Invic­tus – Joxean Agi­rre

«Invic­tus» es un poe­ma bre­ve escri­to por el poe­ta inglés William Ernest Hen­ley (1849−1903). En el año 2009 una pelí­cu­la del mis­mo títu­lo, diri­gi­da por Clint East­wood, lle­nó las salas de cine de todo el mun­do. El títu­lo alu­de a que Nel­son Man­de­la, el vie­jo «Madi­ba», tuvo el poe­ma escri­to en una hoja de papel duran­te su pro­lon­ga­da pri­sión, ayu­dán­do­le a sobre­lle­var su encar­ce­la­mien­to.

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abis­mo inson­da­ble,
doy gra­cias a los dio­ses que pudie­ran exis­tir
por mi alma invic­ta.

El pasa­do miér­co­les salió de la cár­cel Jose Mari Sagar­dui, Gatza, en medio de una inusi­ta­da expec­ta­ción mediá­ti­ca. No fue noti­cia cuan­do, en el año 1980, fue dete­ni­do, tor­tu­ra­do y encar­ce­la­do. Fue un año mar­ca­do por la repre­sión, en el que se pro­du­je­ron 2.140 deten­cio­nes por moti­vos polí­ti­cos en Eus­kal Herria, la mayo­ría de las cua­les en apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta.

Tam­po­co mere­ció gran­des titu­la­res su malo­gra­do inten­to de fuga de la cár­cel de Gra­na­da en el año 1993. En la caí­da a un patio inte­rior del pre­si­dio se frac­tu­ró los tobi­llos, pero la pos­te­rior pali­za que le pro­pi­na­ron guar­dias civi­les y car­ce­le­ros le rom­pió el ante­bra­zo por tres pun­tos dife­ren­tes. El silen­cio de los medios fue abso­lu­to cuan­do, a resul­tas del falli­do inten­to, un juez le vol­vió a con­de­nar, en este caso a no reci­bir nin­gún bene­fi­cio peni­ten­cia­rio de reduc­ción de con­de­na.

Aún y todo, le corres­pon­día reco­brar la liber­tad en el verano del año 2009, pero una nue­va vuel­ta de tuer­ca judi­cial retra­só la mis­ma has­ta el 13 de abril de este año, en apli­ca­ción de las sen­ten­cia 1972006 del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol. La famo­sa «Ley Parot» iba a con­ver­tir a Gatza en el pre­so polí­ti­co euro­peo que más años ha per­ma­ne­ci­do en pri­sión.

En las aza­ro­sas garras de las cir­cuns­tan­cias
nun­ca me he lamen­ta­do ni he pes­ta­ñea­do.
Some­ti­do a los gol­pes del des­tino
mi cabe­za está ensan­gren­ta­da, pero ergui­da.

Y así salió de la cár­cel de Jaén, con la cabe­za ergui­da y una son­ri­sa pin­ta­da en la cara. Se encon­tró un esce­na­rio al que, sin duda, nun­ca ha deja­do de estar acos­tum­bra­do: el cari­ño de los suyos en pri­mer tér­mino, y un gru­po de fas­cis­tas voci­fe­ran­tes como rui­do de fon­do.

E l puño en alto de Gatza es el sím­bo­lo de dig­ni­dad más gran­de e incues­tio­na­ble que ha apun­ta­do al cie­lo en todos los años que abar­can mi memo­ria. Goi­koetxea, Kirru­li, Reto­la­za, Lope­te­gi, Kra­kas, Zala­kain, Groix, Mari­ñe­la­re­na, Divino, Etxa­be, Katxue, Peli, Mai­tia, San­ti Díez, Kro­ma, Ramón Gil, Txa­la­ka, Oiha­ne, Kot­to, Igor, Baru, Jon Anza, Mikel Ibá­ñez y una lar­ga lis­ta de per­so­nas que murie­ron o enfer­ma­ron ter­mi­nal­men­te por cul­pa de la cruel y pro­lon­ga­da estan­cia en pri­sión que pade­cie­ron, cabían en ese ges­to de Gatza. La dig­ni­dad colec­ti­va de miles de hom­bres y muje­res de este país estu­vo por un ins­tan­te con­cen­tra­da en la mira­da al fren­te del ya ex pre­so de Zor­notza.

Todo lo vivi­do y sufri­do mere­ce la pena si el mie­do o el can­san­cio no coar­tan nues­tra volun­tad de ser libres.

No es de extra­ñar, por tan­to, que nues­tra emo­ción por ver a Gatza regre­san­do a casa haga retum­bar la tie­rra que pisa­mos. Segui­mos luchan­do para ven­cer.

Más allá de este lugar de cóle­ra y lágri­mas
don­de yace el Horror de la Som­bra,
la ame­na­za de los años
me encuen­tra, y me encon­tra­rá, sin mie­do.

L a ame­na­za de las prohi­bi­cio­nes, de las impu­tacio­nes, de cerrar el res­qui­cio que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal abrió inter­pre­tan­do la lega­li­dad vigen­te, ha sobre­vo­la­do sobre Eus­kal Herria estos días. La Erzain­tza ha sido, una vez más, la tris­te pro­ta­go­nis­ta de un esfuer­zo cana­lla por ocul­tar y silen­ciar el tes­ti­mo­nio vital de Gatza y Ant­ton Troi­ti­ño, entre otras muchas per­so­nas que han aban­do­na­do la cár­cel con la con­de­na cum­pli­da. Siguen sien­do per­se­gui­dos inclu­so des­pués de dejar de ser reos; nun­ca recu­pe­ra­rán sus dere­chos civi­les y polí­ti­cos. Sus nom­bres per­ma­ne­ce­rán a per­pe­tui­dad en el archi­vo de los pros­cri­tos, «con­ta­mi­na­dos» por la radia­ción que expan­de el pac­to PP-PSOE.

Pese a ello, el mie­do sigue sien­do patri­mo­nio exclu­si­vo de los eunu­cos polí­ti­cos que apues­tan por esa moda­li­dad de gue­rra en la que medra­ron. La ame­na­za de los años, miles de ellos aba­ti­dos sobre la espal­da de cen­te­na­res de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos, no ha mer­ma­do la deter­mi­na­ción de un Colec­ti­vo cohe­sio­na­do en torno a su intra­his­to­ria y a las deci­sio­nes adop­ta­das por el con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le, de las que son par­te y fer­men­to. Los car­ce­le­ros y perio­dis­tas agol­pa­dos en la puer­ta de pre­si­dio jie­nen­se lo decían todo con su mira­da. Espe­ra­ban a un ex pre­so derro­ta­do, y pasó a su lado un hom­bre feliz. ¡Qué gran lec­ción!

No impor­ta cuán estre­cho sea el por­tal,
cuán car­ga­da de cas­ti­gos la sen­ten­cia,
soy el amo de mi des­tino:
soy el capi­tán de mi alma.

El des­tino de los más de sete­cien­tos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos encar­ce­la­dos en ambos esta­dos depen­de a par­tes igua­les de su ente­re­za y reso­lu­ción, y de lo que haga­mos por arran­car­los de las cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas. La dig­ni­dad que irra­dian ha de encon­trar corres­pon­den­cia en el esfuer­zo colec­ti­vo de este Pue­blo por inte­grar la Amnis­tía en su hoja de ruta, dan­do pasos cada vez más deci­di­dos para avan­zar en el camino que con­du­ce a esa meta. Ese es el gus­to que ha de dejar­nos en el pala­dar el cava con el que brin­da­mos por la excar­ce­la­ción de estos pri­sio­ne­ros, y que ten­drá con­ti­nua­ción en las pró­xi­mas sema­nas con el regre­so de Jon Agi­rre, Esta­nis López, Ander Erran­do­nea…

Esta­mos nece­si­ta­dos de un enor­me esfuer­zo com­par­ti­do para acor­tar eta­pas y ensan­char cuan­to antes el angos­to pasa­di­zo que con­du­ce a una nue­va fase. «Egin deza­gun bidea» es la pro­pues­ta arti­cu­la­da sobre esa nece­si­dad. Tan rotun­da y deci­di­da como los pasos de Sagar­dui al reba­sar la últi­ma barre­ra que le sepa­ra­ba de Con­cha, Goiz­ti­ri, Bego­ña, San­tos y todo el pue­blo de Zor­notza. Está en nues­tras manos alte­rar el vie­jo para­dig­ma: la Amnis­tía no debe ser el coro­la­rio, la últi­ma répli­ca de un acuer­do polí­ti­co de reso­lu­ción. La lucha por alcan­zar­la será el cata­li­za­dor, uno de los moto­res socia­les que pre­ci­pi­ta­rá la con­se­cu­ción de un mar­co demo­crá­ti­co.

Como con­cluía Hen­ley en su poe­sía, Eus­kal Herria es la úni­ca due­ña de su des­tino, y no pode­mos aguar­dar de bra­zos cru­za­dos a que el gran cau­dal de expe­rien­cia y gene­ro­si­dad ence­rra­do en las pri­sio­nes des­bor­de por sí mis­mo la repre­sa levan­ta­da por los esta­dos. Man­de­la escri­bió que «la pri­sión es una tre­men­da edu­ca­ción en la pacien­cia y la per­se­ve­ran­cia». Sin duda es así. Eus­kal Herria nun­ca hubie­ra teni­do una opor­tu­ni­dad en la His­to­ria de no ser por las más de diez mil per­so­nas que han pasa­do por la cár­cel en el últi­mo medio siglo. El mis­mo pue­blo invic­to es el manan­tial y el fru­to. Egin deza­gun bidea!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *