La meteó­ri­ca bea­ti­fi­ca­ción del “San­to Súbi­to”- Luis Ángel Agui­lar Mon­te­ro

Este 1º de mayo, ade­más de las tra­di­cio­na­les mani­fes­ta­cio­nes en defen­sa del vili­pen­dia­do mun­do del tra­ba­jo, con quien se ceban todos los gobier­nos neo­li­be­ra­les, inclui­do el nues­tro, tuvo lugar otro acon­te­ci­mien­to mun­dial y su con­tra corres­pon­dien­te. Por una par­te, la rápi­da bea­ti­fi­ca­ción del lla­ma­do “san­to súbi­to”, el pola­co “Karol Wojty­la”, mas cono­ci­do como el Papa Juan Pablo II , y por otra, la que­ja por la len­ti­tud y blo­queo de la mas que mere­ci­da cano­ni­za­ción del már­tir Oscar Rome­ro, bien lla­ma­do “San Rome­ro de Amé­ri­ca”, por el pue­blo cre­yen­te lati­no­ame­ri­cano que, sin boa­tos ni oro­pe­les, ya le encum­bró con ese títu­lo que su Igle­sia sigue boi­co­tean­do.

Bene­dic­to XVI , el actual papa, ha argüi­do cier­ta «fama de san­ti­dad» de JPII para impo­ner una reduc­ción de los pla­zos esta­ble­ci­dos por el dere­cho canó­ni­co y de una mane­ra meteó­ri­ca ha ace­le­ra­do su pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción has­ta cerrar­lo en un solo sexe­nio. Pero Karol Wojty­la, inde­pen­dien­te­men­te de su vida per­so­nal, como ges­tor de la Igle­sia , ha sido un papa mediá­ti­co, que siem­pre se alió con el poder, que dio la espal­da a los pobres y que trai­cio­nó todos prin­ci­pios aper­tu­ris­tas del Vati­cano II.

Las posi­bles luces de su pon­ti­fi­ca­do –el ter­ce­ro mas lar­go de la his­to­ria con casi 27 años- son esas impre­sio­nan­tes cifras tales como los 129 paí­ses visi­ta­dos, que supo­nen dar 30 veces la vuel­ta al mun­do, las 139 cere­mo­nias de bea­ti­fi­ca­ción y cano­ni­za­ción en las que pro­cla­mó 1.338 bea­tos y 482 san­tos, (la mitad de los que cuen­ta la Igle­sia Cató­li­ca ), las mas de 1000 audien­cias públi­cas, o las 14 encí­cli­cas y los 4 libros publi­ca­dos. Pero yo me pre­gun­to, ¿todo ello, por espec­ta­cu­lar y mediá­ti­co que fue­re, es moti­vo sufi­cien­te para ele­var­lo a los alta­res?

Por­que entre las som­bras, JPII nos dejo un tris­te haber al impo­ner una igle­sia ver­ti­cal, jerár­qui­ca y vin­cu­la­da con el poder, los lob­bies de pre­sión, los mer­ca­dos y la corrup­ción (no olvi­de­mos que fue él quien res­pal­dó y tra­tó de ocul­tar el mayor escán­da­lo finan­cie­ro de la his­to­ria de la Igle­sia : el caso Mar­cin­kus, muy mal lla­ma­do el “ban­que­ro de Dios”).

Otros datos que tam­bién que­da­rán para la his­to­ria serán sus pos­tu­ras reac­cio­na­rias con la nue­va éti­ca sexual, el celi­ba­to opcio­nal, el papel de la mujer en la Igle­sia , la fal­ta de dere­chos y de demo­cra­ti­za­ción inter­na, sus sem­pi­ter­nos cas­ti­gos al medio millar de teó­lo­gos aper­tu­ris­tas, su cen­su­ra a todos los teó­lo­gos de la libe­ra­ción, su des­au­to­ri­za­ción de las comu­ni­da­des cris­tia­nas de base, o el esca­mo­teo de la pede­ras­tia, (como hizo al pro­te­ger al fun­da­dor de los legio­na­rios de Cris­to, Mar­cial Maciel).

Ni que decir pues que no com­par­to ni este ges­to de la jerar­quía ecle­sial cató­li­ca, ni sus for­mas, ya que pasan­do de sus fie­les, ‑ese Pue­blo de Dios con el que se les lle­na la boca‑, e inclu­so de sus pro­pias nor­mas, hacen y des­ha­cen a su anto­jo, deján­do­nos una Igle­sia auto­ri­ta­ria, ale­ja­da de las nece­si­da­des de la gen­te, y con una cul­tu­ra cada vez mas sec­ta­ria y fun­da­men­ta­lis­ta. Así no es de extra­ñar que cada día haya menos adep­tos y se borre mas gen­te en este dila­ta­do, y ya de por si lar­go, invierno ecle­sial.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *