Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba – Cubadebate

Los Esta­dos Uni­dos esti­mu­la­ron el terro­ris­mo en las ciu­da­des y ese mis­mo año, antes de Pla­ya Girón, fomen­ta­ron la crea­ción de ban­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias arma­das, abas­te­ci­das por aire y mar, que come­tie­ron saqueos y ase­si­na­tos de cam­pe­si­nos, obre­ros y jóve­nes alfa­be­ti­za­do­res has­ta su ani­qui­la­ción defi­ni­ti­va en 1965.

Los cuba­nos nun­ca olvi­da­re­mos los 3 mil 478 muer­tos y 2 mil 99 inca­pa­ci­ta­dos que han sido víc­ti­mas de la polí­ti­ca de terro­ris­mo de Estado.

Ha pasa­do medio siglo de pri­va­cio­nes y sufri­mien­tos para nues­tro pue­blo, que ha sabi­do resis­tir y defen­der su Revo­lu­ción y que no está dis­pues­to a ren­dir­se ni a man­ci­llar la memo­ria de los caí­dos, en los últi­mos 150 años, des­de el comien­zo de nues­tras luchas por la independencia.

El gobierno nor­te­ame­ri­cano no ha cesa­do de ampa­rar o pro­te­ger a con­no­ta­dos terro­ris­tas, mien­tras pro­lon­ga el sufri­mien­to y la injus­ta pri­sión de los Cin­co heroi­cos lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cubanos.

Su polí­ti­ca hacia Cuba no tie­ne cre­di­bi­li­dad ni sus­ten­to moral alguno. Para tra­tar de jus­ti­fi­car­la, se esgri­men pre­tex­tos increí­bles que, al vol­ver­se obso­le­tos, van cam­bian­do según la con­ve­nien­cia de Washington.

Al gobierno de Esta­dos Uni­dos no debe­ría que­dar­le nin­gu­na duda de que la Revo­lu­ción Cuba­na sal­drá for­ta­le­ci­da de este Con­gre­so. Si desean seguir afe­rra­dos a su polí­ti­ca de hos­ti­li­dad, blo­queo y sub­ver­sión, esta­mos pre­pa­ra­dos para con­ti­nuar enfrentándola.

Reite­ra­mos la dis­po­si­ción al diá­lo­go y asu­mi­re­mos el desa­fío de sos­te­ner una rela­ción nor­mal con Esta­dos Uni­dos, en la que poda­mos con­vi­vir de mane­ra civi­li­za­da con nues­tras dife­ren­cias, sobre la base del res­pe­to mutuo y la no inje­ren­cia en los asun­tos internos.

Al mis­mo tiem­po, man­ten­dre­mos de mane­ra per­ma­nen­te la prio­ri­dad a la defen­sa, siguien­do las ins­truc­cio­nes del com­pa­ñe­ro Fidel, en su Infor­me Cen­tral al Pri­mer Con­gre­so cuan­do mani­fes­tó, cito: “Mien­tras exis­ta el impe­ria­lis­mo, el Par­ti­do, el Esta­do y el pue­blo, les pres­ta­rán a los ser­vi­cios de la defen­sa la máxi­ma aten­ción. La guar­dia revo­lu­cio­na­ria no se des­cui­da­rá jamás. La his­to­ria ense­ña con dema­sia­da elo­cuen­cia que los que olvi­dan este prin­ci­pio no sobre­vi­ven al error”.

En el esce­na­rio actual y pre­vi­si­ble, con­ser­va total vigen­cia la con­cep­ción estra­té­gi­ca de la “Gue­rra de Todo el Pue­blo”, la cual se enri­que­ce y per­fec­cio­na de modo cons­tan­te. Su sis­te­ma de man­do y direc­ción se ha vis­to for­ta­le­ci­do, incre­men­tan­do las capa­ci­da­des para reac­cio­nar ante las dife­ren­tes situa­cio­nes excep­cio­na­les previstas.

La enver­ga­du­ra defen­si­va del país adqui­rió una dimen­sión supe­rior, tan­to en el plano cua­li­ta­ti­vo como cuan­ti­ta­ti­vo. Par­tien­do de los recur­sos pro­pios dis­po­ni­bles, se ele­vó el esta­do téc­ni­co y de man­te­ni­mien­to, así como de con­ser­va­ción del arma­men­to y se pro­si­guió el esfuer­zo en la pro­duc­ción y espe­cial­men­te la moder­ni­za­ción de la téc­ni­ca mili­tar, tenien­do en cuen­ta sus prohi­bi­ti­vos pre­cios en el mer­ca­do mun­dial. En esta esfe­ra es jus­to reco­no­cer el apor­te de dece­nas de ins­ti­tu­cio­nes, civi­les y mili­ta­res, que demos­tra­ron las enor­mes poten­cia­li­da­des cien­tí­fi­cas, tec­no­ló­gi­cas y pro­duc­ti­vas que ha crea­do la Revolución.
El gra­do de pre­pa­ra­ción del terri­to­rio nacio­nal, como tea­tro de ope­ra­cio­nes mili­ta­res, se ha acre­cen­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el arma­men­to fun­da­men­tal se encuen­tra pro­te­gi­do al igual que una par­te impor­tan­te de las tro­pas, de los órga­nos de direc­ción, así como la población.

Se ha esta­ble­ci­do la infra­es­truc­tu­ra de comu­ni­ca­cio­nes que ase­gu­ra el fun­cio­na­mien­to esta­ble del man­do a los dife­ren­tes nive­les. Se ele­va­ron las reser­vas mate­ria­les de todo tipo, con mayor esca­lo­na­mien­to y protección.

Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias, o lo que es lo mis­mo, el pue­blo uni­for­ma­do, debe­rán con­ti­nuar su per­ma­nen­te per­fec­cio­na­mien­to y pre­ser­var ante la socie­dad la auto­ri­dad y pres­ti­gio con­quis­ta­dos por su dis­ci­pli­na y orden en la defen­sa del pue­blo y el socialismo.

Abor­da­re­mos aho­ra otro asun­to de la actua­li­dad, no menos significativo.

El Par­ti­do debe estar con­ven­ci­do de que más allá de los reque­ri­mien­tos mate­ria­les y aun de los cul­tu­ra­les, exis­te en nues­tro pue­blo diver­si­dad de con­cep­tos e ideas sobre sus pro­pias nece­si­da­des espirituales.

Múl­ti­ples son los pen­sa­mien­tos en esta temá­ti­ca del Héroe Nacio­nal José Mar­tí, hom­bre que sin­te­ti­za­ba esa con­jun­ción de espi­ri­tua­li­dad y sen­ti­mien­to revolucionario.

Sobre este tema Fidel se expre­sa­ba tem­pra­na­men­te, en 1954 des­de el pre­si­dio, evo­can­do al már­tir del Mon­ca­da Rena­to Gui­tart, cito: “La vida físi­ca es efí­me­ra, pasa inexo­ra­ble­men­te, como han pasa­do las de tan­tas y tan­tas gene­ra­cio­nes de hom­bres, como pasa­rá en bre­ve la de cada uno de noso­tros. Esa ver­dad debie­ra ense­ñar a todos los seres huma­nos que por enci­ma de ellos están los valo­res inmor­ta­les del espíritu.¿Qué sen­ti­do tie­ne aqué­lla sin éstos? ¿Qué es enton­ces vivir? ¡Cómo podrán morir los que por com­pren­der­lo así, la sacri­fi­can gene­ro­sa­men­te al bien y a la justicia!”.

Estos valo­res han esta­do siem­pre pre­sen­tes en su pen­sa­mien­to, y así lo reite­ró en 1971 al reu­nir­se con un gru­po de sacer­do­tes cató­li­cos en San­tia­go de Chi­le: cito: “Yo les digo que hay diez mil veces más coin­ci­den­cias del cris­tia­nis­mo con el comu­nis­mo que las que pue­de haber con el capitalismo”.

A esta idea regre­sa­rá al diri­gir­se a los miem­bros de las igle­sias cris­tia­nas en Jamai­ca en 1977; cuan­do dijo: “Hay que tra­ba­jar jun­tos para que cuan­do la idea polí­ti­ca triun­fe, la idea reli­gio­sa no esté apar­ta­da, no apa­rez­ca como enemi­ga de los cam­bios. No exis­ten con­tra­dic­cio­nes entre los pro­pó­si­tos de la reli­gión y los pro­pó­si­tos del socia­lis­mo”. Fin de la cita.

La uni­dad entre la doc­tri­na y el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio con rela­ción a la fe y a los cre­yen­tes tie­ne su raíz en los fun­da­men­tos mis­mos de la nación, que afir­man­do su carác­ter lai­co pro­pug­na­ba como prin­ci­pio irre­nun­cia­ble la unión de la espi­ri­tua­li­dad con la Patria que nos lega­ra el Padre Félix Vare­la y los enun­cia­dos peda­gó­gi­cos de José de la Luz y Caba­lle­ro, quien fue cate­gó­ri­co al seña­lar: “Antes qui­sie­ra, no digo yo que se des­plo­ma­ran las ins­ti­tu­cio­nes de los hom­bres ‑reyes y emperadores‑, los astros mis­mos del fir­ma­men­to, que ver caer del pecho humano el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia, ese sol del mun­do moral”.

En 1991, el IV Con­gre­so del Par­ti­do acor­dó modi­fi­car la inter­pre­ta­ción de los esta­tu­tos que limi­ta­ba el ingre­so a la orga­ni­za­ción de los revo­lu­cio­na­rios creyentes.

La jus­te­za de esta deci­sión fue con­fir­ma­da por el papel que desem­pe­ña­ron los líde­res y repre­sen­tan­tes de las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas en las dis­tin­tas face­tas del queha­cer nacio­nal, inclu­yen­do la lucha por el regre­so del niño Elián a la Patria, en la que se des­ta­có en espe­cial el Con­se­jo de Igle­sias de Cuba.

No obs­tan­te, se hace nece­sa­rio con­ti­nuar eli­mi­nan­do cual­quier pre­jui­cio que impi­da her­ma­nar en la vir­tud y en la defen­sa de nues­tra Revo­lu­ción a todas y a todos los cuba­nos, cre­yen­tes o no, a los que for­man par­te de las igle­sias cris­tia­nas, entre las que se inclu­yen la cató­li­ca, las orto­do­xas rusa y grie­ga, las evan­gé­li­cas y pro­tes­tan­tes; al igual que de las reli­gio­nes cuba­nas de ori­gen afri­cano, las comu­ni­da­des espi­ri­tis­tas, judías, islá­mi­ca, budis­ta y las aso­cia­cio­nes fra­ter­na­les, entre otras. Para cada una de ellas la Revo­lu­ción ha teni­do ges­tos de apre­cio y concordia.

El inol­vi­da­ble Cin­tio Vitier, ese extra­or­di­na­rio poe­ta y escri­tor, quien fue­ra dipu­tado de nues­tra Asam­blea Nacio­nal, con las fuer­zas de la plu­ma y su éti­ca mar­tia­na, cris­tia­na y pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria, nos legó adver­ten­cias para el pre­sen­te y la pos­te­ri­dad que debe­mos recordar.

Escri­bió Cin­tio: “Lo que está en peli­gro, lo sabe­mos, es la nación mis­ma. La nación ya es inse­pa­ra­ble de la Revo­lu­ción que des­de el 10 de octu­bre de 1868 la cons­ti­tu­ye, y no tie­ne otra alter­na­ti­va: o es inde­pen­dien­te o deja de ser en absoluto.

“Si la Revo­lu­ción fue­ra derro­ta­da, cae­ría­mos en el vacío his­tó­ri­co que el enemi­go nos desea y nos pre­pa­ra, que has­ta lo más ele­men­tal del pue­blo olfa­tea como abismo”.

Con­ti­núa Cintio:

“A la derro­ta pue­de lle­gar­se, lo sabe­mos, por la inter­ven­ción del blo­queo, el des­gas­te interno, y las ten­ta­cio­nes impues­tas por la nue­va situa­ción hege­mó­ni­ca del mundo”.

Des­pués de afir­mar que: “esta­mos en el momen­to más difí­cil de nues­tra his­to­ria” sen­ten­ció: “obli­ga­da a batir­se con la insen­sa­tez del mun­do al que fatal­men­te per­te­ne­ce, ame­na­za­da siem­pre por las secue­las de oscu­ras lacras secu­la­res, impla­ca­ble­men­te hos­ti­li­za­da por la nación más pode­ro­sa del pla­ne­ta, víc­ti­ma tam­bién de tor­pe­zas impor­ta­das o autóc­to­nas que nun­ca en la his­to­ria se come­ten impu­ne­men­te, nues­tra peque­ña isla se aprie­ta y se dila­ta, sís­to­le y diás­to­le, como un des­te­llo de espe­ran­za para sí y para todos”. Fin de la cita.

Debe­mos refe­rir­nos al pro­ce­so recien­te­men­te con­clui­do de excar­ce­la­ción de pre­sos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, de aque­llos que en tiem­pos difí­ci­les y angus­tio­sos para la Patria han cons­pi­ra­do con­tra ella al ser­vi­cio de una poten­cia extranjera.

Por deci­sión sobe­ra­na de nues­tro Gobierno fue­ron libe­ra­dos, sin haber cum­pli­do total­men­te sus san­cio­nes. Pudi­mos hacer­lo de mane­ra direc­ta y atri­buir­nos el méri­to cier­to de que lo deci­día­mos con­si­de­ran­do la for­ta­le­za de la Revo­lu­ción, sin embar­go lo efec­tua­mos en el mar­co de un diá­lo­go de res­pe­to mutuo, leal­tad y trans­pa­ren­cia con la alta jerar­quía de la igle­sia cató­li­ca, que con­tri­bu­yó con su labor huma­ni­ta­ria a que esta acción con­clu­ye­ra en armo­nía y cuyos lau­re­les, en todo caso, corres­pon­den a esa ins­ti­tu­ción religiosa.

Los repre­sen­tan­tes de esta Igle­sia mani­fes­ta­ron sus pun­tos de vis­ta, no siem­pre coin­ci­den­tes con los nues­tros, pero sí cons­truc­ti­vos. Esa es al menos nues­tra apre­cia­ción, lue­go de lar­gas con­ver­sa­cio­nes con el Car­de­nal Jai­me Orte­ga y el Pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Mon­se­ñor Dio­ni­sio García.

Con esta acción hemos favo­re­ci­do la con­so­li­da­ción del más pre­cio­so lega­do de nues­tra his­to­ria y del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio: la uni­dad de la nación.

Asi­mis­mo, debe­mos recor­dar la con­tri­bu­ción del ante­rior Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res y Coope­ra­ción de Espa­ña, Miguel Ángel Mora­ti­nos, quien brin­dó faci­li­da­des a la labor huma­ni­ta­ria de la igle­sia, de mane­ra que aque­llos que mani­fes­ta­ron ese deseo o acep­ta­ron la idea, via­ja­ran al exte­rior en unión de sus fami­lia­res. Otros deci­die­ron per­ma­ne­cer en Cuba.

Hemos sopor­ta­do pacien­te­men­te las impla­ca­bles cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio en mate­ria de dere­chos huma­nos, con­cer­ta­das des­de Esta­dos Uni­dos y varios paí­ses de la Unión Euro­pea, que nos exi­gen nada menos que la ren­di­ción incon­di­cio­nal y el des­mon­ta­je inme­dia­to de nues­tro régi­men socia­lis­ta y alien­tan, orien­tan y ayu­dan a los mer­ce­na­rios inter­nos a des­aca­tar la ley.

Al res­pec­to, es nece­sa­rio acla­rar que lo que nun­ca hare­mos es negar­le al pue­blo el dere­cho a defen­der a su Revo­lu­ción, pues­to que la defen­sa de la inde­pen­den­cia, de las con­quis­tas del socia­lis­mo y de nues­tras pla­zas y calles, segui­rá sien­do el pri­mer deber de todos los patrio­tas cubanos.

Nos espe­ran días y años de inten­so tra­ba­jo y de enor­me res­pon­sa­bi­li­dad para pre­ser­var y desa­rro­llar, sobre bases fir­mes y sus­ten­ta­bles, el futu­ro socia­lis­ta e inde­pen­dien­te de la Patria.

Has­ta aquí el Infor­me Cen­tral al VI Congreso.

Muchas Gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.