La meteó­ri­ca bea­ti­fi­ca­ción del “San­to Súbi­to”- Luis Ángel Agui­lar Montero

Este 1º de mayo, ade­más de las tra­di­cio­na­les mani­fes­ta­cio­nes en defen­sa del vili­pen­dia­do mun­do del tra­ba­jo, con quien se ceban todos los gobier­nos neo­li­be­ra­les, inclui­do el nues­tro, tuvo lugar otro acon­te­ci­mien­to mun­dial y su con­tra corres­pon­dien­te. Por una par­te, la rápi­da bea­ti­fi­ca­ción del lla­ma­do “san­to súbi­to”, el pola­co “Karol Wojty­la”, mas cono­ci­do como el Papa Juan Pablo II , y por otra, la que­ja por la len­ti­tud y blo­queo de la mas que mere­ci­da cano­ni­za­ción del már­tir Oscar Rome­ro, bien lla­ma­do “San Rome­ro de Amé­ri­ca”, por el pue­blo cre­yen­te lati­no­ame­ri­cano que, sin boa­tos ni oro­pe­les, ya le encum­bró con ese títu­lo que su Igle­sia sigue boicoteando.

Bene­dic­to XVI , el actual papa, ha argüi­do cier­ta «fama de san­ti­dad» de JPII para impo­ner una reduc­ción de los pla­zos esta­ble­ci­dos por el dere­cho canó­ni­co y de una mane­ra meteó­ri­ca ha ace­le­ra­do su pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción has­ta cerrar­lo en un solo sexe­nio. Pero Karol Wojty­la, inde­pen­dien­te­men­te de su vida per­so­nal, como ges­tor de la Igle­sia , ha sido un papa mediá­ti­co, que siem­pre se alió con el poder, que dio la espal­da a los pobres y que trai­cio­nó todos prin­ci­pios aper­tu­ris­tas del Vati­cano II.

Las posi­bles luces de su pon­ti­fi­ca­do –el ter­ce­ro mas lar­go de la his­to­ria con casi 27 años- son esas impre­sio­nan­tes cifras tales como los 129 paí­ses visi­ta­dos, que supo­nen dar 30 veces la vuel­ta al mun­do, las 139 cere­mo­nias de bea­ti­fi­ca­ción y cano­ni­za­ción en las que pro­cla­mó 1.338 bea­tos y 482 san­tos, (la mitad de los que cuen­ta la Igle­sia Cató­li­ca ), las mas de 1000 audien­cias públi­cas, o las 14 encí­cli­cas y los 4 libros publi­ca­dos. Pero yo me pre­gun­to, ¿todo ello, por espec­ta­cu­lar y mediá­ti­co que fue­re, es moti­vo sufi­cien­te para ele­var­lo a los altares?

Por­que entre las som­bras, JPII nos dejo un tris­te haber al impo­ner una igle­sia ver­ti­cal, jerár­qui­ca y vin­cu­la­da con el poder, los lob­bies de pre­sión, los mer­ca­dos y la corrup­ción (no olvi­de­mos que fue él quien res­pal­dó y tra­tó de ocul­tar el mayor escán­da­lo finan­cie­ro de la his­to­ria de la Igle­sia : el caso Mar­cin­kus, muy mal lla­ma­do el “ban­que­ro de Dios”).

Otros datos que tam­bién que­da­rán para la his­to­ria serán sus pos­tu­ras reac­cio­na­rias con la nue­va éti­ca sexual, el celi­ba­to opcio­nal, el papel de la mujer en la Igle­sia , la fal­ta de dere­chos y de demo­cra­ti­za­ción inter­na, sus sem­pi­ter­nos cas­ti­gos al medio millar de teó­lo­gos aper­tu­ris­tas, su cen­su­ra a todos los teó­lo­gos de la libe­ra­ción, su des­au­to­ri­za­ción de las comu­ni­da­des cris­tia­nas de base, o el esca­mo­teo de la pede­ras­tia, (como hizo al pro­te­ger al fun­da­dor de los legio­na­rios de Cris­to, Mar­cial Maciel).

Ni que decir pues que no com­par­to ni este ges­to de la jerar­quía ecle­sial cató­li­ca, ni sus for­mas, ya que pasan­do de sus fie­les, ‑ese Pue­blo de Dios con el que se les lle­na la boca‑, e inclu­so de sus pro­pias nor­mas, hacen y des­ha­cen a su anto­jo, deján­do­nos una Igle­sia auto­ri­ta­ria, ale­ja­da de las nece­si­da­des de la gen­te, y con una cul­tu­ra cada vez mas sec­ta­ria y fun­da­men­ta­lis­ta. Así no es de extra­ñar que cada día haya menos adep­tos y se borre mas gen­te en este dila­ta­do, y ya de por si lar­go, invierno ecle­sial.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.