Tras la inva­sión, la colo­ni­za­ción, y la ile­ga­li­za­ción…- Josu Sorau­ren

Tras la inva­sión de Nava­rra, nos lle­gó la colo­ni­za­ción.

Colo­ni­zar un país con­lle­va pri­var­le de sus ins­ti­tu­cio­nes, de sus órga­nos legis­la­ti­vos, eje­cu­ti­vos y judi­cia­les pro­pios, sobe­ra­nos e inde­pen­dien­tes. Y evi­den­te­men­te de su len­gua, cul­tu­ra y patri­mo­nio.

Lle­ga­dos a esta coyun­tu­ra, cual­quier liti­gio tras­cen­den­te, sobre todo los que com­pe­ten a la orga­ni­za­ción, regu­la­ción del terri­to­rio, edu­ca­ción y dere­chos ciu­da­da­nos se resol­ve­rían en Madrid. Será en los des­pa­chos guber­na­men­ta­les, y hoy día en la AN. TS. TC. etc…

Este pro­ce­so de des­truc­ción de nues­tro pue­blo aun­que comien­za a comien­zos del s. XIII, se hace nota­ble­men­te mani­fies­to en 1512, año de la inva­sión y con­quis­ta de Nava­rra. A par­tir de esta fecha, el expo­lio de las ins­ti­tu­cio­nes inde­pen­dien­tes de Vas­co­nia, fue ince­san­te e inmi­se­ri­cor­de.

Noain, Hon­da­rri­bia, Trai­ción de Ber­ga­ra, Gue­rra civil –con las masa­cres de Ger­ni­ca y otros herrialdes‑, pro­ce­so de Bur­gos, una cons­ti­tu­ción tru­fa­da o anti­vas­ca etc… etc…etc….

Has­ta tal pun­to hemos per­di­do nues­tra sobe­ra­nía, que ha de ser Madrid –sus jue­ces y policías‑, nun­ca nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, quien deci­di­rá sobre nues­tra natu­ra­le­za y dere­chos civi­les como ciu­da­da­nos. ¿Cabe mayor usur­pa­ción de dere­chos huma­nos?

En este tran­ce mise­ra­ble y humi­llan­te, nos encon­tra­mos los nava­rros por cul­pa de la suso­di­cha y mal­di­ta “ane­xión”.

Dice la ”ter­tu­lia­da “, esa a la que apo­dan caver­ní­co­la, que la mayo­ría de espa­ño­les está a favor de la ile­ga­li­za­ción de los inde­pen­den­tis­tas vas­cos. Fal­ta­ría más –has­ta ¿vas­cos…? encon­tra­rás en su pro-.

Des­pués de tan­tas déca­das, inclu­so siglos, des­pres­ti­gian­do al demo­nio sepa­ra­tis­ta vas­co, has­ta la con­cien­cia y auto­es­ti­ma les han roba­do a muchos de nues­tros pai­sa­nos, y ese si que es un gra­ve pro­ble­ma.

Aña­da­mos a esto, tan lar­ga y pro­fun­da noche de nacio­nal­ca­to­li­cis­mo. Algo que sin duda se tra­du­ce en incul­tu­ra y fana­tis­mo. Es sin duda, lo que ha cons­trui­do este esta­do y si no obsér­ve­se la inmen­sa cater­va de votan­tes de par­ti­dos inte­gris­tas, retró­gra­dos e invo­lu­cio­nis­tas.

Una socie­dad pro­fun­da­men­te cla­sis­ta, ser­vil, y muy jerar­qui­za­da.

Y que una socie­dad tan jerar­qui­za­da, decía Orwell, sólo es posi­ble si hay pobre­za (men­tal) e igno­ran­cia.

Evi­den­te­men­te, los vas­cos, con expe­rien­cia de siglos, sabe­mos en que –o con­tra que- socie­dad nos move­mos. Es decir, sabe­mos que la bata­lla mediá­ti­ca en el entorno espa­ñol, nun­ca la podre­mos ganar. Como digo, siglos ha que la per­di­mos por decre­to.

Que­da meri­dia­na­men­te cla­ro, que nues­tra lucha ha de desa­rro­llar­se no solo en pará­me­tros demo­crá­ti­cos, sino en una con­vo­ca­to­ria sobe­ra­nis­ta, uni­ta­ria, fir­me, sin posi­bi­li­dad de retorno y en lo posi­ble, total­men­te aje­na al baru­llo mediá­ti­co espa­ñol.

Ya no debe­mos tole­rar más como ciu­da­da­nos vas­cos, que nues­tra volun­tad, nues­tra cul­tu­ra y la admi­nis­tra­ción de nues­tros recur­sos se resuel­van en la cor­te.

Si en su momen­to, el dere­cho de con­quis­ta –excu­sa con la que se mal-amal­ga­ma­ron tan­tos esta­dos- se car­gó la sobe­ra­nía de nues­tro pue­blo, ha lle­ga­do el momen­to en que sean los dere­chos huma­nos, y en defi­ni­ti­va los del ciu­da­dano, quie­nes res­tau­ren la inde­pen­den­cia y la dig­ni­dad de nues­tro pue­blo.

La pri­me­ra repa­ra­ción que el esta­do espa­ñol, debe al pue­blo vas­co, por su inva­sión y colo­ni­za­ción ‑inclu­so antes de que los vas­cos les otor­gue­mos el per­dón por sus tropelías‑, es res­tau­rar nues­tro dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Lue­go ya se verá como nos las com­po­ne­mos entre noso­tros ‑e inclu­so si que­re­mos com­po­ner­nos-.

Hago todas estas refle­xio­nes, todo lo reite­ra­ti­vas que se quie­ran, soli­vian­ta­do –sin duda más de lo que el tema se mere­ce- tras ese mal­di­to zapear que te hace reca­lar en algu­na de esas cade­nas fran­quis­tas, que por cier­to pro­li­fe­ran como hon­gos –¡Y como que­man euros los mal­di­tos en seme­jan­te coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca¡-.

Era la tal cade­na, un her­vi­de­ro de fle­chas, pela­yos, la Rosa Diez –tan impe­ca­ble como hierática‑, el expur­ga­do Redon­do Terre­ros y algún otro pro­hom­bre de la diás­po­ra y del cho­llo anti­vas­quis­ta…

Sin duda, todos ellos bien aten­tos al dra­ma que para ellos pue­de sig­ni­fi­car la paci­fi­ca­ción y la des­apa­ri­ción de ETA. Por­que es evi­den­te que aca­ba­do el recur­so del terro­ris­mo –hoy su peque­ño cla­vo ardiendo‑, se les com­pli­ca el cho­llo.

La car­ne del deba­te era la habi­tual en la “baz­ka” del “bui­tre­río” nacio­nal­ca­tó­li­co o neo­fas­cis­ta: 1.-La monar­quía, más into­ca­ble que el pan sagra­do y que aho­ra en el momen­to pre­sen­te, nos la han colo­ca­do de corre­vei­di­le en la movi­da de emi­res, cali­fas y otros acó­li­tos de Maho­ma 2.- El TC, tras su deci­sión sobre Bil­du, con sus jue­ces en el pun­to de mira (los 6 que tum­ba­ron la ile­ga­li­za­ción de las lis­tas, por supues­to) tra­ves­ti­dos (trai­do­res) y todo…3.- La pro­pia Bil­du, o lo que es lo mis­mo, la ETA pura y dura…

Y acá y acu­llá, las burra­das, san­de­ces, insul­tos, patra­ñas, enre­dos –no cabía espe­rar otra cosa‑, impro­pios de gen­te media­na­men­te hones­ta. Sólo que esta vez el cabreo, la espu­ma blan­ca en las pala­bras, la aren­ga para la ven­gan­za, alcan­za­ban lo inau­di­to….

Sin duda –pen­sé- esta debió ser, con­ve­nien­te­men­te incen­sa­da, hiso­pa­da y ben­de­ci­da, la madre que engen­dró la con­tien­da civil o cri­mi­nal cru­za­da.

Así pues, que vis­to lo vis­to y ante los esco­llo o inclu­so la impo­si­bi­li­dad que para noso­tros los vas­cos sig­ni­fi­ca cami­nar con los espa­ño­les, al menos si que­re­mos recu­pe­rar nues­tra cul­tu­ra, nues­tra eco­no­mía, nues­tra dig­ni­dad y sobre todo la paz, hoy por hoy no tene­mos más opción que evi­tar a tan agre­si­vo (absor­ben­te y des­truc­tor) vecino.

Cues­tión de vida o muer­te como pue­blo. Siem­pre expec­tan­tes de cual será la nue­va ile­ga­li­za­ción, el pró­xi­mo insul­to, la pró­xi­ma deten­ción, tor­tu­ra incluí­da etc… etc… etc…

Algo tie­ne Espa­ña –remi­tá­mo­nos a la historia‑, que al final, todos los paí­ses que han sopor­ta­do su hue­lla, pre­sen­cia o influen­cia, aca­ban recha­zán­do­la y huyen­do de ella como de la mor­ta­ja.

Dudo, que vien­do la cul­tu­ra y la capa­ci­dad crí­ti­ca de gran par­te de la socie­dad espa­ño­la, sea capaz de ana­li­zar el por­qué ha pro­vo­ca­do y pro­vo­ca seme­jan­te recha­zo.

¿Lle­ga­rá algún día en que espa­ño­les, cata­la­nes y vas­cos podre­mos cami­nar jun­tos como sobe­ra­nos, sin pre­jui­cios ni res­que­mo­res?

Ardua cues­tión… ¡Que lar­go me lo fiáis!, que diría el bur­la­dor…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *