Pri­me­ro de Mayo en Cuba…Día Inter­na­cio­nal de los Trabajadores

Mártires de Chicago
Cuen­ta el reco­no­ci­do narra­dor uru­gua­yo Eduar­do Galeano en El libro de los abra­zos, que Chica­go está lle­na de fábri­cas, inclu­so en pleno cen­tro de la ciu­dad. Es una urbe con miles de obreros.

Sin embar­go, no pudo encon­trar allí ni siquie­ra una tar­ja recor­da­to­ria en home­na­je a aque­llos que fue­ron ahor­ca­dos en 1886 y en cuya con­me­mo­ra­ción se ins­tau­ró el pri­mer día del mes de mayo como Día Inter­na­cio­nal de los Trabajadores.

“Nin­gu­na esta­tua se ha eri­gi­do en memo­ria de los már­ti­res de Chica­go en la ciu­dad de Chica­go. Ni una esta­tua, ni un mono­li­to, ni pla­ca de bron­ce, ni nada”, narra.

Esta cele­bra­ción que se lle­va a cabo en todo el orbe no pasa de ser una jor­na­da como cual­quier otra en los Esta­dos Uni­dos. Mien­tras dife­ren­tes paí­ses rea­li­zan acti­vi­da­des para home­na­jear a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, los nor­te­ame­ri­ca­nos asis­ten a sus labo­res ruti­na­rias “y nadie, o casi nadie recuer­da que los dere­chos de la cla­se obre­ra no han bro­ta­do de la ore­ja de una cabra, ni de la mano de Dios o del amo.”

Cuba es una de las muchas nacio­nes que rin­de hono­res a la fecha, en nues­tro caso par­ti­cu­lar median­te el tra­di­cio­nal des­fi­le en las pla­zas y ave­ni­das a lo lar­go y ancho de la Isla.

Ese día hom­bres, muje­res e inclu­so niños, des­de muy tem­prano se reúnen para mar­char en inter­mi­na­ble mar de pue­blo, ban­de­ras al aire y con­sig­nas decla­ma­das enér­gi­ca­men­te. Can­to de logros de una Revo­lu­ción naci­da por los humil­des y para los humildes.

Este año la Patria ha sido víc­ti­ma de una cam­pa­ña mediá­ti­ca por par­te de los enemi­gos de nues­tras con­quis­tas y vic­to­rias, quie­nes inten­tan, como ya es habi­tual, des­acre­di­tar los esfuer­zos rea­li­za­dos duran­te los últi­mos 50 años para pre­ser­var en nues­tra tie­rra la igual­dad y la paz.

La con­sig­na de “Patria o Muer­te” no ha sido jamás mera cues­tión de pala­bras, sino fir­me deci­sión e irre­vo­ca­ble sen­ten­cia. Mar­cha­re­mos uni­dos maña­na como mues­tra de ello y de nues­tra cons­tan­te con­fian­za en la Revo­lu­ción, Fidel y Raúl.

Repro­duz­co a con­ti­nua­ción el cuen­to de Galeano:

La des­me­mo­ria /​4

Chica­go está lle­na de fábri­cas. Hay fábri­cas has­ta enpleno cen­tro de la ciu­dad, en torno al edi­fi­cio más alto­del mun­do. Chica­go está lle­na de fábri­cas, Chica­go está­lle­na de obreros.

Al lle­gar al barrio de Hey­mar­ket, pido a mis ami­gos­que me mues­tren el lugar don­de fue­ron ahor­ca­dos, en 1886, aque­llos obre­ros que el mun­do ente­ro salu­da cada pri­me­ro de Mayo.

- Ha de ser por aquí- me dicen. Pero nadie sabe.

Nin­gu­na esta­tua se ha eri­gi­do en memo­ria de los már­ti­res de Chica­go en la ciu­dad de Chica­go. Ni esta­tua, nimo­no­li­to, ni pla­ca de bron­ce, ni nada.

El pri­me­ro de Mayo es el úni­co día ver­da­de­ra­men­te uni­ver­sal de la huma­ni­dad ente­ra, el úni­co día don­de coin­ci­den todas las his­to­rias y todas las geo­gra­fías, todas las len­guas y las reli­gio­nes y las cul­tu­ras del mun­do; pero en los Esta­dos Uni­dos, el pri­me­ro de Mayo es un día cual­quie­ra. Ese día, la gen­te tra­ba­ja nor­mal­men­te, y nadie o casi nadie, recuer­da que los dere­chos de la cla­se obre­ra no han bro­ta­do de la ore­ja de una cabra, nide la mano de Dios o del amo.

Tras la inú­til explo­ra­ción de Hey­mar­ket, mis ami­gos me lle­van a cono­cer la mejor libre­ría de la ciu­dad. Y allí, por pura curio­si­dad, des­cu­bro un vie­jo car­tel que está como espe­rán­do­me, meti­do entre muchos otros car­te­les­de cine y músi­ca rock.

El car­tel repro­du­ce un pro­ver­bio del Áfri­ca: Has­ta que los leo­nes ten­gan sus pro­pios his­to­ria­do­res, las his­to­rias de cace­ría segui­rán glo­ri­fi­can­do al cazador.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.