Un nue­vo cli­ma en El Cai­ro – Jonathan Cook

La cre­cien­te des­ave­nen­cia fue sub­ra­ya­da ayer cuan­do diri­gen­tes de las fac­cio­nes riva­les pales­ti­nas Hamás y Fatah fir­ma­ron un pac­to de recon­ci­lia­ción en la capi­tal egip­cia. El papel secre­to de Egip­to en la media­ción para el acuer­do tomó por sor­pre­sa a Israel y a EE.UU.

El pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, cali­fi­có el acuer­do de “tre­men­do gol­pe para la paz y gran vic­to­ria para el terrorismo”.

Varios otros even­tos han aumen­ta­do las preo­cu­pa­cio­nes israe­líes res­pec­to a sus rela­cio­nes con Egip­to, inclu­so seña­les de que El Cai­ro espe­ra reanu­dar sus víncu­los con Irán y rene­go­ciar un anti­guo con­tra­to para sumi­nis­trar gas natu­ral a Israel.

Aún más preo­cu­pan­te para los fun­cio­na­rios israe­líes son las infor­ma­cio­nes sobre pla­nes de las auto­ri­da­des egip­cias de abrir el cru­ce hacia Gaza en Rafa, cerra­do duran­te los últi­mos cua­tro años como par­te del blo­queo del encla­ve, res­pal­da­do por Occi­den­te, a fin de debi­li­tar a Hamás, el gru­po isla­mis­ta que gobier­na la Franja.

Egip­to está ela­bo­ran­do deta­lles para abrir per­ma­nen­te­men­te la fron­te­ra, dijo el domin­go un fun­cio­na­rio del minis­te­rio de exte­rio­res egip­cio a la agen­cia noti­cio­sa Reuters. El resul­ta­do sería el fin efec­ti­vo del bloqueo.

El mis­mo día, el minis­tro de exte­rio­res de Egip­to, Nabil Ela­raby pidió a EE.UU. que reco­noz­ca un Esta­do pales­tino – refi­rién­do­se a una acción espe­ra­da en sep­tiem­bre por Mah­mud Abas, el pre­si­den­te pales­tino, para bus­car el reco­no­ci­mien­to de la cali­dad de Esta­do de Pales­ti­na en las Nacio­nes Unidas.

Israel y EE.UU. han insis­ti­do en que los pales­ti­nos sólo pue­den lograr la con­di­ción de Esta­do median­te nego­cia­cio­nes con Israel. Las con­ver­sa­cio­nes han esta­do mori­bun­das des­de que Israel se negó en sep­tiem­bre pasa­do a reno­var un con­ge­la­mien­to par­cial de la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en Cis­jor­da­nia y Jeru­sa­lén Este.

Según ana­lis­tas, el gobierno inte­ri­no egip­cio, bajo pre­sión popu­lar, se está dis­tan­cian­do cons­cien­te­men­te de algu­nas de las prin­ci­pa­les polí­ti­cas hacia Israel y los pales­ti­nos de Hos­ni Muba­rak, el pre­si­den­te egip­cio derro­ca­do por un levan­ta­mien­to popu­lar en febrero.

Muba­rak apo­ya­ba amplia­men­te la polí­ti­ca de blo­queo de Israel y Washing­ton para con­te­ner la influen­cia de Hamás. Egip­to reci­be más de 1.300 millo­nes de dóla­res al año en ayu­da de EE.UU., una suma que solo es supe­ra­da por la que reci­be Israel.

Pero la opi­nión popu­lar en Egip­to pare­ce vol­ver­se con­tra estre­chos víncu­los diplo­má­ti­cos con Israel.

Un son­deo publi­ca­do la sema­na pasa­da por Pew Research Cen­tre mos­tró que un 54% de los egip­cios apo­ya la anu­la­ción del tra­ta­do de paz de 1979 con Israel, y solo un 36% quie­re que sea mantenido.

El perió­di­co israe­lí Yedioth Aha­ro­noth infor­mó esta sema­na que los sitios egip­cios de los medios socia­les han lla­ma­do para maña­na a una mani­fes­ta­ción masi­va fren­te a la emba­ja­da israe­lí, exi­gien­do la expul­sión del emba­ja­dor, Yitzhak Levanon.

En comen­ta­rios a varios medios noti­cio­sos en la sema­na pasa­da, altos res­pon­sa­bles israe­líes anó­ni­mos cri­ti­ca­ron la nue­va línea de polí­ti­ca exte­rior de Egip­to. Uno de ellos dijo al Wall Street Jour­nal que las últi­mas accio­nes de El Cai­ro podrían “afec­tar la segu­ri­dad nacio­nal de Israel a un nivel estratégico”.

Otro fun­cio­na­rio anó­ni­mo dijo al Jeru­sa­lem Post que “la actua­li­za­ción de la rela­ción entre Egip­to y Hamás” podría per­mi­tir que el movi­mien­to islá­mi­co se con­vir­tie­ra en una “for­mi­da­ble maqui­na­ria mili­tar terrorista”.

Sil­van Sha­lom, vice pri­mer minis­tro de Israel, dijo el domin­go a la Radio de Israel que Israel debe pre­pa­rar­se a cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en polí­ti­cas que per­mi­ti­rían que Irán aumen­te su influen­cia en Gaza.

El jefe del esta­do mayor de Egip­to, Sami Hafez Anan, res­pon­dió des­de­ño­sa­men­te en su pági­na en Face­book a seme­jan­tes decla­ra­cio­nes, dicien­do: “Israel no tie­ne dere­cho a inter­fe­rir. Se tra­ta de un asun­to egipcio-palestino”.

En una señal de páni­co israe­lí, se infor­ma que Netan­yahu está con­si­de­ran­do el envío de su con­se­je­ro espe­cial, Isaac Molho, a El Cai­ro para con­ver­sa­cio­nes con el gobierno interino.

En las últi­mas sema­nas, Netan­yahu se ha que­ja­do repe­ti­da­men­te ante emba­ja­do­res euro­peos y polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses visi­tan­tes por lo que con­si­de­ra como un nue­vo cli­ma más hos­til en Egipto.

A fines del pasa­do mes Ela­raby dijo que Egip­to está lis­to a “dar vuel­ta la hoja” en las rela­cio­nes con Tehe­rán, que fue­ron rotas des­pués de la fir­ma del tra­ta­do de paz israe­lí-egip­cio hace más de tres décadas.

Fun­cio­na­rios egip­cios tam­bién han adver­ti­do que el sumi­nis­tro de gas natu­ral a Israel podría ser inte­rrum­pi­do. El gaso­duc­to ha sido ata­ca­do dos veces en el lado egip­cio, ape­nas en la sema­na pasa­da, pre­su­mi­ble­men­te en actos de sabotaje.

Inclu­so si Egip­to sigue envian­do gas, es casi segu­ro que insis­ti­rá en un fuer­te aumen­to en el pre­cio, des­pués de infor­ma­cio­nes de que Muba­rak y otros fun­cio­na­rios son inves­ti­ga­dos por acu­sa­cio­nes de corrup­ción rela­cio­na­das con con­tra­tos en los que ven­die­ron gas a pre­cios redu­ci­dos a Israel.

Yoram Mei­tal, exper­to en rela­cio­nes israe­lí-egip­cias en la Uni­ver­si­dad Ben Gurion en Beershe­va, dijo que el cam­bio de polí­ti­ca de Egip­to hacia Gaza ame­na­za con “pro­vo­car una seve­ra cri­sis en las rela­cio­nes entre Egip­to e Israel” al debi­li­tar la polí­ti­ca de Israel de ais­lar a Hamás.

Con el derro­ca­mien­to del auto­ri­ta­rio régi­men de Muba­rak, seña­ló Mei­tal, el gobierno egip­cio se encuen­tra bajo pre­sión para que tome más en cuen­ta la opi­nión local.

“Esta­mos al comien­zo de esta cri­sis pero aún no hemos lle­ga­do allí. Sin embar­go, hay sitio para mucho más dete­rio­ro en las rela­cio­nes en los pró­xi­mos meses,” dijo.

Ana­lis­tas dije­ron que El Cai­ro quie­re res­tau­rar su tra­di­cio­nal rol de lide­raz­go en el mun­do ára­be y con­si­de­ra que es obs­ta­cu­li­za­do por sus víncu­los con Israel.

Menha Bahoum, por­ta­voz del minis­te­rio de exte­rio­res egip­cio dijo al New York Times la sema­na pasa­da: “Esta­mos abrien­do una nue­va pági­na. Egip­to reanu­da su rol al que un día abdicó.”

Esa eva­lua­ción es com­par­ti­da por Hamás y Fatah, que miran ambos a Egip­to para obte­ner ayu­da, dijo Mena­chem Klein, pro­fe­sor de polí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Bar Ilan.

Seña­ló que Abas ha per­di­do su prin­ci­pal patro­ci­na­dor ára­be en la per­so­na de Muba­rak, y que la base de la diri­gen­cia de Hamás en Siria es pre­ca­ria en vis­ta de la actual agi­ta­ción en ese país.

Con cre­cien­tes deman­das de recon­ci­lia­ción del públi­co pales­tino, nin­gu­na fac­ción pue­de per­mi­tir­se igno­rar la marea de cam­bio que se extien­de por el mun­do ára­be, opinó.

Mei­tal dijo: “Entra­mos a un nue­vo capí­tu­lo en la his­to­ria de la región y los polí­ti­cos y el públi­co israe­líes no están ni cer­ca de com­pren­der lo que está ocurriendo”.


Jonathan Cook es escri­tor y perio­dis­ta. Vive en Naza­ret, Israel. Sus libros más recien­tes son: “Israel and the Clash of Civi­li­za­tions: Iraq, Iran and the Plan to Rema­ke the Midd­le East” (Plu­to Press) y “Disap­pea­ring Pales­ti­ne: Israel’s Expe­ri­ments in Human Des­pair” (Zed Books). Su pági­na en Inter­net es: www​.jkcook​.net.

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.