Mi gene­ra­ción y Kei­ko Fuji­mo­ri – Lucía Maria­na Alvi­tes Sosa

Cuan­do tenía 8 años de edad mira­ron mis ojos aton­ta­dos como el Pre­si­den­te del Perú había sol­da­do las cerra­du­ras del pala­cio de gobierno para no dejar salir a su espo­sa a quien le hacía un “tra­ta­mien­to” en don­de era elec­tro­cu­ta­da y tor­tu­ra­da, cuan­do ella al fin pudo huir lo úni­co que le que­dó fue el aban­dono de sus hijos que opta­ron por el lujo y el poder de su padre. Así fui­mos tes­ti­gos como una mujer de 19 años aban­do­na­ba a su madre y se con­ver­tía en la Pri­me­ra Dama del Perú.

Por esos mis­mos años un rumor de que algo extra­ño venía pasan­do reco­rrió las zonas andi­nas de nues­tro país, el pre­si­den­te del Perú había anun­cia­do ya imple­men­tar el méto­do de anti­con­cep­ción qui­rúr­gi­ca volun­ta­ria, nom­bre que usó para ini­ciar el cri­men de las este­ri­li­za­cio­nes for­za­das que afec­tó a cien­tos de miles de muje­res prin­ci­pal­men­te que­chua hablan­tes. Muje­res eran obli­ga­das a tra­vés de ame­na­zas o usan­do la fuer­za a ope­rar­se, o sim­ple­men­te se les ocul­ta­ba que les liga­rían las trom­pas y nun­ca más podrían tener hijos/​as. Una vio­la­ción múl­ti­ple a los Dere­chos Huma­nos de las muje­res, un cri­men hecho polí­ti­ca. Lamen­ta­ble­men­te nun­ca se escu­chó un recla­mo o una dis­cul­pa de las muje­res que eran par­te del gobierno, menos de la Pri­me­ra Dama.

Cre­ci­mos con los dia­rios chi­chas y los Talk Shows, con El Chino, La Chu­chi y El Tro­me, vien­do a Lau­ra Bozo pagar­le a la gen­te para que se agre­die­ra entre ella o humi­llán­do­se por un carri­to san­gu­che­ro; vimos a nues­tro país tocar fon­do.

Pero sien­do ado­les­cen­tes aún, jun­to a miles de jóve­nes de nues­tra gene­ra­ción rom­pi­mos los mie­dos y nos incor­po­ra­mos a la lucha calle­je­ra con­tra la dic­ta­du­ra, vimos des­va­ne­cer­se poco a poco el poder de la men­ti­ra. En esos mis­mos momen­tos la joven Pri­me­ra Dama, qui­zás la más joven de nues­tra his­to­ria repu­bli­ca­na, defen­día la corrup­ción, la vio­la­ción de los Dere­chos Huma­nos, los des­pi­dos masi­vos, defen­día lo indigno, lo inde­fen­di­ble.

Ha pasa­do una déca­da des­de que se derro­tó la dic­ta­du­ra, Alber­to Fuji­mo­ri y Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos están pre­sos, y esta ex Pri­me­ra Dama hoy es can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, hoy sigue defen­dien­do lo inde­fen­di­ble. Hoy Kei­ko Fuji­mo­ri repre­sen­ta la vuel­ta al auto­ri­ta­ris­mo, a la impu­ni­dad, a la fal­ta de ciu­da­da­nía, repre­sen­ta la vuel­ta al mie­do de ser libres y feli­ces.

Ten­go 25 años y ven­go de una gene­ra­ción que ven­ció al mie­do con la espe­ran­za, que se hizo ciu­da­da­na a con­tra­co­rrien­te y que no va a sol­tar su liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *