Umo­re azo­ka : Con­cen­tra­ción de estre­nos de pro­duc­ción vas­ca

p056_f02_199x100.jpg

Cada año la orga­ni­za­ción de la Umo­re Azo­ka reco­no­ce la labor de algu­na ins­ti­tu­ción, colec­ti­vo o per­so­na des­ta­ca­da en sus labo­res con el tea­tro de calle. Un pre­mio secre­to para quien lo reci­be has­ta la cere­mo­nia de entre­ga, que este año reca­yó en Roser Vila, quien des­de hace déca­das se ha dedi­ca­do a la orga­ni­za­ción de even­tos de tea­tro de calle, inter­ven­ción urba­na o nue­vos cir­cos y a la dis­tri­bu­ción de espec­tácu­los de calle y de cir­co de gran enti­dad.

La cri­sis se nota en la menor pre­sen­cia de pro­gra­ma­do­res, en el menor núme­ro de par­ti­ci­pan­tes de las com­pa­ñías ya que son tra­ba­jos de una, dos o tres per­so­nas y cuan­do se pre­sen­cian a cua­tro o más acto­res en esce­na dan ganas de ova­cio­nar­los. El núme­ro no es rele­van­te para la impor­tan­cia artís­ti­ca de las crea­cio­nes, sim­ple­men­te cons­ta­ta­mos un hecho comen­ta­do por los pro­fe­sio­na­les, al igual que hemos per­ci­bi­do en cier­tos momen­tos una pre­sen­cia mayor de espec­ta­do­res ávi­dos del dis­fru­te de estas artes calle­je­ras. Y no sola­men­te de los niños, sino de muchos jóve­nes que acu­den a esta cita con ansias de con­tac­tar con la locu­ras de los crea­do­res; lo que es otro hecho nota­ble y espe­ran­za­dor Los estre­nos de pro­duc­ción vas­ca se suce­den. Repa­sa­mos tele­grá­fi­ca­men­te algu­nos de los pre­sen­cia­dos el pasa­do vier­nes. Por orden de visio­na­do. Mama crea, acu­dió con «Par­ce­la 85» con el pro­ble­ma de la vivien­da de fon­do y con lo cir­cuns­tan­cial de los pisos de pro­tec­ción o sor­teo como ins­pi­ra­ción. Un tra­ba­jo basa­do en la ver­ba­li­dad, con accio­nes muy res­trin­gi­das, y con unos boni­tos inven­tos moto­ri­za­dos que sola­men­te sir­ven para situar la acción que aca­ba sien­do fron­tal. Fal­ta afi­nar.

Dan­za y txa­la­par­ta

Kukai Dan­tza Kon­pai­nia insis­te con su nue­vo tra­ba­jo, «Karri­kan», en su inda­ga­ción en un len­gua­je que se basa en la esti­li­za­ción de la dan­za tra­di­cio­nal vas­ca lle­ván­do­la hacia lo con­tem­po­rá­neo; en esta oca­sión, jun­tan­do tres pie­zas coreo­gra­fia­das por Damián Muñoz, Pantxi­ka Telle­ria e Iker Gómez. Cada vez tra­ba­jan mejor la pues­ta en esce­na y mues­tran mayor con­sis­ten­cia dra­ma­túr­gi­ca. Los bai­la­ri­nes se nota que van cre­cien­do y sus pro­pues­tas evo­lu­cio­nan de mane­ra osten­si­ble. Ade­más, con­si­gue atra­par a los espec­ta­do­res.

Pan­ta Rhei estre­nó «Mons­ters Show» con acto­res y muñe­cos, una pues­ta en esce­na muy cui­da­da, direc­ta­men­te fron­tal, empas­ta­da de mane­ra suge­ren­te cro­má­ti­ca­men­te, pro­po­nien­do un espec­tácu­lo para los más peque­ños. En su pri­mer pase tuvo algu­nos pro­ble­mas téc­ni­cos en la lim­pie­za del soni­do, lo que le res­tó posi­bi­li­da­des de comu­ni­ca­ción. Está en cier­nes de aca­bar su pro­pues­ta defi­ni­ti­va.

Lati­ri­li se apo­ya en una txa­la­par­ta como fon­do musi­cal y rit­mo emo­cio­nal en «Plum et Txa­la­punk, una his­to­ria muy lle­va­da a la fra­se hecha, a la acción pre­vi­si­ble, al des­bor­da­mien­to de accio­nes, que no aca­ba de domi­nar en su tota­li­dad la actuan­te, crea­do­ra y direc­to­ra. Tie­ne una pues­ta en esce­na que pro­me­te mayo­res ajus­tes espa­cia­les que ayu­da­rán a una con­cen­tra­ción mejor de las ener­gías aho­ra un tan­to dis­per­sas.

Uno de los estre­nos más espe­ra­dos en esta edi­ción era «The Wol­ves» de Dea­bru Bel­tzak, un pasa­ca­lles musi­cal con piano y con tres ele­men­tos mecá­ni­cos arti­cu­la­dos y auto-ilu­mi­na­dos, por­ta­dos, movi­dos y coreo­gra­fia­dos por tres mani­pu­la­do­res, que crean unas sen­sa­cio­nes noc­tur­nas inquie­tan­tes y que sin evo­lu­ción en sus movi­mien­tos, ni en sus rela­cio­nes dra­ma­túr­gi­cas, se debe valo­rar por su efec­ti­vi­dad y espec­ta­cu­la­ri­dad a base de los fue­gos arti­fi­cia­les auto­pro­pul­sa­dos.

Vimos más espec­tácu­los, pero el que valo­ra­mos de mejor mane­ra es «Salir» de Coli­flor Cir­co Tea­tro, for­ma­do por artis­tas ita­lia­nos, fran­ce­ses y chi­le­nos recién egre­sa­dos de la Escue­la Ita­lia­na de Cir­co. Dan una lec­ción de con­trol del tem­po escé­ni­co y mues­tran una exce­len­te cali­dad inter­pre­ta­ti­va, con el uso de mane­ra exce­len­te de una esce­no­gra­fía real­men­te sig­ni­fi­can­te y pro­tei­ca de ele­men­tos tea­tra­les, con gra­dua­da ges­tua­li­dad, cer­ca­nía y espec­ta­cu­la­ri­dad en todas las accio­nes y ade­más, con­tan­do una his­to­ria reco­no­ci­ble sin arti­cu­lar ni una pala­bra. Mag­ní­fi­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *