De Nobel a Nobel Car­ta abier­ta a Barack Oba­ma, pre­si­den­te de EEUU – Adol­fo Pérez Esqui­bel

Indig­na­ción por la acti­tud de sec­to­res de la pobla­ción de los EEUU, de jefes de Esta­do euro­peos y de otros paí­ses que salie­ron a apo­yar el ase­si­na­to de Ben Laden, orde­na­do por tu gobierno y tu com­pla­cen­cia en nom­bre de una supues­ta jus­ti­cia.

No bus­ca­ron dete­ner­lo y juz­gar­lo por los crí­me­nes supues­ta­men­te come­ti­dos, lo que gene­ra mayor duda, el obje­ti­vo fue ase­si­nar­lo. Los muer­tos no hablan y el mie­do al ajus­ti­cia­do que, podría decir cosas no con­ve­nien­tes para los EEUU; fue el ase­si­na­to y ase­gu­rar que «muer­to el perro se ter­mi­nó la rabia», sin tener en cuen­ta que no hacen otra cosa que incre­men­tar­la.

Cuan­do te otor­ga­ron el Pre­mio Nobel de la Paz, del cual somos depo­si­ta­rios, te envié una car­ta que decía: «Barack me sor­pren­dió mucho que te hayan otor­ga­do el Nobel de la Paz, pero aho­ra que lo tie­nes debes poner­lo al ser­vi­cio de la Paz entre los pue­blos, tie­nes toda la posi­bi­li­dad de hacer­lo, de ter­mi­nar las gue­rras y comen­zar a rever­tir la gra­ve situa­ción que vive tu país y el mun­do.»

Sin embar­go, has incre­men­ta­do el odio y trai­cio­na­do los prin­ci­pios asu­mi­dos en la cam­pa­ña elec­to­ral ante tu pue­blo, como poner fin a las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak y cerrar las cár­ce­les en Guan­tá­na­mo y Abu Graib en Irak, nada de eso has logra­do hacer, por el con­tra­rio, deci­des comen­zar otra gue­rra con­tra Libia, apo­ya­da por la NATO y la ver­gon­zo­sa reso­lu­ción de las Nacio­nes Uni­das de apo­yar­la; cuan­do ese alto orga­nis­mo, empe­que­ñe­ci­do y sin pen­sa­mien­to pro­pio, ha per­di­do el rum­bo y esta some­ti­do a las velei­da­des e intere­ses de las poten­cias domi­nan­tes.

La base fun­da­cio­nal de la ONU es la defen­sa y pro­mo­ción de la Paz y dig­ni­dad de entre los pue­blos. Su preám­bu­lo dice «Noso­tros los pue­blos del mun­do…» hoy ausen­tes de ese alto orga­nis­mo.

Quie­ro recor­dar a un mís­ti­co y maes­tro que tie­ne en mi vida una gran influen­cia, el mon­je tra­pen­se de la Aba­día de Getse­ma­ní en Ken­tucky, Tomás Mer­ton, que dice «la mayor nece­si­dad de nues­tro tiem­po es lim­piar la enor­me masa de basu­ra men­tal y emo­cio­nal que atas­ca nues­tras men­tes y con­vier­te toda vida polí­ti­ca y social en una enfer­me­dad de masas. Sin esa lim­pie­za domés­ti­ca no pode­mos comen­zar a ver. Si no vemos no pode­mos pen­sar».

Eras muy joven Barack duran­te la gue­rra de Viet­nam, tal vez no recuer­des la lucha del pue­blo nor­te­ame­ri­cano por opo­ner­se a la gue­rra. Los muer­tos, heri­dos y muti­la­dos en Viet­nam has­ta el día de hoy sufren sus con­se­cuen­cias.

Tomás Mer­ton decía, fren­te a un mata­se­llos del correo que aca­ba­ba de lle­gar «The U.S. Army, key to pea­ce», «El ejer­ci­to U.S., cla­ve de la paz». «Nin­gún ejér­ci­to es cla­ve de la paz. Nin­gu­na nación tie­ne la cla­ve de nada que no sea la gue­rra. El poder no tie­ne nada que ver con la paz. Cuan­do más aumen­tan los hom­bres el poder mili­tar, más vio­lan la paz y la des­tru­yen».

He com­par­ti­do y acom­pa­ña­do a los vete­ra­nos de gue­rra de Viet­nam, en par­ti­cu­lar a Brian Wil­son y sus com­pa­ñe­ros quie­nes fue­ron víc­ti­mas de esa gue­rra y de todas las gue­rras.

La vida tie­ne ese no se qué de lo impre­vis­to y sor­pren­den­te de fra­gan­cia y belle­za que Dios nos dio para toda la huma­ni­dad y que debe­mos pro­te­ger para dejar a las gene­ra­cio­nes futu­ras una vida más jus­ta y fra­ter­na, res­ta­ble­cer el equi­li­brio con la Madre Tie­rra.

Si no reac­cio­na­mos para cam­biar la situa­ción actual de la sober­bia sui­ci­da a que están arras­tran­do a los pue­blos a reco­ve­cos pro­fun­dos don­de mue­re la espe­ran­za, será difí­cil salir y ver la luz; la huma­ni­dad mere­ce un des­tino mejor.

Sabes que la espe­ran­za es como el loto, que cre­ce en el fan­go y flo­re­ce en todo su esplen­dor mos­tran­do su belle­za. Leo­pol­do Mare­chal, ese gran escri­tor argen­tino, decía que «del labe­rin­to se sale por arri­ba».

Y creo, Barack, que des­pués de seguir tu ruta equi­vo­can­do cami­nos, te encuen­tras en un labe­rin­to sin poder encon­trar la sali­da y te entie­rras más y más en la vio­len­cia, en la incer­ti­dum­bre, devo­ra­do por el poder, la domi­na­ción, arras­tra­do por las gran­des cor­po­ra­cio­nes, el com­ple­jo indus­trial mili­tar y crees tener el poder que todo lo pue­de y que el mun­do está a los píes de los EEUU por­que impo­ne la fuer­za de las armas e inva­de paí­ses con total impu­ni­dad. Es una reali­dad dolo­ro­sa, pero tam­bién exis­te la resis­ten­cia de los pue­blos que no clau­di­can fren­te a los pode­ro­sos.

Son tan lar­gas las atro­ci­da­des come­ti­das por tu país en el mun­do que daría tema para lar­go, es un desa­fío para los his­to­ria­do­res que ten­drán que inves­ti­gar y saber de los com­por­ta­mien­tos, polí­ti­ca, gran­de­za y peque­ñe­ces que han lle­va­do a EEUU al mono­cul­ti­vo de las men­tes que no le per­mi­te ver otras reali­da­des.

A Ben Laden, supues­to autor ideo­ló­gi­co del ata­que a las torres geme­las, lo iden­ti­fi­can como el Satán encar­na­do que ate­rro­ri­za­ba al mun­do y la pro­pa­gan­da de tu gobierno lo seña­la­ba como el «eje del mal», y eso les ha ser­vi­do para decla­rar las gue­rras que el com­ple­jo indus­trial mili­tar nece­si­ta para colo­car su pro­duc­tos de muer­te.

Sabes que inves­ti­ga­do­res del trá­gi­co 11 de sep­tiem­bre seña­lan que el aten­ta­do tie­ne mucho de «auto­gol­pe», como el avión con­tra el Pen­tá­gono y el vacia­mien­to ante­rior de las ofi­ci­nas de las torres; aten­ta­do que dio moti­vo para des­atar la gue­rra con­tra Irak y Afga­nis­tán y aho­ra con­tra Libia; argu­men­tan­do en la men­ti­ra y la sober­bia del poder que todo lo hacen para sal­var al pue­blo, en nom­bre de «la liber­tad y defen­sa de la demo­cra­cia», como el cinis­mo de decir que la muer­te de muje­res y niños son «daños cola­te­ra­les». Eso lo viví en Irak, en Bag­dad, con los bom­bar­deos en la ciu­dad y el hos­pi­tal pediá­tri­co y en el refu­gio de niños que fue­ron víc­ti­mas de esos «daños cola­te­ra­les».

La pala­bra vacia­da de valo­res y con­te­ni­do, don­de al ase­si­na­to lo lla­mas muer­te y que por fin EEUU ha «muer­to» a Bin Laden. No tra­to de jus­ti­fi­car­lo bajo nin­gún con­cep­to, estoy en con­tra de todo terro­ris­mo tan­to de esos gru­pos arma­dos, como del terro­ris­mo de Esta­do que tu país ejer­ce en diver­sas par­tes del mun­do apo­yan­do a dic­ta­do­res, impo­nien­do bases mili­ta­res e inter­ven­ción arma­da, ejer­cien­do la vio­len­cia para man­te­ner­se por el terror en el eje del poder mun­dial. ¿Hay un solo «eje del mal»?. ¿cómo lo lla­ma­rías?

¿Será por ese moti­vo que el pue­blo de EEUU vive con tan­to mie­do a las repre­sa­lias de quie­nes lla­man el «eje del mal»? El sim­plis­mo e hipo­cre­sía de jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble.

La Paz es una diná­mi­ca de vida en las rela­cio­nes entre las per­so­nas y los pue­blos; es un desa­fío a la con­cien­cia de la huma­ni­dad, su camino es tra­ba­jo­so, coti­diano y espe­ran­za­dor, don­de los pue­blos son cons­truc­to­res de su pro­pia vida y de su pro­pia his­to­ria. La Paz no se rega­la, se cons­tru­ye y eso es lo que te fal­ta mucha­cho, cora­je para asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca con tu pue­blo y la huma­ni­dad.

No pue­des vivir en el labe­rin­to del mie­do y la domi­na­ción de quie­nes gobier­nan los EEUU, des­co­no­cien­do los Tra­ta­dos Inter­na­cio­na­les, los Pac­tos y Pro­to­co­los, de gobier­nos que fir­man pero no rati­fi­can nada y no cum­plen nin­guno de los acuer­dos, pero hablan en nom­bre de la liber­tad y el dere­cho.

¿Cómo pue­des hablar de la Paz si no quie­res cum­plir con nada, sal­vo los intere­ses de tu país? ¿Cómo pue­des hablar de la liber­tad cuan­do tie­nes en las cár­ce­les a pri­sio­ne­ros ino­cen­tes en Guan­tá­na­mo, en los EEUU, en las cár­ce­les de Irak, como la de Abu Graib, y en Afga­nis­tán? ¿Cómo pue­des envías fuer­zas mili­ta­res a Hai­tí des­pués del devas­ta­dor terre­mo­to y no ayu­da huma­ni­ta­ria a ese sufri­do pue­blo? ¿Cómo pue­des hablar de liber­tad cuan­do masa­cras a los pue­blos de Orien­te Medio y pro­pa­gas gue­rras y tor­tu­ras, en con­flic­tos inter­mi­na­bles que desan­gra a los pales­ti­nos e israe­li­tas?

Barack mira para arri­ba de tu labe­rin­to, pue­des encon­trar la estre­lla que te guíe, aun­que sepas que nun­ca podrás alcan­zar­la, como bien lo dice Eduar­do Galeano. Bus­ca ser cohe­ren­te entre lo que dices y haces, es la úni­ca for­ma de no per­der el rum­bo. Es un desa­fío de la vida.

El Nobel de la Paz es un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de los pue­blos, nun­ca para la vani­dad per­so­nal.

Te deseo mucha fuer­za y espe­ran­za y espe­ra­mos que ten­gas el cora­je de corre­gir el camino y encon­trar la sabi­du­ría de la Paz.

P. D.: Un día como hoy, hace 34 años vol­ví a la vida, tuve un vue­lo de la muer­te duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na apo­ya­da por los EEUU, gra­cias a Dios sobre­vi­ví y tuve que salir del labe­rin­to por arri­ba de la deses­pe­ra­ción y des­cu­brir en las estre­llas el camino para poder decir como el pro­fe­ta: «la hora más oscu­ra es cuan­do comien­za el ama­ne­cer»

.* Pre­mioNó­bel de la paz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *