Esa cas­ta pri­vi­le­gia­da – ehk

Hay una cas­ta com­pues­ta de ban­que­ros, empre­sa­rios y polí­ti­cos, pri­vi­le­gia­da, domi­nan­te y explo­ta­do­ra que nos lle­va al desas­tre y la mise­ria. Pre­ten­den aca­bar con todas nues­tras con­quis­tas socia­les, que gra­cias a déca­das de lucha (la de nues­tros aiti­tes pri­me­ro, la de nues­tros aitas des­pués y la nues­tra en la actua­li­dad), les había­mos con­se­gui­do arran­car con un cos­to muy alto de san­gre, sudor y lágri­mas.

San­gre, sudor y lágri­mas derra­ma­das por la cla­se obre­ra para poder tener unas con­di­cio­nes de vida míni­ma­men­te dig­nas (tra­ba­jo regu­la­do por un con­ve­nio, segu­ro de des­em­pleo, segu­ri­dad social y al final de nues­tra explo­ta­ción duran­te toda una vida, poder tener una pen­sión en la vejez que en la inmen­sa mayo­ría de los casos ha sido siem­pre insu­fi­cien­te.

Aho­ra estos delin­cuen­tes de guan­te blan­co y des­al­ma­dos, con suel­dos escan­da­lo­sos y pen­sio­nes vita­li­cias, sin­tién­do­se impu­nes ante sus pro­pias leyes, nos vie­nen con el cuen­to, sin nin­gu­na ver­güen­za y el menor escrú­pu­lo, de que por cul­pa de la cri­sis (una cri­sis que ellos mis­mos han pro­vo­ca­do, no lo olvi­de­mos nun­ca) hay un cre­ci­mien­to del des­em­pleo, que no haya dine­ro para las pen­sio­nes, para las ayu­das socia­les, para la edu­ca­ción, la sani­dad, etc.

Es cul­pa de la cri­sis, nos repi­ten y noso­tros les deci­mos que mien­ten tan­to como hablan, que no fal­ta dine­ro, que los que sobran son ellos, los ladro­nes y los espe­cu­la­do­res. Que la rique­za que los trabajadores/​as gene­ra­mos se la han apro­pia­do ellos y que la dila­pi­dan ¡ y de qué mane­ra! en lle­nar los cofres de esas cue­vas de Ali Babas que son los ban­cos, para seguir hacien­do nego­cios en sus pro­yec­tos faraó­ni­cos, depre­da­do­res de la natu­ra­le­za (T.A.V., cen­tra­les nuclea­res, super puer­tos) y cómo no, en sus mal­di­tas gue­rras impe­ria­les de saqueo y rapi­ña de las rique­zas de otros pue­blos que lla­man del ter­cer mun­do (Afga­nis­tan, Irak y aho­ra Libia. ¿Quién será el siguien­te?…¿ Vene­zue­la tal vez?

Nos quie­ren seguir apli­can­do sus mis­mas rece­tas de siem­pre, para que su tasa de bene­fi­cios no dis­mi­nu­ya y siga cre­cien­do. Nos dicen tam­bién que debe­mos tra­ba­jar más ganan­do menos, que nos jubi­le­mos casi a los 70 años, mien­tras los hijos y los nie­tos se pudren en el des­em­pleo cró­ni­co, la pre­ca­rie­dad y la deses­pe­ra­ción de una vida sin futu­ro.

Esta es pues su “fór­mu­la mági­ca”, y que sus chi­cos de los reca­dos, los polí­ti­cos de orden, inten­ta­ran ven­der­nos en la pró­xi­ma obra tea­tral titu­la­da: “Elec­cio­nes muni­ci­pa­les”. Con la demo­cra­cia hemos topa­do.

Nos darán la cha­pa con pala­bras rim­bom­ban­tes, como demo­cra­cia, liber­tad, en fin, “dere­chos” y obli­ga­cio­nes por aquí y por allá, y no sabe­mos cuán­tas cosas más, todas las que se les ocu­rran.

EDUCAR-FORMAR Y ADIESTRAR CON LA PRAXIS.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *