Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba – Cuba­de­ba­te

Los Esta­dos Uni­dos esti­mu­la­ron el terro­ris­mo en las ciu­da­des y ese mis­mo año, antes de Pla­ya Girón, fomen­ta­ron la crea­ción de ban­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias arma­das, abas­te­ci­das por aire y mar, que come­tie­ron saqueos y ase­si­na­tos de cam­pe­si­nos, obre­ros y jóve­nes alfa­be­ti­za­do­res has­ta su ani­qui­la­ción defi­ni­ti­va en 1965.

Los cuba­nos nun­ca olvi­da­re­mos los 3 mil 478 muer­tos y 2 mil 99 inca­pa­ci­ta­dos que han sido víc­ti­mas de la polí­ti­ca de terro­ris­mo de Esta­do.

Ha pasa­do medio siglo de pri­va­cio­nes y sufri­mien­tos para nues­tro pue­blo, que ha sabi­do resis­tir y defen­der su Revo­lu­ción y que no está dis­pues­to a ren­dir­se ni a man­ci­llar la memo­ria de los caí­dos, en los últi­mos 150 años, des­de el comien­zo de nues­tras luchas por la inde­pen­den­cia.

El gobierno nor­te­ame­ri­cano no ha cesa­do de ampa­rar o pro­te­ger a con­no­ta­dos terro­ris­tas, mien­tras pro­lon­ga el sufri­mien­to y la injus­ta pri­sión de los Cin­co heroi­cos lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos.

Su polí­ti­ca hacia Cuba no tie­ne cre­di­bi­li­dad ni sus­ten­to moral alguno. Para tra­tar de jus­ti­fi­car­la, se esgri­men pre­tex­tos increí­bles que, al vol­ver­se obso­le­tos, van cam­bian­do según la con­ve­nien­cia de Washing­ton.

Al gobierno de Esta­dos Uni­dos no debe­ría que­dar­le nin­gu­na duda de que la Revo­lu­ción Cuba­na sal­drá for­ta­le­ci­da de este Con­gre­so. Si desean seguir afe­rra­dos a su polí­ti­ca de hos­ti­li­dad, blo­queo y sub­ver­sión, esta­mos pre­pa­ra­dos para con­ti­nuar enfren­tán­do­la.

Reite­ra­mos la dis­po­si­ción al diá­lo­go y asu­mi­re­mos el desa­fío de sos­te­ner una rela­ción nor­mal con Esta­dos Uni­dos, en la que poda­mos con­vi­vir de mane­ra civi­li­za­da con nues­tras dife­ren­cias, sobre la base del res­pe­to mutuo y la no inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos.

Al mis­mo tiem­po, man­ten­dre­mos de mane­ra per­ma­nen­te la prio­ri­dad a la defen­sa, siguien­do las ins­truc­cio­nes del com­pa­ñe­ro Fidel, en su Infor­me Cen­tral al Pri­mer Con­gre­so cuan­do mani­fes­tó, cito: “Mien­tras exis­ta el impe­ria­lis­mo, el Par­ti­do, el Esta­do y el pue­blo, les pres­ta­rán a los ser­vi­cios de la defen­sa la máxi­ma aten­ción. La guar­dia revo­lu­cio­na­ria no se des­cui­da­rá jamás. La his­to­ria ense­ña con dema­sia­da elo­cuen­cia que los que olvi­dan este prin­ci­pio no sobre­vi­ven al error”.

En el esce­na­rio actual y pre­vi­si­ble, con­ser­va total vigen­cia la con­cep­ción estra­té­gi­ca de la “Gue­rra de Todo el Pue­blo”, la cual se enri­que­ce y per­fec­cio­na de modo cons­tan­te. Su sis­te­ma de man­do y direc­ción se ha vis­to for­ta­le­ci­do, incre­men­tan­do las capa­ci­da­des para reac­cio­nar ante las dife­ren­tes situa­cio­nes excep­cio­na­les pre­vis­tas.

La enver­ga­du­ra defen­si­va del país adqui­rió una dimen­sión supe­rior, tan­to en el plano cua­li­ta­ti­vo como cuan­ti­ta­ti­vo. Par­tien­do de los recur­sos pro­pios dis­po­ni­bles, se ele­vó el esta­do téc­ni­co y de man­te­ni­mien­to, así como de con­ser­va­ción del arma­men­to y se pro­si­guió el esfuer­zo en la pro­duc­ción y espe­cial­men­te la moder­ni­za­ción de la téc­ni­ca mili­tar, tenien­do en cuen­ta sus prohi­bi­ti­vos pre­cios en el mer­ca­do mun­dial. En esta esfe­ra es jus­to reco­no­cer el apor­te de dece­nas de ins­ti­tu­cio­nes, civi­les y mili­ta­res, que demos­tra­ron las enor­mes poten­cia­li­da­des cien­tí­fi­cas, tec­no­ló­gi­cas y pro­duc­ti­vas que ha crea­do la Revo­lu­ción.
El gra­do de pre­pa­ra­ción del terri­to­rio nacio­nal, como tea­tro de ope­ra­cio­nes mili­ta­res, se ha acre­cen­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el arma­men­to fun­da­men­tal se encuen­tra pro­te­gi­do al igual que una par­te impor­tan­te de las tro­pas, de los órga­nos de direc­ción, así como la pobla­ción.

Se ha esta­ble­ci­do la infra­es­truc­tu­ra de comu­ni­ca­cio­nes que ase­gu­ra el fun­cio­na­mien­to esta­ble del man­do a los dife­ren­tes nive­les. Se ele­va­ron las reser­vas mate­ria­les de todo tipo, con mayor esca­lo­na­mien­to y pro­tec­ción.

Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias, o lo que es lo mis­mo, el pue­blo uni­for­ma­do, debe­rán con­ti­nuar su per­ma­nen­te per­fec­cio­na­mien­to y pre­ser­var ante la socie­dad la auto­ri­dad y pres­ti­gio con­quis­ta­dos por su dis­ci­pli­na y orden en la defen­sa del pue­blo y el socia­lis­mo.

Abor­da­re­mos aho­ra otro asun­to de la actua­li­dad, no menos sig­ni­fi­ca­ti­vo.

El Par­ti­do debe estar con­ven­ci­do de que más allá de los reque­ri­mien­tos mate­ria­les y aun de los cul­tu­ra­les, exis­te en nues­tro pue­blo diver­si­dad de con­cep­tos e ideas sobre sus pro­pias nece­si­da­des espi­ri­tua­les.

Múl­ti­ples son los pen­sa­mien­tos en esta temá­ti­ca del Héroe Nacio­nal José Mar­tí, hom­bre que sin­te­ti­za­ba esa con­jun­ción de espi­ri­tua­li­dad y sen­ti­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Sobre este tema Fidel se expre­sa­ba tem­pra­na­men­te, en 1954 des­de el pre­si­dio, evo­can­do al már­tir del Mon­ca­da Rena­to Gui­tart, cito: “La vida físi­ca es efí­me­ra, pasa inexo­ra­ble­men­te, como han pasa­do las de tan­tas y tan­tas gene­ra­cio­nes de hom­bres, como pasa­rá en bre­ve la de cada uno de noso­tros. Esa ver­dad debie­ra ense­ñar a todos los seres huma­nos que por enci­ma de ellos están los valo­res inmor­ta­les del espíritu.¿Qué sen­ti­do tie­ne aqué­lla sin éstos? ¿Qué es enton­ces vivir? ¡Cómo podrán morir los que por com­pren­der­lo así, la sacri­fi­can gene­ro­sa­men­te al bien y a la jus­ti­cia!”.

Estos valo­res han esta­do siem­pre pre­sen­tes en su pen­sa­mien­to, y así lo reite­ró en 1971 al reu­nir­se con un gru­po de sacer­do­tes cató­li­cos en San­tia­go de Chi­le: cito: “Yo les digo que hay diez mil veces más coin­ci­den­cias del cris­tia­nis­mo con el comu­nis­mo que las que pue­de haber con el capi­ta­lis­mo”.

A esta idea regre­sa­rá al diri­gir­se a los miem­bros de las igle­sias cris­tia­nas en Jamai­ca en 1977; cuan­do dijo: “Hay que tra­ba­jar jun­tos para que cuan­do la idea polí­ti­ca triun­fe, la idea reli­gio­sa no esté apar­ta­da, no apa­rez­ca como enemi­ga de los cam­bios. No exis­ten con­tra­dic­cio­nes entre los pro­pó­si­tos de la reli­gión y los pro­pó­si­tos del socia­lis­mo”. Fin de la cita.

La uni­dad entre la doc­tri­na y el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio con rela­ción a la fe y a los cre­yen­tes tie­ne su raíz en los fun­da­men­tos mis­mos de la nación, que afir­man­do su carác­ter lai­co pro­pug­na­ba como prin­ci­pio irre­nun­cia­ble la unión de la espi­ri­tua­li­dad con la Patria que nos lega­ra el Padre Félix Vare­la y los enun­cia­dos peda­gó­gi­cos de José de la Luz y Caba­lle­ro, quien fue cate­gó­ri­co al seña­lar: “Antes qui­sie­ra, no digo yo que se des­plo­ma­ran las ins­ti­tu­cio­nes de los hom­bres ‑reyes y emperadores‑, los astros mis­mos del fir­ma­men­to, que ver caer del pecho humano el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia, ese sol del mun­do moral”.

En 1991, el IV Con­gre­so del Par­ti­do acor­dó modi­fi­car la inter­pre­ta­ción de los esta­tu­tos que limi­ta­ba el ingre­so a la orga­ni­za­ción de los revo­lu­cio­na­rios cre­yen­tes.

La jus­te­za de esta deci­sión fue con­fir­ma­da por el papel que desem­pe­ña­ron los líde­res y repre­sen­tan­tes de las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas en las dis­tin­tas face­tas del queha­cer nacio­nal, inclu­yen­do la lucha por el regre­so del niño Elián a la Patria, en la que se des­ta­có en espe­cial el Con­se­jo de Igle­sias de Cuba.

No obs­tan­te, se hace nece­sa­rio con­ti­nuar eli­mi­nan­do cual­quier pre­jui­cio que impi­da her­ma­nar en la vir­tud y en la defen­sa de nues­tra Revo­lu­ción a todas y a todos los cuba­nos, cre­yen­tes o no, a los que for­man par­te de las igle­sias cris­tia­nas, entre las que se inclu­yen la cató­li­ca, las orto­do­xas rusa y grie­ga, las evan­gé­li­cas y pro­tes­tan­tes; al igual que de las reli­gio­nes cuba­nas de ori­gen afri­cano, las comu­ni­da­des espi­ri­tis­tas, judías, islá­mi­ca, budis­ta y las aso­cia­cio­nes fra­ter­na­les, entre otras. Para cada una de ellas la Revo­lu­ción ha teni­do ges­tos de apre­cio y con­cor­dia.

El inol­vi­da­ble Cin­tio Vitier, ese extra­or­di­na­rio poe­ta y escri­tor, quien fue­ra dipu­tado de nues­tra Asam­blea Nacio­nal, con las fuer­zas de la plu­ma y su éti­ca mar­tia­na, cris­tia­na y pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria, nos legó adver­ten­cias para el pre­sen­te y la pos­te­ri­dad que debe­mos recor­dar.

Escri­bió Cin­tio: “Lo que está en peli­gro, lo sabe­mos, es la nación mis­ma. La nación ya es inse­pa­ra­ble de la Revo­lu­ción que des­de el 10 de octu­bre de 1868 la cons­ti­tu­ye, y no tie­ne otra alter­na­ti­va: o es inde­pen­dien­te o deja de ser en abso­lu­to.

“Si la Revo­lu­ción fue­ra derro­ta­da, cae­ría­mos en el vacío his­tó­ri­co que el enemi­go nos desea y nos pre­pa­ra, que has­ta lo más ele­men­tal del pue­blo olfa­tea como abis­mo”.

Con­ti­núa Cin­tio:

“A la derro­ta pue­de lle­gar­se, lo sabe­mos, por la inter­ven­ción del blo­queo, el des­gas­te interno, y las ten­ta­cio­nes impues­tas por la nue­va situa­ción hege­mó­ni­ca del mun­do”.

Des­pués de afir­mar que: “esta­mos en el momen­to más difí­cil de nues­tra his­to­ria” sen­ten­ció: “obli­ga­da a batir­se con la insen­sa­tez del mun­do al que fatal­men­te per­te­ne­ce, ame­na­za­da siem­pre por las secue­las de oscu­ras lacras secu­la­res, impla­ca­ble­men­te hos­ti­li­za­da por la nación más pode­ro­sa del pla­ne­ta, víc­ti­ma tam­bién de tor­pe­zas impor­ta­das o autóc­to­nas que nun­ca en la his­to­ria se come­ten impu­ne­men­te, nues­tra peque­ña isla se aprie­ta y se dila­ta, sís­to­le y diás­to­le, como un des­te­llo de espe­ran­za para sí y para todos”. Fin de la cita.

Debe­mos refe­rir­nos al pro­ce­so recien­te­men­te con­clui­do de excar­ce­la­ción de pre­sos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, de aque­llos que en tiem­pos difí­ci­les y angus­tio­sos para la Patria han cons­pi­ra­do con­tra ella al ser­vi­cio de una poten­cia extran­je­ra.

Por deci­sión sobe­ra­na de nues­tro Gobierno fue­ron libe­ra­dos, sin haber cum­pli­do total­men­te sus san­cio­nes. Pudi­mos hacer­lo de mane­ra direc­ta y atri­buir­nos el méri­to cier­to de que lo deci­día­mos con­si­de­ran­do la for­ta­le­za de la Revo­lu­ción, sin embar­go lo efec­tua­mos en el mar­co de un diá­lo­go de res­pe­to mutuo, leal­tad y trans­pa­ren­cia con la alta jerar­quía de la igle­sia cató­li­ca, que con­tri­bu­yó con su labor huma­ni­ta­ria a que esta acción con­clu­ye­ra en armo­nía y cuyos lau­re­les, en todo caso, corres­pon­den a esa ins­ti­tu­ción reli­gio­sa.

Los repre­sen­tan­tes de esta Igle­sia mani­fes­ta­ron sus pun­tos de vis­ta, no siem­pre coin­ci­den­tes con los nues­tros, pero sí cons­truc­ti­vos. Esa es al menos nues­tra apre­cia­ción, lue­go de lar­gas con­ver­sa­cio­nes con el Car­de­nal Jai­me Orte­ga y el Pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Mon­se­ñor Dio­ni­sio Gar­cía.

Con esta acción hemos favo­re­ci­do la con­so­li­da­ción del más pre­cio­so lega­do de nues­tra his­to­ria y del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio: la uni­dad de la nación.

Asi­mis­mo, debe­mos recor­dar la con­tri­bu­ción del ante­rior Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res y Coope­ra­ción de Espa­ña, Miguel Ángel Mora­ti­nos, quien brin­dó faci­li­da­des a la labor huma­ni­ta­ria de la igle­sia, de mane­ra que aque­llos que mani­fes­ta­ron ese deseo o acep­ta­ron la idea, via­ja­ran al exte­rior en unión de sus fami­lia­res. Otros deci­die­ron per­ma­ne­cer en Cuba.

Hemos sopor­ta­do pacien­te­men­te las impla­ca­bles cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio en mate­ria de dere­chos huma­nos, con­cer­ta­das des­de Esta­dos Uni­dos y varios paí­ses de la Unión Euro­pea, que nos exi­gen nada menos que la ren­di­ción incon­di­cio­nal y el des­mon­ta­je inme­dia­to de nues­tro régi­men socia­lis­ta y alien­tan, orien­tan y ayu­dan a los mer­ce­na­rios inter­nos a des­aca­tar la ley.

Al res­pec­to, es nece­sa­rio acla­rar que lo que nun­ca hare­mos es negar­le al pue­blo el dere­cho a defen­der a su Revo­lu­ción, pues­to que la defen­sa de la inde­pen­den­cia, de las con­quis­tas del socia­lis­mo y de nues­tras pla­zas y calles, segui­rá sien­do el pri­mer deber de todos los patrio­tas cuba­nos.

Nos espe­ran días y años de inten­so tra­ba­jo y de enor­me res­pon­sa­bi­li­dad para pre­ser­var y desa­rro­llar, sobre bases fir­mes y sus­ten­ta­bles, el futu­ro socia­lis­ta e inde­pen­dien­te de la Patria.

Has­ta aquí el Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so.

Muchas Gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *