El Dis­cur­so del Empe­ra­dor Oba­ma – Niko­las Stolpkin

Por lo gene­ral cier­tos dis­cur­sos sue­len entre­gar cla­ves de even­tos en desa­rro­llo y a su vez pue­de gra­fi­car la natu­ra­le­za viva de quien repre­sen­ta o está repre­sen­tan­do. En dicha línea, los dis­cur­sos impe­ria­lis­tas sue­len gra­fi­car la posi­ción que osten­tan sin aver­gon­zar­se ni un ápi­ce debi­do a la posi­ción manifiesta.

El pasa­do 28 de mar­zo, por ejem­plo, Barack Oba­ma, pre­si­den­te de EEUU y pre­mio Nobel de la Paz, ofre­ció un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de Defen­sa Nacio­nal, Washing­ton, D. C., espe­cial­men­te diri­gi­do a su nación para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Libia. Un dis­cur­so, por lo demás, pro­vis­to del infal­ta­ble cinis­mo y arro­gan­cia que ha veni­do carac­te­ri­zan­do al impe­rio de EEUU a lo lar­go de su exis­ten­cia y don­de no fal­ta su bue­na gala filantrópica.

Al cono­cer el actuar his­tó­ri­co del impe­rio y su actuar pre­sen­te rela­cio­na­do a la inter­ven­ción en Libia, resul­ta tra­gi­có­mi­co la mane­ra como abor­da ante su pue­blo el actuar del gobierno de EEUU; que, no obs­tan­te, no deja de retra­tar las cla­ras inten­cio­nes del impe­rio: sacar a Gada­fi del poder.

Cual­quie­ra que pon­ga aten­ción a los dis­cur­sos pre­si­den­cia­les esta­dou­ni­den­ses podría sin dudar ase­me­jar­lo a las inten­cio­nes de un super­hé­roe, de esos que tan­to han pari­do la cul­tu­ra de con­su­mo nor­te­ame­ri­ca­na. -¿Len­gua­je adre­de por la crian­za par­ti­cu­lar de sus con­ciu­da­da­nos? ¿Tan igno­ran­te es el pue­blo esta­dou­ni­den­se? Pues eso no nos debe­ría ni sor­pren­der, sólo hay que mirar por casa (peque­ñas sucur­sa­les de la gran matriz cul­tu­ral estadounidense)…¡¡¡Con razón tama­ño esfuer­zo que tie­nen que hacer en EEUU para man­te­ner a las masas en un lugar apro­pia­do mien­tras el gobierno hace de las suyas fue­ra de sus fronteras!!!

Pues bien, comencemos.

Al prin­ci­pio del dis­cur­so hace una peque­ña intro­duc­ción antes de lle­gar a la inter­ven­ción en Libia, sobre el papel actual que EEUU está cum­plien­do inter­na­cio­nal­men­te y sobre el carác­ter his­tó­ri­co de su actuar: “nues­tras tro­pas dan apo­yo a nues­tro alia­do Japón, aban­do­nan Iraq para que que­de en manos de su pue­blo, detie­nen el ímpe­tu del Tali­bán en Afga­nis­tán y per­si­guen a al-Qae­da en todo el mun­do.” Filán­tro­po en Japón, indul­gen­te en Irak, gue­rre­ro en Afga­nis­tán, y a la siga de un enemi­go invi­si­ble que “podría” estar en cual­quier par­te. Des­pués más ade­lan­te apa­re­ce con el carác­ter (de super­hé­roe) que ha carac­te­ri­za­do a EEUU: “Duran­te gene­ra­cio­nes, Esta­dos Uni­dos ha desem­pe­ña­do una fun­ción úni­ca como pilar de la segu­ri­dad mun­dial y defen­sor de la liber­tad huma­na.” Por supues­to que aquí no sabe­mos si habría que reír o aplau­dir con ganas. “Pilar de la segu­ri­dad mun­dial” y “defen­sor de la liber­tad huma­na”. ¿Podría haber aquí más cinis­mo y arrogancia?

Y lle­ga a la inter­ven­ción en Libia: “…cuan­do están en jue­go nues­tros intere­ses y valo­res, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de actuar. Eso es lo que ha suce­di­do en Libia en el trans­cur­so de las últi­mas seis sema­nas.” Libia, un país don­de los “intere­ses” eco­nó­mi­cos de EEUU son casi nulos en com­pa­ra­ción con Euro­pa y don­de los “valo­res” occi­den­ta­les casi no tie­nen lugar den­tro de la cul­tu­ra ára­be. Pero cla­ro, hay que seña­lar al “malo” de la pelí­cu­la para jus­ti­fi­car su actuar; aquel “malo” que por más de “40 años” ha sido un “tirano” con su pue­blo, le ha pri­va­do de “liber­tad”, “explo­ta­do” sus rique­zas y, lo más impor­tan­te, ha “ate­rro­ri­za­do a gen­te ino­cen­te en el mun­do” y ha “ase­si­na­do” a esta­dou­ni­den­ses: “Duran­te más de cua­tro déca­das, el pue­blo libio ha esta­do gober­na­do por un tirano: Mua­mar el Gada­fi. Gada­fi ha pri­va­do a su pue­blo de su liber­tad, ha explo­ta­do su rique­za, ha ase­si­na­do a sus adver­sa­rios en el país y en el extran­je­ro, y ha ate­rro­ri­za­do a per­so­nas ino­cen­tes en todo el mun­do, entre ellas a esta­dou­ni­den­ses que han sido ase­si­na­dos por agen­tes libios.”

Y aho­ra ese “tirano” se ha ido en con­tra de su “pue­blo” por lo que Gada­fi, según Oba­ma: “… había per­di­do la con­fian­za de su pue­blo y la legi­ti­mi­dad para gober­nar, y dije que tenía que renun­ciar al poder.” Y si el empe­ra­dor lo dice, pues enton­ces Euro­pa (gene­ral­men­te seña­la­da como la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”) aca­ta obe­dien­te­men­te ‑no esta­ría mal una bue­na taja­di­ta del pas­tel ¿ver­dad?

Pero bus­que­mos la for­ma de jus­ti­fi­car “nues­tra” entra­da: Gada­fi bom­bar­dea a su pue­blo; Gada­fi masa­cra a su pue­blo: «Ante la con­de­na del mun­do, Gada­fi optó por aumen­tar los ata­ques, lan­zan­do una cam­pa­ña mili­tar con­tra el pue­blo libio. Per­so­nas ino­cen­tes fue­ron blan­cos de ase­si­na­to. Hos­pi­ta­les y ambu­lan­cias fue­ron ata­ca­dos. Perio­dis­tas fue­ron arres­ta­dos, agre­di­dos sexual­men­te y ase­si­na­dos. Se inte­rrum­pie­ron los sumi­nis­tros de ali­men­tos y com­bus­ti­ble. Se cor­tó el ser­vi­cio de agua para cien­tos de miles de per­so­nas en Misu­ra­ta. Ciu­da­des y pue­blos fue­ron bom­bar­dea­dos, mez­qui­tas fue­ron des­trui­das y edi­fi­cios de depar­ta­men­tos redu­ci­dos a escom­bros. Avio­nes mili­ta­res y heli­cóp­te­ros de com­ba­te des­en­ca­de­na­ron ata­ques con­tra per­so­nas que no tenían mane­ra de defen­der­se de los ata­ques des­de el aire.” Todo un mosai­co para gra­fi­car al “malo de la pelí­cu­la” ante la opi­nión mun­dial. Por lo que los super­hé­roes (en la “Liga de la Jus­ti­cia”) tuvie­ron que ace­le­rar las medi­das nece­sa­rias para poder “fre­nar las matan­zas”: “De modo que, a peti­ción mía, Esta­dos Uni­dos enca­be­zó jun­to con nues­tros alia­dos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das la tarea de apro­bar una his­tó­ri­ca reso­lu­ción que auto­ri­za el esta­ble­ci­mien­to de una zona de exclu­sión aérea para dete­ner los ata­ques del régi­men des­de el aire, y que auto­ri­za ade­más la adop­ción de todas las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger al pue­blo libio.”

Así enton­ces apa­re­ce la “zona de exclu­sión aérea” y muy silen­cio­sa­men­te la auto­ri­za­ción de “todas las medi­das nece­sa­rias” para “pro­te­ger al pue­blo libio”. Bin­go!!! Aho­ra sí podía­mos enten­der los ata­ques aéreos pos­te­rio­res de las “fuer­zas alia­das” hacia tan­ques o a la avan­za­da terres­tre de las fuer­zas de Gada­fi. La “zona de exclu­sión aérea” sólo era la par­te de un todo.

Pero como nada es gra­tis en esta vida, Gada­fi es retra­ta­do y ven­di­do como todo un “demo­nio”: “Gada­fi decla­ró que no demos­tra­ría “com­pa­sión algu­na” hacia su pro­pio pue­blo. Les com­pa­ró con ratas y ame­na­zó con ir de puer­ta en puer­ta para cas­ti­gar­les. En el pasa­do, le hemos vis­to ahor­car a civi­les en las calles, y matar a más de 1.000 per­so­nas en un solo día.” Y como buen super­hé­roe Oba­ma, pre­mio nobel de la Paz, no podía per­mi­tir que nada de eso ocu­rrie­ra: “Por nues­tros intere­ses nacio­na­les no podía­mos dejar que eso ocu­rrie­ra. Me negué a per­mi­tir que eso ocu­rrie­ra. Por ese moti­vo, hace nue­ve días, tras con­sul­tar con los líde­res de ambos par­ti­dos en el Con­gre­so, auto­ri­cé la ope­ra­ción mili­tar para dete­ner la matan­za y hacer cum­plir la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Unidas.”

Pero como las accio­nes “par­ti­cu­la­res” (EEUU, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia) se veían un tan­to des­agra­da­bles ante el mun­do ára­be, la “van­guar­dia” (EEUU) de las ope­ra­cio­nes deci­dió tras­pa­sar­se al man­do de una estruc­tu­ra como la OTAN para así disi­mu­lar los ver­da­de­ros pode­res y así poder con­no­tar un esfuer­zo “mul­ti­la­te­ral” de una estruc­tu­ra “inter­na­cio­nal” (mejor dige­ri­da por la opi­nión mun­dial): “Nues­tra alian­za más efi­caz, la OTAN, ha toma­do el man­do para hacer cum­plir el embar­go de armas y la zona de exclu­sión aérea. Ano­che, la OTAN deci­dió asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad adi­cio­nal de pro­te­ger a los civi­les libios. Esta trans­fe­ren­cia de Esta­dos Uni­dos a la OTAN se pro­du­ci­rá el miér­co­les. En ade­lan­te, la direc­ción de hacer cum­plir la zona de exclu­sión aérea y pro­te­ger a los civi­les sobre el terreno se tras­pa­sa­rá a nues­tros alia­dos y socios, y ten­go ple­na con­fian­za en que nues­tra coa­li­ción man­ten­drá la pre­sión sobre las fuer­zas de Gada­fi que quedan.”

¿Real­men­te EEUU ha que­da­do fue­ra de la posi­ción de “van­guar­dia”, polí­ti­ca y mili­tar, en las ope­ra­cio­nes con­tra Libia? Según Oba­ma, EEUU aho­ra ten­dría “un papel secun­da­rio, lo que inclu­ye dar apo­yo de inte­li­gen­cia, apo­yo logís­ti­co, asis­ten­cia en bús­que­das y res­ca­tes, y capa­ci­da­des para atas­car las comu­ni­ca­cio­nes del régi­men.” (¿Una mane­ra de “aba­ra­tar” cos­tos para las pro­pias fuer­zas arma­das y sus con­tri­bu­yen­tes? ¿Tras­la­do de res­pon­sa­bi­li­da­des a “empre­sas” extran­je­ras de “mano de obra más bara­ta”, o algo pare­ci­do?); que­dan­do, ade­más, en una posi­ción casi de “enfer­me­ra” y “madre” a la vez: “cola­bo­ra­re­mos con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para pro­por­cio­nar asis­ten­cia al pue­blo libio, que nece­si­ta ali­men­tos para los ham­brien­tos y aten­ción médi­ca para los heri­dos. Cus­to­dia­re­mos los más de 33.000 millo­nes de dóla­res del régi­men de Gada­fi que se han con­ge­la­do, para que estén dis­po­ni­bles para la recons­truc­ción de Libia. A fin de cuen­tas, el dine­ro no le per­te­ne­ce ni a Gada­fi ni a noso­tros, le per­te­ne­ce al pue­blo libio, y nos ase­gu­ra­re­mos de que lo reci­ba.” Aquí ya pode­mos visua­li­zar las expec­ta­ti­vas impe­ria­lis­tas: una gue­rra pro­lon­ga­da y una Libia en ruinas.

Lo ante­rior se ha de jun­tar con la meta real impe­rial: sacar a Gad­fi del poder. Oba­ma cla­ra­men­te lo expre­sa en tres frases:

1.- “…por­que si bien nues­tra misión mili­tar está cen­tra­da con­cre­ta­men­te en sal­var vidas, con­ti­nua­re­mos inten­tan­do alcan­zar el obje­ti­vo más amplio de una Libia que no per­te­nez­ca a un dic­ta­dor, sino a su pue­blo”;

2.- “Gada­fi toda­vía no ha renun­cia­do al poder, y has­ta que lo haga Libia con­ti­nua­rá sien­do un peli­gro.”;

3.- “La tran­si­ción a un gobierno legí­ti­mo que res­pon­da ante el pue­blo libio será una tarea difí­cil.”.

Y una joyi­ta de la retó­ri­ca. La pene­tra­ción eco­nó­mi­ca de EEUU en Libia, como bien seña­la­mos ante­rior­men­te, podría­mos con­si­de­rar­la nula en com­pa­ra­ción con la pene­tra­ción eco­nó­mi­ca que tie­ne Euro­pa en dicho país. Pero para poder entrar (EEUU) don­de no es muy bien­ve­ni­do, debe implan­tar una retó­ri­ca que le per­mi­ta poder inter­ve­nir (polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar­men­te) y así poder tener el pri­vi­le­gio de com­par­tir jun­to a sus “socios” euro­peos el gran pas­tel (Libia). ¿Nue­va for­ma para inter­ve­nir fren­te a lo que le es “correc­to”? ¿Nue­va for­ma de inter­ve­nir mili­tar­men­te abs­te­nién­do­se de uti­li­zar sus pro­pias tro­pas en terreno, pero sí uti­li­zan­do tro­pas “mul­ti­la­te­ra­les” para con­cre­tar sus obje­ti­vos? Es así como seña­la: “Es cier­to que Esta­dos Uni­dos no pue­de uti­li­zar nues­tro ejér­ci­to en cada lugar que exis­te la repre­sión; y dados los cos­tos y ries­gos de las inter­ven­cio­nes, siem­pre debe­mos medir nues­tros intere­ses con­tra la nece­si­dad de actuar. Sin embar­go, ello no debe ser argu­men­to para no actuar nun­ca en nom­bre de hacer lo correc­to. En este país en par­ti­cu­lar, Libia, en este momen­to en par­ti­cu­lar, afron­tá­ba­mos la pers­pec­ti­va de una vio­len­cia de esca­la horro­ro­sa. Dis­po­nía­mos de una capa­ci­dad úni­ca para parar la vio­len­cia: un man­da­to inter­na­cio­nal a la acción, una coa­li­ción amplia dis­pues­ta a unir­se a noso­tros, el apo­yo de los paí­ses ára­bes, y el rue­go de ayu­da del pro­pio pue­blo libio. Tam­bién tenía­mos la capa­ci­dad de parar a las fuer­zas de Gada­fi sin poner tro­pas esta­dou­ni­den­ses en tierra.”

Y dadas las cir­cuns­tan­cias en las que se encon­tra­ba EEUU (el “buen sama­ri­tano”), Oba­ma decla­ra: “…dejar de lado la res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­dos Uni­dos como líder, y más pro­fun­da­men­te, nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des hacia otros seres huma­nos, habría sido una trai­ción a quie­nes somos. Algu­nos paí­ses pue­de que hagan la vis­ta cie­ga a las atro­ci­da­des que ocu­rren en otros. Esta­dos Uni­dos es dife­ren­te, y como Pre­si­den­te me nie­go a espe­rar a ver imá­ge­nes de las matan­zas y de las fosas comu­nes para actuar.” Cla­ro, EEUU fue muy “dife­ren­te” fren­te a la matan­za en Gaza (fina­les de diciem­bre 2008 y media­dos de enero 2009 – más de 1,300 muer­tos) per­pe­tra­da por el Esta­do de Israel ¿no es cier­to?; como tam­bién fue muy “dife­ren­te” a las matan­zas per­pe­tra­das en El Sal­va­dor en la déca­da de los 80 por los famo­sos “escua­dro­nes de la muer­te”; y hoy es tam­bién muy “dife­ren­te” fren­te a las injus­ti­cias per­pe­tra­das por el terro­ris­mo de Esta­do Colom­biano hacia su pro­pio pue­blo: des­pla­za­mien­tos, tor­tu­ra, vio­la­cio­nes, encar­ce­la­mien­to, ame­na­zas, ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les, etc.

Pero el impe­ria­lis­mo no es estú­pi­do, sabe bien lo que sig­ni­fi­ca Libia y fre­nar a Gada­fi. De nin­gu­na mane­ra EEUU habría de dejar que el ejem­plo de Gada­fi pudie­ra salir­se con la suya y dejar ser repli­ca­do por otros Esta­dos ára­bes: “…Esta­dos Uni­dos tie­ne impor­tan­tes intere­ses estra­té­gi­cos en evi­tar que Gada­fi aplas­te a aque­llos que se opo­nen a él. Una masa­cre habría cau­sa­do que miles de refu­gia­dos adi­cio­na­les cru­za­ran las fron­te­ras libias, lo que ejer­ce­ría una pre­sión enor­me sobre las pací­fi­cas, pero frá­gi­les, tran­si­cio­nes de Egip­to y Túnez. Los impul­sos demo­crá­ti­cos que están bro­tan­do en la región se verían eclip­sa­dos por las dic­ta­du­ras más som­brías, ya que los líde­res repre­so­res con­clui­rían que la vio­len­cia es la mejor estra­te­gia para afe­rrar­se al poder. El man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das hubie­ra apa­re­ci­do sólo como pala­bras vacías, debi­li­tan­do la cre­di­bi­li­dad futu­ra de la ins­ti­tu­ción para man­te­ner la paz y la segu­ri­dad mun­dia­les. Por tan­to, aun­que nun­ca les res­ta­ré impor­tan­cia a los cos­tos que la actua­ción mili­tar impli­ca, estoy con­ven­ci­do de que, de no actuar en Libia, el pre­cio para Esta­dos Uni­dos hubie­ra sido mucho más alto.”

Y nue­va­men­te relu­ce sus reales aspi­ra­cio­nes mez­cla­da con su toque de hipo­cre­sía: “Des­de lue­go, no hay duda de que Libia, y el mun­do, esta­rían mejor sin Gada­fi en el poder. Yo, jun­to con muchos otros líde­res del mun­do, hemos adop­ta­do ese obje­ti­vo, y lo inten­ta­re­mos alcan­zar por medios no mili­ta­res. Sin embar­go, ampliar nues­tra misión mili­tar para que inclu­ya el cam­bio de régi­men sería un error.”

¿No pre­ten­den derro­car a Gada­fi ni poner en el terreno tro­pas mili­ta­res? Lo pri­me­ro ya está cla­ro, lo segun­do está por resol­ver­se. No hay otra for­ma para qui­tar a Gada­fi del poder que enviar tro­pas a terreno, sabien­do la inex­per­ti­cia de unos “rebel­des” que más pare­cen estar jugan­do a la gue­rra. Lo que no sabe­mos aún es qué tro­pas espe­cí­fi­cas serán las que pisen terreno libio. ¿Tro­pas esta­dou­ni­den­ses? ¿Tro­pas de la OTAN? Qui­zá Oba­ma ya haya ofre­ci­do la cla­ve: “Si inten­tá­ra­mos derro­car a Gada­fi nues­tra coa­li­ción se divi­di­ría. Pro­ba­ble­men­te ten­dría­mos que colo­car tro­pas esta­dou­ni­den­ses en el terreno para lograr esa misión, o arries­gar­nos a matar a muchos civi­les des­de el aire.”. La OTAN está cum­plien­do lo segun­do. Pero para Oba­ma ese camino ya fue toma­do en Irak, por lo que:“es algo que no pode­mos per­mi­tir­nos que se repi­ta en Libia.”

Cla­ra­men­te la posi­ción que deja EEUU es la de super­vi­sar que “otros” sí lo repi­tan, no “noso­tros”.

Aquí, en cam­bio, el super­hé­roe entra a dar pena –pareciera‑, y de nue­vo sus aspi­ra­cio­nes mez­cla­das con filan­tro­pía e hipo­cre­sía: “A medi­da que se reduz­ca nues­tra ope­ra­ción mili­tar, lo que pode­mos hacer — y lo que hare­mos — es apo­yar las aspi­ra­cio­nes del pue­blo libio. Hemos inter­ve­ni­do para parar una masa­cre y tra­ba­ja­re­mos con nues­tros alia­dos y socios para man­te­ner la segu­ri­dad de la pobla­ción civil. Le nega­re­mos arma­men­tos al régi­men, cor­ta­re­mos sus sumi­nis­tros de dine­ro en efec­ti­vo, ayu­da­re­mos a la opo­si­ción y tra­ba­ja­re­mos con otros paí­ses para ace­le­rar el día en que Gada­fi aban­do­ne el poder. Pue­de que no ocu­rra de la noche a la maña­na, si un Gada­fi debi­li­ta­do tra­ta de afe­rra­se deses­pe­ra­da­men­te al poder. Pero debe que­dar bien cla­ro a quie­nes rodean a Gada­fi, y a todos los libios, que la his­to­ria no está del lado de Gadafi.”

Y a modo de con­clu­sión, Oba­ma da a mos­trar las cla­ves para enten­der, por ejem­plo, la natu­ra­le­za impe­ria­lis­ta (EEUU) ape­lan­do implí­ci­ta­men­te a la “doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal”: “Como coman­dan­te en jefe, no ten­go res­pon­sa­bi­li­dad más impor­tan­te que man­te­ner segu­ro a este país.”;

-el empleo de la fuer­za mili­tar: “He deja­do bien sen­ta­do que nun­ca vaci­la­ré en uti­li­zar a nues­tro ejér­ci­to rápi­da­men­te, deci­si­va­men­te y uni­la­te­ral­men­te cuan­do sea nece­sa­rio para defen­der a nues­tro pue­blo, nues­tra patria, nues­tros alia­dos y nues­tros intere­ses fun­da­men­ta­les.”;

-el uso retó­ri­co de una con­duc­ta bien sabi­da pero dada a cono­cer como algo “nue­vo” en cuan­to a la inter­ven­ción y a los cos­tos asu­mi­dos de dicha inter­ven­ción: “Habrá veces, no obs­tan­te, cuan­do nues­tra segu­ri­dad no se vea ame­na­za­da direc­ta­men­te, pero nues­tros intere­ses y valo­res sí.”“En tales casos, no debe­mos tener mie­do de actuar; pero la car­ga de actuar no debe ser sólo para Esta­dos Uni­dos. “ ;

-el lide­raz­go mili­tar fren­te a los demás: “el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se no es sim­ple­men­te asun­to de actuar solo y sopor­tar toda la car­ga noso­tros solos. El ver­da­de­ro lide­raz­go crea las con­di­cio­nes y coa­li­cio­nes para que los demás par­ti­ci­pen tam­bién; tra­ba­ja con alia­dos y socios para que ayu­den con el peso de la car­ga y paguen su par­te de los cos­tos; y ve que todos defien­dan los prin­ci­pios de la jus­ti­cia y dig­ni­dad huma­na.” ;

Y para enten­der la posi­ción impe­rial de EEUU en cuan­to a las revuel­tas en el Magreb y Medio Oriente:

-una res­pues­ta “inter­na­cio­nal” (del cinis­mo a la pro­yec­ción): “Esta­dos Uni­dos no podrá dic­tar el rit­mo y el alcan­ce de este cam­bio. Sólo los pue­blos de la región pue­den hacer­lo. Pero pode­mos mar­car una dife­ren­cia.”“Creo que no se pue­de dar mar­cha atrás a este movi­mien­to de cam­bio, y que debe­mos apo­yar a quie­nes creen en los mis­mos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que nos han guia­do por muchas tor­men­tas: nues­tra opo­si­ción a la vio­len­cia con­tra el pro­pio pue­blo; nues­tro apo­yo a un con­jun­to de dere­chos uni­ver­sa­les, inclu­si­ve la liber­tad de los pue­blos de expre­sar­se y esco­ger a sus líde­res; nues­tro apo­yo a los gobier­nos que son sen­si­bles a las aspi­ra­cio­nes de sus pue­blos.”;

-y una res­pues­ta “local” para sus con­ciu­da­da­nos (del cinis­mo a la retó­ri­ca del super­hé­roe): “Naci­dos, como somos, de una revo­lu­ción de quie­nes desea­ban ser libres, aco­ge­mos con bene­plá­ci­to el hecho de que la his­to­ria esté en movi­mien­to en Orien­te Medio y el nor­te de Áfri­ca, y que los jóve­nes vayan a la cabe­za. Por­que don­de­quie­ra que los pue­blos deseen ser libres, encon­tra­rán un ami­go en Esta­dos Uni­dos.”“…por gene­ra­cio­nes hemos hecho la dura tarea de pro­te­ger a nues­tro pro­pio pue­blo, así como a millo­nes en todo el mun­do. Lo hemos hecho por­que sabe­mos que nues­tro futu­ro es más segu­ro, nues­tro futu­ro es más bri­llan­te, si más de la huma­ni­dad pue­de vivir con la luz bri­llan­te de la liber­tad y la dignidad.”

Artícu­lo publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en el sema­na­rio Libe­ra­ción

ANEXO:

Dis­cur­so de Obama

THE WHITE HOUSE Ofi­ci­na del Secre­ta­rio de Prensa


28 de mar­zo, 2011

Uni­ver­si­dad de Defen­sa Nacio­nal Washing­ton, D. C. 7:31 p.m. (Hora del este)

EL PRESIDENTE: Esta noche, me gus­ta­ría ofre­cer una actua­li­za­ción al pue­blo esta­dou­ni­den­se con res­pec­to a la ope­ra­ción inter­na­cio­nal que hemos enca­be­za­do en Libia: lo que hemos hecho, lo que tene­mos pre­vis­to hacer y el moti­vo por el cual esto nos importa.

Quie­ro comen­zar agra­de­cien­do a nues­tros hom­bres y muje­res en uni­for­me, quie­nes, una vez más, han actua­do con valen­tía, pro­fe­sio­na­lis­mo y patrio­tis­mo. Se han movi­li­za­do con una velo­ci­dad y for­ta­le­za increí­bles. Gra­cias a ellos, y a nues­tros dedi­ca­dos diplo­má­ti­cos, se ha for­ja­do una coa­li­ción y se han sal­va­do innu­me­ra­bles vidas.

Mien­tras tan­to, en estos momen­tos, nues­tras tro­pas dan apo­yo a nues­tro alia­do Japón, aban­do­nan Iraq para que que­de en manos de su pue­blo, detie­nen el ímpe­tu del Tali­bán en Afga­nis­tán y per­si­guen a al-Qae­da en todo el mun­do. Como coman­dan­te en jefe, estoy agra­de­ci­do con nues­tros sol­da­dos, mari­ne­ros, pilo­tos, sol­da­dos de la infan­te­ría de Mari­na, miem­bros del Ser­vi­cio de Guar­da­cos­tas, y con sus fami­lias. Sé que todos los esta­dou­ni­den­ses com­par­ti­mos ese sentimiento.

Duran­te gene­ra­cio­nes, Esta­dos Uni­dos ha desem­pe­ña­do una fun­ción úni­ca como pilar de la segu­ri­dad mun­dial y defen­sor de la liber­tad huma­na. Cons­cien­tes de los ries­gos y cos­tos de las inter­ven­cio­nes mili­ta­res, nos mos­tra­mos natu­ral­men­te renuen­tes a uti­li­zar la fuer­za para resol­ver los nume­ro­sos desa­fíos en el mun­do. Pero cuan­do están en jue­go nues­tros intere­ses y valo­res, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de actuar. Eso es lo que ha suce­di­do en Libia en el trans­cur­so de las últi­mas seis semanas.

Libia está situa­da entre Túnez y Egip­to, dos paí­ses que ins­pi­ra­ron al mun­do cuan­do sus pue­blos se alza­ron y se hicie­ron car­go de sus pro­pios des­ti­nos. Duran­te más de cua­tro déca­das, el pue­blo libio ha esta­do gober­na­do por un tirano: Mua­mar el Gada­fi. Gada­fi ha pri­va­do a su pue­blo de su liber­tad, ha explo­ta­do su rique­za, ha ase­si­na­do a sus adver­sa­rios en el país y en el extran­je­ro, y ha ate­rro­ri­za­do a per­so­nas ino­cen­tes en todo el mun­do, entre ellas a esta­dou­ni­den­ses que han sido ase­si­na­dos por agen­tes libios.

El mes pasa­do, el yugo de temor de Gada­fi pare­cía haber cedi­do a la pro­me­sa de la liber­tad. En ciu­da­des y pue­blos de todo el país, el pue­blo libio salió a la calle para recla­mar sus dere­chos huma­nos bási­cos. Como dijo un ciu­da­dano: “Por pri­me­ra vez, tene­mos final­men­te la espe­ran­za de que la pesa­di­lla que hemos sufri­do duran­te 40 años lle­gue a su con­clu­sión pronto”.

Enfren­ta­do a seme­jan­te opo­si­ción, Gada­fi comen­zó a ata­car a su pue­blo. Como pre­si­den­te, mi preo­cu­pa­ción inme­dia­ta fue la segu­ri­dad de nues­tros ciu­da­da­nos, de modo que eva­cua­mos nues­tra emba­ja­da y a todos los esta­dou­ni­den­ses que soli­ci­ta­ron nues­tra ayu­da. A con­ti­nua­ción, toma­mos una serie de medi­das en cues­tión de días para res­pon­der a la agre­sión de Gada­fi. Con­ge­la­mos más de 33.000 millo­nes de dóla­res per­te­ne­cien­tes al régi­men de Gada­fi. En con­jun­ción con otros paí­ses del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, amplia­mos nues­tras san­cio­nes, impu­si­mos un embar­go de armas y toma­mos medi­das para que Gada­fi y aque­llos cer­ca­nos a él sean res­pon­sa­bles por sus crí­me­nes. Dejé bien sen­ta­do que Gada­fi había per­di­do la con­fian­za de su pue­blo y la legi­ti­mi­dad para gober­nar, y dije que tenía que renun­ciar al poder.

Ante la con­de­na del mun­do, Gada­fi optó por aumen­tar los ata­ques, lan­zan­do una cam­pa­ña mili­tar con­tra el pue­blo libio. Per­so­nas ino­cen­tes fue­ron blan­cos de ase­si­na­to. Hos­pi­ta­les y ambu­lan­cias fue­ron ata­ca­dos. Perio­dis­tas fue­ron arres­ta­dos, agre­di­dos sexual­men­te y ase­si­na­dos. Se inte­rrum­pie­ron los sumi­nis­tros de ali­men­tos y com­bus­ti­ble. Se cor­tó el ser­vi­cio de agua para cien­tos de miles de per­so­nas en Misu­ra­ta. Ciu­da­des y pue­blos fue­ron bom­bar­dea­dos, mez­qui­tas fue­ron des­trui­das y edi­fi­cios de depar­ta­men­tos redu­ci­dos a escom­bros. Avio­nes mili­ta­res y heli­cóp­te­ros de com­ba­te des­en­ca­de­na­ron ata­ques con­tra per­so­nas que no tenían mane­ra de defen­der­se de los ata­ques des­de el aire.

Ante esta repre­sión bru­tal y una inmi­nen­te cri­sis huma­ni­ta­ria, orde­né que buques de gue­rra se diri­gie­ran hacia el Medi­te­rrá­neo. Los alia­dos euro­peos decla­ra­ron su volun­tad de com­pro­me­ter recur­sos para dete­ner la masa­cre. La opo­si­ción libia y la Liga Ára­be ape­la­ron al mun­do para sal­var vidas en Libia. De modo que, a peti­ción mía, Esta­dos Uni­dos enca­be­zó jun­to con nues­tros alia­dos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das la tarea de apro­bar una his­tó­ri­ca reso­lu­ción que auto­ri­za el esta­ble­ci­mien­to de una zona de exclu­sión aérea para dete­ner los ata­ques del régi­men des­de el aire, y que auto­ri­za ade­más la adop­ción de todas las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger al pue­blo libio.

Hace diez días, habien­do inten­ta­do poner fin a la vio­len­cia sin el uso de la fuer­za, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ofre­ció a Gada­fi una últi­ma opor­tu­ni­dad de dete­ner su cam­pa­ña de ase­si­na­tos o sino afron­tar las con­se­cuen­cias. En lugar de desis­tir, sus tro­pas con­ti­nua­ron su avan­ce, ejer­cien­do pre­sión en la ciu­dad de Bengha­zi, lugar don­de viven cer­ca de 700.000 hom­bres, muje­res y niños que desea­ban no estar suje­tos al miedo.

Lle­ga­dos a este pun­to, Esta­dos Uni­dos y el mun­do tenían que ele­gir. Gada­fi decla­ró que no demos­tra­ría “com­pa­sión algu­na” hacia su pro­pio pue­blo. Les com­pa­ró con ratas y ame­na­zó con ir de puer­ta en puer­ta para cas­ti­gar­les. En el pasa­do, le hemos vis­to ahor­car a civi­les en las calles, y matar a más de 1.000 per­so­nas en un solo día. Aho­ra veía­mos a las fuer­zas del régi­men a las puer­tas de la ciu­dad. Sabía­mos que si que­ría­mos, si espe­rá­ba­mos un día más, Bengha­zi, una ciu­dad casi del tama­ño de Char­lot­te, podría sufrir una masa­cre que hubie­ra reper­cu­ti­do en la región y hubie­ra man­cha­do la con­cien­cia del mundo.

Por nues­tros intere­ses nacio­na­les no podía­mos dejar que eso ocu­rrie­ra. Me negué a per­mi­tir que eso ocu­rrie­ra. Por ese moti­vo, hace nue­ve días, tras con­sul­tar con los líde­res de ambos par­ti­dos en el Con­gre­so, auto­ri­cé la ope­ra­ción mili­tar para dete­ner la matan­za y hacer cum­plir la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Unidas.

Ata­ca­mos a las fuer­zas del régi­men que se acer­ca­ban a Bengha­zi para sal­var a la ciu­dad y a su pobla­ción. Ata­ca­mos a las tro­pas de Gada­fi en la veci­na ciu­dad de Ajda­bi­ya, lo que per­mi­tió que las fuer­zas de la opo­si­ción las expul­sa­ran de allí. Ata­ca­mos las defen­sas aéreas de Gada­fi, lo cual alla­nó el camino para esta­ble­cer la zona de exclu­sión aérea. Ata­ca­mos tan­ques y obje­ti­vos mili­ta­res que habían esta­do ase­dian­do pobla­cio­nes y ciu­da­des, y cor­ta­mos el acce­so a la mayo­ría de sus fuen­tes de sumi­nis­tro. Y esta noche, pue­do infor­mar­les de que hemos para­do el mor­tí­fe­ro avan­ce de Gadafi.

En esta ope­ra­ción, Esta­dos Uni­dos no ha actua­do solo. Por el con­tra­rio, se nos ha suma­do una coa­li­ción fuer­te y en aumen­to. En ella están nues­tros alia­dos más cer­ca­nos — paí­ses como el Rei­no Uni­do, Fran­cia, Cana­dá, Dina­mar­ca, Norue­ga, Ita­lia, Espa­ña, Gre­cia, y Tur­quía — todos ellos han lucha­do jun­to a noso­tros duran­te déca­das. Tam­bién se han uni­do paí­ses ára­bes como Qatar y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, que han opta­do por cum­plir con sus res­pon­sa­bi­li­da­des de defen­der al pue­blo libio.

Por tan­to, en resu­mi­das cuen­tas, en tan sólo un mes Esta­dos Uni­dos ha cola­bo­ra­do con nues­tros socios inter­na­cio­na­les para movi­li­zar una coa­li­ción amplia, obte­ner un man­da­to inter­na­cio­nal diri­gi­do a pro­te­ger a los civi­les, parar a un ejér­ci­to que avan­za­ba, pre­ve­nir una masa­cre, y esta­ble­cer una zona de exclu­sión aérea con nues­tros alia­dos y socios. Para ofre­cer algo de pers­pec­ti­va sobre la rapi­dez con que se lle­vó a cabo esta res­pues­ta mili­tar y diplo­má­ti­ca, cuan­do se pro­du­je­ron los ata­ques con­tra la pobla­ción bos­nia en la déca­da de 1990, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal tar­dó más de un año en inter­ve­nir con ata­ques aéreos para pro­te­ger a la pobla­ción civil. Hemos tar­da­do 31 días.

Lo que es más, hemos alcan­za­do estos obje­ti­vos en con­cor­dan­cia con la pro­me­sa que le hice al pue­blo esta­dou­ni­den­se al prin­ci­pio de nues­tras ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Dije que el papel de Esta­dos Uni­dos sería limi­ta­do, que no ten­dría­mos tro­pas de tie­rra en Libia, que cen­tra­ría­mos nues­tras capa­ci­da­des úni­cas en el ini­cio de la ope­ra­ción y que tras­la­da­ría­mos las res­pon­sa­bi­li­da­des a nues­tros alia­dos y socios. Esta noche esta­mos cum­plien­do esa promesa.

Nues­tra alian­za más efi­caz, la OTAN, ha toma­do el man­do para hacer cum­plir el embar­go de armas y la zona de exclu­sión aérea. Ano­che, la OTAN deci­dió asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad adi­cio­nal de pro­te­ger a los civi­les libios. Esta trans­fe­ren­cia de Esta­dos Uni­dos a la OTAN se pro­du­ci­rá el miér­co­les. En ade­lan­te, la direc­ción de hacer cum­plir la zona de exclu­sión aérea y pro­te­ger a los civi­les sobre el terreno se tras­pa­sa­rá a nues­tros alia­dos y socios, y ten­go ple­na con­fian­za en que nues­tra coa­li­ción man­ten­drá la pre­sión sobre las fuer­zas de Gada­fi que quedan.

En esta ope­ra­ción, Esta­dos Uni­dos desem­pe­ña­rá un papel secun­da­rio, lo que inclu­ye dar apo­yo de inte­li­gen­cia, apo­yo logís­ti­co, asis­ten­cia en bús­que­das y res­ca­tes, y capa­ci­da­des para atas­car las comu­ni­ca­cio­nes del régi­men. Debi­do a la tran­si­ción a una coa­li­ción más amplia bajo el man­do de la OTAN, el ries­go y cos­to de esta ope­ra­ción, tan­to para nues­tros mili­ta­res como para el con­tri­bu­yen­te esta­dou­ni­den­se, se redu­ci­rá considerablemente.

Por tan­to, para aque­llos que han duda­do de nues­tra capa­ci­dad para lle­var a cabo esta ope­ra­ción, quie­ro dejar bien sen­ta­do: los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca han hecho lo que diji­mos que íba­mos a hacer.

Eso no quie­re decir que haya­mos fina­li­za­do nues­tro tra­ba­jo. Ade­más de nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des con la OTAN, cola­bo­ra­re­mos con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para pro­por­cio­nar asis­ten­cia al pue­blo libio, que nece­si­ta ali­men­tos para los ham­brien­tos y aten­ción médi­ca para los heri­dos. Cus­to­dia­re­mos los más de 33.000 millo­nes de dóla­res del régi­men de Gada­fi que se han con­ge­la­do, para que estén dis­po­ni­bles para la recons­truc­ción de Libia. A fin de cuen­tas, el dine­ro no le per­te­ne­ce ni a Gada­fi ni a noso­tros, le per­te­ne­ce al pue­blo libio, y nos ase­gu­ra­re­mos de que lo reciba.

Maña­na, la secre­ta­ria Clin­ton via­ja­rá a Lon­dres, don­de se reu­ni­rá con la opo­si­ción libia y con­sul­ta­rá con más de 30 paí­ses. Estas con­ver­sa­cio­nes se cen­tra­rán en el tipo de acti­vi­dad polí­ti­ca nece­sa­ria para ejer­cer pre­sión sobre Gada­fi y al mis­mo tiem­po apo­yar la tran­si­ción al futu­ro que se mere­ce el pue­blo libio, por­que si bien nues­tra misión mili­tar está cen­tra­da con­cre­ta­men­te en sal­var vidas, con­ti­nua­re­mos inten­tan­do alcan­zar el obje­ti­vo más amplio de una Libia que no per­te­nez­ca a un dic­ta­dor, sino a su pueblo.

Aho­ra bien, a pesar del éxi­to de nues­tras ope­ra­cio­nes la sema­na pasa­da, sé que algu­nos esta­dou­ni­den­ses con­ti­núan cues­tio­nán­do­se nues­tros esfuer­zos en Libia. Gada­fi toda­vía no ha renun­cia­do al poder, y has­ta que lo haga Libia con­ti­nua­rá sien­do un peli­gro. Lo que es más, inclu­so des­pués de que Gada­fi aban­do­ne el poder, 40 años de tira­nía han deja­do a Libia frag­men­ta­da y sin ins­ti­tu­cio­nes civi­les fuer­tes. La tran­si­ción a un gobierno legí­ti­mo que res­pon­da ante el pue­blo libio será una tarea difí­cil. Y aun­que Esta­dos Uni­dos haga su par­te para ayu­dar, será una tarea para la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y, lo que es más impor­tan­te, una tarea para el pro­pio pue­blo libio.

De hecho, gran par­te de este deba­te en Washing­ton ha pre­sen­ta­do una fal­sa opción en lo que se refie­re a Libia. Por una par­te, algu­nos se pre­gun­tan por qué Esta­dos Uni­dos tie­ne que inter­ve­nir en abso­lu­to, inclu­so de mane­ra limi­ta­da, en esta tie­rra dis­tan­te. Argu­men­tan que hay muchos luga­res en el mun­do don­de civi­les ino­cen­tes enca­ran una vio­len­cia bru­tal a manos de sus gobier­nos, y no se pue­de espe­rar que Esta­dos Uni­dos sea el poli­cía del mun­do, en espe­cial cuan­do tene­mos tan­tas nece­si­da­des apre­mian­tes aquí en nues­tro país.

Es cier­to que Esta­dos Uni­dos no pue­de uti­li­zar nues­tro ejér­ci­to en cada lugar que exis­te la repre­sión; y dados los cos­tos y ries­gos de las inter­ven­cio­nes, siem­pre debe­mos medir nues­tros intere­ses con­tra la nece­si­dad de actuar. Sin embar­go, ello no debe ser argu­men­to para no actuar nun­ca en nom­bre de hacer lo correc­to. En este país en par­ti­cu­lar, Libia, en este momen­to en par­ti­cu­lar, afron­tá­ba­mos la pers­pec­ti­va de una vio­len­cia de esca­la horro­ro­sa. Dis­po­nía­mos de una capa­ci­dad úni­ca para parar la vio­len­cia: un man­da­to inter­na­cio­nal a la acción, una coa­li­ción amplia dis­pues­ta a unir­se a noso­tros, el apo­yo de los paí­ses ára­bes, y el rue­go de ayu­da del pro­pio pue­blo libio. Tam­bién tenía­mos la capa­ci­dad de parar a las fuer­zas de Gada­fi sin poner tro­pas esta­dou­ni­den­ses en tierra.

En estas cir­cuns­tan­cias, dejar de lado la res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­dos Uni­dos como líder, y más pro­fun­da­men­te, nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des hacia otros seres huma­nos, habría sido una trai­ción a quie­nes somos. Algu­nos paí­ses pue­de que hagan la vis­ta cie­ga a las atro­ci­da­des que ocu­rren en otros. Esta­dos Uni­dos es dife­ren­te, y como Pre­si­den­te me nie­go a espe­rar a ver imá­ge­nes de las matan­zas y de las fosas comu­nes para actuar.

Lo que es más, Esta­dos Uni­dos tie­ne impor­tan­tes intere­ses estra­té­gi­cos en evi­tar que Gada­fi aplas­te a aque­llos que se opo­nen a él. Una masa­cre habría cau­sa­do que miles de refu­gia­dos adi­cio­na­les cru­za­ran las fron­te­ras libias, lo que ejer­ce­ría una pre­sión enor­me sobre las pací­fi­cas, pero frá­gi­les, tran­si­cio­nes de Egip­to y Túnez. Los impul­sos demo­crá­ti­cos que están bro­tan­do en la región se verían eclip­sa­dos por las dic­ta­du­ras más som­brías, ya que los líde­res repre­so­res con­clui­rían que la vio­len­cia es la mejor estra­te­gia para afe­rrar­se al poder. El man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das hubie­ra apa­re­ci­do sólo como pala­bras vacías, debi­li­tan­do la cre­di­bi­li­dad futu­ra de la ins­ti­tu­ción para man­te­ner la paz y la segu­ri­dad mun­dia­les. Por tan­to, aun­que nun­ca les res­ta­ré impor­tan­cia a los cos­tos que la actua­ción mili­tar impli­ca, estoy con­ven­ci­do de que, de no actuar en Libia, el pre­cio para Esta­dos Uni­dos hubie­ra sido mucho más alto.

Aho­ra bien, así como algu­nos han argu­men­ta­do con­tra la inter­ven­ción en Libia, hay otros que han pro­pues­to ampliar nues­tra misión mili­tar más allá de la pro­tec­ción del pue­blo libio, y que debe­mos hacer lo nece­sa­rio para derro­car a Gada­fi y dar espa­cio a un nue­vo gobierno.

Des­de lue­go, no hay duda de que Libia, y el mun­do, esta­rían mejor sin Gada­fi en el poder. Yo, jun­to con muchos otros líde­res del mun­do, hemos adop­ta­do ese obje­ti­vo, y lo inten­ta­re­mos alcan­zar por medios no mili­ta­res. Sin embar­go, ampliar nues­tra misión mili­tar para que inclu­ya el cam­bio de régi­men sería un error.

La tarea que he asig­na­do a nues­tras tro­pas –la de pro­te­ger al pue­blo libio del peli­gro inme­dia­to y esta­ble­cer una zona de exclu­sión aérea– la ava­la un man­da­to de la ONU y el apo­yo inter­na­cio­nal. Tam­bién es lo que la opo­si­ción libia nos ha pedi­do que haga­mos. Si inten­tá­ra­mos derro­car a Gada­fi nues­tra coa­li­ción se divi­di­ría. Pro­ba­ble­men­te ten­dría­mos que colo­car tro­pas esta­dou­ni­den­ses en el terreno para lograr esa misión, o arries­gar­nos a matar a muchos civi­les des­de el aire. Los peli­gros para nues­tros hom­bres y muje­res en uni­for­me serían mucho mayo­res; y tam­bién lo serían los cos­tos y nues­tra par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad para lo que fue­ra a ocu­rrir después.

Para ser fran­co, ese camino ya lo toma­mos en Iraq. Gra­cias a los extra­or­di­na­rios sacri­fi­cios de nues­tras tro­pas y a la deter­mi­na­ción de nues­tros diplo­má­ti­cos, con­fia­mos en el futu­ro de Iraq. Pero el cam­bio de régi­men en ese país tar­dó ocho años, se cobró miles de vidas esta­dou­ni­den­ses e ira­quíes y cos­tó casi un billón de dóla­res. Eso es algo que no pode­mos per­mi­tir­nos que se repi­ta en Libia.

A medi­da que se reduz­ca nues­tra ope­ra­ción mili­tar, lo que pode­mos hacer — y lo que hare­mos — es apo­yar las aspi­ra­cio­nes del pue­blo libio. Hemos inter­ve­ni­do para parar una masa­cre y tra­ba­ja­re­mos con nues­tros alia­dos y socios para man­te­ner la segu­ri­dad de la pobla­ción civil. Le nega­re­mos arma­men­tos al régi­men, cor­ta­re­mos sus sumi­nis­tros de dine­ro en efec­ti­vo, ayu­da­re­mos a la opo­si­ción y tra­ba­ja­re­mos con otros paí­ses para ace­le­rar el día en que Gada­fi aban­do­ne el poder. Pue­de que no ocu­rra de la noche a la maña­na, si un Gada­fi debi­li­ta­do tra­ta de afe­rra­se deses­pe­ra­da­men­te al poder. Pero debe que­dar bien cla­ro a quie­nes rodean a Gada­fi, y a todos los libios, que la his­to­ria no está del lado de Gada­fi. Con el tiem­po y el espa­cio que hemos pro­por­cio­na­do al pue­blo libio, ellos podrán deci­dir su pro­pio des­tino, y así es como debe ser.

Per­mí­tan­me que con­clu­ya refi­rién­do­me a lo que esta ope­ra­ción dice acer­ca del uso del poder mili­tar de Esta­dos Uni­dos, y del lide­raz­go más amplio de Esta­dos Uni­dos en el mun­do, bajo mi presidencia.

Como coman­dan­te en jefe, no ten­go res­pon­sa­bi­li­dad más impor­tan­te que man­te­ner segu­ro a este país. Nin­gu­na deci­sión es más difí­cil para mí que des­ple­gar a nues­tros hom­bres y muje­res en uni­for­me. He deja­do bien sen­ta­do que nun­ca vaci­la­ré en uti­li­zar a nues­tro ejér­ci­to rápi­da­men­te, deci­si­va­men­te y uni­la­te­ral­men­te cuan­do sea nece­sa­rio para defen­der a nues­tro pue­blo, nues­tra patria, nues­tros alia­dos y nues­tros intere­ses fun­da­men­ta­les. Por eso lucha­mos con­tra al-Qae­da don­de­quie­ra que pre­ten­dan afian­zar­se. Por eso con­ti­nua­mos luchan­do en Afga­nis­tán, aun cuan­do hemos con­clui­do nues­tra misión de com­ba­te en Iraq y reti­ra­do a más de 100.000 efec­ti­vos de ese país.

Habrá veces, no obs­tan­te, cuan­do nues­tra segu­ri­dad no se vea ame­na­za­da direc­ta­men­te, pero nues­tros intere­ses y valo­res sí. A veces, el trans­cur­so de la his­to­ria plan­tea desa­fíos que ame­na­zan nues­tra huma­ni­dad común y nues­tra segu­ri­dad común, como por ejem­plo res­pon­der a desas­tres natu­ra­les o pre­ve­nir el geno­ci­dio y man­te­ner la paz; ase­gu­rar la segu­ri­dad regio­nal y man­te­ner el flu­jo de comer­cio. Estos qui­zás no sean pro­ble­mas sólo de Esta­dos Uni­dos, pero son impor­tan­tes para noso­tros. Son pro­ble­mas que vale la pena resol­ver. Y en estas cir­cuns­tan­cias, sabe­mos que a Esta­dos Uni­dos, como el país más pode­ro­so del mun­do, fre­cuen­te­men­te se le pedi­rá que ayude.

En tales casos, no debe­mos tener mie­do de actuar; pero la car­ga de actuar no debe ser sólo para Esta­dos Uni­dos. Como hemos hecho en Libia, nues­tra tarea es movi­li­zar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para la acción colec­ti­va. Por­que, al con­tra­rio de lo que afir­man algu­nos, el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se no es sim­ple­men­te asun­to de actuar solo y sopor­tar toda la car­ga noso­tros solos. El ver­da­de­ro lide­raz­go crea las con­di­cio­nes y coa­li­cio­nes para que los demás par­ti­ci­pen tam­bién; tra­ba­ja con alia­dos y socios para que ayu­den con el peso de la car­ga y paguen su par­te de los cos­tos; y ve que todos defien­dan los prin­ci­pios de la jus­ti­cia y dig­ni­dad humana.

Esa es la cla­se de lide­raz­go que hemos demos­tra­do en Libia. Por supues­to, aun cuan­do actue­mos como par­te de una coa­li­ción, los ries­gos de la acción mili­tar serán altos. Esos ries­gos fue­ron evi­den­tes cuan­do uno de nues­tros avio­nes tuvo un fallo mecá­ni­co mien­tras sobre­vo­la­ba Libia. Sin embar­go, cuan­do uno de los pilo­tos sal­tó con para­caí­das, en un país cuyo diri­gen­te había demo­ni­za­do a Esta­dos Uni­dos en nume­ro­sas oca­sio­nes, y en una región que tie­ne una his­to­ria tan difí­cil con nues­tro país, ese esta­dou­ni­den­se no encon­tró enemi­gos. En lugar de ello, encon­tró per­so­nas que lo abra­za­ron. Un joven libio que vino a su ayu­da dijo: “Somos sus ami­gos. Esta­mos tan agra­de­ci­dos con esos hom­bres que pro­te­gen los cielos”.

Esta voz es sólo una de muchas en una región don­de una nue­va gene­ra­ción no acep­ta más que le pri­ven de sus dere­chos y oportunidades.

Sí, estos cam­bios harán el mun­do más com­pli­ca­do por un tiem­po. El pro­gre­so será dis­pa­re­jo y el cam­bio se pro­du­ci­rá de mane­ra dis­tin­ta en paí­ses dis­tin­tos. Hay luga­res, como Egip­to, don­de este cam­bio nos ins­pi­ra­rá y ele­va­rá nues­tras espe­ran­zas. Y lue­go hay luga­res, como Irán, don­de el cam­bio se supri­me vio­len­ta­men­te. Habrá que cui­dar­se de las fuer­zas sinies­tras del con­flic­to civil y la gue­rra sec­ta­ria y habrá que abor­dar las difí­ci­les aprehen­sio­nes polí­ti­cas y económicas.

Esta­dos Uni­dos no podrá dic­tar el rit­mo y el alcan­ce de este cam­bio. Sólo los pue­blos de la región pue­den hacer­lo. Pero pode­mos mar­car una diferencia.

Creo que no se pue­de dar mar­cha atrás a este movi­mien­to de cam­bio, y que debe­mos apo­yar a quie­nes creen en los mis­mos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que nos han guia­do por muchas tor­men­tas: nues­tra opo­si­ción a la vio­len­cia con­tra el pro­pio pue­blo; nues­tro apo­yo a un con­jun­to de dere­chos uni­ver­sa­les, inclu­si­ve la liber­tad de los pue­blos de expre­sar­se y esco­ger a sus líde­res; nues­tro apo­yo a los gobier­nos que son sen­si­bles a las aspi­ra­cio­nes de sus pueblos.

Naci­dos, como somos, de una revo­lu­ción de quie­nes desea­ban ser libres, aco­ge­mos con bene­plá­ci­to el hecho de que la his­to­ria esté en movi­mien­to en Orien­te Medio y el nor­te de Áfri­ca, y que los jóve­nes vayan a la cabe­za. Por­que don­de­quie­ra que los pue­blos deseen ser libres, encon­tra­rán un ami­go en Esta­dos Uni­dos. A fin de cuen­tas, es esa fe — esos idea­les — los que son la ver­da­de­ra medi­da del lide­raz­go estadounidense.

Con­ciu­da­da­nos, yo sé que en tiem­pos de agi­ta­cio­nes en el extran­je­ro — cuan­do las noti­cias están lle­nas de con­flic­to y cam­bio — pue­de haber ten­ta­ción de apar­tar­se del mun­do. Y como he dicho en oca­sio­nes ante­rio­res, nues­tra fuer­za en el extran­je­ro se afian­za en nues­tra fuer­za aquí en nues­tro país. Esa debe ser siem­pre la estre­lla que nos guíe: la capa­ci­dad de nues­tro pue­blo de alcan­zar su poten­cial, de tomar deci­sio­nes inte­li­gen­tes con nues­tros recur­sos, de ampliar la pros­pe­ri­dad que cons­ti­tu­ye la fuen­te de nues­tro poder, y de vivir según los valo­res que tan­to apreciamos.

Recor­de­mos, tam­bién, que por gene­ra­cio­nes hemos hecho la dura tarea de pro­te­ger a nues­tro pro­pio pue­blo, así como a millo­nes en todo el mun­do. Lo hemos hecho por­que sabe­mos que nues­tro futu­ro es más segu­ro, nues­tro futu­ro es más bri­llan­te, si más de la huma­ni­dad pue­de vivir con la luz bri­llan­te de la liber­tad y la dignidad.

Esta noche, agra­dez­ca­mos a los esta­dou­ni­den­ses que pres­tan ser­vi­cio mili­tar en estos tiem­pos difí­ci­les, y a la coa­li­ción que lle­va ade­lan­te nues­tra ope­ra­ción. Mire­mos al futu­ro con con­fian­za y espe­ran­za, no sólo para nues­tro pro­pio país, sino para todos los que año­ran la liber­tad en todo el mundo.

Gra­cias. Que Dios los ben­di­ga y que Dios ben­di­ga a Esta­dos Unidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.