Hoo­lin­gans de gue­rra san­ta: Mani­queís­mo de esta­dio para un cri­men de esta­do – Víc­tor Sam­pe­dro Blanco

Nin­gu­na gue­rra es san­ta, a pesar de las aren­gas-homi­lías de los cape­lla­nes cas­tren­ses. Pero hace­mos dis­tin­gos. En Occi­den­te ya no vamos de cru­za­da, sino en «ope­ra­cio­nes huma­ni­ta­rias y de paz». Iden­ti­fi­ca­mos Gue­rra San­ta con Yihad y terro­ris­mo reli­gio­so, con Islám. Un reduc­cio­nis­mo intere­sa­do. Una cade­na de mon­ta­jes, que es pre­ci­so desmontar.

El Pre­si­den­te Oba­ma fina­li­zó el anun­cio ofi­cial de la muer­te de Osa­ma Bin Laden defi­nien­do a los EE.UU. como «one nation, under God, indi­vi­si­ble, with liberty and jus­ti­ce for all». ¿Uni­dad de des­tino uni­ver­sal por desig­nio divino? ¿Liber­tad y jus­ti­cia median­te «ope­ra­cio­nes qui­rú­gi­cas» sin deten­cio­nes, pro­ce­sos ni con­de­nas pre­vias? Reco­noz­ca­mos el fun­da­men­ta­lis­mo demo­crá­ti­co que nadie pare­ce per­ci­bir, excep­to quie­nes lo padecen.

Los amar­gos fru­tos del ardor gue­rre­ro demo­crá­ti­co son inelu­di­bles. A pesar de jus­ti­fi­car­se en la demo­cra­cia y el diá­lo­go de civi­li­za­cio­nes, «nues­tras» gue­rras (en rigor, sólo pone­mos impues­tos y víc­ti­mas) res­pon­den a la geo­po­lí­ti­ca del rea­lis­mo duro; cada vez más sucio: uni­la­te­ra­lis­mo con doble vara de medir, al mar­gen del dere­cho inter­na­cio­nal con gue­rras no decla­ra­das o ile­ga­les. Y, una vez meti­dos en fae­na, no dis­tin­gui­mos civi­les y com­ba­tien­tes, cam­pos de refu­gia­dos y de terro­ris­tas, a estos y a sus familiares.

Jus­ti­fi­car estas libe­ra­cio­nes geno­ci­das, con­du­ci­das a san­gre y fue­go, dic­ta­das por intere­ses espú­reos y evi­den­tes resul­ta dema­sia­do can­sino y, por ello, las argu­men­ta­cio­nes mora­les dan pron­to paso al «mili­ta­ris­mo depor­ti­vo» del «Noso­tros, fren­te a Ellos». «Oba­ma 1 – Osa­ma 0», que reza­ban las pan­car­tas en EE.UU. Mani­queís­mo de esta­dio para los crí­me­nes de Estado.

¿Un mon­ta­je? Pues cla­ro, como el del 30 abril pasa­do, ante los corres­pon­sa­les en la Casa Blan­ca: casi un monó­lo­go del Club de la Come­dia, cua­ja­do de videos joco­sos. El per­fec­to retra­to del papel que jue­gan los polí­ti­cos y los perio­dis­tas. Un mon­ta­je, cla­ro que sí, con inde­pen­den­cia de que Bin Laden hubie­se muer­to años antes o, al con­tra­rio, que ni siquie­ra lo hubie­sen lan­za­do al mar y vivie­se ocul­to en el ran­cho de Bush. La Gue­rra con­tra el Terro­ris­mo no ha sido otra cosa que un mon­ta­je des­de que empe­zó. Se libra­ba con­tra los engen­dros sub­ven­cio­na­dos por la CIA fren­te al comu­nis­mo (tali­ba­nes y Sadam Hus­sein). Se cele­bró la vic­to­ria en Irak hace 8 años. Aquí lle­ga­ron a con­fun­dir ETA con Bata­su­na y a esta con los res­pon­sa­bles del 11M (lo ha repe­ti­do, con mali­cia y male­di­cen­cia, E. Agui­rre: que Bin Laden nun­ca rei­vin­di­có la masa­cre de Atocha).

El anun­cio de esta muer­te anun­cia­da lle­ga al mis­mo tiem­po que las noti­cias del ase­si­na­to del hijo menor de Gada­fi y tres de sus nie­tos, por obra de «nues­tros» bom­bar­de­ros. Coin­ci­de, ade­más, con el Día de la Memo­ria del Holo­caus­to judío en Israel. ¿Un rega­lo de ani­ver­sa­rio al sio­nis­mo inter­na­cio­nal? Y, en todo caso, se vie­ne a sumar a la res­pues­ta que está dan­do Washing­ton a las revo­lu­cio­nes árabes.

Des­pués de Libia (aña­dien­do una gue­rra civil a las des­ata­das en Afga­nis­tán e Irak) vie­ne este ges­to de poder, este aval del bra­zo ven­ga­dor del Impe­rio; que, en el fon­do, mues­tra impo­ten­cia de ver­da­de­ro impul­so demo­cra­ti­za­dor. Se extien­den los bom­bar­deos a pobla­cio­nes civi­les y los ase­si­na­tos selec­ti­vos, fren­te a las revo­lu­cio­nes pací­fi­cas que exi­gen (en con­tra de Washing­ton, antes y aho­ra) el pro­ce­sa­mien­to judi­cial de sus dic­ta­do­res. La razón es obvia: tam­bién aca­ba­rían sen­ta­dos en el ban­qui­llo sus con­mi­li­to­nes occi­den­ta­les; muchos en el poder. Cual­quie­ra de los mani­fes­tan­tes de Yemen y Siria hace más por la demo­cra­cia que todos los ejér­ci­tos del mun­do jun­tos. Pero un doble men­sa­je neo­co­lo­nia­lis­ta está sien­do pro­pa­ga­do: os libe­ra­re­mos y mata­re­mos a quie­nes dis­pu­ten nues­tra liber­tad. Una liber­tad cada vez más recor­ta­da y, en todo caso, rega­la­da: así que no cabe mirar­le el dien­te. ¿O no ven aún el col­mi­llo retor­ci­do? ¿Pre­ci­san sen­tir­lo en car­ne propia?

Mi bio­gra­fía mediá­ti­ca regis­tra ya varios ajus­ti­cia­mien­tos de mata­ri­fes ofi­cia­les, caí­dos en des­gra­cia ante sus apo­de­ra­dos extran­je­ros. Del álbum de los horro­res reco­jo los des­po­jos audio­vi­sua­les de tres Fran­kes­tein ajus­ti­cia­dos por sus crea­do­res: (1) la muer­te casi en direc­to de los Cea­ces­cu, tan úti­les cuan­do cues­tio­na­ban el Telón de Ace­ro; (2) un pio­jo­so Sadam Hus­sein, pri­me­ro arres­ta­do y des­pués gra­va­do con una cáma­ra «case­ra» antes de ser ahor­ca­do. Y (3) aho­ra el bom­bar­deo y entie­rro marino, por aho­ra sin imá­ge­nes, del terro­ris­ta por antonomasia.

Quien con­si­de­re lo que nos dicen que ha ocu­rri­do como una prue­ba de fuer­za de EE.UU. y un avan­ce anti­te­rro­ris­ta – com­pa­ra­do con lo que hubie­ra supues­to la cap­tu­ra, el inte­rro­ga­to­rio y el, enton­ces sí, fac­ti­ble des­man­te­la­mien­to de las finan­zas e infra­es­truc­tu­ras de Al Qae­da – demues­tra ser un hoo­li­gan de la gue­rra san­ta. Los ver­da­de­ros mar­ca­do­res (y úni­cos ven­ce­do­res) son los índi­ces de Wall Street y el dólar fren­te al euro.

En cual­quier caso, el fin de Osa­ma Bin Laden, de su tra­yec­to­ria vital o del rela­to mediá­ti­co que de él han cons­trui­do (¿qué mas da?, ¿quién los dis­tin­gue?); en todo caso, digo, vie­ne a demos­trar lo con­tra­rio de lo que man­tie­nen nues­tros diri­gen­tes. Las inter­ven­cio­nes béli­cas lan­za­das tras el 11‑M han sido inefi­ca­ces para dete­ner a Bin Laden y des­ar­ti­cu­lar a Al Qae­da. Le han mata­do en una man­sión de un barrio mili­tar (no una cue­va) de un país «alia­do» (Paquis­tán, ni Irak ni Afga­nis­tán) y median­te una peque­ña fuer­za de ata­que, no des­ple­gan­do tro­pas de ocupación.

El supues­to fin de Bin Laden denun­cia, y en modo alguno jus­ti­fi­ca como pre­ten­de Oba­ma, la gue­rra anti­te­rro­ris­ta. Nos recuer­da, sobre todo, nues­tra con­di­ción de víc­ti­mas, de esta su gue­rra y del recor­te de infor­ma­ción y liber­ta­des que con­lle­va. El mis­mo dis­cur­so triun­fa­lis­ta advier­te del aumen­to de la ame­na­za yihadista.

Por eso reco­mien­do resin­to­ni­zar las pan­ta­llas en los fren­tes que sí son los nues­tros: el apo­yo a las insur­gen­cias civi­les y des­ar­ma­das de las revo­lu­cio­nes aún en cur­so, a los refu­gia­dos polí­ti­cos del Magreb y Orien­te Medio, a la resis­ten­cia pales­ti­na, a los paci­fis­tas de Israel… Si no saben de ellos es por­que se los han esca­mo­tea­do Oba­ma, Osa­ma y sus res­pec­ti­vos pro­pa­gan­dis­tas. Bas­ta de aten­der­les jalear a sus hues­tes de hoo­li­gans des­de las tri­bu­nas o el fon­do del mar.

*Cate­drá­ti­co de Comu­ni­ca­ción Política

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.