Rei­no de Espa­ña, ¿Rei­no sin tor­tu­ra? – Xabier Urme­ne­ta

El pasa­do 25 de mar­zo, el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra (CPT) del Con­se­jo de Euro­pa publi­có el infor­me de su visi­ta en 2007 a Espa­ña, don­de mues­tra su preo­cu­pa­ción por las ale­ga­cio­nes de seve­ro mal­tra­to que reco­gie­ron ‑uni­das a evi­den­cias médi­cas- e insis­te en sus reco­men­da­cio­nes con­cre­tas para pre­ve­nir la tor­tu­ra.

El 8 de mar­zo, el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go (TEDH) con­de­nó al Rei­no de Espa­ña (caso Beris­tain Ukar con­tra Espa­ña) por no haber inves­ti­ga­do las denun­cias de tor­tu­ras rea­li­za­das por el deman­dan­te que afir­ma­ba haber sido tor­tu­ra­do en 2002. El 28 de sep­tiem­bre de 2010, el mis­mo tri­bu­nal había con­de­na­do al Rei­no de Espa­ña (caso San Argi­mi­ro Isa­sa) por el mis­mo moti­vo.

En ambos casos, el tri­bu­nal no cer­ti­fi­ca que hubie­ra tor­tu­ras, pero con­de­na a Espa­ña por una vio­la­ción «pro­ce­sal» del artícu­lo 3 del Con­ve­nio de Dere­chos Huma­nos. Es decir, por­que la impo­si­bi­li­dad de esta­ble­cer si hubo o no tor­tu­ra se deri­va pre­ci­sa­men­te de no haber­se inves­ti­ga­do ade­cua­da­men­te.

A la vis­ta de ambas sen­ten­cias y del infor­me del CPT, tem­po­ral­men­te tan segui­das, y tenien­do en cuen­ta cuál es la fun­ción de inter­ven­ción excep­cio­nal del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos, el tema es de la máxi­ma gra­ve­dad y el «tirón de ore­jas» al Esta­do espa­ñol es de una inten­si­dad inusi­ta­da. No es para menos: la fal­ta de inves­ti­ga­ción no sólo es desidia. Cuan­do suce­de de for­ma reite­ra­da es un meca­nis­mo acti­vo y cons­cien­te de impu­ni­dad.

Esta polí­ti­ca cho­ca fron­tal­men­te con las obli­ga­cio­nes con­traí­das legal­men­te por Espa­ña al rati­fi­car los Tra­ta­dos Inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, pero tam­bién con la pro­pia Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, como lo ha recor­da­do recien­te­men­te el pro­pio Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en el caso Maja­re­nas (Sen­ten­cia 632010, de 18 de octu­bre). En esta sen­ten­cia insis­te: los tri­bu­na­les ordi­na­rios no inves­ti­gan y, en defi­ni­ti­va, están incum­plien­do su obli­ga­ción.

Des­gra­cia­da­men­te, las sen­ten­cias no son nada nue­vo y la acti­tud de Espa­ña en rela­ción a las denun­cias de tor­tu­ra nun­ca ha sido garan­tis­ta. Como insis­ten­te­men­te denun­cia Amnis­tía Inter­na­cio­nal, las denun­cias no se inves­ti­gan y se archi­van direc­ta­men­te; cuan­do se inves­ti­gan, los pro­ce­di­mien­tos duran una media de 15 a 20 años has­ta que se pro­nun­cia la sen­ten­cia defi­ni­ti­va; si a pesar de las tra­bas de todo tipo se lle­ga a iden­ti­fi­car y con­de­nar a alguno de los per­pe­tra­do­res, las sen­ten­cias sue­len ser benig­nas, segui­das ade­más por indul­tos ‑expre­sa­men­te con­de­na­dos y recha­za­dos por la juris­pru­den­cia del TEDH- cuan­do no de con­de­co­ra­cio­nes e inclu­so ascen­sos. Las indem­ni­za­cio­nes civi­les de las víc­ti­mas se cal­cu­lan con el bare­mo uti­li­za­do para los acci­den­tes de trá­fi­co, y no como exi­gi­ría la gra­ve­dad de un deli­to, dolo­so por natu­ra­le­za, con­tra el núcleo de los dere­chos huma­nos.

Cuan­do se van a cum­plir más de trein­ta años de la res­pues­ta del gobierno a los 10 pun­tos para la erra­di­ca­ción de la tor­tu­ra de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, y a la vis­ta de los suce­si­vos infor­mes publi­ca­dos des­de enton­ces, una de las excu­sas más oídas para no actuar con­sis­te en atri­buir a los denun­cian­tes de tor­tu­ra una avie­sa inten­cio­na­li­dad y pre­go­nar que siguen con­sig­nas polí­ti­cas de ETA, o que denun­cian para empa­ñar el buen nom­bre del esta­do y lograr así ser ellos mis­mos exo­ne­ra­dos.

Mien­tras, la inves­ti­ga­ción, sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes, se ha vis­to atra­ve­sa­da por nume­ro­sos obs­tácu­los impro­pios de un esta­do demo­crá­ti­co. Las sen­ten­cias de Estras­bur­go no sólo seña­lan estos obs­tácu­los ‑que ya cono­ce­mos gra­cias al tra­ba­jo de los rela­to­res sobre la tor­tu­ra de Nacio­nes Uni­das, del CPT del Con­se­jo de Euro­pa y sus res­pec­ti­vos informes‑, sino que las sen­ten­cias ponen de mani­fies­to algo más: la inac­ción.

El pro­pio Arar­te­ko hizo públi­co recien­te­men­te, en un pro­nun­cia­mien­to ofi­cial, que enci­ma de su mesa hay tres estu­dios que mues­tran la rele­van­cia de la pro­ble­má­ti­ca de la tor­tu­ra. Uno de ellos, titu­la­do «Tor­tu­ra: una apro­xi­ma­ción cien­tí­fi­ca 2000−2008», fue rea­li­za­do por un gru­po de médi­cos foren­ses y mues­tra que exis­te una alta corre­la­ción entre las denun­cias de tor­tu­ras y tres varia­bles: el cuer­po poli­cial que ha hecho la deten­ción, la dura­ción de la inco­mu­ni­ca­ción, y la apli­ca­ción o no de los pro­to­co­los de pre­ven­ción exis­ten­tes. Nume­ro­sos dete­ni­dos que lue­go fue­ron pues­tos en liber­tad sin car­gos denun­cia­ron tor­tu­ras y malos tra­tos. Por otra par­te, los infor­mes del CPT seña­lan que la inco­mu­ni­ca­ción crea un con­tex­to don­de la posi­bi­li­dad de tor­tu­ra es mayor y más difí­cil de inves­ti­gar, aun­que, como seña­la Amnis­tía Inter­na­cio­nal, la tor­tu­ra va más allá de la deten­ción inco­mu­ni­ca­da, espe­cial­men­te en casos de deten­cio­nes de per­so­nas inmi­gran­tes.

Has­ta la mis­ma Audien­cia Nacio­nal en el «caso Egun­ka­ria» cues­tio­na por qué no se inves­ti­ga­ron las denun­cias de tor­tu­ra. No ha habi­do una sola con­de­na de tor­tu­ras en mate­ria de terro­ris­mo, des­de que entró en vigor el nue­vo Códi­go Penal de 1995, has­ta el caso Por­tu y Sara­so­la. ¿A qué se espe­ra para abor­dar este gra­ve pro­ble­ma con la hones­ti­dad que se mere­ce? ¿Dón­de que­da la sen­si­bi­li­dad demo­crá­ti­ca y el res­pe­to hacia toda víc­ti­ma de una gra­ve vio­la­ción de dere­chos huma­nos como ésta, inde­pen­dien­te­men­te de los moti­vos de su deten­ción?

No obs­tan­te, el gobierno actual sigue afir­man­do, como hicie­ron los ante­rio­res, que en el Rei­no de Espa­ña la tor­tu­ra no exis­te. Pero no se deci­den ni a rea­li­zar una inves­ti­ga­ción seria e inde­pen­dien­te ni a seguir las reco­men­da­cio­nes de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, y menos a esta­ble­cer un meca­nis­mo inde­pen­dien­te de inves­ti­ga­ción como han hecho otros paí­ses de nues­tro entorno cer­cano. ¿Por qué?

Los gobier­nos espa­ñol y vas­co tie­nen que mos­trar una volun­tad real de erra­di­car e inves­ti­gar la tor­tu­ra. De no ser así, van a seguir pro­du­cién­do­se con­de­nas por no inves­ti­gar las denun­cias e infor­mes inter­na­cio­na­les cues­tio­nan­do al Esta­do espa­ñol.

Escon­der la cabe­za deba­jo del ala no es la mane­ra de abor­dar el pro­ble­ma. Enfren­tar, reco­no­cer y poner­le coto a la tor­tu­ra ‑un pro­ble­ma acu­mu­la­do y enquis­ta­do duran­te años, cuya exis­ten­cia cada vez afec­ta más al cuer­po de la demo­cra­cia- exi­ge valen­tía. Para ello, el pri­mer paso es sacar­la a la luz: inves­ti­gar. Una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te, que ayu­de a tomar deci­sio­nes sobre los casos denun­cia­dos, el dere­cho de las víc­ti­mas y la pre­ven­ción. Y que nos dé una ima­gen real de su exten­sión. Es posi­ble, Chi­le lo hizo con la «Comi­sión Valech». ¿Cuán­tos años ten­dre­mos que seguir espe­ran­do aquí?

Xabier Urme­ne­ta, Beni­to Moren­tin y Nerea Goi­koetxea Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos Argi­tuz.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *