Fran­cia – Áfri­ca, el colo­nia­lis­mo aún per­du­ra – Paki​toa​rria​ran​.org


Las actua­les inter­ven­cio­nes mili­ta­res extran­je­ras en dos paí­ses, como son Libia y Cos­ta de Mar­fil, tie­nen varios ele­men­tos en común. Inge­ren­cia exter­na en asun­tos pro­pios de la sobe­ra­nía de los paí­ses inde­pen­dien­tes, defen­sa de los intere­ses estra­té­gi­cos de las gran­des poten­cias capi­ta­lis­tas y de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les, enmas­ca­ra­mien­to de las inter­ven­cio­nes en razo­nes “huma­ni­ta­rias”, com­pli­ci­dad mani­fies­ta de la ONU, saqueo de los recur­sos natu­ra­les de esos pue­blos, etc. Pero tam­bién tie­nen en común que ambos paí­ses se encuen­tran en el con­ti­nen­te afri­cano y la pre­sen­cia de Fran­cia como agre­sor y poten­cia neo-colonial.

Ya casi nadie se deja enga­ñar con las razo­nes que las poten­cias capi­ta­lis­tas esgri­mie­ron en la ONU para lan­zar su ata­que con­tra una de las par­tes que se enfren­tan en gue­rra civil en Libia, apo­yan­do abier­ta­men­te a la otra e inmis­cu­yén­do­se abier­ta­men­te en un con­flic­to que debe­ría encon­trar solu­ción, pre­fe­ren­te­men­te de mane­ra dia­lo­ga­da, por par­te de los pro­pios ciu­da­da­nos libios. ¿Cómo creer que se pue­de pro­te­ger a la pobla­ción civil a gol­pe de bom­bar­deos por muy inte­li­gen­tes que quie­ran ser? ¿Cómo, si has­ta las fuer­zas rebel­des que apo­yan sobre el terreno ya han sido víc­ti­mas de tales bombardeos?

Lo mis­mo pode­mos decir en el caso de Cos­ta de Mar­fil, don­de una con­tro­ver­sia post elec­to­ral entre dos can­di­da­tos sobre quién era pro­cla­ma­do ven­ce­dor se con­vier­te en moti­vo sufi­cien­te para inter­ve­nir manu mili­ta­ri en defen­sa de uno de ellos, hacien­do sal­tar por los aires todo abis­mo de sobe­ra­nía del país afri­cano. ¿Aca­so la ONU o Fran­cia poseen de mane­ra legí­ti­ma algún tipo de sobe­ra­nía sobre las deci­sio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Cos­ta de Mar­fil cuan­do éste decla­ra gana­dor de unos comi­cios a uno de los can­di­da­tos? Excu­sas que Fran­cia ha sabi­do his­tó­ri­ca­men­te esgri­mir en un con­ti­nen­te afri­cano que pese a los pro­ce­sos des­co­lo­ni­za­do­res aún con­si­de­ra como per­te­ne­cien­te a su añe­jo impe­rio, recuer­do de vie­jas glo­rias pasa­das, y fuen­te inago­ta­ble de recur­sos natu­ra­les que saquear sin mesu­ra, deján­do­lo en manos de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les que uti­li­zan al ejér­ci­to fran­cés como prin­ci­pal vale­dor de sus intereses.

El neo-colo­nia­lis­mo fran­cés en Cos­ta de Mar­fil nece­si­ta de “hom­bres de paja” sumi­sos y con­tra­rios a las ideas nacio­na­lis­tas que pue­dan poner en prio­ri­dad los intere­ses de su pue­blo por enci­ma de aque­llos de las com­pa­ñías fran­ce­sas. El pre­si­den­te Gbag­bo es un invi­ta­do incó­mo­do sobre el terreno, y más aún las ideas nacio­na­lis­tas que lo lle­va­ron a la pre­si­den­cia de su país, a pesar de los gran­des erro­res come­ti­dos en su ges­tión y que iban en el camino de recu­pe­rar para Cos­ta de Mar­fil la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca ante quién aún se cree la metró­po­li. Vea­mos en este sen­ti­do algu­nos datos.

Fran­cia tie­ne en Cos­ta de Mar­fil casi 2500 empre­sas que en su mayo­ría se dedi­can a la reven­ta de los impor­tan­tes recur­sos agrí­co­las del país. Entre los pro­duc­tos expor­ta­dos se encuen­tran el cacao (casi el 40% de la pro­duc­ción mun­dial), la caña de azú­car, la nuez de cola, la piña y el plá­tano. En el mer­ca­do de expor­ta­ción de made­ras nobles, Cos­ta de Mar­fil riva­li­za con el gigan­te Bra­sil. Si a esto aña­di­mos los recien­tes des­cu­bri­mien­tos de petró­leo en las cos­tas mar­fi­len­ses, des­cu­bri­mos las ver­da­de­ras razo­nes de la “huma­ni­ta­ria” inter­ven­ción francesa.

El can­di­da­to favo­ri­to de Fran­cia, Ouat­ta­ra, ya decla­ra­do por Paris y la ONU como gana­dor indis­cu­ti­ble de las elec­cio­nes, fue minis­tro de Eco­no­mía de Cos­ta de Mar­fil entre 1990 y 1993. Duran­te su ges­tión pri­va­ti­zó todas las empre­sas esta­ta­les, dedi­ca­das al pro­ce­sa­mien­to de pro­duc­tos agrí­co­las y a la extrac­ción petro­le­ra. La gran bene­fi­cia­da por la ola pri­va­ti­za­do­ra fue sin lugar a dudas Fran­cia. Empre­sas como ELF-Total, Pari­bas, Air­bus, EDF, Suez, Viven­dis, Bouy­gues, Bollo­ré,… se repar­tie­ron el pas­tel mane­jan­do has­ta el día de hoy la eco­no­mía mar­fi­len­se. Ouat­ta­ra nego­ció des­pués con los nue­vos amos acuer­dos tan desas­tro­sos para la eco­no­mía de Cos­ta de Mar­fil que úni­ca­men­te el 12% de las ganan­cias de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les que­da­ban en las arcas del Esta­do afri­cano. Y más lejos aún, con­si­guió que el 85% de las reser­vas inter­na­cio­na­les de Cos­ta de Mar­fil se depo­si­ta­ran en ban­cos franceses.

Esta situa­ción de depen­den­cia eco­nó­mi­ca fue denun­cia­da y com­ba­ti­da por el pre­si­den­te Gbag­bo, inten­tan­do abrir el país a inver­sio­nis­tas dife­ren­tes, pero Fran­cia no se lo per­do­nó y así lle­ga­mos a la situa­ción actual.

Para enten­der el cons­tan­te inter­ven­cio­nis­mo mili­tar fran­cés en Áfri­ca debe­mos regre­sar atrás en la his­to­ria. En 1958, De Gau­lle otor­ga la inde­pen­den­cia a las colo­nias afri­ca­nas (sal­vo Arge­lia, que será decla­ra­da inde­pen­dien­te en 1962 tras una cruen­ta gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal). Pero las anti­guas colo­nias con­ser­va­ban un valor estra­té­gi­co muy gran­de como sur­ti­do­res bara­tos de mate­rias pri­mas, como votos de apo­yo en la ONU en la estra­te­gia inter­na­cio­nal fran­ce­sa, y tam­bién, median­te la corrup­ción, como pro­vee­do­res de finan­cia­mien­to para los par­ti­dos polí­ti­cos franceses.

De Gau­lle encar­gó a Jac­ques Foc­cart, un oscu­ro per­so­na­je y líder de su pro­pio par­ti­do, el afian­za­mien­to de la pre­sen­cia gala en terri­to­rio afri­cano, otor­gán­do­le car­ta blan­ca para su logro. Y Foc­cart, que ejer­ció sus fun­cio­nes entre los años 1960 y 1974 cum­plió a raja­ta­bla las órde­nes de De Gau­lle con tan­to esme­ro que pasó a la his­to­ria con el sobre­nom­bre de “Mon­sieur Afri­que”. Duran­te este perio­do, gol­pes de esta­do, ase­si­na­to de líde­res inde­pen­den­tis­tas y popu­la­res se suce­die­ron en todas las anti­guas colo­nias, dejan­do la defen­sa de los intere­ses de Fran­cia en manos de mer­ce­na­rios, hom­bres de nego­cios y polí­ti­cos corrup­tos afi­nes a Paris. Los lla­ma­dos “pre­si­den­tes fran­ce­ses de piel negra”.

Duran­te esta épo­ca, gue­rras muy cruen­tas se decla­ra­ron en Áfri­ca: Came­rún, Bia­fra, Cos­ta de Mar­fil, Libe­ria, Bur­ki­na Fas­so… siem­pre con Fran­cia como una de las par­tes impli­ca­das en los con­flic­tos. La gue­rra en Came­rún fue una de los más mor­tí­fe­ras pues entre 1952 y 1957 el ejér­ci­to fran­cés mató en este país a más de 500,000 per­so­nas de etnias bas­sa y bami­kel, inte­gra­dos en el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Came­rún, cuyo líder, Mar­tin Sin­gap, tam­bién fue­ra ase­si­na­do por los fran­ce­ses, tor­tu­ra­do has­ta la muer­te por las tris­te­men­te céle­bres Bri­ga­das Móvi­les Mix­tas de los ser­vi­cios secre­tos galos.

Fran­cia des­ple­gó sus tro­pas en Came­rún por un supues­to pedi­do de apo­yo por par­te del pre­si­den­te came­ru­nés Ahma­dou Ahid­jo, colo­ca­do median­te frau­de en la pre­si­den­cia por Paris, y que con­ta­ba con el fir­me apo­yo del enton­ces minis­tro de defen­sa galo Pie­rre Guillaumat.

En docu­men­tos mili­ta­res ofi­cia­les recien­te­men­te des­cla­si­fi­ca­dos, Gui­llau­mat reco­no­ce que Jac­ques Foc­cart, “Mon­sieur Afri­que”, jugó un impor­tan­te papel en este asun­to: “Entre Ahid­jo, Foc­cart y el Ser­vi­cio Secre­to Fran­cés aplas­ta­ron a los bami­ke­les”. Foc­cart, con la apro­ba­ción de De Gau­lle, envió a Came­rún cin­co divi­sio­nes, avio­nes bom­bar­de­ros T26 y puso las tro­pas a las órde­nes de un vete­rano del desas­tre de Indo­chi­na, el gene­ral Max Briand, cono­ci­do como “el Vikin­go”. Pobla­dos ente­ros fue­ron arra­sa­dos con napalm, según reco­no­ce un pilo­to fran­cés par­ti­ci­pan­te en las masa­cres, Max Bar­det: “Mata­ron entre 300,000 y 400,000 per­so­nas; un geno­ci­dio en toda regla. Los nati­vos no podían ganar y fue­ron masa­cra­dos exac­ta­men­te como Ati­la arra­sa­ba a los pobla­dos. Eran lan­zas con­tra fusiles.”

En la actua­li­dad, Fran­cia man­tie­ne casi 10,000 sol­da­dos en el con­ti­nen­te afri­cano en bases mili­ta­res per­ma­nen­tes en Sene­gal, Gabón, Yibu­ti, La Reu­nión, Chad, y su Mari­na de gue­rra fon­dea­da en el Gol­fo de Gui­nea pre­ser­van­do los intere­ses petro­le­ros fran­ce­ses en la zona; ello sin con­tar las tro­pas des­ple­ga­das con moti­vo de la recien­te agre­sión con­tra Libia. El tama­ño de esta impor­tan­te fuer­za mili­tar ha sido jus­ti­fi­ca­do por Paris en base a dife­ren­tes acuer­dos de coope­ra­ción téc­ni­ca mili­tar fir­ma­dos en las últi­mas cin­co déca­das con las anti­guas colo­nias afri­ca­nas. Supues­ta­men­te, el obje­ti­vo de dichos acuer­dos sería el dotar a los ejér­ci­tos afri­ca­nos de la capa­ci­ta­ción nece­sa­ria para la defen­sa inte­gral de sus pro­pios países.

Ejem­plo de un acuer­do de este tipo es el fir­ma­do entre la Repú­bli­ca Fran­ce­sa y la Repú­bli­ca de Chad en 1976. En su artícu­lo I dice lo siguien­te: “A peti­ción de la Repú­bli­ca de Chad, el gobierno de la Repú­bli­ca de Fran­cia apor­ta, de acuer­do a sus posi­bi­li­da­des, la cola­bo­ra­ción de los efec­ti­vos mili­ta­res fran­ce­ses que sean nece­sa­rios para la orga­ni­za­ción y la ins­truc­ción de las fuer­zas arma­das de Chad. Estos efec­ti­vos esta­rán pues­tos a dis­po­si­ción de las fuer­zas arma­das cha­dia­nas.” En el mis­mo acuer­do, se dis­po­nía que mili­ta­res cha­dia­nos pudie­sen ser entre­na­dos y for­ma­dos mili­tar­men­te en ins­ta­la­cio­nes en Francia.

A estos acuer­dos de coope­ra­ción téc­ni­co mili­tar fir­ma­dos públi­ca­men­te, se les ha ido aña­dien­do en las últi­mas déca­das diver­sas cláu­su­las secre­tas que, gene­ral­men­te, inten­tan pro­te­ger a los gobier­nos afri­ca­nos afi­nes a la polí­ti­ca de Fran­cia en con­tra de ame­na­zas, tan­to exter­nas como inter­nas y, en con­tra­par­ti­da, los gobier­nos afri­ca­nos se ven obli­ga­dos a fir­mar acuer­dos de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca o comer­cial extre­ma­da­men­te ven­ta­jo­sos para Paris o las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les fran­ce­sas. Así, de mane­ra “gen­til”, Fran­cia man­tie­ne y defien­de sus intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos en la zona, al mis­mo tiem­po que man­tie­ne ama­rra­das a su zona de influen­cia inter­na­cio­nal a los paí­ses que un día fue­ron sus colonias.

Con el tiem­po, los alcan­ces de las cláu­su­las secre­tas de los acuer­dos de coope­ra­ción téc­ni­co mili­tar han que­da­do al des­cu­bier­to: De la supues­ta “for­ma­ción, ins­truc­ción, y rees­truc­tu­ra­ción” de las fuer­zas arma­das afri­ca­nas, el ejér­ci­to fran­cés ha pasa­do al apo­yo en com­ba­te y a la asis­ten­cia ope­ra­cio­nal, supo­nien­do una par­ti­ci­pa­ción direc­ta en los com­ba­tes de los dife­ren­tes con­flic­tos arma­dos que se suce­den en Áfri­ca. En el año 2006, el ejér­ci­to fran­cés uti­li­zó sus avio­nes de com­ba­te Mira­ge F1 con­tra los suble­va­dos en armas con­tra los gobier­nos de Chad y Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, fir­mes alia­dos de Francia.

Tam­bién el tema huma­ni­ta­rio ha sido una excu­sa esgri­mi­da por Paris para la inter­ven­ción de sus mili­ta­res en los asun­tos inter­nos de los paí­ses afri­ca­nos. De mane­ra espe­cial, la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos fran­ce­ses que viven en Áfri­ca. A menu­do, ope­ra­cio­nes de eva­cua­ción de civi­les fran­ce­ses o euro­peos de zonas en con­flic­to no ha sido sino un pre­tex­to para inter­ve­nir des­ca­ra­da­men­te en los asun­tos inter­nos de los esta­dos afri­ca­nos, pro­te­ger a un gobierno ami­go o aca­bar con revuel­tas o movi­mien­tos popu­la­res incó­mo­dos para los intere­ses fran­ce­ses. Uno de los casos más recien­tes y san­grien­tos ocu­rrió en 2004 en Cos­ta de Mar­fil, don­de las tro­pas fran­ce­sas, lle­ga­das a Boua­ké para eva­cuar a sus ciu­da­da­nos, dis­pa­ra­ron con­tra los mani­fes­tan­tes mar­fi­len­ses que pro­tes­ta­ban con­tra su pre­sen­cia, pro­du­cien­do una masa­cre de civiles.

En la actua­li­dad ni siquie­ra los medios ofi­cia­les fran­ce­ses escon­den que la inter­ven­ción mili­tar sea fru­to de los acuer­dos téc­ni­cos mili­ta­res. En su tiem­po, el enton­ces pre­si­den­te Geor­ges Pom­pi­dou ya reco­no­cía que dichas inter­ven­cio­nes mili­ta­res res­pon­dían a intere­ses polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y geo­es­tra­té­gi­cos de Fran­cia en esta par­te del mun­do. Una mane­ra de Paris de “man­te­ner un lugar pri­vi­le­gia­do en Áfri­ca median­te una influen­cia polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, mili­tar y cul­tu­ral.” Otro alto fun­cio­na­rio, Edouard Balla­dur, seña­la­ba para jus­ti­fi­car las inter­ven­cio­nes mili­ta­res que Fran­cia “no podía acep­tar que se gene­ra­li­za­ra una cri­sis social, moral y mili­tar en una región cer­ca­na a Francia.”

Los ejér­ci­tos afri­ca­nos entre­na­dos, arma­dos y adies­tra­dos por tro­pas fran­ce­sas en el mar­co de los acuer­dos, se han com­por­ta­do con sus pro­pias pobla­cio­nes como ver­da­de­ros ejér­ci­tos de ocu­pa­ción. En pri­mer lugar por­que la men­ta­li­dad en la que fue­ron entre­na­dos por los mili­ta­res fran­ce­ses fue la de “defen­sa ante la ame­na­za del enemi­go interno” y no la de la posi­bi­li­dad de una ame­na­za exterior.

Tras las inde­pen­den­cias afri­ca­nas, sus ejér­ci­tos se crea­ron des­de cero, con­ci­bién­do­se como una pro­lon­ga­ción del ejér­ci­to colo­nial fran­cés, más intere­sa­do en el con­trol de la pobla­ción ante la posi­bi­li­dad de revuel­tas o posi­bles movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que pudie­sen poner en cues­tión el orden pues­to en mar­cha por la anti­gua metró­po­li. La doc­tri­na emplea­da por el ejér­ci­to fran­cés no fue sino la de la “con­tra­in­sur­gen­cia” de la que ya tenían una impor­tan­te apli­ca­ción prác­ti­ca en casi toda Áfri­ca. Ello hizo que los ejér­ci­tos afri­ca­nos crea­dos o entre­na­dos por ins­truc­to­res mili­ta­res fran­ce­ses vie­sen a sus pro­pias pobla­cio­nes como poten­cia­les enemi­gos, con la con­se­cuen­te repre­sión san­grien­ta que con­lle­va esta doc­tri­na. En este sen­ti­do, la aso­cia­ción fran­ce­sa Sur­vie, en su “Dos­sier negro del ejér­ci­to fran­cés”, señala:

”…para los ejér­ci­tos afri­ca­nos no se tra­ta del con­trol de una pobla­ción extran­je­ra, como en el caso del ejér­ci­to fran­cés en Arge­lia. La misión de los mili­ta­res afri­ca­nos es con­tro­lar a sus pro­pias pobla­cio­nes, pero con los mis­mos méto­dos que empleó el ejér­ci­to fran­cés en sus gue­rras colo­nia­les. Es lo que ocu­rrió en Came­rún en el momen­to de la inde­pen­den­cia, en la san­grien­ta gue­rra que se decla­ró con­tra los maquis del UPC (Unión de las Pobla­cio­nes Came­ru­ne­sas). En el caso de Ruan­da el inves­ti­ga­dor Gabriel Périès encon­tró unas memo­rias de ofi­cia­les ruan­de­ses, for­ma­dos en Fran­cia en las déca­das de 1980 y 1990, en las que se vuel­ve a encon­trar esta obse­sión de luchar con­tra el enemi­go inte­rior, de esta­ble­cer tác­ti­cas con­tra la insu­rrec­ción. Lle­va­da has­ta el final, la lógi­ca del “con­trol de la pobla­ción” lle­va al genocidio…“

El ejér­ci­to fran­cés des­ti­na a Áfri­ca a los regi­mien­tos que en su día lucha­ron con­tra los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas. Reci­cla­dos hoy en día con deno­mi­na­cio­nes como Fuer­zas Espe­cia­les, Legión Extran­je­ra u otros, siguen for­mán­do­se en la men­ta­li­dad y valo­res que las pre­ce­die­ron, lle­gan­do inclu­so a man­te­ner el nom­bre como en el caso de las tro­pas de Mari­na, que aún se hacen lla­mar “La Colo­nial”. El espí­ri­tu colo­nia­lis­ta que las pre­ce­de sigue sien­do moti­vo de orgu­llo tan­to entre su ofi­cia­li­dad como en el grue­so de sus com­po­nen­tes, hacien­do públi­co alar­de de ello tan­to en sus diver­sas publi­ca­cio­nes como en los des­fi­les mili­ta­res en los que toman parte.

Ellas son las pri­me­ras en tomar par­te en ope­ra­cio­nes de inter­ven­ción mili­tar en Áfri­ca, sobre todo en aque­llas más “deli­ca­das”. Y la men­ta­li­dad que tie­nen no es pre­ci­sa­men­te la de sal­va­guar­dar los dere­chos huma­nos de los ciu­da­da­nos afri­ca­nos, sien­do muy nume­ro­sos los casos en los que efec­ti­vos mili­ta­res fran­ce­ses se han vis­to envuel­tos en casos de vio­la­ción, ase­si­na­tos, o masa­cres entre la pobla­ción civil afri­ca­na. En su “Dos­sier negro del ejér­ci­to fran­cés”, Sur­vie dice:

“…for­man la mayor par­te de las fuer­zas espe­cia­les a las que se lla­ma duran­te las ope­ra­cio­nes sen­si­bles: ope­ra­cio­nes “puñe­ta­zo”, ope­ra­cio­nes con un fuer­te con­te­ni­do en ser­vi­cios de inte­li­gen­cia. Tam­bién las encon­tra­mos en las ope­ra­cio­nes euro­peas (EUFOR). Duran­te la pri­me­ra de ellas en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go en 2003 Fran­cia se había jac­ta­do de haber incul­ca­do cier­ta can­ti­dad de méto­dos a unas fuer­zas espe­cia­les euro­peas, en par­ti­cu­lar a las fuer­zas espe­cia­les sue­cas. Des­de enton­ces nos pre­gun­ta­mos de qué méto­dos se tra­ta­ba, por­que algu­nos mili­ta­res entre estas fuer­zas sue­cas se habían que­ja­do ante sus supe­rio­res de haber teni­do que sopor­tar la visión de actos de tor­tu­ra prac­ti­ca­dos por los mili­ta­res fran­ce­ses a con­go­le­ños. Esto hizo mucho rui­do en Sue­cia y mucho menos en Francia… “

Fie­les a las estra­te­gias con­tra­in­sur­gen­tes de la épo­ca colo­nial de la que pro­vie­nen, las tro­pas del ejér­ci­to fran­cés han lle­ga­do a prac­ti­car o poten­ciar el empleo de tác­ti­cas de tie­rra arra­sa­da para impe­dir o disua­dir a las pobla­cio­nes loca­les de apo­yar a movi­mien­tos insur­gen­tes. Es el caso de la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na en 2006, don­de las tác­ti­cas colo­nia­les fran­ce­sas fue­ron pues­tas en prác­ti­ca por el ejér­ci­to cen­troa­fri­cano con ase­so­ría gala con­tra las pobla­cio­nes del nor­te del país, por supues­ta­men­te ser sim­pa­ti­zan­tes de los insurgentes.

Los para­cai­dis­tas fran­ce­ses reto­ma­ron la ciu­dad de Birao tras ser con­quis­ta­da por tro­pas nor­te­ñas rebel­des, y des­pués pues­ta a dis­po­si­ción de efec­ti­vos del ejér­ci­to cen­troa­fri­cano quie­nes la saquea­ron y devas­ta­ron, cau­san­do una terri­ble masa­cre entre la pobla­ción civil. Fran­cia acu­só a los rebel­des del hecho, pero des­pués un infor­me de varias orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias inter­na­cio­na­les demos­tró quie­nes fue­ron los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles, mos­tran­do asi­mis­mo la com­pli­ci­dad del ejér­ci­to fran­cés en este cri­men de gue­rra, sin que has­ta la fecha nadie haya sido hecho res­pon­sa­ble de las masa­cres. Asi­mis­mo, las orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias denun­cia­ban que el ejér­ci­to fran­cés había apo­ya­do la crea­ción den­tro del ejér­ci­to cen­troa­fri­cano de una uni­dad lla­ma­da OCRB, Ofi­ci­na Cen­tral de Repre­sión del Ban­di­da­je, espe­cie de cuer­po secre­to dedi­ca­do al inte­rro­ga­to­rio de sos­pe­cho­sos y a las eje­cu­cio­nes sumarias.

Si Fran­cia se ha pro­pues­to siem­pre sal­va­guar­dar los intere­ses de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les de ori­gen galo que sis­te­má­ti­ca­men­te han escul­ca­do los recur­sos natu­ra­les de los paí­ses afri­ca­nos, el caso de ELF sería el más des­ca­ra­do y penoso.

Crea­da en 1965 por De Gau­lle con el obje­ti­vo de garan­ti­zar la pre­sen­cia fran­ce­sa en Áfri­ca y ase­gu­rar una impor­tan­te fuen­te de finan­cia­mien­to para su par­ti­do polí­ti­co, la petro­le­ra ELF-Aqui­tai­ne siem­pre ha teni­do un lema para el mane­jo de sus asun­tos en el con­ti­nen­te y resu­me de mane­ra cla­ra su savoir fai­re tra­di­cio­nal: “Adu­lar al pre­si­den­te, dar dine­ro a la opo­si­ción y armar a los rebeldes”.

Y ELF ha sabi­do apli­car su hoja de ruta a tal pun­to que con el tiem­po se ha ido con­vir­tien­do en el prin­ci­pal socio comer­cial de nume­ro­sos gobier­nos afri­ca­nos, pro­vee­dor de arma­men­to tan­to a ejér­ci­tos ofi­cia­les como a gue­rri­llas o seño­res de la gue­rra y ges­tor de las deu­das exter­nas de las anti­guas colo­nias. Al mis­mo tiem­po, los emplea­dos de ELF se con­fun­den o son los mis­mos per­so­na­jes que inte­gran los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses des­ti­na­dos en Áfri­ca, aun­que en dema­sia­das oca­sio­nes estos indi­vi­duos olvi­den sus leal­ta­des y se con­vier­tan en mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de quién más pague o, sim­ple­men­te, de sus pro­pios intereses.

ELF, o Fran­cia, a tra­vés de su empre­sa públi­ca, ha finan­cia­do las gue­rras en Ango­la, Came­rún, Gabón, Con­go Braz­za­vi­lle, Nige­ria, Gui­nea Ecua­to­rial,… Tam­bién ven­dió armas a todas las par­tes par­ti­ci­pan­tes en los con­flic­tos y, sobre todo, corrom­pió a la cla­se polí­ti­ca y mili­tar africanas.

En 1990 fue­ron incul­pa­dos por corrup­ción por la jus­ti­cia fran­ce­sa la mayo­ría de los enton­ces direc­ti­vos de la trans­na­cio­nal ELF, jun­to a varios hom­bres de nego­cios y per­so­na­jes públi­cos de las polí­ti­ca fran­ce­sa como Roland Dumas, minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res socia­lis­ta entre 1984 y 1993. Duran­te el pro­ce­so, se des­ta­pó una inmen­sa tra­ma cons­ti­tui­da por casos de corrup­ción, comi­sio­nes ile­ga­les, des­víos de dine­ro, y sobre todo la vida de lujos y derro­ches que man­te­nían todos los protagonistas.

Los prin­ci­pa­les acu­sa­dos en el pro­ce­so fue­ron el direc­tor de ELF, Loïk Le Flo­che Pri­gent, nom­bra­do por el pre­si­den­te socia­lis­ta Mit­te­rrand en 1989; Alfred Sir­ven, miem­bro de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses y segun­do a bor­do de la trans­na­cio­nal; y André Tara­llo, direc­tor de ELF-Afri­que. Pese a que las con­de­nas por enri­que­ci­mien­to ile­gal fue­ron leves, de cin­co años la mayor a Le Flo­che, nin­guno de los con­de­na­dos cum­plió un solo día de pri­sión, y ELF jamás fue hecha res­pon­sa­ble de nin­gún car­go como com­pa­ñía. Aun­que apa­re­cie­ron datos tan acu­sa­do­res como el hecho que los sala­rios de la guar­dia pre­si­den­cial del pre­si­den­te de Gabón, Omar Bon­go, eran paga­dos direc­ta­men­te por ELF, la tra­ma que impli­ca­ba a la com­pa­ñía en el gol­pe de esta­do de Paul Biya en Came­rún, o el abas­te­ci­mien­to de armas a ambos ban­dos en la gue­rra civil con­go­le­ña en 1997, que pro­du­jo casi un cen­te­nar de miles de muertos.

El jui­cio sir­vió para poner al des­cu­bier­to un com­ple­jo sis­te­ma de redes que conec­ta­ban a direc­ti­vos de ELF con polí­ti­cos y mili­ta­res afri­ca­nos, empre­sa­rios fran­ce­ses, miem­bros de los ser­vi­cios secre­tos, tra­fi­can­tes de armas,… movién­do­se con total impu­ni­dad tan­to en el ámbi­to de lo pri­va­do como de lo públi­co. Has­ta el pun­to que Alfred Sir­ven, quien se dio a la fuga duran­te el pro­ce­so y des­pués apa­re­ce­ría muer­to meses más tar­de, lle­gó a ame­na­zar con rom­per su silen­cio en el caso de ser con­de­na­do: “Sé sufi­cien­te como para eli­mi­nar a toda la cla­se polí­ti­ca francesa.”

Por su par­te, André Tara­llo, lla­ma­do el “Mon­sieur Áfri­ca de ELF”, que no fue con­de­na­do y has­ta la fecha ocu­pa su car­go den­tro de la com­pa­ñía, man­tie­ne estre­chas rela­cio­nes con per­so­na­jes como Jack Sigo­let, resi­den­te en Gine­bra, Sui­za, cono­ci­do tra­fi­can­te inter­na­cio­nal de armas que abas­te­ce de mate­rial mili­tar a todas las par­tes en con­flic­to en Áfri­ca, aun­que encu­bra sus nego­cios como “inver­sio­nis­ta y ges­tor” de las deu­das exter­nas de algu­nos paí­ses africanos.

En la actua­li­dad empie­zan a oír­se algu­nas voces, apar­te de las tra­di­cio­na­les anti-impe­ria­lis­tas, que ponen en cues­tión las inter­ven­cio­nes mili­ta­res de Fran­cia en Áfri­ca. Algu­nas de ellas, inclu­so, vie­nen de los más altos res­pon­sa­bles polí­ti­cos fran­ce­ses y afri­ca­nos, de la cla­se inte­lec­tual y perio­dís­ti­ca liga­da a la cúpu­la del poder francés.

En 2008 duran­te una visi­ta ofi­cial a Sudá­fri­ca, el pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy anun­ció la inten­ción de su gobierno de ini­ciar en bre­ve la “rene­go­cia­ción de todos los acuer­dos mili­ta­res en Áfri­ca”, ase­gu­ran­do que “Fran­cia no tie­ne voca­ción de man­te­ner inde­fi­ni­da­men­te sol­da­dos” en el con­ti­nen­te, pues “Áfri­ca debe encar­gar­se de su segu­ri­dad”. Sar­kozy cali­fi­có dichos acuer­dos mili­ta­res de “obso­le­tos, fir­ma­dos en ple­na des­co­lo­ni­za­ción, ¡hace 50 años!”. Tras seña­lar que Fran­cia “no debe seguir jugan­do un papel de gen­dar­me en Áfri­ca”, dijo que ello “corres­pon­de a la Unión Afri­ca­na y a las orga­ni­za­cio­nes regio­na­les africanas”.

Alguien pudie­ra pen­sar que el pre­si­den­te fran­cés hubie­se teni­do un momen­to de refle­xión y enmien­da sobre el nefas­to papel juga­do por su país en el con­ti­nen­te afri­cano tras la des­co­lo­ni­za­ción, pero la reali­dad siem­pre se impo­ne: Fran­cia es cons­cien­te del cre­cien­te recha­zo que su polí­ti­ca de inter­ven­ción mili­tar uni­la­te­ral en Áfri­ca pro­du­ce tan­to en el ámbi­to afri­cano como inter­na­cio­nal, los cos­tos eco­nó­mi­cos en tiem­pos de vacas fla­cas son cada vez más difí­ci­les de cubrir, y con la lle­ga­da de inver­sio­nis­tas chi­nos, indios, nor­te­ame­ri­ca­nos e, inclu­so de socios euro­peos, su mono­po­lio comer­cial en este con­ti­nen­te se ve ame­na­za­do. Por lo tan­to, las inter­ven­cio­nes mili­ta­res no se ponen en cues­tión, sola­men­te el quién debe rea­li­zar­las y Fran­cia qui­sie­ra que se reali­cen de mane­ra multilateral.

Fran­cia bus­ca aho­ra que sus inter­ven­cio­nes mili­ta­res en Áfri­ca cuen­ten con la legi­ti­mi­dad de la ONU, algo que sí es nue­vo pues jamás has­ta aho­ra lo había nece­si­ta­do para inmis­cuir­se en los asun­tos inter­nos de los paí­ses afri­ca­nos. Al mis­mo tiem­po, pre­ten­de man­te­ner su pre­sen­cia mili­tar en Áfri­ca en vir­tud de la “rene­go­cia­ción”, o moder­ni­za­ción podría corre­gir­se, de los acuer­dos téc­ni­co mili­ta­res sus­cri­tos con los Esta­dos afri­ca­nos, para que estos pue­dan apa­ren­tar una auto­no­mía mili­tar, al tiem­po que res­guar­dan los intere­ses fran­ce­ses en la zona. Por supues­to, la dota­ción a estos ejér­ci­tos será rea­li­za­da por la indus­tria mili­tar fran­ce­sa tan ávi­da y nece­si­ta­da de mer­ca­dos para ven­der sus pro­duc­tos béli­cos. Y, en ter­cer lugar, Fran­cia nece­si­ta de la impli­ca­ción de otros paí­ses, sobre todo de sus socios de la Unión Euro­pea y de algu­nos esta­dos afri­ca­nos como Sudá­fri­ca y Nige­ria, en misio­nes mili­ta­res con­jun­tas, para camu­flar los intere­ses mili­ta­res, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos fran­ce­ses bajo la ban­de­ra inter­na­cio­nal. En este sen­ti­do, Paris ya ha empe­za­do a dar algu­nos pasos par­ti­ci­pan­do en el bom­bar­deo de Libia jun­to a una coa­li­ción inter­na­cio­nal, o trans­for­man­do la base mili­tar fran­ce­sa en Cos­ta de Mar­fil en una base de fuer­zas mul­ti­la­te­ra­les, al man­do de la ONU. Todo ello bus­can­do la per­ma­nen­cia y supre­ma­cía en Áfri­ca, para per­du­rar el colo­nia­lis­mo que jamás des­apa­re­ció en el con­ti­nen­te negro.

EL GENDARME DE AFRICA. CRONOLOGIA DEL INTERVENCIONISMO MILITAR FRANCES EN AFRICA TRAS LA DESCOLONACION DEL CONTINENTE

1958. Inter­ven­ción mili­tar en la gue­rra civil en Came­rún, con más de 500.000 muer­tos, masa­cre diri­gi­da por el ejér­ci­to fran­cés y sus ser­vi­cios secretos.

1961. Ope­ra­ción Bou­le­do­gue, des­pués con­ver­ti­da en Ope­ra­ción Cha­rrue Lon­gue, para ase­gu­rar la per­ma­nen­cia de una base naval en Bizer­te, Tunez.

1962. Inter­ven­ción mili­tar en Sene­gal para apo­yar al pre­si­den­te Senshor.

1964. Inter­ven­ción mili­tar para res­ta­ble­cer en el poder al pre­si­den­te Léon M´ba, alia­do de Paris, tras un inten­to de derro­ca­mien­to rea­li­za­do por una par­te del ejér­ci­to de Gabón.

1968 – 1972. Ope­ra­cio­nes Limou­sin y Bison con­tra los revo­lu­cio­na­rios del Tibes­ti en Chad. El ejér­ci­to fran­cés sufrió gran­des pér­di­das en esta ope­ra­ción, sien­do reco­no­ci­dos de mane­ra ofi­cial 39 muer­tos y más de 100 heridos.

1977. Con la excu­sa del secues­tro de un ciu­da­dano fran­cés por el Fren­te Poli­sa­rio en el Saha­ra Occi­den­tal, avio­nes Jaguar fran­ce­ses bom­bar­dean posi­cio­nes saha­rauis en Mau­ri­ta­nia. El apo­yo de Fran­cia a Marrue­cos duran­te toda la con­tien­da béli­ca es impor­tan­te, tan­to en entre­na­mien­to y abas­te­ci­mien­to como en labo­res de inteligencia.

1977. Ope­ra­ción Ver­vei­ne en apo­yo del dic­ta­dor Mobu­tu en Zai­re con­tra la rebe­lión en la zona de Sha­ba. Paris esta­ble­ció un puen­te aéreo entre Rabat y Kol­we­zi para el envió de tro­pas marro­quíes que apo­ya­ron a Mobutu.

1978. Des­em­bar­co de para­cai­dis­tas fran­ce­ses en la ciu­dad mine­ra de Kol­we­zi, en Zai­re, toma­da por los revo­lu­cio­na­rios katan­gue­ses del FLNC, Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal del Con­go, con la excu­sa de eva­cuar a los ciu­da­da­nos franceses.

1978 – 1980. Ope­ra­ción Tacaud en Chad, para fre­nar el avan­ce del FROLINAT, Fren­te de Libe­ra­ción de Chad, de Gou­kou­ni Oueddei.

1979 – 1981. Ope­ra­ción Barra­cu­da en Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na para derro­car al pre­si­den­te Bokas­sa y colo­car en su lugar a David Dacko.

1983. Ope­ra­ción Man­ta en Chad. Se movi­li­za­ron 4000 sol­da­dos fran­ce­ses en apo­yo del pre­si­den­te His­se­ne Habré fren­te a los rebel­des de Gou­kou­ni Oueddei.

1985. Avio­nes de com­ba­te Jaguar fran­ce­ses bom­bar­dean la base aérea libia de Oua­di-Doum en el nor­te de Chad.

1986. Des­em­bar­co de 150 para­cai­dis­tas fran­ce­ses en Togo para apo­yar al pre­si­den­te Gnas­sing­bé, quien enfren­ta­ba una ten­ta­ti­va de gol­pe de estado.

1986. Ope­ra­ción Eper­vier en Chad con más de 900 sol­da­dos lle­ga­dos para enfren­tar al ejér­ci­to libio que apo­ya­ba a los mili­cia­nos de Guo­kou­ni Oueddei.

1989. Ope­ra­ción Osi­de en las Islas Como­res tras la muer­te vio­len­ta del pre­si­den­te Ahmed Abda­llah por par­te de mer­ce­na­rios entre­na­dos por los ser­vi­cios secre­tos franceses.

1990. Ope­ra­ción Requin en Gabón. 2000 sol­da­dos fran­ce­ses eva­cuan a 1800 extran­je­ros y apo­yan al gobierno que hace fren­te a una rebe­lión popu­lar en la capi­tal Libre­vi­lle y la ciu­dad de Port-Gentil.

1990 – 1993. Misión Noroit en Ruan­da para pro­te­ger el régi­men dic­ta­to­rial del pre­si­den­te Juve­nal Hab­ya­ri­ma­na con­tra el ata­que de los mili­cia­nos del Fren­te Patrió­ti­co de Ruanda.

1991. Envío de 1000 sol­da­dos fran­ce­ses a Zai­re tras las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res con­tra el dic­ta­dor Mobutu.

1992 – 1993. Ope­ra­ción Oryx en Soma­lia. Los con­tin­gen­tes fran­ce­ses se pusie­ron ense­gui­da a la orden de los nor­te­ame­ri­ca­nos en el mar­co de la Misión Res­to­re Hope.

1993. Ope­ra­ción Chi­me­re et Vol­can para el abas­te­ci­mien­to y for­ma­ción del ejér­ci­to de Ruanda.

1993. Ope­ra­ción Amary­llis en Ruan­da para eva­cuar a los ciu­da­da­nos europeos.

1994. Ope­ra­ción Tour­quoi­se. Geno­ci­dio de los Tutsi en Ruan­da. El papel del ejér­ci­to fran­cés en esta masa­cre jamás se ha inves­ti­ga­do a fon­do. En vir­tud de los acuer­dos de coope­ra­ción mili­tar fir­ma­dos con Ruan­da, Fran­cia había for­ma­do, entre­na­do, adies­tra­do y equi­pa­do al ejér­ci­to ruan­dés que la pri­ma­ve­ra de 1994 masa­cró a los Tutsi y a los Hutus mode­ra­dos. Por otro lado, la inter­ven­ción mili­tar direc­ta fran­ce­sa demo­ró dos meses y medio des­de que le fue­ra soli­ci­ta­da por la ONU, igno­ran­do des­ca­ra­da­men­te las matan­zas que se rea­li­za­ban y que según las cifras más con­ser­va­do­ras, pro­du­je­ron más de un millón de muer­tos. Asi­mis­mo, nume­ro­sos efec­ti­vos mili­ta­res fran­ce­ses fue­ron acu­sa­dos de casos de vio­la­ción y ase­si­na­to de pobla­do­res civi­les sin que dichas deman­das hayan sido nun­ca lle­va­das ante la justicia.

1995. Ope­ra­ción Aza­lée en las Islas Como­res. El pre­si­den­te Saïd Moha­med Djoar es depues­to por un gol­pe de esta­do diri­gi­do por el mer­ce­na­rio Bod Denard, quien había sido entre­na­do por los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses. Para­cai­dis­tas fran­ce­ses des­em­bar­can y detie­nen a Denard, quien es con­du­ci­do a Fran­cia y encar­ce­la­do. Meses des­pués será liberado.

1996 – 1997. Ope­ra­cio­nes Alma­din I y II. 2300 sol­da­dos fran­ce­ses inter­vie­nen en Ban­gui, capi­tal de la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, tras el motín de algu­nos mili­ta­res de este país.

1996 – 2007. Ope­ra­ción Ara­mis en Came­rún. El ejér­ci­to fran­cés apo­ya direc­ta­men­te al ejér­ci­to came­ru­nés en lucha con Nige­ria por el con­trol de la isla petro­le­ra de Bakassi.

1997. Ope­ra­ción Antí­lo­pe en el Con­go para eva­cuar a 6500 extran­je­ros de Brazzaville.

1998. Ope­ra­ción Mala­chi­te en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go para la eva­cua­ción de 2500 extran­je­ros de Kinshasa.

1999. Misión Khor Anga en Yibu­ti. Pro­tec­ción aérea ante la exten­sión del con­flic­to arma­do entre Etio­pía y Eritrea.

2002. Ini­cio de la Ope­ra­ción Licor­ne, como fuer­za de man­te­ni­mien­to de la paz en Cos­ta de Mar­fil. El pre­si­den­te Lau­rent Gbag­bo enfren­ta­ba una rebe­lión en el nor­te del país.

2003. Par­ti­ci­pa­ción fran­ce­sa en la ope­ra­ción euro­pea con­jun­ta lla­ma­da Arte­mis en la Repú­bli­ca Centroafricana.

2004. Des­truc­ción de aero­na­ves del ejér­ci­to de Cos­ta de Mar­fil, tras un bom­bar­deo de los mar­fi­len­ses en Boua­ké, don­de murie­ron varios sol­da­dos fran­ce­ses. Eva­cua­ción de ciu­da­da­nos fran­ce­ses. El ejér­ci­to fran­cés cau­só una masa­cre al dis­pa­rar con­tra los mani­fes­tan­tes que recha­za­ban su pre­sen­cia en Cos­ta de Marfil.

2006. Apo­yo mili­tar direc­to al ejér­ci­to de Chad fren­te a una nue­va rebe­lión en el nor­te del país.

2008. Pro­tec­ción del aero­puer­to de Ndja­me­na en Chad. Eva­cua­ción de ciu­da­da­nos fran­ce­ses. Se pro­du­cen enfren­ta­mien­tos direc­tos con los rebel­des en las cer­ca­nías del aeropuerto.

2008. Apo­yo logís­ti­co al ejér­ci­to de Yibu­ti en la fron­te­ra con Eritrea.

2011. Inter­ven­ción direc­ta jun­to a una coa­li­ción inter­na­cio­nal en la gue­rra civil que se desa­rro­lla en Libia, apo­yan­do a los rebel­des que se enfren­tan al pre­si­den­te Gadafi.

2011. Par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra civil en Cos­ta de Mar­fil. El pre­si­den­te Gbag­bo es secues­tra­do por tro­pas fran­ce­sas y entre­ga­do a su enemi­go Ouattara.

Kol­do Durreit

Fun­da­ción Inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arriaran.

Paki​toa​rria​ran​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.