Pri­me­ro Vene­zue­la y la Revo­lu­ción- Manuel Tai­bo

Men­sa­je a los “revo­lu­cio­na­rios tras­no­cha­dos” que tra­tan de impo­ner los intere­ses del sue­co-colom­biano Pérez Bece­rra ante los intere­se de nues­tra Patria. Des­pués de ento­nar nues­tros “revo­lu­cio­na­rios”, como cua­les­quie­ra neó­fi­tos en polí­ti­ca, un himno ripio­so muy IV repu­bli­cano, himno que podía leer­se en cual­quier manua­le­jo de los tiem­pos pun­to­fi­jis­tas, pasan a dis­tin­guir autar­quía de demo­cra­cia, dicién­do­nos que aque­lla es “la orde­na­ción pro­pia que bajo la sobe­ra­nía corres­pon­de a los izquier­dis­tas tras­no­cha­dos de boti­quín, en vir­tud de la habi­tual pose­sión y uso de todas las razo­na­bles liber­ta­des”. ¿Entien­den, cama­ra­das, lo que van dicien­do? Pues yo sólo entien­do que para esta “izquier­da”, medi­do­ra de pala­bras, las liber­ta­des razo­na­bles no son pro­pie­dad, sino pose­sión y uso. Lo de pro­pie­dad, es decir, el dere­cho abso­lu­to de usar y abu­sar, lo reser­van sin duda, para el señor Bece­rra. ¡Y aún no se cree­rán abso­lu­tis­tas estos cama­ri­tas¡

Lue­go nos dicen que no hay que con­fun­dir “la liber­tad civil, dere­cho nati­vo de todos, y la liber­tad polí­ti­ca, dere­cho adven­ti­cio de los capa­ces, con el impe­rio sobe­rano, deber y dere­cho de aque­llas impe­rio­si­da­des com­ple­jas y emi­nen­tí­si­mas, que no se dis­cier­nen, ni se eli­gen, sino que se pre­su­men razo­na­ble­men­te, y se acep­tan de la his­to­ria que las engen­dra y cría, y con la tra­di­ción las per­fec­cio­na, edu­ca y arrai­ga, etc.”.

Aquí te quie­ro, esco­pe­ta, digo seño­res de la izquier­da tras­no­cha­da.

Dígan­nos uste­des quien posee la medi­da de capa­ci­dad para aqui­la­tar quie­nes han de gozar ese dere­cho adven­ti­cio, y sobre todo dígan­nos si el pue­blo orga­ni­za­do en con­jun­to, no es una supe­rio­ri­dad, la más com­ple­ja y emi­nen­te que pue­de ser, pues­to que abar­ca y supo­ne a las demás en su seno, y si el pue­blo no ha engen­dra­do y cria­do la Sobe­ra­nía Nacio­nal.

Pues qué, ¿el pue­blo no tie­ne dere­cho a su autar­quía como cada quis­que?

Tie­nen los seño­res de esa “izquier­da” una idea de Vene­zue­la muy sui gene­ris, quie­ro decir muy inte­gris­ta. Es his­to­ria la his­to­ria del pun­to­fi­jis­mo, es tra­di­ción la tra­di­ción de aque­llos tiem­pos y, ¿no lo es aca­so la his­to­ria y vida de la Revo­lu­ción?

Las cosas cam­bian según la his­to­ria, y la his­to­ria mis­ma según la cual cam­bian está suje­ta a evo­lu­ción. Bien se ve, que uste­des son los que lla­man eru­di­tos y pro­fun­dos a los pun­to­fi­jis­tas y pla­gia­rio y super­fi­cial a quien defien­de los intere­ses de Vene­zue­la y su pue­blo.

Crean esos seño­res que si el pue­blo, ese pue­blo odia­do, ese pue­blo de que con tan­to des­pre­cio han habla­do todos los inte­lec­tua­lis­tas y pesi­mis­tas, des­de Uslar acá, si ese pue­blo ha con­quis­ta­do el poder, es por­que se ha con­fun­di­do con el no pue­blo, y por­que hoy vale tan­to o más como los res­tos del pun­to­fi­jis­mo y esa rara izquier­da, res­tos que no son más que pen­de­jos de la socie­dad y órga­nos atro­fia­dos.

Tales defen­sas de un pun­to­fi­jis­mo ideal, que en el fon­do lo es hecha a ima­gen y seme­jan­za de quie­nes lo patro­ci­nan, han sido siem­pre acha­que de todos los espí­ri­tus espe­cu­la­ti­vos o hura­ños que viven fue­ra del aire fres­co y rudo de la reali­dad ¿Qué dere­chos polí­ti­cos pue­den salir de unas cabe­zas así, onto­ló­gi­ca? Puro roman­ti­cis­mo sin con­sis­ten­cia, idea­lis­mo nato, reto­ri­ca y pasa­tiem­po de sofis­tas, y forra­je para el dis­cí­pu­lo.

No cabe más cien­cia del dere­cho polí­ti­co que una cien­cia his­tó­ri­ca, la que resul­ta del estu­dio de la evo­lu­ción polí­ti­ca en la his­to­ria; no es posi­ble más Vene­zue­la que la que nos han deja­do estos detri­tus ridícu­los que se pagan de motes, jero­glí­fi­cos y alcor­no­ques genea­ló­gi­cos, o de perros de mues­tra y caba­llos de carre­ra.

La reali­dad recom­pen­sa a quien humil­de y sin per­jui­cios se acer­ca a ella y cas­ti­ga con mano dura a quie­nes pre­ten­dan o des­fi­gu­rar­la o impo­ner­la ley, y la pide arro­gan­te­men­te adorno para idea­lis­mos y digre­sio­nes para tesis abs­trac­tas. La his­to­ria es la tesis, seño­res “izquier­dis­tas”, y la tesis de uste­des es una dis­gre­sion­ci­lla even­tual y pasa­je­ra.

Se han ido uste­des a digre­sio­nar por la his­to­ria con una tesis polí­ti­ca, for­ma­da en su molle­ra por con­den­sa­ción de abs­trac­cio­nes y enti­da­des de razón, y la his­to­ria les ha resul­ta­do rebel­de. Estos seño­res han teni­do la con­cien­cia cien­tí­fi­ca rec­ta y no han que­ri­do des­fi­gu­rar la his­to­ria, bue­na obra que les dará fru­to.

¡Ah!, seño­res de la “izquier­da”; a prio­ri no pue­den hacer­se más que hipó­te­sis, las tesis las da la his­to­ria y lo que uste­des hacen de tomar su pro­pia crea­ción por tesis y la reali­dad por hipó­te­sis pasa­je­ra, o es exce­so de cegue­ra, o exce­so de sober­bia y con­fian­za en la pro­pia razón. ¡Ah, la razón, seño­res tras­no­cha­dos, la razón! ¡El enemi­go Chá­vez, la madre de la tesis, la enemi­ga de la his­to­ria, la que se rebe­la con­tra toda cen­su­ra! ¡Son uste­des unos racio­na­lis­tas!

Para estu­diar polí­ti­ca no es el mejor camino ence­rrar­se con Kant y Rous­seau en “nues­tra oscu­ra y retraí­da exis­ten­cia” sino que hay que bañar­se en corrien­tes de vida, ane­gar­se en his­to­ria y cobrar, fuer­zas en el con­tac­to con el pue­blo, que es lo más vul­gar y ple­be­yo.

Así es el cas­ti­go. Mien­tras esos seño­res aca­ban con tris­te­za en que no vere­mos el día de liber­tad por­que las cosas no van por don­de ellos creen que debie­ran ir, yo excla­mo: ¡sur­sum cor­da!, por­que que­rien­do yo que vayan por don­de van, van por don­de yo quie­ro que vayan. Hay que tener, ade­más de resig­na­ción, fe en el Coman­dan­te Chá­vez.

¡Grin­gos Go Home!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *