Hoo­lin­gans de gue­rra san­ta: Mani­queís­mo de esta­dio para un cri­men de esta­do – Víc­tor Sam­pe­dro Blan­co

Nin­gu­na gue­rra es san­ta, a pesar de las aren­gas-homi­lías de los cape­lla­nes cas­tren­ses. Pero hace­mos dis­tin­gos. En Occi­den­te ya no vamos de cru­za­da, sino en «ope­ra­cio­nes huma­ni­ta­rias y de paz». Iden­ti­fi­ca­mos Gue­rra San­ta con Yihad y terro­ris­mo reli­gio­so, con Islám. Un reduc­cio­nis­mo intere­sa­do. Una cade­na de mon­ta­jes, que es pre­ci­so des­mon­tar.

El Pre­si­den­te Oba­ma fina­li­zó el anun­cio ofi­cial de la muer­te de Osa­ma Bin Laden defi­nien­do a los EE.UU. como «one nation, under God, indi­vi­si­ble, with liberty and jus­ti­ce for all». ¿Uni­dad de des­tino uni­ver­sal por desig­nio divino? ¿Liber­tad y jus­ti­cia median­te «ope­ra­cio­nes qui­rú­gi­cas» sin deten­cio­nes, pro­ce­sos ni con­de­nas pre­vias? Reco­noz­ca­mos el fun­da­men­ta­lis­mo demo­crá­ti­co que nadie pare­ce per­ci­bir, excep­to quie­nes lo pade­cen.

Los amar­gos fru­tos del ardor gue­rre­ro demo­crá­ti­co son inelu­di­bles. A pesar de jus­ti­fi­car­se en la demo­cra­cia y el diá­lo­go de civi­li­za­cio­nes, «nues­tras» gue­rras (en rigor, sólo pone­mos impues­tos y víc­ti­mas) res­pon­den a la geo­po­lí­ti­ca del rea­lis­mo duro; cada vez más sucio: uni­la­te­ra­lis­mo con doble vara de medir, al mar­gen del dere­cho inter­na­cio­nal con gue­rras no decla­ra­das o ile­ga­les. Y, una vez meti­dos en fae­na, no dis­tin­gui­mos civi­les y com­ba­tien­tes, cam­pos de refu­gia­dos y de terro­ris­tas, a estos y a sus fami­lia­res.

Jus­ti­fi­car estas libe­ra­cio­nes geno­ci­das, con­du­ci­das a san­gre y fue­go, dic­ta­das por intere­ses espú­reos y evi­den­tes resul­ta dema­sia­do can­sino y, por ello, las argu­men­ta­cio­nes mora­les dan pron­to paso al «mili­ta­ris­mo depor­ti­vo» del «Noso­tros, fren­te a Ellos». «Oba­ma 1 – Osa­ma 0», que reza­ban las pan­car­tas en EE.UU. Mani­queís­mo de esta­dio para los crí­me­nes de Esta­do.

¿Un mon­ta­je? Pues cla­ro, como el del 30 abril pasa­do, ante los corres­pon­sa­les en la Casa Blan­ca: casi un monó­lo­go del Club de la Come­dia, cua­ja­do de videos joco­sos. El per­fec­to retra­to del papel que jue­gan los polí­ti­cos y los perio­dis­tas. Un mon­ta­je, cla­ro que sí, con inde­pen­den­cia de que Bin Laden hubie­se muer­to años antes o, al con­tra­rio, que ni siquie­ra lo hubie­sen lan­za­do al mar y vivie­se ocul­to en el ran­cho de Bush. La Gue­rra con­tra el Terro­ris­mo no ha sido otra cosa que un mon­ta­je des­de que empe­zó. Se libra­ba con­tra los engen­dros sub­ven­cio­na­dos por la CIA fren­te al comu­nis­mo (tali­ba­nes y Sadam Hus­sein). Se cele­bró la vic­to­ria en Irak hace 8 años. Aquí lle­ga­ron a con­fun­dir ETA con Bata­su­na y a esta con los res­pon­sa­bles del 11M (lo ha repe­ti­do, con mali­cia y male­di­cen­cia, E. Agui­rre: que Bin Laden nun­ca rei­vin­di­có la masa­cre de Ato­cha).

El anun­cio de esta muer­te anun­cia­da lle­ga al mis­mo tiem­po que las noti­cias del ase­si­na­to del hijo menor de Gada­fi y tres de sus nie­tos, por obra de «nues­tros» bom­bar­de­ros. Coin­ci­de, ade­más, con el Día de la Memo­ria del Holo­caus­to judío en Israel. ¿Un rega­lo de ani­ver­sa­rio al sio­nis­mo inter­na­cio­nal? Y, en todo caso, se vie­ne a sumar a la res­pues­ta que está dan­do Washing­ton a las revo­lu­cio­nes ára­bes.

Des­pués de Libia (aña­dien­do una gue­rra civil a las des­ata­das en Afga­nis­tán e Irak) vie­ne este ges­to de poder, este aval del bra­zo ven­ga­dor del Impe­rio; que, en el fon­do, mues­tra impo­ten­cia de ver­da­de­ro impul­so demo­cra­ti­za­dor. Se extien­den los bom­bar­deos a pobla­cio­nes civi­les y los ase­si­na­tos selec­ti­vos, fren­te a las revo­lu­cio­nes pací­fi­cas que exi­gen (en con­tra de Washing­ton, antes y aho­ra) el pro­ce­sa­mien­to judi­cial de sus dic­ta­do­res. La razón es obvia: tam­bién aca­ba­rían sen­ta­dos en el ban­qui­llo sus con­mi­li­to­nes occi­den­ta­les; muchos en el poder. Cual­quie­ra de los mani­fes­tan­tes de Yemen y Siria hace más por la demo­cra­cia que todos los ejér­ci­tos del mun­do jun­tos. Pero un doble men­sa­je neo­co­lo­nia­lis­ta está sien­do pro­pa­ga­do: os libe­ra­re­mos y mata­re­mos a quie­nes dis­pu­ten nues­tra liber­tad. Una liber­tad cada vez más recor­ta­da y, en todo caso, rega­la­da: así que no cabe mirar­le el dien­te. ¿O no ven aún el col­mi­llo retor­ci­do? ¿Pre­ci­san sen­tir­lo en car­ne pro­pia?

Mi bio­gra­fía mediá­ti­ca regis­tra ya varios ajus­ti­cia­mien­tos de mata­ri­fes ofi­cia­les, caí­dos en des­gra­cia ante sus apo­de­ra­dos extran­je­ros. Del álbum de los horro­res reco­jo los des­po­jos audio­vi­sua­les de tres Fran­kes­tein ajus­ti­cia­dos por sus crea­do­res: (1) la muer­te casi en direc­to de los Cea­ces­cu, tan úti­les cuan­do cues­tio­na­ban el Telón de Ace­ro; (2) un pio­jo­so Sadam Hus­sein, pri­me­ro arres­ta­do y des­pués gra­va­do con una cáma­ra «case­ra» antes de ser ahor­ca­do. Y (3) aho­ra el bom­bar­deo y entie­rro marino, por aho­ra sin imá­ge­nes, del terro­ris­ta por anto­no­ma­sia.

Quien con­si­de­re lo que nos dicen que ha ocu­rri­do como una prue­ba de fuer­za de EE.UU. y un avan­ce anti­te­rro­ris­ta – com­pa­ra­do con lo que hubie­ra supues­to la cap­tu­ra, el inte­rro­ga­to­rio y el, enton­ces sí, fac­ti­ble des­man­te­la­mien­to de las finan­zas e infra­es­truc­tu­ras de Al Qae­da – demues­tra ser un hoo­li­gan de la gue­rra san­ta. Los ver­da­de­ros mar­ca­do­res (y úni­cos ven­ce­do­res) son los índi­ces de Wall Street y el dólar fren­te al euro.

En cual­quier caso, el fin de Osa­ma Bin Laden, de su tra­yec­to­ria vital o del rela­to mediá­ti­co que de él han cons­trui­do (¿qué mas da?, ¿quién los dis­tin­gue?); en todo caso, digo, vie­ne a demos­trar lo con­tra­rio de lo que man­tie­nen nues­tros diri­gen­tes. Las inter­ven­cio­nes béli­cas lan­za­das tras el 11‑M han sido inefi­ca­ces para dete­ner a Bin Laden y des­ar­ti­cu­lar a Al Qae­da. Le han mata­do en una man­sión de un barrio mili­tar (no una cue­va) de un país «alia­do» (Paquis­tán, ni Irak ni Afga­nis­tán) y median­te una peque­ña fuer­za de ata­que, no des­ple­gan­do tro­pas de ocu­pa­ción.

El supues­to fin de Bin Laden denun­cia, y en modo alguno jus­ti­fi­ca como pre­ten­de Oba­ma, la gue­rra anti­te­rro­ris­ta. Nos recuer­da, sobre todo, nues­tra con­di­ción de víc­ti­mas, de esta su gue­rra y del recor­te de infor­ma­ción y liber­ta­des que con­lle­va. El mis­mo dis­cur­so triun­fa­lis­ta advier­te del aumen­to de la ame­na­za yiha­dis­ta.

Por eso reco­mien­do resin­to­ni­zar las pan­ta­llas en los fren­tes que sí son los nues­tros: el apo­yo a las insur­gen­cias civi­les y des­ar­ma­das de las revo­lu­cio­nes aún en cur­so, a los refu­gia­dos polí­ti­cos del Magreb y Orien­te Medio, a la resis­ten­cia pales­ti­na, a los paci­fis­tas de Israel… Si no saben de ellos es por­que se los han esca­mo­tea­do Oba­ma, Osa­ma y sus res­pec­ti­vos pro­pa­gan­dis­tas. Bas­ta de aten­der­les jalear a sus hues­tes de hoo­li­gans des­de las tri­bu­nas o el fon­do del mar.

*Cate­drá­ti­co de Comu­ni­ca­ción Polí­ti­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *