin lograr recom­po­ner con ello el rit­mo de acu­mu­la­ción, lle­van­do a una nece­si­dad de polí­ti­cas de ajus­te cada vez más pro­fun­das y des­fa­vo­ra­bles a los tra­ba­ja­do­res. El ajus­te ha deve­ni­do, así, un pro­ce­so per­ma­nen­te, con­ver­ti­do en impres­cin­di­ble para sos­te­ner el cre­ci­mien­to de la ren­ta­bi­li­dad, pero que obs­ta­cu­li­za al mis­mo tiem­po las bases nece­sa­rias para sos­te­ner el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co lo que, de nue­vo, hace nece­sa­rio recu­rrir a él.

La cri­sis actual tie­ne que ver con esa inca­pa­ci­dad de las polí­ti­cas de ajus­te neo­li­be­ral para ase­gu­rar el sos­te­ni­mien­to de las tasas de cre­ci­mien­to, pero, no sólo eso, sino que, a su vez, los fun­da­men­tos de dicho cre­ci­mien­to han per­di­do soli­dez tam­bién como con­se­cuen­cia del sobre­di­men­sio­na­mien­to finan­cie­ro que han ori­gi­na­do.

La finan­cia­ri­za­ción como deto­nan­te de la cri­sis mun­dial

Así es, dada la cre­cien­te difi­cul­tad de valo­ri­za­ción del capi­tal en los cir­cui­tos pro­duc­ti­vos, la refor­ma de los mer­ca­dos finan­cie­ros ha sido un meca­nis­mo cla­ve para com­ple­tar su ren­ta­bi­li­dad en ese otro ámbi­to de la eco­no­mía. Tan­to es así que podría­mos hablar de un nue­vo mode­lo de cre­ci­mien­to (o patrón de acu­mu­la­ción) en el que los bene­fi­cios se rea­li­zan fun­da­men­tal­men­te en cir­cui­tos finan­cie­ros, y no a tra­vés de la pro­duc­ción y del comer­cio (Kripp­ner, 2005:174). Este hecho se evi­den­cia al com­pa­rar la ren­ta­bi­li­dad de las socie­da­des finan­cie­ras con las no finan­cie­ras en EE UU. Si en 1981 la tasa de bene­fi­cio de las socie­da­des no finan­cie­ras ron­da­ba el 5%, mien­tras que la de las socie­da­des finan­cie­ras era del 15%; en 2006, esas tasas habían evo­lu­cio­na­do has­ta el 10% y el 35% res­pec­ti­va­men­te (Álva­rez y Medial­dea, 2009:24).

No es de extra­ñar que des­de los años ochen­ta se cons­ta­te un cre­ci­mien­to des­pro­por­cio­na­do de las finan­zas, que se han ido des­vin­cu­lan­do pro­gre­si­va­men­te de la diná­mi­ca de la eco­no­mía pro­duc­ti­va. Como ya es sabi­do, mien­tras que el PIB mun­dial a pre­cios corrien­tes se ha dupli­ca­do entre 1990 y 2005, el volu­men de tran­sac­cio­nes de los mer­ca­dos de divi­sas se ha mul­ti­pli­ca­do por 3,5, el de deu­da públi­ca y el de deri­va­dos por 4, y el de accio­nes por 9 (op. cit., 2009:23). Para refe­rir­se a esta nue­va y cre­cien­te impor­tan­cia de las finan­zas den­tro de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca algu­nos auto­res acu­ñan el con­cep­to de finan­cia­ri­za­ción, que alu­de a un pro­ce­so según el cual las finan­zas pier­den su tra­di­cio­nal fun­ción de nexo entre el aho­rro y la inver­sión pro­duc­ti­va, para cre­cer expo­nen­cial­men­te en for­ma de masas de capi­tal líqui­do que es ren­ta­bi­li­za­do en el ámbi­to finan­cie­ro. Se tra­ta de un capi­tal fic­ti­cio que no finan­cia la acti­vi­dad pro­duc­ti­va, de la cual se halla total­men­te des­vin­cu­la­do[8], y se con­vier­te en una fuen­te per­ma­nen­te de ines­ta­bi­li­dad finan­cie­ra que ali­men­ta la ten­den­cia a la for­ma­ción de bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas, de un carác­ter cada vez más fre­cuen­te y viru­len­to[9].

No en vano, hay que recor­dar que el esta­lli­do de la cri­sis de las hipo­te­cas sub­pri­me de EE.UU. en el verano de 2007 tie­ne su ori­gen últi­mo en el pin­cha­zo ante­rior de la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca en 2000 – 2001. En efec­to, con moti­vo de éste se movie­ron ingen­tes masas de liqui­dez hacia su inver­sión en inmue­bles, con­si­de­ra­dos como valo­res refu­gio. Ese mis­mo exce­so de liqui­dez a la bús­que­da de ren­ta­bi­li­dad impul­só a los ban­cos a otor­gar cré­di­tos fáci­les a hoga­res y empre­sas, alen­ta­dos por tipos de inte­rés redu­ci­dos. Ello ter­mi­nó por impul­sar la diná­mi­ca espe­cu­la­ti­va y el sobre­en­deu­da­mien­to en el mer­ca­do inmo­bi­lia­rio de hoga­res for­ma­dos en su gran mayo­ría por asa­la­ria­dos. Si entre 2002 y 2006 las eco­no­mías cre­cían al 3%-4%, los pre­cios de la vivien­da lo hacían al 15%-20% anual en EE UU (Álva­rez y Medial­dea 2009:26), y a un pro­me­dio de 14% en Espa­ña (según datos ofi­cia­les del Minis­te­rio de la Vivien­da).

El ini­cio de la caí­da de los pre­cios de la vivien­da, uni­da al alza de tipos entre 2004 y 2007, deter­mi­nó la quie­bra de la lógi­ca del endeu­da­mien­to. El pin­cha­zo cau­só una reac­ción en cade­na favo­re­ci­da, pre­ci­sa­men­te, por el pro­ce­so de finan­cia­ri­za­ción. Los ban­cos que con­ce­die­ron cré­di­tos hipo­te­ca­rios en EE UU los habían ven­di­do a ter­ce­ros: los ban­cos de inver­sión titu­la­ri­za­ron esos cré­di­tos (agru­pán­do­los en paque­tes que con­ju­ga­ban diver­sos gra­dos de ries­go), crean­do los bonos CDO que fue­ron com­pra­dos por inver­so­res que, a su vez, crea­ron pro­duc­tos deri­va­dos (CDS) para diluir el ries­go (es decir, para pro­pa­gar­lo). Cuan­do esta­lló la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria y aumen­tó la tasa de moro­si­dad, la cade­na se rom­pió por el esla­bón más débil: los hoga­res más pobres comen­za­ron a no poder pagar sus hipo­te­cas. A pesar de que las agen­cias inter­na­cio­na­les de cali­fi­ca­ción (Moody’s, Stan­dard & Poor’s, Fitch) habían cer­ti­fi­ca­do con “segu­ri­dad máxi­ma” los bonos CDO, estos títu­los se des­va­lo­ri­zan rápi­da­men­te.

Así, la cri­sis no ha tar­da­do en gol­pear con dure­za a la eco­no­mía real de las poten­cias mun­dia­les. El colap­so del sec­tor inmo­bi­lia­rio ya supo­ne de por sí un fuer­te impac­to en algu­nas eco­no­mías, como la espa­ño­la. Pero a eso se han uni­do los pro­ble­mas de liqui­dez de las enti­da­des finan­cie­ras y, espe­cial­men­te, el hecho de que éstas des­co­noz­can la mag­ni­tud de las pér­di­das en los balan­ces del res­to de enti­da­des. Ello ha indu­ci­do una drás­ti­ca res­tric­ción del cré­di­to: los ban­cos dedi­can su liqui­dez a solu­cio­nar los agu­je­ros en sus balan­ces, antes que a pres­tar a otros. El colap­so cre­di­ti­cio blo­quea el comer­cio, la inver­sión empre­sa­rial y el con­su­mo, inte­rrum­pien­do con ello la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca[10].

El hecho es que en la situa­ción actual es posi­ble con­tras­tar muy cla­ra­men­te la inca­pa­ci­dad que han teni­do las medi­das del ajus­te neo­li­be­ral para per­mi­tir al capi­ta­lis­mo mun­dial supe­rar su ten­den­cia recu­rren­te a la cri­sis. El pro­ce­so de finan­cia­ri­za­ción, per­mi­ti­do por la des­re­gu­la­ción que se ha pro­du­ci­do del sec­tor finan­cie­ro, sólo es la for­ma con­cre­ta que ha toma­do el ajus­te sobre el sala­rio duran­te las tres últi­mas déca­das. Como con­se­cuen­cia de ello, la caí­da de la par­ti­ci­pa­ción de los sala­rios en la ren­ta nacio­nal ha teni­do como con­tra­par­ti­da un incre­men­to de la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal que se ha cana­li­za­do hacia el cita­do ámbi­to finan­cie­ro.

En últi­mo lugar, si a pesar de esa recu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad que se ha pro­pi­cia­do, no ha sido posi­ble sos­te­ner el pro­ce­so de acu­mu­la­ción y cre­ci­mien­to, lo que habría que plan­tear­se, enton­ces, es cuá­les serían las polí­ti­cas de res­pues­ta fren­te a las cri­sis que sí lo per­mi­ti­rían. O, más aún, si se tie­ne en cuen­ta que las alter­na­ti­vas prin­ci­pa­les que se vis­lum­bran en el hori­zon­te, como la key­ne­sia­na, tam­bién se demos­tra­ron ya insu­fi­cien­tes para ase­gu­rar ese pro­ce­so y fue­ron aban­do­na­das, enton­ces qui­zás habría que cues­tio­nar la via­bi­li­dad de tales polí­ti­cas.

Res­pues­tas a la cri­sis: ¿solu­cio­nes o huí­da hacia delan­te?

En este sen­ti­do, vemos que en el seno de los ges­to­res del sis­te­ma no exis­te actual­men­te un con­sen­so lo bas­tan­te amplio sobre las cau­sas y el alcan­ce de la cri­sis, y se apre­cia divi­sión de opi­nio­nes y de intere­ses, lo cual con­du­ce a una toma de medi­das a menu­do tími­da y con­tra­dic­to­ria. Así, por ejem­plo, la patro­nal CEOE reco­no­ce la “debi­li­dad de la deman­da inter­na” como un ele­men­to que las­tra la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía, pero no abo­ga por polí­ti­cas de deman­da acti­vas, sino por medi­das como el aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do, la con­ten­ción sala­rial, la reduc­ción de las cuo­tas patro­na­les a la Segu­ri­dad Social y, en defi­ni­ti­va, por medi­das que la debi­li­ta­rían aún más[11]. De esta mane­ra, se aspi­ra a una nue­va olea­da de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Sin salir de Espa­ña, tam­bién resul­ta elo­cuen­te el esfuer­zo de aus­te­ri­dad eco­nó­mi­ca que están rea­li­zan­do muchos pode­res públi­cos auto­nó­mi­cos y loca­les (lo cual retro­ali­men­ta la cri­sis).

Mien­tras tan­to, otras voces del sis­te­ma apun­tan su diag­nós­ti­co hacia una cri­sis de deman­da y a la nece­si­dad de polí­ti­cas fis­ca­les acti­vas para enfren­tar­se a su drás­ti­ca caí­da, acom­pa­ña­das de polí­ti­cas mone­ta­rias expan­si­vas. De esta mane­ra, orga­nis­mos como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal des­em­pol­va cier­tas ideas de un key­ne­sia­nis­mo que había com­ple­ta­men­te denos­ta­do has­ta fina­les de 2007, mien­tras que las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, como el Depar­ta­men­to del Teso­ro y la Reser­va Fede­ral en el caso de EE.UU, o el Ban­co Cen­tral Euro­peo y los dife­ren­tes gobier­nos en el de la Unión Euro­pea, cen­tran com­ple­ta­men­te sus polí­ti­cas en la acti­va­ción de la deman­da.

Pero bas­ta dete­ner­se en obser­var dos capí­tu­los impor­tan­tes de estas polí­ti­cas para encon­trar ele­men­tos de acuer­do entre dos pos­tu­ras apa­ren­te­men­te diver­gen­tes. En el caso de Espa­ña, des­de nin­gún sec­tor del capi­tal se for­mu­lan crí­ti­cas sus­tan­cia­les a las ingen­tes sumas de dine­ro inyec­ta­das para sos­te­ner el sis­te­ma ban­ca­rio[12], ni los des­em­bol­sos des­ti­na­dos a apun­ta­lar el sec­tor de la cons­truc­ción[13]. Aun­que los acon­te­ci­mien­tos evo­lu­cio­nan con rapi­dez, la apues­ta que pare­ce sub­ya­cer a las polí­ti­cas anti­cri­sis con­sis­te en apun­ta­lar el mode­lo eco­nó­mi­co actual sin cues­tio­nar sus fun­da­men­tos, inten­tan­do supe­rar una cri­sis que toda­vía se con­ci­be como un bache. Pare­ce que, más allá de la retó­ri­ca ofi­cial de la “bús­que­da de un nue­vo mode­lo” que no ter­mi­na de con­cre­tar­se como pro­pues­ta cohe­ren­te, se opta por una suer­te de huí­da hacia delan­te, con­sis­ten­te en exte­nuar las posi­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas del mode­lo actual.

Ante esta situa­ción es impres­cin­di­ble for­mu­lar dos pre­gun­tas: ¿Son sufi­cien­tes las medi­das actua­les para rever­tir la situa­ción eco­nó­mi­ca? Y ¿por cuán­to tiem­po podrán sos­te­ner­se? La cúpu­la del capi­tal ha impul­sa­do la inter­ven­ción del Esta­do para res­ca­tar enti­da­des finan­cie­ras, rea­li­zán­do­se una tre­men­da trans­fe­ren­cia de ren­tas des­de las arcas públi­cas hacia enti­da­des finan­cie­ras sin garan­tía de repo­si­ción y sin que ello supon­ga un con­trol efec­ti­vo de la ban­ca por el Esta­do (Álva­rez y Medial­dea, 2009:30). Las inyec­cio­nes de liqui­dez del BCE se están rea­li­zan­do a cam­bio de acti­vos no segu­ros, y todo el pro­ce­so des­ta­ca por su opa­ci­dad. Se socia­li­zan pér­di­das en favor del ren­tis­mo finan­cie­ro sin con­tra­par­ti­da algu­na que pro­te­ja a los asa­la­ria­dos fren­te a la cri­sis, al tiem­po que estas medi­das evi­den­cian la exis­ten­cia de recur­sos sufi­cien­tes para hacer­lo si hubie­se volun­tad polí­ti­ca. El défi­cit públi­co aumen­ta y la eco­no­mía, que debe­rá gene­rar recur­sos para cerrar ese défi­cit en el futu­ro, no se recu­pe­ra. Ante una cri­sis de rea­li­za­ción, el des­fa­se entre ofer­ta y deman­da se ha cerra­do his­tó­ri­ca­men­te por dos meca­nis­mos: las polí­ti­cas de estí­mu­lo de la deman­da y la des­truc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas (aumen­to del des­em­pleo, cie­rre de empre­sas, etc.). Mien­tras no sur­ta efec­to lo pri­me­ro ope­ra­rá lo segun­do.

Ade­más, como se ha dicho antes, da la impre­sión de que las polí­ti­cas anti­cri­sis no se cues­tio­nan los fun­da­men­tos de un mode­lo eco­nó­mi­co que pare­cen que­rer sal­var. Pero ¿has­ta qué pun­to es fac­ti­ble con­ti­nuar con la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca de lar­go pla­zo que ha ori­gi­na­do la ofen­si­va neo­li­be­ral con­tra el tra­ba­jo? ¿Has­ta qué pun­to pue­de sos­te­ner­se la lógi­ca de las polí­ti­cas de ajus­te? Hemos vis­to que éstas dan pie a un círcu­lo vicio­so que invo­lu­cra ele­men­tos com­pro­me­ten su pro­pia via­bi­li­dad:

1. Se basa en un ajus­te per­ma­nen­te sobre el tra­ba­jo, lo cual se tra­du­ce en un dete­rio­ro cons­tan­te de la posi­ción rela­ti­va de los tra­ba­ja­do­res en el repar­to de la ren­ta, y de su pro­gre­si­va exclu­sión del pro­gre­so eco­nó­mi­co.

2. Aun­que ha recu­pe­ra­do los nive­les de ren­ta­bi­li­dad, no ha logra­do recom­po­ner el rit­mo de acu­mu­la­ción, por lo que se pola­ri­za la capa­ci­dad de aho­rro mien­tras se estre­chan las posi­bi­li­da­des de inver­sión pro­duc­ti­va.

3. Como con­se­cuen­cia de lo ante­rior, aumen­ta la pre­sión para incor­po­rar a la lógi­ca del bene­fi­cio espa­cios que toda­vía están a sal­vo de ella (y que son fini­tos), por meca­nis­mos como las pri­va­ti­za­cio­nes[14] o la rapi­ña de los recur­sos natu­ra­les.

4. Tam­bién aumen­ta expo­nen­cial­men­te la masa de capi­tal líqui­do, lo cual ali­men­ta una lógi­ca de finan­cia­ri­za­ción pro­gre­si­va que, a su vez exi­ge una des­re­gla­men­ta­ción cre­cien­te. Ello pro­vo­ca un des­con­trol que hace cada vez más fre­cuen­tes y pro­fun­das las bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas[15].

Este mode­lo eco­nó­mi­co ha sido capaz de dar al tras­te con una pre­mi­sa irre­nun­cia­ble del pro­gre­so de las socie­da­des: que una gene­ra­ción ten­ga mejo­res con­di­cio­nes de vida que la ante­rior. Esto ya no se cum­ple para la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción mun­dial: la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Pero por enci­ma de esto (o, pre­ci­sa­men­te a cau­sa de ello), aho­ra se ve com­pro­me­ti­da pre­ci­sa­men­te la pro­pia via­bi­li­dad del mode­lo, y se hacen paten­tes los cada vez mayo­res cos­tes socia­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que gene­ra una bre­cha cada vez mayor entre la poten­cia­li­dad eco­nó­mi­ca de la huma­ni­dad y la reali­dad de la cri­sis mun­dial. No nos que­da sino denun­ciar una vez más lo que tan­to tiem­po hace que que­dó cons­ta­ta­do: que el capi­ta­lis­mo sólo se man­tie­ne en pie a cos­ta de ensan­char dicha bre­cha. Si la his­to­ria nos demues­tra que todos los mode­los de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se han pues­to en mar­cha para sos­te­ner­lo han fra­ca­sa­do, ¿no será hora ya de dejar de inten­tar­lo?

Biblio­gra­fía

AA.VV. (2009): Ajus­te y sala­rio. Las con­se­cuen­cias del neo­li­be­ra­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na y Esta­dos Uni­dos. Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Madrid.

Ala­bort, E., Buen­día, L., Fus­ter, G., Obis­po, M. y Rodrí­guez, Ll. (2008): Cri­sis eco­nó­mi­ca y resis­ten­cia obre­ra: la cri­sis mun­dial y sus efec­tos en Espa­ña. ICEA-La Mala­tes­ta, Madrid.

Álva­rez, N. (2007), Finan­cia­ri­za­ción, nue­vas estra­te­gias empre­sa­ria­les y diná­mi­ca sala­rial: el caso de Fran­cia entre 1980 y 2006, tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción pre­sen­ta­do en Depar­ta­men­to de Eco­no­mía Apli­ca­da I, Facul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la UCM, Madrid, Mimeo.

Álva­rez, N. y Medial­dea, B (2009): “Finan­cia­ri­za­ción, cri­sis eco­nó­mi­ca y socia­li­za­ción de las pér­di­das”, Vien­to Sur, n.º 100, enero 2009.

CEOE (2008): Pro­pues­tas empre­sa­ria­les para salir de la cri­sis Eco­no­mía espa­ño­la: Situa­ción, pers­pec­ti­vas y retos. En Inter­net: www​.ceoe​.es.

Crotty, James (2000), “Struc­tu­ral con­tra­dic­tions of the Glo­bal Neo­li­be­ral Regi­me”, Uni­ver­sity of Mas­sa­chus­sets Amherst, Poli­ti­cal Eco­nomy Research Ins­ti­tu­te (PERI).

Dumé­nil, Gérard, y Lévy, Domi­ni­que (2004), Capi­tal resur­ge­ment. Roots of the Neo­li­be­ral Revo­lu­tion, Har­vard Uni­ver­sity Press Har­vard, Mass.

Edwards, Sebas­tian (1995), Cri­sis and reform in Latin Ame­ri­ca: from des­poir to hope, Washing­ton, Ban­co Mundial/​Oxford Uni­ver­sity Press.

Kripp­ner, G. R. (2005) “The Finan­cia­li­za­tion of the Ame­ri­can Eco­nomy”, Socio-Eco­no­mic Review, (2005), Oxford.

Ona­ran, Özlem (2004), “Life alter cri­sis for labor and capi­tal in the era of neo­li­be­ral glo­ba­li­za­tion”, Vien­na Uni­ver­sity of Eco­no­mics and Busi­ness Admi­nis­tra­tion, Research Group: Growth and Employ­ment in Euro­pe: Sus­tai­na­bi­lity and Com­pe­ti­ti­ve­ness (noviem­bre), Vie­na.

Torres, J. y Gar­zón, A. (2009): La cri­sis finan­cie­ra. Guía para enten­der­la y expli­car­la. ATTAC, Madrid.

Vidal Villa, J.M.ª y Mar­tí­nez Pei­na­do, J. (2000). Eco­no­mía mun­dial. McGraw-Hill, Madrid.


[1] Los fuer­tes incre­men­tos en el pre­cio del petró­leo, en 1973 y 1979 no fue­ron sino un fenó­meno más de aque­lla cri­sis entre otros muchos no menos impor­tan­tes: cre­cien­tes des­equi­li­brios inter­na­cio­na­les en las balan­zas por cuen­ta corrien­te, ralen­ti­za­ción en los nive­les de inver­sión pro­duc­ti­va, ago­ta­mien­to del mode­lo for­dis­ta de rela­cio­nes labo­ra­les, ralen­ti­za­ción del sec­tor indus­trial y del pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, meno­res tasas de incre­men­to en la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral, con­vul­sio­nes en las prin­ci­pa­les pla­zas finan­cie­ras o la pro­pia quie­bra del sis­te­ma mone­ta­rio inter­na­cio­nal dólar-oro, fija­do en los acuer­dos de Bret­ton Woods de 1944.

[2] En el aná­li­sis rea­li­za­do por Dumé­nil y Lévy (2004:23) acer­ca del papel desem­pe­ña­do por la tasa de bene­fi­cio en el des­en­ca­de­na­mien­to de la cri­sis entre las prin­ci­pa­les eco­no­mías, se obser­va cómo el fac­tor expli­ca­ti­vo radi­ca en la decre­cien­te efi­cien­cia que tie­nen las nue­vas inver­sio­nes a par­tir de fina­les de los años sesen­ta.

[3] La argu­men­ta­ción de Laf­fer y otros teó­ri­cos sos­te­nía que una reduc­ción impo­si­ti­va per­mi­ti­ría incre­men­tar la recau­da­ción, al tiem­po que redu­ci­ría las dis­tor­sio­nes de pre­cios en los mer­ca­dos, con­tri­bu­yen­do así a una mayor efi­cien­cia y dina­mis­mo eco­nó­mi­cos.

[4] El obje­ti­vo decla­ra­do por los impul­so­res de las polí­ti­cas era con­tri­buir a un entorno macro­eco­nó­mi­co más esta­ble y un sis­te­ma finan­cie­ro más desa­rro­lla­do y sol­ven­te, lo cual supues­ta­men­te faci­li­ta­ría la cana­li­za­ción del aho­rro hacia la inver­sión pro­duc­ti­va.

[5] Las refor­mas ope­ra­das en el mer­ca­do de tra­ba­jo, más que redu­cir los índi­ces de des­em­pleo (Ona­ran, 2004:15), han per­mi­ti­do un aumen­to del sub­em­pleo, de la tem­po­ra­li­dad y la gene­ra­li­za­ción de la pre­ca­rie­dad como carac­te­rís­ti­ca del pano­ra­ma labo­ral en todo el mun­do.

[6] No en vano, de esta gene­ra­li­za­da evo­lu­ción regre­si­va en la dis­tri­bu­ción fun­cio­nal de la ren­ta entre sala­rios y bene­fi­cios se hacían eco en el mis­mo año 2007 diver­sos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como la OCDE, en su infor­me “Glo­ba­li­za­tion, Jobs and Wages” (Policy Brief – OECD Obser­ver) de junio de 2007, y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, en el capí­tu­lo 5 (“The Glo­ba­li­za­tion of Labor”) del World Eco­no­mic Outlook de abril de 2007. Para el caso de la Unión Euro­pea des­ta­ca el artícu­lo publi­ca­do en el Bole­tín Eco­nó­mi­co del Ban­co de Espa­ña en agos­to de 2007 por Moral y Gen­re sobre “La evo­lu­ción en la UEM de la par­ti­ci­pa­ción de los sala­rios en la ren­ta”, y para Espa­ña, el capí­tu­lo 3 de la Memo­ria sobre la Situa­ción Socio­eco­nó­mi­ca y Labo­ral que publi­có el Con­se­jo Eco­nó­mi­co y Social, en junio de 2007.

[7] Así, si en el perio­do 1950 – 1973 la tasa de cre­ci­mien­to pro­me­dio del PIB era del 4,9%, entre 1974 y 1979 ésta bajó a 3,4%; pero en las tres déca­das siguien­tes el rit­mo ha decaí­do sin pau­sa: 2,9, (1980 – 1990) 2,6 (1990 – 2000) y 2,0 (2000 – 2005).

[8] El volu­men de divi­sas nego­cia­do en un solo día en 2006 era muy supe­rior al valor dia­rio de las prin­ci­pa­les varia­bles de la eco­no­mía real (15 veces supe­rior al PIB mun­dial, 60 veces supe­rior al comer­cio mun­dial y 800 veces por enci­ma de la inver­sión extran­je­ra direc­ta inter­na­cio­nal). Por otro lado, las bol­sas habían cre­ci­do entre el 15 y el 25% anual entre 2008 y 2007, mien­tras el PIB cre­cía en torno al 3 – 4% (Álva­rez y Medial­dea, 2009:24).

[9] No hay sino que recor­dar los esta­lli­dos que se die­ron en Méxi­co en 1994, en el sudes­te asiá­ti­co en 1997, en Rusia en 1998, en Argen­ti­na en 2001 o el de la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca de EE.UU. 2000 – 2001

[10] Este meca­nis­mo se ha ceba­do espe­cial­men­te con cier­tos sec­to­res, como el auto­mó­vil (ele­men­to cla­ve en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca espa­ño­la), que, ade­más de depen­der del cré­di­to para su fun­cio­na­mien­to, tam­bién depen­den de él por­que ali­men­ta la deman­da de sus pro­duc­tos.

[11] Para la CEOE la déca­da ante­rior a la cri­sis ha dado “impor­tan­tes fru­tos en tér­mi­nos de bien­es­tar” (CEOE, 2008:11), y reco­no­ce como fac­to­res de la cri­sis actual “la caí­da de la deman­da inter­na, por el menor poder adqui­si­ti­vo de las fami­lias, la menor inver­sión empre­sa­rial y el des­em­pleo,” (op. cit., 16) y, dese­chan­do que la capa­ci­dad de com­pra de las fami­lias se pue­da recu­pe­rar “a cor­to pla­zo”, pro­po­ne un nue­vo patrón de cre­ci­mien­to (a lar­go pla­zo, cabe supo­ner) cen­tra­do en las expor­ta­cio­nes, para lo cual exi­ge “mejo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad” de la eco­no­mía espa­ño­la.

[12] Así, por ejem­plo, en el docu­men­to cita­do la CEOE defien­de el fomen­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad y la reduc­ción de la inter­ven­ción públi­ca pero, en un elo­cuen­te silen­cio, no entra a valo­rar las ayu­das pro­vis­tas por el Gobierno a la ban­ca.

[13] Nue­va­men­te, se inci­de en la nece­si­dad abs­trac­ta de un nue­vo mode­lo pro­duc­ti­vo, pero se defien­de al mis­mo tiem­po que se apun­ta­le con fon­dos públi­cos al sec­tor de la cons­truc­ción como impul­sor de la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía (CEOE, 2008:17), con un espe­cial énfa­sis en infra­es­truc­tu­ras como la alta velo­ci­dad o las auto­pis­tas, que sólo pue­den ser rea­li­za­das por gran­des cons­truc­to­ras y corres­pon­den a un plan­tea­mien­to eco­nó­mi­co cada vez más obso­le­to.

[14] Resul­ta elo­cuen­te que los Ayun­ta­mien­tos no pue­den gas­tar direc­ta­men­te las ayu­das que les otor­gue el Fon­do Esta­tal de Inver­sión Local con­tra­tan­do emplea­dos direc­ta­men­te, sino a tra­vés de empre­sas pri­va­das (liga­das a la cons­truc­ción).

[15] La últi­ma y colo­sal bur­bu­ja no ha teni­do como obje­to pro­duc­tos finan­cie­ros, sino un acti­vo físi­co y bien de pri­me­ra nece­si­dad, como es la vivien­da. Este hecho pue­de inter­pre­tar­se como un sín­to­ma de ago­ta­mien­to de la lógi­ca de finan­cia­ri­za­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *