Patria es Soli­da­ri­dad, des­de Vene­zue­la el puen­te de soli­da­ri­dad con los pre­sos polí­ti­cos colom­bia­nos – Paki­to Arria​ran​.org

Aun­que las auto­ri­da­des del país se nie­guen a con­si­de­rar­los tales, en las cár­ce­les de Colom­bia hay más de 7.500 pre­sos polí­ti­cos dete­ni­dos en con­di­cio­nes inhumanas.

El mis­mo hecho de no con­si­de­rar­los como pre­sos polí­ti­cos (por­que esto sig­ni­fi­ca­ría con­si­de­rar los gue­rri­lle­ros como beli­ge­ran­tes y no como terro­ris­tas) es par­te de la estra­te­gia con que el Esta­do sigue negan­do la mis­ma matriz polí­ti­ca y social del con­flic­to que afec­ta Colom­bia des­de más de 50 años.

Son más de 7500 acti­vis­tas socia­les, polí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, miem­bros de movi­mien­tos juve­ni­les, defen­so­res de los dere­chos huma­nos, inte­lec­tua­les y gue­rri­lle­ros que, cada uno a su mane­ra y des­de su pro­pia trin­che­ra de lucha, repre­sen­tan las múl­ti­ples caras de la resis­ten­cia social y polí­ti­ca colom­bia­na, invi­si­bi­li­za­da sis­te­má­ti­ca­men­te a los ojos de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. La perio­dis­ta colom­bia­na Aza­lea Robles habla de “ter­gi­ver­sa­ción mediá­ti­ca” de los pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les colom­bia­nas, con­tra­ria­men­te a cuan­to ocu­rre por los rehe­nes en manos de la gue­rri­lla, por los cua­les exis­te una sobre expo­si­ción mediá­ti­ca en los medios de comunicación.

Sabe­mos tam­bién que en Colom­bia a las voces de la opo­si­ción polí­ti­ca le que­dan pocas opcio­nes: bajo la tie­rra en una de las cien­tos de fosas comu­nes que a veces salen a la luz o detrás de las rejas de una pri­sión. Es la cara toda­vía muy ocul­ta de un país que la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal sigue lla­man­do “demo­cra­cia”.
Así que, si logran sobre­vi­vir, las voces de las denun­cias, de las luchas y de la resis­ten­cia de miles de per­so­nas des­apa­re­cen a los ojos de la socie­dad civil nacio­nal e inter­na­cio­nal en las 140 pri­sio­nes del país.

De estos 7500, los gue­rri­lle­ros dete­ni­dos son unos 500 y están acu­sa­dos​de terro­ris­mo, un car­go casi siem­pre apli­ca­do en con­jun­to con el de nar­co­trá­fi­co o de algún otro deli­to común con el fin de que des­apa­rez­ca la figu­ra del deli­to polí­ti­co. Los demás son los­lla­ma­dos “pre­sos de con­cien­cia” o sea los que son encar­ce­la­dos por su “pen­sa­mien­to crí­ti­co y su labor social”, como el caso emble­má­ti­co de la poe­ta y perio­dis­ta Ang­ye Gao­na, mujer de reco­no­ci­da tra­yec­to­ria huma­na y social, dete­ni­da en el mes de enero de este año por supues­tos víncu­los con la guerrilla.

El inter­cam­bio de pri­sio­ne­ros o “acuer­do huma­ni­ta­rio” sin duda podría ser un paso deci­si­vo hacia la lla­ma­da “huma­ni­za­ción del con­flic­to”. Sin embar­go la acti­tud cons­tan­te del gobierno colom­biano de des­po­li­ti­za­ción del con­flic­to, lle­va a que la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción del país vaya de la mano con el haci­na­mien­to en las cár­ce­les. Has­ta la fecha, sola­men­te la gue­rri­lla de las FARC ha hecho libe­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les, mien­tras que el gobierno sigue jus­ti­fi­can­do su fra­ca­so, pero tam­bién su fal­ta de volun­tad para bus­car la paz, con el pre­tex­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo y la apli­ca­ción de la polí­ti­ca de “segu­ri­dad democrática”.

La situa­ción huma­ni­ta­ria y sani­ta­ria en la que se encuen­tran los pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les es terri­ble. Esta tipo­lo­gía de dete­ni­do es obje­to de hos­ti­ga­mien­tos y tor­tu­ras con el cla­ro inten­to de humi­llar su mili­tan­cia y aplas­tar su ter­que­dad y su com­pro­mi­so social.

Nos encon­tra­mos en Cara­cas con los inte­gran­tes de la aso­cia­ción Patria es Soli­da­ri­dad­for­ma­da por la mayo­ría por colom­bia­nos y vene­zo­la­nos, que se ocu­pa de los pre­sos polí­ti­cos en Colom­bia a tra­vés de dife­ren­tes ini­cia­ti­vas y, sobre todo a tra­vés de una impor­tan­te cam­pa­ña de información.

Patria es Soli­da­ri­dad tam­bién se ocu­pa de des­pla­za­dos y de colom­bia­nos indo­cu­men­ta­dos en Vene­zue­la, la otra casa de con­flic­to, aca­so la menos conocida.

Por Anna­li­sa Melan­dri — www​.anna​li​sa​me​lan​dri​.it

Cara­cas, mar­zo 2011

AM: Patria es Soli­da­ri­dad es una orga­ni­za­ción que tra­ba­ja en Cara­cas por la “movi­li­za­ción de la soli­da­ri­dad mun­dial con los pre­sos polí­ti­cos colom­bia­nos”. ¿Cuán­do nace la aso­cia­ción y por­que en Caracas?

PeS: Nos fun­da­mos hace tres años pero esta­mos tra­ba­jan­do acti­va­men­te des­de dos años ya que el pri­mer perio­do fue de pre­pa­ra­ción del tra­ba­jo y de la aso­cia­ción como tal. Nues­tro carác­ter es boli­va­riano y tra­ba­ja­mos por los dere­chos huma­nos de los colom­bia­nos des­de Vene­zue­la ya que las con­di­cio­nes del con­flic­to polí­ti­co en Colom­bia no nos lo han per­mi­ti­do. Tra­ba­jar en Cara­cas nos da más posi­bi­li­da­des de ejer­cer y des­ple­gar una soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal con nues­tros her­ma­nos que están en las cár­ce­les del régi­men colom­biano con mucha más liber­tad que si estu­vié­ra­mos en Colom­bia, don­de qui­zás esta entre­vis­ta ten­dría­mos que hacer­la clandestinamente.

Vale men­cio­nar que hacer soli­da­ri­dad des­de Cara­cas es sig­ni­fi­ca­ti­vo tam­bién por ser este país refe­ren­cia por los cam­bios en Amé­ri­ca lati­na y en el mundo.

Es impor­tan­te resal­tar que a pesar de las difi­cul­ta­des que impli­ca tra­ba­jar en Colom­bia sobre un tema tan sen­si­ble para los intere­ses del gobierno colom­biano, hay orga­ni­za­cio­nes que lo hacen en medio de una polí­ti­ca de segu­ri­dad demo­crá­ti­ca que ha cri­mi­na­li­za­do el tema de la soli­da­ri­dad. Estos com­pa­ñe­ros que hacen soli­da­ri­dad en el ojo del hura­cán mere­cen nues­tro res­pe­to y nues­tra ayu­da por su heroi­ca labor. Noso­tros somos, por decir­lo así, una exten­sión de ellos en Vene­zue­la y ejer­ce­mos labo­res que a ellos se le difi­cul­tan. En lo que se refie­re a la com­po­si­ción de Patria es Soli­da­ri­dad, la mayo­ría somos colom­bia­nos y vene­zo­la­nos que par­ti­ci­pá­ba­mos en varias orga­ni­za­cio­nes y que deci­di­mos soli­da­ri­zar­nos y huma­ni­zar­nos con este dra­ma que vive la pobla­ción colom­bia­na en el con­flic­to social y armado.

AM:. ¿Pue­den con­tar­nos en deta­lle en qué con­sis­te el tra­ba­jo de ustedes?

PeS: Noso­tros como aso­cia­ción nos ocu­pa­mos de tres fren­tes de tra­ba­jo: el fren­te de tra­ba­jo de los pre­sos polí­ti­cos y los pri­sio­ne­ros de gue­rra, el fren­te de tra­ba­jo estu­dian­til y el fren­te de tra­ba­jo de la pobla­ción refu­gia­da, des­pla­za­da y en situa­ción migra­to­ria irre­gu­lar en Venezuela.

Para noso­tros la soli­da­ri­dad con los pre­sos polí­ti­cos va en dos vías, pri­me­ro en el aspec­to mate­rial, segun­do en el aspec­to moral y polí­ti­co. Las dos son muy impor­tan­tes por­que los pre­sos tie­nen muchas nece­si­da­des mate­ria­les pero es tam­bién impor­tan­te el pro­nun­cia­mien­to polí­ti­co de todos los países.

Allá en Euro­pa por ejem­plo es impor­tan­te que se conoz­ca que en Colom­bia exis­ten los pre­sos polí­ti­cos, que hay 7500 pre­sos en las cár­ce­les y que noso­tros como aso­cia­ción abo­ga­mos por un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio. Son impor­tan­tes por eso las denun­cias que hace­mos y que están col­ga­das men­sual­men­te en nues­tra pági­na web. En un mes pode­mos tener cua­tro, cin­co, denun­cias de atro­pe­lla­mien­to en las cár­ce­les. Nece­si­ta­mos que esto se conoz­ca o sea que haya un eco de esto y que el mun­do se expre­se sobre el dra­ma huma­ni­ta­rio de los presos.

Ade­más el esta­do colom­biano quie­re des­mo­ra­li­zar la moral al máxi­mo a estos pre­sos polí­ti­cos, tra­ta de aca­bar con los lucha­do­res socia­les bajo cual­quier meca­nis­mo y para ellos es muy gra­ti­fi­can­te que un pro­nun­cia­mien­to se haga en Euro­pa y que algún colec­ti­vo por ejem­plo se pro­nun­cie res­pec­to a la situa­ción en que ellos están vivien­do en las cár­ce­les. El aspec­to moral es deter­mi­nan­te para la per­so­na pre­sa: una car­ta de alien­to, un video, un audio, un pro­nun­cia­mien­to que a los com­pa­ñe­ros les per­mi­ta saber que no están solos y que hay per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes movi­li­zán­do­se por ellos.

AM: ¿Qué quie­re decir en Colom­bia ser un pre­so polí­ti­co y quié­nes son los pre­sos políticos?

PeS: Tene­mos tres cate­go­rías de pre­sos polí­ti­cos: están los pre­sos de con­cien­cia que son aque­llas per­so­nas cap­tu­ra­das y rete­ni­das por mani­fes­tar sus idea­les en con­tra del gobierno; están los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras de gue­rra que son aque­llos pre­sos polí­ti­cos gue­rri­lle­ros de las FARC o del ELN que son cap­tu­ra­dos en fla­gran­cia y que se reco­no­cen como gue­rri­lle­ros y están los pre­sos polí­ti­cos por fal­sos posi­ti­vos que son aque­llos pre­sos que son cap­tu­ra­dos en reda­das o en cap­tu­ras den­tro de su casa, de su hogar o en cap­tu­ras masi­vas en pobla­cio­nes, a quie­nes les hacen un mon­ta­je judi­cial y los cri­mi­na­li­zan sin tener nin­gu­na prue­ba, sin tener nada en absoluto.

El esta­do colom­biano tam­bién usa esta mane­ra para ame­dren­tar cual­quier expre­sión de opo­si­ción hacia el gobierno. La per­so­na per­ma­ne­ce, como no cono­ce sus dere­chos, uno o dos años en la cár­cel y cuan­do sale de la pri­sión el gobierno lo úni­co que le dice es: “bueno dis­cul­pe, nos equi­vo­ca­mos”, pero que­da seña­la­da por la vida, no es indem­ni­za­da por el Esta­do y nadie le dará tra­ba­jo; en otras pala­bras se quie­bra su teji­do social y fami­liar, esto sin con­tar con las impli­ca­cio­nes en mate­ria de segu­ri­dad por­que la per­so­na se vuel­ve en muchos casos en obje­ti­vo mili­tar del paramilitarismo.

Para esta­ble­cer una dife­ren­cia entre un pre­so polí­ti­co y un delin­cuen­te común o un pre­so social, tie­ne que estar cla­ro que el pre­so polí­ti­co es aque­lla per­so­na cap­tu­ra­da o que se le qui­ta su liber­tad por sus idea­les. Por ejem­plo esta es la dife­ren­cia entre los pre­sos polí­ti­cos colom­bia­nos y los que se hacen lla­mar “pre­sos polí­ti­cos” vene­zo­la­nos que están tras las rejas la mayo­ría por corrup­ción. Aquí en Vene­zue­la los que se hacen lla­mar pre­sos polí­ti­cos no son pre­sos polí­ti­cos sino polí­ti­cos pre­sos. El úni­co pre­so polí­ti­co vene­zo­lano que con­si­de­ra­mos como tal es Car­los Ilich Ramí­rez mili­tan­te comu­nis­ta inter­na­cio­na­lis­ta que cayó pre­so defen­dien­do la cau­sa de Pales­ti­na. Los polí­ti­cos pre­sos en Vene­zue­la son cap­tu­ra­dos por deli­tos comu­nes y los pre­sos polí­ti­cos colom­bia­nos son cap­tu­ra­dos por sus idea­les polí­ti­cos en favor de los intere­ses del pueblo.

AM: ¿Cuál es la situa­ción de los pre­sos polí­ti­cos en las cárceles?

PeS: La situa­ción de los pre­sos polí­ti­cos colom­bia­nos es bien dra­má­ti­ca. Los com­pa­ñe­ros son casi invi­si­bles, para la gen­te común pare­ce que no exis­ten, pare­ce que en Colom­bia no haya pre­sos polí­ti­cos, no se habla de ellos. Su situa­ción es bas­tan­te crí­ti­ca, noso­tros en estos últi­mos meses hemos denun­cia­do tres sui­ci­dios de pre­sos polí­ti­cos. Hay mal­tra­to por la poli­cía car­ce­la­ria que es el INPEC y por el gru­po de reac­ción inme­dia­ta GRIP.

Hay varias mane­ras de repre­sión car­ce­la­ria. Pri­me­ro, la Colom­bia es un país bien mon­ta­ño­so y las per­so­nas que son dete­ni­das casi siem­pre son cam­pe­si­nos así que una de las mane­ras de repri­mir­los es tam­bién la de tras­la­dar­los de una ciu­dad a otra, otra una muy recu­rren­te es tam­bién la de colo­car­los en patios con pre­sos socia­les o con para­mi­li­ta­res. Esa es una mane­ra de ame­dren­tar la expre­sión y la orga­ni­za­ción den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes carcelarias.

AM: ¿Cuan­tos pre­sos polí­ti­cos hay en las cár­ce­les del país y cuan­tas son las muje­res detenidas?

PeS: En gene­ral sin hacer dis­cri­mi­na­ción entre los pre­sos polí­ti­cos y los pre­sos socia­les, según esta­dís­ti­cas de enero 2010 del INPEC, en las maz­mo­rras del régi­men colom­biano exis­ten 139 esta­ble­ci­mien­tos de reclu­sión con capa­ci­dad para 55.042 per­so­nas, pero se encuen­tran pri­va­das de la liber­tad 76.471 per­so­nas, 71.644 hom­bres y 4.827 muje­res. De de esta can­ti­dad 25.619 son los sin­di­ca­dos y 50.852 son con­de­na­dos, es decir que hay 23.837 hom­bres y 1.782 muje­res a las que no se les ha resuel­to su situa­ción jurí­di­ca y que pese a eso las man­tie­nen pri­va­das de la libertad.

Noso­tros esta­mos en esta tarea de afi­nar el cen­so res­pec­to a los pre­sos polí­ti­cos. Hemos intro­du­ci­do en las cár­ce­les un for­ma­to que se lla­ma “for­ma­to de diag­nos­ti­co” con el que hace­mos un cen­so cuan­ti­ta­ti­vo pero tam­bién valo­ra­ti­vo de la situa­ción. Tene­mos cono­ci­mien­to de una cifra de más de 7500 pre­sos que es un núme­ro que la gen­te ya cono­ce y que está muy publi­ci­ta­do por inter­net, de los cua­les 500 son los gue­rri­lle­ros pre­sos. Esta es una cifra que noso­tros usa­mos ofi­cial­men­te por­que en este momen­to no pode­mos tener un dato cier­to, pero segu­ra­men­te son mucho más, alre­de­dor de 1000 o 1200 son los gue­rri­lle­ros pre­sos, por la mayo­ría de las FARC-EP.

Alre­de­dor de un 20% de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos son muje­res. No hay dis­tin­ción de géne­ro en la cri­mi­na­li­za­ción de la lucha polí­ti­ca, sin embar­go vale la pena men­cio­nar que en el caso de las muje­res se repro­du­ce y se aumen­ta la vio­la­ción de los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, cas­ti­gan­do a la mujer pri­sio­ne­ra polí­ti­ca con más fuer­za que a los hom­bres por salir­se de los esque­mas feme­ni­nos que his­tó­ri­ca­men­te se les ha impuesto.

Hay pre­sos polí­ti­cos de todos los sec­to­res de la socie­dad colom­bia­na, del sec­tor cam­pe­sino, obre­ro, estu­dian­til, juve­nil, indí­ge­na, comu­nal etcé­te­ra. La repre­sión del Esta­do colom­biano no mira si eres mujer, si eres joven, si eres indí­ge­na, si eres cam­pe­sino, no dis­cri­mi­na entre luchas den­tro del mar­co legal y la lucha de las orga­ni­za­cio­nes arma­das. Toda la pro­tes­ta social en Colom­bia ha sido cri­mi­na­li­za­da y seña­la­da de estar rela­cio­na­da con el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo con el fin de eli­mi­nar el deli­to político.

AM: ¿Por qué el gobierno colom­biano no reco­no­ce de tener pre­sos polí­ti­cos o los invi­si­bi­li­za? ¿Y cómo se pue­de lograr que sean visibilizados?

PeS: Por la mis­ma razón que no reco­no­ce el esta­tus de beli­ge­ran­cia a las fuer­zas insur­gen­tes. El gobierno colom­biano al reco­no­cer el deli­to polí­ti­co reco­no­ce­ría tam­bién que el con­flic­to en Colom­bia es un con­flic­to arma­do de pro­fun­das raí­ces socia­les y que tie­ne como ori­gen la gran des­igual­dad social y eco­nó­mi­ca, ade­más, al reco­no­cer el con­flic­to social y arma­do reco­no­ce­ría la gran res­pon­sa­bi­li­dad de la oli­gar­quía colom­bia­na en el derra­ma­mien­to de san­gre duran­te más de cin­cuen­ta años. El esta­do colom­biano esté obs­ti­na­do en man­te­ner la gue­rra y a dar­le una sali­da mili­tar al con­flic­to, entre otras cosas por­que la gue­rra es su nego­cio y no son sus hijos los que la pelean, si no los hijos del pue­blo colom­biano. Somos los pobres los que engro­sa­mos las filas de la gue­rri­lla, del ejér­ci­to y del para­mi­li­ta­ris­mo, que es la otra máqui­na de gue­rra del esta­do colom­biano. Por todas estas razo­nes no han sido capa­ces siquie­ra de apos­tar­le a un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio con las FARC como paso hacia un diálogo.

Los gobier­nos nar­co-para­mi­li­ta­res en Colom­bia han cam­bia­do las leyes inter­nas para con­de­nar las per­so­nas por muchos deli­tos, inclu­si­ve los deli­tos comu­nes. Aho­ra un gue­rri­lle­ro no es cap­tu­ra­do sola­men­te por rebe­lión sino es cap­tu­ra­do por rebe­lión, por nar­co­trá­fi­co, por terro­ris­mo y otros deli­tos que le han suma­do para que la con­de­na supere los 40 años. Por ello es suma­men­te impor­tan­te antes que todo abrir la dis­cu­sión, mani­fes­tar que en Colom­bia exis­ten los pre­sos polí­ti­cos y que estos son el pro­duc­to del con­flic­to social y arma­do que hay en el país.

AM: ¿Cómo se orga­ni­zan los pre­sos polí­ti­cos en las cárceles?

PeS: Lo pri­me­ro que hacen los pre­sos polí­ti­cos en la cár­cel es orga­ni­zar­se, por­que si no se orga­ni­zan son más débi­les y allá apro­ve­chan para repri­mir­los más dura­men­te. Las muje­res del Buen Pas­tor por ejem­plo se han orga­ni­za­do con una aso­cia­ción que se lla­ma Manue­li­ta Sáenz. En gene­ral se orga­ni­zan para defen­der­se de las arbi­tra­rie­da­des del régi­men peni­ten­cia­rio, en algu­nos casos se orga­ni­zan para pro­du­cir arte­sa­nías y manua­li­da­des para sos­te­ner­se económicamente.

Las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cos mili­ta­res hacen esfuer­zos por man­te­ner algún nivel de orga­ni­ci­dad de sus mili­tan­tes en las cár­ce­les pero es muy difí­cil por­que el sis­te­ma penal colom­biano ha sido trans­for­ma­do para evi­tar todo tipo de orga­ni­za­ción, para ello inven­ta­ron por ejem­plo las cár­ce­les de máxi­ma segu­ri­dad don­de los pre­sos polí­ti­cos no tie­ne con­tac­to entre si y a veces ni siquie­ra con otros pre­sos, en otros casos man­dan a los pre­sos muy lejos de sus luga­res de ori­gen o mili­tan­cia y acti­vis­mo polí­ti­co así se aís­la al pre­so inclu­so de sus fami­lias y de sus organizaciones.

El gobierno colom­biano le teme a la orga­ni­za­ción den­tro de las cár­ce­les. Tra­ta con la repre­sión de man­te­ner­le la moral baja a los pre­sos y así los tras­la­dan a otra zona para ale­jar­los de las fami­lias. Es difí­cil que la fami­lia de un cam­pe­sino se des­pla­ce con 24 o 25 horas de via­je por ejem­plo para lle­ga­ra a la cár­cel mode­lo de Barran­qui­lla o a la de muje­res del Buen Pas­tor en Bogo­tá para visi­tar el pre­so. Des­de Patria es Soli­da­ri­dadha­ce­mos un gran esfuer­zo por alen­tar y apo­yar todas las ini­cia­ti­vas de orga­ni­za­ción de los pre­sos polí­ti­cos den­tro de las cár­ce­les pese a las difi­cul­ta­des y a la opo­si­ción de todo el apa­ra­to jurí­di­co y penal.

AM: ¿Como hacen des­de Vene­zue­la a dar segui­mien­to a los pre­sos polí­ti­cos en Colombia?

PeS: Noso­tros tra­ba­ja­mos con los abo­ga­dos en Colom­bia por­que la úni­ca mane­ra para dar­les segui­mien­tos a los pre­sos polí­ti­cos es por par­te de los abo­ga­dos y de los fami­lia­res, no hay nin­gu­na otra mane­ra de hacerlo.

Los abo­ga­dos que lle­van los pro­ce­sos y que tra­ba­jan con noso­tros pue­den entre­vis­tar­se con el pre­so o hacer­nos un diag­nos­ti­co de cómo está la situa­ción allá por lo menos res­pec­to a la salud y a las nece­si­da­des bási­cas. La mayor nece­si­dad de un pre­so obvia­men­te es la liber­tad y el pre­so polí­ti­co está siem­pre con su men­te afue­ra con su fami­lia y con la lucha de la liber­tad del pue­blo colom­biano en cada uno de los fren­tes de lucha en el que se encuen­tre: estu­dian­til, cam­pe­sino, obre­ro, sindicalista.

En Colom­bia tene­mos colec­ti­vos de abo­ga­dos que tra­ba­jan con noso­tros y los apor­tes eco­nó­mi­cos salen por even­tos que hace­mos noso­tros de aquí o por even­tos que hacen en otros lados y que se cana­li­zan por medio de noso­tros para los fami­lia­res o los abogados.

AM. Decían que abo­gan por el inter­cam­bio huma­ni­ta­rio. ¿Hay avan­ces en tal sen­ti­do con el gobierno?

PeS: El esta­do colom­biano no reco­no­ce que hay un con­flic­to social y polí­ti­co, afir­ma que hay una gue­rra con nar­co­te­rro­ris­tas y enton­ces al reco­no­cer un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio esta­ría reco­no­cien­do que hay una orga­ni­za­ción beli­ge­ran­te. Huma­ni­zar la gue­rra quie­re decir tener una posi­bi­li­dad de dia­lo­go. Para que haya un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio sim­ple­men­te hay que haber volun­tad de las par­tes de que­rer huma­ni­zar un poco la guerra.

Reco­no­ce­mos que las FARC han sido uno de los acto­res polí­ti­cos que ha hecho con las libe­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les un ges­to muy valio­so para la paz en Colom­bia y que el gobierno colom­biano has­ta el momen­to no lo ha que­ri­do asu­mir como un ges­to real de paz. Ade­más un inter­cam­bio huma­ni­ta­rio esta­ría supor­ta­do por la ley nacio­nal por­que esta supor­ta­do por el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio. Noso­tros tam­bién abo­ga­mos por todos aque­llos pre­sos polí­ti­cos que están en las cár­ce­les del impe­rio. En este sen­ti­do noso­tros como Patria es Soli­da­ri­dad tam­bién exi­gi­mos la repa­tria­ción de Simon Tri­ni­dad, de Sonia y de otros pre­sos polí­ti­cos que están en Esta­dos Uni­dos por nar­co­trá­fi­co y terro­ris­mo. Sabe­mos que son sim­ples mon­ta­jes judi­cia­les, una de las herra­mien­tas que el Esta­do uti­li­za para des­mo­ra­li­zar a com­ba­tien­tes de las FARC.

Obvia­men­te las orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan por los dere­chos huma­nos y por la paz en Colom­bia no son inter­lo­cu­to­res vali­dos para el gobierno colom­biano en lo que se refie­re al inter­cam­bio huma­ni­ta­rio, con con­ta­das excep­cio­nes como la orga­ni­za­ción Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz por el reco­no­ci­mien­to y la gran labor de la ex sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba. Nues­tra labor por el momen­to se ha dado en tér­mi­nos de difu­sión de la nece­si­dad del inter­cam­bio huma­ni­ta­rio en Colom­bia, para esto es impor­tan­te sumar soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal y pre­sio­nar des­de el movi­mien­to social mun­dial para obli­gar al gobierno Colom­biano a dis­cu­tir los tér­mi­nos de una ver­da­de­ra paz con jus­ti­cia social para todos que aca­be con cin­cuen­ta años de derra­ma­mien­to de sangre.

AM: ¿Se ocu­pan tam­bién de des­pla­za­dos y de pro­ble­mas de migrantes?

PeS: Esta­mos en la tarea tam­bién de ocu­par­nos de des­pla­za­dos, de migran­tes y de pobla­cio­nes irre­gu­la­res. En Vene­zue­la exis­ten alre­de­dor de 5millones de colom­bia­nos en con­di­cio­nes de des­pla­za­mien­to, algu­nos refu­gia­dos, algu­nos asi­la­dos, algu­nos sim­ple­men­te des­pla­za­dos eco­nó­mi­cos que ni siquie­ra ellos mis­mos se reco­no­cen como des­pla­za­dos al lle­gar a este país en una con­di­ción de incer­ti­dum­bre don­de no tie­nen nin­gún vincu­lo polí­ti­co o fami­liar. Les toca una vida muy difí­cil y desa­rro­llar en tareas que los des­vin­cu­lan inclu­si­ve polí­ti­ca­men­te. Una per­so­na que era un lucha­dor cam­pe­sino, con su fami­lia, con sus hijos, le toca sumar­se a los cin­tu­ro­nes de mise­ria de Cara­cas y dedi­car­se a la buho­ne­ría que es la ven­ta infor­mal a la calle y deja su con­di­ción de cam­pe­sino, todo su saber tra­di­cio­nal de 3040, todo eso lo pier­de cuan­do lle­ga aquí, por­qué lle­ga en una con­di­ción de des­am­pa­ro total.

AM: ¿Cuál es la acti­tud de los vene­zo­la­nos res­pec­to a los colombianos?

PeS: La res­pues­ta en gene­ral que hemos reci­bi­do de pue­blo vene­zo­lano, es de ple­na soli­da­ri­dad, está lle­na de pro­fun­do afec­to boli­va­riano, así mis­mo la polí­ti­ca del gobierno es una polí­ti­ca inclu­yen­te del colom­biano en la estra­te­gia de bien­es­tar social, que con­tem­pla el plan Simón Bolí­var, en don­de el fin últi­mo es la supre­ma feli­ci­dad social. Cual­quier hecho de escla­vis­mo, de mal­tra­to, de abu­so o de exclu­sión, que pue­da pre­sen­tar­se, es cla­ro que no es polí­ti­ca de gobierno, sino son accio­nes indi­vi­dua­les y enemi­gas del pro­ce­so boli­va­riano. Noso­tros de Patria es Soli­da­ri­dad, como boli­va­ria­nos con­si­de­ra­mos que más que ser her­ma­nos, los colom­bia­nos y los vene­zo­la­nos somos un mis­mo pueblo.

AM: Final­men­te, la cam­pa­ña de soli­da­ri­dad que impul­sa Patria es Soli­da­ri­dad con los pre­sos polí­ti­cos se lla­ma “Plan Her­ma­na­mien­to”. ¿Pue­den con­tar­nos en qué consiste?

PeS: Esta cam­pa­ña con­sis­te en que una per­so­na o una orga­ni­za­ción se her­ma­na con un pre­so polí­ti­co. Plan Her­ma­na­mien­to es hacer­le un segui­mien­to y un acom­pa­ña­mien­to tan­to mate­rial como moral a un pre­so polí­ti­co en Colombia.

Una aso­cia­ción supon­ga­mos ita­lia­na, pue­de enviar­le dine­ro, enviar­le las cosas que nece­si­ta y este envío pero debe ser hecho por pre­so polí­ti­co. Pue­de hacer una cam­pa­ña de soli­da­ri­dad, una fies­ta de soli­da­ri­dad, un reci­tal poé­ti­co y reco­ger car­tas o una soli­da­ri­dad mate­rial. Esta soli­da­ri­dad mate­rial pue­de lle­gar a nues­tra aso­cia­ción qu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.