El últi­mo mono vas­co

Vivió en los bos­ques de Gipuz­koa en el Pleis­to­ceno y, pro­ba­ble­men­te, fue la pre­sa de un ave rapaz que lo devo­ró. Era uno de los últi­mos monos que habi­ta­ron en Euro­pa antes de su extin­ción. Más de cien mil años des­pués, un gru­po de arqueó­lo­gos vas­cos ha des­cu­bier­to sus res­tos en Arra­sa­te.

DONOSTIA. El hallaz­go rea­li­za­do en la cue­va de Lezetxi­ki duran­te una de las últi­mas cam­pa­ñas de exca­va­cio­nes que diri­ge el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y miem­bro de la Socie­dad de Cien­cias Aran­za­di, Álva­ro Arri­za­ba­la­ga, aca­ba de ser publi­ca­do en la pres­ti­gio­sa revis­ta cien­tí­fi­ca «Jour­nal of Human Evo­lu­tion», la de mayor impac­to y pres­ti­gio en el ámbi­to de la antro­po­lo­gía.

Lezetxi­ki es cono­ci­da inter­na­cio­nal­men­te por ser una de las pocas gru­tas en las que se han loca­li­za­do res­tos huma­nos fósi­les, en con­cre­to dos dien­tes nean­der­ta­les, y un húme­ro de una mujer atri­bui­do a una espe­cie ante­rior, deno­mi­na­da «homo hei­del­ber­gen­sis».

Fósi­les de osos de las caver­nas, bison­tes, cabras mon­te­sas, cor­zos y cier­vos son otros de los hallaz­gos que cada verano tie­nen lugar en esta cue­va en la que, en nin­gún caso, los arqueó­lo­gos espe­ra­ban encon­trar res­tos de otros pri­ma­tes que no fue­ran huma­nos.

Sin embar­go, uno de los últi­mos mues­treos reser­va­ba una sor­pre­sa a los inves­ti­ga­do­res, que con­tem­pla­ron per­ple­jos cómo el sub­sue­lo de la gru­ta deja­ba al des­cu­bier­to un pie­za extra­or­di­na­ria. Un hue­so que, en un pri­mer momen­to, les cos­tó iden­ti­fi­car: el frag­men­to de la man­dí­bu­la infe­rior de un mono, que con­ser­va­ba aún varias pie­zas den­ta­rias.

Tras unas horas de dis­qui­si­cio­nes, los arqueó­lo­gos con­fir­ma­ron sus pri­me­ras sos­pe­chas; el fósil per­te­ne­cía a un «maca­co de ber­be­ría» (Maca­ca Syl­va­nus), más cono­ci­do en Espa­ña como «mono de Gibral­tar», don­de una colo­nia de estos pri­ma­tes aún sobre­vi­ve en liber­tad tras ser rein­tro­du­ci­dos duran­te la ocu­pa­ción musul­ma­na.

Según ha expli­ca­do a Efe el direc­tor de las exca­va­cio­nes, Álva­ro Arri­za­ba­la­ga, antes del hallaz­go de Lezetxi­ki se creía que en esa épo­ca ya no vivían maca­cos tan al nor­te, por lo que éste simio debió de ser «uno de los últi­mos monos que habi­ta­ron en Euro­pa y el más moderno recu­pe­ra­do has­ta el momen­to en la penín­su­la».

Fue, pre­ci­sa Arri­za­ba­la­ga, en un momen­to situa­do «entre el final del Pleis­to­ceno Medio y el prin­ci­pio del Pleis­to­ceno Supe­rior», en el que no se sabe si nues­tro mono con­vi­vió con «los más anti­guos nean­der­ta­les o con los últi­mos hei­del­ber­gen­sis».

El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co ha expli­ca­do que, des­de el pun­to de vis­ta paleon­to­ló­gi­co, el mono de Lezetxi­ki es un hallaz­go «impor­tan­te», por­que «da una indi­ca­ción cli­má­ti­ca más bien tem­pla­da» para la zona Can­tá­bri­ca duran­te este perío­do que se creía más frío y con un pai­sa­je un tan­to dife­ren­te a lo espe­ra­do.

Todo esto resul­ta «un poco cho­can­te», acla­ra el exper­to, por­que demues­tra que duran­te todo el año habría ali­men­to vege­tal sufi­cien­te para que los maca­cos pudie­ran comer sin morir de ham­bre, y que el cli­ma era más cáli­do de lo que se creía y bas­tan­te pare­ci­do al de hoy en día.

Ha recor­da­do, en este sen­ti­do, que en la actua­li­dad en la loca­li­dad fran­ce­sa de Poi­tiers exis­te un par­que temá­ti­co deno­mi­na­do «el Valle de los Simios», don­de se han rein­tro­du­ci­do una trein­te­na de gru­pos de pri­ma­tes, entre los que hay maca­cos de ber­be­ría que se ali­men­tan de los bro­tes de roble que cre­cen de for­ma natu­ral en ese lugar.

Arri­za­ba­la­ga opi­na que una situa­ción pare­ci­da pudo dar­se en el nor­te de la penín­su­la en aquel momen­to, vis­to que en el valle fran­cés «se han adap­ta­do per­fec­ta­men­te».

Cueva de Lezetxiki

Cue­va de Lezetxi­ki (aran​za​di​-zien​tziak​.org)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *