El Dis­cur­so del Empe­ra­dor Oba­ma – Niko­las Stolp­kin

Por lo gene­ral cier­tos dis­cur­sos sue­len entre­gar cla­ves de even­tos en desa­rro­llo y a su vez pue­de gra­fi­car la natu­ra­le­za viva de quien repre­sen­ta o está repre­sen­tan­do. En dicha línea, los dis­cur­sos impe­ria­lis­tas sue­len gra­fi­car la posi­ción que osten­tan sin aver­gon­zar­se ni un ápi­ce debi­do a la posi­ción mani­fies­ta.

El pasa­do 28 de mar­zo, por ejem­plo, Barack Oba­ma, pre­si­den­te de EEUU y pre­mio Nobel de la Paz, ofre­ció un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de Defen­sa Nacio­nal, Washing­ton, D. C., espe­cial­men­te diri­gi­do a su nación para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Libia. Un dis­cur­so, por lo demás, pro­vis­to del infal­ta­ble cinis­mo y arro­gan­cia que ha veni­do carac­te­ri­zan­do al impe­rio de EEUU a lo lar­go de su exis­ten­cia y don­de no fal­ta su bue­na gala filan­tró­pi­ca.

Al cono­cer el actuar his­tó­ri­co del impe­rio y su actuar pre­sen­te rela­cio­na­do a la inter­ven­ción en Libia, resul­ta tra­gi­có­mi­co la mane­ra como abor­da ante su pue­blo el actuar del gobierno de EEUU; que, no obs­tan­te, no deja de retra­tar las cla­ras inten­cio­nes del impe­rio: sacar a Gada­fi del poder.

Cual­quie­ra que pon­ga aten­ción a los dis­cur­sos pre­si­den­cia­les esta­dou­ni­den­ses podría sin dudar ase­me­jar­lo a las inten­cio­nes de un super­hé­roe, de esos que tan­to han pari­do la cul­tu­ra de con­su­mo nor­te­ame­ri­ca­na. -¿Len­gua­je adre­de por la crian­za par­ti­cu­lar de sus con­ciu­da­da­nos? ¿Tan igno­ran­te es el pue­blo esta­dou­ni­den­se? Pues eso no nos debe­ría ni sor­pren­der, sólo hay que mirar por casa (peque­ñas sucur­sa­les de la gran matriz cul­tu­ral estadounidense)…¡¡¡Con razón tama­ño esfuer­zo que tie­nen que hacer en EEUU para man­te­ner a las masas en un lugar apro­pia­do mien­tras el gobierno hace de las suyas fue­ra de sus fron­te­ras!!!

Pues bien, comen­ce­mos.

Al prin­ci­pio del dis­cur­so hace una peque­ña intro­duc­ción antes de lle­gar a la inter­ven­ción en Libia, sobre el papel actual que EEUU está cum­plien­do inter­na­cio­nal­men­te y sobre el carác­ter his­tó­ri­co de su actuar: “nues­tras tro­pas dan apo­yo a nues­tro alia­do Japón, aban­do­nan Iraq para que que­de en manos de su pue­blo, detie­nen el ímpe­tu del Tali­bán en Afga­nis­tán y per­si­guen a al-Qae­da en todo el mun­do.” Filán­tro­po en Japón, indul­gen­te en Irak, gue­rre­ro en Afga­nis­tán, y a la siga de un enemi­go invi­si­ble que “podría” estar en cual­quier par­te. Des­pués más ade­lan­te apa­re­ce con el carác­ter (de super­hé­roe) que ha carac­te­ri­za­do a EEUU: “Duran­te gene­ra­cio­nes, Esta­dos Uni­dos ha desem­pe­ña­do una fun­ción úni­ca como pilar de la segu­ri­dad mun­dial y defen­sor de la liber­tad huma­na.” Por supues­to que aquí no sabe­mos si habría que reír o aplau­dir con ganas. “Pilar de la segu­ri­dad mun­dial” y “defen­sor de la liber­tad huma­na”. ¿Podría haber aquí más cinis­mo y arro­gan­cia?

Y lle­ga a la inter­ven­ción en Libia: “…cuan­do están en jue­go nues­tros intere­ses y valo­res, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de actuar. Eso es lo que ha suce­di­do en Libia en el trans­cur­so de las últi­mas seis sema­nas.” Libia, un país don­de los “intere­ses” eco­nó­mi­cos de EEUU son casi nulos en com­pa­ra­ción con Euro­pa y don­de los “valo­res” occi­den­ta­les casi no tie­nen lugar den­tro de la cul­tu­ra ára­be. Pero cla­ro, hay que seña­lar al “malo” de la pelí­cu­la para jus­ti­fi­car su actuar; aquel “malo” que por más de “40 años” ha sido un “tirano” con su pue­blo, le ha pri­va­do de “liber­tad”, “explo­ta­do” sus rique­zas y, lo más impor­tan­te, ha “ate­rro­ri­za­do a gen­te ino­cen­te en el mun­do” y ha “ase­si­na­do” a esta­dou­ni­den­ses: “Duran­te más de cua­tro déca­das, el pue­blo libio ha esta­do gober­na­do por un tirano: Mua­mar el Gada­fi. Gada­fi ha pri­va­do a su pue­blo de su liber­tad, ha explo­ta­do su rique­za, ha ase­si­na­do a sus adver­sa­rios en el país y en el extran­je­ro, y ha ate­rro­ri­za­do a per­so­nas ino­cen­tes en todo el mun­do, entre ellas a esta­dou­ni­den­ses que han sido ase­si­na­dos por agen­tes libios.”

Y aho­ra ese “tirano” se ha ido en con­tra de su “pue­blo” por lo que Gada­fi, según Oba­ma: “… había per­di­do la con­fian­za de su pue­blo y la legi­ti­mi­dad para gober­nar, y dije que tenía que renun­ciar al poder.” Y si el empe­ra­dor lo dice, pues enton­ces Euro­pa (gene­ral­men­te seña­la­da como la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”) aca­ta obe­dien­te­men­te ‑no esta­ría mal una bue­na taja­di­ta del pas­tel ¿ver­dad?

Pero bus­que­mos la for­ma de jus­ti­fi­car “nues­tra” entra­da: Gada­fi bom­bar­dea a su pue­blo; Gada­fi masa­cra a su pue­blo: «Ante la con­de­na del mun­do, Gada­fi optó por aumen­tar los ata­ques, lan­zan­do una cam­pa­ña mili­tar con­tra el pue­blo libio. Per­so­nas ino­cen­tes fue­ron blan­cos de ase­si­na­to. Hos­pi­ta­les y ambu­lan­cias fue­ron ata­ca­dos. Perio­dis­tas fue­ron arres­ta­dos, agre­di­dos sexual­men­te y ase­si­na­dos. Se inte­rrum­pie­ron los sumi­nis­tros de ali­men­tos y com­bus­ti­ble. Se cor­tó el ser­vi­cio de agua para cien­tos de miles de per­so­nas en Misu­ra­ta. Ciu­da­des y pue­blos fue­ron bom­bar­dea­dos, mez­qui­tas fue­ron des­trui­das y edi­fi­cios de depar­ta­men­tos redu­ci­dos a escom­bros. Avio­nes mili­ta­res y heli­cóp­te­ros de com­ba­te des­en­ca­de­na­ron ata­ques con­tra per­so­nas que no tenían mane­ra de defen­der­se de los ata­ques des­de el aire.” Todo un mosai­co para gra­fi­car al “malo de la pelí­cu­la” ante la opi­nión mun­dial. Por lo que los super­hé­roes (en la “Liga de la Jus­ti­cia”) tuvie­ron que ace­le­rar las medi­das nece­sa­rias para poder “fre­nar las matan­zas”: “De modo que, a peti­ción mía, Esta­dos Uni­dos enca­be­zó jun­to con nues­tros alia­dos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das la tarea de apro­bar una his­tó­ri­ca reso­lu­ción que auto­ri­za el esta­ble­ci­mien­to de una zona de exclu­sión aérea para dete­ner los ata­ques del régi­men des­de el aire, y que auto­ri­za ade­más la adop­ción de todas las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger al pue­blo libio.”

Así enton­ces apa­re­ce la “zona de exclu­sión aérea” y muy silen­cio­sa­men­te la auto­ri­za­ción de “todas las medi­das nece­sa­rias” para “pro­te­ger al pue­blo libio”. Bin­go!!! Aho­ra sí podía­mos enten­der los ata­ques aéreos pos­te­rio­res de las “fuer­zas alia­das” hacia tan­ques o a la avan­za­da terres­tre de las fuer­zas de Gada­fi. La “zona de exclu­sión aérea” sólo era la par­te de un todo.

Pero como nada es gra­tis en esta vida, Gada­fi es retra­ta­do y ven­di­do como todo un “demo­nio”: “Gada­fi decla­ró que no demos­tra­ría “com­pa­sión algu­na” hacia su pro­pio pue­blo. Les com­pa­ró con ratas y ame­na­zó con ir de puer­ta en puer­ta para cas­ti­gar­les. En el pasa­do, le hemos vis­to ahor­car a civi­les en las calles, y matar a más de 1.000 per­so­nas en un solo día.” Y como buen super­hé­roe Oba­ma, pre­mio nobel de la Paz, no podía per­mi­tir que nada de eso ocu­rrie­ra: “Por nues­tros intere­ses nacio­na­les no podía­mos dejar que eso ocu­rrie­ra. Me negué a per­mi­tir que eso ocu­rrie­ra. Por ese moti­vo, hace nue­ve días, tras con­sul­tar con los líde­res de ambos par­ti­dos en el Con­gre­so, auto­ri­cé la ope­ra­ción mili­tar para dete­ner la matan­za y hacer cum­plir la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das.”

Pero como las accio­nes “par­ti­cu­la­res” (EEUU, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia) se veían un tan­to des­agra­da­bles ante el mun­do ára­be, la “van­guar­dia” (EEUU) de las ope­ra­cio­nes deci­dió tras­pa­sar­se al man­do de una estruc­tu­ra como la OTAN para así disi­mu­lar los ver­da­de­ros pode­res y así poder con­no­tar un esfuer­zo “mul­ti­la­te­ral” de una estruc­tu­ra “inter­na­cio­nal” (mejor dige­ri­da por la opi­nión mun­dial): “Nues­tra alian­za más efi­caz, la OTAN, ha toma­do el man­do para hacer cum­plir el embar­go de armas y la zona de exclu­sión aérea. Ano­che, la OTAN deci­dió asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad adi­cio­nal de pro­te­ger a los civi­les libios. Esta trans­fe­ren­cia de Esta­dos Uni­dos a la OTAN se pro­du­ci­rá el miér­co­les. En ade­lan­te, la direc­ción de hacer cum­plir la zona de exclu­sión aérea y pro­te­ger a los civi­les sobre el terreno se tras­pa­sa­rá a nues­tros alia­dos y socios, y ten­go ple­na con­fian­za en que nues­tra coa­li­ción man­ten­drá la pre­sión sobre las fuer­zas de Gada­fi que que­dan.”

¿Real­men­te EEUU ha que­da­do fue­ra de la posi­ción de “van­guar­dia”, polí­ti­ca y mili­tar, en las ope­ra­cio­nes con­tra Libia? Según Oba­ma, EEUU aho­ra ten­dría “un papel secun­da­rio, lo que inclu­ye dar apo­yo de inte­li­gen­cia, apo­yo logís­ti­co, asis­ten­cia en bús­que­das y res­ca­tes, y capa­ci­da­des para atas­car las comu­ni­ca­cio­nes del régi­men.” (¿Una mane­ra de “aba­ra­tar” cos­tos para las pro­pias fuer­zas arma­das y sus con­tri­bu­yen­tes? ¿Tras­la­do de res­pon­sa­bi­li­da­des a “empre­sas” extran­je­ras de “mano de obra más bara­ta”, o algo pare­ci­do?); que­dan­do, ade­más, en una posi­ción casi de “enfer­me­ra” y “madre” a la vez: “cola­bo­ra­re­mos con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para pro­por­cio­nar asis­ten­cia al pue­blo libio, que nece­si­ta ali­men­tos para los ham­brien­tos y aten­ción médi­ca para los heri­dos. Cus­to­dia­re­mos los más de 33.000 millo­nes de dóla­res del régi­men de Gada­fi que se han con­ge­la­do, para que estén dis­po­ni­bles para la recons­truc­ción de Libia. A fin de cuen­tas, el dine­ro no le per­te­ne­ce ni a Gada­fi ni a noso­tros, le per­te­ne­ce al pue­blo libio, y nos ase­gu­ra­re­mos de que lo reci­ba.” Aquí ya pode­mos visua­li­zar las expec­ta­ti­vas impe­ria­lis­tas: una gue­rra pro­lon­ga­da y una Libia en rui­nas.

Lo ante­rior se ha de jun­tar con la meta real impe­rial: sacar a Gad­fi del poder. Oba­ma cla­ra­men­te lo expre­sa en tres fra­ses:

1.- “…por­que si bien nues­tra misión mili­tar está cen­tra­da con­cre­ta­men­te en sal­var vidas, con­ti­nua­re­mos inten­tan­do alcan­zar el obje­ti­vo más amplio de una Libia que no per­te­nez­ca a un dic­ta­dor, sino a su pue­blo”;

2.- “Gada­fi toda­vía no ha renun­cia­do al poder, y has­ta que lo haga Libia con­ti­nua­rá sien­do un peli­gro.”;

3.- “La tran­si­ción a un gobierno legí­ti­mo que res­pon­da ante el pue­blo libio será una tarea difí­cil.”.

Y una joyi­ta de la retó­ri­ca. La pene­tra­ción eco­nó­mi­ca de EEUU en Libia, como bien seña­la­mos ante­rior­men­te, podría­mos con­si­de­rar­la nula en com­pa­ra­ción con la pene­tra­ción eco­nó­mi­ca que tie­ne Euro­pa en dicho país. Pero para poder entrar (EEUU) don­de no es muy bien­ve­ni­do, debe implan­tar una retó­ri­ca que le per­mi­ta poder inter­ve­nir (polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar­men­te) y así poder tener el pri­vi­le­gio de com­par­tir jun­to a sus “socios” euro­peos el gran pas­tel (Libia). ¿Nue­va for­ma para inter­ve­nir fren­te a lo que le es “correc­to”? ¿Nue­va for­ma de inter­ve­nir mili­tar­men­te abs­te­nién­do­se de uti­li­zar sus pro­pias tro­pas en terreno, pero sí uti­li­zan­do tro­pas “mul­ti­la­te­ra­les” para con­cre­tar sus obje­ti­vos? Es así como seña­la: “Es cier­to que Esta­dos Uni­dos no pue­de uti­li­zar nues­tro ejér­ci­to en cada lugar que exis­te la repre­sión; y dados los cos­tos y ries­gos de las inter­ven­cio­nes, siem­pre debe­mos medir nues­tros intere­ses con­tra la nece­si­dad de actuar. Sin embar­go, ello no debe ser argu­men­to para no actuar nun­ca en nom­bre de hacer lo correc­to. En este país en par­ti­cu­lar, Libia, en este momen­to en par­ti­cu­lar, afron­tá­ba­mos la pers­pec­ti­va de una vio­len­cia de esca­la horro­ro­sa. Dis­po­nía­mos de una capa­ci­dad úni­ca para parar la vio­len­cia: un man­da­to inter­na­cio­nal a la acción, una coa­li­ción amplia dis­pues­ta a unir­se a noso­tros, el apo­yo de los paí­ses ára­bes, y el rue­go de ayu­da del pro­pio pue­blo libio. Tam­bién tenía­mos la capa­ci­dad de parar a las fuer­zas de Gada­fi sin poner tro­pas esta­dou­ni­den­ses en tie­rra.”

Y dadas las cir­cuns­tan­cias en las que se encon­tra­ba EEUU (el “buen sama­ri­tano”), Oba­ma decla­ra: “…dejar de lado la res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­dos Uni­dos como líder, y más pro­fun­da­men­te, nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des hacia otros seres huma­nos, habría sido una trai­ción a quie­nes somos. Algu­nos paí­ses pue­de que hagan la vis­ta cie­ga a las atro­ci­da­des que ocu­rren en otros. Esta­dos Uni­dos es dife­ren­te, y como Pre­si­den­te me nie­go a espe­rar a ver imá­ge­nes de las matan­zas y de las fosas comu­nes para actuar.” Cla­ro, EEUU fue muy “dife­ren­te” fren­te a la matan­za en Gaza (fina­les de diciem­bre 2008 y media­dos de enero 2009 – más de 1,300 muer­tos) per­pe­tra­da por el Esta­do de Israel ¿no es cier­to?; como tam­bién fue muy “dife­ren­te” a las matan­zas per­pe­tra­das en El Sal­va­dor en la déca­da de los 80 por los famo­sos “escua­dro­nes de la muer­te”; y hoy es tam­bién muy “dife­ren­te” fren­te a las injus­ti­cias per­pe­tra­das por el terro­ris­mo de Esta­do Colom­biano hacia su pro­pio pue­blo: des­pla­za­mien­tos, tor­tu­ra, vio­la­cio­nes, encar­ce­la­mien­to, ame­na­zas, ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les, etc.

Pero el impe­ria­lis­mo no es estú­pi­do, sabe bien lo que sig­ni­fi­ca Libia y fre­nar a Gada­fi. De nin­gu­na mane­ra EEUU habría de dejar que el ejem­plo de Gada­fi pudie­ra salir­se con la suya y dejar ser repli­ca­do por otros Esta­dos ára­bes: “…Esta­dos Uni­dos tie­ne impor­tan­tes intere­ses estra­té­gi­cos en evi­tar que Gada­fi aplas­te a aque­llos que se opo­nen a él. Una masa­cre habría cau­sa­do que miles de refu­gia­dos adi­cio­na­les cru­za­ran las fron­te­ras libias, lo que ejer­ce­ría una pre­sión enor­me sobre las pací­fi­cas, pero frá­gi­les, tran­si­cio­nes de Egip­to y Túnez. Los impul­sos demo­crá­ti­cos que están bro­tan­do en la región se verían eclip­sa­dos por las dic­ta­du­ras más som­brías, ya que los líde­res repre­so­res con­clui­rían que la vio­len­cia es la mejor estra­te­gia para afe­rrar­se al poder. El man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das hubie­ra apa­re­ci­do sólo como pala­bras vacías, debi­li­tan­do la cre­di­bi­li­dad futu­ra de la ins­ti­tu­ción para man­te­ner la paz y la segu­ri­dad mun­dia­les. Por tan­to, aun­que nun­ca les res­ta­ré impor­tan­cia a los cos­tos que la actua­ción mili­tar impli­ca, estoy con­ven­ci­do de que, de no actuar en Libia, el pre­cio para Esta­dos Uni­dos hubie­ra sido mucho más alto.”

Y nue­va­men­te relu­ce sus reales aspi­ra­cio­nes mez­cla­da con su toque de hipo­cre­sía: “Des­de lue­go, no hay duda de que Libia, y el mun­do, esta­rían mejor sin Gada­fi en el poder. Yo, jun­to con muchos otros líde­res del mun­do, hemos adop­ta­do ese obje­ti­vo, y lo inten­ta­re­mos alcan­zar por medios no mili­ta­res. Sin embar­go, ampliar nues­tra misión mili­tar para que inclu­ya el cam­bio de régi­men sería un error.”

¿No pre­ten­den derro­car a Gada­fi ni poner en el terreno tro­pas mili­ta­res? Lo pri­me­ro ya está cla­ro, lo segun­do está por resol­ver­se. No hay otra for­ma para qui­tar a Gada­fi del poder que enviar tro­pas a terreno, sabien­do la inex­per­ti­cia de unos “rebel­des” que más pare­cen estar jugan­do a la gue­rra. Lo que no sabe­mos aún es qué tro­pas espe­cí­fi­cas serán las que pisen terreno libio. ¿Tro­pas esta­dou­ni­den­ses? ¿Tro­pas de la OTAN? Qui­zá Oba­ma ya haya ofre­ci­do la cla­ve: “Si inten­tá­ra­mos derro­car a Gada­fi nues­tra coa­li­ción se divi­di­ría. Pro­ba­ble­men­te ten­dría­mos que colo­car tro­pas esta­dou­ni­den­ses en el terreno para lograr esa misión, o arries­gar­nos a matar a muchos civi­les des­de el aire.”. La OTAN está cum­plien­do lo segun­do. Pero para Oba­ma ese camino ya fue toma­do en Irak, por lo que:“es algo que no pode­mos per­mi­tir­nos que se repi­ta en Libia.”

Cla­ra­men­te la posi­ción que deja EEUU es la de super­vi­sar que “otros” sí lo repi­tan, no “noso­tros”.

Aquí, en cam­bio, el super­hé­roe entra a dar pena –pareciera‑, y de nue­vo sus aspi­ra­cio­nes mez­cla­das con filan­tro­pía e hipo­cre­sía: “A medi­da que se reduz­ca nues­tra ope­ra­ción mili­tar, lo que pode­mos hacer — y lo que hare­mos — es apo­yar las aspi­ra­cio­nes del pue­blo libio. Hemos inter­ve­ni­do para parar una masa­cre y tra­ba­ja­re­mos con nues­tros alia­dos y socios para man­te­ner la segu­ri­dad de la pobla­ción civil. Le nega­re­mos arma­men­tos al régi­men, cor­ta­re­mos sus sumi­nis­tros de dine­ro en efec­ti­vo, ayu­da­re­mos a la opo­si­ción y tra­ba­ja­re­mos con otros paí­ses para ace­le­rar el día en que Gada­fi aban­do­ne el poder. Pue­de que no ocu­rra de la noche a la maña­na, si un Gada­fi debi­li­ta­do tra­ta de afe­rra­se deses­pe­ra­da­men­te al poder. Pero debe que­dar bien cla­ro a quie­nes rodean a Gada­fi, y a todos los libios, que la his­to­ria no está del lado de Gada­fi.”

Y a modo de con­clu­sión, Oba­ma da a mos­trar las cla­ves para enten­der, por ejem­plo, la natu­ra­le­za impe­ria­lis­ta (EEUU) ape­lan­do implí­ci­ta­men­te a la “doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal”: “Como coman­dan­te en jefe, no ten­go res­pon­sa­bi­li­dad más impor­tan­te que man­te­ner segu­ro a este país.”;

-el empleo de la fuer­za mili­tar: “He deja­do bien sen­ta­do que nun­ca vaci­la­ré en uti­li­zar a nues­tro ejér­ci­to rápi­da­men­te, deci­si­va­men­te y uni­la­te­ral­men­te cuan­do sea nece­sa­rio para defen­der a nues­tro pue­blo, nues­tra patria, nues­tros alia­dos y nues­tros intere­ses fun­da­men­ta­les.”;

-el uso retó­ri­co de una con­duc­ta bien sabi­da pero dada a cono­cer como algo “nue­vo” en cuan­to a la inter­ven­ción y a los cos­tos asu­mi­dos de dicha inter­ven­ción: “Habrá veces, no obs­tan­te, cuan­do nues­tra segu­ri­dad no se vea ame­na­za­da direc­ta­men­te, pero nues­tros intere­ses y valo­res sí.”“En tales casos, no debe­mos tener mie­do de actuar; pero la car­ga de actuar no debe ser sólo para Esta­dos Uni­dos. “ ;

-el lide­raz­go mili­tar fren­te a los demás: “el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se no es sim­ple­men­te asun­to de actuar solo y sopor­tar toda la car­ga noso­tros solos. El ver­da­de­ro lide­raz­go crea las con­di­cio­nes y coa­li­cio­nes para que los demás par­ti­ci­pen tam­bién; tra­ba­ja con alia­dos y socios para que ayu­den con el peso de la car­ga y paguen su par­te de los cos­tos; y ve que todos defien­dan los prin­ci­pios de la jus­ti­cia y dig­ni­dad huma­na.” ;

Y para enten­der la posi­ción impe­rial de EEUU en cuan­to a las revuel­tas en el Magreb y Medio Orien­te:

-una res­pues­ta “inter­na­cio­nal” (del cinis­mo a la pro­yec­ción): “Esta­dos Uni­dos no podrá dic­tar el rit­mo y el alcan­ce de este cam­bio. Sólo los pue­blos de la región pue­den hacer­lo. Pero pode­mos mar­car una dife­ren­cia.”“Creo que no se pue­de dar mar­cha atrás a este movi­mien­to de cam­bio, y que debe­mos apo­yar a quie­nes creen en los mis­mos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que nos han guia­do por muchas tor­men­tas: nues­tra opo­si­ción a la vio­len­cia con­tra el pro­pio pue­blo; nues­tro apo­yo a un con­jun­to de dere­chos uni­ver­sa­les, inclu­si­ve la liber­tad de los pue­blos de expre­sar­se y esco­ger a sus líde­res; nues­tro apo­yo a los gobier­nos que son sen­si­bles a las aspi­ra­cio­nes de sus pue­blos.”;

-y una res­pues­ta “local” para sus con­ciu­da­da­nos (del cinis­mo a la retó­ri­ca del super­hé­roe): “Naci­dos, como somos, de una revo­lu­ción de quie­nes desea­ban ser libres, aco­ge­mos con bene­plá­ci­to el hecho de que la his­to­ria esté en movi­mien­to en Orien­te Medio y el nor­te de Áfri­ca, y que los jóve­nes vayan a la cabe­za. Por­que don­de­quie­ra que los pue­blos deseen ser libres, encon­tra­rán un ami­go en Esta­dos Uni­dos.”“…por gene­ra­cio­nes hemos hecho la dura tarea de pro­te­ger a nues­tro pro­pio pue­blo, así como a millo­nes en todo el mun­do. Lo hemos hecho por­que sabe­mos que nues­tro futu­ro es más segu­ro, nues­tro futu­ro es más bri­llan­te, si más de la huma­ni­dad pue­de vivir con la luz bri­llan­te de la liber­tad y la dig­ni­dad.”

Artícu­lo publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en el sema­na­rio Libe­ra­ción

ANEXO:

Dis­cur­so de Oba­ma

THE WHITE HOUSE Ofi­ci­na del Secre­ta­rio de Pren­sa


28 de mar­zo, 2011

Uni­ver­si­dad de Defen­sa Nacio­nal Washing­ton, D. C. 7:31 p.m. (Hora del este)

EL PRESIDENTE: Esta noche, me gus­ta­ría ofre­cer una actua­li­za­ción al pue­blo esta­dou­ni­den­se con res­pec­to a la ope­ra­ción inter­na­cio­nal que hemos enca­be­za­do en Libia: lo que hemos hecho, lo que tene­mos pre­vis­to hacer y el moti­vo por el cual esto nos impor­ta.

Quie­ro comen­zar agra­de­cien­do a nues­tros hom­bres y muje­res en uni­for­me, quie­nes, una vez más, han actua­do con valen­tía, pro­fe­sio­na­lis­mo y patrio­tis­mo. Se han movi­li­za­do con una velo­ci­dad y for­ta­le­za increí­bles. Gra­cias a ellos, y a nues­tros dedi­ca­dos diplo­má­ti­cos, se ha for­ja­do una coa­li­ción y se han sal­va­do innu­me­ra­bles vidas.

Mien­tras tan­to, en estos momen­tos, nues­tras tro­pas dan apo­yo a nues­tro alia­do Japón, aban­do­nan Iraq para que que­de en manos de su pue­blo, detie­nen el ímpe­tu del Tali­bán en Afga­nis­tán y per­si­guen a al-Qae­da en todo el mun­do. Como coman­dan­te en jefe, estoy agra­de­ci­do con nues­tros sol­da­dos, mari­ne­ros, pilo­tos, sol­da­dos de la infan­te­ría de Mari­na, miem­bros del Ser­vi­cio de Guar­da­cos­tas, y con sus fami­lias. Sé que todos los esta­dou­ni­den­ses com­par­ti­mos ese sen­ti­mien­to.

Duran­te gene­ra­cio­nes, Esta­dos Uni­dos ha desem­pe­ña­do una fun­ción úni­ca como pilar de la segu­ri­dad mun­dial y defen­sor de la liber­tad huma­na. Cons­cien­tes de los ries­gos y cos­tos de las inter­ven­cio­nes mili­ta­res, nos mos­tra­mos natu­ral­men­te renuen­tes a uti­li­zar la fuer­za para resol­ver los nume­ro­sos desa­fíos en el mun­do. Pero cuan­do están en jue­go nues­tros intere­ses y valo­res, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de actuar. Eso es lo que ha suce­di­do en Libia en el trans­cur­so de las últi­mas seis sema­nas.

Libia está situa­da entre Túnez y Egip­to, dos paí­ses que ins­pi­ra­ron al mun­do cuan­do sus pue­blos se alza­ron y se hicie­ron car­go de sus pro­pios des­ti­nos. Duran­te más de cua­tro déca­das, el pue­blo libio ha esta­do gober­na­do por un tirano: Mua­mar el Gada­fi. Gada­fi ha pri­va­do a su pue­blo de su liber­tad, ha explo­ta­do su rique­za, ha ase­si­na­do a sus adver­sa­rios en el país y en el extran­je­ro, y ha ate­rro­ri­za­do a per­so­nas ino­cen­tes en todo el mun­do, entre ellas a esta­dou­ni­den­ses que han sido ase­si­na­dos por agen­tes libios.

El mes pasa­do, el yugo de temor de Gada­fi pare­cía haber cedi­do a la pro­me­sa de la liber­tad. En ciu­da­des y pue­blos de todo el país, el pue­blo libio salió a la calle para recla­mar sus dere­chos huma­nos bási­cos. Como dijo un ciu­da­dano: “Por pri­me­ra vez, tene­mos final­men­te la espe­ran­za de que la pesa­di­lla que hemos sufri­do duran­te 40 años lle­gue a su con­clu­sión pron­to”.

Enfren­ta­do a seme­jan­te opo­si­ción, Gada­fi comen­zó a ata­car a su pue­blo. Como pre­si­den­te, mi preo­cu­pa­ción inme­dia­ta fue la segu­ri­dad de nues­tros ciu­da­da­nos, de modo que eva­cua­mos nues­tra emba­ja­da y a todos los esta­dou­ni­den­ses que soli­ci­ta­ron nues­tra ayu­da. A con­ti­nua­ción, toma­mos una serie de medi­das en cues­tión de días para res­pon­der a la agre­sión de Gada­fi. Con­ge­la­mos más de 33.000 millo­nes de dóla­res per­te­ne­cien­tes al régi­men de Gada­fi. En con­jun­ción con otros paí­ses del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, amplia­mos nues­tras san­cio­nes, impu­si­mos un embar­go de armas y toma­mos medi­das para que Gada­fi y aque­llos cer­ca­nos a él sean res­pon­sa­bles por sus crí­me­nes. Dejé bien sen­ta­do que Gada­fi había per­di­do la con­fian­za de su pue­blo y la legi­ti­mi­dad para gober­nar, y dije que tenía que renun­ciar al poder.

Ante la con­de­na del mun­do, Gada­fi optó por aumen­tar los ata­ques, lan­zan­do una cam­pa­ña mili­tar con­tra el pue­blo libio. Per­so­nas ino­cen­tes fue­ron blan­cos de ase­si­na­to. Hos­pi­ta­les y ambu­lan­cias fue­ron ata­ca­dos. Perio­dis­tas fue­ron arres­ta­dos, agre­di­dos sexual­men­te y ase­si­na­dos. Se inte­rrum­pie­ron los sumi­nis­tros de ali­men­tos y com­bus­ti­ble. Se cor­tó el ser­vi­cio de agua para cien­tos de miles de per­so­nas en Misu­ra­ta. Ciu­da­des y pue­blos fue­ron bom­bar­dea­dos, mez­qui­tas fue­ron des­trui­das y edi­fi­cios de depar­ta­men­tos redu­ci­dos a escom­bros. Avio­nes mili­ta­res y heli­cóp­te­ros de com­ba­te des­en­ca­de­na­ron ata­ques con­tra per­so­nas que no tenían mane­ra de defen­der­se de los ata­ques des­de el aire.

Ante esta repre­sión bru­tal y una inmi­nen­te cri­sis huma­ni­ta­ria, orde­né que buques de gue­rra se diri­gie­ran hacia el Medi­te­rrá­neo. Los alia­dos euro­peos decla­ra­ron su volun­tad de com­pro­me­ter recur­sos para dete­ner la masa­cre. La opo­si­ción libia y la Liga Ára­be ape­la­ron al mun­do para sal­var vidas en Libia. De modo que, a peti­ción mía, Esta­dos Uni­dos enca­be­zó jun­to con nues­tros alia­dos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das la tarea de apro­bar una his­tó­ri­ca reso­lu­ción que auto­ri­za el esta­ble­ci­mien­to de una zona de exclu­sión aérea para dete­ner los ata­ques del régi­men des­de el aire, y que auto­ri­za ade­más la adop­ción de todas las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger al pue­blo libio.

Hace diez días, habien­do inten­ta­do poner fin a la vio­len­cia sin el uso de la fuer­za, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ofre­ció a Gada­fi una últi­ma opor­tu­ni­dad de dete­ner su cam­pa­ña de ase­si­na­tos o sino afron­tar las con­se­cuen­cias. En lugar de desis­tir, sus tro­pas con­ti­nua­ron su avan­ce, ejer­cien­do pre­sión en la ciu­dad de Bengha­zi, lugar don­de viven cer­ca de 700.000 hom­bres, muje­res y niños que desea­ban no estar suje­tos al mie­do.

Lle­ga­dos a este pun­to, Esta­dos Uni­dos y el mun­do tenían que ele­gir. Gada­fi decla­ró que no demos­tra­ría “com­pa­sión algu­na” hacia su pro­pio pue­blo. Les com­pa­ró con ratas y ame­na­zó con ir de puer­ta en puer­ta para cas­ti­gar­les. En el pasa­do, le hemos vis­to ahor­car a civi­les en las calles, y matar a más de 1.000 per­so­nas en un solo día. Aho­ra veía­mos a las fuer­zas del régi­men a las puer­tas de la ciu­dad. Sabía­mos que si que­ría­mos, si espe­rá­ba­mos un día más, Bengha­zi, una ciu­dad casi del tama­ño de Char­lot­te, podría sufrir una masa­cre que hubie­ra reper­cu­ti­do en la región y hubie­ra man­cha­do la con­cien­cia del mun­do.

Por nues­tros intere­ses nacio­na­les no podía­mos dejar que eso ocu­rrie­ra. Me negué a per­mi­tir que eso ocu­rrie­ra. Por ese moti­vo, hace nue­ve días, tras con­sul­tar con los líde­res de ambos par­ti­dos en el Con­gre­so, auto­ri­cé la ope­ra­ción mili­tar para dete­ner la matan­za y hacer cum­plir la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das.

Ata­ca­mos a las fuer­zas del régi­men que se acer­ca­ban a Bengha­zi para sal­var a la ciu­dad y a su pobla­ción. Ata­ca­mos a las tro­pas de Gada­fi en la veci­na ciu­dad de Ajda­bi­ya, lo que per­mi­tió que las fuer­zas de la opo­si­ción las expul­sa­ran de allí. Ata­ca­mos las defen­sas aéreas de Gada­fi, lo cual alla­nó el camino para esta­ble­cer la zona de exclu­sión aérea. Ata­ca­mos tan­ques y obje­ti­vos mili­ta­res que habían esta­do ase­dian­do pobla­cio­nes y ciu­da­des, y cor­ta­mos el acce­so a la mayo­ría de sus fuen­tes de sumi­nis­tro. Y esta noche, pue­do infor­mar­les de que hemos para­do el mor­tí­fe­ro avan­ce de Gada­fi.

En esta ope­ra­ción, Esta­dos Uni­dos no ha actua­do solo. Por el con­tra­rio, se nos ha suma­do una coa­li­ción fuer­te y en aumen­to. En ella están nues­tros alia­dos más cer­ca­nos — paí­ses como el Rei­no Uni­do, Fran­cia, Cana­dá, Dina­mar­ca, Norue­ga, Ita­lia, Espa­ña, Gre­cia, y Tur­quía — todos ellos han lucha­do jun­to a noso­tros duran­te déca­das. Tam­bién se han uni­do paí­ses ára­bes como Qatar y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, que han opta­do por cum­plir con sus res­pon­sa­bi­li­da­des de defen­der al pue­blo libio.

Por tan­to, en resu­mi­das cuen­tas, en tan sólo un mes Esta­dos Uni­dos ha cola­bo­ra­do con nues­tros socios inter­na­cio­na­les para movi­li­zar una coa­li­ción amplia, obte­ner un man­da­to inter­na­cio­nal diri­gi­do a pro­te­ger a los civi­les, parar a un ejér­ci­to que avan­za­ba, pre­ve­nir una masa­cre, y esta­ble­cer una zona de exclu­sión aérea con nues­tros alia­dos y socios. Para ofre­cer algo de pers­pec­ti­va sobre la rapi­dez con que se lle­vó a cabo esta res­pues­ta mili­tar y diplo­má­ti­ca, cuan­do se pro­du­je­ron los ata­ques con­tra la pobla­ción bos­nia en la déca­da de 1990, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal tar­dó más de un año en inter­ve­nir con ata­ques aéreos para pro­te­ger a la pobla­ción civil. Hemos tar­da­do 31 días.

Lo que es más, hemos alcan­za­do estos obje­ti­vos en con­cor­dan­cia con la pro­me­sa que le hice al pue­blo esta­dou­ni­den­se al prin­ci­pio de nues­tras ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Dije que el papel de Esta­dos Uni­dos sería limi­ta­do, que no ten­dría­mos tro­pas de tie­rra en Libia, que cen­tra­ría­mos nues­tras capa­ci­da­des úni­cas en el ini­cio de la ope­ra­ción y que tras­la­da­ría­mos las res­pon­sa­bi­li­da­des a nues­tros alia­dos y socios. Esta noche esta­mos cum­plien­do esa pro­me­sa.

Nues­tra alian­za más efi­caz, la OTAN, ha toma­do el man­do para hacer cum­plir el embar­go de armas y la zona de exclu­sión aérea. Ano­che, la OTAN deci­dió asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad adi­cio­nal de pro­te­ger a los civi­les libios. Esta trans­fe­ren­cia de Esta­dos Uni­dos a la OTAN se pro­du­ci­rá el miér­co­les. En ade­lan­te, la direc­ción de hacer cum­plir la zona de exclu­sión aérea y pro­te­ger a los civi­les sobre el terreno se tras­pa­sa­rá a nues­tros alia­dos y socios, y ten­go ple­na con­fian­za en que nues­tra coa­li­ción man­ten­drá la pre­sión sobre las fuer­zas de Gada­fi que que­dan.

En esta ope­ra­ción, Esta­dos Uni­dos desem­pe­ña­rá un papel secun­da­rio, lo que inclu­ye dar apo­yo de inte­li­gen­cia, apo­yo logís­ti­co, asis­ten­cia en bús­que­das y res­ca­tes, y capa­ci­da­des para atas­car las comu­ni­ca­cio­nes del régi­men. Debi­do a la tran­si­ción a una coa­li­ción más amplia bajo el man­do de la OTAN, el ries­go y cos­to de esta ope­ra­ción, tan­to para nues­tros mili­ta­res como para el con­tri­bu­yen­te esta­dou­ni­den­se, se redu­ci­rá con­si­de­ra­ble­men­te.

Por tan­to, para aque­llos que han duda­do de nues­tra capa­ci­dad para lle­var a cabo esta ope­ra­ción, quie­ro dejar bien sen­ta­do: los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca han hecho lo que diji­mos que íba­mos a hacer.

Eso no quie­re decir que haya­mos fina­li­za­do nues­tro tra­ba­jo. Ade­más de nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des con la OTAN, cola­bo­ra­re­mos con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para pro­por­cio­nar asis­ten­cia al pue­blo libio, que nece­si­ta ali­men­tos para los ham­brien­tos y aten­ción médi­ca para los heri­dos. Cus­to­dia­re­mos los más de 33.000 millo­nes de dóla­res del régi­men de Gada­fi que se han con­ge­la­do, para que estén dis­po­ni­bles para la recons­truc­ción de Libia. A fin de cuen­tas, el dine­ro no le per­te­ne­ce ni a Gada­fi ni a noso­tros, le per­te­ne­ce al pue­blo libio, y nos ase­gu­ra­re­mos de que lo reci­ba.

Maña­na, la secre­ta­ria Clin­ton via­ja­rá a Lon­dres, don­de se reu­ni­rá con la opo­si­ción libia y con­sul­ta­rá con más de 30 paí­ses. Estas con­ver­sa­cio­nes se cen­tra­rán en el tipo de acti­vi­dad polí­ti­ca nece­sa­ria para ejer­cer pre­sión sobre Gada­fi y al mis­mo tiem­po apo­yar la tran­si­ción al futu­ro que se mere­ce el pue­blo libio, por­que si bien nues­tra misión mili­tar está cen­tra­da con­cre­ta­men­te en sal­var vidas, con­ti­nua­re­mos inten­tan­do alcan­zar el obje­ti­vo más amplio de una Libia que no per­te­nez­ca a un dic­ta­dor, sino a su pue­blo.

Aho­ra bien, a pesar del éxi­to de nues­tras ope­ra­cio­nes la sema­na pasa­da, sé que algu­nos esta­dou­ni­den­ses con­ti­núan cues­tio­nán­do­se nues­tros esfuer­zos en Libia. Gada­fi toda­vía no ha renun­cia­do al poder, y has­ta que lo haga Libia con­ti­nua­rá sien­do un peli­gro. Lo que es más, inclu­so des­pués de que Gada­fi aban­do­ne el poder, 40 años de tira­nía han deja­do a Libia frag­men­ta­da y sin ins­ti­tu­cio­nes civi­les fuer­tes. La tran­si­ción a un gobierno legí­ti­mo que res­pon­da ante el pue­blo libio será una tarea difí­cil. Y aun­que Esta­dos Uni­dos haga su par­te para ayu­dar, será una tarea para la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y, lo que es más impor­tan­te, una tarea para el pro­pio pue­blo libio.

De hecho, gran par­te de este deba­te en Washing­ton ha pre­sen­ta­do una fal­sa opción en lo que se refie­re a Libia. Por una par­te, algu­nos se pre­gun­tan por qué Esta­dos Uni­dos tie­ne que inter­ve­nir en abso­lu­to, inclu­so de mane­ra limi­ta­da, en esta tie­rra dis­tan­te. Argu­men­tan que hay muchos luga­res en el mun­do don­de civi­les ino­cen­tes enca­ran una vio­len­cia bru­tal a manos de sus gobier­nos, y no se pue­de espe­rar que Esta­dos Uni­dos sea el poli­cía del mun­do, en espe­cial cuan­do tene­mos tan­tas nece­si­da­des apre­mian­tes aquí en nues­tro país.

Es cier­to que Esta­dos Uni­dos no pue­de uti­li­zar nues­tro ejér­ci­to en cada lugar que exis­te la repre­sión; y dados los cos­tos y ries­gos de las inter­ven­cio­nes, siem­pre debe­mos medir nues­tros intere­ses con­tra la nece­si­dad de actuar. Sin embar­go, ello no debe ser argu­men­to para no actuar nun­ca en nom­bre de hacer lo correc­to. En este país en par­ti­cu­lar, Libia, en este momen­to en par­ti­cu­lar, afron­tá­ba­mos la pers­pec­ti­va de una vio­len­cia de esca­la horro­ro­sa. Dis­po­nía­mos de una capa­ci­dad úni­ca para parar la vio­len­cia: un man­da­to inter­na­cio­nal a la acción, una coa­li­ción amplia dis­pues­ta a unir­se a noso­tros, el apo­yo de los paí­ses ára­bes, y el rue­go de ayu­da del pro­pio pue­blo libio. Tam­bién tenía­mos la capa­ci­dad de parar a las fuer­zas de Gada­fi sin poner tro­pas esta­dou­ni­den­ses en tie­rra.

En estas cir­cuns­tan­cias, dejar de lado la res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­dos Uni­dos como líder, y más pro­fun­da­men­te, nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des hacia otros seres huma­nos, habría sido una trai­ción a quie­nes somos. Algu­nos paí­ses pue­de que hagan la vis­ta cie­ga a las atro­ci­da­des que ocu­rren en otros. Esta­dos Uni­dos es dife­ren­te, y como Pre­si­den­te me nie­go a espe­rar a ver imá­ge­nes de las matan­zas y de las fosas comu­nes para actuar.

Lo que es más, Esta­dos Uni­dos tie­ne impor­tan­tes intere­ses estra­té­gi­cos en evi­tar que Gada­fi aplas­te a aque­llos que se opo­nen a él. Una masa­cre habría cau­sa­do que miles de refu­gia­dos adi­cio­na­les cru­za­ran las fron­te­ras libias, lo que ejer­ce­ría una pre­sión enor­me sobre las pací­fi­cas, pero frá­gi­les, tran­si­cio­nes de Egip­to y Túnez. Los impul­sos demo­crá­ti­cos que están bro­tan­do en la región se verían eclip­sa­dos por las dic­ta­du­ras más som­brías, ya que los líde­res repre­so­res con­clui­rían que la vio­len­cia es la mejor estra­te­gia para afe­rrar­se al poder. El man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das hubie­ra apa­re­ci­do sólo como pala­bras vacías, debi­li­tan­do la cre­di­bi­li­dad futu­ra de la ins­ti­tu­ción para man­te­ner la paz y la segu­ri­dad mun­dia­les. Por tan­to, aun­que nun­ca les res­ta­ré impor­tan­cia a los cos­tos que la actua­ción mili­tar impli­ca, estoy con­ven­ci­do de que, de no actuar en Libia, el pre­cio para Esta­dos Uni­dos hubie­ra sido mucho más alto.

Aho­ra bien, así como algu­nos han argu­men­ta­do con­tra la inter­ven­ción en Libia, hay otros que han pro­pues­to ampliar nues­tra misión mili­tar más allá de la pro­tec­ción del pue­blo libio, y que debe­mos hacer lo nece­sa­rio para derro­car a Gada­fi y dar espa­cio a un nue­vo gobierno.

Des­de lue­go, no hay duda de que Libia, y el mun­do, esta­rían mejor sin Gada­fi en el poder. Yo, jun­to con muchos otros líde­res del mun­do, hemos adop­ta­do ese obje­ti­vo, y lo inten­ta­re­mos alcan­zar por medios no mili­ta­res. Sin embar­go, ampliar nues­tra misión mili­tar para que inclu­ya el cam­bio de régi­men sería un error.

La tarea que he asig­na­do a nues­tras tro­pas –la de pro­te­ger al pue­blo libio del peli­gro inme­dia­to y esta­ble­cer una zona de exclu­sión aérea– la ava­la un man­da­to de la ONU y el apo­yo inter­na­cio­nal. Tam­bién es lo que la opo­si­ción libia nos ha pedi­do que haga­mos. Si inten­tá­ra­mos derro­car a Gada­fi nues­tra coa­li­ción se divi­di­ría. Pro­ba­ble­men­te ten­dría­mos que colo­car tro­pas esta­dou­ni­den­ses en el terreno para lograr esa misión, o arries­gar­nos a matar a muchos civi­les des­de el aire. Los peli­gros para nues­tros hom­bres y muje­res en uni­for­me serían mucho mayo­res; y tam­bién lo serían los cos­tos y nues­tra par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad para lo que fue­ra a ocu­rrir des­pués.

Para ser fran­co, ese camino ya lo toma­mos en Iraq. Gra­cias a los extra­or­di­na­rios sacri­fi­cios de nues­tras tro­pas y a la deter­mi­na­ción de nues­tros diplo­má­ti­cos, con­fia­mos en el futu­ro de Iraq. Pero el cam­bio de régi­men en ese país tar­dó ocho años, se cobró miles de vidas esta­dou­ni­den­ses e ira­quíes y cos­tó casi un billón de dóla­res. Eso es algo que no pode­mos per­mi­tir­nos que se repi­ta en Libia.

A medi­da que se reduz­ca nues­tra ope­ra­ción mili­tar, lo que pode­mos hacer — y lo que hare­mos — es apo­yar las aspi­ra­cio­nes del pue­blo libio. Hemos inter­ve­ni­do para parar una masa­cre y tra­ba­ja­re­mos con nues­tros alia­dos y socios para man­te­ner la segu­ri­dad de la pobla­ción civil. Le nega­re­mos arma­men­tos al régi­men, cor­ta­re­mos sus sumi­nis­tros de dine­ro en efec­ti­vo, ayu­da­re­mos a la opo­si­ción y tra­ba­ja­re­mos con otros paí­ses para ace­le­rar el día en que Gada­fi aban­do­ne el poder. Pue­de que no ocu­rra de la noche a la maña­na, si un Gada­fi debi­li­ta­do tra­ta de afe­rra­se deses­pe­ra­da­men­te al poder. Pero debe que­dar bien cla­ro a quie­nes rodean a Gada­fi, y a todos los libios, que la his­to­ria no está del lado de Gada­fi. Con el tiem­po y el espa­cio que hemos pro­por­cio­na­do al pue­blo libio, ellos podrán deci­dir su pro­pio des­tino, y así es como debe ser.

Per­mí­tan­me que con­clu­ya refi­rién­do­me a lo que esta ope­ra­ción dice acer­ca del uso del poder mili­tar de Esta­dos Uni­dos, y del lide­raz­go más amplio de Esta­dos Uni­dos en el mun­do, bajo mi pre­si­den­cia.

Como coman­dan­te en jefe, no ten­go res­pon­sa­bi­li­dad más impor­tan­te que man­te­ner segu­ro a este país. Nin­gu­na deci­sión es más difí­cil para mí que des­ple­gar a nues­tros hom­bres y muje­res en uni­for­me. He deja­do bien sen­ta­do que nun­ca vaci­la­ré en uti­li­zar a nues­tro ejér­ci­to rápi­da­men­te, deci­si­va­men­te y uni­la­te­ral­men­te cuan­do sea nece­sa­rio para defen­der a nues­tro pue­blo, nues­tra patria, nues­tros alia­dos y nues­tros intere­ses fun­da­men­ta­les. Por eso lucha­mos con­tra al-Qae­da don­de­quie­ra que pre­ten­dan afian­zar­se. Por eso con­ti­nua­mos luchan­do en Afga­nis­tán, aun cuan­do hemos con­clui­do nues­tra misión de com­ba­te en Iraq y reti­ra­do a más de 100.000 efec­ti­vos de ese país.

Habrá veces, no obs­tan­te, cuan­do nues­tra segu­ri­dad no se vea ame­na­za­da direc­ta­men­te, pero nues­tros intere­ses y valo­res sí. A veces, el trans­cur­so de la his­to­ria plan­tea desa­fíos que ame­na­zan nues­tra huma­ni­dad común y nues­tra segu­ri­dad común, como por ejem­plo res­pon­der a desas­tres natu­ra­les o pre­ve­nir el geno­ci­dio y man­te­ner la paz; ase­gu­rar la segu­ri­dad regio­nal y man­te­ner el flu­jo de comer­cio. Estos qui­zás no sean pro­ble­mas sólo de Esta­dos Uni­dos, pero son impor­tan­tes para noso­tros. Son pro­ble­mas que vale la pena resol­ver. Y en estas cir­cuns­tan­cias, sabe­mos que a Esta­dos Uni­dos, como el país más pode­ro­so del mun­do, fre­cuen­te­men­te se le pedi­rá que ayu­de.

En tales casos, no debe­mos tener mie­do de actuar; pero la car­ga de actuar no debe ser sólo para Esta­dos Uni­dos. Como hemos hecho en Libia, nues­tra tarea es movi­li­zar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para la acción colec­ti­va. Por­que, al con­tra­rio de lo que afir­man algu­nos, el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se no es sim­ple­men­te asun­to de actuar solo y sopor­tar toda la car­ga noso­tros solos. El ver­da­de­ro lide­raz­go crea las con­di­cio­nes y coa­li­cio­nes para que los demás par­ti­ci­pen tam­bién; tra­ba­ja con alia­dos y socios para que ayu­den con el peso de la car­ga y paguen su par­te de los cos­tos; y ve que todos defien­dan los prin­ci­pios de la jus­ti­cia y dig­ni­dad huma­na.

Esa es la cla­se de lide­raz­go que hemos demos­tra­do en Libia. Por supues­to, aun cuan­do actue­mos como par­te de una coa­li­ción, los ries­gos de la acción mili­tar serán altos. Esos ries­gos fue­ron evi­den­tes cuan­do uno de nues­tros avio­nes tuvo un fallo mecá­ni­co mien­tras sobre­vo­la­ba Libia. Sin embar­go, cuan­do uno de los pilo­tos sal­tó con para­caí­das, en un país cuyo diri­gen­te había demo­ni­za­do a Esta­dos Uni­dos en nume­ro­sas oca­sio­nes, y en una región que tie­ne una his­to­ria tan difí­cil con nues­tro país, ese esta­dou­ni­den­se no encon­tró enemi­gos. En lugar de ello, encon­tró per­so­nas que lo abra­za­ron. Un joven libio que vino a su ayu­da dijo: “Somos sus ami­gos. Esta­mos tan agra­de­ci­dos con esos hom­bres que pro­te­gen los cie­los”.

Esta voz es sólo una de muchas en una región don­de una nue­va gene­ra­ción no acep­ta más que le pri­ven de sus dere­chos y opor­tu­ni­da­des.

Sí, estos cam­bios harán el mun­do más com­pli­ca­do por un tiem­po. El pro­gre­so será dis­pa­re­jo y el cam­bio se pro­du­ci­rá de mane­ra dis­tin­ta en paí­ses dis­tin­tos. Hay luga­res, como Egip­to, don­de este cam­bio nos ins­pi­ra­rá y ele­va­rá nues­tras espe­ran­zas. Y lue­go hay luga­res, como Irán, don­de el cam­bio se supri­me vio­len­ta­men­te. Habrá que cui­dar­se de las fuer­zas sinies­tras del con­flic­to civil y la gue­rra sec­ta­ria y habrá que abor­dar las difí­ci­les aprehen­sio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas.

Esta­dos Uni­dos no podrá dic­tar el rit­mo y el alcan­ce de este cam­bio. Sólo los pue­blos de la región pue­den hacer­lo. Pero pode­mos mar­car una dife­ren­cia.

Creo que no se pue­de dar mar­cha atrás a este movi­mien­to de cam­bio, y que debe­mos apo­yar a quie­nes creen en los mis­mos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que nos han guia­do por muchas tor­men­tas: nues­tra opo­si­ción a la vio­len­cia con­tra el pro­pio pue­blo; nues­tro apo­yo a un con­jun­to de dere­chos uni­ver­sa­les, inclu­si­ve la liber­tad de los pue­blos de expre­sar­se y esco­ger a sus líde­res; nues­tro apo­yo a los gobier­nos que son sen­si­bles a las aspi­ra­cio­nes de sus pue­blos.

Naci­dos, como somos, de una revo­lu­ción de quie­nes desea­ban ser libres, aco­ge­mos con bene­plá­ci­to el hecho de que la his­to­ria esté en movi­mien­to en Orien­te Medio y el nor­te de Áfri­ca, y que los jóve­nes vayan a la cabe­za. Por­que don­de­quie­ra que los pue­blos deseen ser libres, encon­tra­rán un ami­go en Esta­dos Uni­dos. A fin de cuen­tas, es esa fe — esos idea­les — los que son la ver­da­de­ra medi­da del lide­raz­go esta­dou­ni­den­se.

Con­ciu­da­da­nos, yo sé que en tiem­pos de agi­ta­cio­nes en el extran­je­ro — cuan­do las noti­cias están lle­nas de con­flic­to y cam­bio — pue­de haber ten­ta­ción de apar­tar­se del mun­do. Y como he dicho en oca­sio­nes ante­rio­res, nues­tra fuer­za en el extran­je­ro se afian­za en nues­tra fuer­za aquí en nues­tro país. Esa debe ser siem­pre la estre­lla que nos guíe: la capa­ci­dad de nues­tro pue­blo de alcan­zar su poten­cial, de tomar deci­sio­nes inte­li­gen­tes con nues­tros recur­sos, de ampliar la pros­pe­ri­dad que cons­ti­tu­ye la fuen­te de nues­tro poder, y de vivir según los valo­res que tan­to apre­cia­mos.

Recor­de­mos, tam­bién, que por gene­ra­cio­nes hemos hecho la dura tarea de pro­te­ger a nues­tro pro­pio pue­blo, así como a millo­nes en todo el mun­do. Lo hemos hecho por­que sabe­mos que nues­tro futu­ro es más segu­ro, nues­tro futu­ro es más bri­llan­te, si más de la huma­ni­dad pue­de vivir con la luz bri­llan­te de la liber­tad y la dig­ni­dad.

Esta noche, agra­dez­ca­mos a los esta­dou­ni­den­ses que pres­tan ser­vi­cio mili­tar en estos tiem­pos difí­ci­les, y a la coa­li­ción que lle­va ade­lan­te nues­tra ope­ra­ción. Mire­mos al futu­ro con con­fian­za y espe­ran­za, no sólo para nues­tro pro­pio país, sino para todos los que año­ran la liber­tad en todo el mun­do.

Gra­cias. Que Dios los ben­di­ga y que Dios ben­di­ga a Esta­dos Uni­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *