Comu­ni­ca­do de la CRB: Soli­da­ri­dad con­tra el atro­pe­llo sufri­do por el Direc­tor de la Agen­cia de Noti­cias Nue­va Colom­bia (ANNCOL)

La CADENA RADIAL BOLIVARIANA, VOZ DE LA RESISTENCIA deplo­ra la deten­ción arbi­tra­ria de Joa­quín Pérez Bece­rra, Direc­tor de la Agen­cia de Noti­cias Nue­va Colom­bia, ANNCOL, en el aero­puer­to inter­na­cio­nal de Mai­que­tía (Cara­cas, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la).

No valie­ron las pro­tes­tas y jus­tas voces levan­ta­das des­de los sec­to­res demo­crá­ti­cos y revo­lu­cio­na­rios del con­ti­nen­te, cla­man­do la libe­ra­ción inme­dia­ta del comu­ni­ca­dor social, para impe­dir su entre­ga ile­gal a la jau­ría fas­cis­ta que repre­sen­ta el gobierno cri­mi­nal de Juan Manuel San­tos en Colom­bia. Este gober­nan­te es el mis­mo per­so­na­je que como minis­tro de defen­sa, duran­te el perío­do pre­si­den­cial del des­tri­pa­dor Álva­ro Uri­be Vélez, enca­be­zó la fase de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, ase­si­na­tos imper­do­na­bles, per­pe­tra­dos por las fuer­zas arma­das del régi­men, eufe­mís­ti­ca­men­te deno­mi­na­dos “fal­sos posi­ti­vos” y que cobra­ron la vida de por lo menos 1200 per­so­nas ino­cen­tes e iner­mes a las que hacían pasar por gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te.

El comu­ni­ca­dor, quien fue­ra total­men­te ais­la­do des­de el momen­to de su cap­tu­ra, aun­que entró al vecino país de mane­ra legal iden­ti­fi­cán­do­se como ciu­da­dano sue­co, nacio­na­li­dad que adqui­rió como per­se­gui­do y refu­gia­do polí­ti­co des­de hace algo más de una déca­da, y con la cual se movía por Euro­pa sin nin­gu­na res­tric­ción, sin obser­var con­si­de­ra­cio­nes éti­cas ni jurí­di­cas fue entre­ga­do por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas de mane­ra insó­li­ta y expe­di­ta al gobierno colom­biano, vio­lán­do­se­le todas las garan­tías pro­ce­sa­les, tal como lo denun­ció el abo­ga­do de Joa­quín Pérez Bece­rra, y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas como el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la y el Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano.

No es la pri­me­ra vez que un fenó­meno peno­so como este ocu­rre en terri­to­rio vene­zo­lano duran­te el gobierno del Pre­si­den­te Hugo Rafael Chá­vez Frías. En épo­cas recien­tes han sido entre­ga­dos, sin for­mu­la de jui­cio algu­na, per­so­nas a las que se les acu­sa de ser gue­rri­lle­ros o mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes rebel­des como las FARC, el ELN ó ETA, colo­cán­do­se­las con el uso del rase­ro del impe­ria­lis­mo, en con­di­ción de terro­ris­tas, con lo que las auto­ri­da­des del país her­mano hacen el jue­go a la per­se­cu­ción, tipo Plan Cón­dor, a la mane­ra de las vie­jas dic­ta­du­ras mili­ta­res del Cono Sur, que los regen­tes del capi­ta­lis­mo han des­en­ca­de­na­do con­tra los lucha­do­res popu­la­res.

Es esta, una afren­ta con­tra el movi­mien­to popu­lar que al tiem­po que deva­lúa la genui­na con­di­ción boli­va­ria­na y revo­lu­cio­na­ria del gobierno vene­zo­lano, ali­men­ta las nefan­das pasio­nes de un régi­men que como el colom­biano ha des­bo­ca­do su ira en fun­ción de des­truir y silen­ciar a quie­nes, inclu­so des­de la plu­ma y los micró­fo­nos, hacen esfuer­zos pací­fi­cos para que el mun­do conoz­ca la opi­nión de la otra par­te con­ten­dien­te en la lucha por el poder polí­ti­co en Colom­bia y sobre todo se ente­re de la pro­fun­da cri­sis huma­ni­ta­ria en que el Esta­do colom­biano man­tie­ne a la pobla­ción más humil­de de nues­tro país desan­gra­do por la gue­rra de exter­mi­nio que sus gober­nan­tes le han decla­ra­do para bene­fi­ciar a las tras­na­cio­na­les del dólar.

Noso­tros que res­pe­ta­mos y con­si­de­ra­mos alta­men­te los esfuer­zos del gobierno vene­zo­lano por dig­ni­fi­car a los pue­blos del con­ti­nen­te, expre­sa­mos en estas cir­cuns­tan­cias mar­ca­das por el absur­do que, más allá de las moti­va­cio­nes que le empu­jen a ante­po­ner sus intere­ses de Esta­do fren­te a los cla­mo­res de la nación gra­na­di­na comu­ne­ra, heri­da y san­gran­te bajo el láti­go de sus opre­so­res, con­fia­mos total­men­te en que el Bra­vo Pue­blo her­mano, hijo de nues­tro mis­mo padre e his­to­ria, sos­ten­drá su soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal con las FARC-EP y con la lucha del sufri­do pue­blo colom­biano. Esta­mos con­ven­ci­dos, que bien saben los vene­zo­la­nos con deco­ro, que nun­ca las con­ce­sio­nes con­tra-revo­lu­cio­na­rias han ser­vi­do ni ser­vi­rán para apla­car los odios ni la vora­ci­dad de impe­rios como el de Esta­dos Uni­dos en su afán por apro­piar­se de los recur­sos natu­ra­les del mun­do. Quien así no lo crea, bien pue­de mirar­se en el espe­jo de la tris­te reali­dad que pade­ce el pue­blo libio, hoy some­ti­do a las infa­mias del impe­rio yan­qui y de la Alian­za Mili­tar Atlán­ti­ca.

Con­vo­ca­mos, la soli­da­ri­dad de todos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do y de las agen­cias de pren­sa inde­pen­dien­tes y demo­crá­ti­cas, para mani­fes­tar­se en favor del deco­ro anti­im­pe­ria­lis­ta, en con­tra de la opre­sión fas­cis­ta que pade­ce Colom­bia en manos de sus vic­ti­ma­rios oli­gar­cas. Nin­gu­na per­so­na que ten­ga amor por la dig­ni­dad huma­na pue­de con­ver­tir­se en apo­yo de las igno­mi­nias del régi­men de Juan Manuel San­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *