Com­pren­der la gue­rra de Libia (2÷3) – Michel Collon

¿Cuá­les son los ver­da­de­ros obje­ti­vos de EE UU? En este pun­to de nues­tra refle­xión, varios indi­cios per­mi­ten ya des­car­tar defi­ni­ti­va­men­te la tesis de la gue­rra huma­ni­ta­ria o de la reac­ción impul­si­va ante los acon­te­ci­mien­tos. Si Washing­ton y París han deli­be­ra­da­men­te recha­za­do toda nego­cia­ción, si han esta­do “for­jan­do” des­de hace tiem­po la opo­si­ción libia y pre­pa­ra­do esce­na­rios deta­lla­dos de inter­ven­ción, si los por­ta­vio­nes esta­ban pre­pa­ra­dos des­de hacía tiem­po, lis­tos para inter­ve­nir (como lo ha con­fir­ma­do el almi­ran­te Gary Roughead, jefe de la US Navy: “ Nues­tras fuer­zas ya esta­ban posi­cio­na­das fren­te a Libia”, Washing­ton, 23 de mar­zo), fuer­za es pen­sar que esta gue­rra no se deci­dió en el últi­mo momen­to como reac­ción a súbi­tos acon­te­ci­mien­tos, sino que esta­ba pla­ni­fi­ca­da. Por­que esta gue­rra per­si­gue unos obje­ti­vos que sobre­pa­san muy de lejos la per­so­na de Gad­da­fi. ¿Cuá­les?

(Véa­se la par­te 1ª: Los obje­ti­vos de EE UU van más allá del petró­leo)

En esta gue­rra con­tra Libia, Washing­ton per­si­gue varios obje­ti­vos a la vez: 1. Con­tro­lar el petró­leo. 2. Ase­gu­rar a Israel. 3. Impe­dir la libe­ra­ción del mun­do ára­be. 4. Impe­dir la uni­dad afri­ca­na. 5. Ins­ta­lar la OTAN como gen­dar­me de África.

¿Pare­cen muchos obje­ti­vos? Sí. Exac­ta­men­te igual que en las gue­rras pre­ce­den­tes: Iraq, Yugos­la­via, Afga­nis­tán. Una gue­rra de este tipo, efec­ti­va­men­te, cues­ta mucho y supo­ne ries­gos impor­tan­tes para la ima­gen de EE UU sobre todo si no logran ganar­la. Si Oba­ma des­en­ca­de­na una gue­rra así, es por­que espe­ra obte­ner impor­tan­tes ganancias.

Obje­ti­vo nº 1: Con­tro­lar todo el petróleo

Algu­nos dicen que esta vez no es una gue­rra por el petró­leo por­que las can­ti­da­des libias serían mar­gi­na­les en la pro­duc­ción mun­dial y que, de todas mane­ras, Gad­da­fi ya ven­día su petró­leo a los euro­peos. Pero esta gen­te no entien­de en qué con­sis­te la “gue­rra mun­dial del petróleo”…

Con el agra­van­te de la cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo, las gran­des poten­cias eco­nó­mi­cas están meti­das en una pelea cada vez más encar­ni­za­da. En este jue­go de sillas las pla­zas son caras. Para garan­ti­zar una silla a sus mul­ti­na­cio­na­les, cada poten­cia debe batir­se en todos los fren­tes: con­quis­tar mer­ca­dos, con­quis­tar zonas de mano de obra ren­ta­ble, obte­ner gran­des con­tra­tos públi­cos y pri­va­dos, ase­gu­rar­se mono­po­lios comer­cia­les, con­tro­lar a Esta­dos que les con­ce­dan ven­ta­jas… Y sobre todo, ase­gu­rar­se el domi­nio de las mate­rias pri­mas codi­cia­das. Y ante todo, del petróleo.

En el año 2000, al ana­li­zar las gue­rras que iban a venir, en nues­tro libro Mono­poly, escri­bía­mos: “Quien quie­ra diri­gir el mun­do debe con­tro­lar el petró­leo. Todo el petró­leo. Don­de quie­ra que esté.” Si eres una gran poten­cia, no te bas­ta con ase­gu­rar tu pro­pio apro­vi­sio­na­mien­to de petró­leo. Cada vez que­rrás más, que­rrás lo máxi­mo. No sólo por los enor­mes bene­fi­cios, sino por­que ase­gu­rán­do­te un mono­po­lio, esta­rás en con­di­cio­nes de pri­var de él a tus riva­les moles­tos y some­ter­los a tus con­di­cio­nes. Ten­drás el arma abso­lu­ta. ¿Chan­ta­je? Sí.

Des­de 1945, EE UU ha hecho todo por ase­gu­rar­se este mono­po­lio sobre el petró­leo. Un país enemi­go como Japón, por ejem­plo, depen­día al 95% de EE UU en su apro­vi­sio­na­mien­to de ener­gía. Con lo que garan­ti­zar su obe­dien­cia. Pero las rela­cio­nes de fuer­za cam­bian, el mun­do se hace mul­ti­po­lar y EE UU se enfren­ta a la subi­da de Chi­na, a la recu­pe­ra­ción de Rusia, a la emer­gen­cia de Bra­sil y otros paí­ses del Sur. El mono­po­lio se hace cada vez más difí­cil de man­te­ner. ¿Que el petró­leo libio repre­sen­ta sola­men­te el 1% o el 2% de la pro­duc­ción mun­dial? De acuer­do, pero es el de mejor cali­dad, de más fácil extrac­ción y por tan­to muy ren­ta­ble. Y sobre todo está muy cer­ca de Ita­lia, de Fran­cia y de Ale­ma­nia. Impor­tar petró­leo de Orien­te Medio, de Áfri­ca negra o de Amé­ri­ca lati­na sale a un cos­te mucho mayor. Sí que hay pues gue­rra por el oro negro libio. Y más para un país como Fran­cia tan com­pro­me­ti­do en un pro­gra­ma nuclear cada vez con más riesgos.

En este con­tex­to hay que recor­dar dos cosas: 1. Gad­da­fi desea­ba subir la par­ti­ci­pa­ción del Esta­do libio en el petró­leo del 30% al 51%. El 2 de mar­zo últi­mo, Gad­da­fi se que­ja­ba de que la pro­duc­ción petro­le­ra de su país esta­ba en su nivel más bajo. Ame­na­zó con sus­ti­tuir las fir­mas occi­den­ta­les que habían deja­do Libia por socie­da­des chi­nas, rusas e indias. ¿Coin­ci­den­cia? Cada vez que un país afri­cano se vuel­ve hacia Chi­na, ya tie­ne problemas.

Otro indi­cio: Alí Zei­dan, el hom­bre que lar­gó lo de los “seis mil muer­tos civi­les”, víc­ti­mas de los bom­bar­deos de Gad­da­fi, este hom­bre que es tam­bién por­ta­voz del famo­so CNL, el gobierno de opo­si­ción, reco­no­ci­do por Fran­cia. Pues bien, en este pun­to, Alí Zei­dan decla­ró que “los con­tra­tos fir­ma­dos serán res­pe­ta­dos”, pero que el futu­ro poder ¡“ten­drá en cuen­ta a las nacio­nes que nos han ayu­da­do”! Se tra­ta pues cier­ta­men­te de una gue­rra del petró­leo. Pero no se desa­rro­lla úni­ca­men­te en Libia…

¿Por qué estas riva­li­da­des EE UU – Fran­cia – Alemania?

Si la gue­rra con­tra libia es jus­ta y huma­ni­ta­ria, no se com­pren­de por qué los que la hacen se pelean entre ellos. ¿Por qué Sar­kozy se pre­ci­pi­tó por ser el pri­me­ro en dis­pa­rar? ¿Por qué se cabreó cuan­do la OTAN qui­so lle­var el con­trol de las ope­ra­cio­nes? Su argu­men­to “La OTAN es impo­pu­lar en los paí­ses ára­bes”, no se tie­ne en pie. ¡Como si él, Sar­kozy, fue­ra tan popu­lar des­pués de haber pro­te­gi­do, como lo ha hecho, a Israel y a Ben Alí!

¿Por qué Ale­ma­nia e Ita­lia se mos­tra­ron tan reti­cen­tes ante esta gue­rra? ¿Por qué el minis­tro Frat­ti­ni decla­ró al prin­ci­pio que hacía fal­ta “defen­der la sobe­ra­nía y la inte­gri­dad terri­to­rial de Libia” y que “Euro­pa no debe­ría expor­tar la demo­cra­cia a Libia”[1]? ¿Sim­ples diver­gen­cias sobre la efi­ca­cia huma­ni­ta­ria? No, se tra­ta aquí tam­bién de intere­ses eco­nó­mi­cos. En una Euro­pa enfren­ta­da a una cri­sis, las riva­li­da­des son cada vez mayo­res tam­bién. Aun hace unos meses des­fi­la­ban todos a Trí­po­li para abra­zar a Gad­da­fi y embol­sar­se los bue­nos con­tra­tos libios. Los que los obte­nían, no tenían nin­gún inte­rés en derro­car­lo. Los que no, sí tenían inte­rés en ello. ¿Quién era el pri­mer clien­te del petró­leo libio? Ita­lia. ¿El segun­do? Ale­ma­nia. Con­ti­nue­mos con las inver­sio­nes y las expor­ta­cio­nes de las poten­cias euro­peas… ¿Quién había con­se­gui­do la mayo­ría de con­tra­tos en Libia? Ita­lia. ¿Núme­ro dos? Alemania.

Era la fir­ma ale­ma­na BASF la que había lle­ga­do a ser la prin­ci­pal pro­duc­to­ra de petró­leo en Libia con una inver­sión de dos mil millo­nes de euros. Era la fir­ma DEA, filial del gigan­te del agua RWE, la que obtu­vo más de 40 000 kiló­me­tros cua­dra­dos de yaci­mien­tos de petró­leo y de gas. Era la fir­ma ale­ma­na Sie­mens la que juga­ba el papel más impor­tan­te en las enor­mes inver­sio­nes del gigan­tes­co pro­yec­to “Great Man Made River”, el mayor pro­yec­to de irri­ga­ción del mun­do, una red de tube­rías para lle­var el agua des­de los acuí­fe­ros de Nubia has­ta el desier­to del Sáha­ra. Más de 1300 pozos, a menu­do a más de 500 metros de pro­fun­di­dad, que una vez ter­mi­na­dos, sumi­nis­tra­rían cada día 6,5 millo­nes de metros cúbi­cos de agua a Trí­po­li, Bengha­zi, Sir­te y otras ciudades[2].

¡25 mil millo­nes de dóla­res que atraían algu­nas codi­cias! Ade­más de esto, Libia con sus petro­dó­la­res se había embar­ca­do en un ambi­cio­so pro­gra­ma para reno­var sus infra­es­truc­tu­ras, cons­truir escue­las y hos­pi­ta­les y para indus­tria­li­zar el país.

Apro­ve­chán­do­se de su poten­cial eco­nó­mi­co, Ale­ma­nia se había aso­cia­do con socios pri­vi­le­gia­dos de Libia, Ara­bia Sau­di­ta y los paí­ses del Gol­fo ará­bi­go. No tenía pues nin­gún inte­rés en man­char su ima­gen en el mun­do ára­be. En cuan­to a Ita­lia, hay que recor­dar que colo­ni­zó Libia con una bru­ta­li­dad inau­di­ta apo­yán­do­se en las tri­bus del oes­te con­tra las del este. Aho­ra, con la media­ción de Ber­lus­co­ni, las socie­da­des ita­lia­nas obtu­vie­ron muy bue­nos con­tra­tos. Tie­nen pues mucho que per­der. Al con­tra­rio, Fran­cia e Ingla­te­rra, que nun­ca habían logra­do bue­nos tro­zos del pas­tel, se ponen a la ofen­si­va para lograr su par­te en este pas­tel. Y la gue­rra de Libia es sen­ci­lla­men­te la pro­lon­ga­ción de la bata­lla eco­nó­mi­ca por otros medios. El mun­do capi­ta­lis­ta, deci­di­da­men­te, no es muy bello.

La riva­li­dad eco­nó­mi­ca se tra­du­ce en tér­mi­nos mili­ta­res. En una Euro­pa en cri­sis y domi­na­da por una Ale­ma­nia de altos ren­di­mien­tos (gra­cias sobre todo a su polí­ti­ca de bajos sala­rios), Fran­cia rom­pe sus alian­zas y se vuel­ve hacia Ingla­te­rra para inten­tar reequi­li­brar la situa­ción. París y Lon­dres tie­nen más medios mili­ta­res que Ber­lín e inten­tan jugar esta car­ta para con­tra­rres­tar su debi­li­dad económica.

Obje­ti­vo nº 2: Ase­gu­rar a Israel

En el Orien­te Medio, todo está liga­do. Como nos expli­ca Noam Choms­ki en una entre­vis­ta [3]: “A par­tir de 1967, el gobierno de EE UU vie­ne con­si­de­ran­do a Israel como una inver­sión estra­té­gi­ca. Como un dis­tri­to poli­cial encar­ga­do de pro­te­ger a las dic­ta­du­ras ára­bes pro­duc­to­ras de petró­leo”. Israel es el poli del Orien­te Medio.

Sólo que el nue­vo pro­ble­ma para Washing­ton es que los nume­ro­sos crí­me­nes come­ti­dos por Israel (Líbano, Gaza, Flo­ti­lla huma­ni­ta­ria,…) lo aís­lan cada vez más. Los pue­blos ára­bes recla­man el fin de este colo­nia­lis­mo. De repen­te, es el “poli” el que nece­si­ta ser pro­te­gi­do. Israel no pue­de sobre­vi­vir sin un entorno de dic­ta­du­ras ára­bes que no ten­gan en abso­lu­to en cuen­ta la volun­tad de sus pue­blos de ser soli­da­rios con los pales­ti­nos. Por eso Washing­ton pro­te­gía a Muba­rack y a Ben Alí, y segui­rá pro­te­gien­do a otros dictadores.

EE UU teme “per­der” Túnez y Egip­to en los pró­xi­mos años. Lo que cam­bia­ría la rela­ción de fuer­zas en la región. Des­pués de la gue­rra con­tra Iraq en 2003, que era ade­más una adver­ten­cia y una inti­mi­da­ción para los otros diri­gen­tes ára­bes, Gad­da­fi se sin­tió ame­na­za­do. Y enton­ces empe­zó a mul­ti­pli­car las con­ce­sio­nes, a menu­do exa­ge­ra­das, a las poten­cias occi­den­ta­les y a su neo­li­be­ra­lis­mo. Lo que le había debi­li­ta­do en el plano inte­rior de las resis­ten­cias socia­les. Cuan­do se cede al FMI, se hace daño a la pobla­ción. Pero si maña­na Túnez o Egip­to vira­sen a la izquier­da, Gad­da­fi podría recon­si­de­rar sus con­ce­sio­nes. Un eje de resis­ten­cia El Cai­ro – Trí­po­li – Túnez, hacien­do fren­te a EE UU y deci­di­do a hacer ple­gar­se a Israel, sería una pesa­di­lla para Washing­ton. Hacer caer a Gad­da­fi es pues una prevención.

Obje­ti­vo nº 3: Obs­ta­cu­li­zar la libe­ra­ción del mun­do árabe

¿Quién domi­na hoy sobre el con­jun­to del mun­do ára­be, su eco­no­mía, sus recur­sos y su petró­leo? No los pue­blos ára­bes, ya se sabe. Pero tam­po­co los dic­ta­do­res del lugar. Sí, ellos ocu­pan la esce­na, pero los ver­da­de­ros amos están detrás de la escena.

Son las mul­ti­na­cio­na­les de EE UU y euro­peas las que deci­den lo que hay que pro­du­cir o no en estos paí­ses, qué sala­rios hay que pagar, a quién apro­ve­cha­rán los bene­fi­cios del petró­leo y qué diri­gen­tes se les impon­drán. Son las mul­ti­na­cio­na­les las que enri­que­cen a sus accio­nis­tas a cos­ta de las pobla­cio­nes árabes.

Impo­ner a tira­nos al con­jun­to del mun­do ára­be tie­ne con­se­cuen­cias muy gra­ves: el petró­leo, pero tam­bién los otros recur­sos natu­ra­les que sir­ven sola­men­te al bene­fi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les, no a diver­si­fi­car la eco­no­mía local o a crear empleos. Ade­más, las mul­ti­na­cio­na­les mar­can bajos sala­rios para el turis­mo, las peque­ñas indus­trias y los ser­vi­cios en subcontratas.

De repen­te las eco­no­mías se hacen depen­dien­tes, des­equi­li­bra­das y ya no res­pon­den a las nece­si­da­des de los pue­blos. En los años que vie­nen, se va a agra­var el paro por­que el 35% de los ára­bes tie­ne menos de 15 años. Los dic­ta­do­res son emplea­dos de las mul­ti­na­cio­na­les, son los encar­ga­dos de ase­gu­rar­les los bene­fi­cios y rom­per la con­tes­ta­ción. Los dic­ta­do­res tie­nen como rol impe­dir la jus­ti­cia social.

Tres­cien­tos millo­nes de ára­bes dis­tri­bui­dos en vein­te paí­ses, pero con­si­de­rán­do­se a jus­to títu­lo, una sola nación, se encuen­tran pues ante una elec­ción deci­si­va: ¿acep­tar el man­te­ni­mien­to de este colo­nia­lis­mo o hacer­se inde­pen­dien­tes toman­do un nue­vo rum­bo? Todo el mun­do alre­de­dor está en ple­na trans­for­ma­ción: Chi­na, Bra­sil y otros paí­ses se eman­ci­pan polí­ti­ca­men­te, lo que les per­mi­te pro­gre­sar eco­nó­mi­ca­men­te. El mun­do ára­be ¿va a que­dar­se atrás? ¿Segui­rá sien­do una depen­den­cia de EE UU y de Euro­pa, un arma que estos uti­li­zan con­tra las otras nacio­nes en la gran bata­lla eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca inter­na­cio­nal? ¿O bien, sona­rá al fin para ellos la hora de la liberación?

Esta idea ate­rro­ri­za a los estra­te­gas de Washing­ton. Si el mun­do ára­be y el petró­leo se les van de las manos, se les aca­bó el domino del pla­ne­ta. Por­que EE UU, una poten­cia en decli­ve eco­nó­mi­co y polí­ti­co, está cada vez más con­tes­ta­do: por Ale­ma­nia, por Rusia, por Amé­ri­ca lati­na y por Chi­na. Ade­más, nume­ro­sos paí­ses del Sur aspi­ran a esta­ble­cer rela­cio­nes Sur – Sur, más ven­ta­jo­sas que la depen­den­cia de EE UU.

Cada vez le cues­ta más man­te­ner­se como la mayor poten­cia mun­dial, capaz de rapi­ñar a nacio­nes ente­ras y de lle­var la gue­rra por todos los sitios a don­de deci­da lle­var­la. Repi­tá­mos­lo: si maña­na el mun­do ára­be se une y se libe­ra, si EE UU pier­de el arma del petró­leo, no será más que una poten­cia de segun­do orden en un mun­do mul­ti­po­lar. Pero eso será tam­bién un gran pro­gre­so para la huma­ni­dad: las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les toma­rán un nue­vo rum­bo y los pue­blos del Sur podrán por fin deci­dir su pro­pio des­tino y ter­mi­nar con la pobreza.

Aque­llos para quie­nes la demo­cra­cia es peligrosa

Las poten­cias colo­nia­les o neo­co­lo­nia­les de ayer nos juran que han cam­bia­do. Des­pués de haber finan­cia­do, arma­do, acon­se­ja­do y pro­te­gi­do a Ben Alí y a Muba­rak y com­pa­ñía, he aquí que EE UU, Fran­cia y otros nos inun­dan con decla­ra­cio­nes con­mo­ve­do­ras. Como Hillary Clin­ton: “Noso­tros apo­ya­mos la aspi­ra­ción de los pue­blos ára­bes a la democracia”.

Men­ti­ra total. EE UU y sus alia­dos no quie­ren en abso­lu­to una demo­cra­cia ára­be, no quie­ren en abso­lu­to que los ára­bes pue­dan deci­dir sobre su petró­leo y demás rique­zas. Han hecho todo para fre­nar la demo­cra­ti­za­ción, para man­te­ner en el poder a los res­pon­sa­bles del anti­guo régi­men. Y cuan­do eso no fun­cio­na, impo­ner­les otros diri­gen­tes encar­ga­dos de des­mo­vi­li­zar las resis­ten­cias popu­la­res. El poder egip­cio, por ejem­plo, aca­ba de tomar medi­das anti-huel­ga muy brutales.

Expli­car la gue­rra con­tra Libia con la idea de que des­pués de Túnez y Egip­to, Washing­ton y París habrían “com­pren­di­do” y qui­sie­ran lavar su con­cien­cia o, en todo caso, mejo­rar su ima­gen, no es más que una grue­sa men­ti­ra. En reali­dad, la polí­ti­ca occi­den­tal en el mun­do ára­be for­ma un con­jun­to que se apli­ca bajo tres for­mas dife­ren­tes: 1. Man­te­ner dic­ta­du­ras repre­si­vas. 2. Rem­pla­zar a Muba­rak y a Ben Alí por peo­nes bajo su con­trol. 3. Derro­car los gobier­nos de Trí­po­li, Damas­co y Tehe­rán para reco­lo­ni­zar a estos países”perdidos”. Tres méto­dos, pero un solo obje­ti­vo: man­te­ner al mun­do ára­be bajo domi­nio para con­ti­nuar explotándolo.

La demo­cra­cia es peli­gro­sa cuan­do se repre­sen­ta sola­men­te los intere­ses de una peque­ña mino­ría social. Lo que más mie­do da a EE UU es que el des­con­ten­to social haya esta­lla­do en casi todas las dic­ta­du­ras ára­bes… En Iraq (nues­tros medios no han dicho nada) nume­ro­sas huel­gas han afec­ta­do al petró­leo, al sec­tor tex­til, elec­tri­ci­dad y otros sec­to­res. En Kut, tro­pas de EE UU inclu­so cer­ca­ron una fábri­ca tex­til en huel­ga. Ha habi­do mani­fes­ta­cio­nes en 16 de las 18 pro­vin­cias, con todas las comu­ni­da­des jun­tas, con­tra el gobierno corrup­to que aban­do­na en la mise­ria a su pue­blo. En Bah­réin, bajo la pre­sión de la calle, el rey ter­mi­nó por pro­me­ter una ayu­da espe­cial de 2650 dóla­res a cada fami­lia. En Omán, el sul­tán Qaboos bin Said, cam­bió a la mitad del gobierno y aumen­tó el sala­rio míni­mo un 40% y orde­nó crear 50 000 empleos. El mis­mo rey sau­dí, Fahd, des­blo­queó 36 mil millo­nes de dóla­res para ayu­dar a las fami­lias con bajos ingresos.

Evi­den­te­men­te, una cues­tión sur­ge entre la gen­te sen­ci­lla: ¿cómo es que tenían todo este dine­ro? ¿por qué lo tenían guar­da­do en sus cofres? Y la siguien­te pre­gun­ta: ¿Cuán­tos miles de millo­nes más habrán roba­do a sus pue­blos con la com­pli­ci­dad de EE UU? Y la últi­ma: ¿Cómo poner fin a todo este robo?

“Las «revo­lu­cio­nes Face­book», ¿un gran com­plot made in USA o autén­ti­cas revoluciones?

Una inter­pre­ta­ción erró­nea se está difun­dien­do por inter­net: las revo­lu­cio­nes ára­bes habrían sido des­en­ca­de­na­das y mani­pu­la­das por EE UU, que habría ido tiran­do de las cuer­das con el fin de pro­vo­car cam­bios muy con­tro­la­dos y así poder ata­car Libia, Siria, Irán. Todo habría sido “fabri­ca­do”. El argu­men­to de esta hipó­te­sis: orga­nis­mos más o menos ofi­cia­les habían invi­ta­do a ir a EE UU y for­ma­do a ‘cybe­rac­ti­vis­tas’ ára­bes que han juga­do un papel pun­te­ro en la cir­cu­la­ción de infos y que han sim­bo­li­za­do una revo­lu­ción de nue­vo tipo, ‘la revo­lu­ción facebook’.

La idea de este gran com­plot no se sos­tie­ne. En reali­dad, EE UU ha hecho todo por man­te­ner el mayor tiem­po posi­ble a Muba­rak, un dic­ta­dor muy útil. Sin embar­go, EE UU lo sabía con muy mala salud y ‘aca­ba­do’. En este tipo de situa­cio­nes, EE UU pre­pa­ra evi­den­te­men­te un ‘plan B’ e inclu­so un ‘plan C’. El plan B con­sis­ti­ría en rem­pla­zar a Muba­rak por uno de sus adjun­tos. Pero esto no tenía muchas posi­bi­li­da­des de fun­cio­nar vis­ta la cóle­ra del pue­blo egipcio.

Así pues, EE UU tenía uno, o muchos, Plan C, como lo sue­len hacer, por otra par­te, en prác­ti­ca­men­te cual­quier país que quie­ren con­tro­lar. ¿En qué con­sis­te? Com­pra por ade­lan­ta­do a algu­nos opo­si­to­res e inte­lec­tua­les – sean o no cons­cien­tes – e ‘invier­te’ en futu­ro. Lle­ga­do el día, empu­ja a esta gen­te hacia delan­te de la esce­na. Cuán­to tiem­po fun­cio­na­rá esto, es otra cues­tión des­de el momen­to en que la pobla­ción se movi­li­za y un régi­men, inclu­so rema­qui­lla­do, no es capaz de resol­ver las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res cuan­do su obje­ti­vo es man­te­ner la explo­ta­ción de la gente.

Hablar de ‘revo­lu­ción face­book’ es un mito que le vie­ne bien a EE UU. Igual que hemos seña­la­do des­de hace mucho tiem­po la impor­tan­cia de los nue­vos méto­dos de infor­ma­ción y movi­li­za­ción por inter­net, igual­men­te con­si­de­ra­mos absur­da la idea de que Face­book sus­ti­tu­ya las luchas socia­les y las revo­lu­cio­nes. Esta idea les vie­ne bien a los gran­des capi­ta­lis­tas (de los que Muba­rak era buen repre­sen­tan­te), pero en reali­dad lo que ellos temen por enci­ma de todo es la con­tes­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, por­que pone direc­ta­men­te en peli­gro su fuen­te de beneficios.

El papel de los trabajadores

Face­book es un méto­do de lucha, pero no es la esen­cia de la revo­lu­ción. Esta pre­sen­ta­ción pre­ten­de esca­mo­tear el papel de la cla­se obre­ra (en sen­ti­do amplio), que sería sus­ti­tui­da por inter­net. En reali­dad, una revo­lu­ción es una acción median­te la cual los de aba­jo liqui­dan a los de arri­ba. Con un cam­bio radi­cal no sólo del per­so­nal polí­ti­co sino sobre todo en las rela­cio­nes de explo­ta­ción social.

¡Ay! Según nues­tros gran­des pen­sa­do­res ofi­cia­les hace tiem­po que no ten­dría­mos ya el dere­cho de usar el tér­mino ‘lucha de cla­ses’, que está ya anti­cua­do y has­ta es un poco obs­ceno. No tenéis suer­te, el segun­do hom­bre más rico del mun­do, el gran ban­que­ro Warren Buf­fet, lo sol­tó hace ya tiempo:”De acuer­do, hay una lucha de cla­ses en Amé­ri­ca. Pero es mi cla­se, la cla­se de los ricos, que hace la gue­rra y la hemos ganado”[4]. Señor Buf­fet, ¡eso no se debe jurar nun­ca antes de ganar la par­ti­da! El últi­mo que ríe…

Pero las reali­da­des tune­ci­nas y egip­cias con­fir­man la actua­li­dad de la lucha de cla­ses, de acuer­do con el señor Buf­fet… ¿Cuán­do Ben Alí tuvo que hacer sus male­tas? El 14 de enero, cuan­do los tra­ba­ja­do­res tune­ci­nos esta­ban meti­dos en una huel­ga gene­ral. ¿Cuán­do dejó Muba­rak su trono? Cuan­do una poten­te huel­ga de los obre­ros egip­cios para­li­zó las fábri­cas del tex­til, correos y has­ta los medios ofi­cia­les de comu­ni­ca­ción. Expli­ca­ción de Joel Bei­nin, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Stan­ford y anti­guo direc­tor de la uni­ver­si­dad ame­ri­ca­na del Cai­ro: “Estos diez últi­mos años, una ola de pro­tes­tas socia­les venía afec­tan­do a más de dos millo­nes de tra­ba­ja­do­res en más de tres mil huel­gas, sen­ta­das y otras for­mas de pro­tes­ta. Ese fue el telón de fon­do de todo este levan­ta­mien­to revo­lu­cio­na­rio de las últi­mas sema­nas… Pero es que en los últi­mos días, se ha vis­to a dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res ligar sus rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas a la exi­gen­cia de abo­lir el régi­men de Mubarak…”[5]

La revo­lu­ción ára­be no ha hecho más que comen­zar. Des­pués de las últi­mas vic­to­rias popu­la­res, la cla­se domi­nan­te, siem­pre en el poder, inten­ta apa­ci­guar al pue­blo con algu­nas peque­ñas con­ce­sio­nes. Oba­ma desea­ba que la calle se cal­ma­ra lo antes posi­ble y que todo que­da­ra como antes. Eso pue­de fun­cio­nar un tiem­po, pero la revo­lu­ción ára­be está en mar­cha. Podrá tomar años, pero será muy difí­cil pararla.

Obje­ti­vo nº 4: Impe­dir la uni­dad africana

Áfri­ca es el con­ti­nen­te más rico del pla­ne­ta en abun­dan­cia de recur­sos natu­ra­les, pero es tam­bién el más pobre. 57% de su pobla­ción vive bajo el umbral de la pobre­za, es decir, con menos de 1,25 € al día. ¿La cla­ve de este mis­te­rio? Jus­ta­men­te que las mul­ti­na­cio­na­les no le pagan estas mate­rias pri­mas, se las roban. En Áfri­ca rapi­ñan los recur­sos, impo­nen bajos sala­rios, acuer­dos comer­cia­les des­fa­vo­ra­bles y pri­va­ti­za­cio­nes noci­vas, ejer­cen toda suer­te de pre­sio­nes y chan­ta­jes a Esta­dos débi­les, los estran­gu­lan con una deu­da injus­ta, ins­ta­lan a dic­ta­do­res com­pla­cien­tes, pro­vo­can gue­rras civi­les en las regio­nes apetitosas…

Áfri­ca es estra­té­gi­ca para las mul­ti­na­cio­na­les por­que su pros­pe­ri­dad está basa­da en el pilla­je de sus recur­sos. Si se paga­ra un pre­cio correc­to por el oro, el cobre, el pla­tino, el col­tán, el fos­fa­to, los dia­man­tes y los pro­duc­tos agrí­co­las, las mul­ti­na­cio­na­les serían mucho menos ricas pero las pobla­cio­nes loca­les podrían ale­jar­se de la pobreza.

Para las mul­ti­na­cio­na­les de EE UU y de Euro­pa es pues vital impe­dir que Áfri­ca se una y se eman­ci­pe. Tie­ne que seguir depen­dien­te. Un ejem­plo, muy bien expues­to por un autor afri­cano, Jean-Paul Puga­la… “La his­to­ria comien­za en 1992 cuan­do 45 paí­ses afri­ca­nos crean la socie­dad RASCOM para dis­po­ner de un saté­li­te afri­cano y hacer caer los cos­tes de comu­ni­ca­ción en el con­ti­nen­te. Tele­fo­near des­de o hacia Áfri­ca tie­ne la tari­fa más alta del mun­do ya que había un impues­to de 500 millo­nes de dóla­res que Euro­pa cobra­ba al año sobre las con­ver­sa­cio­nes tele­fó­ni­cas, inclu­so al inte­rior del mis­mo país, por el trán­si­to de voz por los saté­li­tes euro­peos como el Intelsat.

Un saté­li­te afri­cano cos­ta­ba jus­ta­men­te 400 millo­nes de dóla­res paga­bles de una vez y no los 500 millo­nes de alqui­ler al año. ¿Qué ban­que­ro finan­cia­ría tal pro­yec­to? Pero la ecua­ción más difí­cil de resol­ver era: ¿cómo pue­de el escla­vo libe­rar­se de la explo­ta­ción ser­vil de su amo soli­ci­tán­do­le su ayu­da para lograr­lo? Así estu­vie­ron el Ban­co Mun­dial, el FMI, EE UU, la Unión Euro­pea enre­dan­do inú­til­men­te a estos paí­ses duran­te cator­ce años. Fue enton­ces cuan­do Gad­da­fi, en 2006, puso fin al supli­cio de esta inú­til men­di­ci­dad a paí­ses occi­den­ta­les pre­ten­di­da­men­te bien­he­cho­res, prac­ti­can­tes de prés­ta­mos a intere­ses de usu­ra ; el guía libio puso enci­ma de la mesa 300 millo­nes de dóla­res, el Ban­co Afri­cano de Desa­rro­llo, 50, el Ban­co Oes­te-Afri­cano de Desa­rro­llo, 27; y así es como Áfri­ca, des­de el 27 de diciem­bre de 2007, tie­ne su pri­mer saté­li­te de comu­ni­ca­ción de su historia.

Ense­gui­da Chi­na y Rusia se impli­ca­ron, en este caso cedien­do su tec­no­lo­gía, lo que per­mi­tió el lan­za­mien­to de nue­vos saté­li­tes, suda­fri­cano, nige­riano, ango­le­ño, arge­lino; inclu­so un nue­vo saté­li­te afri­cano fue lan­za­do en julio de 2010. Se espe­ra para 2020 que el pri­mer saté­li­te tec­no­ló­gi­ca­men­te 100% afri­cano sea cons­trui­do en sue­lo afri­cano, con­cre­ta­men­te en Arge­lia. Este saté­li­te está pre­vis­to que com­pi­ta con los mejo­res del mun­do, pero a un cos­te diez veces menor; un autén­ti­co desafío.

He aquí cómo un sim­ple ges­to sim­bó­li­co, de unos 300 millo­nes, pue­de cam­biar la vida de todo un con­ti­nen­te. La Libia de Gad­da­fi hizo per­der a Occi­den­te, no sólo los 500 millo­nes de dóla­res al año, sino los miles de millo­nes de dóla­res en deu­da e intere­ses que esta mis­ma deu­da per­mi­te gene­rar has­ta el infi­ni­to y a esca­la expo­nen­cial, con­tri­bu­yen­do así a man­te­ner ocul­to el sis­te­ma de expo­lio de Áfri­ca. (…) Es la Libia de Gad­da­fi la que ofre­ce a toda Áfri­ca su pri­me­ra revo­lu­ción ver­da­de­ra de los tiem­pos moder­nos: ase­gu­rar la cober­tu­ra uni­ver­sal del con­ti­nen­te por tele­fo­nía, tele­vi­sión, radio­di­fu­sión y muchas más apli­ca­cio­nes como la tele­me­di­ci­na y la edu­ca­ción a dis­tan­cia. Por pri­me­ra vez una cone­xión a bajo cos­te está dis­po­ni­ble en todo el con­ti­nen­te, has­ta en las zonas rura­les gra­cias al sis­te­ma puen­te por radio WMAX.[6]

Ya ven, ¡algo que nun­ca se nos había con­ta­do del malo de Gad­da­fi! Que ayu­da­ba a los afri­ca­nos a eman­ci­par­se de la aho­ga­do­ra tute­la de los occi­den­ta­les. ¿Y no habrá otras cosas más de este géne­ro nun­ca dichas?

Gad­da­fi ha desa­fia­do al FMI y Oba­ma jue­ga a carterista

Sí. Al sos­te­ner el desa­rro­llo del «Fon­do mone­ta­rio afri­cano» (FMA), Gad­da­fi come­tió el cri­men de desa­fiar al FMI. Ya sabe­mos que el FMI, con­tro­la­do por EE UU y Euro­pa, pre­si­do por Domi­ni­que Strauss-Kahn, ejer­ce un ver­da­de­ro chan­ta­je sobre los paí­ses en desa­rro­llo. Les pres­ta dine­ro sola­men­te a con­di­ción de que esos paí­ses acep­ten des­ha­cer­se de sus empre­sas en bene­fi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les, de cur­sar pedi­dos sin pro­ve­cho o de redu­cir sus pre­su­pues­tos en salud y edu­ca­ción. En una pala­bra, este ban­que­ro FMI es muy nocivo.

Pues bien, al igual que los Lati­nos lan­za­ron su pro­pio Ban­co Sur, para con­tra­rres­tar los chan­ta­jes arro­gan­tes del FMI y deci­dir por sí mis­mos qué pro­yec­tos real­men­te úti­les quie­ren finan­ciar, el FMA podría comen­zar a ofre­cer una vía más inde­pen­dien­te a los afri­ca­nos. ¿Y quién finan­cia el FMA? Arge­lia ha apor­ta­do 16 mil millo­nes y Libia 10 mil millo­nes. Es decir, el 62% de su capital.

Por con­tra, con la mayor dis­cre­ción mediá­ti­ca, Oba­ma aca­ba sen­ci­lla­men­te de robar trein­ta mil millo­nes al pue­blo libio. ¿Cómo? El 1º de mar­zo (mucho antes de la reso­lu­ción de la ONU), dio orden al Teso­ro USA de blo­quear los depó­si­tos de Libia en EE UU. Des­pués, el 17 de mar­zo, se las apa­ñó para incluir en la reso­lu­ción 1973 de la ONU una peque­ña fra­se que auto­ri­za a con­ge­lar los habe­res de la ban­ca cen­tral libia así como los de la com­pa­ñía nacio­nal libia de petró­leo. Ya sabe­mos que Gad­da­fi ha ama­sa­do un teso­ro petro­le­ro que le ha per­mi­ti­do inver­tir en gran­des socie­da­des euro­peas, en gran­des pro­yec­tos de desa­rro­llo afri­cano ( y tal vez tam­bién en algu­nas cam­pa­ñas elec­to­ra­les euro­peas, ¡pero esto no pare­ce cons­ti­tuir una for­ma efi­caz de segu­ro de vida!…)

En suma, Libia es una país dema­sia­do rico (200 mil millo­nes de dóla­res en reser­vas) que ha atraí­do las ambi­cio­nes de una poten­cia híper-endeu­da­da, EE UU. Enton­ces, para des­viar las dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res de la ban­ca nacio­nal libia, es decir, afa­nan­do en los bol­si­llos del pue­blo libio, Oba­ma bau­ti­zó así, sen­ci­lla­men­te, todo esto de “fuen­te poten­cial de finan­cia­ción del régi­men Gad­da­fi” con lo que la juga­da esta­ba hecha. Un autén­ti­co ratero.

A pesar de todos sus esfuer­zos para ablan­dar a Occi­den­te mul­ti­pli­can­do las con­ce­sio­nes al neo­li­be­ra­lis­mo, Gad­da­fi seguía inquie­tan­do a los diri­gen­tes de EE UU. Un cable de la emba­ja­da de EEUU en Trí­po­li, con fecha de noviem­bre 2007, lamen­ta esta resis­ten­cia: “Los que domi­nan la direc­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Libia lle­van polí­ti­cas cada vez más nacio­na­lis­tas en el sec­tor de la ener­gía”. Recha­zar toda pri­va­ti­za­ción ¿jus­ti­fi­ca los bom­bar­deos? La gue­rra es cier­ta­men­te la con­ti­nua­ción de la eco­no­mía por otros medios.

Obje­ti­vo nº 5: Ins­ta­lar la OTAN como gen­dar­me de África

En prin­ci­pio la OTAN se pen­sa­ba que esta­ba para pro­te­ger a Euro­pa con­tra las “ame­na­za sovié­ti­ca”. Des­apa­re­ci­da la URSS , la OTAN debe­ría des­apa­re­cer tam­bién. Pero suce­dió lo contrario…

Des­pués de haber bom­bar­dea­do Bos­nia en 1995, Javier Sola­na, secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, decla­ra­ba: “La expe­rien­cia adqui­ri­da en Bos­nia podrá ser­vir de mode­lo para nues­tras ope­ra­cio­nes futu­ras de la OTAN”. Por enton­ces, yo escri­bí: “ la OTAN recla­ma de hecho una zona de acción ili­mi­ta­da. Yugos­la­via ha sido un labo­ra­to­rio para pre­pa­rar pró­xi­mas gue­rras. ¿Dón­de ten­drán lugar?[7]” Y avan­za­ba esta res­pues­ta: “Eje nº 1: Euro­pa del Este. Eje nº 2: Medi­te­rrá­neo y Orien­te Medio. Eje nº 3: el Ter­cer mun­do en gene­ral”. En ello esta­mos, es el pro­gra­ma que hoy se está realizando.

Des­de 1999, la OTAN bom­bar­dea­ba Yugos­la­via. Una gue­rra para some­ter a un país al neo­li­be­ra­lis­mo como hemos vis­to. Estu­dian­do los aná­li­sis de los estra­te­gas USA, yo sub­ra­ya­ba enton­ces esta fra­se de uno de ellos, Stephen Blank: “Las misio­nes de la OTAN serán cada vez más ‘out of area’ (fue­ra de la zona de defen­sa). Su fun­ción prin­ci­pal, ser el vehícu­lo de la inte­gra­ción de regio­nes cada vez más nume­ro­sas en la comu­ni­dad occi­den­tal eco­nó­mi­ca, de segu­ri­dad, polí­ti­ca y cultural”[8].

¡Some­ter regio­nes cada vez más nume­ro­sas a Occi­den­te! Enton­ces yo escri­bí: “La OTAN es el ejér­ci­to al ser­vi­cio de la glo­ba­li­za­ción, el ejér­ci­to de las mul­ti­na­cio­na­les. Paso a paso, la OTAN se trans­for­ma efec­ti­va­men­te en gen­dar­me del mundo”[9]. E indi­ca­ba los pró­xi­mos obje­ti­vos pro­ba­bles: Afga­nis­tán, Cáu­ca­so, vuel­ta a Iraq… Esto para empezar.

Hoy que todo esto se ha cum­pli­do, algu­nos me pre­gun­tan: ¿Tie­ne usted una bola de cris­tal?». No es nece­sa­ria la bola de cris­tal, bas­ta con estu­diar los docu­men­tos del Pen­tá­gono y de los altos des­pa­chos de estra­te­gia USA, que ni siquie­ra son secre­tos, y dedu­cir y com­pren­der su lógica.

Y esta lógi­ca del Impe­rio de hecho es muy sim­ple: 1. El mun­do es una fuen­te de bene­fi­cios. 2. Para ganar la gue­rra eco­nó­mi­ca ha que ser la super­po­ten­cia domi­nan­te. 3. Para ello, hay que con­tro­lar las mate­rias pri­mas, las regio­nes y las rutas estra­té­gi­cas. 4. Toda resis­ten­cia a ese con­trol debe ser rota: median­te la corrup­ción, el chan­ta­je o la gue­rra, no impor­ta los medios. 5. Para con­ti­nuar sien­do la poten­cia domi­nan­te, hay que impe­dir abso­lu­ta­men­te que los riva­les se alíen en con­tra del amo.

Expan­sión de la OTAN ¡ya en tres continentes!

Para defen­der estos intere­ses eco­nó­mi­cos y con­ver­tir­se en gen­dar­me del mun­do, los diri­gen­tes de la OTAN siem­bran el páni­co: “Nues­tro mun­do sofis­ti­ca­do, indus­tria­li­za­do y com­ple­jo ha sido asal­ta­do por muchas ame­na­zas mor­ta­les: cam­bio cli­má­ti­co, sequía, ham­bru­nas, ciber-segu­ri­dad, cues­tión energética”[10]. Así, pro­ble­mas no mili­ta­res, sino socia­les y medioam­bien­ta­les, se uti­li­zan para aumen­tar el arma­men­to y las inter­ven­cio­nes militares.

El obje­ti­vo de la OTAN de hecho es sus­ti­tuir a la ONU. Esta mili­ta­ri­za­ción del mun­do hace nues­tro futu­ro cada vez más peli­gro­so. Y esto a un cos­te terri­ble: EE UU pre­vé para 2011 un pre­su­pues­to mili­tar récord de 708 mil millo­nes de dóla­res . Es decir, 2.320 dóla­res por habi­tan­te. Dos veces más que en los comien­zos de Bush. Ade­más, el minis­tro USA de la Gue­rra, Robert Gates, no cesa de empu­jar a los euro­peos para que gas­ten más: “La des­mi­li­ta­ri­za­ción de Euro­pa cons­ti­tu­ye un obs­tácu­lo para la segu­ri­dad y para una paz dura­de­ra en el siglo XXI”[11]. Los paí­ses euro­peos han teni­do que com­pro­me­ter­se con Washing­ton a no dis­mi­nuir sus gas­tos mili­ta­res. Todo en pro­ve­cho de las fir­mas de armamento.

La expan­sión mun­dial de la OTAN no tie­ne nada que ver con Gad­da­fi, Sadam Hus­sein o Milo­se­vic. Se tra­ta de un plan glo­bal para con­ti­nuar el domi­nio sobre el pla­ne­ta y sus rique­zas, para man­te­ner los pri­vi­le­gios de las mul­ti­na­cio­na­les e impe­dir a los pue­blos ele­gir su pro­pio des­tino. La OTAN pro­te­gía a Ben Alí, a Muba­rak y a los tira­nos de Ara­bia Sau­di­ta, la OTAN pro­te­ge­rá a quie­nes les suce­dan, la OTAN des­tro­za­rá sola­men­te a los que se resis­tan al Impe­rio Para lle­gar a ser el gen­dar­me del mun­do, la OTAN avan­za efec­ti­va­men­te paso a paso. Una gue­rra en Euro­pa con­tra Yugos­la­via, una gue­rra en Asia con­tra Afga­nis­tán y, aho­ra, una gue­rra en Áfri­ca con­tra Libia. ¡Ya, tres con­ti­nen­tes! Hubie­ra que­ri­do inter­ve­nir tam­bién en Amé­ri­ca lati­na orga­ni­zan­do manio­bras en Vene­zue­la hace dos años. Pero ahí, era dema­sia­do arries­ga­do, pues Amé­ri­ca lati­na está cada vez más uni­da y recha­za “gen­dar­mes” americanos.

¿Por qué Washing­ton quie­re abso­lu­ta­men­te ins­ta­lar la OTAN como gen­dar­me de Áfri­ca? A cau­sa de las nue­vas rela­cio­nes de fuer­za mun­dia­les ana­li­za­das más arri­ba: EE UU en decli­ve, con­tes­ta­do por Ale­ma­nia, Rusia, Amé­ri­ca lati­na y Chi­na, inclu­so por peque­ños paí­ses del Ter­cer mundo.

¿Por qué no se habla de AFRICOM?

Lo que más inquie­ta a Washing­ton es la poten­cia cre­cien­te de Chi­na. Al pro­po­ner rela­cio­nes más igua­li­ta­rias a los paí­ses asiá­ti­cos, afri­ca­nos y latino-ame­ri­ca­nos, com­pran­do sus mate­rias pri­mas al mejor pre­cio y sin chan­ta­je colo­nial, ofre­cien­do cré­di­tos más intere­san­tes, hacien­do tra­ba­jos de infra­es­truc­tu­ra úti­les al desa­rro­llo, Chi­na les está ofre­cien­do una alter­na­ti­va a la depen­den­cia de Washing­ton, Lon­dres o París. Enton­ces ¿qué hacer para con­tra­rres­tar a China?

El pro­ble­ma es que una poten­cia en decli­ve tie­ne menos medios de pre­sión finan­cie­ra inclu­so sobre los paí­ses afri­ca­nos; EE UU por tan­to ha deci­di­do uti­li­zar su mejor arma: la baza mili­tar. Hay que saber que sus gas­tos mili­ta­res sobre­pa­san los de todos los otros paí­ses del glo­bo jun­tos. Des­de hace años vie­nen avan­zan­do sus peo­nes poco a poco sobre el con­ti­nen­te afri­cano. El 1º de octu­bre de 2008, mon­ta­ron el “Afri­com” (Afri­ca Comand). Todo el con­ti­nen­te afri­cano, menos Egip­to, que­dó bajo un úni­co coman­do USA uni­fi­ca­do que reagru­pa a la US Army, US Navy, la US Air For­ce, los mari­nes y las ‘ope­ra­cio­nes espe­cia­les’ (des­em­bar­cos, gol­pes de esta­do, accio­nes clan­des­ti­nas…) La idea es repe­tir el meca­nis­mo con la OTAN para apo­yar a las fuer­zas USA.

Washing­ton, que ve terro­ris­tas por todas par­tes, tam­bién los ha encon­tra­do en Áfri­ca. Como por casua­li­dad, en los alre­de­do­res del petró­leo nige­riano y de otros recur­sos natu­ra­les ambi­cio­na­dos. Así pues, si que­réis saber dón­de se desa­rro­lla­rán los pró­xi­mos epi­so­dios de su famo­sa “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, bus­cad en el mapa del petró­leo, el ura­nio y al col­tán, y allí lo encon­tra­réis. Y como el Islam está expan­di­do en nume­ro­sos paí­ses afri­ca­nos, entre ellos Nige­ria, ya tenéis el pró­xi­mo escenario…

¿El obje­ti­vo real del Afri­com? ‘esta­bi­li­zar’ la depen­den­cia de Áfri­ca, impe­dir su eman­ci­pa­ción, impe­dir­le lle­gar a ser un actor inde­pen­dien­te que pudie­ra aliar­se con Chi­na y Amé­ri­ca lati­na. Afri­com cons­ti­tu­ye un arma esen­cial en los pla­nes de domi­na­ción mun­dial de EE UU que quie­re poder apo­yar­se en una Áfri­ca y en unas mate­rias pri­mas bajo su con­trol exclu­si­vo en la gran bata­lla que se ha des­ata­do por el con­trol de Asia y el con­trol de sus rutas marítimas.

Efec­ti­va­men­te, Asia es el con­ti­nen­te don­de se jue­ga en ade­lan­te la bata­lla eco­nó­mi­ca deci­si­va del siglo XXI. Pero es un boca­do duro con una Chi­na muy fuer­te y un fren­te de eco­no­mías emer­gen­tes que tie­nen inte­rés en for­mar un blo­que. Washing­ton quie­re por lo mis­mo con­tro­lar Áfri­ca del todo y cerrar esa puer­ta a los chinos.

La gue­rra con­tra Libia es pues una pri­me­ra eta­pa para impo­ner el Afri­com a todo el con­ti­nen­te afri­cano. Abre una era no de paci­fi­ca­ción del mun­do sino de nue­vas gue­rras. En Áfri­ca y en Orien­te medio, pero tam­bién alre­de­dor del Océano Indi­co, entre Afri­ca y China.

¿Por qué el Océano Índi­co? Por­que si miran un mapa, verán uste­des que es la gran puer­ta de Chi­na y de toda Asia. Así pues, para con­tro­lar este océano, Washing­ton inten­ta domi­nar varias zonas estra­té­gi­cas: 1. Orien­te Medio y el Gol­fo Pér­si­co, de ahí su ner­vio­sis­mo a pro­pó­si­to de paí­ses como Ara­bia sau­di­ta, Yemen, Bah­réin e Irán. 2. El Cuerno de Áfri­ca, de don­de su agre­si­vi­dad hacia Soma­lia y Eri­trea. Vol­ve­re­mos más ade­lan­te sobre estas geo­es­tra­te­gias en el libro Com­pren­dre le mon­de musul­man: Entre­tiens avec Moha­med Has­san que esta­mos pre­pa­ran­do para muy pronto.

El gran cri­men de Gaddafi

Vol­va­mos a Libia. En el mar­co de la bata­lla por con­tro­lar el con­ti­nen­te negro, Áfri­ca del Nor­te es un obje­ti­vo mayor. Al des­ple­gar una dece­na de bases mili­ta­res en Túnez, Marrue­cos y Arge­lia, así como en otras nacio­nes afri­ca­nas, Washing­ton se abri­ría la vía para esta­ble­cer una red com­ple­ta de bases mili­ta­res que cubri­ría todo el continente.

Pero el pro­yec­to Afri­com se ha encon­tra­do con una seria resis­ten­cia de los paí­ses afri­ca­nos. De mane­ra alta­men­te sim­bó­li­ca, nin­guno ha acep­ta­do aco­ger en su terri­to­rio la sede cen­tral de Afri­com. Y Washing­ton ha teni­do que man­te­ner su sede en… Stutt­gart, Ale­ma­nia, lo que era muy humi­llan­te. En esta pers­pec­ti­va, la gue­rra para derro­car a Gad­da­fi en el fon­do es una adver­ten­cia muy cla­ra a los jefes de Esta­do afri­ca­nos que tuvie­ran la ten­ta­ción de seguir una vía dema­sia­do independiente.

Este es el gran cri­men de Gad­da­fi: Libia no había acep­ta­do nin­gún lazo con Afri­com o con la OTAN. En el pasa­do, EE UU poseían una impor­tan­te base mili­tar en Libia. Pero Gad­da­fi la cerró en 1969. Es evi­den­te, la gue­rra actual tie­ne sobre todo como obje­ti­vo recu­pe­rar Libia. Sería una avan­za­da estra­té­gi­ca que le per­mi­ti­ría inter­ve­nir mili­tar­men­te en Egip­to si éste se esca­pa­ra del con­trol de EE UU.

¿Cuá­les son los pró­xi­mos obje­ti­vos en África?

La pre­gun­ta siguien­te será pues: ¿des­pués de Libia a quién le toca? ¿Qué paí­ses afri­ca­nos podrían ser ata­ca­dos por EE UU? Es muy sen­ci­llo. Sabien­do que Yugos­la­via había sido tam­bién ata­ca­da por­que recha­za­ba entrar en la OTAN, bas­ta con mirar la lis­ta de paí­ses que no han acep­ta­do inte­grar­se en Afri­com, bajo el man­do mili­tar de EE UU. Cin­co son: Libia, Sudán, Cos­ta de Mar­fil, Zim­bab­we, Eri­trea. Estos son los pró­xi­mos objetivos.

Sudán está divi­di­do y bajo la pre­sión de san­cio­nes inter­na­cio­na­les. Zim­ba­bue está tam­bién bajo san­cio­nes. Cos­ta de Mar­fil se ha vis­to inmer­sa en una gue­rra civil fomen­ta­da por Occi­den­te. Eri­trea, obli­ga­da a una gue­rra con­tra Etio­pía, agen­te de EE UU en la región, actual­men­te tam­bién está bajo san­cio­nes. Todos estos paí­ses han sido o van a ser obje­ti­vo de cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da y des­in­for­ma­ción. Sean diri­gi­dos o no por diri­gen­tes vir­tuo­sos y demo­crá­ti­cos, eso no tie­ne nada que ver. Eri­trea está inten­tan­do una expe­rien­cia de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social autó­no­mo y recha­za las ‘ayu­das’ que le pue­dan venir impues­tas por el Ban­co Mun­dial y el FMI con­tro­la­dos por Washing­ton. Este peque­ño país está cose­chan­do los pri­me­ros éxi­tos de su desa­rro­llo, pero sigue bajo la ame­na­za inter­na­cio­nal. Otros paí­ses, si ‘se por­tan mal’, están tam­bién en la mira de EE UU. Arge­lia con­cre­ta­men­te. De hecho no es bueno seguir la pro­pia vía…

Y para los que aun creen que todo esto no es más que una ‘teo­ría del com­plot’, que EE UU no tie­ne pro­gra­ma­do tan­ta gue­rra, sino que impro­vi­sa reac­cio­nan­do según lo que ocu­rre, recor­de­mos lo que había decla­ra­do en 2007 el ex gene­ral Wes­ley Clarck (coman­dan­te supre­mo de las fuer­zas de la OTAN en Euro­pa entre 1997 y 2001, que diri­gió los bom­bar­deos sobre Yugos­la­via): “En 2001, en el Pen­tá­gono, un gene­ral me dijo: vamos a tomar sie­te paí­ses en cin­co años, empe­zan­do por Iraq, segui­do de Siria, Líbano, Libia, Soma­lia, Sudán para ter­mi­nar con Irán”[12]. De los sue­ños a la reali­dad hay un mar­gen, pero los pla­nes están ahí. Sola­men­te que retardados.

14 abril 2011. Tra­duc­ción: José Mª Fer­nán­dez Cria­do para Corrien­te Roja


Notas:

[1] Marian­na Lepo­re, The war in Lib­ya and Ita­lian inter­ests, inal​tre​pa​ro​le​.net, 22 février.
[2] Ron Fra­ser, Lib­ya acce­le­ra­tes Ger­man-Ara­bian penin­su­la allian­ce, Trum​pet​.com, 21 mars
[3] Michel Collon, Israël, par­lons-en!, Bru­xe­lles 2010, p. 172.
[4] New York Times Maga­zi­ne, novem­bre 2006.
[5] Inter­view radio Demo­cracy now, 10 février.
[6] J‑P Pou­ga­las, Les men­son­ges de la gue­rre con­tre la Lib­ye, pales​ti​ne​-soli​da​ri​te​.org, 31 mars
[7] Michel Collon, Poker men­teur, Bru­xe­lles, 1998, p 160 – 168.
[8] Nato after enlar­ge­ment, US Army War Colle­ge, 1998, p. 97.
[9] Michel Collon, Mono­poly – L’Otan à la con­quê­te du mon­de, Bru­xe­lles 2000, pp. 90 et 102).
[10] Assem­blée com­mu­ne Otan – Lloyd’s à Lon­dres, 1er octo­bre 2009.
[11] Nato Stra­te­gic Con­cept semi­nar, Washing­ton, 23 février 2010.
[12] Inter­view radio Demo­cracy Now, 2 mars 2007

www​.michel​co​llon​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.