Fran­cia – Áfri­ca, el colo­nia­lis­mo aún per­du­ra – Paki​toa​rria​ran​.org


Las actua­les inter­ven­cio­nes mili­ta­res extran­je­ras en dos paí­ses, como son Libia y Cos­ta de Mar­fil, tie­nen varios ele­men­tos en común. Inge­ren­cia exter­na en asun­tos pro­pios de la sobe­ra­nía de los paí­ses inde­pen­dien­tes, defen­sa de los intere­ses estra­té­gi­cos de las gran­des poten­cias capi­ta­lis­tas y de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les, enmas­ca­ra­mien­to de las inter­ven­cio­nes en razo­nes “huma­ni­ta­rias”, com­pli­ci­dad mani­fies­ta de la ONU, saqueo de los recur­sos natu­ra­les de esos pue­blos, etc. Pero tam­bién tie­nen en común que ambos paí­ses se encuen­tran en el con­ti­nen­te afri­cano y la pre­sen­cia de Fran­cia como agre­sor y poten­cia neo-colo­nial.

Ya casi nadie se deja enga­ñar con las razo­nes que las poten­cias capi­ta­lis­tas esgri­mie­ron en la ONU para lan­zar su ata­que con­tra una de las par­tes que se enfren­tan en gue­rra civil en Libia, apo­yan­do abier­ta­men­te a la otra e inmis­cu­yén­do­se abier­ta­men­te en un con­flic­to que debe­ría encon­trar solu­ción, pre­fe­ren­te­men­te de mane­ra dia­lo­ga­da, por par­te de los pro­pios ciu­da­da­nos libios. ¿Cómo creer que se pue­de pro­te­ger a la pobla­ción civil a gol­pe de bom­bar­deos por muy inte­li­gen­tes que quie­ran ser? ¿Cómo, si has­ta las fuer­zas rebel­des que apo­yan sobre el terreno ya han sido víc­ti­mas de tales bom­bar­deos?

Lo mis­mo pode­mos decir en el caso de Cos­ta de Mar­fil, don­de una con­tro­ver­sia post elec­to­ral entre dos can­di­da­tos sobre quién era pro­cla­ma­do ven­ce­dor se con­vier­te en moti­vo sufi­cien­te para inter­ve­nir manu mili­ta­ri en defen­sa de uno de ellos, hacien­do sal­tar por los aires todo abis­mo de sobe­ra­nía del país afri­cano. ¿Aca­so la ONU o Fran­cia poseen de mane­ra legí­ti­ma algún tipo de sobe­ra­nía sobre las deci­sio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Cos­ta de Mar­fil cuan­do éste decla­ra gana­dor de unos comi­cios a uno de los can­di­da­tos? Excu­sas que Fran­cia ha sabi­do his­tó­ri­ca­men­te esgri­mir en un con­ti­nen­te afri­cano que pese a los pro­ce­sos des­co­lo­ni­za­do­res aún con­si­de­ra como per­te­ne­cien­te a su añe­jo impe­rio, recuer­do de vie­jas glo­rias pasa­das, y fuen­te inago­ta­ble de recur­sos natu­ra­les que saquear sin mesu­ra, deján­do­lo en manos de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les que uti­li­zan al ejér­ci­to fran­cés como prin­ci­pal vale­dor de sus intere­ses.

El neo-colo­nia­lis­mo fran­cés en Cos­ta de Mar­fil nece­si­ta de “hom­bres de paja” sumi­sos y con­tra­rios a las ideas nacio­na­lis­tas que pue­dan poner en prio­ri­dad los intere­ses de su pue­blo por enci­ma de aque­llos de las com­pa­ñías fran­ce­sas. El pre­si­den­te Gbag­bo es un invi­ta­do incó­mo­do sobre el terreno, y más aún las ideas nacio­na­lis­tas que lo lle­va­ron a la pre­si­den­cia de su país, a pesar de los gran­des erro­res come­ti­dos en su ges­tión y que iban en el camino de recu­pe­rar para Cos­ta de Mar­fil la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca ante quién aún se cree la metró­po­li. Vea­mos en este sen­ti­do algu­nos datos.

Fran­cia tie­ne en Cos­ta de Mar­fil casi 2500 empre­sas que en su mayo­ría se dedi­can a la reven­ta de los impor­tan­tes recur­sos agrí­co­las del país. Entre los pro­duc­tos expor­ta­dos se encuen­tran el cacao (casi el 40% de la pro­duc­ción mun­dial), la caña de azú­car, la nuez de cola, la piña y el plá­tano. En el mer­ca­do de expor­ta­ción de made­ras nobles, Cos­ta de Mar­fil riva­li­za con el gigan­te Bra­sil. Si a esto aña­di­mos los recien­tes des­cu­bri­mien­tos de petró­leo en las cos­tas mar­fi­len­ses, des­cu­bri­mos las ver­da­de­ras razo­nes de la “huma­ni­ta­ria” inter­ven­ción fran­ce­sa.

El can­di­da­to favo­ri­to de Fran­cia, Ouat­ta­ra, ya decla­ra­do por Paris y la ONU como gana­dor indis­cu­ti­ble de las elec­cio­nes, fue minis­tro de Eco­no­mía de Cos­ta de Mar­fil entre 1990 y 1993. Duran­te su ges­tión pri­va­ti­zó todas las empre­sas esta­ta­les, dedi­ca­das al pro­ce­sa­mien­to de pro­duc­tos agrí­co­las y a la extrac­ción petro­le­ra. La gran bene­fi­cia­da por la ola pri­va­ti­za­do­ra fue sin lugar a dudas Fran­cia. Empre­sas como ELF-Total, Pari­bas, Air­bus, EDF, Suez, Viven­dis, Bouy­gues, Bollo­ré,… se repar­tie­ron el pas­tel mane­jan­do has­ta el día de hoy la eco­no­mía mar­fi­len­se. Ouat­ta­ra nego­ció des­pués con los nue­vos amos acuer­dos tan desas­tro­sos para la eco­no­mía de Cos­ta de Mar­fil que úni­ca­men­te el 12% de las ganan­cias de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les que­da­ban en las arcas del Esta­do afri­cano. Y más lejos aún, con­si­guió que el 85% de las reser­vas inter­na­cio­na­les de Cos­ta de Mar­fil se depo­si­ta­ran en ban­cos fran­ce­ses.

Esta situa­ción de depen­den­cia eco­nó­mi­ca fue denun­cia­da y com­ba­ti­da por el pre­si­den­te Gbag­bo, inten­tan­do abrir el país a inver­sio­nis­tas dife­ren­tes, pero Fran­cia no se lo per­do­nó y así lle­ga­mos a la situa­ción actual.

Para enten­der el cons­tan­te inter­ven­cio­nis­mo mili­tar fran­cés en Áfri­ca debe­mos regre­sar atrás en la his­to­ria. En 1958, De Gau­lle otor­ga la inde­pen­den­cia a las colo­nias afri­ca­nas (sal­vo Arge­lia, que será decla­ra­da inde­pen­dien­te en 1962 tras una cruen­ta gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal). Pero las anti­guas colo­nias con­ser­va­ban un valor estra­té­gi­co muy gran­de como sur­ti­do­res bara­tos de mate­rias pri­mas, como votos de apo­yo en la ONU en la estra­te­gia inter­na­cio­nal fran­ce­sa, y tam­bién, median­te la corrup­ción, como pro­vee­do­res de finan­cia­mien­to para los par­ti­dos polí­ti­cos fran­ce­ses.

De Gau­lle encar­gó a Jac­ques Foc­cart, un oscu­ro per­so­na­je y líder de su pro­pio par­ti­do, el afian­za­mien­to de la pre­sen­cia gala en terri­to­rio afri­cano, otor­gán­do­le car­ta blan­ca para su logro. Y Foc­cart, que ejer­ció sus fun­cio­nes entre los años 1960 y 1974 cum­plió a raja­ta­bla las órde­nes de De Gau­lle con tan­to esme­ro que pasó a la his­to­ria con el sobre­nom­bre de “Mon­sieur Afri­que”. Duran­te este perio­do, gol­pes de esta­do, ase­si­na­to de líde­res inde­pen­den­tis­tas y popu­la­res se suce­die­ron en todas las anti­guas colo­nias, dejan­do la defen­sa de los intere­ses de Fran­cia en manos de mer­ce­na­rios, hom­bres de nego­cios y polí­ti­cos corrup­tos afi­nes a Paris. Los lla­ma­dos “pre­si­den­tes fran­ce­ses de piel negra”.

Duran­te esta épo­ca, gue­rras muy cruen­tas se decla­ra­ron en Áfri­ca: Came­rún, Bia­fra, Cos­ta de Mar­fil, Libe­ria, Bur­ki­na Fas­so… siem­pre con Fran­cia como una de las par­tes impli­ca­das en los con­flic­tos. La gue­rra en Came­rún fue una de los más mor­tí­fe­ras pues entre 1952 y 1957 el ejér­ci­to fran­cés mató en este país a más de 500,000 per­so­nas de etnias bas­sa y bami­kel, inte­gra­dos en el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Came­rún, cuyo líder, Mar­tin Sin­gap, tam­bién fue­ra ase­si­na­do por los fran­ce­ses, tor­tu­ra­do has­ta la muer­te por las tris­te­men­te céle­bres Bri­ga­das Móvi­les Mix­tas de los ser­vi­cios secre­tos galos.

Fran­cia des­ple­gó sus tro­pas en Came­rún por un supues­to pedi­do de apo­yo por par­te del pre­si­den­te came­ru­nés Ahma­dou Ahid­jo, colo­ca­do median­te frau­de en la pre­si­den­cia por Paris, y que con­ta­ba con el fir­me apo­yo del enton­ces minis­tro de defen­sa galo Pie­rre Gui­llau­mat.

En docu­men­tos mili­ta­res ofi­cia­les recien­te­men­te des­cla­si­fi­ca­dos, Gui­llau­mat reco­no­ce que Jac­ques Foc­cart, “Mon­sieur Afri­que”, jugó un impor­tan­te papel en este asun­to: “Entre Ahid­jo, Foc­cart y el Ser­vi­cio Secre­to Fran­cés aplas­ta­ron a los bami­ke­les”. Foc­cart, con la apro­ba­ción de De Gau­lle, envió a Came­rún cin­co divi­sio­nes, avio­nes bom­bar­de­ros T26 y puso las tro­pas a las órde­nes de un vete­rano del desas­tre de Indo­chi­na, el gene­ral Max Briand, cono­ci­do como “el Vikin­go”. Pobla­dos ente­ros fue­ron arra­sa­dos con napalm, según reco­no­ce un pilo­to fran­cés par­ti­ci­pan­te en las masa­cres, Max Bar­det: “Mata­ron entre 300,000 y 400,000 per­so­nas; un geno­ci­dio en toda regla. Los nati­vos no podían ganar y fue­ron masa­cra­dos exac­ta­men­te como Ati­la arra­sa­ba a los pobla­dos. Eran lan­zas con­tra fusi­les.”

En la actua­li­dad, Fran­cia man­tie­ne casi 10,000 sol­da­dos en el con­ti­nen­te afri­cano en bases mili­ta­res per­ma­nen­tes en Sene­gal, Gabón, Yibu­ti, La Reu­nión, Chad, y su Mari­na de gue­rra fon­dea­da en el Gol­fo de Gui­nea pre­ser­van­do los intere­ses petro­le­ros fran­ce­ses en la zona; ello sin con­tar las tro­pas des­ple­ga­das con moti­vo de la recien­te agre­sión con­tra Libia. El tama­ño de esta impor­tan­te fuer­za mili­tar ha sido jus­ti­fi­ca­do por Paris en base a dife­ren­tes acuer­dos de coope­ra­ción téc­ni­ca mili­tar fir­ma­dos en las últi­mas cin­co déca­das con las anti­guas colo­nias afri­ca­nas. Supues­ta­men­te, el obje­ti­vo de dichos acuer­dos sería el dotar a los ejér­ci­tos afri­ca­nos de la capa­ci­ta­ción nece­sa­ria para la defen­sa inte­gral de sus pro­pios paí­ses.

Ejem­plo de un acuer­do de este tipo es el fir­ma­do entre la Repú­bli­ca Fran­ce­sa y la Repú­bli­ca de Chad en 1976. En su artícu­lo I dice lo siguien­te: “A peti­ción de la Repú­bli­ca de Chad, el gobierno de la Repú­bli­ca de Fran­cia apor­ta, de acuer­do a sus posi­bi­li­da­des, la cola­bo­ra­ción de los efec­ti­vos mili­ta­res fran­ce­ses que sean nece­sa­rios para la orga­ni­za­ción y la ins­truc­ción de las fuer­zas arma­das de Chad. Estos efec­ti­vos esta­rán pues­tos a dis­po­si­ción de las fuer­zas arma­das cha­dia­nas.” En el mis­mo acuer­do, se dis­po­nía que mili­ta­res cha­dia­nos pudie­sen ser entre­na­dos y for­ma­dos mili­tar­men­te en ins­ta­la­cio­nes en Fran­cia.

A estos acuer­dos de coope­ra­ción téc­ni­co mili­tar fir­ma­dos públi­ca­men­te, se les ha ido aña­dien­do en las últi­mas déca­das diver­sas cláu­su­las secre­tas que, gene­ral­men­te, inten­tan pro­te­ger a los gobier­nos afri­ca­nos afi­nes a la polí­ti­ca de Fran­cia en con­tra de ame­na­zas, tan­to exter­nas como inter­nas y, en con­tra­par­ti­da, los gobier­nos afri­ca­nos se ven obli­ga­dos a fir­mar acuer­dos de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca o comer­cial extre­ma­da­men­te ven­ta­jo­sos para Paris o las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les fran­ce­sas. Así, de mane­ra “gen­til”, Fran­cia man­tie­ne y defien­de sus intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos en la zona, al mis­mo tiem­po que man­tie­ne ama­rra­das a su zona de influen­cia inter­na­cio­nal a los paí­ses que un día fue­ron sus colo­nias.

Con el tiem­po, los alcan­ces de las cláu­su­las secre­tas de los acuer­dos de coope­ra­ción téc­ni­co mili­tar han que­da­do al des­cu­bier­to: De la supues­ta “for­ma­ción, ins­truc­ción, y rees­truc­tu­ra­ción” de las fuer­zas arma­das afri­ca­nas, el ejér­ci­to fran­cés ha pasa­do al apo­yo en com­ba­te y a la asis­ten­cia ope­ra­cio­nal, supo­nien­do una par­ti­ci­pa­ción direc­ta en los com­ba­tes de los dife­ren­tes con­flic­tos arma­dos que se suce­den en Áfri­ca. En el año 2006, el ejér­ci­to fran­cés uti­li­zó sus avio­nes de com­ba­te Mira­ge F1 con­tra los suble­va­dos en armas con­tra los gobier­nos de Chad y Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, fir­mes alia­dos de Fran­cia.

Tam­bién el tema huma­ni­ta­rio ha sido una excu­sa esgri­mi­da por Paris para la inter­ven­ción de sus mili­ta­res en los asun­tos inter­nos de los paí­ses afri­ca­nos. De mane­ra espe­cial, la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos fran­ce­ses que viven en Áfri­ca. A menu­do, ope­ra­cio­nes de eva­cua­ción de civi­les fran­ce­ses o euro­peos de zonas en con­flic­to no ha sido sino un pre­tex­to para inter­ve­nir des­ca­ra­da­men­te en los asun­tos inter­nos de los esta­dos afri­ca­nos, pro­te­ger a un gobierno ami­go o aca­bar con revuel­tas o movi­mien­tos popu­la­res incó­mo­dos para los intere­ses fran­ce­ses. Uno de los casos más recien­tes y san­grien­tos ocu­rrió en 2004 en Cos­ta de Mar­fil, don­de las tro­pas fran­ce­sas, lle­ga­das a Boua­ké para eva­cuar a sus ciu­da­da­nos, dis­pa­ra­ron con­tra los mani­fes­tan­tes mar­fi­len­ses que pro­tes­ta­ban con­tra su pre­sen­cia, pro­du­cien­do una masa­cre de civi­les.

En la actua­li­dad ni siquie­ra los medios ofi­cia­les fran­ce­ses escon­den que la inter­ven­ción mili­tar sea fru­to de los acuer­dos téc­ni­cos mili­ta­res. En su tiem­po, el enton­ces pre­si­den­te Geor­ges Pom­pi­dou ya reco­no­cía que dichas inter­ven­cio­nes mili­ta­res res­pon­dían a intere­ses polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y geo­es­tra­té­gi­cos de Fran­cia en esta par­te del mun­do. Una mane­ra de Paris de “man­te­ner un lugar pri­vi­le­gia­do en Áfri­ca median­te una influen­cia polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, mili­tar y cul­tu­ral.” Otro alto fun­cio­na­rio, Edouard Balla­dur, seña­la­ba para jus­ti­fi­car las inter­ven­cio­nes mili­ta­res que Fran­cia “no podía acep­tar que se gene­ra­li­za­ra una cri­sis social, moral y mili­tar en una región cer­ca­na a Fran­cia.”

Los ejér­ci­tos afri­ca­nos entre­na­dos, arma­dos y adies­tra­dos por tro­pas fran­ce­sas en el mar­co de los acuer­dos, se han com­por­ta­do con sus pro­pias pobla­cio­nes como ver­da­de­ros ejér­ci­tos de ocu­pa­ción. En pri­mer lugar por­que la men­ta­li­dad en la que fue­ron entre­na­dos por los mili­ta­res fran­ce­ses fue la de “defen­sa ante la ame­na­za del enemi­go interno” y no la de la posi­bi­li­dad de una ame­na­za exte­rior.

Tras las inde­pen­den­cias afri­ca­nas, sus ejér­ci­tos se crea­ron des­de cero, con­ci­bién­do­se como una pro­lon­ga­ción del ejér­ci­to colo­nial fran­cés, más intere­sa­do en el con­trol de la pobla­ción ante la posi­bi­li­dad de revuel­tas o posi­bles movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que pudie­sen poner en cues­tión el orden pues­to en mar­cha por la anti­gua metró­po­li. La doc­tri­na emplea­da por el ejér­ci­to fran­cés no fue sino la de la “con­tra­in­sur­gen­cia” de la que ya tenían una impor­tan­te apli­ca­ción prác­ti­ca en casi toda Áfri­ca. Ello hizo que los ejér­ci­tos afri­ca­nos crea­dos o entre­na­dos por ins­truc­to­res mili­ta­res fran­ce­ses vie­sen a sus pro­pias pobla­cio­nes como poten­cia­les enemi­gos, con la con­se­cuen­te repre­sión san­grien­ta que con­lle­va esta doc­tri­na. En este sen­ti­do, la aso­cia­ción fran­ce­sa Sur­vie, en su “Dos­sier negro del ejér­ci­to fran­cés”, seña­la:

”…para los ejér­ci­tos afri­ca­nos no se tra­ta del con­trol de una pobla­ción extran­je­ra, como en el caso del ejér­ci­to fran­cés en Arge­lia. La misión de los mili­ta­res afri­ca­nos es con­tro­lar a sus pro­pias pobla­cio­nes, pero con los mis­mos méto­dos que empleó el ejér­ci­to fran­cés en sus gue­rras colo­nia­les. Es lo que ocu­rrió en Came­rún en el momen­to de la inde­pen­den­cia, en la san­grien­ta gue­rra que se decla­ró con­tra los maquis del UPC (Unión de las Pobla­cio­nes Came­ru­ne­sas). En el caso de Ruan­da el inves­ti­ga­dor Gabriel Périès encon­tró unas memo­rias de ofi­cia­les ruan­de­ses, for­ma­dos en Fran­cia en las déca­das de 1980 y 1990, en las que se vuel­ve a encon­trar esta obse­sión de luchar con­tra el enemi­go inte­rior, de esta­ble­cer tác­ti­cas con­tra la insu­rrec­ción. Lle­va­da has­ta el final, la lógi­ca del “con­trol de la pobla­ción” lle­va al geno­ci­dio…“

El ejér­ci­to fran­cés des­ti­na a Áfri­ca a los regi­mien­tos que en su día lucha­ron con­tra los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas. Reci­cla­dos hoy en día con deno­mi­na­cio­nes como Fuer­zas Espe­cia­les, Legión Extran­je­ra u otros, siguen for­mán­do­se en la men­ta­li­dad y valo­res que las pre­ce­die­ron, lle­gan­do inclu­so a man­te­ner el nom­bre como en el caso de las tro­pas de Mari­na, que aún se hacen lla­mar “La Colo­nial”. El espí­ri­tu colo­nia­lis­ta que las pre­ce­de sigue sien­do moti­vo de orgu­llo tan­to entre su ofi­cia­li­dad como en el grue­so de sus com­po­nen­tes, hacien­do públi­co alar­de de ello tan­to en sus diver­sas publi­ca­cio­nes como en los des­fi­les mili­ta­res en los que toman par­te.

Ellas son las pri­me­ras en tomar par­te en ope­ra­cio­nes de inter­ven­ción mili­tar en Áfri­ca, sobre todo en aque­llas más “deli­ca­das”. Y la men­ta­li­dad que tie­nen no es pre­ci­sa­men­te la de sal­va­guar­dar los dere­chos huma­nos de los ciu­da­da­nos afri­ca­nos, sien­do muy nume­ro­sos los casos en los que efec­ti­vos mili­ta­res fran­ce­ses se han vis­to envuel­tos en casos de vio­la­ción, ase­si­na­tos, o masa­cres entre la pobla­ción civil afri­ca­na. En su “Dos­sier negro del ejér­ci­to fran­cés”, Sur­vie dice:

“…for­man la mayor par­te de las fuer­zas espe­cia­les a las que se lla­ma duran­te las ope­ra­cio­nes sen­si­bles: ope­ra­cio­nes “puñe­ta­zo”, ope­ra­cio­nes con un fuer­te con­te­ni­do en ser­vi­cios de inte­li­gen­cia. Tam­bién las encon­tra­mos en las ope­ra­cio­nes euro­peas (EUFOR). Duran­te la pri­me­ra de ellas en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go en 2003 Fran­cia se había jac­ta­do de haber incul­ca­do cier­ta can­ti­dad de méto­dos a unas fuer­zas espe­cia­les euro­peas, en par­ti­cu­lar a las fuer­zas espe­cia­les sue­cas. Des­de enton­ces nos pre­gun­ta­mos de qué méto­dos se tra­ta­ba, por­que algu­nos mili­ta­res entre estas fuer­zas sue­cas se habían que­ja­do ante sus supe­rio­res de haber teni­do que sopor­tar la visión de actos de tor­tu­ra prac­ti­ca­dos por los mili­ta­res fran­ce­ses a con­go­le­ños. Esto hizo mucho rui­do en Sue­cia y mucho menos en Fran­cia… “

Fie­les a las estra­te­gias con­tra­in­sur­gen­tes de la épo­ca colo­nial de la que pro­vie­nen, las tro­pas del ejér­ci­to fran­cés han lle­ga­do a prac­ti­car o poten­ciar el empleo de tác­ti­cas de tie­rra arra­sa­da para impe­dir o disua­dir a las pobla­cio­nes loca­les de apo­yar a movi­mien­tos insur­gen­tes. Es el caso de la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na en 2006, don­de las tác­ti­cas colo­nia­les fran­ce­sas fue­ron pues­tas en prác­ti­ca por el ejér­ci­to cen­troa­fri­cano con ase­so­ría gala con­tra las pobla­cio­nes del nor­te del país, por supues­ta­men­te ser sim­pa­ti­zan­tes de los insur­gen­tes.

Los para­cai­dis­tas fran­ce­ses reto­ma­ron la ciu­dad de Birao tras ser con­quis­ta­da por tro­pas nor­te­ñas rebel­des, y des­pués pues­ta a dis­po­si­ción de efec­ti­vos del ejér­ci­to cen­troa­fri­cano quie­nes la saquea­ron y devas­ta­ron, cau­san­do una terri­ble masa­cre entre la pobla­ción civil. Fran­cia acu­só a los rebel­des del hecho, pero des­pués un infor­me de varias orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias inter­na­cio­na­les demos­tró quie­nes fue­ron los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles, mos­tran­do asi­mis­mo la com­pli­ci­dad del ejér­ci­to fran­cés en este cri­men de gue­rra, sin que has­ta la fecha nadie haya sido hecho res­pon­sa­ble de las masa­cres. Asi­mis­mo, las orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias denun­cia­ban que el ejér­ci­to fran­cés había apo­ya­do la crea­ción den­tro del ejér­ci­to cen­troa­fri­cano de una uni­dad lla­ma­da OCRB, Ofi­ci­na Cen­tral de Repre­sión del Ban­di­da­je, espe­cie de cuer­po secre­to dedi­ca­do al inte­rro­ga­to­rio de sos­pe­cho­sos y a las eje­cu­cio­nes suma­rias.

Si Fran­cia se ha pro­pues­to siem­pre sal­va­guar­dar los intere­ses de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les de ori­gen galo que sis­te­má­ti­ca­men­te han escul­ca­do los recur­sos natu­ra­les de los paí­ses afri­ca­nos, el caso de ELF sería el más des­ca­ra­do y peno­so.

Crea­da en 1965 por De Gau­lle con el obje­ti­vo de garan­ti­zar la pre­sen­cia fran­ce­sa en Áfri­ca y ase­gu­rar una impor­tan­te fuen­te de finan­cia­mien­to para su par­ti­do polí­ti­co, la petro­le­ra ELF-Aqui­tai­ne siem­pre ha teni­do un lema para el mane­jo de sus asun­tos en el con­ti­nen­te y resu­me de mane­ra cla­ra su savoir fai­re tra­di­cio­nal: “Adu­lar al pre­si­den­te, dar dine­ro a la opo­si­ción y armar a los rebel­des”.

Y ELF ha sabi­do apli­car su hoja de ruta a tal pun­to que con el tiem­po se ha ido con­vir­tien­do en el prin­ci­pal socio comer­cial de nume­ro­sos gobier­nos afri­ca­nos, pro­vee­dor de arma­men­to tan­to a ejér­ci­tos ofi­cia­les como a gue­rri­llas o seño­res de la gue­rra y ges­tor de las deu­das exter­nas de las anti­guas colo­nias. Al mis­mo tiem­po, los emplea­dos de ELF se con­fun­den o son los mis­mos per­so­na­jes que inte­gran los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses des­ti­na­dos en Áfri­ca, aun­que en dema­sia­das oca­sio­nes estos indi­vi­duos olvi­den sus leal­ta­des y se con­vier­tan en mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de quién más pague o, sim­ple­men­te, de sus pro­pios intere­ses.

ELF, o Fran­cia, a tra­vés de su empre­sa públi­ca, ha finan­cia­do las gue­rras en Ango­la, Came­rún, Gabón, Con­go Braz­za­vi­lle, Nige­ria, Gui­nea Ecua­to­rial,… Tam­bién ven­dió armas a todas las par­tes par­ti­ci­pan­tes en los con­flic­tos y, sobre todo, corrom­pió a la cla­se polí­ti­ca y mili­tar afri­ca­nas.

En 1990 fue­ron incul­pa­dos por corrup­ción por la jus­ti­cia fran­ce­sa la mayo­ría de los enton­ces direc­ti­vos de la trans­na­cio­nal ELF, jun­to a varios hom­bres de nego­cios y per­so­na­jes públi­cos de las polí­ti­ca fran­ce­sa como Roland Dumas, minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res socia­lis­ta entre 1984 y 1993. Duran­te el pro­ce­so, se des­ta­pó una inmen­sa tra­ma cons­ti­tui­da por casos de corrup­ción, comi­sio­nes ile­ga­les, des­víos de dine­ro, y sobre todo la vida de lujos y derro­ches que man­te­nían todos los pro­ta­go­nis­tas.

Los prin­ci­pa­les acu­sa­dos en el pro­ce­so fue­ron el direc­tor de ELF, Loïk Le Flo­che Pri­gent, nom­bra­do por el pre­si­den­te socia­lis­ta Mit­te­rrand en 1989; Alfred Sir­ven, miem­bro de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses y segun­do a bor­do de la trans­na­cio­nal; y André Tara­llo, direc­tor de ELF-Afri­que. Pese a que las con­de­nas por enri­que­ci­mien­to ile­gal fue­ron leves, de cin­co años la mayor a Le Flo­che, nin­guno de los con­de­na­dos cum­plió un solo día de pri­sión, y ELF jamás fue hecha res­pon­sa­ble de nin­gún car­go como com­pa­ñía. Aun­que apa­re­cie­ron datos tan acu­sa­do­res como el hecho que los sala­rios de la guar­dia pre­si­den­cial del pre­si­den­te de Gabón, Omar Bon­go, eran paga­dos direc­ta­men­te por ELF, la tra­ma que impli­ca­ba a la com­pa­ñía en el gol­pe de esta­do de Paul Biya en Came­rún, o el abas­te­ci­mien­to de armas a ambos ban­dos en la gue­rra civil con­go­le­ña en 1997, que pro­du­jo casi un cen­te­nar de miles de muer­tos.

El jui­cio sir­vió para poner al des­cu­bier­to un com­ple­jo sis­te­ma de redes que conec­ta­ban a direc­ti­vos de ELF con polí­ti­cos y mili­ta­res afri­ca­nos, empre­sa­rios fran­ce­ses, miem­bros de los ser­vi­cios secre­tos, tra­fi­can­tes de armas,… movién­do­se con total impu­ni­dad tan­to en el ámbi­to de lo pri­va­do como de lo públi­co. Has­ta el pun­to que Alfred Sir­ven, quien se dio a la fuga duran­te el pro­ce­so y des­pués apa­re­ce­ría muer­to meses más tar­de, lle­gó a ame­na­zar con rom­per su silen­cio en el caso de ser con­de­na­do: “Sé sufi­cien­te como para eli­mi­nar a toda la cla­se polí­ti­ca fran­ce­sa.”

Por su par­te, André Tara­llo, lla­ma­do el “Mon­sieur Áfri­ca de ELF”, que no fue con­de­na­do y has­ta la fecha ocu­pa su car­go den­tro de la com­pa­ñía, man­tie­ne estre­chas rela­cio­nes con per­so­na­jes como Jack Sigo­let, resi­den­te en Gine­bra, Sui­za, cono­ci­do tra­fi­can­te inter­na­cio­nal de armas que abas­te­ce de mate­rial mili­tar a todas las par­tes en con­flic­to en Áfri­ca, aun­que encu­bra sus nego­cios como “inver­sio­nis­ta y ges­tor” de las deu­das exter­nas de algu­nos paí­ses afri­ca­nos.

En la actua­li­dad empie­zan a oír­se algu­nas voces, apar­te de las tra­di­cio­na­les anti-impe­ria­lis­tas, que ponen en cues­tión las inter­ven­cio­nes mili­ta­res de Fran­cia en Áfri­ca. Algu­nas de ellas, inclu­so, vie­nen de los más altos res­pon­sa­bles polí­ti­cos fran­ce­ses y afri­ca­nos, de la cla­se inte­lec­tual y perio­dís­ti­ca liga­da a la cúpu­la del poder fran­cés.

En 2008 duran­te una visi­ta ofi­cial a Sudá­fri­ca, el pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy anun­ció la inten­ción de su gobierno de ini­ciar en bre­ve la “rene­go­cia­ción de todos los acuer­dos mili­ta­res en Áfri­ca”, ase­gu­ran­do que “Fran­cia no tie­ne voca­ción de man­te­ner inde­fi­ni­da­men­te sol­da­dos” en el con­ti­nen­te, pues “Áfri­ca debe encar­gar­se de su segu­ri­dad”. Sar­kozy cali­fi­có dichos acuer­dos mili­ta­res de “obso­le­tos, fir­ma­dos en ple­na des­co­lo­ni­za­ción, ¡hace 50 años!”. Tras seña­lar que Fran­cia “no debe seguir jugan­do un papel de gen­dar­me en Áfri­ca”, dijo que ello “corres­pon­de a la Unión Afri­ca­na y a las orga­ni­za­cio­nes regio­na­les afri­ca­nas”.

Alguien pudie­ra pen­sar que el pre­si­den­te fran­cés hubie­se teni­do un momen­to de refle­xión y enmien­da sobre el nefas­to papel juga­do por su país en el con­ti­nen­te afri­cano tras la des­co­lo­ni­za­ción, pero la reali­dad siem­pre se impo­ne: Fran­cia es cons­cien­te del cre­cien­te recha­zo que su polí­ti­ca de inter­ven­ción mili­tar uni­la­te­ral en Áfri­ca pro­du­ce tan­to en el ámbi­to afri­cano como inter­na­cio­nal, los cos­tos eco­nó­mi­cos en tiem­pos de vacas fla­cas son cada vez más difí­ci­les de cubrir, y con la lle­ga­da de inver­sio­nis­tas chi­nos, indios, nor­te­ame­ri­ca­nos e, inclu­so de socios euro­peos, su mono­po­lio comer­cial en este con­ti­nen­te se ve ame­na­za­do. Por lo tan­to, las inter­ven­cio­nes mili­ta­res no se ponen en cues­tión, sola­men­te el quién debe rea­li­zar­las y Fran­cia qui­sie­ra que se reali­cen de mane­ra mul­ti­la­te­ral.

Fran­cia bus­ca aho­ra que sus inter­ven­cio­nes mili­ta­res en Áfri­ca cuen­ten con la legi­ti­mi­dad de la ONU, algo que sí es nue­vo pues jamás has­ta aho­ra lo había nece­si­ta­do para inmis­cuir­se en los asun­tos inter­nos de los paí­ses afri­ca­nos. Al mis­mo tiem­po, pre­ten­de man­te­ner su pre­sen­cia mili­tar en Áfri­ca en vir­tud de la “rene­go­cia­ción”, o moder­ni­za­ción podría corre­gir­se, de los acuer­dos téc­ni­co mili­ta­res sus­cri­tos con los Esta­dos afri­ca­nos, para que estos pue­dan apa­ren­tar una auto­no­mía mili­tar, al tiem­po que res­guar­dan los intere­ses fran­ce­ses en la zona. Por supues­to, la dota­ción a estos ejér­ci­tos será rea­li­za­da por la indus­tria mili­tar fran­ce­sa tan ávi­da y nece­si­ta­da de mer­ca­dos para ven­der sus pro­duc­tos béli­cos. Y, en ter­cer lugar, Fran­cia nece­si­ta de la impli­ca­ción de otros paí­ses, sobre todo de sus socios de la Unión Euro­pea y de algu­nos esta­dos afri­ca­nos como Sudá­fri­ca y Nige­ria, en misio­nes mili­ta­res con­jun­tas, para camu­flar los intere­ses mili­ta­res, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos fran­ce­ses bajo la ban­de­ra inter­na­cio­nal. En este sen­ti­do, Paris ya ha empe­za­do a dar algu­nos pasos par­ti­ci­pan­do en el bom­bar­deo de Libia jun­to a una coa­li­ción inter­na­cio­nal, o trans­for­man­do la base mili­tar fran­ce­sa en Cos­ta de Mar­fil en una base de fuer­zas mul­ti­la­te­ra­les, al man­do de la ONU. Todo ello bus­can­do la per­ma­nen­cia y supre­ma­cía en Áfri­ca, para per­du­rar el colo­nia­lis­mo que jamás des­apa­re­ció en el con­ti­nen­te negro.

EL GENDARME DE AFRICA. CRONOLOGIA DEL INTERVENCIONISMO MILITAR FRANCES EN AFRICA TRAS LA DESCOLONACION DEL CONTINENTE

1958. Inter­ven­ción mili­tar en la gue­rra civil en Came­rún, con más de 500.000 muer­tos, masa­cre diri­gi­da por el ejér­ci­to fran­cés y sus ser­vi­cios secre­tos.

1961. Ope­ra­ción Bou­le­do­gue, des­pués con­ver­ti­da en Ope­ra­ción Cha­rrue Lon­gue, para ase­gu­rar la per­ma­nen­cia de una base naval en Bizer­te, Tunez.

1962. Inter­ven­ción mili­tar en Sene­gal para apo­yar al pre­si­den­te Senshor.

1964. Inter­ven­ción mili­tar para res­ta­ble­cer en el poder al pre­si­den­te Léon M´ba, alia­do de Paris, tras un inten­to de derro­ca­mien­to rea­li­za­do por una par­te del ejér­ci­to de Gabón.

1968 – 1972. Ope­ra­cio­nes Limou­sin y Bison con­tra los revo­lu­cio­na­rios del Tibes­ti en Chad. El ejér­ci­to fran­cés sufrió gran­des pér­di­das en esta ope­ra­ción, sien­do reco­no­ci­dos de mane­ra ofi­cial 39 muer­tos y más de 100 heri­dos.

1977. Con la excu­sa del secues­tro de un ciu­da­dano fran­cés por el Fren­te Poli­sa­rio en el Saha­ra Occi­den­tal, avio­nes Jaguar fran­ce­ses bom­bar­dean posi­cio­nes saha­rauis en Mau­ri­ta­nia. El apo­yo de Fran­cia a Marrue­cos duran­te toda la con­tien­da béli­ca es impor­tan­te, tan­to en entre­na­mien­to y abas­te­ci­mien­to como en labo­res de inte­li­gen­cia.

1977. Ope­ra­ción Ver­vei­ne en apo­yo del dic­ta­dor Mobu­tu en Zai­re con­tra la rebe­lión en la zona de Sha­ba. Paris esta­ble­ció un puen­te aéreo entre Rabat y Kol­we­zi para el envió de tro­pas marro­quíes que apo­ya­ron a Mobu­tu.

1978. Des­em­bar­co de para­cai­dis­tas fran­ce­ses en la ciu­dad mine­ra de Kol­we­zi, en Zai­re, toma­da por los revo­lu­cio­na­rios katan­gue­ses del FLNC, Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal del Con­go, con la excu­sa de eva­cuar a los ciu­da­da­nos fran­ce­ses.

1978 – 1980. Ope­ra­ción Tacaud en Chad, para fre­nar el avan­ce del FROLINAT, Fren­te de Libe­ra­ción de Chad, de Gou­kou­ni Oued­dei.

1979 – 1981. Ope­ra­ción Barra­cu­da en Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na para derro­car al pre­si­den­te Bokas­sa y colo­car en su lugar a David Dac­ko.

1983. Ope­ra­ción Man­ta en Chad. Se movi­li­za­ron 4000 sol­da­dos fran­ce­ses en apo­yo del pre­si­den­te His­se­ne Habré fren­te a los rebel­des de Gou­kou­ni Oued­dei.

1985. Avio­nes de com­ba­te Jaguar fran­ce­ses bom­bar­dean la base aérea libia de Oua­di-Doum en el nor­te de Chad.

1986. Des­em­bar­co de 150 para­cai­dis­tas fran­ce­ses en Togo para apo­yar al pre­si­den­te Gnas­sing­bé, quien enfren­ta­ba una ten­ta­ti­va de gol­pe de esta­do.

1986. Ope­ra­ción Eper­vier en Chad con más de 900 sol­da­dos lle­ga­dos para enfren­tar al ejér­ci­to libio que apo­ya­ba a los mili­cia­nos de Guo­kou­ni Oued­dei.

1989. Ope­ra­ción Osi­de en las Islas Como­res tras la muer­te vio­len­ta del pre­si­den­te Ahmed Abda­llah por par­te de mer­ce­na­rios entre­na­dos por los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses.

1990. Ope­ra­ción Requin en Gabón. 2000 sol­da­dos fran­ce­ses eva­cuan a 1800 extran­je­ros y apo­yan al gobierno que hace fren­te a una rebe­lión popu­lar en la capi­tal Libre­vi­lle y la ciu­dad de Port-Gen­til.

1990 – 1993. Misión Noroit en Ruan­da para pro­te­ger el régi­men dic­ta­to­rial del pre­si­den­te Juve­nal Hab­ya­ri­ma­na con­tra el ata­que de los mili­cia­nos del Fren­te Patrió­ti­co de Ruan­da.

1991. Envío de 1000 sol­da­dos fran­ce­ses a Zai­re tras las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res con­tra el dic­ta­dor Mobu­tu.

1992 – 1993. Ope­ra­ción Oryx en Soma­lia. Los con­tin­gen­tes fran­ce­ses se pusie­ron ense­gui­da a la orden de los nor­te­ame­ri­ca­nos en el mar­co de la Misión Res­to­re Hope.

1993. Ope­ra­ción Chi­me­re et Vol­can para el abas­te­ci­mien­to y for­ma­ción del ejér­ci­to de Ruan­da.

1993. Ope­ra­ción Amary­llis en Ruan­da para eva­cuar a los ciu­da­da­nos euro­peos.

1994. Ope­ra­ción Tour­quoi­se. Geno­ci­dio de los Tutsi en Ruan­da. El papel del ejér­ci­to fran­cés en esta masa­cre jamás se ha inves­ti­ga­do a fon­do. En vir­tud de los acuer­dos de coope­ra­ción mili­tar fir­ma­dos con Ruan­da, Fran­cia había for­ma­do, entre­na­do, adies­tra­do y equi­pa­do al ejér­ci­to ruan­dés que la pri­ma­ve­ra de 1994 masa­cró a los Tutsi y a los Hutus mode­ra­dos. Por otro lado, la inter­ven­ción mili­tar direc­ta fran­ce­sa demo­ró dos meses y medio des­de que le fue­ra soli­ci­ta­da por la ONU, igno­ran­do des­ca­ra­da­men­te las matan­zas que se rea­li­za­ban y que según las cifras más con­ser­va­do­ras, pro­du­je­ron más de un millón de muer­tos. Asi­mis­mo, nume­ro­sos efec­ti­vos mili­ta­res fran­ce­ses fue­ron acu­sa­dos de casos de vio­la­ción y ase­si­na­to de pobla­do­res civi­les sin que dichas deman­das hayan sido nun­ca lle­va­das ante la jus­ti­cia.

1995. Ope­ra­ción Aza­lée en las Islas Como­res. El pre­si­den­te Saïd Moha­med Djoar es depues­to por un gol­pe de esta­do diri­gi­do por el mer­ce­na­rio Bod Denard, quien había sido entre­na­do por los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses. Para­cai­dis­tas fran­ce­ses des­em­bar­can y detie­nen a Denard, quien es con­du­ci­do a Fran­cia y encar­ce­la­do. Meses des­pués será libe­ra­do.

1996 – 1997. Ope­ra­cio­nes Alma­din I y II. 2300 sol­da­dos fran­ce­ses inter­vie­nen en Ban­gui, capi­tal de la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, tras el motín de algu­nos mili­ta­res de este país.

1996 – 2007. Ope­ra­ción Ara­mis en Came­rún. El ejér­ci­to fran­cés apo­ya direc­ta­men­te al ejér­ci­to came­ru­nés en lucha con Nige­ria por el con­trol de la isla petro­le­ra de Bakas­si.

1997. Ope­ra­ción Antí­lo­pe en el Con­go para eva­cuar a 6500 extran­je­ros de Braz­za­vi­lle.

1998. Ope­ra­ción Mala­chi­te en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go para la eva­cua­ción de 2500 extran­je­ros de Kinsha­sa.

1999. Misión Khor Anga en Yibu­ti. Pro­tec­ción aérea ante la exten­sión del con­flic­to arma­do entre Etio­pía y Eri­trea.

2002. Ini­cio de la Ope­ra­ción Licor­ne, como fuer­za de man­te­ni­mien­to de la paz en Cos­ta de Mar­fil. El pre­si­den­te Lau­rent Gbag­bo enfren­ta­ba una rebe­lión en el nor­te del país.

2003. Par­ti­ci­pa­ción fran­ce­sa en la ope­ra­ción euro­pea con­jun­ta lla­ma­da Arte­mis en la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na.

2004. Des­truc­ción de aero­na­ves del ejér­ci­to de Cos­ta de Mar­fil, tras un bom­bar­deo de los mar­fi­len­ses en Boua­ké, don­de murie­ron varios sol­da­dos fran­ce­ses. Eva­cua­ción de ciu­da­da­nos fran­ce­ses. El ejér­ci­to fran­cés cau­só una masa­cre al dis­pa­rar con­tra los mani­fes­tan­tes que recha­za­ban su pre­sen­cia en Cos­ta de Mar­fil.

2006. Apo­yo mili­tar direc­to al ejér­ci­to de Chad fren­te a una nue­va rebe­lión en el nor­te del país.

2008. Pro­tec­ción del aero­puer­to de Ndja­me­na en Chad. Eva­cua­ción de ciu­da­da­nos fran­ce­ses. Se pro­du­cen enfren­ta­mien­tos direc­tos con los rebel­des en las cer­ca­nías del aero­puer­to.

2008. Apo­yo logís­ti­co al ejér­ci­to de Yibu­ti en la fron­te­ra con Eri­trea.

2011. Inter­ven­ción direc­ta jun­to a una coa­li­ción inter­na­cio­nal en la gue­rra civil que se desa­rro­lla en Libia, apo­yan­do a los rebel­des que se enfren­tan al pre­si­den­te Gada­fi.

2011. Par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra civil en Cos­ta de Mar­fil. El pre­si­den­te Gbag­bo es secues­tra­do por tro­pas fran­ce­sas y entre­ga­do a su enemi­go Ouat­ta­ra.

Kol­do Durreit

Fun­da­ción Inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­ran.

Paki​toa​rria​ran​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *