¿El rey rei­na pero no gobier­na? – Doris Bene­gas

Se dice que “el Rey rei­na, pero no gobier­na”. ¿Para qué lo quie­ren enton­ces? Se dice que “lo impor­tan­te es el con­te­ni­do y no la for­ma del Régi­men”. ¿Cuál es ese con­te­ni­do?

Deje­mos hablar a la pro­pia Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la:

El Rey es el Jefe del Esta­dosím­bo­lo de su uni­dad y per­ma­nen­cia, arbi­tra y mode­ra el fun­cio­na­mien­to regu­lar de las ins­ti­tu­cio­nes, asu­me la más alta repre­sen­ta­ción del Esta­do espa­ñol en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les …” (art. 56.1º C.E.)

Corres­pon­de al Rey: El man­do supre­mo de las Fuer­zas arma­das” (art. 62.g C.E.)

Las Fuer­zas Arma­das, cons­ti­tui­das por el Ejér­ci­to de Tie­rra, La Arma­da y el Ejer­ci­to del AIRE, tie­nen como misión garan­ti­zar la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia de Espa­ña, defen­der su inte­gri­dad terri­to­rial y el orde­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal” (art. 8 C.E.). La Cons­ti­tu­ción “se fun­da­men­ta en la indi­so­lu­ble uni­dad de la Nación Espa­ño­la, patria común e indi­vi­si­ble de todos los espa­ño­les” (art. 2 C.E.)

La Coro­na de Espa­ña es here­di­ta­ria en los suce­so­res de S.M. Don Juan Car­los I de Bor­bón, legi­ti­mo here­de­ro de la dinas­tía his­tó­ri­ca” (art. 57.1 C.E.)

Así pues, la Jefa­tu­ra de Esta­do, y el Man­do Supre­mo de las Fuer­zas Arma­das, son here­di­ta­rios. “La sobe­ra­nía” que la Cons­ti­tu­ción dice que “resi­de en el pue­blo” (art. 1 C.E.), no se ejer­ce en estos dos cru­cia­les temas. ¿Por qué se dice en la Cons­ti­tu­ción que del pue­blo ema­nan los pode­res del Esta­do y se le prohí­be al pue­blo nada menos que ele­gir al Jefe de Esta­do y deci­dir sobre el Man­do Supre­mo de las FF.AA.?

Por otra par­te, “La per­so­na del Rey es invio­la­ble y no está suje­ta a res­pon­sa­bi­li­dad …” (art. 56.3º C.E.). “De los actos del Rey serán res­pon­sa­bles las per­so­nas que los refren­den” (art. 64.2 C.E.). Se esta­ble­ce un blin­da­je abso­lu­to de su per­so­na que impi­de exi­gir­le res­pon­sa­bi­li­da­des, inclu­so las pena­les, inclu­so si vul­ne­ra la pro­pia cons­ti­tu­ción a la que todos, ciu­da­da­nos y pode­res públi­cos, esta­mos suje­tos (art. 9 – 1º C.E.). Que­da así pro­te­gi­do de toda res­pon­sa­bi­li­dad, inclu­so ante el cri­men, vul­ne­ran­do el prin­ci­pio de igual­dad ante la Ley (que pro­cla­ma el pro­pio art. 14 de la C.E.) y de suje­ción a la Ley Penal. Es decir que quien osten­ta la Jefa­tu­ra del Esta­do y el man­do Supre­mo de las FF.AA. pue­de hacer lo que quie­ra.

Es curio­so, por no decir otra cosa, que “la jus­ti­cia se admi­nis­tre en nom­bre del Rey” (art. 117.1 C.E.) y sea la úni­ca per­so­na que esca­pe a la acción de la Jus­ti­cia ¿Por qué será?

En cuan­to a sus com­pe­ten­cias, no pare­cen pre­ci­sa­men­te sim­bó­li­cas “Al Rey corres­pon­de, pre­via auto­ri­za­ción de las Cor­tes Gene­ra­les, decla­rar la gue­rra y hacer la paz” (art. 63.3 C.E.) tam­bién “mani­fes­tar el con­sen­ti­mien­to del Esta­do para obli­gar­se inter­na­cio­nal­men­te por medio de tra­ta­dos, de con­for­mi­dad con la Cons­ti­tu­ción y las Leyes” (art. 63.2 C.E.).

Tam­bién corres­pon­de al Rey, san­cio­nar y pro­mul­gar las Leyes, con­vo­car y disol­ver las Cor­tes, con­vo­car elec­cio­nes en los tér­mi­nos pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción, pro­po­ner el can­di­da­to a Pre­si­den­te del Gobierno y en su caso, nom­brar­lo, así como poner fin a sus fun­cio­nes en los tér­mi­nos pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción, nom­brar y sepa­rar a los miem­bros del Gobierno, a pro­pues­ta de su pre­si­den­te, ejer­cer dere­chos de gra­cia con arre­glo a la Ley, ser infor­ma­do de los asun­tos de Esta­do, y disol­ver ambas cáma­ras (arts. 62, 99.5º y 115.1º C.E.).

En este capí­tu­lo refe­ren­te a la ampli­tud de sus atri­bu­cio­nes, cabe des­ta­car tam­bién que “El Rey reci­be de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do una can­ti­dad glo­bal para el sos­te­ni­mien­to de su fami­lia y casa y dis­tri­bu­ye libre­men­te la mis­ma“ (art. 65.1º C.E.). “El rey nom­bra y rele­va libre­men­te a los miem­bros civi­les y mili­ta­res de su casa” (art. 65.2º C.E.)

Por últi­mo, hay que hacer men­ción a la bochor­no­sa situa­ción que se man­tie­ne en la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la en cuan­to a la suce­sión del Rey, pues en una mis­ma línea y gra­do de suce­sión“pre­va­le­ce el hom­bre sobre la mujer” (art. 57.1º C.E.). A pesar de las pro­me­sas elec­to­ra­les, no se atre­ven a some­ter a refe­rén­dum esta modi­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal, pues podría con­ver­tir­se en un refe­rén­dum de cues­tio­na­mien­to de la Monar­quía, el refe­rén­dum que no hizo en 1978. ¿Cómo pue­de apro­bar­se una Ley de Igual­dad y man­te­ner en la Cons­ti­tu­ción esa des­igual­dad de géne­ro que afec­ta a la Jefa­tu­ra del Esta­do?

Ni para los pue­blos, ni para los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, habrá ver­da­de­ra demo­cra­cia mien­tras se man­ten­ga la Monar­quía. Estoy segu­ra de que se abri­rá pron­to un perio­do de liber­tad y pro­gre­so para los pue­blos SIN MONARQUIA.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *