Defi­nir posi­cio­nes sobre Libia en el con­tex­to de la lucha anti impe­ria­lis­ta – Ernes­to Mar­tín

La agre­sión impe­ria­lis­ta por poten­cias occi­den­ta­les en Libia no sólo hay que enmar­car­la en el sen­ti­do clá­si­co colo­nial del con­trol de recur­sos ener­gé­ti­cos. A cor­to pla­zo, poten­cias agre­so­ras como Fran­cia, Ita­lia y Espa­ña tenían acuer­dos satis­fac­to­rios para obte­ner petró­leo libio. Aun­que una vez des­es­ta­bi­li­za­da la situa­ción del país, apos­ta­ron por una caí­da rápi­da del “régi­men de Gada­fi” y se apre­su­ra­ron no sólo a garan­ti­zar en el futu­ro inme­dia­to su sumi­nis­tro habi­tual de petró­leo vía los “rebel­des”, sino a mejo­rar su influen­cia en el país, siem­pre limi­ta­da con regí­me­nes de tra­di­ción inde­pen­dien­te y anti­co­lo­nial.

Hay que tener en cuen­ta en el “con­flic­to libio” el jue­go de influen­cias cru­za­das y con­tra­dic­to­rias entre poten­cias, inclu­so en el seno mis­mo del cam­po impe­ria­lis­ta occi­den­tal.

Con res­pec­to a esto, el aspec­to que habría que remar­car es la ten­den­cia a la des­es­ta­bi­li­za­ción per­ma­nen­te que han ele­gi­do los EEUU allí don­de su pre­sen­cia sea menor, no ya sólo en tér­mi­nos abso­lu­tos, sino en rela­ción con otras poten­cias. Y efec­ti­va­men­te, aquí no nos refe­ri­mos sólo a dife­ren­cias con Rusia o Chi­na; tam­bién, a las que cre­cien­te­men­te EEUU tie­ne con los inten­tos his­tó­ri­cos por for­jar un blo­que euro­peo con polí­ti­cas eco­nó­mi­ca, diplo­má­ti­ca y de defen­sa autó­no­mas con res­pec­to a los yan­quis. No es casual que Ale­ma­nia – la úni­ca que podría lide­rar dicho blo­que- sea la que haya teni­do más en cuen­ta dicho aspec­to estra­té­gi­co.

Den­tro de este capí­tu­lo, EEUU pre­fie­re un con­flic­to pro­lon­ga­do des­es­ta­bi­li­za­dor en Libia que una pron­ta reso­lu­ción que no fre­ne la pér­di­da de influen­cia y de hege­mo­nía en el cua­dro geo­es­tra­té­gi­co mun­dial; cosa que, por ejem­plo, a los fran­ce­ses les vie­ne muy mal. Éstos entra­ron rápi­da­men­te en esce­na (en fran­ca des­leal­tad con su socio ale­mán) para pro­ta­go­ni­zar y lide­rar una inter­ven­ción que no que­rían que siguie­ra el “pro­to­co­lo y direc­ción yan­quis” (aun­que nece­si­tan­do a éstos, sobre todo, si el con­flic­to se pro­lon­ga; un con­flic­to, que, en bue­na medi­da, éstos habían azu­za­do). Pero los esta­dou­ni­den­ses no están por la labor de apo­yar con­se­cuen­te­men­te una inter­ven­ción que no vaya, como deci­mos, en una direc­ción cla­ra de recu­pe­rar su hege­mo­nía en deca­den­cia.

Final­men­te, aun­que no por ello deje­mos de pen­sar que aho­ra es la cues­tión polí­ti­ca más impor­tan­te a tener en cuen­ta por el movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta occi­den­tal, trae­mos a cola­ción el siguien­te fac­tor expli­ca­ti­vo de la gue­rra en Libia: la agre­sión occi­den­tal en este país habría que enmar­car­la en el inte­rés his­tó­ri­co-glo­bal – y com­par­ti­do (aho­ra sí) sin fisu­ras por el con­jun­to de poten­cias occi­den­ta­les – por dar con­ti­nui­dad a la ola reac­cio­na­ria mun­dial diri­gi­da con­tra el movi­mien­to socia­lis­ta e anti­co­lo­nial que en el siglo pasa­do supu­so una ame­na­za mayor con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal.

En este sen­ti­do, la agre­sión al “régi­men de Gada­fi” lo es por lo que de ejem­plo y sim­bo­lo­gía anti­im­pe­ria­lis­tas sig­ni­fi­ca his­tó­ri­ca­men­te. Y esto, más allá de la situa­ción inter­na socio-polí­ti­ca del país y más allá tam­bién de las con­ce­sio­nes y acuer­dos con­cre­tos con las mul­ti­na­cio­na­les que el régi­men haya que­ri­do o se haya vis­to obli­ga­do a tomar. La para­fer­na­lia de calum­nias y pro­vo­ca­cio­nes into­xi­ca­do­ras con­tra el régi­men de Libia ha sido fabri­ca­da en los mis­mos “labo­ra­to­rios” y por los mis­mos “alqui­mis­tas” que la que acom­pa­ñó la ola reac­cio­na­ria des­ata­da con­tra el cam­po de paí­ses socia­lis­tas. La agre­sión con­tra Libia se cons­ti­tui­rá por ello en un esla­bón más de la agre­sión con­tra todo lo que supon­ga anti­co­lo­nia­lis­mo his­tó­ri­co y res­pon­de a la mis­ma pre­ten­sión del sis­te­ma capi­ta­lis­ta e impe­ria­lis­ta mun­dial de recu­pe­rar el terreno per­di­do en la con­fron­ta­ción con el Movi­mien­to Anti­co­lo­nial desa­rro­lla­do en el siglo XX e impul­sa­do por la exis­ten­cia de un cam­po socia­lis­ta fuer­te. Así lo han vis­to des­de el prin­ci­pio Vene­zue­la y Cuba, y, en gene­ral, todos los paí­ses que pre­ten­den un desa­rro­llo inde­pen­dien­te de los dic­ta­dos impe­ria­les.

ACERCA DE NUESTRA PARTICULAR RESPONSABILIDAD ANTIIMPERIALISTA

Habría que recor­dar que la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta que nos incum­be, hay que enten­der­la des­de la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de estar en las metró­po­lis de los paí­ses en pri­mer lugar res­pon­sa­bles de los pro­pios lími­tes a los que se enfren­tan los movi­mien­tos de libe­ra­ción de la peri­fe­ria del sis­te­ma.

Esto impli­ca que, ante cual­quier agre­sión de nues­tros esta­dos que uti­li­ce pro­ble­má­ti­cas inter­nas e inclu­so aspi­ra­cio­nes legí­ti­mas polí­ti­co-socia­les en paí­ses enfren­ta­dos his­tó­ri­ca­men­te al con­trol (neo)colonial, nues­tra labor prin­ci­pal, des­de el fren­te de bata­lla anti­im­pe­ria­lis­ta en el que nos encon­tra­mos (en el cora­zón de los paí­ses domi­nan­tes), es con­tra­rres­tar en la medi­da de nues­tras posi­bi­li­da­des mili­tan­tes, y sin “ni-ni” que val­gan, esa agre­sión impe­ria­lis­ta. Por­que en la medi­da en que debi­li­te­mos y ais­le­mos a los impe­ria­lis­tas, no sólo los paí­ses de la peri­fe­ria del sis­te­ma ten­drán menos obs­tácu­los para desa­rro­llar sus pro­ce­sos libe­ra­do­res (en pri­mer lugar, con res­pec­to al impe­ria­lis­mo), sino que faci­li­ta­re­mos la pro­pia diná­mi­ca de lucha en esos paí­ses por pro­fun­di­zar el aspec­to de libe­ra­ción polí­ti­co-social de sus pro­ce­sos en una pers­pec­ti­va socia­lis­ta.

Estre­cha­men­te rela­cio­na­do con lo ante­rior, nues­tra soli­da­ri­dad con las pos­tu­ras más avan­za­das en dichos pro­ce­sos, nues­tra crí­ti­ca a los limi­tes inter­nos que sur­jan en ellos – que esta­mos obli­ga­dos a hacer, con más legi­ti­mi­dad si cabe en la medi­da en que desa­rro­lle­mos nues­tras tareas anti­im­pe­ria­lis­tas en el cen­tro mis­mo del mons­truo – deben ser cana­li­za­das en un plano de dis­cu­sión y deba­te y en un tiem­po dife­ren­tes.

En cual­quier caso, esas crí­ti­cas nues­tras no pue­den con­tri­buir a for­ta­le­cer y legi­ti­mar de hecho al impe­ria­lis­mo, que es nues­tro enemi­go común y prin­ci­pal; y cuyo debi­li­ta­mien­to, aquí mis­mo, en la “inme­dia­cio­nes” de sus cuar­te­les gene­ra­les es nues­tra bata­lla prin­ci­pal, por la razón ya adu­ci­da de que, en ulti­ma ins­tan­cia, es la fuen­te pri­me­ra de los lími­tes inter­nos, de los erro­res y de las des­via­cio­nes con que se enfren­tan los pro­ce­sos de libe­ra­ción social en la peri­fe­ria del sis­te­ma.

No pode­mos dejar de mani­fes­tar nues­tra crí­ti­ca a la acti­tud de fuer­zas pro­gre­sis­tas occi­den­ta­les por haber mane­ja­do infor­ma­cio­nes sin con­tras­tar uti­li­za­das e inven­ta­das por las agen­cias del enemi­go impe­ria­lis­ta para legi­ti­mar su agre­sión neo­co­lo­nial.

Se ha caí­do en lo mis­mo que duran­te la déca­da de los 90 con­tra los paí­ses del Este euro­peo (Timi­soa­ra, en Ruma­nía, etc.). Con­tras­ta con el nin­gu­neo y des­pre­cio que bue­na par­te de esas per­so­nas y gru­pos han teni­do con res­pec­to a infor­ma­cio­nes sobre el esta­do real de la situa­ción social en Libia; una infor­ma­ción sobre la situa­ción real en Libia, que aún más habría que valo­rar si se tie­ne en cuen­ta la agre­sión his­tó­ri­ca que ese país ha sufri­do.

Debe­mos adver­tir la fal­ta de con­se­cuen­cia en la lógi­ca argu­men­tal emplea­da en la crí­ti­ca feroz que aho­ra han des­ata­do con­tra el “régi­men de Gada­fi” situán­do­lo, en muchos casos, en el mis­mo ban­do impe­ria­lis­ta que está ata­can­do al …”régi­men de Gada­fi”.

Se sien­ta un pre­ce­den­te peli­gro­so: ¿no hay, por ejem­plo, empre­sas mul­ti­na­cio­na­les en paí­ses del cam­po del Alba en Amé­ri­ca Lati­na? ¿No hay decla­ra­cio­nes de amis­tad per­so­nal entre líde­res de pro­ce­sos anti­im­pe­ria­lis­tas allí y repre­sen­tan­tes de paí­ses del cam­po impe­ria­lis­ta aquí que nos pro­du­cen desa­zón? ¿No hay movi­mien­tos diplo­má­ti­cos y actua­cio­nes con­tra lucha­do­res anti­im­pe­ria­lis­tas, de la par­te de gobier­nos de paí­ses a los que mos­tra­mos nues­tra sim­pa­tía y soli­da­ri­dad anti­im­pe­ria­lis­ta, que nos pro­du­cen más que desa­zón? ¿Espe­ra­rán esos “ni-ni” para uti­li­zar estos datos – que ava­la­rían “com­pli­ci­dad con el impe­ria­lis­mo” – a que hayan mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras como las que se han dado en Vene­zue­la en con­tex­tos gol­pis­tas o inclu­so las que se die­ron en emba­ja­das de La Haba­na para salir de la isla y “via­jar al mun­do libre”; espe­ra­rán, deci­mos, a uti­li­zar enton­ces esa muni­ción para “acom­ple­jar­nos” y des­mo­vi­li­zar­nos ante even­tua­les ope­ra­cio­nes impe­ria­les “libe­ra­do­ras”? ¿Ten­dre­mos que pen­sar que no se han mos­tra­do tan fero­ces fren­te a acti­tu­des pare­ci­das en esos paí­ses por­que toda­vía apo­yar a pro­ce­sos como los que se dan en Vene­zue­la y en Cuba brin­da “pedi­grí pro­gre­sis­ta” (y espe­re­mos que sea así siem­pre) al menos entre una amplia mili­tan­cia de izquier­das?

Tam­po­co pue­de pasar­se por alto que, sobre una deter­mi­na­da pro­ble­má­ti­ca socio-polí­ti­ca en Libia, se ha encum­bra­do una direc­ción polí­ti­ca a suel­do de los impe­ria­lis­tas, que lejos de pare­cer­se a un movi­mien­to de libe­ra­ción anti­co­lo­nial, como el que, por ejem­plo, lide­ró en su día el pro­pio coro­nel Gada­fi, tie­ne ya muchos pun­tos comu­nes con la “con­tra” cri­mi­nal anti­san­di­nis­ta nica­ra­güen­se.

.* El aná­li­sis que les pre­sen­to no cons­ti­tu­ye una decla­ra­ción sobre la gue­rra de Libia del Colec­ti­vo Cadiz­Re­bel­de (www​.cadiz​re​bel​de​.org) sino la opi­nión de un miem­bro de dicho Colec­ti­vo (Ernes­to Mar­tín) que será deba­ti­da para redac­tar un mani­fies­to defi­ni­ti­vo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *